Dopaje: algunas de las excusas más increíbles jamás escuchadas

Dopaje excusas joanseguidor

En el recetario de excusas ante el dopaje hay innovadoras recetas

Lo cierto es que cuando surge un escándalo por dopaje, esperar la excusa es la primera parte de un trago de difícil digestión, luego viene lo otro.

La historia del ciclismo esconde todo tipo de cuentos, leyendas y otras cuestiones que preferiríamos olvidar, pero que, como el presente que golpea nuestra puerta.

Y en este cuento, los tiempos recientes nos traen dopaje e historias aledañas que a veces bien miradas nos pueden hasta levantar una sonrisa.

Eso nos pasó cuando leímos este artículo sobre las trece de las excusas más bizarras sobre dopaje, un paseo por la galería de lo absurdo que retrata que a veces algunos tomaron por idiotas esta afición que tan incondicionalmente les ha seguido, y les sigue, durante tanto tiempo.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Leemos cómo acabó el año 2004 para Tyler Hamilton, otrora admirado ciclista que concluyó un Tour con la clavícula rota y con los años autor de un excelente libro que narra aquellos años.

Cuando pitó en la Vuelta de aquel año ante la sospecha de una transfusión, alegó que le encontraran sangre ajena a la suya con una historia sobre un gemelo desaparecido en la gestación de su madre.

Raimondas Rumsas, el lituano que apretó a Beloki para el podio del Tour 2002, dijo que la EPO, la hormona de crecimiento, testosterona y corticoides hallados al final de la competición en el coche de su mujer eran para su madrastra.

Alexander Vinokourov hizo saltar la banca en el Tour de 2007, una edición maldita, con una doble victoria, en crono y escapado, consecutiva.

Cuando pitó por transfusión alegó que sus muslos rebosaban sangre y que esa podía ser la razón.

Volvería años después para ganar una Lieja con sombra de amaño y colgarse el oro olímpico de Londres, unos juegos que se basaron en la limpieza del personal…

Alexis Greal fue otro campeón olímpico que acabó mal.

El canadiense dio positivo por opiáceos en una carrera americana, lo excusó con un muffin de opio.

La historia del filete de Alberto Contador y la intoxicación que argumentó el corredor forman parte de una galería de prosigue con Bjorn Leukemans que dio positivo por testosterona en 2007, lo justificó por hacer el amor con su mujer el día de antes pasando por alto que el sexo no generó la testosterona sintética que le encontraron.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Gilberto Simoni tuvo que salir rápido del Giro 2002 cuando se supo que había dado un no negativo por cocaína días antes.

Fuera de la carrera el italiano se quiso agarrar a un clavo ardiendo, rindiendo visita al dentista que le dio un analgésico que contenía cocaína, una historia que no le benefició pues ya estaba fuera de carrera.

El siguiente no negativo le llegó en medio de aquel Giro, por unos caramelos peruanos que le dio su tío, una excusa que puso sobre la mesa y le dejó limpio para correr, al año siguiente, un Giro que acabaría ganando.

 

El positivazo que Floyd Landis dio en el Tour que acabaría ganando en París, pero perdiendo días después, se justificó por un par de birras y varios pelotazos de Jack Daniel´s.

Si la bebida fue la coartada de Landis, un tratamiento de fertilidad y contra la disfunción erectil alegó Mauro Santambrogio en 2014.

El papá de Mathieu, Adrie Van der Poel alegó su positivo en 1983 por un pastel de paloma.

Cuando Gianni Bugno dio positivo por cafeína en la Coppa Agostoni dijo que fue por una taza de café previa a la carrera, curiosamente ganó en su recurso y volvió a competir al año siguiente.

Jesús Rosendo en cambio pudo salir airoso del primer ciclo de chequeos surgido del pasaporte biológico exponiendo que sus valores estaban alterados por una anemia casada por la sangre de unas hemorroides.

Ese argumento le sirvió para seguir compitiendo.

Y llegamos al último, a Tiernan-Locke que días antes del mundial de Florencia, 2013, se emborrachó a tal punto, vino, ginebra y vodka, que llegó con los valores del pasaporte alteradísimos para asombro de los responsables de la selección británica.

