El genio de Nairo Quintana

El ciclismo y el renacimiento

Hubo en el Renacimiento un símbolo eterno. Fue una persona, se llamó Miguel Ángel. Él se consideraba escultor, el resto de sus habilidades fue por añadidura por premio de la naturaleza.

Un talento sin igual. Un día el papá Sixto le hizo un encargo, pintar su capilla en el corazón de los Palacios Pontificios, al lado de San Pedro, en el Vaticano. Obviamente Miguel Ángel no pudo desistir al deseo del representante de Dios en la tierra y en infames andamios se encaramó para sembrar de fantasía las bóvedas de aquella sala. Lo hizo con desgana, a contrapié, de aquello surgió la Capilla Sixtina.

Permítanme recuerde esta fábula para recrear la situación de Nairo Quintana en el Movistar.

Nario quiere correr el Tour, desea correr el Tour, pero quien paga, el papá Eusebio, le lleva al Giro.

Es lo que hay, al colombiano no le queda otra que hacer caso a quien sufraga su sueldo, pero no desiste, y  se declara en medio rebeldía. Lo dijo desde el estrado en el que se presentó en el equipo azul, se lo asegura a cada medio que le inquiere por la cuestión. “Prefiero el Tour” sacude. No omite la respuesta pero su hoja de ruta está trazada.

Y es por ello que  a Nairo le quedará como a Miguel Angel, cejar en el empeño de repetir algo que le corroe y centrarse, que seguro que lo hará, en un Giro de segundos y primeros espadas que se presenta sencillamente impresionante.

El movistar y Nairo

Porque la peor noticia del plan trazado por Movistar para su estrella colombiana es para los propios rivales del ciclista de apacible aspecto pero ambición indisimulada.

Richie Porte, Purito, Cadel Evans, Rigoberto Uran, Ivan Basso, Chris Horner,… esperan ya su duelo al sol italiano con Nairo en un escenario que mucho nos tememos volverá a deparar el mejor ciclismo de la temporada.

Una carrera que pone a Irlanda como si fuera la tercera isla de la bota italiana, desde Belfast sale, para luego recorrer la península de sur a norte y arribar, si la nieve y el mal tiempo lo permiten, a las tremendas etapas dolomíticas.

Al Giro sólo le faltaba Nairo de quien muchos justifican su ausencia en el Tour por la tremenda etapa de pavés que pincela la primera semana.

Si bien es cierto que trago no le sería sencillo, no menos lo es que Nairo sí mantuvo el tipo el día que su equipo se descompuso en la última edición y es que quizá..

su versatilidad y gran concentración en carrera sean la mejor y peor arma para el ciclista.

La mejor porque le da un innegable plus en la  disputa de cualquier grande y la peor porque su consistencia es el mejor argumento para quienes creen que también lo hará bien en el Giro.

No obstante hay una lectura que un servidor no admite y es esa que habla de Nairo como un corredor tan joven que le quedan muchos Tours por disputar en el camino.

Es como si Cancellara no quisiera exhibir pegada en Harelbeke porque sus rivales le pueden tomar la matrícula para Flandes o Roubaix. Las carreras hay que disputarlas cuando se está en disposición de hacerlo bien y sí Nairo es muy joven, pero también está en disposición de disputar el Tour y lo que se le interponga por eso esperar es abrir la puerta a que el azar  o la mala suerte pueda actuar en el futuro como no lo está haciendo en el presente.

INFO Northwave es maillot oficial de la Polar Gran Fondo La Mussara. Uno de los más importante eventos cicloturistas de la temporada será sin duda la marcha Polar Gran Fondo La Mussara, en la provincia de Tarragona, que se celebrará el sábado 24 de mayo por las recónditas carreteras de la Serra de Prades. El Maillot Northwave PRO ha sido el elegido para que sea lucido por todos los 2.000 participantes en la prueba. Para más detalle podéis clicar aquí. 

Foto tomada de www.elcomercio.com

Vuelta 2017: Bienvenidos al ciclismo numérico

Veamos las últimas Vueltas, no las del siglo pasado, las últimas. 2012, duelo a tres bandas, la carrera que pilló a los tres grandes nombres del ciclismo patrio, Purito, Contador y Valverde, en su momento más dulce. Tras estar toda la carrera igualados hasta más no poder, la solución llega en la concatenación de tres puertos de segunda y final en Fuente De, el gran día de Contador. Un año después, Chris Horner gana la Vuelta poco a poco, minando rivales y conteniendo a Nibali en el Angliru.

