El estado de forma de Chris Froome hace temer lo peor

Chris Froome UAE Tour Featured

Han pasado 16 meses y cada vez es más probable que Froome no recupere su mejor versión

Esta misma mañana admitíamos que la Vuelta de Chris Froome iba a resultar una prueba muy dura, sin embargo nunca imaginamos que esta salida a balón parado de Irún hacia Arrate fuera a desnudar lo mucho que le queda a Chris Froome para ser el que era, si es que en su fuero interno cree que eso sigue siendo posible.

Aquí no venimos a cargar, por eso, las tintas con un corredor que es un campeón de leyenda.

En la horquilla delantera de tu bicicleta se distinguen cuatro rayas amarillas, dos rojas y otra rosa, son en definitiva las muescas de lo que es y ha conseguido Chris Froome en el ciclismo, siete grandes como siete soles, entre las que destacan los cuatro Tours de Francia que ahora mismo, y me da que va a ser así en el futuro, le distinguen como un ciclista único, entre los que ganaron cinco y los que vienen por detrás con tres.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Durante los años más pesados del dominio del Team Sky con Froome al frente en el Tour, defendimos que las victorias del inglés a veces carecían del brillo que nos gustaría por la aplastante superioridad de su equipo, controlando y hasta bloqueando la carrera a su antojo, con gregarios que andaban como líderes y ritmos que hacían desistir de cualquier intento.

Lamentamos que rara vez tenía que defenderse solo.

Eso a Froome le valió criticas, muchas veces además, sin embargo ser el capo de tal engranaje implicaba un trabajo y sacrificio que sólo él sería capaz de explicar.

Una meticulosidad que creímos suficiente para acercarse la mejor versión de Froome después del gran tortazo que se dio en el entreno de aquella crono del Dauphiné.

Pero no, las dudas que entonces también surgían, la avería era gorda, se convirtieron en temores en agosto y una evidencia en el arranque de la Vuelta a España.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Chris Froome no va, sencillamente no camina, se descuelga cuando quedan muchos en el grupo y en los descensos húmedos hacia Eibar iba cuadrado, con un miedo casi irracional a volverse a caer.

Podemos echar mano de la gravedad de las heridas, del tremendo trabajo que implica la recuperación, de todo eso, pero es que han pasado 16 meses ya y Froome no camina.

Pensar en disputar una etapa parece un quimera, cuando si más el Tour u otra grande.

Froome no funciona y no dudamos que ha hecho todo lo que está en su mano, pero el tiempo pasa y la mejoría no llega.

En la primera etapa de la Vuelta, su equipo ni siquiera le ha esperado, y no debía, todo hay que decirlo, por que si tienes un ciclista como Richard Carapaz que me parece llega muy en forma a la carrera hay que ir por faena.

Por que esto es el ciclismo y la vida, que no esperan ni entienden de galones.

Es admirable que un tipo que ha ganado tanto y tan bueno siga trabajando para ser el que era, o aproximarse, pero la realidad es tozuda y con Froome se ha cruzado en el momento que quiso entrar a comer en la mesa de los más grandes.

Sólo espero una cosa, que la Vuelta le resulte, que crezca en forma y coja la moral para no desistir, que alcanzar su mejor versión quizá sea improbable, pero sí el perfil de un ciclista de leyenda que quiere, al menos, dejar lo mejor de sí hasta el mismo día que decida colgar la bicicleta.

Gore 400×100 MArzo2020

 

 

Chris Froome en la Vuelta, a sufrir desde el kilómetro cero

Chris Froome JoanSeguidor

La Vuelta se debe tomar como parte de la recuperación de Chris Froome

La Vuelta a España que empieza en martes, en el año más raro de nuestras vidas, no es una carrera para calentar motores, es una carrera para venir caliente de casa y Chris Froome lo sabe.

El inglés es de desde luego el nombre más lujoso de un cartel importante, muy cargado de figuras, muchas de ellas doblando con el Tour de Francia, que parte con la misma sensación que ha recorrido estos días el Giro de Italia: ¿Se llegará a Madrid?.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Chris Froome empieza la Vuelta, la grande que figura dos veces en su palmarés tras atravesar no pocas vicisitudes.