Imagen: Nación

Si todos van dopados: ¿Para qué ves ciclismo?

Paco Mancebo BTT JoanSeguidor

Mov_Gore

La sospecha continua sobre el ciclismo es un estigma que nunca dejará a este deporte

Hay una máxima en la vida, en general, nada en concreto, que habla de las personas que se cruzan por tu camino.

Si por cada defecto, por pequeño que fuera, dejaras de hablar con las personas, podemos casi asegurar que no cruzaríamos palabra por la calle.

Ocurre algo similar con el ciclismo, aunque en otro orden.

Vamos a contar una pequeña anécdota que vivimos en este mal anillado cuaderno hace unos días.

Todo arrancó por el artículo que nos firmó Paco Mancebo por su presencia en el mundial de BTT maratón.

Nosotros invitamos al ciclista abulense a contar cómo, tanto tiempo después, le sigue tirando tanto esto.

Cómo catorce años después de estar con Oscar Freire en el Mundial de Verona, se veía en otro mundial.

La lacra del ciclismo

Pues ya tuvimos gente recordando que si Mancebo tenía un pasado oscuro, que si no era de fiar, que si… 

Así se se gastan las cosas una y otra vez, cada vez que abordamos ciertos temas o personajes.

No es de recibo que Paco Mancebo, como cualquier otro, esté pagando a día de hoy lo que ni si quiera se falló de forma nítida.

Hablo de la Operación Puerto. 

 

Las insinuaciones de un lector sobre Mancebo se multiplican por mil cada vez que un ciclista del Team Sky doma el Tour de Francia.

Incluso ya no es el Team Sky, es el ciclismo británico en general, sin tener por la mano que en las islas han invertido una burrada para que su ciclismo sea top en el mundo.

Es cansino, repetitivo y tristísimo.

Que un campeón como Froome aguante lo que ha aguantado.

Si no te gusta el ciclismo porque está podrido, no lo mires.

Sencillo y limpio mensaje.

Gobik te presenta el conjunto para salir los domingos

Pues el ciclismo es como todo lo que es humano, no es perfecto y que se va por la cuneta es un hecho, como el que la vida en general va por el borde.

Es aceptarlo o no, y dedicarse a cosas más edificantes que recordar que Mancebo hizo pitar la máquina.

Que eso no cambia lo que le mueve en este deporte.

 

Dopaje en masters: cuando los tramposos pululan entre nosotros

El dopaje en masters es más usual de lo que muchos imaginan

Triste goteo de casos de dopaje en masters…

Cuando te vuelves asiduo de ciertas cosas puedes empezar a pensar mal, y por desgracia creo que no muchas veces no erramos en hacerlo. Vas a una competición, de lo que sea, de ciclismo, carrera a pie, triatlón,… te sitúas el dorsal con mimo y la ilusión de un crío de diez años, te vistes, luces tus mejores galas, te gustas… y no piensas en que haya dopaje en masters.

Llegas a la salida, miras y hacer tus números, cálculos de a cuánto ir, sobre lo que aguantará el cuerpo, sobre la temperatura, sobre los familiares y amigos que te esperan por la ruta, sobre la llegada, sobre la foto y cómo quedará en el muro de Facebook.

Piensas mal, pero no piensas mucho, porque entonces darían ganas de echarlo todo a paseo. Piensas en lo que harás y no, pero sabes que ciertos ámbitos no los frecuentarás. La vanguardia es otra cosa, otra esfera, vedada al común de los mortales. Ahí entran los elegidos y lo que no lo son pero se empeñan en estar ahí, a cualquier precio.
Y los hay, vaya si los hay.

Este año ha sido eso, un goteo sucesivo, incesante, sostenido, alargado en el tiempo, de positivos en categorías no profesionales. Dopaje en masters. Ver para creer, el colmo del descrédito para unas personas que muchas veces hablan por un colectivo, porque en esta vida de generalidades, cuando alguien la caga, se hace cargo el colectivo en su extensión.

Si un ciclista se salta un semáforo, se lo saltan todos.
Si un ciclista va por la acera, van todos.
Si un ciclista se chuta, se chutan todos.