2015, jornada memorable en la Sierra Madrileña, en un llano que lleva a la base de Navacerrada Tom Dumolin, líder, ve cómo se le marcha irremisiblemente Fabio Aru que se corona en Madrid. El año pasado, la más reciente, la igualdad en montaña entre Nairo y Froome se rompe camino de Formigal merced a la voluntad de Alberto Contador.

Lo veis. Formigal, Navacerrada y Fuente De, tres lugares de mediana dureza, que en el ranking de nuestros amigos de Cronoescalada no sobresaldrían ni por un lado ni por otro. Estarían en medio, sino un poco más abajo. Los tres lugares, escenarios de ciclismo clásico, de toda la vida, de esencia fondista y juego de pizarra, fueron los teatros de las mejores jornadas de la Vuelta en su tiempo reciente, el ciclismo con mayúsculas e imperecedero, el que permanece en la memoria por los tiempos de los tiempos. Porque si una cosa tiene este deporte centenario, es que siempre se ha ganado en una rara combinación de cabeza y físico.

La Vuelta sin embargo sigue a lo suyo, buscando e incorporando perlas de cuestarracas para poner en su collar. Es la “marca Vuelta” dicen, yo sinceramente sigo sin verlo. El catálogo se abre, con una llegada en Castellón y otra en Cantabria, los Machucos, se llama el sitio, y en lo poco que pude ver de la presentación, ahí el titular es numérico, un porcentaje, nada más, como si el Marca fuera ahora Expansión. Bienvenidos al ciclismo numérico.

Entiendo que la Vuelta tiene que generar titulares, y ahora, en medio de este frío enero, hablar de oponentes que opten a suceder a Nairo Quitana es harto difícil, cuando casi todas las estrellas tienen clara su hoja de ruta y dejan la Vuelta en el aire. Salvo Aru no hay constancia segura de otras. No debe ser sencillo plantear una carrera así, y por eso que se busca el efecto mediático para cautivar una masa de afición menos ciclista, si se me permite decirlo, que pondrá la televisión el rato que dura la rampa por encima del 20% y tras ver esos sufridos “alambres humanos” zigzaguear, se irán a completar la tarde con una sesión de playita.

Quizá también presa de su trampa, la Vuelta maquilla un poco las modas recientes, hay muros, sí, pero también etapas que pueden merecer la pena, se hacen a modo de trípticos, tres en Valencia, tres en Andalucía, ojo al tridente Calar Alto-Sierra Nevada- Pandera, y tres en la cornisa cantábrica, volvemos al Angliru, en lo que es otra de las señas de esta carrera de la España post crisis, un mapa con unos rutas dibujadas a modo de garabatos inconexos y sin mayor pretensión que cubrir 21 días por la península sin mayor efecto estético sobre el papel.

Y como el ciclismo se ha convertido en una cuestión de cuotas, Logroño y su crono de más de 40 kilómetros serán la bisagra de todo junto para complacencia de Chris Froome, quien en la última edición dio la medida de cuán bien hace una crono bien situada en la carrera, pues puso emoción y cierto contrapunto al desastre que le sucedió camino de Formigal.

Dos cosas más, me encantó el detalle con Kris Boeckmans, la cara amarga de este ciclismo que a veces deja víctimas sin nombre para el gran público que se juegan la vida en el ejercicio de su profesión y la salida de Nimes, posiblemente la ciudad más española de Francia, cuna de grandes vestigios del imperio mediterráneo por excelencia, el romano, y un lugar que seguro será un excelente arco de salida porque, «manque nos duela» los franceses nos llevan mucha ventaja en vender lo suyo.

Imagen tomada del FB de Vuelta a España

INFO

Conoce la franja levantina en bicicleta, y entiende porqué tantos equipos WT eligen el lugar

¿Se puede enseñar a sufrir sobre una bicicleta?

