Sanciones en el ciclismo de base: ¿Se deben aplicar?

En el ciclismo de base la competición nunca debería ser una obligación

 

El ciclismo de base no puede ni debe ser serio, al menos en lo que a competición se refiere.

Hace unos días unos niños de la Comunidad Valenciana recibieron una sanción de once euros porque se inscribieron a una carrera de ciclocross por la plataforma de la federación y luego no se presentaron.

Sancion ciclismo base

¿Cuál fue la sorpresa de un par de clubes?

Que vieron cómo se les aplicaba una sanción de once euros, algo que no parece mucho, que no lo es, pero que sienta precedente y malestar.

Una sanción al ciclismo de base porque al crío esa mañana no quería levantarse a competir.

Que los críos se inscriban no debería obligarles a correr si ese día no les viene de gusto, más cuando la competición en este nivel tiene categoría de exhibición…

SQR – GORE

 

Otra cosa son los masters, aquí quien paga y no se presenta, pues como en una marcha cicloturista… se pierde el importe.

No creemos que aplicando esta sanción, generando este mal rollo se logre hacer atractivo el ciclismo entre los más pequeños.

La base está como está y esto no es la mejor forma de cuidarla.

Volta al Penedès: Una lanza por los pequeños organizadores

Volta al Penedès JoanSeguidor

Lo ocurrido en la Volta al Penedès es lamentable, pero no se puede crucificar a organizaciones que lo pasan muy mal para sacar adelante carreras de base

El sábado por la mañana una carrera junior, la Volta al Penedès, saltó los límites del ciclismo por una contrarreloj por equipos disputada bajo el diluvio.

El viernes, a eso de media tarde, disfrutando de una sobremesa de ciclismo mayúsculo, con Egan Bernal asaltando el amarillo de Julian Alaphippe, todo se quedó en nada cuando la organización paró y suspendió la carrera por la granizada y corrimientos que tuvieron lugar en el camino a Tignes.

A un servidor, aquello lo dejó triste, frío, por lo que nos perdimos de carrera, en otros sitios se tachó de todo a la organización, a sabiendas que no se sabía nada del terreno y el peligro que podían pasar los ciclistas si aquello seguía.

La etapa del sábado ahondó en el mal sabor de boca con la mini etapa que se corrió Val Thorens arriba.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Lo cierto es que ponernos en la piel del organizador es lo último que hacemos y quizá deberíamos pensarlo dos veces antes de arrojar fuego por la boca.

Lo que escribió Albert Valero en este hilo me parece muy acertado.

Y aunque hubo quien dijo que explicaba algo que todos ya sabíamos sobre el papel, en la práctica pocos se contuvieron a la hora de arrasar con ASO, el Tour y todos los franceses cuando las suspensiones se iban anunciando.

En Catalunya hemos tenido una historia que guarda cierta similitud, aunque como entenderéis, la humilde organización de la Volta al Penedès está a años luz de máquina de hacer dinero del Tour.

Así se corrió la contrarreloj por equipos del sábado…

https://twitter.com/NievesMoya/status/1155476640153198594

Las imágenes que nos fueron llegando, los comentarios que tuvimos que leer hablan de una imprudencia mayúscula del organizador.

Los chavales, juveniles, que corrieron la crono por equipos de la Volta al Penedès tuvieron poco menos que navegar entre riadas de agua.

El sábado fue un día de tormentas apocalípticas en Barcelona y provincia.

Tomar a decisión de correr la carrera y luego, cuando ves el panorama, decir que los tiempos no valen es un error importante, grande, notable, llamadlo como queráis.

Es admitir el fallo en la propia decisión.

 

Pero se tomó, y el organizador supongo que habrá tomado nota

Porque esa carrera, que estaba en su primera edición, sería, lo podemos imaginar un especie de milagro, como tantos ocurren en las categorías inferiores del ciclismo, que quiso mantenerse contra viento y marea, nunca mejor dicho.

Y ese milagro que es una vuelta por etapas de juveniles es posible gracias a gente como la del Club Ciclista Catalunya-Barcelona que quizá pensaría, de inicio, que aquellas cuatro gotas no acabarían siendo el diluvio universal y que los chavales pasarían un peligro innecesario.

De hecho nos cuentan que hasta mitad de carrera, los nueve equipos iban separados por nueve segundos, fue a partir de ese momento, cuando cayó el diluvio y dejó a los tres equipos del final con mucho tiempo perdido.

