El ciclismo master está minado por los tramposos

Kalas 1024×140

 

Si hay mucha gente que vende sustancias dopantes en ciclismo master es que la demanda existe

Una de las cosas buenas de este negro veinte veinte es que no habíamos escrito aún sobre ciclismo master, cosa que cuando hemos hecho, ha sido, lamentablemente, para mal.

En medio de un Tour en septiembre, nuestros amigos de Ciclo21 han sacado esta noticia.

Una sanción de ocho años sin poder competir para José Manuel Moreno, ciclista que se quedó a puertas de ser profesional, que pitó dos veces, la primera en sub 23, en el Kelme, la otra en el filial del Costa de Almería, ya como elite -hablamos casi del siglo pasado-.

Su delito no ha sido doparse, como antaño, ha sido ««la promoción, incitación, contribución, instigación o facilitación de las condiciones para la utilización de sustancias o métodos prohibidos» como reza la nota escrita por Fernando Ferrari.

La Guardia Civil le detuvo el año pasado y encontró porquería en su casa, ahora le llega la pena.

Va a estar sin licencia hasta el 2028, toma ya: se ha colgado la medalla del deportista con sanción más longeva de la actualidad, un dudoso honor que, en caliente, yo le habría extendido a perpetuidad.

Etape 400×400

 

DT-Swiss Junio-Agosto

 

«Ibán, llueve sobre mojado» me cuentan, y tanto, esto no es un chirimiri, es como esas riadas que se forman tras varios días de tormentas por que el terreno está empapado, sólo que ahora hablamos de salud, salud de las personas y la gente como cualquiera de nosotros.

El amigo Moreno vio mercado en todo esto y centró su «actividad profesional» en distribuir mandanga y ganarse, entiendo, bien la vida con ello.

Vio mercado, por que hay mercado, demanda de mierda en una categoría para «matar el gusanillo», hay que joderse, aunque no sabemos si el negocio se enfocaba también a otras edades y categorías.

Hay mercado, esa es la realidad, tan obvia como que, nos aseguran, Moreno no es el único que trabaja en estas lides, hay más: podemos concluir que el ciclismo master está literalmente minado de gentuza que quiere vivir un sueño que se le negó hace unos años, por lo que fuera, generalmente por lo que los hubo mejores.

Quieren vivir un sueño de carreras ganadas en el pueblo vecino, maillots arcoíris como si fueran Alejandro Valverde y meter sus nombres en los segmentos de Strava de las subidas más importantes de España, nombres que aparecen entre profesionales que ahora mismo están corriendo el Tour o la Tirreno.

Yo si fuera profesional alucinaría con esta gente.

Este es el nivel, algunos se creen Peter Pan, alimentando sueños que la realidad, caprichosa ella, a veces desmonta, aunque por el camino quede el tufo de perdedores que han señalado al ciclismo como un nido de tramposos.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Y no, no queremos generalizar, algo de lo que una vez nos acusaron con razón, por ello prefiero quedarme con lo que nos escribió un día un master soriano, José Catalina, abrumado de los Portillo, Carabias y Larrea de la vida…

Me siento engañado, y con mucha rabia.

Probablemente a esa gente que arrasa haciendo trampas, yo no le fuese a ganar en la vida.

Pero eso es lo de menos, eso me da exactamente igual.

El problema es que por culpa de esa gente, el amigo que tiene una empresa y quería ayudar al equipo a crecer para ver si podemos incluir una cantera, ya no lo haga.

El problema es que la gente de tu entorno o tu propia familia pueda pensar: «oye estos a ver si se dopan».

Y eso duele mucho.

Que lo que yo he conseguido con mi constancia y mi sacrificio diario, haya alguien en su casa que pueda ponerlo en duda es lo peor que puede pasarte.

Es una frustración y una impotencia que no tengo palabras para explicar.

A esta gente soy partidario de eliminarles de por vida.

Ni dos años ni mierdas de esas.

Pues bien a Moreno le caen ocho años…

Gore 400×100 MArzo2020

Dopaje en ciclismo máster: el futuro no pasa por más controles

Raul Portillo dopaje ciclismo master JoanSeguidor

Los controles de dopaje no deben hacerse en el ciclismo máster

El ciclismo máster es un como un carrusel que cada poco vuelve a la actualidad por noticias relacionadas con el dopaje.

