Chava Jiménez & Marco Pantani: el ciclismo en la montaña rusa

Chava Jiménez JoanSeguidor

Mov_Gore

Pocos corredores han dejado la huella del Chava Jiménez y Marco Pantani

Quince años hace ya.

Quince años de la muerte de Chava Jiménez por estas fechas

Ciclista que, admitimos, no nos gustaba mucho.

Inconstante, lagunar, excesivamente mediático… lo que queráis, a nuestro juicio.

Uno de esos corredores que como el Guadiana entraba y salía de escena con la misma montaña rusa que trazaba en la pasión del aficionado.

El corredor de días, días para enmarcar, que ponía un país a sus pies.

Eso lo tenía. Era una evidencia.

Qué Vuelta aquella del 98, qué recuerdos le debe despertar a, entre otros, Abraham Olano.

El Chava Jiménez ponía el ciclismo en pie, ponía todo en desorden. Hasta su propio equipo.

El corredor más anárquico de las huestes de Unzue.

Un ciclista afilado, moreno y curtido por los aires de Gredos.

Un alfiler en la resistencia de los rivales, moral y física.

Estos sabían que si el Chava estaba en la ristra, había posibilidad de cualquier cosa.

De que la carrera cayera en barrena, o que el propio Chava quedara fuera de la misma.

Ciclistas como él ahora mismo no los vemos. Otra evidencia.

Ciclistas que no caben en el corazón de la gente, porque revolvieron tanto que dejaron surco.

El día de Vandenbroucke por las murallas, un servidor estaba en Ávila.

Hubo un rugido con la bala valona entrando en meta, hubo un vendaval cuando cruzó el Chava.

Eso había que verlo.

Pantani fue otra cosa

Y luego convivió con Marco Pantani.

Rivales no fueron muchas veces.

Eran lo mismo pero diferente.

El español era explosivo, de días, inconstante.

El italiano, romagnolo para más señas, tenía miras más amplias, más a largo plazo.

Aunque Pantani también fue efímero en la cumbre, sus gestas y su carisma yacen intactas.

Su vida fue épica, su muerte legendaria, dando letras y líneas a novelas que especulan tanto sobre su final que en definitiva no sabemos ni qué pudo pasarle.

La celeste de Movistar by Endura 

Marco Pantani y Chava Jiménez: ¿habría uno igual hoy?

Lo dudo.

Podrían gustarnos más o menos, pero enamoraron, dejaron sello y son leyenda.

Y las leyendas, con sus claroscuros, son la moneda, el alimento de una religión que se llama ciclismo.

Es que a pesar de todo, sigue vigente contra todo riesgo, incluso contra el tiempo que vio a ambos.

El ciclista del Xorret de Catí

Xorret de Catí, «la cima de los Jiménez». Un puerto chiquito pero matón, como lo denominan los que han osado a enfrentarse a sus duros 4 km de ascensión desde la población alicantina de Castalla, sin desmerecer de modo alguno su otra vertiente, la de Petrer, uniendo ambos pueblos salvando el magnífico medio natural de la Sierra del Maigmó.

Nos trasladamos al año 1998 y la Diputación de Alicante decide promocionar el Hotel de su propiedad que hay después de coronar el puerto por su vertiente más dura. Por tanto, la aparición de esta montaña en el mundo del ciclismo y más concretamente en la Vuelta a España, inédita hasta aquel momento, respondía más bien a un motivo comercial, más que deportivo o geográfico, pero no deslució estos dos últimos dos conceptos, ya que la ascensión fue una sorpresa mayúscula para todo el pelotón.

En septiembre de aquel mismo año, días antes de correr aquella etapa marcada en rojo en el calendario, el pánico se apoderaba de los corredores. Sólo los Kelme, que habían estado concentrados en dicho hotel,  lo conocían, asegurando que se habían retorcido en sus breves pero brutales rampas al 18, 22 y hasta el 23% de desnivel. Datos que lo hacían muy temible. Hasta Álvaro Pino tuvo que responder ante los medios informativos sobre la gran dureza de la subida: «Es dura, ciertamente, pero tiene 3 km. No vayamos a hacer un Tourmalet del Xorret de Catí».

