Victorias que querríamos haber visto

En la historia grandes ciclistas lo dejaron con alguna asignaturas pendiente

¿Qué gran ciclista se perdió por el camino de la victoria que hubiera puesto la guinda al pastel, a su pastel?

Pues hay unos cuantos, y es que en la historia, siempre nos quedaron asignaturas, emocionalmente, pendientes de parte de los corredores que nos hicieron amar este deporte.

Algo así como si Alejandro Valverde se hubiera retirado con el palmarés que le sitúa como el séptimo mejor ciclista de la historia, pero si el arcoíris de Innsbruck iluminando el camino

Y ya que empezamos con el murciano, y con la vista puesta a Tokio, siempre extrañaremos que en su interminable lista de éxitos no suene la música olímpica, una prueba a la que Valverde ha acudido puntual desde Atenas 2004, pero que nunca ha conseguido domar y eso que en alguna ocasión, 2008 especialmente, llegaba en un estado de forma brutal.

Valverde no se ha colgado, por el momento, aunque creemos que para Tokio lo tiene complicado, el oro olímpico, como Purito Rodríguez no lo hizo con el mundial.

El de Parets lo tuvo a tocar en el famoso entuerto de Florencia, pero aquello, lo recordamos todo, acabó en un baño de lágrimas, y no de alegría.

Para Purito quedaron otras piedras en el zapato, la de una gran vuelta, y en especial en el año 2012, cuando Hesjedal ganó un Giro para el que no contaba, ni volvería a contar, y Contador una Vuelta que remontó in extremis camino de Fuente Dé.

De aquellas experiencias, algunas más amargas que otras, se extienden a otros dos grandes nombres con un palmarés excelso pero pequeños agujeros negros: ni Laurent Jalabert ni Sean Kelly consiguieron ser campeones del mundo.

El primero cayó ante el imperial sprint de Bugno en Benidorm y en San Sebastián vio como Brochard se llevaba una prenda que llevaba bordado su nombre, aquello valió un buen cabreo de Manolo Saiz con Melcior Mauri, cuando éste se debía a España y no a Francia.

Laurent Jalabert 1995 JoanSeguidor

El irlandés tuvo un grano en Greg Lemond, en especial en el mundial de 1989 cuando le batió al sprint bajo la lluvia, por medio estuvo el elegante soviético Konyshev.

Sean Kelly fue el eterno aspirante al mundial, pero nunca se le dio, años antes fue tercero por primera vez, le superaron Saronni y un tal Lemond.

En 1987 contribuyó al éxito de Stephen Roche, ganador de Giro y Tour esa campaña.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Si seguimos hurgando en la historia y el sentimiento, habremos pensado qué habría sido de Miguel Indurain de haberse colgado también un oro mundialista en la ruta.

El mejor ciclista que jamás hemos visto lo tuvo a tocar dos veces, y otra que Bugno le demostró que su sprint era tremendo tras 260 kilómetros, pero el navarro no vistió el arcoíris más que en alguna crono por el título que se había llevado en Colombia, días antes del increíble desenlace con Abraham Olano.

Mundial Colombia JoansEGUIDOR

Indurain tampoco pudo domar la Vuelta a España y eso que figuró, no sé si aún sigue haciéndolo, como el líder más joven de la historia de la carrera.

En 1990 fue como líder de Banesto, pero Perico acabó tomando el mando, y al siguiente año Melcior Mauri estuvo intratable.

Siguiendo con grandes vueltas, pensamos firmemente que Nairo Quintana podría haber sido el primer colombiano en haber ganado el Tour de Francia, sobre todo aquella edición de 2015, en la que Froome pegó primero pero acabó pidiendo la hora.

En todo caso, grandes ciclistas siguen pensando en lo que pudo ser y nosotros lo lamentamos

Milán-San Remo Kwiatkowski Sagan JoanSeguidor

Por ejemplo que Peter Sagan no haya ganando nunca la Milán-San Remo cuando la ha tenido en la mano en varias ocasiones, si no era Alaphilippe, era Kwiatkowski, hasta Ciolek le quitó una que parecía cincelada a su nombre.