Estos días Jens Voigt, omnipresente personaje desde hace unos meses, tiene, si cabe, más presencia en los medios. Las dos biblias anglosajonas –Procycling & Cycle Sport- abren sus portadas con el alemán. Especial trato le dispensan en la segunda cabecera, con una amplia retrospectiva donde vemos a un imberbe Voigt en sus primeros días de pro en aquellos años que el ciclismo se revolvió con los affaires del Tour de 1998 y la expulsión de Marco Pantani en el siguiente Giro.

Enlace permanente de imagen incrustada

Voigt, cuyo efímero récord de la hora resultó un éxito viral como pocas veces hemos visto en este deporte, sigue en el candelero al entrar el staff del Trek asumiendo un rol de “motivador” para las jóvenes generaciones. Dice Voigt que “siempre he competido con el corazón y lo he dejado todo en la carretera. Estoy muy feliz de poder aconsejar y ayudar especialmente a los más jóvenes. Quiero inspirarles y ser parte de sus carreras”. Que digo yo, si en Trek lo que valoran es pasión, buen humor y ganas, a Chris Horner nadie le supera.

Las palabras de Voigt, el espíritu que ha cultivado, la esencia que ha calado en el público,… todo invita a que puede ser muy útil en esa nueva labor, “el trabajo de mis sueños” como él la califica, pero ¿hay margen para el sufrimiento y el corazón en este ciclismo encapsulado? Es curioso que retomemos modelos como los de Voigt en los tiempos en que la superespecialización y especulación son llevadas al máximo.

Quizá la labor de Voigt debiera iniciarse con una introducción sincera y real de lo que implica ser ciclista, es más, de lo que implica ser deportista de alto nivel. Quienes hemos podido explorar el umbral de nuestra capacidad de sufrimiento, sabemos que, incluso cuando acabas de entrenar o competir con la sensación de haberlo dado todo, siempre te quedará un trecho enorme hasta las cotas en las que se mueve un profesional. Javier García Sánchez, en su Alpe  d´ Huez, tuvo arrestos a describir las profundidades del esfuerzo supino, llevado a tal punto que tu alma se desconecta del cuerpo. La ascensión al coloso alpino es un desparrame tal que sólo él se atrevió a describir.

Hoy el ciclismo se debate entre el método anglosajón –culminado en los equipos cuyo germen se encuentra en la pista, díganse Sky u Orica- y el corazón, digno de algunos ciclistas de raíz latina, el caso de Alberto Contador o Vincenzo Nibali, quien no tuvo remilgos en desmerecer la técnica por bandera que pregona el Sky esa jornada de la Tirreno en la que todo el equipo negro naufragó ante las embestidas del italiano.

Voigt es un estigma pasional en el seno de un equipo altamente tecnificado. Inspirador para cualquier joven que sepa de su valor en carrera siempre será, pero ¿será suficiente? Nos cuesta creer que sí. Aunque muchos quieran romper con el pasado, este deporte es mucho más de lo que pregona Voigt y no tanto de ángulos, materiales y túneles del viento. Sin menospreciar ninguna de las piezas del puzle, como se dice frecuentemente, en el equilibrio está la virtud.

Imagen tomada de cyclingtips.com.au

INFO

La revista francesa líder entre los ciclistas aficionados, Le Cycle, se queda conlos guardabarros de Sencillo Bikes

Enlace permanente de imagen incrustada

Chris Horner, gracias pero no

Pocas victorias levantaron la suerte de comentarios y reacciones como la de Chris Horner en la Vuelta a España de 2013. Aliñado con un castellano macarrónico, casi de parodia, el risueño estadounidense, que celebra Halloween a conciencia, ganó una carrera que vista en perspectiva no sé si hasta le ha supuesto el lastre que a la larga le está acompañando.

