Ciclismo y UCI, Si el ciclismo es la UCI, qué mal vamos

Ciclismo y UCI

Ciclismo y UCI, A la izquierda de la entrada principal del Palazzo Vecchio de Florencia está el David de Miguel Angel. No es el original, éste yace en la Academia.

Es una copia que autoridades decidieron situar al abrigo del insigne edificio para deleite del público. Miguel Angel fue sobretodo escultor. Pintaba, sí, como los ángeles, también, pero era feliz cincelando mármoles.

Miguel Angel iba las canteras, tomada con su vista una pieza y de ella era capaz de visionar la escultura que acabaría dando forma.

Algo similar ocurrió este viernes en el Palazzo Vecchio florentino.

La UCI elegía nuevo mandamás y su presidente saliente cogía la ley y la retorcía para  darle la forma y contenido que más le convenía. Pat Mc Quaid se creyó Miguel Angel.

Jeremy Roy, magnífico ciclista francés que para sorpresa de Carlos de Andrés también hace buenas cronos, tuiteaba lo siguiente mientras los delegados de la UCI debatían sobre quien debía tomar las riendas del organismo:

“Señores del congreso de la UCI, guarden sus energías para afrontar los auténticos problemas del ciclismo. ¿Credibilidad? Empieza aquí, con ustedes”

 

Era consciente Roy de que en la sala principal del inmueble sito en la Piazza de la Signoria se estaban vulnerando las más normales formas de desarrollar una asamblea democráticamente constituida.

Mc Quaid ponía en cuestión el artículo que aunque escrito y publicado le dejaba fuera de la carrera a la reelección.

Pero el irlandés, goloso él, se aferraba a no sé qué recovecos para que en varias y bochornosas votaciones se le abriera la puerta a seguir en la carrera por la presidencia.

Al final Mc Quaid no salió reelegido. Ahora es Brian Cookson el nuevo presidente.

Un hombre al que se atribuye gran parte de los éxitos del ciclismo británico. A priori pinta bien, quiere trasladar la excelencia del Team Sky a todo el ciclismo, profesionalizarlo, vamos.

Sin embargo no sabemos si esa doble moral que le gusta tanto a la facción anglosajona será el dictado de sus acciones.

El comisario de la UCI

De Cookson sabemos que es comisario UCI, de los normalitos, pero con cierta experiencia. Nos contaba Fran Reyes que antes de ser elegido, el de Lancashire dijo que era un hombre hecho a sí mismo, sin más valores y potencialidades que en ese momento exhibía.

Aseguró que no había ni favores ni pactos secretos en lo que no deja de ser una falacia que contada así, de sopetón, suena a insulto al auditorio. Todos sabemos que llegados a ciertos niveles sólo se progresa con la ayuda, el favor y la recomendación.

El giro del sentido de los votos, la ruptura de la unidad en la elección y los chismorreos fueron parte sustancial de la jornada. “Un espectáculo bochornoso” dijo un delegado. Un espectáculo que el ciclismo no merece añado yo.

No sé qué ideas traerá Cookson, sí de la gente que le rodea, y merecen, a priori, idéntica confianza que los que estaban.

Es el ciclismo de la doble moral y el dogma.

Aupados en la solvencia tecnológica, creen saberlo todo, obviamente están mejorando muchas cosas, pero en otras cojean. Dicho de otra forma, es más de lo mismo aunque con actores y modos nuevos.

Su acceso al poder no ha podido ser más trabado, cabrá ver qué viene ahora. Por el momento avisto a navegantes, estos gestores atisban en todo lo latino corruptela, trama y engaño.

El ciclismo 3.0

Una de las cosas que pedimos a quienes toman decisiones y mandan es que sean lo más transparentes que su responsabilidad les permita, es decir que no mareen la perdiz con explicaciones vacías y den la clave al respetable para entender lo que pasa y porqué pasa. Pongamos que hablamos de la globalización del ciclismo y su presencia en los cinco continentes, un anhelo que lleva persiguiendo este deporte desde hace décadas y que nunca acaba de ser una realidad. Mirad el nuevo World Tour.

Ciclismo de Carretera en Canada

Este fin de semana hemos disfrutado con dos excelentes carreras en suelo canadiense, previamente se había celebrado alguna vuelta por Estados Unidos en la que anduvo alguna estrella europea en la pugna, Bauke Mollema creo recordar.

En Quebec y Montréal el ciclismo demostró tener recorrido y aceptación. A las carreras propiamente dichas se le añadieron eventos relacionados, otras competiciones y un fin de semana cargado de bicicletas por la zona. La gente participó, entró en los villages y vio todo lo que este deporte, itinerante como ningún otro, puede ofrecer.