Hubo un tiempo que Geraint Thomas disputó a pulmón abierto las grandes del adoquín sin resultados que avalaran una apuesta que Brad Wiggins centró en Roubaix un año.

Al menos nos cabe el consuelo que Van Avermaet ganó una vez Roubaix, tras ser campeón olímpico, y disimuló su desencanto eterno con Flandes, la carrera de casa que se resiste a entrar en su palmarés.

Aunque si de grandes decepciones hablamos, pocas como la de Tom Boonen cuando perdió en la misma línea del velódromo la posibilidad de ser único en Roubaix… y es que ese momento en el que Hayman le privó a él y a la historia de algo tan singular, la decepción que nos recorrió el cuerpo describe la sensación de vacío que emerge cuando aprecias ciclistas como los mentados y no logran resarcirse de su pequeña gran obsesión y los años pasan y caen a plomo hasta que lo dan por imposible.

Gore 400×100 MArzo2020

 

 

Los ciclistas más hateados

Laurent Fignon JoanSeguidor

Diez ciclistas que pasan por ser de los más hateados de la historia

Hace unos años recuerdo en un foro ciclista leer sobre una circunstancia que hasta entonces ni me había planteado, ciclistas hateados, la posibilidad de «odiar» a un ciclista por mil razones, por que te negó el saludo en una línea de meta, por que no tiene tu forma de pensar, quizá te bloqueó en redes -un saludo a JJ Rojas- o sencillamente no te gusta cómo corre.

La conversación en sí giraba en torno a Iban Mayo y Paco Mancebo, ya ha llovido, si el primero se llevaba buenos elogios, el otro cargaba con la cruz de correr de forma conservadora.

Hubo uno que, refiriéndose a Mancebo, dijo: «Es el típico ciclista que odio«.

Aquello nos impactó, ¿cómo es posible odiar a un ciclista, cuyo oficio nos despierta admiración y cariño en idéntica medida?

Pues sucede y nosotros hemos pensado en diez nombres, varios de ellos recientes, que ha despertado lo peor de los aficionados, sobretodo en estos tiempos en los que, como vimos al inicio del Tour, el espectador está muy encima de si se «fuman» o no una etapa.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Si nos vamos a los clásicos, el «ganador más desgraciado de la historia del Tour» fue Roger Walkoviak, quien vivió en una suerte de maldición amarilla con cientos de aficionados y medios de comunicación echándole en cara ganar la mejor carrera casi de carambola, como si el humilde ciclista francés tuviera control sobre la suerte de la misma,

Se acuñó la expresión «ganar a lo Walko» por él y pasa por ser el primero de los ciclistas hateados de la historia

Pasan los años y un tipo que no dejó indiferencia y que calló muy gordo durante mucho tiempo -un servidor iba a la Escalada de Montjuïc y le silbaba a su paso- fue Laurent Fignon.

En carrera debió ser odioso, lo mismo que en el trato con la prensa y la afición, cosa curiosa, por que hoy valoramos con mucho cariño su legado y recuerdo, admitiendo que lo necesario que sería en el ciclismo actual un tipo cono él.

Con Fignon, creció Bjarne Riis, el calvo que para muchos sacó a Indurain del palmarés del Tour, como si no hubieran otros nueve corredores entre el danés y el navarro.

Riis despierta muchas antipatías y carga casi en monopolio por una época en la que las aberraciones estuvieron al orden de día

Incluso hoy, la concurrencia celebra que haya dejado la estructura del NTT, que curiosamente encontró viabilidad cuando él abandonó el barco.

El siguiente «odiado», aunque amado, no sé si en la misma medida, es Lance Armstrong, cuyo principal pecado fue querer volar tan alto, que olvidó quien dejaba en la cuneta y le pasó factura.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Tiempos recientes…

Empezaríamos por un ciclista que en este mal anillado cuaderno siempre ha caído de pie.