La tromba les cayó de golpe y sin prever.

 

Lo cierto es que la base del ciclismo está tan en el alambre, tan en el borde que la suspensión es algo que a veces no entra en la mente del organizador.

Y no queremos defenderle de un error que hemos visto todos, queremos romper una lanza por las calamidades que deben sortear para sacar esto con cara y ojos, y es así.

El passat dia 3 de Juny, en presencia del Sr. Francisco Prats (Director General) de l'empresa INDUSTRIAS DE ÓPTICA…

Publicada por Club Ciclista Catalunya-Barcelona en Viernes, 28 de junio de 2019

El escarnio público puede resultar goloso para ciertos medios, pero ello no quita que a esta gente que ha sacado una carrera con un esfuerzo terrible se le hayan quitado las ganas de embarcarse en otra igual.

Porque lo que luce en el Tour de Francia tiene su origen, y estas carreras, que escasean por todos los lados, son el semillero de los que tienen que pedalear por los Alpes en seis o siete años.

Entre los inscritos estaban los niños del equipo de Valverde, entre otros.

SQR – GORE

 

Un arcoíris no surge en el jardín con sólo regarlo.

Puedo entender el cabreo de padres, corredores, aficionados y equipos, pero se le hace un flaco favor al ciclismo si se pone al organizador en la diana, porque en sus ganas y voluntad también va la salud de este deporte.

Su cabreo también es el nuestro, porque no se podía disputar esa crono en la vida…

El Tour de Francia puede suspender una etapa, no sin disgustos ni costes, porque sabe que si no es el año que viene, quizá sea en el siguiente podrá volver a Tignes a mitad de precio o menos, a cubrir el expediente.

La Volta al Penedés nació este año con la incertidumbre de si esto tendrá o no continuidad el año que viene.

Hete aquí una pequeña diferencia.

Gracias Xisco Moreno, por tu ayuda en este artículo

Imagen: Radio Sant Sadurní

Si el ciclismo crece, todos ganamos

Hace unas semanas hablamos en este mal anillado cuaderno de un tema que además de entristecernos, nos dio una rabia terrible. Fue sobre un positivo en categoría máster 30 en lo que consideramos el colmo de los despropósitos, “trampear” cuando todo esto no es más que un pasatiempo, que te puede llenar más o menos, pero está lejos de ser trascendente.

La que se lió os la podéis imaginar. Improperios, malas palabras, reproches y un mal rollo generalizado, más una constante, el agravio comparativo que, según muchos, existía entre el ciclismo veterano y el de los más jóvenes. Se acusaba directamente a los entes federativos que priorizaban el calendario de los mayores y que eso les despistaba sobre las necesidades de los niños que quieren ser ciclistas.

Sin embargo, no siempre es así. Desde la Federació Catalana de Ciclisme nos comentaron que no estaban de acuerdo con esas palabras y que teníamos que saber más de lo que allí se hacía por ese ciclismo de escuelas y me explicaron que al menos por estos lares se trabaja en mejorar la cantidad que dé la calidad entre los más chicos.

Y nos contaron que actualmente hay 28 escuelas frente a las 20 de hace cuatro años. Que hay subvenciones para aquellas que tengan un técnico titulado, instalaciones y un mínimo de diez licencias, más la organización de alguna carrera.

Que entre todas las modalidades, de carretera a trial, se cuentan más de 1500 ciclistas. Y que, en lo que hace referencia a la carretera, se cuentan hasta nueve centros, que además se trabaja para que sean rentables. También nos comentaron que de media, las carreras juveniles tienen unos 80 corredores. Este fin de semana de pasión y resurrección se celebró el Trofeu 15 d´ Abril en La Canonja, Tarragona, con más de 110 juveniles en una manga de la Copa de España.

Que para que se tome conciencia de la mejora, se ha pasado de tener 28 ciclistas en una carrera de cadetes en Sabadell en 2013, a los 60 actuales. Que a todo lo anterior, se suman ayudas a equipos de cadetes y juveniles para que vayan saliendo adelante. Y una cosa muy importante, las muchas veces criticadas carreras master o marchas cicloturistas son excusas para cobijar carreras infantiles o cadetes. Pasa con marchas como la Xavi Tondo, la Terra de Remences o la Purito, que tienen sus versiones para los más niños, cerrando el círculo, porque los padres que toman la salida pueden acabar animando a sus críos.