Ganada la grande española, su equipo, el Trek que amamantó y liquidó a los Schleck en un año, eso sí sin pegar palo al agua, se apresuró en decir que no le renovaba. Pasaron las semanas, algún mes, y Horner no encontraba acomodo. Al final el Lampre, copatrocinado por Merida, no olvidar, se hizo con sus servicios para completar la plantilla en esas carreras que Rui Costa no centrara sus miras.
Horner se apuntó al carro de las estrellas que iban al Giro de Italia pero una caída le dejó seco. A un mes de la cita italiana se pegó un ostión, otro más en su dilatada lista de accidentes, que le perforó el pulmón y le dejó cuatro costillas rotas. Descartado para el Giro viró el plan hacia el Tour y no hubo manera de entrar en forma. El abuelo ganador no encontraba opción tampoco en Francia, donde su líder Rui se iba enfermo. Especialmente dura fue la imagen de Hautacam en la que Nibali, con todo resueltísimo, se lo pasó por la piedra desde abajo para ganar la etapa, apuntalar el liderato y resolver el Tour. Qué gustazo para el de Messina, qué deuda tan bien cobrada por lo del Angliru.
Y Horner desapreció como ángel sin alma en una temporada para olvidar que no sé yo si será la última. Hace un año tenía el a veces cuestionable caché ganador de la Vuelta, un “semi estigma” en algunos casos como los de Cobo y Casero. Ahora no tiene esa baza, sin embargo el hombre feliz es eso, un ciclista que siempre tiene un as en la bocamanga y el Lampre al final le fichó en enero del año corriente.
La situación de Horner pone de relieve otro hecho que quizá para muchos pase de desapercibido y no es otro que la realidad de los equipos en manos de las marcas de bicicletas. El transatlántico que es Merida influye mucho en el Lampre y mientras Horner es despedido entra por la puerta el que será el primera taiwanés del World Tour, haciendo más redondo este deporte. Cabrá ver si merece la oportunidad o si por el contrario es sólo la cara local que quiere poner la potente marca de bicicletas en el Lampre, uno de los equipos no olvidemos más antiguos del circuito y también el único italiano, con lo que fueron los de la bota en todo esto.

Foto tomada de www.radsport-news.com

INFO

Haz tu “Moverber” ciclista con Sencillo Bikes

2

Intentando unir el ciclismo con “Movember”, nos dio por hacer unas “salidas en bici con bigote”. Sin carácter competitivo ni organización reglada alguna, con un recorrido llevadero y peculiar, intentamos unir al numeroso colectivo ciclista de la capital maña y transmitir los mensajes de Movember a la par de pasar una mañana de ciclismo peculiar. Pedro J. Garcia (ciclos Adrenalina) diseña cada año un recorrido de carácter amable y distinguido.

Este año con la colaboración de ciclos ADRENALINA (Zaragoza), promovemos dos acciones, la salida en bici con bigote el próximo 30 de noviembre y el 15 de este mes, en las instalaciones de ciclos ADRENALINA, se desarrollará una tarde (8.30H) de ROLLSPRINT, una novedad en la ciudad, de gran éxito en otros lugares, actividad desarrollada por la empresa URBAN Fix STYLE.

Las series UFS ROLLSPRINT son un evento consistente en una competición entre 2 participantes montados en unas bicicletas, sobre una estructura con rodillos que permiten su deslizamiento.

Deben cubrir una distancia de 250* metros en el menor tiempo posible. Mientras los ciclistas pedalean se puede ver su evolución en una pantalla gigante a modo de gráfico.

Modalidades

Formato LIBRE: Se compite por parejas, sin importar sexo o edad, teniendo en cuenta el mejor tiempo.

Formato COMPETICIÓN: Se establecen dos categorías, masculina y femenina, sin distinción de edad.

#RadioVuelta – Semana 21

#Trend Rueda una Vuelta llega de contradicciones                

No seremos malos y no querremos saber el motivo para que un lunes por la mañana la ciudad de Cadiz le dé una concurrida despedida a la Vuelta a España que ya rueda dirección al segundo fin de semana, donde posiblemente se despejen muchas de las dudas que se plantean de inicio. Hablaremos de ciclismo, sobre todo de un llenazo histórico de figuras corre en la tercera grande del año sobre uno de los recorridos más flojos que se le recuerdan a la prueba, hecho que por otro lado puede acabar arrojando un resultado que muchos quizá no esperen.

#Click Un noruego siempre delante

Cambian los años, los paisajes, los equipos, las carreras pero siempre hay al menos un noguero al frente. En la temporada que cuelga la bicicleta el excampeón del mundo, Thor Hushovd y el Team Sky prescinde de Boasson Hagen, Alexander Kristoff sigue progresando. El fornido velocista del Katusha es digno sucesor de Hushovd ganando en San Remo, ahí donde muchos se arrugan, y luego en el Tour. A esa ristra añade Hamburgo, la carrera más importante del calendario alemán. Kristoff es ya uno de los nombres de esta campaña.