Tipo especial, que se metió en algún Tour con guardaespaldas, Cadel Evans fue la pesadilla de los que entienden esto como un juego de valientes y al ataque, pero al margen de esta consideración, la gente olvida con frecuencia que al australiano le tocó jugársela contra una generación muy complicada y sacó muy buenos resultados.

Si no corría más es porque no le quedaba, eso siempre lo tuvo, no dejó nada por dar cuando la carrera le pedía marcha.

Otro australiano que se ganó buenas antipatías fue Simon Gerrans, el carterista de Egoi Martínez en aquella etapa del Tour, pero que con el tiempo perpetró una serie de victorias que disgustó a rivales y aficionados.

Olvidan que nadar y guardar la ropa es una virtud muy apreciada también en ciclismo y Gerrans era especialista, casi tanto como Rui Costa, el eterno segundo en todos los grupos donde va, rara vez le dio el aire.

Nairo Stelvio Giro 2014 JoanSeguidor

Aunque sus mejores años parecen haber quedado atrás, Rui Costa pasó una racha de auténtico «killer» con un mundial como joya de la corona despertando muchos comentarios por su forma de correr.

En Nairo Quintana acaban muchos caminos, uno el de la pasión exacerbada de lo suyos –el otro día nos explicaron que lleva a al afición colombiana a ser tan ruidosa-, el otro el de quienes pensamos que este ciclista hace tiempo que perdió la magia.

Siguiendo por lo segundo, Nairo Quintana ha sido, quizá ahora ya no tanto, uno de los ciclistas más «hateados» en redes, con apodos que hablan de su forma de correr, siempre con el rabillo del ojo mirando al lado, pendiente del rival, cosa que exacerbó a algunos en la ruta como Dumoulin o Yates.

Ha puesto el codo en un destacado sitio para la anatomía del ciclista.

Un corredor que abre mares por donde pasa es Mark Cavendish, campeón del mundo, cientos de triunfos pero con una ristra de sprints que habla de un personaje que ha puesto la victoria como la prioridad en su trayectoria, al punto de sacar del sprint a rivales cuando se veía superado.

Ello no quita para que hablemos de una leyenda.

Y uno para terminar, Rafal Majka, un ciclista que ha hecho del puesto virtud, que en su día fue un buen gregario de Alberto Contador, pero que con el tiempo se hizo un especialista en salvaguardar lo suyo, por mucho que fuera un top ten en una grande, por que etapitas hace años que caza.

En el Giro, el Bora fue uno de los equipos que tuvo dos corredores entre los mejores, la colaboración entre Majka y Konrad fue inexistente… al fin y al cabo el polaco ya estaba de salida.

Son diez, a nuestro juicio, alguno querríamos haber metido, alguno como Vanmarcke, Porte, Andy Schleck… en nuestro caso, pero no hay sitio para todos.

Accidentes: ¿Es ésta la nueva normalidad del ciclismo?

Egan Bernal Tour JoanSeguidor

Que los favoritos al Tour estén entre algodones debería hacer recapacitar

La vuelta a la actividad ciclista lleva escasas tres semanas de vida, parece que ha pasado un mundo cuando expresábamos nuestras dudas y esperanzas sobre la Vuelta a Burgos.

Un tiempo escaso, que se nos ha pasado volando, un crecimiento veloz como las expectativas de Remco Evenepoel, la explosión de Wout Van Aert, la intimidación del Jumbo Visma y el triste peregrinar que le aguarda al ciclismo español.

Teníamos ganas de ciclismo nosotros, los aficionados, pero esa ansia va con los ciclistas, los competidores, «los payasos de este circo con los que nadie cuenta» como nos vino a asegurar Luis Ángel Maté, encogido por el accidente de Jakobsen.

 

En estas dos semanas largas ha cabido gloria, épica, polvo y agua -un saludo a Gorka Izaagirre en su éxito varesino- pero también drama y susto.

Dos palabras que explican unas imágenes que seguro veremos en los zappings de final de año, la de Jakobsen marranamente cerrado por Groenewegen, como la guinda a un pastel de horrores cuya base la tuvimos en la caída por un puente de Remco Evenepoel en Lombardía.

