El mundo es redondo en el ciclismo holandés  

Ciclismo holandés JoanSeguidor

En el ciclismo holandés no existe la casualidad

Apeldoorn es una localidad mediana, a unos cien kilómetros de Amsterdam, no lejos de Utrech., donde estos días reside la capitalidad del planeta ciclista.

Se están celebrando los Campeonatos del Mundo de pista, con excelentes resultados por el momento para los anfitriones, para el ciclismo holandés.

Apeldoorn fue la salida del Giro de Italia de 2016.

Un prólogo rápido y veloz en el que Tom Dumolulin se impuso por poco, muy poco a Primoz Roglic, el día que supimos del excelente croner que es el eslogeni,

La salida del Giro llenó de VIP´s la pelousse del mismo velódromo de Apeldoorn que estos días coge el mundial de pista.

Entonces estuvo hasta el rey de los Países Bajos.

El ciclismo holandés recoge lo que ha sembrado

En la jornada inaugural de estos mundiales, el peor resultado del ciclismo holandés fue una plata.

Entre sus ganadores, mejor dicho, ganadoras, la integrante del equipo de velocidad, Laurine Van Riessen, que además de bronce olímpico en patinaje de velocidad es plata en la velocidad por equipos.

En la final el equipo orange perdió contra las alemanas, entre las que estaba Kristin Vovgel, diez veces campeona del mundo y sigue emocionándose.

Lo más llamativo de la plata de los anfitriones es que subieron cuatro ciclistas a recogerla, cuatro, porque son un equipo con recursos y rotaciones, eso por lo que cruzamos los dedos cuando vemos que Tania y Helena llevan todo el peso de la dupla hispana.

El ciclismo holandés sonríe, de hecho, siempre sonrió.

Aunando patinaje con ciclismo, Jumbo, el resorte del equipo ciclista, pero también de patinaje de velocidad, mirad los juegos coreanos para entender lo que es este deporte en los Países Bajos, ha renovado el patrocinio, empezando, como reza la nota, “el próximo uno de enero de 2019”.b

Echad cuentas.

Y el ciclismo holandés sigue sonriendo…

Han pasado un larguísimo trecho desde los éxitos del viejo Joop Zoetemelk y no han desistido.

En el camino han tenido buenos corredores, algunos auténticos blufs, como Erik Breukink, pero su fidelidad está siendo premiada, voilà Dumoulin, Groenewegen y cia.

Apeldoorn, Utrech y Valkenburg, capitales mundiales del ciclismo

Ya os hablamos de Valnekburg, su capitalidad universal y de cómo vibró por Mathieu Van der Poel.

Pero no sólo eso, una ciudad neerlandesa se acoge al privilegio de ser la primera de la historia de ser acoger la salida de las tres grandes vueltas.

Utrech lo tiene hecho con la Vuelta a España cuando ya dio la salida a Tour y Giro

Doblemente bien por una ciudad en la que la bicicleta es la sangre que corre por sus venas, en un ejemplo de planificación y divulgación, pero también de apuesta integral por la flaca.

Más allá de tenerla en sus calles, redondean la apuesta con competiciones del mejor nivel.

Es como la cuadratura del círculo.

Y es que cuando salgáis de la estación central de Ámsterdam, asoméis el hocico y veáis ese inmeso parking de bicicletas de varios pisos, saber que eso es sólo la punta del iceberg del ciclismo holandés.

Imagen tomada de FB de 2018 UCI WK Baanwielrennen presented by Tissot

INFO

Con Nacex la bicicleta puntualmente en destino

El triste paisaje del ciclismo en pista en España

Ciclismo en pista velocidad JoanSeguidor

El madison masculino vuelve a ser el baluarte del ciclismo en pista español

La salud del ciclismo en pista español es mala, para qué nos vamos a engañar. Y no es culpa de los corredores, ni siquiera de los técnicos.

Yo he sido muchas veces crítico, incluso conmigo mismo cuando estaba yo, pero es que esta vez no se vislumbra nada, salvo excepciones de corredores que ni siquiera trabajan a expensas de la federación.