El equipo ciclista y el LAMPRE

Ahora vemos que el Lampre es participado por dinero chino, o lo que es lo mismo, dinero con el objetivo de promover el uso de la bicicleta en el gigante asiático que se consume en urbes atiborradas de coches y polución. El ciclismo en ambos casos puede tener recorrido y justifica su presencia allí.

Volviendo sobre el principio es de agradecer que Brian Cookson admita abiertamente que el ciclismo debe ir allí donde el dinero le reclame y lo dice en relación a las dos carreras de ciclocross que tendrán lugar en Estados Unidos, un lugar donde la modalidad de invierno tiene gran seguimiento y sobre todo practicantes, con lo que ello supone para la industria de la bicicleta.

Cookson defendió que la Copa del Mundo de la especialidad se fuera hasta allí porque hay intereses en juego, intereses que popularizan el ciclismo y dan dinero al ente internacional.

Y es que el concepto europeo de ir a las carreras a pasar el día, relacionarse con los amigos y zamparse unas patatas regadas de abundante cerveza no tiene más proyección más que en el viejo continente. En otros sitios quieren pasar el día, y algo más.

De donde saldrá la próxima carrera ciclista

Ahora los saraos ciclistas tienen que llevar una feria, marchas paralelas y actividades para todos. Eso en el Down Under australiano lo hacen, y en el ciclocross de Estados Unidos también. El año pasado hubo gente que hizo la carrera y luego estuvo en la feria de Las Vegas para vender su marca. Y recordad lo que os digo, llegará el día que una grande se atreva a ir a Estados Unidos o Japón para tomar la salida. En cuanto alguien ponga el dinero necesario, el resto de problemas desaparecerán.

Un ciclismo más activo, más global y más participativo, un ciclismo con alma, que arrastre a niños y con ellos a los padres, eso es lo que puede salvar a este deporte más allá de la vieja Europa, un concepto que Cookson parece tener claro y que encima da dinero, un concepto además más sostenible que aquellas vueltas a Pequin en las que un pelotón de estrellas corría al margen de la población local. Al menos esa lección parece haberse aprendido.

Imagen tomada de www.weekendnotes.com

La acertadísima indumentaria de Peter Sagan

La gala UCI por algún resort de la península arábiga pasó a un segundo plano desde el mismo momento que Peter Sagan colgó este tweet.

2
Yo creo que es adecuadísima esa vestimenta y diré porqué.

Estos días se ha estrenado la serie “Los Medici”. Es una serie que trata del esplendor de una de las grandes familias, por no decir la más grande, del renacimiento florentino. Entre otras escenas, se reproducen las acaloradas discusiones entre los potentados de la ciudad estado en los salones del Palazzo Vecchio. En esas discusiones se decidían temas tan capitales como el ir a la guerra contra el ducado milanés cuando invadió la bella y próspera ciudad de Lucca.

Esas imágenes me recordaron que en esas mismas salas salió, hace tres años, elegido presidente de la UCI, Brian Cookson. Aquella elección no fue sencilla, y en aquellas mismas estancias se rememoraron escenas del primer renacimiento de la capital toscana, con maneras, digamos, poco dignas entre personas que tiene a bien dirigir un deporte entero. Recuerdo una frase de Fran Reyes aquellos días, viendo el espectáculo que se estaba propiciando: “Nada serio puede salir de aquí”.

Pues salió que Cookson fue elegido presidente y ciertamente, tres años después, el balance no es para tirar cohetes. El inglés pasa de puntillas ante los temas capitales que ahora acucian el ente, como la expedición de los TUE´s a algunos de los ciclistas que tuvo a su amparo cuando dirigía su federación nacional, y la búsqueda de dinero para el ciclismo, aunque sea llevando un mundial a Qatar.

Digamos que ese barniz de modernidad que prometió no lo hemos visto, más allá de la evidente desigualdad del duelo entre la UCI y ASO, a favor de los segundos. Si modernizar el ciclismo es insertar cámaras en las bicicletas para que el aficionado palpe la sensación que recorre al ciclista en medio del pelotón, creo que tenemos conceptos equivocados. Para mí modernizar el ciclismo implicaría que los equipos fueran empresas capaces de rentabilizar un patrocinio y sacar beneficios, que se valorara el papel de los gregarios, que se transmitiera eficazmente los esfuerzos que se hacen contra el dopaje, que dignificara los sueldos de muchos ciclistas que viven con lo puesto, que se redujeran los riesgos de las motos en carreras, que se respetara la historia, que iguale los equipos en liza para una mejor competición,…

Por todo ello, y porque que creo que las cosas no han cambiado tanto desde aquella Florencia del siglo XV, creo que la vestimenta de Sagan era perfecta para el ambiente retrógrado que rodea el gran ente. Vestido así, como en la España de Víctor Ros, sólo le faltaría calzar un revólver de patente internacional, con la enseña de Orbea Hermanos en la caja, para que nos demos cuenta de que muchos de los males de este deporte parten de la propia involución de quienes se llaman sus gestores.