La primera cronológicamente hablando le cayó hace tres años, firmada en la carretera y sellada tras el proceso de su no negativo en el que su equipo tuvo que tirar de lo mejor de la abogacía para sacar limpio a su corredor.

La segunda había acontecido mucho tiempo antes, aquella irreal victoria de Juanjo Cobo que se tumbó a los ocho años.

Y es que Froome en la Vuelta es el vivo ejemplo de lo que es el ciclismo, un poco si nos permitís la vulgaridad, una «casa de putas»

Un desastre prolongado en el tiempo que ha tenido a este educado inglés en el ojo del huracán casi desde el primer minuto que explotó.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Sea como fuere la realidad actual de Froome es muy diferente a la de otras ocasiones

La Vuelta es la primera grande en la que Froome toma la salida desde que se dejara parte de su salud en aquel calentamiento para la crono larga del Dauphiné.

«Se ha matado» pensó Dan Martin cuando oyó el ruido de la su caída.

No se mató, pero el destrozo fue tal que Froome vuelve a una grande 16 meses después de aquel accidente.

Y lo hace con la certeza de que va sufrir desde el minuto uno, con una clásica hacia Arrate en la que él entró en el juego años atrás, cuando llegó Valverde, Purito y Contador arriba.

Entonces, hace ya ocho años, vimos que el Froome de aquella Vuelta no era el rodillo que había sido en el Tour, pertrechando a Wiggins, hoy creo que la versión del inglés estará incluso más alejada de aquella.

Y es que la Vuelta 2020 será una etapa más en el gran objetivo de Froome: volar lo más cerca posible del gran campeón que siempre hemos considerado que es.

Un objetivo más ambicioso no es realista.

Gore 400×100 MArzo2020

 

 

Froome y Geraint habrían hecho lo mismo

Ciclismo británico Geraint-Froome JoanSeguidor

El mejor homenaje a Froome y Geraint es no alienarlos si no están bien

En las vueltas que da la vida, las cosas cambian tan deprisa que verdades unidireccionales, toman otro rumbo al instante, casi sin darse cuenta ni preverlo.

El Team Ineos hace dos años nunca habría dejado en casa a Froome y Geraint Thomas, cinco Tours al aparato, y hoy es una realidad tan plausible como que en el Dauphiné ninguno de los dos estaba en la forma mínima para entrar en uno de los ochos más caros del ciclismo mundial.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Hemos leído todo tipo de reacciones a la ausencia de Froome y Geraint en el Tour y una que nos ha llamado la atención es la ingratitud del equipo hacia dos corredores que tantos les ha dado.

Mirando atrás, es obvio que el legado de Froome y Geraint en Ineos, ahora, antes Sky, es enorme, una obra que incluye no sólo esos cinco Tours, también otras grandes vueltas, y no tan grandes, etapas e incluso, en el caso del galés, primaveras memorables con omnipresencia en las clásicas del pavés.

Incluso diría más, Geraint colgó una medalla de oro olímpica en su periplo, sacrificando el famoso Tour 2012, el de Wiggins, por la cuarteta británica.

Como digo, ambos corredores, con pasado común anterior en el Barloworld, le han dado mucho, muchísimo a Ineos.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Sin embargo no creo que la no selección de Froome y Geraint sea una muestra de ingratitud a su trabajo por el equipo rojinegro 

Al contrario, si Froome y Geraint fuera directores del equipo habrían hecho exactamente lo mismo, esto no es cuestión de agarrarse a lo que ya no es y no puede ser, es un ejercicio de objetividad en el que se impone que en ese ocho van los mejores para un bien superior: que Ineos gane el Tour de Francia.

Todo lo demás es accesorio y tinta en libros de historia.

Nadie tiene un puesto vitalicio en ningún sitio, ni debe entrar en un ocho por apellido si no va aportar lo que otro que esté mejor.

Es una teoría fácil de entender, compleja de aplicar, ya habrá tiempo de homenajes, si los hubiere, sentarse juntos y mirar todo lo que fue.

Ni siquiera hablaría de mal ambiente en el equipo ni con Froome, que se va a finales de año, ni con Geraint, es una decisión aséptica y profesional, no hay otra.

Veremos si Froome vuelve a ser lo que fue, incluso con L´Equipe dándole por amortizado, es mucha categoría ciclista la que hay ahí dentro y con más tiempo, quién sabe su vuelve por sus fueros.

