Dale una oportunidad a la pista

No puedo más que decir que la pista está de moda en Reino Unido,  sólo hay que ver las medallas que sacan de mundiales y Juegos Olímpicos. Pero es que además vemos que en los últimos años, las carreras que llaman “Revolution”, que hacen cada mes, están cogiendo mucho peso y mejor cartel de ciclistas.

He tenido la oportunidad de participar por primera vez justo después del mundial del 2014 y recuerdo que el velódromo estaba lleno de público, similar a una Copa del Mundo o un Mundial. Es una sensación alucinante ver el velódromo lleno de gente para ver carreras, incluso familias que aprovechan para ir con sus hijos pequeños.

Hace unos días conocí los Seis Días de Londres. Tenía muchas ganas de participar en ellos por cómo se vive allí la pista: les apasiona, el velódromo se llena. También me apetecía porque coincidir con Sir Bradley Wiggins y  Mark Cavendish. Poder correr junto a ellos, corredores que admiras e idolatras, eso no me lo podía perder.

Para ser la primera edición tenía un gran cartel con ciclistas de seis días, campeones del mundo y olímpicos, ciclistas del World Tour…  No obstante, el programa de carreras era más ‘’light’’ respecto a otras competiciones similares, porque aparte de nosotros también participaban velocistas y féminas. Con todo el ritmo de carrera fue duro, además venía del Campeonato de Europa y los últimos dos días ya se notaba ya la fatiga.  Al margen de las carreras, también había tiempo para show con un DJ pinchando música, y eso a la gente le gusta.

Estos eventos son rentables sí o sí, mira la cantidad de años que llevan celebrándose en muchos países. En España es otra historia, lo veo difícil en estos momentos. Hay que buscar una forma de mezclar deporte con espectáculo para atraer a público de ambas partes pero no será sencillo.

Estos años he tenido la oportunidad de estar en Grenoble, Gante, Zúrich, Rotterdam, Bremen, Berlín y Copenhague. Me impactó Gante jugándonos todo en un velódromo de 166 metros pero muy rápido y con tan poco desarrollo. Impresiona tambiénla cantidad de gente bebiendo cerveza y coreando “Iljo, Iljo…”. Era  gente con bufandas de Iljo Keisse . Parecido al futbol pero a menor escala. En Berlín fue increíble la cantidad de gente. Unos 12.000 cada día, para flipar. En Bremen la carrera esta rodeada de continuos espectáculos y conciertos.

En estas carreras te das cuenta de que se puede compaginar perfectamente carretera y pista. Mira ciclistas como Iljo Keisse, Niki Tepstra o Mark Cavendish. Participan en algunos seis días de final de año y después empiezan la temporada de ruta con todas garantías. Supongo que influye la predisposición del equipo.

¿Por qué en España no se estila alternar pista y carretera?, por cultura… los países anglosajones son minas de pistards que se pasan a la ruta y se convierten en  estrellas: Wiggins, Geraint Thomas, Rohan Dennis…  Analiza la temporada de Elia Viviani, ha sido espectacular. Rindiendo en ambas disciplinas, planificando bien los objetivos de ruta y pista con los descansos oportunos.

Yo entré en el circuito de los seis días a raíz de la medalla de plata en Minsk 2013. Obviamente tu caché va en función de los resultados en mundiales o europeos. El año que gané el mundial con David Muntaner, el caché subió pero lo realmente bonito fue poder llevar el maillot arcoíris en los diferentes seis días en que participamos.

Ahora mismo no tengo decidido en qué pruebas estaré. Lo ideal sería hacer dos con Mora si queremos compenetrarnos mejor como hicimos en su momento con Muntaner de cara al mundial. No obstante mi prioridad para el 2016 es apostar 100% para la temporada de ruta corriendo sólo la madison del mundial.

Por Albert Torres

INFO

Selección de cascos para no perder la cabeza encima de la bicicleta

Estrellas trasnversales

En ciclismo aunque veamos modalidades que en ciertos momentos mueven masas, ingentes cantidades de gente que merodean las cuentas, las gradas o los sembrados, no cabe duda que los nombres siempre ayudan y esto estamos viendo estos días con tres personajes muy distinguidos en la carretera, que hacen guiños a sus especialidades primigenias. Hablamos de Bradley Wiggins, Lars Boom y Zdenek Stybar.

El primero ha desconectado casi totalmente de su carretera, no sé incluso si ya del todo, para centrar el tiro en la recta final de su fecunda trayectoria deportiva y ganar el oro con la cuarteta de persecución en los Juegos Olímpicos de Río. Para ganarse la plaza en tan disputadísimo grupo, como bien dijimos no hace mucho, Wiggo fue parte de la selección británica en los europeos y en la manga inaugural de la Copa del Mundo en Cali, Colombia.