Como veis, son cuatro pinceladas, trazos gruesos de una realidad que se impone, muy poco a poco. Es cierto que estamos lejos de lo que esto fue un día, pero el crecimiento sigue su camino y esperemos no se detenga. Seguro que todos los que ahora están prendados por este deporte no llegarán, pero es importante que crezcan amando el ciclismo, convencidos de que el camino será muy complicado pero alimentados por su cariño por lo que hacen. Mirad los ejemplos que hemos tenido últimamente.

No veáis en este breve resumen más pretensión que la de demostrar que hay gente que conoce el problema e intenta poner solución. No es ni será sencillo, pero en ello están. Y hablo de Catalunya porque es la realidad que conozco de primera mano, pero estad por seguros que me encantará saber de otras zonas. Si el ciclismo crece, todos ganamos.

Imagen tomada de http://www.deportevalencia.com

INFO

El Cruz Race es un nuevo portabicicletas de techo con diseño funcional

¿Qué le pasa al ciclismo más pequeño? (y III)

A corto plazo el ciclismo de base seguirá adelante, pero progresivamente si se sigue así, está abocado al fracaso.
 Hay cosas que se van mejorando, claramente sí, pero los ritmos de mejora en una sociedad en la que todo fluye más deprisa son insuficientes. El ciclismo va años atrasado y si no se aceleran los procesos se morirá en el intento de modernización.

En chicas cada vez va habiendo mayor inscripción pero los procesos que permiten tener a la mujer una mayor participación y visualización van también ralentizados.
 Las chicas han demostrado tener un nivel espectacular en todos los ámbitos, sea regional, nacional o internacional. Ver una carrera de mujeres está enganchando a un buen número de aficionados al ciclismo que habían dejado de seguirlo por el simple hecho que en los hombres todo el esfuerzo es medido al milímetro, cosa que para mí resta espectáculo y ese espectáculo lo están asumiendo las chicas.

Todo deporte de competición tiene un punto de espectáculo, si tu controlas todos y cada uno de los aspectos de un deportista desde que se levanta hasta que apaga la luz para dormir, estás interfiriendo y eso está sucediendo sobre todo en el ciclismo masculino. 
Esto puede sonar a contradictorio a lo que antes hablaba de la modernización del ciclismo y en parte lo es, pero creo que una cosa es ir variando las carreras y otra es convertir al ciclista en un autómata que no piensa y no actúa sin que le digan que lo haga.

Plantearle al ciclista una situación nueva no es malo si a la vez él mismo, por sus propios medios y no dirigido, la resuelva, vamos, lo que comúnmente se dice jugársela: atacar cuando el corazón o la cabeza se lo diga y no cuando se lo indique una máquina. Actualmente es jugar al juego de quien tiene más físico o más medios puede lograr ese fin y no quien es el más astuto.

Oigo mucho cosas sobre el ciclismo master y el de base. Hay que tener presente que el ciclismo naster es un mundo dividido entre los que quieren conseguir la gloria que nunca pudieron tener y los que hacen esto por pura diversión. Un veterano al que ya se le pasó la fecha de ser un ciclista consagrado no tiene sentido que se la juegue con dopaje o con entrenamientos extremos ya que no es el momento para eso, por el contrario el que lo hace por diversión, ya sea empezando o retomándolo como en mi caso sobre todo lo que aportamos es ilusión.

Los que son padres suelen tratar de que sus hijos también practiquen este deporte, por lo que sería un aporte de cantidad, y cuanta mayor cantidad suele haber mayor calidad, cuantos más niños mayor es la competitividad entre ellos, ojo vuelvo a repetir, que no buscamos fomentar la competitividad en todo su esplendor, pero todos sabemos que si dejamos a los chavales solos, entre ellos compiten y muchas veces de una manera más divertida. Volvemos al fútbol, un partidillo entre amigos da igual quien gane, al día siguiente no habrá un ranking para saber quién ha ganado más partidos, ni quién marcó más goles, pero ese día se esforzaran por marcar muchos goles.

En algunos casos las carreras master también ayudan a que algunas pruebas no desaparezcan, ya que es más fácil vender a una institución una prueba numerosa que una con poca gente, e incluso a autofinanciar las carreras con las inscripciones. Lo que el colectivo master no está dispuesto es a que cuatro organizadores, sin incluir a empresas privadas, se lucren a cuenta de estos y que ese dinero de inscripciones se vaya destinado a costes íntegros de la prueba.