Nosotros también creemos que Chris Froome tiene casi imposible un quinto Tour, como que Cavendish se iguale con Merckx en etapas ganadas, pero hablamos de leyendas, y éstas se distinguen también por no hacer spoilers, lo que nadie espera podría acabar pasando.

Gore 400×100 MArzo2020

Chris Froome también es esto

Froome Dauphine JoanSeguidor

Antes que campeón, Froome es una persona agradecida

Sobre Chris Froome y el Dauphiné que está corriendo, descolgado, lejos de los mejores, queremos poner esta foto en dos tweets diferentes:

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Sin saber si lo que se pone es hielo o simplemente está cargando con algún bidón para sus compañeros, cualquiera que haya visto a Froome estos años, que le haya tratado, que haya hablado con alguno de sus compañeros, incluso excompañeros y rivales, te dirán lo mismo: este tío es un caballero.

Sobre lo deportivo creo que todos los estamos viendo, hay que ser muy optimista para creer que Chris Froome puede liderar el Team Ineos en su último Tour en el equipo de su vida, incluso con la baja de Egan Bernal a dos días de finalizar la carrera de referencia para el Tour.

Froome se hizo pedazos hace catorce meses en esta misma carera y su recuperación creo que es incluso un milagro, más con ese estilo encima de la bicicleta, esos brazos arqueados y finos, una cabeza que simula un péndulo y la una mirada que ha despertado todo tipo de interpretaciones.

Quizá el volver a verse ahí, ser ciclista, es lo que siempre pretendió, es su gran éxito, el triunfo que perseguía, más allá de cruzar el umbral de los cinco Tours, un techo que ahora mismo no le vemos rompiendo.

Hace ochos años por estas fechas, Chris Froome era de la Vuelta que Contador decantó en Fuente Dé, la carrera que seguía al Tour en el que tuvo que presentar armas en favor de Bradley Wiggins, con imágenes de esas que no olvidamos.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Por medio, otros se han tenido que sacrificar por él, para amasar ese palmarés que le sitúa entre los mejores de la historia de este ciclismo.

Que trabaje para Egan Bernal en algún momento, que pueda subir bidones al grupo no es más que a constatación de que Froome es y siempre ha sido así, con todo lo que queramos buscarle, ha convivido con una de las peores épocas de este deporte, siempre en medio de un mar de dudas e insinuaciones, pero agradecido con el deporte que le ha hecho ser quien es, y darle la dimensión que tiene en la actualidad,

Chris Froome antes que cuatro veces ganador de Tour es persona y eso a veces se nos olvida, que reme para un compañero que va mejor que él es la muestra de un tío que agradece lo que otros hicieron por él en su momento.

Este Dauphiné tiene su final en un lugar que Froome conoce, hace cuatro años ganaría una crono equipo mismo del Tour, delante de Dumoulin, nada menos.

Megève es el sitio y ha querido llegar a él para recordar que tras lo malos momentos, vienen los buenos.

Gore 400×100 MArzo2020

Escuchar los abucheos a Froome es impresentable

Chris Froome UAE Tour Featured

Los abucheos a Froome no son ciclismo, son personas cortos de entendederas y visión limitada

Vamos a ver, sobre lo que sucedió con Chris Froome en la etapa reina de la Route d´ Occitane y el espectador que le profiere unos abucheos…

«Que te jodan idiota» se ve que le dice, pasada la curva, Froome se gira, entiendo que para mandarle recuerdos a la madre.

No es para menos.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

No es la primera vez que decimos en este mal anillado cuaderno que nos duele que un ciclista educado hasta el extremo como Chris Froome reciba abucheos del público, lo dijimos incluso en esa salida del Tour en la que iba con todo provisional, por su resultado adverso en la Vuelta del año anterior.

Froome se ha puesto el listón alto en la moralina contra el dopaje, pero hasta el día de hoy no ha pitado y si lo ha hecho, una corte de abogados le limpió ante las autoridades, podrá parecer mejor o peor pero es la realidad.

A Froome le han dicho de todo, le han tirado hasta orina, hay que ser ruin, el lo ha encajado como parte del sueldo y las servidumbres de ser una superestrella de un deporte en el que cunden los puristas.

Ha seguido adelante, no ha dicho esta boca es mía en ningún momento y seguro que ha lidiado con situaciones e insinuaciones terribles.