El primero en dignificar este puerto ganando aquí, después de coronar y bajar los 3.400 m de distancia que le separaban de meta, fue el añorado «Chaba» Jiménez. Después, casualidades de la vida, fue otro Jiménez, Eladio Jiménez, quien recogía el testigo de su tocayo de apellido ganando nada menos que en dos ocasiones, en el año 2000 y 2004. Aún recuerdo sus declaraciones después de ganar su primera etapa: «Es un puerto que si lo entras pasado, al poco rato parece que no avanzas».

Chaba Jiménez ganando en Xorret de Catí

Anteriormente a su segundo triunfo, el 26 de febrero del 2003, el entonces presidente de la Diputación de Alicante, Julio de España, tuvo el honor de inaugurar el Monumento al Ciclista en una jornada festiva en la que participaron niños de 40 colegios, para homenajear a ambos ciclistas. Sus nombres quedaron grabados en una placa en la propia piedra que soporta la escultura. Situada a unos 300 m de la meta, cerca del Área Recreativa y justo delante del parking del Hotel, el monumento fundido en bronce y con unas medidas de 5x3x2 se ha convertido por derecho propio en lugar de visita obligada para todo aquel cicloturista que afronte sus endiabladas rampas y se fotografíe junto a este «Monumento al Valor», como lo definieron en su día los amigos Ander y Juanto, porque valor, y mucho, hay que tener para ascender hasta aquí.

El Ciclista, prácticamente de tamaño natural, nos recuerda a otro gran Ciclista: el Gigante del Tourmalet. La obra pertenece al escultor alicantino Vicente Ferrero Molina nacido en el año 1944 y toda una eminencia en Bellas Artes: catedrático, doctor, ex-director del Museo de Bellas Artes de Alicante y miembro del Consell Valencià de Cultura.

La última vez que el Xorret de Catí fue final de etapa en la Vuelta a España fue en el año 2009, ganando el gallego Gustavo César Veloso, de momento el último en inscribir su nombre en la placa homenaje a los ciclistas, aunque tú también tendrás grabado virtualmente en tus retinas tu nombre en este bello monumento si has tenido el coraje, la fuerza, la valentía y el suficiente desarrollo para atreverte con él y su tercer kilómetro infernal al 14,5%.

Por Jordi Escrihuela

INFO

En La Cerdanya Cycle, sólo los más osados afrontan la #EnduranceCCT y al final les espera la mítica Collada de Toses

Todo empezó con el Chava Jiménez

Hace unos veinte años la Vuelta a España era algo así como un guion cuyo final podíamos imaginar, pero con un nudo centrado en las tres o cuatro cimas de siempre. Rara era la vez que la carrera no frecuentaba Cerler, El Naranco, Navacerrada, Sierra Nevada, Alto Campóo, Lagos de Covadonga,… se imponía un golpe en la mesa, un cambio de rumbo. Meter nuevos nombres, savia nueva, cimas inéditas, que equipararan la carrera con las otras dos grandes. Se supo de un lugar, en el corazón de Asturias. Le llamaban, recuerdo, la Gamonal, pero pasó a la historia como Angliru.

#DiaD 12 de septiembre de 1999

La Vuelta a España abordó hace 16 años la que desde entonces se ha situado como legendaria cima asturiana. La carrera partió de León en una jornada marcada por el buen tiempo inicial y las terribles condiciones de la llegada. Antes del Angliru el pelotón salvó el Cordal, en cuyo descenso Fernando Escartín, de cuya suerte supo su madre por Supergarcía, se dio un golpe de consideración quedando fuera de la carrera. La caídas también afectaron a Abraham Olano, líder, que subió las paredes del coloso astur con fractura de costilla y sin saberlo.

La carrera llegó rota a la base, en la vega de RIosa, y saltó por los aires en las primeras rampas. Pavel Tonkov tomó metros y aseguró su triunfo hasta que el Chava Jiménez, surgido de entre la niebla, cual duende del lugar, le cogió en la última curva para superarle y ganarle. Aunque Olano mantuvo el entonces maillot oro, lo perdería a los pocos días ante Jan Ullrich, ganador de aquella carrera. El dorsal uno no acabaría la carrera por las lesiones del Cordal.