Pero no, no es justo. Hablamos de un colectivo que hace milagros, muchas veces, para poder encontrar un par de horas para salir y rodar con la bicicleta, que busca afinar la figura a base de sacrificio y de ratos que no hay, que no existen, porque hay trabajo, familia, vida social, amigos y todas esas cosas. Ese colectivo lo mancillan unos cuantos que no sé qué buscan…

¿Ser reconocidos entre los master 40 de tu pueblo?

Para ellos el premio…

Suena tan ridículo que el relato se cae, se escurre como otros relatos que nos atribulan en el presente. Desde que un campeón de España master en enero diera positivo ¡por EPO!, hay que joderse, hasta esta misma semana, que han pitado un par de masters en Galicia, cada poco hemos tenido alguna noticia, algún aguijonazo de que hubo alguien, en algún lugar, que pensó en él, en la gloria de su muro de Facebook y en el vacile con su cuñado en la siguiente cena de Navidad.

Sé que muchos claman por mayor control en ciertas carreras, e incluso marchas cicloturistas, eso ya es rizar el rizo, pero la verdad, al margen de que económicamente no se sostendría, sería hacer extensible la paranoia y egoísmo de unos cuantos, a un colectivo sano, sin mayor pretensión y con la ilusión de salir, rodar y airearse, ah, y con el objetivo de poder sentarse en la mesa y despacharse a gusto, que para eso lo sudamos.

INFO

La casa del ciclista…

El ganador de la «Vuelta a mi Pueblo»

Hay veces que ciertas noticias caen en gracia por cuando se producen. En un ambiente muy enrarecido a causa de la insoportable racha de accidentes de ciclistas en la carretera y con el otro ojo puesto estos días en Sicilia y el Giro de Italia, vemos que surge un positivo, otro, en el mundo del ciclismo.

Y no sería noticia si ocurriera en el ciclismo profesional, más allá de la repugnancia que siempre expresamos, repugnancia mezclada con incredulidad, porque está claro que el cerco se estrecha, es noticia porque ocurre en esos niveles donde el profesionalismo es un término difuso y el ciclismo no es más que un complemento de otras muchas cosas: vida laboral, familiar, social…

Ayer en Ciclo21, nuestro amigo Fernando Ferrari daba cuenta del positivo por esteroides anabolizantes de Sergio Pérez en la ultima etapa de la Volta a Galicia del año pasado, carrera en la que se llevó el premio de la montaña. Corría Sergio para un equipo asturiano y en su curriculo sale que fue profesional. A todo esto, la noticia del positivo le llega con 38 años y recién retirado.

Como veis el cuadro es dantesco, kafkiano, a mí entender un escupitajo en la buena fe de la gente, de aficionados y compañeros que un día pensaron que esto, aunque no perfecto, era otra cosa.

Positivo con 38 años en una carrera en la que compite entre sub 23, el tamaño de la tomadura de pelo es supino, lo siento pero lo veo así. Ya sé que voces confiadas hablarán de que esto ya se sabía, que es la comidilla, que esto es así y toda esa mandanga, convivimos entre personas que nacieron aprendidas y estas tretas las dan por descontadas, pero aún y así si te sientas y piensas en el hecho en sí, causa arcadas.

Cada cierto tiempo, casi diría que de forma cíclica, tenemos un positivo de esta calaña, de personas que no viven de esto y que en teoría se dedican como pasatiempo, en teoría digo. No puedo entender que una persona que camina firme hacia los cuarenta pueda tener ambiciones más allá, porque no me cabe en la cabeza. Si hasta el amigo José Belda cayó con estrépito hace unos años. Es el ciclismo de los cuñados.

Felicidades chicos por demostrarnos cuán ruines podemos ser las personas, cuán bajo podemos caer, en trampas sencillas y fáciles, que no requieren mayor compejidad pero que nos retratatan como especie. Felicidades porque podréis dar las gracias a vuestros padres por las redes sociales desde el podio de la vuelta de vuestro pueblo con los pies manchados de barro, pues cuando os miréis al espejo sabréis que no habéis jugado limpio. Felicidades por servirnos de ejemplo, de ejemplo de lo que NO se ha de hacer.