Basta ya.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

No obstante conviene no confundir las cosas: en la eterna comparación del ciclismo con el fútbol, que si en nuestro deporte nadie silba y se anima a todos por igual, que si imágenes como las de la Vuelta a Besaya son dignas del fútbol, nos olvidamos que el ciclismo está también lleno de impresentables, como cualquier orden de la vida, sólo cabe ver la ascensión a Alpe d  Huez hace dos años, cómo acaba Nibali, el peligro que corren los corredores, algunos idiotas en Flandes que también hacen tropelías o situaciones puntuales en ciclocross donde hemos visto a corredores saltando la cuneta como Cantona aquella vez en la banda de Old Trafford.

Imbéciles los hay por doquier. 

Y diré otra cosa, como aficionados que somos puedes tener ciclistas por los que sientes debilidad, de los que sólo puedes hablar bien y esas cosas, pero también corredores que se te atraviesan y no quieres que ganen por nada en el mundo.

Eso no es no apreciar el esfuerzo del profesional, eso es ver ciclismo y tener tu criterio, acertado o no, hay corredores que por mucho que entreguen resultan infumables, no hay vuelta de hoja.

Y eso lo decimos nosotros, que los admiramos hasta el extremo.

Ahora bien desplazarte a una cuneta a chillarlos y proferir abucheos como los que se llevó Froome es otra cosa, eso es tener muy mala hostia, mucho tiempo libre y un dedo de frente.

Todos podemos tener filias y fobias, otra cosa es ser un impresentable, y de esos las cunetas también van llenas.

Gore 400×100 MArzo2020

 

#Profiles2020 Chris Froome, en medio de todo

Giro Italia - rendimiento Froome 2 JoanSeguidor

Para Chris Froome este Tour es el más complicado de cuantos ha tomado parte

Kalas 1024×140

 

Hace ocho años, Chris Froome acudió al Tour con un rol muy diferente a los anteriores.

Llegaba con una segunda plaza en la Vuelta anterior, plaza que sería la primera años después por sanción a Juanjo Cobo, se había mostrado superior al teórico líder, Bradley Wiggins, y su estatus nada tenía que ver cono ese corredor que llegó a abandonar el Giro de Itala porque le engancharon remolcado a una moto.

Aquel Tour, año 2012, año olímpico, fue especial para Froome, singular, ya no era una rueda anónima.

Le tocó esperar a Wiggins en los momentos clave, en aquellos instantes donde el líder del Tour estaba en el alambre, Froome tuvo que frenar y respetar la jerarquía.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Ocho años después, cuatro Tours de Francia, dos Vueltas y un Giro, después, Chris Froome vuelve a la casilla de salida

Su caída entrenando hace más de un año en la crono del Dauphiné le abrió en canal, al punto que muchos dudan, dudamos, que vuelva a ser el mismo.

Los galones pesan, qué duda cabe, pero también los nombres que emergen y siguen la estela del cuatro veces ganador del Tour de Francia.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Con su salida anunciada, con Egan Bernal portando el uno, con Geraint, también hambriento, nunca imaginaría Chris Froome que su concurso para el quinto Tour se iba a complicar tanto.

Para un ganador como él, trabajar para terceros no creo que sea plato de gusto, incluso por mucho que se le vea apacible y cercano, Froome es un capo, eso se lleva en la sangre y tira micho.

Por eso en esta galería de retratos que iniciamos con la temporada que debe empezar en unos días, Chris Froome ocupa la primera plaza.

Algunos, como leemos en el tweet, albergan la esperanza de que, de perdido al río y Froome se líe la manta a la cabeza el día menos pensado, como hiciera en el Giro de hace dos años.

Dudamos, dudamos mucho que lo haga, Froome es ADN Ineos, hoy, Sky, anteriormente, incluso un ciclista impulsivo como él, ha sabido templar los nervios y esos achaques a que a veces le han puesto en el límite -recordemos aquellos ataques de su primer Tour en Alpe d´ Huez y Semoz cuando todo apuntaba a que iba a ganar-.

Sobre el papel, a modo teórico, vemos muy complicado que Froome esté al nivel de Bernal este año, aunque como digo ahora mismo la temporada es un folio en blanco cuya singularidad seguro que nos dará más de una sorpresa.