Por medio, prevemos un Tour completamente impredecible con una masa ingente de favoritos tocada, en mayor o menos grado, porque el Dauphiné ha sido una máquina de picar tanta carne como fuerzas, en un desnivel brutal acumulado en cinco días de competición.

Ver el listado que deja la carrera previa al Tour asusta y pone de relieve lo complicado que es sacar pecho en este deporte.

Hoy arriba, mañana mascando miseria, una historia mil veces vista que pero que nunca se ve venir.

Primoz Roglic y Egan Bernal en la punta de la pirámide son la clave de bóveda de esta catedral de los horrores en la que también entran nombres que ahora mismo van con dudas al Tour que empieza en diez días escasos.

Caídas de Emmanuel Buchmann, cuarto en el último Tour y en franca mejoría por lo que vimos en el Dauphiné, y de Steven Kruijswijk, un puesto por encima en ese mismo Tour, más molestias de Nairo, más la espalda de Mikel Landa…

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Un cuadro complicado de digerir, que nos lleva a preguntarnos por este ciclismo de nueva normalidad que hemos sacado del confinamiento.

Un ciclismo que no sé si es más agresivo, más hambriento, pero que ofrece un parte terrible de roturas, abrasiones y percances varios que dan que pensar.

Y es que cuando Tom Dumoulin cuestiona una de las bajadas del Dauphiné resulta obvio que las cosas, desde quien gestionan todo esto, no se están haciendo bien, y además su negligencia goza de total impunidad, porque cualquier protesta del pelotón se diluye en el olvido.

En esa misma bajada, Steven Kruijswijk dejó la defensa de su podio en el Tour.

Quizá cuando alguien de ahí arriba, con poder para decidir, vea que la plana mayor del Tour que arranca en Niza está cogida con alfileres se dé cuenta de que así es imposible seguir, que el payaso merece el respeto de su circo, y con los ciclistas deben contar en esta historia, más allá de llenar los titulares.

Gore 400×100 MArzo2020

¿Por qué los ciclistas se perciben como un estorbo en la carretera?

Seguridad ciclista POC Volvo JoanSeguidor

Es notorio que muchos conductores ven a los ciclistas como un obstáculo por la carretera

¿Cómo cambiar la percepción de muchos sobre los ciclistas en la carretera?

Incredulidad, resignación, indignación, tristeza…sobretodo TRISTEZA.

Enorme tristeza por nosotros mismos, que circulamos con nuestro vehículo, la bicicleta, a diario por las calles y carreteras de nuestro país, y por los muchos compañeros ciclistas que han perdido la vida en la carretera, cuando lees cosas así…

 

Cada vez que la DGT o la Guardia Civil publican en RRSS un mensaje pidiendo respeto hacia los ciclistas en carretera, o recordando la normativa a cumplir cuando un conductor se encuentre a un ciclista, leer los comentarios que la gente escribe nos provoca una enorme tristeza.

Excusas, pues no son más que eso, burdas excusas, para poner en duda el respeto por la vida de personas, los ciclistas.

Solo hay que echar un vistazo a ese tweet para asombrarse y entristecerse (y por supuesto indignarse):

“Joden como monos en grupo de 3 o 4 ocupando toda la carretera y por cada coche que comete una infracción los ciclistas cometen 4”

“Pisas al ciclista y te lo quitas del medio”

“Y ¿por qué el ciclista no pone pie a tierra y deja pasar al coche?”

“El 100% de los ciclistas no respetan a los peatones”

“¿Los ciclistas se paran en los semáforos? El 101% se los salta sin sanción alguna”

“El 99% de los ciclistas no respeta las normas de circulación cuando circulan por carretera”

“La bicicleta es un arma sin seguro que nunca se sabe cuando se va a disparar en carretera”

Más allá de la certeza de los datos que alegremente exponen estos “usuarios de la via”, realmente alguna de estas “excusas” justifican jugar con la vida de personas.