Una lacra que sin duda no se superará nunca, creer que es posible, es ingenuo, pero que sin embargo no por golpear cada poco nos acostumbramos a ella.

Carlos Caravias siguió el camino de otros tantos, Portillo el de la foto es otro, dando que hablar de una categoría que no tiene la mejor imagen entre muchos ciclistas.

Porque creer que lo que pasa en el ciclismo máster trasciende más allá del mundillo es de auténtico ingenuo.

Por mucho que algunos se crean los mejores en la carrera de su pueblo, en fiestas como la Quebrantahuesos, esto no sale de aquí: a nadie interesa.

La sucesión de positivos y noticias relacionadas con sanciones en la categoría máster, nos lleva a preguntarnos si merece la pena instaurar controles en carreras máster o marchas cicloturistas.

Controles de dopaje en categoría máster… nos hemos vuelto locos.

La respuesta de Nacho es NO, ni hablar.

Cada uno que vaya con lo que su conciencia e hígado le permitan.

Luego cuando digan que el ciclismo máster está lleno de porquería, no se extrañen.

No es justo decir que en el ciclismo máster sólo hay tramposos

Ciclismo master tramposos JoanSeguidor

Mucha gente vive con pasión y limpieza el ciclismo máster

Me llamo José Mª, soy soriano y desde hace unos 6 años compito en ciclismo federado, con licencia Máster-30.
Creo que vivimos un buen momento en el ciclismo máster: cada vez la gente entrenamos más y mejor por que hay más conocimientos de cómo hacerlo.
Gravel Ride SQR – 300×250
Tenemos carreras de todo tipo, y es una forma sana de hacer deporte de competición y que la gente se fije, y se anime, no sólo a competir, también a practicar ciclismo o deporte en general, en lugar de otro tipo de ocio menos saludable.

La «profesionalización» del ciclismo máster

Es cierto que el ciclismo máster está cada vez más «profesionalizado».
Esto tiene sus ventajas y sus inconvenientes.
En mi opinión, entre ventajas está una mayor implicación por parte de todos, desde mejores organizaciones y seguridad en las carreras a mayor difusión en medios.
SQR – Cerdanya Cycle
Con ello, los más jóvenes te ven, ven al vecino, a ese que entrena con ellos los sábados, ve que compite, que se sacrifica, que entrena duro y se enganchan al ciclismo…
Por todo esto estoy un poco cansado de que el dopaje se relacione sobre todo al ciclismo o los deportes de resistencia, cuando todo el mundo sabe que cualquier deporte está salpicado por el dopaje a todos los niveles.
DT-Swiss Junio-Agosto
Basta con leer las últimas noticias de dos positivos de Portillo y Larrea, ambos aficionados igual que yo, para darse cuenta de la magnitud del problema.
Me resulta incomprensible que esta gente haga trampas, poniendo en juego su salud, para ganar carreras.
Adulterando la competición de esta manera.
Ya no te cuento lo grave que es, que un amateur que se juega un contrato profesional, del que puede que viva en un futuro, se dope y gracias a ello pueda dejar en la cuneta a otr@ ciclista que, compitiendo limpio, obtenga peor resultado que el dopado.
Pero no por ello se debe generalizar, porque pienso que la mayoría, hablo por mi categoría, que es la que conozco mejor, competimos limpios.

Es injusto generalizar la trampa en el ciclismo máster

Es que en mi vida me he fumado un triste cigarrillo, y apuesto a que limpios como yo somos el 90%.
Dígame usted…
¿Por qué tengo yo que leer que el ciclismo máster es un chiste?
Todo por dos sinvergüenzas que hacen trampas ¿por ellos tengo que aguantarlo?
El ciclismo es el deporte que me apasiona, me encuentro bien de salud, me llena competir, me lo paso de indios contando las batallitas, aunque quede el noveno, el vigésimo quinto o fuera de control.
SQR – GORE
Mi único resultado decente en estos seis años es un bronce en el Campeonato de Castilla y León del año pasado, y porque hacía un frío y una granizada de la leche y se retiró medio pelotón.
Pero es lo de menos.