Imagen tomada de Twitter

¿Dónde está la UCI cuando se la necesita?

No ha sido santo de mi devoción Marc Madiot. El que fuera excelente ciclista sobre el pavés hace unos 30 años, dirige hoy la Française des Jeux con mano firme y espectáculos dantescos como el vociferio que le regaló a Thibaut Pinot cuando ganó su etapa en el Tour hace tres años.

Si embargo esta vez el técnico galo creo que tiene razón en el post que escribe en su blog de Cyclingnews hablando de la invisibilidad de la UCI  en unos momentos que el ciclismo necesita del organismo pues las actuaciones de Froome y sus arrancadas han puesto este deporte en boca de cuatro desalmados que opina con ligereza y maldad a partes iguales.

Parece que hayan desaparecido de la faz de la tierra” dice Madiot, quien añade en diferentes pasajes:

El ambiente se ha enrarecido estos días en el Tour. Controversia, especulación y sospechas han vuelto a dañar nuestra imagen y una vez más quienes tienen que defender el ciclismo, la UCI, han fallado en su misión

Se ha impuesto una política de no comunicación y desinformación respecto a lo está pasando. Otros presidentes de federaciones nos ven como auténticos amateurs. En los deportes del motor, hay un área cerrada donde los coches se controlan. Podría pasar exactamente lo mismo en ciclismo, con los corredores dejando examinar sus bicicletas y dando los datos de sus SRM sin más objetivo que ser controlado

Hace unos años ASO pidió a la UCI tomar cartas en el tema del doping, algo que no atañe a los organizadores. Si estos deben tenerlo todo a punto para competir, la UCI debe velar por las reglas y eso ocurre en el control de las bicicletas y los datos de los SRM, sin embargo, para nuestra desgracia, no se les ve por ningún sitio

Estamos en 2015 pero la situación me recuerda a la de 1998 cuando Hein Verbruggen –entonces presidente de la federación internacional– desapareció durante el affaire Festina y TVM. Esperaba más de Brian Cookson, quien prometió restaurar la credibilidad de este deporte

Sondeado por un servidor, un experto en cuestiones de motores eléctricos en bicicleta, me asegura que existir existen, que se pueden camuflar perfectamente en un cuadro de ciclista profesional pero que su detección es sencillísima por dos métodos, el peso y un arco como esos de aeropuerto que detectan una fuente de calor.

Puedo imaginar los motivos de este silencio de la UCI -a quien le ha quedado monísimo su nuevo logo- y esas luchas intestinas con ASO, pero ¿compensa dirigir un deporte arruinado aunque sea en solitario?

INFO

1Las rebajas de julio llegan a Santa Fixie 

Manillares, puños, pedales, luces,… todo lo que necesitas lo tienes a tiro

6 x 13. El ciclismo que viene es un ciclismo hostil

El buen gobierno, así al menos lo entiendo yo, se refiere a personas cuya capacitación está fuera de duda y sus objetivos, desprovistos de personalismos. Quien llega al poder en este mundo, según está montado el tinglado, es muy difícil que lo haga con las manos libres y sin servidumbres. La presidencia de la UCI por ejemplo ha recaído en Brian Cookson, personaje de retórica británica, con méritos medianos y unas elecciones que dejaron mucho que desear y demostraron cómo funciona todo.

Un fantasma que nunca dejó de existir

La jornada florentina que alumbró el nuevo gobierno del ciclismo universal, por desgracia, es sólo una muestra del paupérrimo nivel que rige este deporte. Extendiendo la mirada más allá apreciamos que las cosas no son tan sencillas en el día a día. La UCI arrastra muchos marrones y no sólo financieros. Empezó el año con aquel veto asqueroso al Katusha por rollos de politiqueo y ahora emerge el irresoluto caso Armstrong, un tema que no se sabe cómo acabará desacreditándola. Luego están cuestiones como las reglamentaciones de ciclismo en pista que siguen alejando figuras de los velódromos.

