Julián Sanz: el amor por el ciclismo de larga distancia

Julian Sanz JoanSeguidor

Mov_Gore

Cómo Julián Sanz ha llenado horas y horas de su vida de ciclismo

Así se nos presenta Julián Sanz…
Soy un deportista que ha ido descubriendo el ciclismo de larga distancia desde las pruebas denominadas Brevets, allá por 2005 cuando el rendimiento no estaba del todo vinculado a la larga distancia.
Entonces  pude descubrir una especialidad donde encontraba muchas posibilidades de evolucionar y donde me adaptaba bien, de ahí mi pasión por la especialidad, la pasión por mejorar y la pasión por acercarme a las competiciones que se desarrollaban fuera de España y pasión por descubrir a aquellos grandes corredores que dominaban la especialidad en aquellos años. 
En aquella Madrid-Gijón-Madrid de 1200km en 2005 todo explotó, junto a Aitor Antxustegi quien me metió el demonio dentro de las mañas, las vivencias, las historias de mil batallas, su forma de entender la larga distancia me llegó tanto que quise descubrir en 2006 una verdadera competición, como Le Tour Ultime de 4100Km.
Es el Tour de Francia non-stop, y digo verdadera competición, porque apareció el dorsal, ya no era una brevet, algo que cambiaba radicalmente el concepto de la larga distancia hasta la fecha vivido y compartir competición con grandes corredores y descubrir la parte más cruda de la disciplina.
Al mismo tiempo surgieron mil preguntas por responder.
Más que alejarme por el dolor que supuso terminar, esa competición generó respeto e interés por profesionalizar, adentrarme y evolucionar.
Julian Sanz cicilsmo larga distancia JoanSeguidor

Porque el ultrafondo es un deporte de rendimiento, donde «gana el más rápido”, frase evidente, frase de Julen Erauzkin, frase que dentro de la evidencia, lleva dentro lo que se podría definir hacia dónde hemos querido llevar la especialidad.
Hacia la competición.
No podría separar la definición de ultrafondo de la definición de competir con un dorsal en la espalda.

El perfil del ultrafondista, el de Julián Sanz

Hay una característica que creo común entre los que vivimos esta especialidad y es la edad, aunque eso cambiará pronto.
La especialidad requiere de adaptaciones a las que cuesta mucho llegar: ciclos largos de entrenamiento y dado que los ciclistas jóvenes no optan por esta especialidad en primer término de su vida deportiva, cuando se adentran aún tienen que pasar unos años para llegar a conocer bien la especialidad y por ello la edad superior a los cuarenta años suele ser una característica común entre los mejores de la especialidad.
Otra característica puede ser la de un carácter positivo, en las competiciones se ha de convivir con un equipo de apoyo y para que ellos te ayuden el corredor debe ser el primero en ver la competición desde un prisma positivo ante las incertidumbres o problemas que van surgiendo.
La capacidad física cada vez es más importante evidentemente, ya conocemos cada vez más la disciplina y quizás ya se podría plantear un sistema de entrenamiento bastante bien orientado que garantice una evolución del deportistas, pero claro, este debe asumir ciertas apuestas, como en cualquier especialidad deportiva de rendimiento, donde apostar es apostar.

El presente de Julián Sanz

Ahora mismo estoy descubriendo la “linealidad” en una prueba de 24h, es el sentimiento más profundo que puedo exponer a la hora de hablar de sentimientos que me genera la especialidad.
Haber llegado a poder tener la capacidad de concentración durante 24h y que esa capacidad me lleve a ver el desarrollo de la prueba como una “sola cosa” que empieza y termina de una forma mayoritariamente estable es una sensación que me genera el sentimiento de haber llegado a un punto de conocimiento y capacidad que siempre habría deseado llegar a sentirla y eso es realmente un triunfo personal, deportivo y del equipo del Centro de Perfeccionamiento Técnico de Fadura, donde han trabajado en los planteamientos de entrenamientos que han llevado a esto.
Es el final de mi carrera deportiva y haber llegado a sentir eso, justifica todos los esfuerzos, al margen de los resultados deportivos.
Julian Sanz por la noche JoanSeguidor
Sin embargo hay mucho que trabajar aún para lograr tener en España una prueba de la Copa del Mundo que tenga el formato de CRI en una distancia mayor de 600km y que atraviese diferentes comunidades ya que la dificultad que generan las competencias de tráfico hacen más difícil coordinar y hacer entender la disciplina de cara a las autoridades.
Supongo que con trabajo esto será posible ya que es sencillo ver como en muchos países de Europa tienen su competición, como Race Around Austria, Race Across Italy, Race Around Slovenia, Race Around Ireland, entre otras, sin nombrar las cientos de pruebas que se desarrollan en Estados Unidos.
Actualmente el formato de 12h y 24h en circuitos cerrados como Almería o Cheste, han permitido que la especialidad avance y se pueda competir en España, algo que es importante. 
Cuando ni esto existía como posibilidad intenté acercarla especialidad en 2007 con el reto del «Camino de Santiago en 24h”, esto posibilitó que se empezara a dar a conocer una especialidad de ciclismo que ni se había oído hablar en prensa aún.
Ahora quien desee competir y ponerse un dorsal tiene más conocimientos y más posibilidades de hacerlo.
 