Su sola presencia en ambos eventos ha levantado una expectación rara vez vista en el mundo de los velódromos, más allá, obviamente de las islas, donde este microcosmos causa sensación. Más de uno ha descubierto la estética perfecta de la persecución por equipos y a seguido los Seis Días de Londres cuando no la Revolution Series de Manchester, destapando las esencias de carreras como “The longest lap”.

Casi a la par que Wiggins ha apostado su suerte al velódromo, dos campeones del mundo de ciclocross, no belgas para más inri, tontean con la modalidad del barro. Lars Boom plantea incursiones puntuales, para manchar su inmaculado buzo celeste, mientras que Zdenek Stybar puede celebrar el final de año entre pasillos humanos por las campas belgas.

Ambos ciclocrossmen, y Wiggins demuestran que el interés en modalidades muy apreciadas en sus lugares de origen pueden ser mucho más seguidas con la sola mención de su presencia en el cartel de salida. Así como hemos visto a Wiggo ya en los peraltes, esperamos a Boom y Stybar por los cespeds. Aun resuenan los ecos de ese increíble mundial que nos regalaron el checo y Sven Nys hace un par de años y eso que casi no corrió…

Imagen tomada de www.cxmagazine.com

INFO

La bicicleta en destino con Nacex 

¿Conocéis “The Longest Lap”?

El año pasado os hablamos de esta curiosa modalidad de pista que combina las esencias mismas de las mangas de velocidad, obligando a los corredores a un «sur place y el final explosivo de un scratch. Estos días hemos podido ver en Eurosport las Revolution Series de Manchester y bajo el nombre de “The Longest Lap” 22 ciclistas se pusieron a hacer equilibrios por detrás de la línea de meta, hasta que la sirena sonó y los que mantuvieron el equilibrio lanzaron el sprint.

Entre los contendientes estuvo Bradley Wiggins que fue el séptimo en desistir, más dos conocidos ciclistas de carretera como Elia Viviani, que lleva una campaña de velódromos prolífica en podios, y el elegantísimo Iljo Keisse, el ganador de la última etapa del Giro cuyo rodar es uno de los placeres para la vista…

Como dijimos entonces: ¿Quién dijo que un velódromo es aburrido?.

INFO

En Nacex viajas con tu bici pero no cargas con ella

La complacencia no existe en la pista británica

Este post, esta reflexión, no va de comparar, de lo bien que lo hacen unos y de lo mejor que lo hacen otros. Si la coletilla de hace unos días sobre la selección española de pista, tras los europeos, tenía su fundamento en la observancia durante años de lo que ha sido la modalidad más espectacular del civismo en este país, la que vamos a hacer ahora sobre la selección británica, el auténtico espejo del mundo en esta modalidad, no pretende ponerse negro sobre blanco con alguna otra.

En todo caso, cualquier valoración que hagamos de la pista en UK parte de unos quince años atrás, cuando los ideólogos del deporte de las islas vieron que si había alguna modalidad en la que el imperio podría ser fuerte en el medallero esa era la del velódromo. En esa primera colecta de talentos, entre los que se situaron el propio Wiggins y Chris Hoy, intervino el caudal casi ilimitado de dinero venido de las loterías británicas.

Hoy ese camino ya no es el de los experimentos y los nervios del debutante, hoy ese camino es el de excelencia porque sólo así se puede entender que, tres años después  de sus Juegos Olímpicos, en la pista británica, que tantos buenos talentos ha dado esta década y media, siga habiendo debate y gritos sobre quien y cómo debe suceder a sus exitosos antecesores.

En Londres, UK sumó siete medallas de oro en el velódromo, siete de diez posibles, ejerciendo un poder que nunca se vio en un anillo, desplazando totalmente a la selección australiana, su principal rival en varios frentes, y poniendo el listón casi imposible para futuras citas.

Pues bien, a menos de un año de Río de Janeiro, UK vuelve a estar listo y lo ha demostrado con lo que los franceses llaman golpe de teatro en los Campeonatos de Europa que acaban de finalizar en una pequeña localidad suiza, equidistante de Berna y Basilea.

Los británicos han sido seis veces campeones, encabezando el podio, pero dejando apuntes muy valiosos de como un equipo que es número uno, que no gana, apabulla, puede seguir siéndolo redoblando su exigencia y aparcando esa complacencia tan típica en otros sitios. Las claves de este nuevo capítulo de éxito han sido dos: las chicas y la cuarteta de persecución.

