Tour Colombia: con oro, sin paz

Tour Colombia JoanSeguidor

Mov_Gore

El Tour Colombia es el Oro y Paz con una nueva capa de barniz

Hemos leído cosas del nuevo Tour Colombia.

Si algo tienen los de la Federación de Ciclismo en Colombia es que husmean y saben olfatear el oro, siempre en beneficio propio.

Oro y Paz, así se llamaba la carrera por etapas que la Unión Ciclista Internacional les aprobó a finales del 2017, tras una interesante puja en donde Ovidio González a la cabeza de la Fedeciclismo bloqueó todos los intentos que hicieron algunos empresarios privados por montar una competencia de ciclismo de primer nivel en el país.

Atravesado como una vaca muerta en el camino, Ovidio consiguió que cualquier iniciativa privada debía pasar por el filtro de su Federación, o en otras palabras, que él tendría su tajada.


Tour Colombia, con la ambición de una grande

El Tour Colombia que debe de la Colombia Oro y Paz es una carrera que nace con las miras más altas.

El hueco que estos años había llenado San Luis, y hace poco San Juan, el Tour Colombia lo llena con intención de que la hegemonía colombiana en el ciclismo mundial se traslade a las organizaciones.

Dada también la lamentable situación de otros eventos, otrora grandes en la región.

Así no fallan los grandes colombianos, que es lo mismo que decir lo mejorcito del mundo.

De Gaviria a Nairo, pasando por Bernal, López, Urán, Sosa y ojo, Winner Anacona, el ganador de San Juan.

La gran estrella foránea es Chris Froome, un corredor de amor-odio en el lugar, que últimamente ha blanqueado mucho su imagen en el país.

Desde el Giro de Rigo a sus entrenamientos por el lugar.


Así nació Oro y Paz, una carrera cuya primera edición por las carreteras del Eje Cafetero y el Valle del Cauca tuvo un éxito rotundo y aplastante.

No habían venido las grandes estrellas del ciclismo mundial, pero estaban Nairo, Rigo, Henao, Bernal, Pantano, Gaviria todos rodando por el frente de la casa de millones de personas, algo imperdible para un público que se volcó en masa a las carreteras.

Ovidio además es buen político: en la Federación tiene metido a un ex general de la policía nacional (implicado, como no, en un escándalo de abuso sexual) y sabe ir de pedigüeño en las alcaldías municipales y las gobernaciones de los departamentos ofreciendo llegadas o salidas de etapa a cambio de millones de pesos.

Pero esta vez iba a lo grande: supo vender su nueva carrera según los vientos que soplaban y recibió un enorme patrocinio del gobierno saliente, el gobierno que apostó durante ocho años a pacificar el país a las buenas intentando acuerdos con todos los grupos alzados en armas.

El gobierno que firmó la paz con las FARC, esa guerrilla testaruda y beligerante que anduvo 53 años pegando tiros.

Por eso la carrera se bautizó con ese extraño nombre, Oro y Paz, es que si en los Países Bajos las válidas de ciclismo tienen nombre de cerveza, acá las cosas van de acuerdo a la historia patria: Oro, que no terminamos de saquear; Paz, que parece que llega pero no llega.

Y en la Fedeciclismo están felices.

Lograron que Chris Froome prometiera venir el año entrante a correr en la segunda edición, que se llevará a cabo en Medellín y el Oriente de Antioquia (sin duda un acierto total, por la gran afluencia de público y dinero que se verá correr), y consiguieron media docena de equipos de primer nivel que vendrán a disputar la prueba en febrero, imitando el éxito que alguna vez tuviera el Tour de San Luis en Argentina.

Caro Ferrer, la pequeña gran colombiana

Como no son bobos, ya le cambiaron el nombre a la carrera porque ahora los vientos que soplan son otros y el nuevo gobierno del presidente Iván Duque anda bien ocupado contando enanitos y desmontando los acuerdos con las FARC.

¿Paz?

¿Cuál paz?

Nada de Oro y Paz, ahora se llama Tour Colombia

O mejor dicho, nada de paz, que el oro es para Ovidio.

Imagen: FB Colombia UCI2.1

Que no haya dopaje en una carrera no puede ser noticia

Colombia Oro y Paz dopaje joanSeguidor

La Colombia Oro y Paz anuncia dopaje cero en los controles

La Colombia Oro y Paz fue la sorpresa, grata, en este inicio de temporada.

Un país literalmente entregado, arrojado a las cunetas, abarrotando las salidas, el camino y las llegadas.

Le medida y el escaparate de un ciclismo que, no lo descubriremos ahora, crece y copa los grandes titulares del circuito.

