El Tour en el Col de la Loze: ¿más de lo mismo?

Kalas 1024×140

 

Meter el Col de la Loze entre las leyendas del Tour parece atrevido a priori

Leo que el Col de la Loze, la ansiada cima del Tour, es el séptimo puerto más alto de Francia, a cuya cima llega un camino que parte desde Meribel, abierto para ciclistas.

El Tour ya puede decir que incorpora su Camperona o Bola del Mundo y no sólo eso, le quiere conferir estatus de leyenda, pero si hablan hasta del Galibier…

Etape 400×400

 

DT-Swiss Junio-Agosto

 

En fin, no sé si un servidor se está haciendo mayor, o es que directamente este ciclismo ya no lo reconocemos.

Sin encadenados clásicos de Croix de Fer, Galibier y Alpe d´ Huez, el Tour lo fía a un final infernal, con rampas que todos los equipos conocen que son lo idóneo para disuadir a los favoritos de moverse antes del tramo final.

Si a ello le añadimos el trenecito amarillo convenimos lo que dijo Valverde: «Atacar en este Tour es un suicidio»

Hemos querido recuperar la aportación de Cuadernos del Ventoux sobre la que será primera llegada del Tour al Col de la Loze:

Es el día. Desde su presentación, dos jornadas parecían destinadas a hipotecar el desarrollo de este Tour de Francia: la CRI del penúltimo día en Le Planche des Belles Filles y la etapa de hoy. El pelotón afronta el único encadenado alpino digno de tal nombre: Madeleine primero (15,8 km al 8,1%) y La Loze después (18,6 km al 7,7%).

La Loze es un puerto inédito (se llega por Méribel) y durísimo. Sus últimos cinco kilómetros oscilan entre el 9,8% y el 11,4% de media, a más de 2.000 metros de altitud. Nadie podrá ocultar nada. Quien renquee perderá tiempo, se mostrará vulnerable.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

¿Qué esperar? A tenor de lo sucedido ayer, poco. En la primera jornada alpina más de cuarenta corredores, entre ellos rodadores o gregarios como Küng o Polanc, superaron el último puerto. Por delante, Kämna resolvió una fuga disputadísima.

Como ya sucediera en la Lusette, los escapados coronaron con más tiempo respecto al grupo del que contaban a pie de puerto. Fue una de las etapas de montaña más pasivas e intrascendentes que recuerdo, en una lucha por la general mediocre.

Hace unos días comentamos que el Tour así, como se hace hoy en día y con estos bloques, es infumable, aquello nos valió comentarios igual de infumables: «Sólo por ser el Tour es bueno» venían algunos a decir.

Pues bien, disfrutad del plato, que viene cargado y con guarnición y no olvidéis que las mejores etapas son aquellas que respetan el guión clásico del ciclismo, tipo Marie Blanque o los etapones de uno en uno del Giro.

Lo otro es como leí el otro día: «El ciclismo actual es a la vida lo que instagram a las redes».

Gore 400×100 MArzo2020