Imagen: @ciclismoventa

INFO

Prueba las nuevas ruedas PR 1400 OXIC by DT Swiss
Bh Concept
Avda Maestro Rodrigo, 105-B4-7#-35;46015 Valencia;963694556;carlos@faustin.es

Bicicletas Buru SL
C/ Isidro De La Cierva 34;30880 Aguilas;968413240;info@bicisburu.com

Bicicletas Juanma S.L.
Av/ Gomez Ferrer – 71 (Spain);46910 Alfafar – Valencia;963764128;info@bicicletasjuanma.com

Bike and Pons S.L
C/ La Pau 9, Baixos; 08243 Manresa;938748324;bikeandpons@gmail.com

Bike Point Tenerife (F)
C Villa de la Orotava 10;38612 El Medano;922176273;christophe@bikepointtenerife.com

Bikeit
C/ Comte D’Urgel 95 Bis;08011 Barcelona;933235940;info@bikeit.es

Bikespot Unipessoal
Avenida 1° de Maio N°16 a Mafra;2640-455 Mafra – PORTUGAL;2611 44396;geral@bikespot.com.pt

Bikextrem
Ctra de Barcelona, 11;08840 Viladecans Barcelona;936594105;info@bike-xtrem.es

Centre Biker Girona
Lluis Pericot, 1-3;17003 Girona;972912914;imor@centrebikergirona.com

Ciclos Artia Sociedad
Juan Thalamas Labandibar 37 Bajo;20305 Irun;943633222;ciclosartia@gmail.com

Ciclos Getxo Sl
Ollaretxe;48991 Getxo;944300817;tienda@ciclosqetxo.net

Culto A La Bici
Av. Tamarindo No.1;46015 Valencia;961933421;cultbikes@cultbikes.es

Dsnivell
C/ Pont Teixidor 26 Baixos;17520 Puigcerdà;972141020;info@dsnivell.cat

Fabregues Motosport,Sl
Poligon La Ravaleta, Parcela 17;43520 Roquetes;977500100;Josep.F@Fabregues.Es

Fanatik Sports S.L.
C/ Costa D’En Paratge 16;08500 VIC;938864725;marci@fanatik.cat

Fs Bike / Geronimo Fuentes Sanchez
La Avda Andalucia 44;23400 Baeza Jaen;627095275;fsbike@hotmail.com

Gilberto Rodriguez Cabrera- NAPA
C/ Castillejos 43;35010 Las Palmas de Gran Canarias;653964963;napa@napa.cc

Hexagono Bikes
Carretera Camposancos;36788 A guarda;690933222;hexagono@hexagonobikes.com

Igarobikes
C/ Ciudad De Lugo 12 Bajo;15004 A Coruna;981915667;igarobikes@gmail.com

Leganés Bike SL
Calle Teniente General Muslera local N°6;28911; Leganés;916943547;info@leganesbike.es

Mytopbike (F)
Avenida Da Grabanxa, N°18;15888 Sigueiro (Oroso);881956610;info@mytopbike.com

On Bike
Avda Espana 59 – Bajo;14800 Priego De Cordoba;957540700;onbikepriego@gmail.com

Pedalier Sport
Plaza Blanca de Navarra 4;31004 Pamplona;948244662;pedalierpamplona@gmail.com

Sbr Store Mataro
Via Sergia, 69;08302 Mataro;937551813;taller@sbrstore.com

Tandem Cicles
Rafael Casanova, 54;08401 Granollers;938464440;info@tandemcicles.es

Ultraterra Addict bikes
C/ Mossen Jacint Verdaguer 6;08320 EL MASNOU;931857210;tienda@addictbikes.com

Zatika Bike & Race
Barrio Etxeberri S/N;20700 Zumarraga;943724504;info@zatika.com

¿Qué es más lamentable dar positivo o justificarlo?

Hay una liturgia no escrita, no creo que esté plasmada en ningún sitio, ni reflejada en papel alguno, pero que es moneda de cambio cuando un positivo surge en ciclismo. Y es moneda de cambio tanto en los pros, como en otras categorías.