Lo bonito es disfrutar entrenando, disfrutar preparando una prueba, disfrutar con los compañeros…

En mi caso tenemos un equipo en Soria, que hemos sacado adelante gracias a varias empresas que nos ayudan, aunque la mayor parte de lo que cuesta la competición lo pagamos cada uno.
Somos amigos que salíamos a entrenar juntos, no nos gusta salir por las noches y preferimos madrugar para entrenar o para competir.
Y si con ello conseguimos enganchar a la gente joven al deporte, y a la gente en general a practicarlo y a estar activos pues mejor que mejor.
Por todo esto me duele que mi sacrificio diario, mis días de entrenamiento con frío soriano, el tiempo que robo a la familia se pongan en entredicho por el simple hecho de que haya gentuza que (como en todos los ámbitos de la vida) se dedique a estafar, a engañar y a reírse de sus compañeros.
Cambrils Square Agosto
Me siento engañado, y con mucha rabia.
Probablemente a esa gente que arrasa haciendo trampas, yo no le fuese a ganar en la vida.
Pero eso es lo de menos, eso me da exactamente igual.
El problema es que por culpa de esa gente, el amigo que tiene una empresa y quería ayudar al equipo a crecer para ver si podemos incluir una cantera, ya no lo haga.
El problema es que la gente de tu entorno o tu propia familia pueda pensar: «oye estos a ver si se dopan». 
Y eso duele mucho.
Que lo que yo he conseguido con mi constancia y mi sacrificio diario, haya alguien en su casa que pueda ponerlo en duda es lo peor que puede pasarte.
Es una frustración y una impotencia que no tengo palabras para explicar.

A esta gente soy partidario de eliminarles de por vida.

Ni dos años ni mierdas de esas.
Fuera de toda competición.
Esta gente no hace nada bien al deporte, y me da igual que luego se arrepientan y esto y lo otro, eso no me vale.
Suspensiones de por vida a la mínima.
Yo si la licencia en vez de costar 130 o 150€ costase 500€ y con ello se hiciese más controles aleatorios en las carreras de aficionados, los pagaría encantado.

Más dopaje: Lo del ciclismo master es de chiste

Raul Portillo dopaje ciclismo master JoanSeguidor

Los pros de 40 años siguen ultrajando el deporte que dicen amar

Si os soy sincero no sabía quién era Raúl Portillo esta mañana.

Si os soy sincero, hasta ese momento no supe que teníamos un campeón del mundo en carretera de veteranos 45, bueno campeón no, doble campeón, bicampeón, de crono y fondo.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Tampoco sabía que Raúl Portillo había «ganado» una marcha que se llama cicloturista, la Quebrantahuesos, donde por suerte hay quien va a rodar, disfrutar del ambiente y ayudar a los compañeros de ruta cuando se encuentran en un aprieto.

Lo digo de verdad, no sabía de Raúl Portillo y sus andanzas, los logros, esos triunfos en categorías de matar el gusanillo, como esos que vemos en las pelis americanas echando unos tiritos en un centro de tiro.

No sabía de ello, y debería haber sabido, lo admito, viendo lo mucho que apostaba y se jugaba en el envite.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Ser campeón del mundo de master debe implicar que te abran la puerta de los bares y unos likes en redes.

Quizá algo más, y no lo sepamos.

Se acaba el plazo para apuntarse a Desafío Puertos de Guadarrama

Más allá del círculo sinceramente no creo que interese mucho.

Por eso nos asombra el comunicado de suspensión por dopaje para el mentado Portillo y  José Antonio Larrea, éste master 30, tampoco tenía el gusto de conocerle, que un buen lector de este mal anillado cuaderno nos hizo llegar esta mañana de martes.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Un comunicado que es una vergüenza, en toda regla, de arriba abajo, derecha a izquierda.

Una noticia que asquea por reiterada.

¿Qué se juega más allá de la honrilla en el ciclismo master para la gota malaya de dopaje?

 

Hemos perdido el norte o directamente nos hemos vuelto loco.

El ciclismo master no lo reconoce ni su madre, esas grupetas de hace veinte o treinta años que se juntaban en una competición de medio pelo, con lo justo y los justos para echar la mañana y unas risas ahora es un semillero de gente enferma de esa ambición que no demostraron cuando tenían 18 años.