Aquí nadie, ni Salva Meliá, ni Raúl Mena, pueden hacer nada, si no hay un grupo de trabajo y coordinación detrás.

Porque en otros países se trabaja en equipo, aquí ponemos un seleccionador y poco más. El ciclismo en pista exige más.

Falta un grupo de trabajo

Sobre las opciones para este mundial de pista, lo cierto es que las chicas de velocidad lo tienen muy justo para estar entre las seis primeras. No obstante, están ahí.

Su mejor puesto sería un quinto. Me consta que las australianas no correrán todo y eso les ayuda.

https://www.youtube.com/watch?v=EZMflyoQWIk

Junto a Helena Casas y Tania Calvo, tenemos la pareja de madison, sin duda las opciones más claras de podio.

Y es que veo a Torres y Mora en el cajón, ojalá que primeros. Sería un desengaño que no estuvieran en el podio, aunque tampoco sería una tragedia.

Es una pareja ideal, están muy compenetrados. Aparte de compañeros son amigos, se conocen a la perfección, saben cuándo atacar, cuando guardar…

Trabajan juntos todo el año y eso es vital para una pareja de madison.

Las mejores opciones pasan por el madison de Torres y Mora

Además, la madison pasa a ser olímpica y eso sube la presión y el nivel de los rivales. En el último ciclo no lo era, y todos aprietan más.

En este mundial estarán delante seguro, pero tendrán que trabajar fuerte porque cada vez estará más difícil con el paso de años.

Optan a beca, si no me equivoco, si quedan entre los ocho primeros.

Ciclismo en pista madison JoanSeguidor

Y aquí tengo que ser crítico, porque el ciclismo nunca ha luchado por las becas. Tenemos otros deportes con deportistas que por un simple Campeonato de España o de Europa tienen beca, eso no pasa en ciclismo.

En el ciclismo en pista sólo nos regimos por los mundiales, si no han cambiado la reglamentación. Recordemos a Airan Fernández, quien no tuvo beca por ser campeón de Europa. Tuvo algún premio de la federación, pero no beca ADO.

Incluso se puede dar la circunstancia de que  seas campeón del mundo y acabar octavo en los Juegos. Como computa la competición más importante, te becan por un octavo puesto.

Para Albert Torres también cuenta el omnium, donde además defiende podio.

El equipo de persecución totalmente descolgado

La persecución por equipos también es olímpica, y aquí no hay opción alguna. Es que  ni siquiera les veo entre ocho primeros.

Vuelvo a repetir, los corredores no tienen la culpa, pero estarán más cerca de atrás que de diploma.

Hemos perdido muchas cosas por el camino, y aquí también puedo ser muy crítico.

Cuando se empezó a trabajar bien se cortó de raíz. Se atribuyó a la casualidad, que el equipo era muy bueno, cuando la persecución por equipos son ocho horas de trabajo.

Y lo vemos en selecciones como Corea y Japón, que han crecido un montón porque trabajan muchísimo a nivel de selección.

Que yo recuerde España bajó de los cuatro minutos una vez, fue en Londres 2012, cuando se invirtió un buen dinero a través del centro de Mallorca. Pero aquello acabó reventando, no sé muy bien el motivo.

Se hizo un buen trabajo cinco corredores y el resultado estuvo acorde.

No obstante, creo nos olvidamos de los juniors, que darían la base en el futuro.

Por ejemplo, viendo las opciones de la cuarteta en este mundial, llevaría dos elites y el resto juniors, para empezar a trabajar el próximo ciclo olímpico.

Ya vamos tarde para 2024.

Tenemos diez equipos por debajo de los cuatro minutos. Nosotros vamos a diez segundos, una eternidad en cuatro kilómetros.

Cuando fuimos terceros en Atenas 2004, sólo los australianos bajaron de los cuatro minutos.

En la velocidad de chicos estamos creciendo. Aunque para este ciclo vayan justos, tenemos un equipo de futuro.

Páginas: 1 2

Mi camino hacia Tokio ha comenzado

Este bronce es el principio de un camino que emprendo para un objetivo claro: los Juegos Olímpicos de Tokio. Una vez no pude estar el año pasado en Rio, quiero volver a los Juegos. Entonces me senté y valoré dónde podría tener opciones y esa vi la prueba. Mi intención y mi oportunidad son apostar fuerte en el omnium. Conseguí ganar el Campeonato de Europa y desde entonces trabajé con la mente en el mundial.