Lo que hayan hecho mal uno, diez o cincuenta ciclistas, que los hay que incumplen las normas, ¿da derecho legal, y sobretodo moral, a jugar con la vida de cualquier usuario que se desplace en bicicleta?

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

Sinceramente creo que tenemos un grave problema de egoísmo, egoísmo vial, que cuesta vidas cada año en la carretera.

Muchas de ellas, lamentablemente, de ciclistas, uno de los eslabones más débiles de la cadena.

Cualquier excusa es buena para poner en duda el derecho a circular y ser respetados de esos usuarios “diferentes” a ellos y a los que ven como un “estorbo”.

Una situación de difícil solución, aunque está claro que unas campañas públicas de información, concienciación y control por parte de la DGT, Guardia Civil y diferentes autoridades autonómicas serian un buen primer paso.

Teniendo en cuenta que la última palabra la tienen las personas y su capacidad cívica para compartir la vía pública.

En este aspecto la educación vial de base, en las escuelas, prácticamente inexistente en la actualidad en nuestro país es el cimiento por el que deberíamos empezar.

Mientras, los ciclistas deberíamos dar un ejemplo de comportamiento a la hora de circular

Dejar sin “excusas” a esos usuarios que nos ven como un “estorbo”.

Seguramente encontraran otras excusas, fruto de su egoísmo, pero que no sea a costa de nuestras acciones.

Evidentemente cada uno se hace responsable de sus acciones, pero como colectivo tenemos mucho que aportar y no esperar sólo soluciones.

Por @Ramacabici

Gore 400×100 MArzo2020

Estas son 8 promesas del ciclismo

Vamos con ocho promesas que pueden hacer del ciclismo su coto

Entre estos jóvenes ciclistas tenemos a Quinn Simmons, Mikkel Bjerg y otras grandes promesas de ciclismo que brillan y se perfilan más allá del 2020.

El ciclismo, además de ser uno de los ejercicios más completos que hay, también es un deporte con muchos fanáticos y muchas estrellas destacadas.

En este 2020, algunos ciclistas jóvenes prometen brillar en el futuro y, por eso queremos que des un vistazo a los 8 ciclistas que tienen proyectado ser los mejores en los próximos años, ocho promesas para dominar el ciclismo.

João Almeida

Almeida es un todoterreno que ha sido uno de los talentos sub-23 más prometedores de los últimos dos años. En el 2018, ganó el Liege-Bastogne-Liege sub-23 y luego terminó segundo en el Giro d’Italia sub-23 y séptimo en el Tour de l’Avenir, que es  efectivamente el Tour de France sub-23.

En el 2019, se centró más en las carreras de alto nivel e impresionó en particular en el Tour de Utah, donde terminó cuarto en la general.

Los impresionantes resultados de Almeida han sido recompensados ​​con un contrato de dos años en Deceuninck: Quick-Step.

Andrés Camilo Ardila

Andrés Camilo Ardila, con tan solo 20 años, se uno a los grandes ciclistas colombianos: Nairo Quintana, Esteban Chaves, Miguel Ángel López, Egan Bernal e Iván Ramiro Sosa.

Ardila, dominó el Giro de Italia sub-23 del 2019 al ganar dos etapas y el título general por un mando 4minutos y 10 segundos.

El equipo EAU Team Emirates ya estaba en conversaciones con él para entonces y posteriormente lo firmaron por un contrato de cuatro años.

Andrea Bagioli

Bagioli es un escalador que puede recurrir tanto a carreras de un día como a etapas.

En la escena de un día, terminó segundo y luego terminó primero en las últimas dos ediciones de Il Lombardia sub-23.

También terminó subcampeón en el Liege-Bastogne- Liege sub-23 en el 2018 (detrás de Almeida).

En carreras de varios días, el desempeño sobresaliente de Bagioli destacó en la Ronde de l’Isard 2019 en Francia, donde ganó dos etapas y el título general.

Ahora se unirá a Almeida al convertirse en profesional con Deceuninck – Quick-Step ya que firmó un contrato con el equipo por dos años.