Corredores que no andaban un pijo como juveniles y hoy pasan la lija en cada curva, en cada esquina, que se creen pros, porque quizá un día soñaron serlo, pero sin serlo.

 

El ciclismo master, a causa de unos cuantos, no sé qué cantidad de ellos, está lastrado, así no es posible seguir

Ver gente encendida de salida porque parece que se jueguen el arcoíris que vuela a las espaldas de Valverde se ha convertido en la tónica.

Han convertido una categoría de recreo y diversión en un erial de tramposos, que se ríen del deporte que dicen amar.

Sí, ganarán algo, la vuelta de su pueblo, pero no creo que se miren al espejo y se reconozcan.

SQR – GORE

 

El calendario master está lleno de actuaciones que más parecen un electro que otra cosa.

Gente que se arrastra en algunas carreras, pasa por la piedra al resto en la siguiente, y desaparece cuando se anuncia un control antidopaje al final del día.

Correr sin más, pasar el rato, quemar las grasas de entre semana, eso es un lujo que no se pueden permitir.

Lo que no lograron cuando eran elites lo buscan en la rendija de los cuarenta.

Cambrils Square Agosto

 

La anormalidad se ha convertido en el «new normal» con master sacando de rueda a elites que frustrados vuelven a casa maldiciendo la bicicleta y su suerte.

Corredores que un día soñaron ser pros, que viven para ser pros, son retratados por tíos que les sacan diez y quince años, tíos con trabajo, con casa, con familia.

Así rinden las DT Swiss para terrenos complicados

Ciclismo master: ¿A qué hemos llegado?

Etape 400×400

 

Ahora bien, me pregunto cómo es posible que sólo sepamos de esta chusma cuando salta la liebre, cuando un comunicado oficializa su suspensión.

Me pregunto por sus rivales, por aquellos que, por muy asqueados que estén, no señalan, no denuncian.

No sé quién fue el subcampeón del mundo tras Raúl Portillo, mucho tampoco nos preocupa, pero haría muy bien en pedirle explicaciones.

Como me escribían esta misma tarde en un deporte que se supone limpio en una amplia mayoría ¿dónde están las voces críticas con esta gente?

No las oímos y eso es lo trágico.

Podemos escuchar a alguien decir que, llegados a un punto y a la vista del disparate, un día decidieron colgar la bicicleta para las carreras y matar el gusanillo en alguna marcha o en la intimidad de la ruta más cercana a casa.

Así están las cosas, gente que llega atufada al kilómetro treinta porque compite contra pros de 40 años.

Así son las cosas, así ocurren, por suerte la máquina a veces pita, para recordarnos, cada poco, que esta sociedad está enferma.

Imagen: Ciclo21

 

El ciclismo master no puede ser la cabeza de turco

Han sido varias veces las que metimos el dedo en la llaga. Hablamos poco del ciclismo master, y casi siempre a raíz del positivo de un ciclista de la categoría.

Metemos el dedo en la llaga porque nos repugnó la trampa en un nivel donde está en juego la honrilla y el vacile con los tuyos, poco o nada más, pero también metimos el dedo en la llaga porque se abrió la veda contra la categoría, se dijeron cosas gruesas, poco edificantes, casi ofensivas. Los master son el pasado, la competición no tiene sentido entre ellos, no aportan nada al ciclismo,… se dijo eso y mucho más.

Yo sinceramente no acabo de ver dónde está el problema. Os voy a contar una historia, que podría ser la de cualquiera pero que en este caso es la mía personal. Resulta que como una amplia mayoría de nuestra juventud, cuando descubres ciertos hábitos y costumbres, más bien relacionadas con la noche y lo que de ella se desprende, dejas de lado el deporte. Tu cuerpo resulta que está en plenas facultades, pero dejas de lado el tema físico, porque sudar es poco glamouroso y menos agradecido.

Pasan los años y con los aniversarios soplas velas y acumulas kilos, eres algo así como un tonelete andante. Te ves torpe, te empiezas a cansar en las escaleras, tu vida es sencilla, sin complicaciones, un despacho cómodo, más comida de la que tu cuerpo necesita, comida copiosa y calórica… hasta que un día te apetece hacer algo nuevo, al menos algo más activo.

