El feliz cambio de Amets Txurruka

En el descenso que iba de Fiesole a Flonrecia, un par de ciclistas de Euskaltel asomó en la vanguardia del gran grupo. Uno era Samuel Sánchez, a quien alguno ya le atribuía uno de sus legendarios descensos, el otro creo que era Egoi Martínez. Su permanencia en la parte noble del grupo fue efímera pero sintomática. Estaban persiguiendo, cómo no. La carrera estaba decidida a favor de los adelante. Tarde, mal,…

1

Al mismo tiempo, a miles de kilómetros, en otro lugar tan bello como Florencia, las laderas del Monte Naranco, Amets Txurruka lograba suceder a Beñat Intxausti en el palmarés de la Vuelta a Asturias en su versión 2.0, es decir disputada  en dos etapas. Amets ganó la inaugural y mantuvo el liderato en la segunda. Ocho años para conseguir inaugurar el casillero en un fin de semana y por partida doble.

Es el sino de Txurruka en Caja Rural. De cola de elefante a cabeza de ratón. No quisimos hacer leña del árbol caído con Igor González de Galdeano cuando no le pudo garantizar su permanencia en Euskaltel. El técnico alavés bastante tuvo con salvar el caché en la máxima categoría para el equipo naranja, pero sí que apreciamos que Amets en Caja Rural iba a ejercer labores muy diferentes, a la par de gratificantes.

Y miren por donde, ahora Amets Txurruka ya tiene puntos. Quizá más que aquellos foráneos que rompieron el tabú de fichar fuera de casa en el equipo vasco. No conozco al vizcaíno personalmente, pero puedo apostar que posiblemente no se alegre de vez las estrecheces que invaden a su antiguo equipo pues no me parece una persona rencorosa. Sin embargo, la satisfacción por el cambio tiene que ser enorme a la vista de los resultados que le ha supuesto. Amets es una mina de puntos en el ranking emocional y eso aunque no calibre en los sofisticados baremos de la UCI sí que le da a la marca que pone el dinero el feeling que precisamente busca del seguidor.

Estos años atrás Amets Txurruka ha sido un ciclista abnegado y ciego en la labor de equipo. Cuando no estaba en fuga, siempre trabajando para otro. Estando en Euskaltel casi siempre persiguiendo por que el tren se marchó. Ahora descubre la carrera desde adelante, como en sus principios, como en ese Tour donde le colgaron el título de ciclista más combativo. Nos alegramos que entre tanto sinsabor este deporte haga justicia.

Amets Txurruka y el laberinto del Euskaltel

Menuda Vuelta al País Vasco le está dando Amets Txurruka a Igor González de Galdeano. Si bien al que fuera ciclista y ahora técnico no conviene depositarle gran parte del descrédito que los aficionados le profieren, al parecer, por las cunetas, sí que es cierto que el peor de los escenarios posibles está dándose para el equipo naranja y por ende para su director, como responsable del mismo.

Veamos. Amets Txurruka es un ciclista desprovisto de palmarés pero admirado por la parroquia. En su persona convergen ambos baremos, pero a la inversa. A menos triunfos, más cariño de la gente. Esa estima se la granjeó hace años cuando culminó un Tour en el podio de los Campos Elíseos por ser el ciclista más combativo. Esa clasificación no daba puntos UCI pero sí calor emocional. Desde entonces lo cultivó celosamente en cada carrera que tomó parte.

Euskaltel ha tenido mala suerte de existir en el momento más frío y estandarizado de la historia del ciclismo siendo, como es, un proyecto de territorio que proyecta las emociones de una zona, Euskadi, en la que el ciclismo es religión. Claro hacer convivir ambas realidades es complicado y ese marrón le ha tocado solventar a Igor.

Obviamente, las reglas del World Tour y los complicados Excels que le dan forma no son cosa de Igor González de Galdeano. La fría lógica se impuso cuando el técnico tuvo que prescindir de Amets por que con cariño no podía garantizar los puntos que el equipo necesitaba. Sin embargo, a Igor se le denotan lagunas en el discurso y dirección del equipo. Lagunas que a mi entender prueban que el tema de Amets le puede superar.