Y me planté en Hong Kong con toda la ambición, pero no fue fácil. Cada prueba fue un mundo. El scratch se corre a 40 vueltas, todo el mundo esta fresco, porque es el inicio, todos quieren empezar bien el omnium y los rivales directos se vigilan mucho. Fue una carrera súper rápida dónde al final los corredores más fuertes pudieron ganar vuelta.

Luego vino el “Tempo Race»: para mi la carrera más dura y difícil de controlar. En este mundial hubo modificaciones: 20 puntos por doblar el pelotón, así que la táctica y las piernas juegan un papel determinante.

La eliminación supone un peligro constante, por suerte no me caí, pero es increíble la tensión que se vive en esta prueba. Y al final una puntuación, a sólo 100 vueltas, donde la ambición de cada corredor y las circunstancias de carrera determinan la posición final del omnium.

Si os he de ser sincero mis mejores momentos estuvieron en la primera mitad del programa, al ganar el scratch y ser segundo en el “Tempo Race”. Por contra, lo pasé mal por darle tanto margen al corredor de Nueva Zelanda, Aaron Gate, durante el primer cuarto de carrera de la puntuación, que después demostró hacer un carrerón.

De Hong Kong vengo con muchas lecciones aprendidas: ser más completo y sobretodo más rápido. Ahora bien, de este mundial me llevo un buen aprendizaje, concretamente en la puntuación y de cómo debo mejorar los tempos de carrera. Por ejemplo, en el Europeo y la Copa del Mundo no salí a correr los puntos siendo el líder del ómnium, así que puedes correr hacer otra táctica de carrera.

Si me pedís señalar rivales creo que aún es pronto… aunque está claro que Benjamin Thomas va a ser un rival muy duro, es joven y muy rápido. Ganar el Omnium y la Madison el mismo año describe el potencial que tiene.

Al ser una medalla en modalidad olímpica, tendré beca, pero si os soy sincero no pienso en ella. Lo que de verdad me motiva es conseguir a corto plazo el maillot arco iris y a largo plazo el oro olímpico.

Con todo creo que este formato es más dinámico, ya que no hay pruebas cronometradas, todas son de grupo y en un solo día. No hay mucho margen de error ni de mejora, es lo que hay, y para todos. La conclusión que saco de esta prueba es que es súper abierta y un fallo en una de las tres primeras pruebas pueden borrar tus opciones a medalla.

Pasado el mundial de pista, seguiré compaginando la pista con la carretera. En mi opinión, pienso que ambas son totalmente compatibles.

Ahora tengo dos escenarios: a corto plazo, hacer una buena temporada de ruta con el equipo Inteja. Y a largo plazo, como he dicho anteriormente es conseguir el oro en los JJOO de Tokio.

Por Albert Torres

INFO

Sanremo Speedsuit de Castelli cuenta con diseño único de una sola pieza con la comodidad de maillot y culotte

El paso de gigante de Albert Torres

Torres Mora Movistar JoanSeguidor

La historia de la pista española tiene muchos capítulos, mejores, peores y para olvidar. A veces los problemas nos los generamos nosotros mismos, otras, vienen de fuera, imposiciones que no obedecen a cuestiones lógicas y sí a arbitrariedades de terceros. Hablo por ejemplo de aquel día que se recortó a cuchillo el programa olímpico, poniendo acento en la velocidad y en la igualdad de sexos, cosa que me pareció perfecto, pero que se hizo a costa de los fondistas, ciclistas como los de velocidad, que si bien pueden alternar la carretera en su actividad profesional, no dejan de ser garantes de excelentes carreras como eran las americanas, persecuciones y puntuaciones en los Juegos.