El cicloturismo sí que no veo cómo puede ayudar a la base, pues se trata de otro tipo de ciclismo muy diferente al que hemos tratado en toda el post. El cicloturismo es básicamente diversión, turismo y en algunos casos superación personal, pero desde el punto de vista siempre individual y no del logro colectivo. Yo lo considero como una excursión organizada pero encima de una bicicleta donde conocer gente, compartir afición pero sin la necesidad de lucha. Es cierto que hay gente que trata las marchas como competiciones encubiertas, pero acaba siendo un grupo muy reducido de gente y son gente que no suele relacionarse mucho con los demás, por lo que el resto de personas que acuden a estos eventos no les suele acabar siendo un perjuicio, al contrario de las carreras competitivas en las que sí se ven excluidos a la primera de cambio.

Por Pablo Martínez Beis, de 32 años y actual director deportivo de Nivel 1, ciclista de categoría master en el Club Deportivo Pinarium de veteranos. Es también colaborador con los monitores de la escuela de triatlón su club y ha colaborado en las escuelas de ciclismo de varios clubes de la provincia de Pontevedra. Lleva desde que tenía 10 años en el ciclismo y actualmente también es organizador del Trofeo Concello de Pontevedra de ciclocross.

Si quieres ver los dos anteriores post:

¿Qué le pasa al ciclismo más pequeño? primera parte
¿Qué le pasa al ciclismo más pequeño? segunda parte

INFO

No cargues con tu bicitodo el viaje, sólo disfrútala

El trofeo que Victor Cabedo hubiera soñado

El Trofeo Victor Cabedo surgió entre los clubs que organizamos la carrera (Sepelaco, Villareal, Alto Palancia y Campio Llorens). La unión entre estos clubs que organizamos es muy fuerte, casi familiar, y como Víctor amaba el ciclismo, era su vida, todos estábamos convencidos que la mejor manera de recordarlo es creando esta competición.

Elegimos juniors porque nosotros siempre hemos apostado por la base del ciclismo. La mejor forma de recordarlo tenía que ser en carreras que potenciaran la base y teníamos la particularidad de que algunas de estas pruebas ya existían, sólo tuvimos que coordinarlas en fechas, y hacer algunas modificaciones para lograr el Trofeo.

Lo primero que se buscó fue que las carreras transitaran por los recorridos habituales por los que Víctor entrenaba, y eso se sigue manteniendo. El primer fin de semana son dos finales bastante explosivos, suelen llegar grupos al sprint. La crono por equipos no tiene secreto y no la variamos.

La Copa de España de Villarreal si que modificamos y es una etapa en la que se puede llegar al sprint o en fuga. Depende más de los corredores que del recorrido. Eso sí, no son itinerarios fáciles, aunque hablemos de sprints llegan juntos 60 de los 200 que salen.

Tenemos una excelente nómina de ganadores: Enric Mas, Fernando Barceló, Guillem Cassú y Tomeu Gelabert. Y hemos tenido ganadores de etapas de la talla de Carretero, Sureda, Cañellas, Alcaide…

Mas y Carretero son un orgullo para nosotros y el ejemplo a seguir por todos, ya que han conseguido dar el salto al World Tour. Por detrás vienen Sureda, Barceló, etc… que son dominadores en el campo amateur y esperamos ver pronto en profesionales.

El entorno junior siempre es un ambiente muy familiar, es una categoría que nos encanta, y la verdad es que sentimos el apoyo y agradecimiento de los equipos participantes, que para nosotros es muy importante.

Para nosotros y para los equipos, el Trofeo Victor Cabedo es la primera carrera del año donde se pueden medir todos los equipos. Antes, en los inicios de temporada, todos los equipos competían en su comunidad y era mas adelante cuando medían sus fuerzas, ahora sentimos que ya están todos esperando que llegue el Trofeo para ver si su trabajo invernal ha sido bueno. Prueba de ello es que tenemos más demanda de participación que plazas podemos ofrecer a los equipos.

La verdad es que nosotros estos días lo que queremos es que salga todo bien. Nosotros recordamos a Víctor todos los días, pero sí que es verdad que el Trofeo nos sirve para que sea el resto de gente el que lo tenga presente y no caiga en el olvido.