Stefan Bissegger

El joven ciclista suizo Bissegger, llamó la atención del equipo estadounidense EF Education First Pro Cycling después de una serie de victorias a principios del 2019 enel Clásico de Nueva Zelanda, Tour du Jura Cicliste y luego, lo más impresionante de todo, fue su desempeño en una carrera contra profesionales establecidos en el Tour de l’Ain.

La victoria en el campeonato suizo de contrarreloj sub-23, una victoria por etapas en el Tour de l’Avenir y una medalla de plata en la carrera mundial sub-23 en Yorkshire confirmaron que EF había descubierto una joya del ciclismo.

Bissegger se especializa en pruebas de tiempo y sprints: «cuanto más difícil, mejor», dice este joven de 21 años que se proyecta como uno de los mejores ciclistas de los próximos años.

Mikkel Bjerg

El danés Bjerg, de 21 años, es la próxima gran novedad en el ciclismo y es el heredero de un legado ciclístico en donde destacaron personajes como Rohan Dennis, Tom
Dumoulin y Tony Martin.

Ganó el título mundial de contrarreloj sub-23 en 2017, 2018 y 2019, y antes de eso, terminó segundo en la versión junior en el 2016.

También tiene el tercer tiempo más rápido en el Hour Record, superado solo por el actual titular, Victor Campenaerts y Sir Bradley Wiggins. Bjerg ha firmado un contrato de tres años con el
equipo UAE Team Emirates, de los Emiratos Árabes Unidos.

Alberto Dainese

El italiano de 21 años, Alberto Dainese, fue uno de los velocistas más prolíficos en las categorías sub-23 del 2019.

La más prestigiosa de sus siete victorias fue la carrera de ruta del Campeonato de Europa sub-23 en los Países Bajo.

Dainese también puede superar escaladas cortas y contundentes, por lo que su talento lo proyecta como uno de los ciclistas jóvenes con más futuro en el deporte.

El equipo Sunweb lo ha firmado en un contrato de dos años.

Quinn Simmons

Deceuninck: Quick-Step y Remco Evenepoel mostraron, en el año 2019, que es posible que un joven ciclista salte directamente de los niveles junior a senior.

Simmons dominó la escena juvenil en el 2019 al igual que Evenepoel en el 2018, ganando en 10 de sus 21 días de carrera con una mezcla de virtuosos esfuerzos en solitario y una poderosa prueba de tiempo.

Su mayor triunfo fue en la carrera masculina juvenil en el Campeonato Mundial de Yorkshire, donde fue solo, al estilo Evenepoel, con más de 30 km aún por correr y ganó por 56 segundos. Simmons es un ciclista de clásicos que ahora se mudará a Bélgica para comenzar una etapa que tanto él como Trek-Segafredo esperan que termine con una serie de victorias en Monumentos.

Georg Zimmerman

El joven ciclista alemán Georg Zimmerman, se describe a sí mismo, como el más adecuado para las carreras de un día y lo demostró con victorias en el Trofeo Piva y Coppa della Pace en Italia en el 2019, el primero por un amplio margen de 1 minuto y 42 segundos.

Sin embargo, el ciclista de 22 años, también demostró ser un corredor destacado cuando ganó la clasificación de montañas en el Tour de Austria, donde terminó entre los cinco primeros en la clasificación juvenil tanto en el Tour de los Alpes como en el Tour de l’Ain, y luego terminó quinto en general en el Tour de l’Avenir.

Zimmerman firmó un contrato de dos años con el equipo CCC.

Imagen: Yorkshire 2019

Si mi niño quisiera ser ciclista

Niño ciclista JoanSeguidor

Que tu niño quiera ser ciclista viene sin manual de instrucciones

Cuando un niño decide ser ciclista, un calambre recorre su hogar.

No es un deporte sencillo, ni siquiera fácil de encajar en la rutina laboral.

Pero la mente, inquieta ella, ya se pone en lo peor, piensa en la carretera, en los peligros, en lo que viene… 

Y no es sencillo pasar como si tal cosa, no tener miedo.