El primer paso es el anuncio y toda la retórica legal de los organismos competentes. Luego viene la sorpresa y el estupor. Te pillan con el carrito de los helados y no sabes qué decir, o qué no decir. Desolación, en algunos casos culebrón venezolano, trabajo en despertar la pena del aficionado medio, que siendo del montón desconoce lo que hay entre bambalinas, y siempre, siempre siempre se desliga el positivo del equipo, como si éste viviera por cauces paralelos a sus empleados.

Rara vez se admite que el susodicho se ha equivocado, ¿para qué? en un mundo donde no se estila la sinceridad, no es necesaria en estos casos. Se arguyen motivos diversos, cuando no pintorescos y luego al final pasas al olvido, porque por mucho que montes en cólera, por mucho que te des golpes en el pecho cuando sales a dar explicaciones, por muchas plañideras que te rodeen, estás marcado, para siempre estigmatizado, pues eres lo que el sistema llama una víctima colateral, esas que todos lamentan pero en las que nadie repara.

Y ésta es la triste y sencilla realidad de lo que viene tras un caso de dopaje, llamadlo y apellidado como queráis. Incluso en fallos favorables al ciclista, como el de Alejandro Marque, nada cambió y el equipo que debería haberle acogido pasó página.

En el positivo de Montenegro las cosas han sido exactamente así. La excusa fue un furúnculo y la crema que debió aplicarse para tratarlo. Bien, vale, de acuerdo. ¿Y qué? ¿en qué cambia la realidad? no vemos excesivo cambio, el club al que pertenecía ha emitido un comunicado desvinculándose del caso, no sabían nada, nunca se sabe nada, hasta que la mierda sale a flote.

¿Queréis que os diga una cosa? pues que estoy aburrido de la sucesión de acontecimientos que, como os digo al principio, nadie los ha escrito en un papel, pero es curioso cómo se suceden las cosas exactamente igual una y otra vez y acaba todo volviendo al principio. Si realmente quiere al ciclismo, si realmente lo aman, que piensen en las muchas fotos que han ensuciado con sus actos, en esos momentos que todos tenemos en la retina y que se sujetan con alfileres pues ellos, en su fuero interno, sabían que el agua no bajaba clara. Aferrarse a no sé por seguir en el redil, cuando ya te ha invitado a dejar el circo, es tan absurdo como la inteligencia que demuestran. Que recojan sus bártulos y se vayan… bien lejos.

En fin, ciclismo más limpio, más pulcro, más puro,… mientras esperamos a que pase el siguiente.

Imagen tomada de RTVE

INFO

Conoce el Bkool Go, fácil, rápido e ideal para introducirte en el mundo de los rodillos inteligentes

Otro positivo, no por favor

Una vez, no hace mucho, comentado cuestiones sombrías del ciclismo, dopaje para ser claros, me tacharon de basurero, de estar siempre aireando mierdas y poniendo en duda el deporte que decimos querer tanto. Sin entrar a responder, hay cosas que no merecen ni ser leídas, cuanto si más respondidas, terció una tercera persona: “No, perdona, quienes le hacen daño al ciclismo no son quienes critican un positivo, son quienes lo cometen y hacen trampa”. Pues eso, quienes hieren el ciclismo son los TRAMPOSOS, no confundamos.

En enero se lió una buena con el positivo de Francisco Torrella. Nuestro comentario fue realmente leído, pero que muy leído. Incluso los amigos de Ciclismo Valenciano lo tomaron y lo reprodujeron en su último número. Ahora volvemos a las andadas, no es un positivo en la categoría master, éste es el elite. El de Jorge Martin Montenegro, campeón de España elite el año pasado. Menudo cuadro de ganadores tiene esa cita.

Siempre parece que estamos ante la gota que colma el vaso, hasta que cae otra y nos pone ante el espejo. Es el día de la marmota. Torrella fue legal, o al menos cabal, y admitió su culpa y se puso a disposición de la UCI para lo que hiciera falta. Entiendo que fue retórica, no sé hasta qué punto en Suiza querrán saber de él. No sé que hará Montenegro, pero su positivo tiene también tela. Mucha tela.