#Profile Se echará de menos a Jens Voigt

En Estados Unidos, mientras Tejay Van Garderen siguió engordando un palmarés que no se corresponde con su serial de puestos en el Tour, dijo adiós Jens Voigt. Con el alemán más allá de los cuarenta años despedimos el ciclismo en el que creció, el funesto de finales de los noventa, y recorremos una trayectoria entregada a otros grandes ciclistas siempre desde la entrega y honestidad, pues sus muchos años de pro se adornan con pocas victorias y una larga hoja de servicios. A la longeva trayectoria de Voigt le recordaremos muchos momentos, uno de ellos la escapada con Pereiro en el Tour de 2006 que dio el Tour al gallego.

#Clipping

El liderato rojo de Alejandro Valverde. Hace una semana trajimos las negociaciones de Valverde para seguir en su equipo y ahora hablamos del liderato del murciano en la carrera, algo sobre cuyo motivo mucho se especula pero que ha tenido una consecuencia muy real: el efímero disfrute que ha tenido Jonathan Castroviejo de la codiciada prenda.

El perfil bajo del asunto Horner. En la maraña de nombres y estrellas que luce en la Vuelta, es curioso el tratamiento casi silenciado que ha tenido la “no salida” por un “no positivo” del vigente ganador de la carrera, Chris Horner. Las chanzas y parabienes que acompañaron al estadounidense, incluso ofensivas para quienes cuestionamos el éxito del simpático ciclista, son ahora “laisser faire” ante una “pillada” de la que nadie quiere o prefiere no hablar.

#Hashtags by @LiveCiclismo

#TPC, #LaVuelta, #druivenkoers

Imagen tomada de http://www.vattenfall-cyclassics.de/

La participación de la Vuelta no es la gallina de los huevos de oro

Hay euforia por la participación de la Vuelta a España. No es para menos. En la salida de Jerez, estarán, entre muchos otros, Carlos Betancur, Fabio Aru, Robert Gesink, Cadel Evans, Samuel Sánchez, Philippe Gilbert, Peter Sagan, Thibaut Pinot, Daniel Martin, Jonh Degenkolb, Joaquim Rodríguez, Chris Horner, Damiano Cunego, Jurgen Van den Broeck, Alejandro Valverde, Nairo Quintana, Gerald Ciolek, Rigoberto Uran, Tom Boonen, Tony Martin, Alberto Contador, Fabian Cancellara y Chris Froome.

Traducido al cristiano, vemos palmareses acumulados que reflejan cuatro Tours de Francia, tres Giros de Italia y otras tantas Vueltas a España, cinco Campeonatos del Mundo, unos veinte monumentos y unos Juegos Olímpicos, si bien, siendo exactos, deberíamos añadir el título de Brett Lancaster en la persecución colectiva de Atenas de hace diez años y el de Peter Kennaugh en la misma prueba de Londres 2012.

La nómina es excelente, por calidad de nombres y la cantidad de los mismos. Además muhos llegan necesitados de buenos resultados. Creo, siendo sinceros, que el Tour difícilmente habría igualado este listado y el Giro no opta al mismo desde hace años. Pero sin embargo, a  diferencia de las otras dos grandes, la Vuelta, con este plantel sigue teniéndolo complicado en un país de escasa cultura deportiva y de esfuerzo como España.

El Tour es el Tour, como dicen los gabachos “Le Tour c´ est le Tour”, y es cierto, este año con una criba bestial entre los grandes nombres en las primeras diez etapas, la carrera no perdió ápice de interés y seguimiento a nivel planetario. Es con diferencia el gran evento ciclista, con mayúsculas, con la grandilocuencia de los franceses. El Tour es el acontecimiento deportivo anual más grande del mundo, incluso tras todos los varapalos que le han llovido al ciclismo.

Luego el Giro está en otra división. Italia es ciclismo cuando el Giro rueda, incluso cuando coincide con los grandes partidos del Calcio. El Giro es una carrera de enormes pasiones, de personas entendidas en las cunetas y un seguimiento mediático que ha sido ejemplar en medio mundo. Ahí está ese programa llamado “Processo della Tapa”, un vivo ejemplo de lo mucho que genera esta carrera.