Gore 400×100 MArzo2020

 

En Ineos son especialistas de lavar los trapos en casa, incluso en los momentos más tensos, como aquellos de Froome y Wiggo hace ocho años, y ahora no será excepción.

Si Froome va finalmente al Tour, porque su forma le da para estar en el ocho más potente de la carrera, será para ir con y para el equipo, otra cosa no la contemplamos.

 

 

Mi 4 + 1 para el Tour de Francia

Geraint Thomas featured

Indurain, Lemond, Contador, Evans y Bernal en nuestro 5 para el Tour

Leaderboard Canarias

 

Esta tarde de julio, con el calor avanzando, y las vacaciones acercándose tendríamos el paseo final del Tour de Francia, una ceremonia mil veces vista, sólo rota una vez, aquella que Lemond remontó a Fignon, de ida y vuelta por los Campos Elíseos, Arco del Trinfo arriba, la Defensa más allá, al otro lado la Concorde, antes de circundar el Louvre y tomar la vuelta por la arcada de la Rue Rivoli.

Una cita que este veinte-veinte nos ha privado, al menos en julio, veremos si entrados en septiembre podremos verla.

Una ceremonia cuyo recuero nos trae a la memoria los mejores «hombres Tour» que hemos visto en los más de treinta años que llevamos llenando nuestro julio de Tour, ciclismo y todo lo que más allá de los Pirineos sucede.

 

Una historia que queremos resumir en cuatro nombres, cuatro más uno, en la historia que tenemos fresca de la mejor carrera del planeta, en las tres semanas en las que el ciclismo se mide en importancia a las grandes competiciones, sea de lo que sea.

Cuatro nombres que queremos empezar con lo mejor que hemos visto en treinta años largos de Tour de Francia, la aventura de los cinco leoncitos de Miguel Indurain en las estanterías de su casa.

Nunca vimos nada igual que Miguel Indurain en el Tour, nunca a ese nivel, sin casi altibajos, ni disonancias, en cinco años seguidos

Su dominio del Tour de Francia fue a tal extremo que pensar en algo más que sus cinco años de dominio es complicado.

Su ciclo fue perfecto, con cronos demoledoras que marcaron época, con ataques complicadísimos de resolver que sacaron los colores al pelotón, con jornadas que quedan para la retina, perennes.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Pero antes que Miguel Indurain, hubo un americano que hizo del Tour un arte extraño, malabarista y casi perfecto

Greg Lemond tuvo la suerte de romper contra Indurain, no sé si habría llegado mucho más allá, de lo que no cabe duda es que su legado es el de un artista del Tour, un corredor que era capaz de enterrar la cabeza bajo tierra semanas y meses y aparecer, espléndido, a su cita en el julio francés.

Él acabo el reinado de Hinault y evitó que Fignon prolongara el suyo, sacó provecho de un equipo paupérrimo, como aquel  ADR, donde lo único potable era un tal, y entonces semidesconocido, Johan Museeuw, que le acompañó en segundo Tour.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Entre los Tours que vimos, lo cierto es que la victoria de Alberto Contador, año 2009, fue lo más redondo que recordamos

Un Tour de esos de los antaño, con la montaña justa para cumplir, el peligro del viento, unas cronos potables y un ciclista que esa vez tocó el techo, con no muchos años, los justos para no aspirar al blanco de mejor joven.

En ese Tour Contador volaba en la montaña, ganaba cronos a Cancellara y corría al margen, y marginado, de su equipo, completamente solo, soñando improbables conspiraciones, vistiendo de esa épica que el madrileño gustaba, y gusta tanto, de usar en sus hazañas.

El cuarto, nos permitiréis, es una opción muy especial, Cadel Evans, uno de los ciclistas más limitados del palmarés reciente del Tour que hizo virtud de su aparente inferioridad en una edición que ganó porque creyó más que nadie, muy por encima de los Schleck, auténticos inoperantes sobre la pizarra, que salieron colorados de la edición que luce en la vitrina del primer australiano en ganar el Tour.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Pero caben ambages, y el «bonus track» que nos pedimos es Egan Bernal, el ganador vigente que será el primero en la historia en defender título en septiembre, en medio de un corrido que se deshilacha, el Ineos, para que él pueda seguir con el reinado que justo empieza.