El hispano argentino corre para un club gallego de longeva historia, que seguro estará perplejo. Ni una ingesta irresponsable de pimientos de Padrón les sentaría peor. Lo dirige Jesús Blanco Villar, el que fuera un ciclista que era un manojo de nervios, buen croner e icono de los ochenta, cuando al menos vivíamos en una realidad más dulce que la actual, el ciclismo no era un recodo de escándalos a modo de grifo mal cerrado.

Yo a Montenegro le recuerdo de una Cursa del Llobregat, cuando era líder de una Copa de España que acabó ganando y le significó el salto a pros con el Andalucía. Estuvo en ese escalafón un par de años. Luego pasó al plantel portugués, una salida para muchos y una mala salida para casi todos, por lo complicado que está el tema económico en el país vecino. Volver al campo amateur es no admitir eso del arroz que se pasa y esas cosas… pero ¿alguien en su sano juicio va a poner la vista en este categoría con la fama que le dan algunos?

Ya sé que muchos tildarán de ingenuo este pensamiento, pero queremos creer que queda decencia en todo esto, más que nada porque el ciclismo lo merece. No sé si estamos en el hueso o en la punta del iceberg, no quiero ni plantearlo, porque hay cosas que sólo pensarlas quitan el sueño, pero que este mundillo está poblado de irresponsables, de gente que no tiene ni medio dedo de frente, lo constatamos cada poco y que el daño que hace, en puñal que clavan a este deporte, y giran con saña, lo está desangrando, poco a poco, o rápidamente.

Más control que nunca, más limpieza, todo eso nos dicen, pero el goteo de postiivos sigue. Me gustaría ver al susodicho explicándole su positivo a los jóvenes que frustró por el camino, a los alcaldes por cuyos pueblos pasó, a los patrocinadores que pagaronsus equipos , que lo explique y diga si verse borroso en el espejo le ha salido a cuenta.

INFO

Conoce el envío para bicicletas que tiene a punto Nacex

¿Debemos creer en los milagros del Team Sky?

No sé si hay mucho de fe cristiana entre la cultura anglosajona, yo creo que más bien poco. Son pragmáticos hasta la médula, y hacen bien, ciertamente, porque el dogma les ha valido para mucho en esta desaforada carrera que es el mundo. Hubo un día que Lance Armstrong, en amarillo, pidió fe a la gente que le escuchaba mientras recogía el premio de su séptimo Tour de Francia.

Era 2005, años complicados para el ciclismo, años previos al desastre que dejó este deporte en el esqueleto. Al poco tiempo saltó todo por los aires con la OP y luego, con los años, Armstrong pasó a formar parte del armario de la infamia. Pedía fe, qué cachondo, pedía que se creyera, que los milagros existen. Qué caradura.

Sin embargo ese pasaporte de la fe que pedía Armstrong creo que se ha agotado o está cerca de estarlo. Once años después hemos visto caer torres de todos los tamaños y el precio que hemos pagado ha sido caro no, lo siguiente. Por eso cuando un aficionado al ciclismo “huele a humo sabe que hay un fuego cerca”.

Dicen que el ciclismo está más limpio que nunca, dicen que no tiene nada que ver con el de hace once años, cuando se apelaba a la fe para tirar adelante, dicen, dicen, dicen,… sin embargo esto es como lo de la mujer del César, que a veces no sólo hay que ser honrado, también es interesante parecerlo.

Uno de los principales actores de ese nuevo ciclismo es inglés, viste de negro limpio y responde al nombre del Team Sky. Proviene de la pista, donde no ganan, acaparan títulos y de esa sapiencia han sacado la fórmula para dominar el Tour. Tolerancia cero, lo llamaron, no admitieron en su estructura nadie que tuviera un atisbo, una mota de relación con el dopaje, se declararon en perfecto estado de revista, pero las palabras no siempre fueron acompañadas con hechos.

Y hete aquí que las cosas no son tan sencillas ni rápidas como ellos creían. En este artículo de Velonews se pone el dedo en la llaga como creo que nunca se haría con los nuestros en España. “¿Deberíamos creer en los milagros del Sky?” se titula una pieza que entra en la tripa de esa caja que un día Wiggins recibió y por la que tantas explicaciones se están pidiendo a Dave Brailsford y los suyos.