El Angliru y su primera ascensión, con la victoria in extremis del Chava, abrieron el melón de las cimas inéditas de la Vuelta, que llegaron poco a poco al principio, y en cascada en las últimas ediciones. La cumbre astur, que coronó a Heras, Simoni, Contador, Cobo –verlo para creerlo- y Elissonde, se bautizó con tal estruendo que asistimos al nacimiento de los puertos mediáticos, esos de 20% en algunas curvas, en cuya búsqueda la Vuelta medra por la geografía.

Imagen tomada de forodeciclismo.mforos.com

INFO

Nacex y las soluciones para viajes con tu bici sin cargar con tu bic

Repensar la lucha contra el dopaje como quien da la vuelta a un calcetín

Escribo esta entrada ‘a petición’ del compañero Iván y, francamente, me da un poco de miedo. Pese a mi trabajo, no soy un experto en psicología deportiva ni medicina del deporte. Ni me considero un gran deportista. Simplemente un practicante del bello deporte del ciclismo. Con mucha motivación, que no rendimiento, y  muchas horas de sofá viendo carreras por televisión.

He disfrutado de niño con Perico, Fignon y Lemond, de adolescente con Induráin, Rominger, Bugno, Chiapucci, de más joven con Escartín, Montoya, Beloki, Zulle o Armstrong  (pese a que siempre me ha costado digerir el personaje) y actualmente disfruto de los Valverde, Contador, Cancellara, Froome, etc.

1

Todo este tiempo siempre con el ciclismo empapado de escándalos alrededor del dopaje. Con una impresión ‘rara’. Si bien uno está un poco metido en el mundo cuesta tener una visión más o menos definida como aficionado, e incluso como ciudadano. Esta semana Gaumont, famoso por, aparte de su carrera como ciclista, relatos que describían perfectamente ciertas prácticas de dopaje en sus años de profesional, ha entrado en coma. Y tras los malogrados casos del Chava, Vanderbroucke o Pantani uno teme lo peor por su salud.

Recordemos algunos de los últimos episodios que han resultado vergonzosos para el ciclismo. Por citar algunos: el numerito de Ricco jurando por la vida de su madre que nunca se había dopado, el grande de Vinokourov apelando a una caída su extraño cambio de sangre, Landis asumiendo su defensa a través de donaciones de seguidores que creían limpio, o Rasmussen diciendo que había pensado suicidarse tras ver que la gente no creía en su inocencia.  Y ¿qué decir del extraño caso del bistec de Contador?.

El caso Armstrong es el enésimo ejemplo de un deportista confesando haberse dopado aparentemente arrepentido. Hasta aquí nada nuevo. Tampoco se debe ser ingenuo pensando que este perdón respira verdad. El encorsetamiento de sus palabras sigue una estrategia de defensa de su patrimonio y futuro antes que un reconocimiento de culpa verdadero. Algo tipo “lo reconozco ahora antes de que lo pierda todo; o esto vaya a peor”. Eso sí, todo disfrazado de cierta emoción. Un recurso que puede funcionar bastante para que Estados Unidos redima a un personaje que, aparte de deportista, se ha convertido en un referente por su lucha personal y fundacional contra del cáncer. Y que también ha profesado aspiraciones políticas.

En ningún momento se debe dudar de sus cualidades deportivas. Al contrario, Armstrong seguirá estando entre los mejores ciclistas de la historia. La ayuda ilegal y frecuente no ha hecho que haya ganado Tours con facilidad aunque lo sitúa en una posición desigual hacia quien está cumpliendo las normas, en la lógica de la propia competición. Pero cuestiona el personaje público que se ha pasado años vendiendo discursos de inocencia y dando lecciones de ética y superación, a menudo ocultando otros rasgos curiosos de su propio ego.

1

La Operación Puerto también ha destapado que no estábamos hablando ni de casos aislados ni de estrategias pequeñas. No todo ciclista se dopa, obviamente, pero han aparecido verdaderos montajes entre equipos.