Salir a la carretera te asegura una jornada de disfrute máximo, pedaleando por donde te plazca, pero casi seguro un susto, un aprieto, alguna de esas situaciones que cada día leemos en la prensa, con ese goteo de accidentes.

 

Estos días que deberían ser de pasión de Giro de Italia, quien no ha tenido al crío sentado al lado, mirando y soñando por la televisión, imaginándose ahí, en medio de paredes de nieve, de rosa, recibiendo el beso de las guapas, descorchando el cava…

Todo eso está muy bien, pero el camino no es sencillo.

Hace unos cuantos años escribimos una reflexión sobre el padre ciclista que ve a su hijo partir en un entrenamiento pensando en los peligros que la ruta le pondrá y en la inquietud de saber si volverá bien.

Fue a raíz de la muerte de Víctor Cabedo, atropellado mientras entrenaba.

Permitidnos rescatar un tramo…

Esto es el ciclismo de bambalinas. No lo conocemos, pues lo padecen en silencio sufridos padres que asienten ante las obligaciones de sus chavales para con la bicicleta, la carretera y el ciclismo. Suena duro. “Respiras hondo, menos mal”. Momento en que ves al chaval tras llegar de entrenar o cuando le recoges en la carretera por que ha pinchado en medio de la nada.

Así es la rutina en la casa de muchos de los críos que salen diariamente a intentar ganarse la vida sobre una bicicleta. Los que somos padres nos estremecemos cuando oímos relatos así. La carretera, el vivero de ciclistas, se ha convertido en territorio hostil. Quedan otras opciones, surgen circuitos cerrados, pero no son más que apaños para intentar retrasar lo inevitable, que no es otra cosa, que un día cojan su máquina y se lancen al asfalto a hacer kilómetros.

Semanalmente, casi como en la violencia de género, oímos sobre la muerte de un ciclista. El caso de Víctor Cabedo emerge por su condición de ciclista profesional, pero también por los muchos buenos amigos que dejó por el camino. Sin embargo, la cantidad de ciclistas anónimos que alimentan la mortandad es alarmante.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Esto es así, como la ciudad que vio la salida de una jornada del Giro de Italia: un casino.

Pero aquí la ficha es tu vida, tu felicidad

Muchas veces hemos escrito por los padres ciclistas, que les dejen crecer, que no tienen que ser un Contador o un Valverde, que disfruten, que se prenden de la bicicleta, de la vida sana…

Pero estos mismos padres que a veces se obsesiona con el futuro del niño, son los que ven a sus hijos partir cruzando los dedos que todo salga bien.

Hemos visto esta carta en Facebook y queríamos compartirla

 

Niño ciclista JoanSeguidor

Que el niño quiera ser ciclista no es algo que venga con manual de instrucciones…

Imagen: Bicics 

Ciclistas: no es el momento de quejarse (II)

Oír y leer a ciclistas protestando me hace pensar que viven en otro mundo

Leer reacciones al post que rescatamos del muro de nuestro amigo Jaume Rué en Facebook nos dibuja un panorama en el que o muchos que practican ciclismo no están afectados por la crisis económica que se está derivando de todo esto o no son conscientes de la realidad que nos rodea.

Pensar en salir en bicicleta es lícito, claro que queremos salir, y a correr, nos ha jodido, somos deportistas, nos gusta que nos dé el aire, sudar, cansarnos y luego ser generosos en la mesa. 

Todo eso está muy bien, pero la situación es disruptiva.

 

Si a la maraña de voces que suenan desde todos los lados, ya incluso hasta el fútbol está en el lote, añadimos la de unos deportistas amateurs que, estando en todo su derecho de quejarse, no se dan cuenta que las reivindicaciones que lanzan son nimiedades respecto a lo está en juego… ¿qué podemos esperar cuando surge gente diciendo que tenemos que ser solidarios?

Hace menos de dos semanas, más de de uno estaba maldiciendo su rodillo o el patio donde dar vueltas corriendo o caminando, hoy podemos salir, con todas las limitaciones del mundo, de distancia, municipio, sin grupeta,… pero joder, podemos salir.