Esa decisión que lleva vigente dos ciclos olímpicos -Londres y Río- sigue adelante y aunque se haya incorporado el omnium, no ha habido concesiones a los fondistas, con escasas incorporaciones de pros venidos de la carretera y eso que lucen como los que más: Viviani, Gaviria, Cavendish, Wiggo, Meyer,…

Para el ciclismo español aquella decisión fue fatal. De haber sido retroactiva, no habrían existido ni Llaneras, ni Escobar, ni Galvez, ni Torrent,… En chicas Leire Olaberria quiso reconducir las cosas, buscó fortuna en el omnium, tuvo algún resultado interesante pero desistió. Ahora Albert Torres busca ese camino y va sacando la cabeza.

Viendo que la cuarteta no iba a ser lo que era, fuera de los Juegos de Río, que la americana, aunque espectacular, era un callejón sin salida olímpica, se centró en el omnium y en eso está. Campeón de Europa y bronce en el mundial de estos días, Torres ha demostrado tener cintura entre la excelente hornada de fondistas que tiene la pista española, siempre tan prolífica en estas modalidades.

Torres ha sido como el agua en las circunstancias que le han tocado vivir, y no sólo eso, ha sabido buscarle réditos a la nueva versión del omnium con cuatro carreras el mismo día, todas de táctica y visión, ninguna dirimida contra el reloj, otro aspecto que le va como anillo al dedo.

Habitual en los seis días, integrado en equipos del segundo escalón, el menorquín está labrando una trayectoria paralela a los grandes nombres del ciclismo español y opta a éxitos singulares dentro de este ciclismo al sur de los Pirineos. Torres iba con un saco de dudas y preguntas a Hong Kong y mira, viene con respuestas claras y certeras de que el omnium al final será un mal menor y es que en una disciplina, la pista, donde los resultados en carreras olímpicas lo son todo -a nivel de dinero, ayudas y demás- sacar una medalla aquí, como la de bronce de Torres, es un paso de gigante. Esperemos que no sea el último.

Imagen tomada de RFEC

INFO

Por qué el Bayren de Gandía es la casa del ciclista???

Un bronce que sabe a oro pero que debió ser oro

Cuando acaba el mundial de pista, nos ocurre como cuando finaliza la campaña de ciclocross, ya estamos contando las horas para el siguiente, si bien en la modalidad cubierta tenemos la suerte de volver a verles en acción en breve, en Río, cuando las olimpiadas aterricen el Brasil.

La cita de Londres se cerró con la madison, la americana, una carrera trepidante, llena de alternativas que tiene la virtud de excitar a los aficionados acérrimos y desesperar a quienes no tienen idea de pista, porque nunca saben dónde va la cabeza ni cómo va la carrera, porque los ven a todos dando vueltas a lo tonto mezclados.

Ciñéndonos a la carrera, lo cierto es que, y creo que nunca pecamos de forofos, la pareja española, Torres y Mora, fue objeto de marcaje, estrecho y claro, casi tan obvio como el que se impuso al dúo anfitrión que a la postre sería campeón, el formado por Wiggins y Cavendish.

Dicho esto fue tremendo y muy meritorio ver a Torres, con más del 80% de a carrera consumida agarrarse a un “hors clase” como Wiggins, ojo que eso son palabras mayores, que se lo cuenten a Clancy, una leyenda en lo suyo.

Apena no obstante ver que estos chavales logran lo que logran en base a tesón y apuesta personal, en un mundo muy alejado de lo que implica la palabra “profesionalismo”. Verles jugarse la suerte contra dos pros del tamaño de Wiggo y Cav implica un desigual pulso que viene viciado de inicio. Sé que siempre ha sido así, pero ello no implica aceptarlo sin más.

A la luz de la calidad de Mora, campeón del mundo de scracth, de Torres, campeón de americana hace dos años, y Teruel, este año no ha tenido opción en la puntuación pero que años atrás ha sido subcampeón, ¿cómo es posible que la cuarteta no vuele más alto? Y hablo de la persecución olímpica porque en ella está la beca.

Calidad hay, es obvio, e incluso otros nombres para redondearla, dice Mellá que “tenemos mucho trabajo”, esperemos que volvamos a ver otra cuarteta en los juegos, aunque para eso deberemos esperar cuatro años. A ver quién aguanta hasta entonces.