Victor nos ha dejado muy buenos recuerdos, pero sobre todo nos ha dejado su pasión por la bicicleta y sus valores de esfuerzo, superación y constancia. Era una persona que nunca se daba por vencida, y eso nos marcó mucho. Ojalá sepamos transmitirlos tan bien como él lo hacía.

Su pérdida fue muy dura, y cada poco oímos historias similares: ciclistas que pierden la vida en la carretera. Sinceramente pensamos que es una cuestión de concienciación, se pueden endurecer penas, cambiar leyes… pero hay que empezar a entender que en la carretera cabemos todos, y hay que empezar por los jóvenes de hoy que serán los adultos del mañana.

Por José Cabedo

¿Qué le pasa al ciclismo más pequeño? (II)

Yo creo que la cultura del esfuerzo no ha variado apenas, lo que pasa que actualmente poseemos de una tecnología que nos hace más fáciles las cosas. 
En el ciclismo actual pasa igual que hace 20 años, solamente hay que trabajar la motivación para que los chavales sepan disfrutar esforzándose. 
El tema psicológico es algo que bastantes veces vemos que pasa de puntillas, pero que los pocos equipos que más éxitos colectivos consiguen son los que realmente lo trabajan. Es relativamente sencillo motivar a quien tiene claro que esto le gusta, lo realmente difícil es conseguirlo en alguien que aún no sabe que le gusta.

Si los niños están practicando un deporte que no les atrae jamás se conseguirá que den el 100% y entonces se verán ciclistas malhumorados y pedaleando sin ganas perdiendo así posibles futuros talentos para este deporte.

También deberíamos alejar a los padres de los aspectos deportivos y confiar en la gente preparada para esos trabajos, los cuales muchas veces pecan en los errores que ya he mencionado, por la presión que supone tener que trabajar con los niños y a la vez “aguantar” a los padres.

Con la tendencia actual en la sociedad a que todo sea transparente estamos sobrepasando la línea que separa el trabajo de un director deportivo de la educación de los padres. 
Los directores deportivos y monitores deben hacer su trabajo sin interferencias y sin ser atosigados por los padres, que en algunos casos pretenden que sus hijos de la noche a la mañana pasen a ser el nuevo Alberto Contador o el futuro Alejandro Valverde, saltándose los pasos previos de aprendizaje.

Está claro que parte de las soluciones reside en tener dinero, un dinero que las propias federaciones no poseen pero si aún mantienen algo de poder para echar una mano en la búsqueda de patrocinadores a los clubes que lo soliciten, siempre y cuando estos clubes posean ciclistas que tengan unas cualidades y un propósito de futuro, pero esto solo es un paso secundario aunque a mucha gente le parezca que rompe el principio de igualdad y neutralidad, pero recordemos que esos ciclistas van a representar a esas federaciones en campeonatos.

Principalmente debemos desterrar a esos dirigentes anclados en el pasado con una mentalidad del ciclismo de antaño, donde a pesar de las cribas naturales que se van haciendo a medida que pasan de categoría tomaban la salida 200 ciclistas en categoría Junior en una prueba de nivel provincial. Esos tiempos han pasado, Miguel Induráin ya no está ganando Tours de Francia uno tras otro, el ciclismo se ha modernizado y la mentalidad de la sociedad va evolucionando, o en algunos aspectos involucionando, y por lo tanto no debemos seguir con planteamientos de hace 20 o 30 años.


Muchas propuestas son directamente rechazadas por las federaciones al no adaptarse a la manera de pensar de sus dirigentes, aunque haya una gran mayoría de sus asociados que son los que financian a estas federaciones piense lo contrario.
 Otras veces son los propios clubes, o representantes de los clubes en las asambleas las que rechazan las propuestas, incluso partiendo de las propias federaciones, porque recordemos esto no es un cortijo personal donde los mandatarios pueden o deben, según el caso, hacer lo que les da la gana aunque por desgracia muchas veces es así.


Por Pablo Martínez Beis, de 32 años y actual director deportivo de Nivel 1 y ciclista de categoría master en el Club Deportivo Pinarium de veteranos. Es también colaborador con los monitores de la escuela de triatlón su club y ha colaborado en las escuelas de ciclismo de varios clubes de la provincia de Pontevedra. Lleva desde que tenía 10 años en el ciclismo y actualmente también es organizador del Trofeo Concello de Pontevedra de ciclocross.