En España la realidad es más complicada y mucho me temo que la cosa se convertida en un entremés de tercer orden, desplazado por el arranque de la Liga de fútbol y otras menudencias del deporte rey. Es así pero real, y hasta que las tornas no cambien no tendremos una carrera que se mida a las otras dos grandes. Una carrera bella, que se singularizó por correrse en primavera y con grandes nombres de este nuestro ciclismo.

La Vuelta basa sus atractivos en dos grandes activos que a mi juicio son efímeros. Por un lado la participación, algo que no suele fallar pero que no garantiza grandes titulares en los medios más importantes ni se puede asegurar que vaya a ser buena. El otro es el recorrido, algo que enorgullece a la organización pero que no es otra cosa que el resultado de una carrera cuyo carácter no está definido. La Vuelta se ha convertido un asalto a la caza de grandes cuestas sin importar el ciclismo de pizarra y táctico pues en ello se cree que va la audiencia, cuando ésta es caprichosa y muy posiblemente se acabe cansando.

Los encajes de Samuel Sánchez

La normalidad del nuevo ciclismo, en su estatus de crisis y deporte sujeto con pinzas, ha querido que dos nombres ilustres como Samuel Sánchez y Chris Horner, campeón olímpico y vigente ganador de la Vuelta respectivamente, hayan firmado su continuidad en el pelotón a caballo entre enero y febrero.

La cuarta semana del año 2014 nos desvela las dos principales dudas del mercado de fichajes. Como dos ecuaciones irresolutas Horner, primero, y Samu, luego, han tenido que acumular kilómetros y kilómetros con maillots anónimos con el suficiente consuelo de saber que mucha gente estaba pendiente de ellos, lo que en estos tiempos parece garantía, como hemos visto, para no quedar apeado del barco.

Samuel Sánchez entra en el BMC. Miren lo que le comenta a Nacho Labarga en su madrugadora pieza de domingo en www.Marca.com:

 

«He firmado por un año. Estas semanas me dicen el calendario. En unos días viajaré a Bélgica, a su sede, a por la ropa y a por la bici. El BMC es hoy por hoy comparado a la Fórmula 1 o al fútbol como un Ferrari o un Real Madrid, un equipo puntero con un presupuesto muy grande con gente detrás muy entendida. Es todo a lo grande, con unas posibilidades a todos los niveles. Allí tienen grandes estrellas y ahora voy yo. Que esté yo ahí también quiere decir que es un equipo grande”

 

El entrecomillado guarda para un servidor muchas dobles lecturas. Al margen de la casi “obligada” mención a Ferrari, por lo que le une y le puede unir a su piloto estrella, menciona el Real Madrid, ese equipo que un día coleccionaba “balones de oro” como BMC campeones del mundo y ahora olímpicos sin mayor criterio que el cartel. Sea como fuere que no se alborote la parroquia, decir que BMC es un equipo grande no es minusvalorar Euskaltel sino retratar la realidad tal cual. Aunque tomando esas mismas palabras, añadir que “lo bueno es que ellos me querían desde el primer momento y eso se agradecer” es también rozar el delirio cuando la operación se ha cerrado con la temporada ya en marcha.

A su vez Jim Ochowicz -mandamás en «chez BMC»- afirma que «Sammycomo tan gusta llamarle en las elites angloparlantes- añadirá un alto grado de habilidad y experiencia para el BMC Racing Team. Él  puede cubrir todas las bases, pero en particular, esperamos tenerlo para sostener a sus nuevos compañeros de equipo en las clásicas de las Ardenas y en las grandes vueltas”. Es decir la temporada de Samuel es una moneda al aire. Lo que en muchos equipos sería sota, caballo y rey, en esta megaestructura puede acabar en cualquier otra cosa, al tiempo.

Que Samuel quedara fuera del pelotón entraba fuera de toda lógica. Presente en la puesta de largo de la Vuelta a España, con estatus de estrella señalando el cartón del recorrido y todo, nunca perdió el foco de unos medios que lo situaron en Saxo Bank, con su íntimo Contador, primero, posteriormente en Dubai, como los futbolistas venidos a menos, luego en Cofidis y también disfrutando de un año sabático a la espera de que el equipo de Fernando Alonso iniciara su marcha.