Imagen tomada de la RFEC

INFO

Instalaciones perfectamente habilitadas para el ciclista que gusta de viajar

Go, go, go

El segundo de gracia, punto de inflexión. Finalizada la cuenta atrás suena el disparo, se cruza el umbral. Por el lado bajo, los entrenadores les dejan volar, en la barandilla de arriba se sueltan con el público pudiéndoles tocar. Unos minutos después habrá campeón y será Sebastián Mora.

Qué grande David, qué grande Albert

Si la madison fuera un idioma, sería el mallorquín. Anoche, hasta tarde, nos quedamos de pie, medio en vela, para ver un milagro. Un milagro que como muchos que ocurren se hacen a través de la fe, de la perseverancia, del corazón, del TRA BA JO. David Muntaner y Albert Torres fueron Isaac Gálvez, Miquel Alzamora,… Joan Llaneras. Lograron el cuarto, sí cuatro ya, oro de la pista española en la americana, esa carrera caótica de treinta ciclistas, o más, dando vueltas diferentes velocidades por la madera del velódromo a golpe de relevos invisibles, pues no hay testigo, midiendo donde darlo para sacar la velocidad en los sprints puntuales y el fondo en los ataques de gran radio.

Se respiraba ambiente raro en la elipse de Cali. La carrera se corrió a cuchillo y arrojó el resultado de los belgas primero y luego, la pareja española. Impás, momento de tensión, expectantes, los jueces revisaban vídeos, anotaban, hablaban. El técnico belga explicaba y explica, gesticulaba, su cara denotaba en curso de los acontecimientos. En los hot seats Muntaner y Torres comentaban la jugada, parecían ajenos, como ausentes. De repente, la pareja belga es invitada a salir del cuadro, los españoles pasan a los asientos centrales. Se había estimado que Bélgica había perdido vuelta. España pasaba a ser campeona.

A pesar de que en el podio hubo reacciones diversas y que en el canal de Youtube los comentarios respecto a España fueron bárbaros, no les resten ni una pizca de mérito a estos chavales. Ahora mismo en España conseguir algo de este tamaño es doblemente grande, porque al sorteo propio de la competición le añades historias personales y profesionales trufadas de dificultades mil. Sé que la pareja belga estará en las catacumbas del dolor, pero ellos volverán a su casa y serán héroes, el dúo español incluso ganando tendrá problemas para ser tratado como lo que es: campeón del mundo.

Miren los tres medallistas españoles en Cali. Eloy Teruel, un ciclista que lleva mucho tiempo demostrando cosas, entre otras cosas, dos podios mundialistas y consecutivos. Se tuvo que ir a Estados Unidos a correr, porque tras un año con Movistar no hubo continuidad. Albert Torres es un ciclista que desde muy temprana, tempranísima, edad se mide con ciclistas mucho más hechos y los bate. Ahora que entra en plenitud pisa los terrenos que su clase le permite. Si Albert corre para el Team Ecuador, David Muntaner lo hace para el Active Jet polaco.

Sepan que Albert comentó aquí mismo que el material de la selección española se mueve con unos cuantos años de retraso respecto a sus rivales. Que David logró un hilo de esperanza para su carrera hace un año cuando convenció a un patrocinador privado para que le sacara pasaje a Bielorrusia a colgarse la plata de americana.

Desconozco cuál será la beca por ganar un mundial de  una modalidad que no es olímpica, hasta en eso se les complica. Sea como fuere que les quiten los bailado, el próximo ciclo de seis días irán como la pareja campeona del mundo y nos desquitarán del enorme mazazo que fue perder a Isaac Gálvez vestido con ese bellísimo maillot en Gante, Berlín, Amsterdam,…

Entendemos la situación, no es sencilla y obviamente hay que invertir en sanidad antes que en ciclismo en pista, pero al calor de estos triunfos –contados desde Madrid por jefe de prensa de la española y no in situ- habrán fotos y palmaditas. Hace diez años España tuvo una generación de pistards que caminó en la cresta de la ola durante varias temporadas, que lograron medallas olímpicas y campeonatos del mundo. En esos momentos “España iba bien” y qué se hizo…

Imagen tomada de www.elperiodico.com

 

 

El papel de José Antonio Escuredo en el éxito de la pista española

José Antonio Escuredo es un tipo que no deja indiferente. La sinceridad que domina sus palabras ejerce de palanca para que su presencia no pase inadvertida. Estos días el catalán ha tenido la suerte de dirigir una selección española que realmente ha brillado mucho más de lo que un servidor preveía. Felicidades.