 

Recortamos un par de impresiones que el vitoriano expresa en una entrevista publicada en www.biciclismo.com:

 

“Si hubiese estado en Euskaltel-Euskadi –por Amets- hubiese sido imposible que hubiese hecho estas escapadas porque tenemos un número uno, que es Samuel, tenemos un candidato a ganar y nunca le hubiesen dejado. Tenía que aprovechar su oportunidad y lo ha hecho muy bien y es para felicitarle”

 

“Creo que hay que seguir buscando la victoria. No lo vamos a tener fácil, porque tenemos un ganador nato que es Samuel Sánchez y Samuel va bien en su camino y está haciendo un esfuerzo aquí en la Vuelta al País Vasco, delante de la afición, por estar bien, pero va camino hacia el Giro”

 

Vaya, curioso, contradictorio. ¿Está o no Samuel capacitado para buscar la victoria? En un primer momento, sí. Eso se desprende al afirmar que si Txurruka hubiera estado con ellos le habría tocado trabajar para el asturiano. Luego se desdice, quizá involuntariamente, y admite que Samu está corto de forma, que está para cumplir con la afición –y entiendo también con la carrera y sponsors—. Lo que no es de recibo es que el equipo de la casa no fomente los cortes, busque la escapada e incordie a los grandes como sí hace el Caja Rural de Amets. Si éste hubiera seguido en Euskaltel estaría supurando escapadas.

Quizá lo que no quiere reconocer Igor es que de un tiempo a esta parte el aficionado que sigue el largo y ancho de la temporada detecta que en el equipo vasco las cosas no se hacen lo bien que la situación requiere. Que me corrijan si me equivoco, pero desde que Jon Izaguirre ganara en el Giro, el conjunto no suma nada importante y lo que es peor da la sensación de correr siempre a contrapié, siempre persiguiendo, siempre desde atrás y en eso Igor, creo que los responsables son quienes dirigen el equipo, no el World Tour, ni Amets, ni Samu.

Foto tomada de Zikliamatore

Imprescindibles ciclistas para 2013

Digeridos los turrones y dulces navideños, desoxidándonos de esas eternas sobremesas, conviene pasar página, y abrir el denso almanaque que al ciclismo le espera este año. Queremos compartir varios apuntes que nos han venido a la mente para este ejercicio que no lleva ni 48 horas vigente.

  • Estos días se habla mucho del abismo fiscal de Estados Unidos, pero para abismo al que se enfrenta la tesorería de la Real Federación Española de Ciclismo a cuyo mando ya navega José Luis López Cerrón con la incertidumbre de saber cómo se cuadrarán unos números imposibles que con toda seguridad afectarán donde nunca se deberían cebar: en la base.
  • Y en esa tesitura, el ciclismo español se la juega. Su masa de estrellas envejece. Oscar Freire ya ha colgado la bicicleta sin relevo asignado, hace un año lo hizo Carlos Sastre y el círculo de aquel “dream team” que corrió Pekín 2008 se empequeñece. Los años pasan y en este caso también pesan. Hay perspectiva de relevo, pero quizá el nivel de éxito alcanzado sea una quimera repetirlo.
  • Todo ello aderezado además con el más pequeño y escuálido plantel de equipos desde que tenemos conocimiento. Sólo dos de ellos en el World Tour y un tercero, el Caja Rural, en el escalón intermedio del cual se ha descolgado el Andalucía, proyecto con suficientes años como para no estar pendiente del maná público.
  • En breve, y a más no tardar, Joaquim Rodríguez debe tener sobre la mesa con claridad y nitidez qué puede esperar de este año, si sigue o no en Katusha, si éste le asegura el World Tour que a su vez le dotaría del calendario que se ha ganado en la carretera, de si éste incluirá el Tour por el que ahora dice suspirar,…
  • La primavera se prevé intensa si Fabian Cancellara plasma su proclama: “2013 será mi año”. En la carretera, en el traqueteo del adoquín, le espera nada menos que Tom Boonen. Sin duda sobre ambos gravitará esta campaña de grandes de un día. El duelo de los duelos.
  • Para la temporada que arranca en Australia varios nombres están en el alero de perfilar si la suya será la carrera de un grande o de un buen ciclista. Obvio en ese círculo es Vincenzo Nibali al frente del Astana, lo mismo que saber si el talento de Boasson Hagen algún día dará el fruto individual que merece. Tejay Van Garderen tiene en su mano los galones para poder relevar a Cadel Evans, mientras que esa cosa rara llamada Blanco, ex Rabobank, la concentración de talento es inversamente proporcional a los resultados: Gesink, Mollema, Boom,…
  • Con Peter Sagan en otra liga, la quinta de 1990 asume que ya deja de ser sub 23 en pros. Aquí se instalan nombres muy interesantes: Moreno Moser, Nacer Bouhanni, Taylor Phinney, Nairo Quintana,…
  • Al Tour de Francia de 2013 en principio deben asistir todos y cuando decimos todos esperamos que también lo haga el campeón vigente, Brad Wiggins, quien a pesar de centrar miras en el Giro, está en la obligación de ejercer la defensa de su título en la mejor carrera sin medias tintas. El cartel se prevé contundente si todos llegan como se les requiere.
  • El año se abre con muchas miras para el segundo hombre de Team Sky, Chris Froome, quien sin duda necesita materializar con hechos, eso es una gran victoria, un categoría como pocas se apreciar en los pelotones de medio mundo. A falta por ver cómo se reparten los roles en el Tour, parece sin duda mejor posicionado que su líder.
  • Sea como fuere la edición 100 del Tour no resulta tampoco prodigiosa en sorpresas si descontamos las ya consabidas salida desde Córcega y doble ascensión de Alpe d´ Huez. Se trata de una carrera mayúscula pero en línea con sus moldes tradicionales. Cabe la esperanza de encontrar un ganador de calidad y exento de sospecha para tan redonda edición.
  • La segunda línea, veterana y curtida pero venida a menos ante el poder emergente, también puede cazar la pieza que en sus mejores años perdieron por motivos varios. Anotar los nombres de Richie Porte, Jurgen Van del Broeck, Michele Scarponi,… y Alejandro Valverde quien se puede convencer de una vez por todas que el Tour le está quitando muchos éxitos.