Y lo hacemos valorando como oro en paño esos kilometrillos que toda esta mierda nos ha robado.

Cabe disfrutar y esperar que escampe.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Ya sabemos que un ciclista solo por la montaña no va a contagiar a nadie, no cabe ser epidemólogo para tenerlo claro, lo sabemos de sobra, pero en este caso creo que hay un tema moral detrás de una decisión, si sale uno a la montaña, sale un tropel, si sale uno a la montaña, ya tenemos grupetas por la sierra, quedadas y otras sobradas que hace dos meses que están vetadas por salud pública.

Igual que cuando un ciclista habla mal de los otros cuando se salta un semáforo, también lo hace cuando camina en medio de un redil, sin distancia, ocupando espacio, a la vista de todos.

Y no queremos defender una medida, no somos sospechosos ni ser de unos o de otros, nos merecen todos la misma opinión, somos pragmáticos ante una sociedad a la que le das la muñeca y te toma el brazo.

Es lícito pensar que el sistema económico montado en este país en base de servicios, turismo y bares debe revisarse, pero es el que es amigos, ahora y en este momento y es por el que hay que luchar para reflotar.

Luego esos políticos que abrazáis, cortoplacistas y que sólo hablan para sus parroquias, que tengan los cojones de cambiar el sistema de raíz cuando toque, pero no ahora, cuando estamos salvando los muebles.

De ahí que una terraza con diez tipos bebiendo cerveza, respetando la norma sea de recibo…

Y no menospreciéis tanto el turismo, alrededor de él hay puestos de trabajo que ni imagináis, creando una inteligencia de país de la que sentirse orgulloso, atrayendo ingenieros y matemáticos y exportando «savoir faire» a nivel internacional.

Por cierto que al ciclismo, a los ciclistas y a la bicicleta les va bien cuando al turismo le va bien.

Que España siempre tendrá en el sol su mejor aliado y con él todo lo que viene. 

Ciclistas: no es el momento de quejarse

bicicleta confinamiento joanSeguidor

Convendría que algunos ciclistas se dieran cuenta de lo que nos estamos jugando

¿Es incongruente y carece de lógica que hoy podamos ir a un bar rodeados de más gente y en cambio aún los ciclistas no podamos salir en bici fuera de los límites de nuestro municipio?
Por supuesto que sí.
Pero ahora toca pensar en global y no en uno mismo.
Basta ya de salir a aplaudir y después intentar saltarse las normas o estar quejándose todo el día porque no puedo salir más en bici, basta de hipocresías.
Los ciclistas federados, amateurs, populares, cicloturistas, profesionales frustrados…nos esperamos un poquito más, Y NO PASA NADA!
No debe ser nada fácil gestionar esta crisis en un país Mediterráneo como el nuestro en donde la vida en la calle y el contacto entre personas forman parte de nuestra cultura y están en nuestro ADN.
Las autoridades tienen que lidiar entre dos duras realidades y encontrar el punto de equilibrio es más complejo de lo que podamos pensar.
Por un lado hay que mantener el estado de alarma con algunas restricciones, ya que el riesgo de rebrote sigue estando ahí, no podemos bajar la guardia ni muchísimo menos.
Deben seguir los horarios restringidos para que el riesgo de contagio sea menor entre personas vulnerables.
Si no se hace así ya estaríamos montando fiestas de vecinos, porque somos así, porque pensaríamos que esto ya está superado.
Por otro lado somos un país con una economía débil, basada en los servicios y el turismo, donde las pymes y los autónomos somos la base de la subsistencia del Estado.
En pocas palabras, o empezamos a trabajar y a facturar ya o nos hundimos.
Gore 400×100 MArzo2020
A modo de ejemplo: en España hay 260.000 bares, uno por cada 175 personas, es la densidad más alta del mundo.
Muchos tendrán que bajar la persiana definitivamente si no empiezan a recuperar la actividad.
Nos guste más o menos somos un país de bar y fútbol, es lo que hay.
Vamos a apoyar, a aportar, a pensar en positivo, en global y dejémonos de egoísmos y de críticas.