Personalmente he luchado para que la especialidad se reconozca.
Creé la Asociación Española de Ultrafondo para intentar darle forma legal en España y poder crear un Campeonato de España y que esto posibilitara o diera pie a que la RFEC integrara en su normativa la especialidad, algo que se ha logrado este 2018, con la primera Copa de España de Ultrafondo organizada por la RFEC. 
Lo que he tratado de perseguir es que se reconozca la especialidad, que este ciclismo en España no quede en el aire ni en manos de titiriteros y quien tenga capacidad para disputar tenga un marco donde poder desarrollarse como deportista de una especialidad competitiva y enmarcada en una normativa.
 
Actualmente un ciclista que quiera desarrollarse tiene competiciones regladas y bien organizadas en todo el mundo.
Hay una Copa del Mundo con un amplio calendario de competiciones organizadas por la WUCA (World UltraCycling Association) hay Récords que también homologa esta asociación como el del “Camino de Santiago” y hay un Campeonato del Mundo de 24h organizado por la Race Across America y a nivel de la RFEC una Copa de España con tres competiciones, las 12h de Almería, las 24h de Cheste y el desafío titánico en Oropesa. 
Por tanto, para que un ciclista pueda desarrollarse en esta disciplina es imprescindible zambullirse en este circuito de competiciones o récords homologados, todo lo demás es desvirtuar la especialidad y me refiero a los retos personales que lo único que hacen es un flaco favor a los deportistas que disputan competiciones regladas.
Julian Sanz Venge Sport JoanSeguidor


El camino de Julián Sanz 

Estoy muy satisfecho de haber disputado en cuatro ocasiones la Race Across America, es sin duda un orgullo aunque no coincidieron en el tiempo con mi mayor conocimiento de la especialidad, lo que me apena.
He logrado adaptarme a las competiciones de 24h en circuito y con drafting y haber logrado buenos resultados también me enorgullece y sin duda, la madurez deportiva de este 2018, con las sensaciones de poder competir plenamente en la Race Across Italy (745Km en 26h) con el segundo puesto, haber hecho este año también el Camino de Santiago homologado en 23h37min como respuesta a una evolución deportiva, ya que en 2007 cuando lo realicé fueron en 27h y de haber hecho una apuesta honesta por la especialidad, que quizás no tenga un resultado concreto deportivo, pero que me hace ver la especialidad y quizás el deporte desde un prisma muy especial.
 
Con todo me habría encantado volver a competir en la Race Across America con el conocimiento que ahora tenemos, digo tenemos porque los técnicos del Centro de Perfeccionamiento Técnico de Fadura tendrían mucho que hablar de esto, pero la falta de patrocinios lo hace actualmente imposible, por eso la rabia es doble.
Julian Sanz camino de Santiago JoanSeguidor
Creo que en pruebas de 24h se ha logrado un conocimiento grande y una adaptación grande al tipo de esfuerzo, quizás a finales de octubre en el Campeonato del Mundo de 24h en CRI en Estados Unidos, en lo que posiblemente será mi última competición, superara los 800km sería lo que me queda por hacer, si se logra, sería un resultado deportivo que daría respuesta a muchas cosas, si no se logra, todas esas respuestas quedarán sin tanta difusión, pero con el mismo valor de un buen trabajo realizado.

Mikel Azparren: el camino de Santiago en lo que dura un día

Mikel Azparren Camino de Santiago JoanSeguidor

Cambrils Movil 300×100
 

La intrahistoria de un Camino de Santiago non stop en menos de 24 horas

Mov_Gore

Mikel Azparren refresca las imágenes, la vivencia de su camino de Santiago hecho en bicicleta, en menos de 24 horas.

Lo hace en la Policlínica de San Sebastián, donde se recuperó hasta este viernes de una de las imágenes del pasado fin de semana.

El ciclista, amante del utrafondo, cruzando el arco de llegada en la Plaza del Obradoiro para caerse desequilibrado por un familiar.

Aquello, como toda la aventura, tuvo su historia, una historia que va de Roncesvalles a Santiago de Compostela, posiblemente el itinerario más celebrado de todo el mundo…

 

Fue mala suerte, la verdad. Al cruzar el arco del Obradoiro un tío de mi mujer intentó sujetarme y acabé en el suelo. 

Tras veinticuatro horas pedaleando, acabé con una fractura de clavícula con desplazamiento y contusiones que en el caso de la  cadera derecha me preocupaban por lesiones anteriores. 

Fue desde luego una imagen muy viral, algo que desde luego mis patrocinadores no podían imaginar a nivel de retorno. 

Pero fue como digo mala suerte, aunque no ocurrió porque sí. 

En uno de mis intentos de bajar de las 24 horas en el Camino de Santiago, una severa deshidratación me hizo perder la visión del ojo izquierdo. 