Fluimucil es la palabra clave en esta historia, la palabra de la controversia. Supongo que muchos de vosotros lo habréis tomado más de una vez, un medicamento que siempre echábamos en el vaso cuando el resfriado nos asaltaba. Pues bien, la caja de Wiggo llevaba eso, en un envase expresamente traído desde Manchester por un funcionario del British Cycling. ¿No se vende medicamento tan cotidiano en cualquier farmacia italiana o francesa? Venga ya, hombre por favor, la mera respuesta invita a disparar las intenciones de los malpensados.

Esto es la punta del iceberg, y en UK las cosas no suelen acabar como aquí. Si hay indicios habrá quien hurgue y dé que hablar, aunque en ello puedan cuestionar la mácula de un tipo como Wiggins, que en aquellas tierras es lo más similar a un Dios en la tierra. No sé si Wiggins, barruntando su retirada definitiva o no, estará tranquilo o no, pero quienes eran sus mentores entonces y proclaman “clean cycling” le están haciendo un flaco favor a él y al deporte que dicen amar tanto.

Imagen tomada de Team Sky

INFO

En Tuvalum: envío seguro, material garantizado y tranquilidad en el pago

El ciclismo de “cuñaos”

Otra noticia, otra más. El Diario del Triatlón puso ayer esta nota en su Facebook. En resumidas cuentas en una encuesta realizada a 2000 ciclistas de la QH de 2012 más del 8% admitía coqueteos con el dopaje. Me parece escasa esa cifra, aunque relevante. No sé si entre los encuestados estaba el primero en esa edicion, José Belda, protagonista de una de las historias más rocambolescas de nuestro ciclismo en tiempos recientes.

Me sorprendió por eso algún comentario admitiendo extrañeza sobre cuán extendido está el dopaje en el deporte popular. A mí sinceramente, me extraña, como dije, que sólo el 8% saliera de ese estudio. Sólo cabe ver las periódicas redadas en gimnasios y anuncios de controles en carreras populares, para comprobar que el tema está extendidísimo y tristemente instalado.

Hay permisividad ante el dopaje entre nuestros iguales y eso también nos da un plus para pasar por alto lo que hagan los pros y similares. No es de recibo, sinceramente. Sé que cada uno hace con su cuerpo lo que le apetece y lo lleva hasta el límite que le conviene, pero entonces hablamos de deporte y salud o simplemente de auténticos flipados que necesitan sentirse protagonistas un ratillo en la carrera de su pueblo.

Es el “ciclismo de cuñaos”, ese que en la cena de Nochebuena sacas a colación para marcar paquete ante los tuyos, aunque se base en porquería. Gigante con pies de barro.

¿Quién tiene la culpa? pues todos en general y algunos más en particular. Hay un lema sobre dónde está el limite que define bien lo que se está promulgando, deporte hasta más allá de los permisible, porque sí, porque yo lo valgo. El otro día Eric Monasterio, quien nos describía las miserias de verte en un abanico, dijo que en su preparación para la maratón de Florencia prefería sacrificar tres días de entrenamiento -que no es una tragedia- a joderse más por un resfriado. Ese es el problema, que nos creemos más machotes por salir medio resfriados o incluso con fiebre mal disimulada con paracetamol. Lo siento, eso no es deporte, eso es de descerebrados. Y que conste, yo salí con fiebre hace años, y nunca más.

El problema es esa enfermedad de buscar la mejor marca, el registro más notable,… hay marchas, puras marchas, que se venden como competiciones y que además, al concluir, anuncian ganadores, cuando no es más que una vuelta de x kilómetros que otrora sería una plácida travesía por parajes de cierto encanto. Ese problema, unido a las muchas tonterías de quienes preguntan por el límite, converge en lo que vemos y en lo que podríamos ver, que un día una organización por alentar tanto sus participantes vea que uno se le va en vivo y en directo. Entonces vendrán las lamentaciones.

Imagen tomada de www.todobicis.net

INFO

Hoteles RH con toda la oferta para el cicloturista en Levante