Existen ciertas similitudes entre el debate sobre la legitimidad del uso de sustancias, sea con finalidades recreativas, medicinales o para la mejora del rendimiento. Si bien su consumo dista por lo que a finalidades se refiere, debe distinguirse entre quien usa sustancias para mejorar el rendimiento, a quien las usa para conseguir ciertos estados placenteros o no. El momento actual debe servirnos para plantearnos si la política sobre su consumo está dando los resultados esperados. Y si cumple un planteamiento lógico: hagamos una lectura críticamente de los hechos y revisemos la inutilidad de algunas propuestas. Destaquemos al menos un par de cuestiones para no caer en discursos vacíos.

De entrada, cuidado con hablar de ciertas éticas en la cuestión del deporte profesional. No olvidemos que se mueven millones de euros en contratos por ganar pruebas de 3.500 kilómetros pedaleando con apenas pocos minutos menos que el segundo clasificado. Como tampoco justifiquemos demagógicamente que el dopaje es una influencia negativa para niños y jóvenes, o que transmite valores de dudosa moralidad. El tema del dopaje debe afrontarse como una cuestión de salud y no de moral. El reto no es prohibir su uso, sino dar respuestas sensatas a una compleja cuestión que ya hace tiempo que está subordinada a exigencias comerciales, deportivas y económicas que deberían regularse.

Por otro lado, el deporte profesional obliga a repensar las lógicas de esfuerzo y resistencia. Tampoco vendamos cierta idea de salud y bienestar si de lo que se trata es de deportes de fondo y competición. Y es evidente que ciertas prácticas de ayuda externa  pueden ayudar a mejorarlas, si se cumplen unos márgenes de seguridad (y eso lo dicen Eufemiano y muchos otros médicos). Aceptando esta realidad evitaríamos, probablemente, evitar un uso excesivo de sustancias dopantes, y de mayor riesgo, y apelar a la moderación y mejor control.

Destaco un artículo del Doctor Fernando Caudevilla, experto en el uso de drogas, que nos habla de la realidad del uso de sustancias dopantes en el deporte amateur. Y acierta cuando dice que

 

muchas de las sustancias empleadas en suplementación deportiva cuentan con suficientes ensayos clínicos como para poder proporcionar al usuario interesado en utilizarlas consejos sobre cómo hacerlo de forma razonablemente segura, aunque son pocos los profesionales sanitarios interesados en este aspecto y el uso de anabolizantes con fines estéticos sigue siendo un tabú’

 

Todos los ejemplos y prácticas explicadas por Armstrong, Manzano, Gaumont y Millar nos enseñan que un imprescindible control sanitario y de seguridad hacia las personas brilla por su ausencia. A la vez, el mercadeo y oscurantismo de la estrategia nos obliga a perder mucho margen de seguridad. Estos ejemplos deberían servir para regular un tema, el uso de sustancias en el deporte profesional, en el que la manoseada política de la “tolerancia cero” parece no dar respuesta a una práctica bastante instaurada y tolerada durante años. Si el planteamiento de ‘Lissawetsky’ ya iba por esta dirección, parece que todo lo que le sigue también.

Ha quedado sobradamente demostrado que las políticas de control de la oferta, persecución del individuo y prohibición generan más problemas que no soluciones, y son contraproducentes, pues aumentan el consumo a pesar del pretendido control de la oferta. El reto es abrir el debate de la regulación legal. Eso sí, utilicemos un discurso maduro y coherente. Es decir, reconducir la inversión a perseguir la oferta a favorecer una demanda controlada: mayor dedicación en investigación, prevención e información.

Puede ser más sensato afrontar esta realidad, y discutirla, que seguir presenciando brindis al sol ante un nuevos positivo: extrañas justificaciones sobre bistecs contaminados, cremas para la piel, o sobre como medio pelotón está afectado por asma. Y más cuando todo esto se descubre años después y los implicados o no están o no quieren estarlo.

Los que temen a este proceso apelan a que los beneficios de regular el dopaje  en el deporte profesional causarían el posible aumento difícilmente demostrable del consumo y los problemas de salud. Pero obvian aspectos positivos que podríamos controlar:

 

(1) se tendría una práctica más controlada (conocimiento de las sustancias y su administración);

(2) situaría los deportistas en espacios más “seguros”, por tanto, controlados;

(3) dispondríamos de más control de la accesibilidad. Y un sinfín de etcéteras.