En Bielorrusia, el ciclismo en pista español halló los motivos para seguir creyendo que la modalidad necesita apoyo y recursos. Sabemos que los momentos no son los mejores, es más, posiblemente sean los peores de siempre. Por ejemplo en los muchísimos años que el hoy seleccionador lleva vinculado a la federación nunca vio nada igual.

Pero los resultados, afortunadamente, caminan por otro sendero, y muy opuesto. Las dos medallas de plata en sendas modalidades donde siempre hemos brillado como son la puntación y americana más el bagaje de la cuarteta indican que hay mimbres y sobretodo argumentos para creer en el grupo.

Se habla de un programa olímpico en Río de Janeiro que incorpore la puntuación de nuevo. A un servidor le parece una magnífica noticia y no sólo porque España goce de mejor tradición fondista, sino porque en la puntuación convergen nombres que engrandecen la pista añadidos a la espectacularidad de la carrera, en sí casi tan bella como la propia americana, sólo que ésta no parece estar en mente.

Dando vueltas sobre el papel de Escuredo en estos notables resultados creo que es de recibo pensar que con la premura que se incorporó al cargo la inercia anterior a él tuvo una cuota importante. Es decir, Escuredo lo ha hecho bien, sí, pero con su recién estrenado cargo poco pudo incorporar a lo ya establecido si bien, entre ese “poco” que ha podido contribuir está claro que no ha sido nocivo, más bien todo lo contrario. Por ejemplo, y como él mismo me confirmó, la cuarteta que firmó el mejor resultado absoluto desde Atenas 2004 viajó por su empeño.

Pero como el propio seleccionador reconoció en este mismo blog, su margen era más bien escaso. No estuvo a tope en el cargo hasta unas semanas antes de viajar a Minsk. Con todo cabe la lectura que él mismo repitió en el citado artículo y que reproduzco en su extensión:

 

Años atrás vivimos una época en la que obtuvimos grandes resultados llegando a pensar que España era una potencia mundial, si bien ésta era una verdad a medias pues todo fue debido a la coincidencia en el tiempo de una serie de corredores con unas cualidades excepcionales que obtuvieron medallas durante varios años.

 

Es decir, los resultados de Bielorrusia se deben al talento y trabajo denodados de nuestros pistards que a pesar de todo siguen en forma y pendientes de mejorar. Su menoscabo social, con un premio mediático pobre, y la escasez de medios no les amedrantan y siguen trabajando para cuando tienen que estar están. Teruel, Torres, Muntaner, Elorriaga, Leire, el eterno Maeztu,… son los Escobar, Llaneras, Torrent & cia de hace diez años, esa generación de individualidades a la que Escuredo se refiere. Si la apuesta de equipos fuertes como Movistar, Caja Rural y Euskaltel se ampliara sería excepcional para el fondo. En  velocidad, creo que el seleccionador tiene el conocimiento para establecer un mejor futuro. En esa “profesión a parte” que es la velocidad no obstante las cosas están muy complicadas, al menos para Río. Luego se verá.

Pero ahora, con un casi un 80% del ciclo olímpico por delante, Escuredo deberá refrendar este debut con nota alta que ha protagonizado. Que lo haga con la personalidad que siempre ha demostrado va a ser clave. Fácil no lo tiene, lo económico es importantísimo -a ver cuántas concentraciones podrá montar-, y deportivamente tendrá presiones muy fuertes. A mi juicio su principal objetivo consiste en cambiar aquello de lo que adoleció su generación: un plan de trabajo creíble que se le permita desarrollar hasta las últimas consecuencias. Eso es ni más ni menos lo plantearon los ingleses a finales de los noventa y miren. Jaume Mas tuvo ese plan, pero no se le dejó llevarlo adelante.  Ahora, José lo tienes en tu mano.