El ciclista frente a un semáforo rojo

Hoy los amigos de Barceloneta Bikes tratan un tema peliagudo y muy recurrido cuando se habla de los ciclistas por la ciudad: los semáforos y pasárselos en rojo. A ver qué os parece.

Según la normativa de circulación de nuestro país saltarse un semáforo en rojo con una bici es ilegal y en esto, a los ciclistas, se nos acusa de auténticos criminales. Mirad y escuchad por ahí, en cualquier conversación la coletilla que utilizan las personas que no usan la bici como medio de transporte casi siempre es: “Los ciclistas os saltáis los semáforos”. Pues sí, mucho lo hacemos: “Tengo que confesar que yo también lo hago”. Pero ¿alguien recrimina a un peatón que cruce la calle con el semáforo en rojo?

Muchos dirán que no es lo mismo, sin embargo creo sinceramente que el hecho de que un ciclista se salte un semáforo en rojo es más comparable al peatón que a otro vehículo que haga lo mismo. Es más, los semáforos tienen su origen en el tráfico rodado. No estaban concebidos para penar a los peatones o a las bicis en su origen. Los semáforos surgieron para que no tuviera que haber un guardia dando el paso a los vehículos todo el día.

En otros países como Francia y Bélgica esta norma no es así. Allí se entiende la bici como algo más cercano al peatón que al resto de vehículos y en nuestro país, hay ciudades como Zaragoza que estudian la posibilidad de que los semáforos en rojo puedan ser interpretados como ceda el paso para los ciclistas, siempre respetando primero el paso de los peatones.

A parte de que se podría reducir el tiempo de desplazamiento de las bicis en un 30%, también está demostrado que es más seguro para los ciclistas, ya que el momento en que somos más vulnerables es en la arrancada, pues es cuando hacemos más fuerza y tenemos algo menos de equilibrio. Si a esto le sumamos que nos ahorramos unos cuantos coches y motos acelerando a tu alrededor y la sensación no es nada agradable.

Por otro lado el hecho de pasar un semáforo en rojo hace que una parte del trayecto la hagamos sin el tráfico rodado de los coches, así que, por unos instantes, la calzada es un poco más nuestra y podemos ir más tranquilos y tragando menos humos.

Por lo tanto los ciclistas nos pasamos los semáforos en rojo si no es peligroso y ello no es un crimen pues los semáforos no fueron pensados para nosotros.

(*) Desde el modesto punto de vista del autor de este mal anillado cuaderno, la imagen de un ciclista saltándose un semáforo no es la mejor para el colectivo y luego pesa en el juicio social de los ciclistas urbanos. Sinceramente un servidor se ha saltado semáforos como cualquier hijo de vecino, pero si la situacion requería cautela me he clavado al paso de cebra y he respetado a los de alrededor. El problema como siempre está en la generalización. Pasar un semáforo en rojo, si no se expone a nadie, no tiene que molestar , el problema es que la línea de lo que está bien o no es difusa… 

Imagen tomada de www.cedemos.org

INFO

2Mira este pequeño accesorio de Lucky Bästerds…

Organiza todo lo que necesitas para tu salida o desplazamientos diarios. Mantén los bolsillos de los pantalones libres para pedalear con más comodidad. Cada bolsa está equipada con trabillas para cinturón, extrapieza Ulock, reflectantes laterales, correa para luz, correa para llaves y bolsillo interior