Y sales a la calle, te apuntas a un gimnasio, empiezas a practicar deporte, corres o vas en bici. Al principio te cuesta horrores, sufres como un poseso, salir un día medio bien, dos seguidos es una tortura. Pero poco a poco mejoras, te ves más ágil, y quieres más. Aspiras a mejor material, creces en ambición y te apuntas a pruebas. Medio compites en entornos donde te sacan los ojos, pero sigues progresando. Te afinas, los kilos caen como el agua se escurre por la pica.

Te miras en los pros e inspiras a otros de alrededor tuyo. Incluso si tienes hijos les inoculas el gusanillo. Es curioso, cuando eras joven pasabas de hacer deporte, ahora te apetece machacarte. La vida al revés. Mejoras y mejoras hasta que te ves en niveles insospechados cuando miras atrás y ves cómo fueron los inicios… eres lo que muchos llaman un “flipado”.

Esta historia que es la mía, como runner, podría ser la de muchos de los que frecuentan marchas, pruebas, carreras y otros acontecimientos. Otros fueron ciclistas en sus tiempos mozos, lo dejaron y luego volvieron. Esto es la vida, como la viña del señor, hay de todo, pero es la realidad de esas categorías llamadas master.

Hay tantas personas como historias y motivaciones, y creo sinceramente que cada uno es muy libre de hacer lo que le convenga, respetando al de al lado -y eso implica dejar las nauseabundas trampas y no dejarse cegar por ciertos mensajes– y pagando lo que corresponda por tomar la salida. Por eso no entiendo la hostilidad hacia esa parte de ciclismo, que no será productivo, como las categorías inferiores, pero que le dan aliento a un deporte que si no fuera por ellos no sé quién lo practicaría.

La categoría master es lo que es, y no cabe otra que dejarla andar, crujiendo al que sea pillado haciendo trampas y sacando el provecho económico que sin duda deja, en inscripciones, pero también en material, entrenamientos, hoteles, ocio y demás.

La sola idea de dedicarles un euro a más controles antidopaje me parece una barbaridad, a no ser que se pague a escote hacerlo, cosa que sería tristísima porque el que haga trampas sabrá para sus adentros lo podrido que está, como para los que van limpios tengan que descubrirle pagando de su bolsillo.

Así que por favor, que cada uno haga lo que le convenga, o le apetezca, que cada uno ruede dos, tres o seis días por semana, que se machaque lo que quiera y concilie su vida familiar como pueda. No le veo mayor problema, igual que los empresarios que prefieren apostar por esos niveles en lugar de otros, que los hay, aunque a mí tampoco me entre en la cabeza. Si no hay más ciclismo base es porque hay otros motivos, no porque los master sean más o menos.

Imagen tomada de http://www.comodorodeportes.gov.ar

¿Qué hay de malo que un oro olímpico corra una social?

Alistair Brownlee JoanSeguidor

La victoria de Alistair Brownlee en La Marina ha disgustado como no disgustan otras cosas peores

Enero, febrero… ciclismo que se despereza, rompe a correr y llegan las sociales.

Esas careras de costillada, podríamos decir en la que entre el frío y la pereza del invierno, los cuerpos se dan el primer achuchón.

Mientras los pros se reúnen y se concentran, aquí, en el mundo de los mortales, la cosa queda en competiciones de domingo.

Este último empezó la Volta a La Marina y en su primera puntuable ganó un doble campeón olímpico, el triatleta Alistais Brownlee.

Sin pertenecer a un equipo, como cualquier ciclista pro, y teniendo vinculación con la zona, Brownlee se presentó en la carrera.

Un regalo inesperado para el organizador, que viste y da sentido a sus esfuerzos ímprobos para sacar adelante una competición que en su día nació para que los sub 23 empezarán a rodar y hoy se puebla de master por doquier.

Se ve que Brownleee hizo una exhibición. 

Se marchó pronto, junto al favorito Angel Lloret, y llegó a meta con un minuto sobre éste, dos sobre algunos, y más de tres sobre una mayoría.

Entonces surgió el debate.

¿Debe y puede un pro correr una carrera de este estilo?

Entiéndase por pro esa persona que vive a tiempo completo de su deporte.