Si en el balance de la selección española -dos oros y un bronce- lamentábamos que estas medallas llegaron de carreras no olímpicas, los ingleses tienen tomada la medida a éstas. Las dos chicas Katie Archibald y Laura Trott coincidieron para ganar en la persecución femenina por equipos, y luego amasaron por separado otros dos títulos. Especialmente relevante fue el omnium donde Trott, una ya campeona olímpica con hechuras de princesa en Frozen, se ensañó con las rivales en todas las pruebas, en todos los perfiles, como si quisiera marcar territorio.

Luego estuvo la persecución por equipos masculina, un capítulo aparte. Su final frente al joven y prometedor equipo suizo fue delirante por cuanto rodaron a 3´55´´ Bradley Wiggins, Owain Doull, Andy Tennat y Steven Burke. La historia se hace increíble si, comparada con la que batió el récord del mundo y fue campeona olímpica en Londres, vemos que sólo Burke repetía respecto a la cuarteta de entonces. Aquella la completaron, ahí es nada, Geraint Thomas, Peter Kennaugh y Ed Clancy, el corredor que todo lo puede competir.

El trabajo británico en las carreras por equipos, que por otro lado dan medallas en los Juegos, ha sido tan brutal que subieron hasta seis ciclistas a recoger el oro, porque los seis estaban preparados para entrar en competición, un hecho que habla del nivel de exigencia que se bate entre ellos y de lo que ha tenido que trabajar Brad Wiggins para volver a estar en el círculo. Porque allí, nada es gratis, el nombre vale lo que demuestras y Wiggo lo sabe.

Imagen tomada de http://grenchen2015.ch/

INFO

2

En Tuvalum tienes material de segunda mano de confianza, económico y de primeras marcas 

El eterno apetito de Brad Wiggins

Aunque para muchos pase desapercibido, estos días tiene en una localidad a caballo entre Basilea y Berna el Campeonato de Europa de ciclismo en pista que en términos prácticos marca el pistoletazo para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Entre otras valoraciones, que haremos una vez acabe la competición, destacó la final de persecución por equipos en la que Bradley Wiggins fue el nombre más ilustre de la cuarteta británica, que sin ninguno de los que fueron campeones olímpicos en Londres, se colgó el oro tras rodar a 3´55´´los cuatro kilómetros. Una bestialidad.

Sin embargo traemos a la #PantallaJoanSeguidor la reacción airada y eufórica de Wiggins tras saberse con una nueva perla en su palmarés. El londinese de Gante que homenajea ese ciclismo de barba con su aspecto hispter es el vivo ejemplo del hambre infinito por competir y ganar. Su «countdown to Rio» ya ha comenzado,

INFO

Mira qué bellezones de ruedas finas tiene @Tuvalum para vosotros

¿Deberá Wiggins devolver el dinero?

El otro domingo nos asombramos con lo que vimos. Un evento ciclista de primer orden, en una ciudad de clase mundial, con “guest stars” por la pelouse y un aforo completo desde el mismo momento de poner a la venta entradas. Una buena puesta en escena, una actuación cuasi robótica y un desenlace feliz. Todo perfecto.

Sin embargo el récord de la hora no parece estar concebido de forma tan perfecta, tan cuadrada. Si ya la descalificación de los registros de Boardman, Rominger e Indurain en los noventa, nos descoloraron, parece que esta escalada de desconcierto sigue en aumento y nada queda claro de si el registro del británico pasará o no a los anales con el inmaculado expediente que merece.

Unas horas después de los 54,5 kilómetros que Wiggns clavó en una hora, salen voces que ponen en duda la legalidad del mismo, que Wiggo usara una bici que no está claro si se comercializa es un argumento, el otro es su manillar “prêt-à-porter”, a medida e impreso 3D.

Las dudas, razonables de inicio, vienen por una persona que en algunos medios se etiqueta de coach de Alex Dowsett, pero que según el CM de Movistar es el encargado del velódromo, entendí yo, aunque luego me advirtieron que su rol era más cercano al corredor. De los técnicos de Dowsett yo no he oído palabra.

Al mismo tiempo Rohan Dennis, antepenúltimo titular del récord, dice que quiere volver a intentarlo. Todo al final muy típico de la UCI: Sí pero no, una leyenda como Wiggo para prestigiar la hora, perfecto, pero que ponga el listón tan alto que desincentive internarlo, pues no. Una vez más, medio de la zozobra el aficionado, atribulado, sin saber a quién creer y a dónde mirar. ¿Tan difícil es trazar una línea y ser tajante? Parece que no cuando en la ambigüedad está en negocio.