 

El/la deportista aficionado puede y debe beneficiarse de las virtudes del masaje deportivo para conseguir sus objetivos personales” Jordi Solano Masaje Deportivo 

Caja Rural y Andalucía deberían aspirar a algo más que el premio moral

Qué complicado todo. De verdad. Ser cordero en mundo de lobos se supone peligroso y poco rendible. Comentaba el miércoles el periodista navarro Luis Guinea que Javier Aramendia se había pasado un tercio de la Vuelta escapado. Qué les queda si no. Andalucía y Caja Rural, el equipo de Aramendía, buscan el alimento moral en una carrera que se lo pone imposible. Minutos televisivos para sus patrocinadores. Dos estructuras modestas en un juego de multimillonarios venidos de países emergentes, no tan emergentes y nuevos fanáticos por el deporte de la dos ruedas.

Recuerdo la Vuelta de hace veinte años. Se corría en abril, fecha que sinceramente naturalizaba con sus cambios de temperatura y trombas primaverales la carrera. Corrían en esa época un buen puñado de equipos llamados modestos. El Tulip, el Masiva, el Wigarma, Seur,…. Incluso el Lotus no era el supereequipo que en breve sería con la denominación Festina. Fueron aquellos los “torerillos” de Miguel Moreno, si no me equivoco. También venían de fuera, Sicasal y Recer lusos, algún colombiano con escarabajos peleones. Ciclismo que ocupaba los diales las 24 horas del día.

El ciclismo español tenía hasta doce equipos, todos con sitio en la Vuelta, hoy impensable. Con tal cantidad de guerrilleros, la carrera admitía conjuros mil. Que si éste y esté entran hoy, que mañana coincido con lo otro. Las escapadas llegaban y no siempre con un grande ganando. Banesto, ONCE, Gatorade, PDM, Buckler,… se las veían y deseaban.

Ahora todo es al revés. En toda buena fuga coinciden un Andalucía y Caja Rural. Si no simultáneamente, en alguna siempre hay uno de estos. Por medio los World  Tour a la caza de lo que para ellos son migajas. Así es imposible. Lo poco bueno quedó atrás y ni volverá. El ciclismo de los modestos tiene los días contados. El sistema así lo dicta.

 

Foto tomada de Zikliamatore