Brownlee no es un pro ciclista, pero sí un triatleta que dedica un tercio de sus esfuerzos al ciclismo, es decir que como poco tiene que ir como un tiro sobre la flaca.

Pero volviendo sobre la cuestión.

Creemos que debe y puede. 

Debe si su calendario de entrenos lo contempla, es algo diferente en su rutina, y eso en estos niveles siempre va bien.

Y puede porque el reglamento lo permite y es tan libre de apuntarse.

Quien crea que fue a humillar o a exhibirse creo que se engaña ciegamente.

Fue a entrenar, a realizar un trabajo asignado en su cuadro y éste contemplaba rodar a lo que acabó haciendo.

Que no pudieran seguirle entraba dentro de lo posible, que varios master se fueran al palco porque el ritmo era horrible de salida, es lo normal.

No leo tanto lamento por los cicloturistas apartados porque cuatro van a cuchillo en una marcha no competitiva.

¿Triste? mucho, pero cuando te cruzas con gente así, ocurre lo que tiene que ocurrir.

Y lamentarse no sé si es lo más adecuado.

Como decimos el reglamento lo contempla.

Recuerdo cuando José Antonio Hermida fue dos veces campeón de España de ciclocross.

Aquello no gustó a muchos, si incluso ganó a gente que estaba al 100% en la modalidad.

Hermida hizo uso de un derecho que le asiste y se inscribió donde le cuadró.

Los organizadores, esos de los que nadie se acuerda, encantados por el plus de expectación y las carreras beneficiadas porque el nivel sube.

Alberto Contador es el nuevo embajador mundial de Gobik 

Es increíble que con las aberraciones que leemos cada poco en el ciclismo master se centre el tiro en cuatro pros del deporte que quieren sencillamente ponerse a punto en medio de gente.

Sólo el placer de rodar con leyendas así debería satisfacer, pero no, los debates son encendidos como no lo son otros: la suciedad de la categoría, la situación del ciclismo base y otras cuestiones que, claro, no se tocan no vaya a ser que…

El ciclismo máster se ha ido de madre

cicilsmo master JoanSeguidor

Mov_Gore

Lo que un día fue el ciclismo máster quedó en el recuerdo

No voy a ser yo quien tire piedras contra el ciclismo máster.

Todo lo contrario: he corrido en esta categoría desde se conocía con el nombre de ciclodeportistas.

He disfrutado en ella muchísimo, también he pasado autenticas  miserias y, cuando vi que el nivel de exigencia sobrepasaba el tiempo que podía dedicarle, decidí dejarla y disfrutar del ciclismo de otra manera.

El ciclismo máster merece la pena

De hecho varias de las personas que más admiro en este mundillo son masters.

Y ahí esta el quid de la cuestión: el nivel de exigencia de dicha categoría.

Todo lo que pasa alrededor del ciclismo máster ha llevado a una mayor competitividad y ello que desencadena de forma directa o indirecta un ambiente más tenso, alejado de lo que debería ser una categoría destinada a matar el gusanillo.

Una categoría en la que los maduritos juguemos durante un par de horas a ser ciclistas, disfrutando del paisaje y la gente.

Gente que por otro lado conocemos de nuestra época del ciclismo base.

Es lamentable, pero esa tensión que describo ha llevado a enfrentamientos que casi llegan a las manos, que han continuado por las redes sociales, y casi terminan en comisarías de policía.

En la Vuelta a Murcia Master de hace dos o tres años y en una de las ultimas ediciones de la Vuelta a la Marina, por poner un par de ejemplos, se vivieron dos episodios sonados en este aspecto.

Todo esto pasa en una categoría donde el premio es una lata en forma de trofeo y alimentar el ego.

Más allá de los que seguimos este mundillo, casi nadie sabe de nuestras «hazañas».

Que la categoría se ha ido de madre es más que evidente.

Prácticamente todos podremos conocer quienes son los campeones de España máster en sus distintas categorías, pero muy pocos me sabrían decir quién es el campeón de España Junior, que ha logrado ganar y con que equipo va a continuar su formación ciclista.

Porque Jon Barranetxea, al margen de ganar el nacional y fichar por el Baque, también logro levantar los brazos en su etapa junior en el calendario belga, estando un tal Evenepoel en la salida ese día.

