¿Quién está vendiendo tan mal la bicicleta?

A saber: vivimos en ciudades cargadas de polución, vemos fotos como una de París desde el aire en las que sólo se aprecia las torres Eiffel y Montparnasse, porque el resto está cegado en una densa capa de porquería. Esa polución la respiramos nosotros, nuestros hijos, nuestros padres, esa polución ya está degenerando en problemas claros y concretos, enfermedades. Cuesta salud a las personas y dinero al sistema.

A su vez vemos como los trayectos urbanos en coche o transporte público de superficie, se alargan y alargan en la eternidad de una alfombra de coches atascados, que no avanzan en ninunga dirección porque todos pensaron que sería buena idea el confort de un vehículo en invierno, calentito y con buena música. Entramos en la ciudad en coche, salimos de ella en coche, compramos con el coche, llevamos al niño al cole en coche,… todo en coche, y cuando la alcaldesa Carmena hace peatonal parte de la Gran Vía, muchos ponen el grito en el cielo, como si no hubiera un día en calles simbólicas, dígase Fuencarral, un día se hicieron de los peatones y hubo vida tras aquello.

Hay consenso en que esto no puede seguir así, es más, hay conciencia en que se debe cambiar el paradigma, que seguir moviéndose así es la autodestrucción del ser humano y sus ciudades. Hay consenso en que hay que moverse rápido, de forma silenciosa y ágil. Moverse sin atascos, sin agresividad y con aparcamiento más o menos sencillo.

Hay consenso en que la bicicleta puede cubrir ese vacío en nuestras atiborradas ciudades, pero también hay mucha gente que no quiere verla ni en pintura. Y digo yo ¿si las ventajas son tan obvias, por qué esta hostilidad? Yo creo que principalmente porque quienes deberían velar por la entrada pacífica de las bicicletas en las ciudades no lo están haciendo bien, porque alguien, no sé si concejales, secretarios, arquitectos o quiénes sean no se anticipó a que ciudades como Barcelona han visto crecer su parque de ciclistas de forma exponencial porque la gente se convence de que así todo es más sencillo y no nos engañemos, económico.

Dicen que casi ningún ciclista urbano coge la bici por motivos ecológicos, y creo que es así, sin embargo eso no les impide ser ecológicos, al tiempo que consiguen moverse como les conviene. Aquí de lo que se trata es de saber o analizar el motivo de tanto descontento con la bicicleta, y de lo mal que se ha hecho en su instalación.

El otro día dieron el TV3 un reportaje sobre la flaca por Barcelona y esa hostilidad quedó patente. Por ejemplo, en le crecimiento desmesurado de carriles bici, cosa que no veo mal, a no ser que se explique antes de instalarlos. No pocas personas aseguraron que un día salieron de la puerta de su casa y se encontraron un carril bici en dos sentidos para cruzar la calle. Dos sentidos, sí, algo que será muy práctico, pero que ha provocado varios accidentes porque las personas miran al sentido normal de los coches, el sentido de toda la vida. ¿Nadie se lo pudo explicar con antelación?

Como nadie explica las ventajas de la bici, de forma pulcra y clara, y de los beneficios que como sociedad nos llevaríamos si todos la incorporásemos de forma inequívoca a nuestra vida, o de los problemas serios que tenemos con tanto tubo de escape escupiendo mierda o de los problemas de sitio que hay para todos los coches que pululan por el lugar,… esas explicaciones no se hacen, como tampoco muchos ciclistas dan la mejor imagen de sí mismos, circulando en una realidad paralela sin normas ni semáforos, invadiendo al peatón, porque es el eslabón frágil de la cadena.

Creo que, como he dicho muchas veces, el slogan del carril bici es bonito, vende bien y posiblemente genere votos, pero si se hace sin tener en cuenta a las personas que habitan el lugar, será complicado que la parte de población reticente a la bici dé marcha atrás. Al final vemos que, quienes debieron hacer su labor didáctica o no supieron o no la hicieron y ahora la bicicleta paga los costes de esa omisión.

Imagen tomada de En bici por Madrid

INFO

Mírate una bicicleta ya…

El aire es más saludable en los carriles segregados

Ayer vimos en www.cyclingweekly este vídeo grabado «on board» por Amsterdam. El gráfico que acompaña al ciclista demuestra que en los carriles segregados el ciclista que va por la ciudad respira menos polución. Por cierto que eso sí que son carriles bici, de los de verdad, no cuatro líneas pintadas en una acera.

En un momento en el que hay muchos contrarios a los carriles bici, creo que es un interesante documento. Incluso diría más, es interesante para quienes dicen que esos carriles cuestan un dinero que los ciclistas no asumen. Sería interesante que esas personas, del entorno del coche principalmente, valoraran la pasta que se ahora el sistema sanitario si no respiramos la porquería de muchos que necesitan el coche hasta para doblar la esquina…

Imagen tomada de www.cosasporhacer.es

INFO

Las novedades de Santa Fixie…