Egan Bernal es un corredor renacentista, que todo lo hace, y bien, que progresa y aprende, que quiere seguir la senda de los más grandes, donde la edad no es problema, en todo caso acicate para hacer del suyo un legado irremplazable.

Quedan fuera de esta pequeña y particular lista varios nombres

Entre ellos Chris Froome, un ciclista que incluso con cuatro Tours en ristre, con todo lo que cuelga de su bagaje, creemos que ha basado tanto su éxito en el equipo y su poder que a veces pensamos qué habría sido de él, si las luces rojas se hubieran encendido sin una rueda amiga.

Tampoco ponemos a Lance Armstrong, por motivos obvios, aunque, según que mañanas, consideremos la suya una cabeza de turco, ni Jan Ullrich, la clase alemana, eterna, como su media sonrisa sobre el esfuerzo extremo…

Son nuestro 4 + 1 de los que vimos, seguro que alguno recuerda otros más…

La bola de nieve que viene tras Chris Froome

Team Ineos Chris Froome JoanSeguidor

El salto de Froome provoca temblores en Ineos y abre horizontes en Israel

El paisaje que deja a su paso un cuatro veces ganador del Tour de Francia no es cualquier cosa, cada paso que ejecuta Chris Froome tiene replicas en círculo, como ese pedrusco que cae en medio del lago para agitar el espejo que es el agua en calma.

Lo cierto es que si miramos atrás, no mucho, Chris Froome casi no se ha puesto la camiseta del Ineos, en aquel Tour de Yorkshire en el que debutó la marca y los días que pasaron de Dauphiné hasta su caída entrenando.

Eso en 2019, el año actual se resume al UAE Tour que fue suspendido por el coronavirus.

 

Sumando los días de Froome con los colores del Ineos casi nos valen los dedos de sendas manos: premonitorio

Veremos si al final la campaña ciclista se desarrolla como reprogramó en su día, veremos si Froome vuelve a vestir los colores del Team Ineos.

Pero mientras las especulaciones van en dos direcciones.

¿Respaldará el equipo a un ciclista que dejará el grupo en unos meses?

La pregunta, sólo formularla, parece estúpida, pero alimenta todo tipo de teorías.

Leemos, a Geraint decir que, hasta bien entrado en el Tour que acabaría ganando, no se vio del todo con las riendas del equipo, y eso que su hoja de servicio estaba siendo perfecta.

Recuerdo, hace dos años, que incluso tras ganar las dos etapas de los Alpes, habían quien dudaba de la solidez de G al frente del Team Sky.

La sombra de Froome es muy alargada.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Tanto para fuera, como para dentro, y está claro que Froome quiere el favor de los Ineos, frente a Bernal y Geraint, debería estar perfecto en el Tour, un escenario impredecible en un ciclista que hace casi dos años que no vemos a tope y con la caída horrible por el medio.

Sabiendo que el Team Ineos quiere el triunfo, pensar que no lo dejen todo por Froome, si éste es el mejor, es una locura.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Otra cosa es Chris Froome es en el Israel Start-Up Nation, un equipo que hace unos meses era un continental apañado, que se hizo con la licencia del Katusha para dar el salto y que hoy está lejos de ser el bloque pétreo que ha sido el mejor Sky con su líder.

Por eso es interesante la lista de futuribles que desgranan aquí.

¿Volvería Richie Porte con Froome?

¿Aceptaría Bob Jungels tirar por Froome?

Incluso hablan de los hermanos Izagirre, curioso porque Ion dejó Movistar para volar por sí mismo, y de Kelderman, el gregario de lujo que poco hizo o pudo hacer por Dumoulin…

El paso de Froome al equipo de Israel es comprobar que ese ciclismo de un patrón enamorado y acaudalado era todo lo necesario para sacar adelante algo grande.

Cuando leemos las hechuras de Adams, el mandamás del Israel, nos acordamos de Tinkov, sin decir necesariamente que son iguales.

Tanto tiempo después, hay cosas que no cambian.

Froome es un negocio, con 35 años pone al equipo en otro nivel, da la medida de lo en serio que va y lo atractivo que países como UAE, Bahrain, Kazajistán e Israel ven este deporte.

Si Adams ya logró llevar el Giro a Jerusalén…

Gore 400×100 MArzo2020