Este año 2013 trae bajo el brazo sendas reformas que de completarse, como así parece, van a cambiar el paisaje radicalmente. Por un lado está la cuestión de los equipos y su ordenamiento en eso que llaman World Tour y segunda división. El tema se resume en una gruesa y sesuda línea que margina a aquellos que no formen parte de la elite que ahora mismo corta el bacalao. Quien quiera romper ese corralito de gallos deberá reventar el mercado  o invertir en bolos.

Fernando Alonso por ejemplo. Dicen que se reunión con Cookson en Madrid en la ceremonia que coronó a Purito, Movistar y España como los mejores del ciclismo internacional. Alonso concretó que poco le importa ser un World Tour pues cuenta con nombres de peso en su boceto. Al tiempo asegura que no quiere romper contratos ni reventar el mercado. Complicado lo veo, sinceramente. O una cosa o la otra. Pero tener a los mejores en las circunstancias de equipo nuevo implica todo lo contrario a una negociación amistosa. Veremos. Tinkof por si las moscas ya se ha adelantado y se ha asegurado el hueco con el Saxo.

Luego está el esbozo para las carreras y ojo porque en éste pocos reparan. Las competiciones españolas han caído en desgracia, están con la X en la espalda. Volta a Catalunya y Vuelta al País Vasco caerán, si nada lo remedia, a la segunda división. La Vuelta a España puede quedar en dos semanas. Por el contrario sigue la promoción del ciclismo en lugares donde media el dinero pero se carece de público, calor y tradición. Es el ciclismo industrial, estandarizado, sin sentimiento, pero resuelto en suites de hoteles de siete estrellas, a la sombra de helipuertos.

Son formas de verlo. Obviamente el ciclismo oxidado y corroído de nuestros abuelos no tiene futuro, pero tampoco queremos el que nos pintan paisajes globales que marginen los escenarios de siempre porque perder la esencia es arrinconar el trabajo de verdad, es por ejemplo desincentivar la cantera, el trabajo de base, el esmero de la clase media. Es promover una ruptura, alejar las clases, la elite rayando el cielo, el resto miles de metros por debajo. Sí, ciclismo de dos velocidades que cobra víctimas como el Euskaltel y potencia auténticos engendros como el BCM de corredores inapetentes. Qué quieren que les diga, ni lo uno, ni lo otro, y seguro que si quisieran encontrar un punto medio, pero no hay voluntad porque como en la vida real, interesa este mundo de extremos.

#13×13 es el relato de perfiles, paisajes y momentos que describen el año que se nos escapa.

Imagen tomada de www.foroazkenarock.com

La UCI, el investigador investigado

Estos mundiales en la bellísima región de la Toscana son la antesala de algo que no es baladí: la renovación de la presidencia de la Unión Ciclista Internacional, la UCI en siglas coloquiales. La carrera entre los dos presidenciales alcanza velocidad de crucero y no es momento de escatimar munición. ¿El problema? Que como siempre las vergüenzas del ciclismo quedarán desnudas y a la intemperie. Nada nuevo bajo el sol.

Desde la candidatura aspirante se juega fuerte contra Pat Mc Quaid, el patético ninot que creció a la sombra de Hein Verbruggen, ese tipo que dejó la UCI cuando vio que los negocios de una ciudad como Pequin en el circo olímpico podrían propiciarle más pasta que el siempre austero ciclismo.

Brian Cookson y compañía tiran de manual y atacan a Mc Quaid por el flanco débil, por el flanco que en definitiva todo presidente de todo gran ente puede ser vulnerable: la cultura antidopaje. Los elementos de su ataque tienen nombre y apellido: Lance Armstrong y Alberto Contador. Al primero se le dieron facilidades para volver a competir sin pasar los controles necesarios, al otro se le ofreció ocultar su positivo con dinero hasta que una filtración dio al traste con el plan. A ver ambas posibilidades situadas en la mesa por los aspirantes no creo que sean material nuevo bajo el sol, es más, lo curioso es que no se hable de ello más veces. Creo recordar a Alberto Contador, cuando surgió su positivo hace tres años por estas fechas, insinuar que esto se estaba solucionando con discreción.

Sin embargo, una vez más al final del camino el ciclismo quedará en entredicho pues si después de ver la cantidad de actores –es decir ciclistas- que ha quedado en el camino, el ente internacional aún sigue con tejemanejes sobre estas cosas qué nos habrá sido escondido. Estamos ante unas elecciones, sí, pero en este caso estamos ante el juzgador juzgado, ante el investigador, investigado. Aquí la discreción no se estila, aunque la quimio que se aplique propine desastres irreparables.

¿Ven ustedes a la FIFA rendir cuentas de sus cagadas? –miren el mundial qatarí del que incluso Blatter reniega-, ¿verdad que no? Pues eso.