Otra muestra de la prensa que sufrimos

Hace unos años que oímos de la crisis de la prensa, de la caída de lectores, del déficit de credibilidad, de la publicidad que deja de llegar, de, de, de,… aquí tenéis un ejemplo de lo que son dos medios de comunicación un lunes cualquiera de dos países cualquiera, por ejemplo España y UK.

1

En Marca, versión digital, mascan el “recadito” de Piqué en la celebración del Barça ayer hablando de un tipo que no sabemos ni quién es pero dándole el titular en un medio con millones de lectores.

2

En Inglaterra, The Guardian le dedica espacio destacado a Bradley Wiggins y su récord de la hora.

Unos premian la cutrez, empequeñecen un título ganado con todo merecimiento –la Champions del Barça- y los otros muestran la gesta, la historia, el esfuerzo, la superación, el trabajo bien hecho. Luego se habla de crisis, ERE´s y esas cosas.

Imagen tomada de www.insidethegames.biz

#RadioVuelta – Semana 22

#Trend  El respiro 

La primera semana de junio, otrora cargada de tensión competitiva, también en España, ha significado un paréntesis. Digeridos el Giro de Italia y su resultado, la temporada entra en ciclo caliente porque la Dauphiné que tuvo a Kennaugh como telonero de Wiggins abre la cuenta atrás hacia el Tour. En Luxemburgo supimos de un ciclista, antes estrella en ciernes, Linus Gerdeman que ganó una etapa y la general de una carrera ya clásica en este momentos. Siguió por eso la racha verde, en esta ocasión con Carlos Barbero en la Philadelphia Cycling Classic en lo que es un punto y seguido que el Caja Rural ha tomado como norma, demostrando que la clase media del ciclismo español lejos de los pocos titulares que se dedican a los grandes éxitos está en disposición de recibir una apuesta que realmente merece.

#Click Un espectáculo de sesenta minutos

Una tarde de domingo cualquiera en Londres se monta un espectáculo redondo en torno a una de sus leyendas deportivas para abordar un reto mayúsculo, de esos que te dejan seco. Al margen del desafío deportivo, quedó patente el tremendo montaje tanto en el propio lugar como en la cobertura, planos, entrevistas, análisis y no pocas personalidades por la pelouse, entre otros Miguel Indurain. Sensacional, de lujo. se demuestra por enésima vez que el ciclismo gusta en sociedades avanzadas, pero claro, el ciclismo bien planificado, bien venido, generando demanda, lejos de la cutrez que caracteriza tantos lugares.

3

#Profile La hora se añade al bagaje de Wiggins

Ciertamente en este mal anillado cuaderno hemos hablado muchas veces de la singularidad que rodea el palmarés de Bradley Wiggins pero no por repetirnos creemos hacernos pesados. Con el récord de la hora sigue engordando la leyenda de esta celebridad que es Sir con mayúsculas asentado sobre una carrera deportiva que engloba tantas victorias, tan diferentes y tan peculiares. Disfrútenlo mientras puedan, la estación de Río de Janeiro espera allá en el horizonte.

#Clipping

La casa rodante de Chris Froome. La experiencia de Richie Porte con su motor home en el Giro de Italia ha abierto la posibilidad de que Froome repita fórmula en el Tour. Los mentores del Team Sky no descartan usarlo nuevamente, ahora con su primer hombre. Los ingleses sabrán qué hacer, entiendo que el Tour aceptará, o no, pero si esto se extendiera los parkings de las grandes vueltas pueden acabar

La injustificada tortura de Kreuziger. Una de las personas que merecen mayor crédito por mi parte en este mundillo, Jorge Quintana, hace una acertada reflexión sobre lo que le ha pasado a Roman Kreuziger este último año. La UCI esta vez, a juicio de Quintana, no ha estado fina y ha sometido a un ciclista, que al margen de todo es persona, a una tortura que el tiempo declaró injustificada. En el momento en que el TAS iba a entrar en el tema, la UCI lo dejó correr…

¿Vuelve José Belda?. Mi móvil pitó por un mensaje directo en Twitter. Era un comentario sobre el Tour de Juguete, una marcha cicloturista. La presencia de José Belda, adelante del todo, al nivel incluso del pro de Caja Rural, Antonio Molina, chirriaba en los mentideros. ¿Existe la opción de volver a sus 40 años y tras pasar todo lo que pasó?

#Hashtags by @LiveCiclismo

Imagen tomada de  

INFO

Conoce más de los Endura FS260 Pro SL Bibshorts 

4