Ahora Samu ficha por un año y ojo las apariencias, porque es el plazo que le faltaba ligar para llegar al proyecto de su querido Alonso en disposición de ser competitivo. Y digo ojo las apariencias pues a nadie se le escapa que la presencia de Samuel en ese equipo es casi tan sagrada como la de Wiggins cuando arrancó el Sky. Si todo cuadra, y Samuel tiene esas intenciones, deberá ser cauteloso con lo que entregue y exponga estos diez meses en esa escuadra cargada de millones pero carente de criterio llamada BMC.

Imagen tomada de Juanjo Aza

¿Quién se alegra del fichaje de Chris Horner?

Insondables los caminos del señor, los mismos que han conducido a Chris Horner al seno del Lampre. En el fondo tiene su lógica, la escuadra italiana, si no me equivoco, la segunda más antigua del pelotón actual, sólo superada por Lotto, se lleva todos los valores y activos que el calvo norteamericano atesoraba. Superado el estigma de ser quién es y ganar lo que ganó a la edad que lo ganó, Horner suponía una perita en dulce, pues su adquisición iba con ruido mediático, como así ha sido, y con una merma obvia de su ficha, por estar en el mes que estamos.

La entrada de Horner en Lampre ha sido de todo menos improvisada. Adivinamos un camino largo y matizado. No cabe duda de que el risueño ciclista siempre supo que tarde o temprano alguien claudicaría a las reticencias de ficharlo. Horner entra con el calendario bien marcado, Giro y Vuelta en la agenda y muchas reválidas en el camino. En el fondo Horner vuelve a casa, a la de Matxin, con quien un día regresó en Europa. Sólo le faltó al de Basauri incorporar a Juanjo Cobo para completar el dúo de calvos más famoso del pelotón, incluso más que del gordo de Navidad.

Pero ¿quién se alegra realmente con este fichaje? Yo creo que todo el mundo. Primero los escépticos con el ciclismo y este ciclista en particular, pues en el fondo le han visto purgar largamente hasta ver anunciado su fichaje. Es como si ganar la Vuelta a España a la antinatural edad de 42 años mereciera este via crucis. Premio para ellos.

Luego los que siguen siendo benévolos en su juicio con el ciclismo y este ciclista porque ven que al final “se hizo justicia”. Horner encuentra acomodo el World Tour y esta liga que más que una liga parece un clan ha tenido que acoger al ganador de la última grande del año pasado.

También está la Vuelta a España que ve que el cilicio en la pierna que implica ganarla no es óbice para dejar al ciclista fuera del mercado así haciendo “chas” con los dedos y si te he visto no me acuerdo. Lo que estaba ocurriendo pasaba ya de castaño oscuro y no era más que una daga a la credibilidad de la carrera. Que su ganador fuera puesto en cuestión hasta el punto de que nadie lo quisiera no hablaba nada bien de la carrera y su veredicto.

No olvidemos a los propios mentores de Lampre y diría incluso más, no quitemos la vista en la influencia que haya podido alcanzar Merida Bikes, una firma discreta, en un segundo escalón pero que me consta está muy bien gestionada y esto no es más que un pelotazo a su favor. En la cada vez más alumbrada influencia que tienen los fabricantes de bicicletas, Merida ha dado un golpe sobre la mesa, eso sí sin patrocinar ni correr con lo gordo de la operación. Esto queda para Lampre y esa familia enamorada del ciclismo.

Y por último tenemos a Rui Costa que se ve acompañado en la capitanía del barco sin que le surjan sombras en su obsesión llamada Tour de Francia, esa carrera que no ve a un portugués rayar altísimo desde el furibundo Agostinho.

Al final ya lo ven, Horner ya tiene maillot y todos contentos. Samuel Sánchez sigue a la espera. Esperemos que el ciclismo no le dé portazo.

 

INFO ¿Qué es Ziklo? Ziklo es un grupo especializado en la comunicación, imagen, publicidad, gestión y producción de eventos deportivos. Llevamos más de 20 años en el mundo editorial, de la imagen, publicidad y organización de viajes y eventos. Nuestro equipo cuenta con fotógrafos, redactores, diseñadores…Tenemos gran experiencia en la organización y difusión de eventos de ciclismo, tanto marchas cicloturistas, como carreras y viajes.

Imagen tomada de www.h3publications.com