 

Aunque abrir el debate sobre la regulación del uso de sustancias -que no dopaje- en el deporte profesional -no sólo en el ciclismo- resulte aún, en el siglo XXI, políticamente incorrecto.

 

Por Jordi Bernabeu, psicólogo, educador y no muy buen ciclista

La mancha que llega al Chava Jiménez

Nunca pude escribir sobre José María Jiménez, el Chava. Fue un ciclista que a mí personalmente no me gustó. Hablo en lo deportivo. En lo personal no pude convivir con él más allá de alguna entrevista. No me gustaba por lo errático de su trayectoria. Capaz de lo mejor y lo peor en 24 horas, la regularidad no fue su virtud. Creció a golpe de talegazos de genio. Cuánto gustaba entre la prensa. Entre cierta prensa.

Recuerdo la primera vez que la Vuelta a España subió el Angliru. Decir que hubo expectación, mucha expectación, por ver a los corredores retorcerse en la ya célebre cima astur es quedarse corto. En una etapa calada por la lluvia, la ascensión se hizo casi en la penumbra, pues era imposible ver ciertos tramos de la subida por la niebla y las dificultades de las conexiones. Parecía que iba a ganar Pavel Tonkov, el primero en coronar, pero no. El Chava tuvo uno de esos aires que levantaban la parroquia y superó in extremis al ruso.

Cómo gritaba Manolo Lama, el mismo que le tiró una propinilla a un mendigo alemán, en meta. A los micrófonos de la Cadena Ser, el cortesano narrador de los partidos del Real Madrid, ahora en la Cope, vivió, casi durmió con el Chava esa jornada. “Chava,  hoy he estado más tiempo contigo que tu propia madre” le espetaba en antena. Dios qué torrente de emociones agolpadas. Qué furor. Quizá se ofreció a secarle el sudor confundido con el barro.

Les gustaba llamarle el “Curro Romero del ciclismo”, tardes de gloria sucedidas de miseria deportiva. Un día arriba, al siguiente anónimo y escondido. Anidaban la emoción del momento. Se la pelaba lo que hubiera detrás. Hoy las cosas son muy diferentes y aquel desmesurado trato se torna en conjeturas de vecindario.

Este martes el diario As publica una entrevista con el vecino íntimo de Jesús Manzano. Cualquier siembra de sospecha que sirva para redondear la arista morbosa de un diario es perfecta si se vende un ejemplar más. Al parecer el vecino del exciclista vio al Chava cuando Manzano le recomendó las terapias de Eufemiano Fuentes. Fue en 2001, el año de las famosas bielas de Sevilla y Casero. Al parecer el galeno canario no dio abasto ese mes de setiembre.

El artículo se ilustra con una foto de Manzano con José Luis Montoya, como una de esas que la gente se saca cuando viaja por ahí. Viene firmado por Juan Gutiérrez, autor del serial de Manzano y sus prácticas de dopaje hace nueve años por estas fechas (esos días que el As abrió con una portada donde un defensa del Sevilla decía esperar a Zidane con un cuchillo en la mano o en la piñata, no recuerdo). Todo muy convencional.

El periodista, jefe de polideportivo del As, o lo que es lo mismo de la información residual en un diario de esta calaña, ha sido uno de los mejores informadores del juicio de la Operación Puerto que hoy se tiene a bien dar por concluido. Guti, si me permite que abrevie su apellido, sufrió el vacío de muchos integrantes del pelotón a raíz de sus informaciones con Manzano. Incluso tuvo a bien despachar y discutir de forma somera con algunos aficionados vía Twitter sobre las tenebrosas informaciones de Manzano y sus consecuencias.

Lamentamos que dicho informador dé pábulo a lo que dice el vecino de Manzano con una terrible sensación de descontrol sobre lo que comenta y manchando el nombre de un ciclista ya fallecido, que fue mucho para muchas personas y que ellos mismos, su grupo mediático, cebaron de fama y gloria.