Imagen tomada de http://livedeportes.com

INFO

No cargues con tu bicitodo el viaje, sólo disfrútala

¿Qué le pasa al ciclismo más pequeño? (I)

El presente del ciclismo de base en España es muy desolador, puesto que hay muchos niños y niñas a nivel general apuntados en las escuelas municipales, que luego ni acuden a las actividades y entrenamientos y menos a las competiciones. El número de licencias en categorías inferiores se ha reducido bastante, a pesar del aumento de éstas por lo que algo mal se tiene que estar haciendo desde los clubes en estas categorías.


Con todo el futuro no lo veo muy claro, porque la gente sigue teniendo asociado el ciclismo con un deporte de tramposos, antes con el dopaje físico y ahora con el tecnológico.

Con la bicicleta pasa algo paradójico, ya no es una actividad que ha dejado de ser pasada de moda, al contrario, ahora se toma como un artilugio que ayuda a desplazarse más rápido, como en el momento que fue creada. Otra cosa es que hablemos de ciclismo como deporte y no podemos esperar a que les atraiga a los más pequeños un deporte tan sacrificado como este porque seamos sinceros, ¿a quién le gusta sufrir?

Por eso, mi opinión, compartida con bastante gente, es eliminar la competitividad en categorías inferiores. Ese es uno de los primeros pasos. Luego convendría no desechar a los niños de menos nivel, echándolos de las carreras cuando se descuelgan. Cabe animarles…

En el fútbol, por poner un ejemplo de un deporte que todos conocen, se juegan unos partidos con un tiempo determinado y si el equipo no tiene el mismo nivel que el rival pierde, pero no deja de jugar el tiempo reglamentado pero en el ciclismo si tú no tienes el mismo nivel que los primeros eres apartado sin poder completar tu carrera, lo ideal es poder dejarlos completar las carreras, aunque sean doblados pudiendo hacer el tiempo total de la carrera. 
Estamos hablando de ciclismo como un juego y no como una competición pura. A estas edades tienen que aprender a darse relevos, moverse en grupo, en general a coger habilidad en una bicicleta y no salir a ganar con estrategias de equipo.

En realidad la mala situación del ciclismo se ve en todas las modalidades, el ciclismo actual ha cambiado y mucho y ahora no es tan habitual ver a niños y niñas dedicándose únicamente a una especialidad.

A los chavales les gusta hacer carretera, pero también competir en el monte, se puede ver un ejemplo en Madrid, Asturias o Valencia donde se hacen carreras de ciclocross para escuelas donde los más pequeños acaban probando un sinfín de modalidades, las descubren, juegan y aprenden.

No son soluciones, pero sí pequeños pasos donde, además de fomentar la especialidad, hacen que haya actividad durante todo el año, se reúnan para estar juntos sean del equipo que sean, jueguen y de paso se desfoguen echando una carrerita.

Está claro que el BTT para menores suele tener más participación por el hecho de que a los más pequeños les das la oportunidad de hacer una o dos carreritas pequeñas y no les obligas a estar toda una mañana para simplemente un minuto de competición en una gynkana ciclista, cosa que no es obligatoria por reglamento, pero que es la costumbre y lo fácil.

Como dije también pesan las percepciones negativas que se tienen sobre el ciclismo. Por un lado, no creo que esos aspectos afecten directamente a los niños, pero sí afectan a la imagen que se transmite a los padres y tutores que son los que deciden si sus hijos son apuntados a las escuelas deportivas o no.

Los niños muchas veces desconocen los peligros que está entrañando la carretera, de los métodos de dopaje y de otros aspectos peligrosos del ciclismo pero si sus progenitores que en un afán de protección en bastantes casos no quieren ese mundo tan oscuro para sus hijos.

Debemos hacer examen de conciencia con los medios de comunicación donde la partida la tiene ganada el fútbol y donde el ciclismo sólo es noticia si Fulano usaba una sustancia prohibida o mengano parece, solamente a juicio del periodista o aveces aficionadillo al chismorreo de turno y por desconocimiento, lleva un motor en su bicicleta. Véase el último caso de Wout Van Aert en la Copa del Mundo en Italia o el anterior fin de semana con la derrapada de la rueda trasera de su bici.

Por Pablo Martínez Beis, de 32 años y actual director deportivo de Nivel 1 y ciclista de categoría master en el Club Deportivo Pinarium de veteranos. Es también colaborador con los monitores de la escuela de triatlón su club y ha colaborado en las escuelas de ciclismo de varios clubes de la provincia de Pontevedra. Lleva desde que tenía 10 años en el ciclismo y actualmente también es organizador del Trofeo Concello de Pontevedra de ciclocross.