Qué poquito se puede leer sobre aquello.

La celeste de Movistar by Endura 

En el ciclismo máster tenemos equipos, partiendo de la base que cada cual se gasta el dinero en lo que quiere y cómo quiere, con mejor estructura y medios que muchos elite y sub23, categoría donde si no eres uno de los veinte equipos elegidos para disputar la Copa de España, es muy difícil subsistir, y con los medios justos.

Y cuando llega el invierno, siempre surge la comparación con el Ciclocross.

Las razones por la que me he enganchado a esta modalidad desde el primer momento son diversas, pero lo que inclina la balanza es el ambiente, mucho más familiar, que se respira en esta modalidad.

En un matinal de ciclocross, puedes correr tu carrera y disfrutar del resto de categorías, desde las viejas glorias que forman parte del pelotón master (Arsenio Gonzalez es un habitual de las carreras de Masters 40-50-60 del Norte, o Emilio Fandos, o Jose Julian Balaguer en la zona del Levante) igual que de las futuras estrellas de nuestro deporte a medio plazo.

Es otro rollo, es ciclismo de siempre, de aquel que un día me enganchó entre másters.

Por Nacho Silver

Imagen: RFEC

 

Están convirtiendo el ciclismo máster en un erial

Ciclismo master miguel Angel Cherino JoanSeguidor

Mov_Gore

Otro «susto» en el ciclismo máster hace temer que sólo conocemos la punta del iceberg

Ayer fue un día de falsa euforia en la familia ciclista.

El positivo de Sergio Ramos, que se tratará de mil maneras para que no vaya a más, fue una especie de catarsis para la parroquia que piensa que «no sólo los ciclistas se dopan».

Y aunque es lo que hay, lo cierto es que lo que le ha pasado a Ramos pondría punto y final a la carrera de cualquier profesional de la bicicleta

En el caso del jugador merengue, no se cuestiona.

Sin embargo en el ciclismo tenemos lo nuestro.

En el ciclismo máster catalán tenemos una infracción del código y la sanción de un año. Bravo.

No conozco personalmente a Miguel Angel Cherino, más allá de las veces que he tenido que contar sus muchas victorias cuando trabajábamos en la prensa de la Federació Catalana.

Ganador de Copas Catalanas, Challenges, no sé si algún podio en el Campeonato de España…

Miguel Angel Cherino era un nombre fijo cada vez que escribíamos algo sobre ciclismo máster.

Ahora le sacan esto y quizá nos expliquemos cosas.

A Miguel Angel Cherino le cabe el honor de estar con un futbolista del Madrid en la crónica de este viernes de #BlackFriday.

Ha saltado «lo suyo» el mismo día.

Para él sí que ha sido «black».

Es un clavo más en el ataúd del ciclismo máster, esa categoría que muchos miran, y miramos, con el dedo en la nariz.

Un erial de personas bien situadas, con trabajo e hijos que rellenan la oquedad de sus valores con trampa.

Y no es sólo que se peguen el tiro en el pie, es la imagen tan patética que define del ciclismo máster.

El protagonista de este suceso se distingue por ser muy activo en la defensa de sus ideales.

Tras esa apariencia, se esconde el contenido del breve que Ciclo21, ¿quién si no?, saca a la luz.

El goteo de noticias negativas en el ciclismo máster es una gota malaya que insinúa que sólo conocemos la puntita.

Que detrás debe ser hasta tétrico lo que se debe esconder.

Una realidad fruto no sabemos de qué, de una sociedad con ganas de más, siempre, o enajenada por las putas redes sociales y el reconocimiento inmediato.

No sabemos el motivo, pero que sepamos por el ciclismo máster por esto debería sacar a esta gente para siempre de este mundo.

BLACK FRIDAY!!!! Bkool Smart Pro 2 a 405 € 

Cuando hace menos de dos años nos lamentamos por el positivo de Torrella, el protagonista pidió perdón por el daño hecho y admitió su culpa.

Qué menos que esperar algo similar…

Imagen: Ciclo21

(*) Hemos omitido la palabra positivo por no ajustarse a la realidad del caso, si bien seguimos pensado que es lamentable ocurran estas cosas en un deporte que es mirado con lupa por méritos propios.