 

Yo me percaté pero no quise alarmar a mis acompañantes de coche hasta que se dieron cuenta que trazaba fatal las curvas y tuve que explicárselo. 

Entonces al llegar a meta tuvieron que sujetarme. 

Por aquella experiencia el tío de mujer pensó que debía cogerme con tan mala fortuna que acabé en el suelo. 

Hacer el Camino de Santiago en 24 horas es algo que no tacharía de locura

En España hay un gran desconocimiento del concepto randonée, ciclismo de larga distancia, con sus brevets de 300 y 400 kilómetros tan extendidas en Francia. 

Aquí en España una marcha ya recibe el nombre de gran fondo cuando supera los 120 kilómetros

En todo caso, y volviendo al reto del camino, sólo aceptaría la palabra «locura» en que, a diferencia de los brevets, me planteo hacer esa distancia una velocidad alta

El camino hacia el Camino de Santiago

Obviamente la preparación para un reto así es monstruosa. 

Como digo yo, en este tipo de ciclismo las buenas preparaciones deben ser como un parto, es decir durar nueve meses. 

Así planteamos tres partes. La primera que consiste en acumular volumen y poca calidad, sin entrar en los calentones de la grupeta. 

La segunda es en la que bajamos los kilómetros a costa de velocidad y la final, unas seis semanas antes son las dos cosas, volumen y calidad, aunque guardando mucho, porque las palizas son de consideración y el cuerpo se resiente. 

  

Camino de Santiago Mikel Azparren JoanSeguidor

El Camino de Santiago es algo más

Yo había hecho el camino en siete días con alforjas. 

Sencillamente me enamoré, por todo, por los pueblos, los paisajes, lo que significa… 

Son sitios que te asombrar y la experiencia te cambia. Y eso que lo hice un mes de septiembre y pasé nevando O´Cebreiro. 

El reto nació tras una Quebranta en la que llegó segundo haciendo tandem con un amigo. 

De aquel registro, surge el típico pique en una cena con la grupeta. 

Y el reto es hacer el Camino de Santiago en menos de 24 horas

Esta vez lo he logrado, pero anteriormente ya lo había intentado varias veces. 

Ya en 2013 marqué 24 horas y 54 minutos. Admito que sufrí mucho. 

Volví a intentarlo al año siguiente, aquello fue un calvario y acabó en abandono

En 2015 me caí en Melgar, Burgos, perdí mucho tiempo, y luego la temperatura cayó en picado. 

Conseguí hacerlo en 24 horas y 15 minutos y pensé que ya estaba bien, pensé en dejarlo ahí. 

Quitarse la espinita

Pero quedaba la espinita. 

Este año la verdad es que he entrenado mucho

Ya en abril estaba haciendo salidas de 400 kilómetros y pude incluso tomar parte en la Mallorca 312. 

Aunque el test anterior al reto no salió muy bien, lo cierto es que tanto las analíticas como pruebas que realizamos nos convencieron, 48 horas antes, que teníamos que intentarlo. 

Y en Roncesvalles que nos plantamos, con todo el camino por delante y un gran temor: el sentido del viento, por que en el viento está la clave de todo. 

Un desafío como éste te lo planteas en tres tramos

El primero va de Roncesvalles a Burgos, un tramo favorable en desnivel, donde el viento no fue malo. 

Lo peor resultó en la Pedraja, entre Logroño y Burgos.

El segundo ciclo es muy importante. Es el que va de Burgos a León. 

Es importante porque debes asimilar un ritmo alto. 

En mi caso el gran miedo era el viento y aunque no fue favorable de inicio, pasados unos 40 kilómetros empezó a ser de cola: perfecto para rodar sostenido entre 35 y 40 por hora. 

Sin embargo es en la tercera parte donde está la clave

Entre León y Astorga la carretera no es muy buena y pica para arriba. 

Luego salimos de Astorga y empieza el «territorio comanche» porque subes la Cruz de Hierro

En esos momentos son las tres de la mañana, más o menos, la carretera es mala y la media empieza a caer. 

Coronas tocado, pero es que el descenso es peor. 

Lo haces de noche, es muy revirado e incluso en un pueblo tan bonito para el turista como Acebo, tienes que tener mucho cuidado para no caerte. 

La temperatura bajó a once grados en esos momentos, no era excesivamente baja, aunque si tenemos en cuenta que por la tarde llegamos a los 39 grados… 

Hemos remado mucho, hemos superado la subida a O´Cebrerio y quedan los grandes repechos gallegos

A partir de aquí empieza el auténtico reto, aquí hay que sufrir, sufrir y sufrir para llegar a Santiago. 

 

Visto ahora, incluso entonces, con la mala suerte de la caída al llegar, el sabor de boca es dulce muy dulce. 

La recompensa a todos los esfuerzos, a todos los entrenos y a esos patrocinadores, desde Bkool a Orbea, pasando por Etxe Ondo, Sabadell, Menabi Skosa y SMW Autoblok, que han hecho todo esto posible. 

Por Mikel Azparren

Imagen tomada de FB de Mikel Azparren – Workcycling