Imagen tomada de http://livedeportes.com

INFO

Conoce y visita la casa del ciclista

El ciclismo así tiene los días contados

Hubo un momento en el ciclismo profesional que ciertas sustancias estaban tan instaladas en la rutina del ciclista que se tomaron como normales, como el peaje por defecto a pagar por seguir en el mundillo. Fueron como la grasa de la cadena que propiciaba el movimiento, que todo fluyera y todos dieran por bueno. Nadie decía nada porque se tuvo como norma hasta que hubo un día que todo cambió. Bueno quizá no fue un día, pero sí un proceso que derivó en hechos concretos que rompió aquella jornada que un masajista del equipo Festina fue sorprendido en una frontera cargadísimo de porquería dirección al Tour de Francia.

Es para consumo propio” dijo, como si aquel cargamento se lo fuera a pulir en las dos o tres vidas que pensaba experimentar. Ahí se rompió la baraja y pilló a muchos con el pie cambiado. Profesionales que veían como uno de los eslabones de la cadena saltaba por los aires sin aviso previo. Las tornas cambiaron y parece que el ciclismo actual goza de una salud muy diferente a la de entonces, eso dicen los entendidos y los muchos que están dentro. Yo sinceramente no tengo ni idea.

Ahora bien, hay niveles en los que las cosas no parecen bajar lo claras que se debiera. El otro día hablamos de los herederos de la trampa y se abrió la caja de Pandora, una auténtica ola de indignación, nunca un post despierta tanta unanimidad ¡¡¡a favor!!!. El positivo del campeón de España master dejó un reguero de reacciones que hemos tenido la delicadeza de leer y que demuestran que el ciclismo tal y como está no va por buen camino.

Al margen del linchamiento de Torrella, al cual no quisimos contribuir aunque pareciera lo contrario, la lectura va más allá. Si el ciclismo fuera un país su pirámide demográfica sería preocupante. Siempre se dice que las bases deben ser amplias, las edades más joven, y según se avance el perfil debe ir estrechándose. Eso es claro, pero como ocurre en la vida moderna en general, en ciclismo las cosas están en la misma onda.

Las categorías master gozan de mayor cantidad de participación, de mayores índices de inversión, de mejor material, de mejores carreras, de amplio calendario si lo comparamos con las categorías inferiores. Contradictorio ¿verdad? pues es así, es cierto y una realidad tremenda. Leía en Facebook a Nacho Silver que la gente tiene más por la mano el nombre de un campeón master que uno juvenil. Cierto, completamente cierto.

Y todo esto ¿por qué ocurre? al margen de que nuestros pequeños no estén por la labor de sufrir como perros sobre una bicicleta, se añade la ola de falso deporte que invade nuestra sociedad, una ola que encumbra e idolatra a gente normal que muchas veces hace cosas normales, pero que se ve inflada en su ego y ambición por un mundo que tiene mucho de bueno pero que a veces hace perder la noción de la realidad: las redes sociales.

Sazonad la ambición de ser manteado en Facebook con la proliferación de pseudo competiciones con mil categorías con sus respectivos trofeos que se visten de golosos sloganes, que hablan de límites que no existen y del sufrimiento que nuestra vida diaria no nos proporciona. Todo eso genera un caldo de cultivo proclive a hacer barbaridades e incluso a mostrar compasión por quienes las perpetran. Hay gente que lamenta la mala suerte de Torrella al ser cazado, incluso después de admitir éste su error. Eso está ocurriendo.

Y para cuadrar el círculo las marcas, que ven en edades avanzadas un mercado sencillamente cojonudo. Lo sé de buena tinta, de viva voz: “Vivimos gracias a estos cuatro flipados” me dijeron una vez. No cabe decir nada más. Romper este círculo vicioso no lo veo sencillo, pero no nos engañemos, el ciclismo como tal sólo pervivirá si se cultiva realmente la base, algo que hace unos años se buscaba cuidar. En caso contrario, esto son años contados de gloria y ventas para morir en la orilla. Menos mal que nos quedan nuestros ángeles, esos que velan al margen de ganancias y comodidades, por los chavales.

Foto tomada de Castellón Información

INFO

Sube el nivel de las bicicletas de segunda mano…