Esa carrera venía en un momento muy importante, porque al margen de lo deportivo y lo que vemos, el ciclismo colombiano arrastraba el estigma del dopaje por lo que había ocurrido semanas antes en la Vuelta a Colombia.

Ganar al dopaje no es una noticia

Esa ristra de positivos seguro que dejó a más de uno sin pegar ojo.

Y lo creemos así, porque la reacción y comunicación de la Federación Colombiana de Ciclismo nos pone sobre la pista.

“Me siento muy complacido y satisfecho porque se demuestra que estamos cumpliendo y luchando fuertemente contra este flagelo. La UCI está muy contenta con nuestro evento y ahora mucho más por los resultados de los controles, lo que demuestra que el espectáculo por parte de las estrellas y nuestros ciclistas locales fue completamente limpio”

Esto es lo que dijo el presidente de la colombiana.

Esto es lo que nos escribió un lector cuando pasó lo de la Vuelta a Colombia, meses antes…

Ciclismo colombiano dopaje JoanSeguidor

Me sorprende que esta noticia sea noticia y que se le dé el trato que se le da.

Como digo ganar al dopaje no es una noticia, es una obligación y lo que se hace porque está bien no es noticiable.

Es loable poner en valor el resultado, pero hacerlo también implica resquemor e intranquilidad.

Quien crea en un ciclismo sin dopaje o en un deporte sin trampas nos hablaría de las virtudes de Bambi, pero es todo mucho más complicado.

Muchas veces nos han escrito que no es oro todo lo que reluce en Colombia.

Colombia oro y paz dopaje JoanSeguidor

Que esa generación de «escarabajos» es una imagen que no se corresponde con la realidad, y mucho nos tememos que realidad tiene que ver con lo que pasó en la Vuelta a Colombia.

Es todo más tétrico.

Una realidad que habla de un ciclismo que maneja una ingente cantidad de talento pero que se llena de páginas amargas por quienes quedan en el camino.

Y en esa realidad se reprocha al presidente de la colombiana noque no habla de los positivos en la Vuelta a Colombia como del «no dopaje» en la Oro y Paz.

El dopaje aunque no pite creo que siempre seguirá ahí, porque es parte del paisaje, aunque invisible y la noticia de que nadie dio positivo, pues no es la mejor estrategia para creer que lo hemos vencido.

Imagen tomada de FB Colombia UCI 2.1

INFO

Nacex te envía la bicicleta al destino de tus vacaciones 

El ciclismo en Colombia es de masas

Ciclismo en Colombia JoanSeguidor

La Oro y Paz habla del momento del ciclismo en Colombia

El ciclismo en Colombia. está de enhorabuena El círculo del ciclismo colombiano necesitaba una carrera. El Colombia Oro y Paz es la respuesta.

Llegan imágenes, no muchas la verdad, porque no podemos ver la carrera en directo, pero los brochazos que llegan de Colombia son los de un deporte en su momento dulce. Un país postrado a al regazo de sus estrellas.

Estrellas de ayer, de hoy y de mañana.

De ayer una foto, ésta…

Colombia Oro y Paz JoanSeguidor

 

Lucho Herrera y Fabio Parra, dos ciclistas de nuestra época, de los ochenta, diametralmente opuestos, al menos así los recuerda nuestra memoria.

La Colombia ciclista entonces era un andamio con el esqueleto a la vista, aquellos escarabajos que irrumpieron, les llevaban a mil por hora y les dejaban vacíos en las pendientes.

Parra y Herrera son símbolos vivientes del ciclismo en Colombia

Lucho, eléctrico, pionero en los Lagos, en la Vuelta. Recuerdo cuando ganó en el Terminillo, Giro del 92. Indurain de rosa por detrás.

Fabio, más sobrio, atacaba para hacer daño, no ganó una grande, pero pisó el podio del Tour, el que ganó Perico.

Ambos están en primera línea viendo a Fernando Gaviria, que cuenta por triunfos las etapas llanas.


En El Velódromo…


 

Ambos también han visto la primera llegada en alto. Y nos ha sorprendido lo bien que ya está Nairo Quintana, tercero, sólo superado por Julian Alaphilippe, y Sergio Henao, el titular de la tricolor colombiana.

Nairo tan fuerte, y es febrero. Doctores tiene la iglesia, aunque cabe no olvidar una cosa: lo del año pasado, cabe no olvidarlo, lo bien que estaba ya en Valencia y lo justo que acabó el Giro.

Nos llegan recortes, imágenes. Nairo ante una multitud que no está entregada, le idolatra. Las imágenes Quitana desde el bus habla del activo que es ahora este ciclista en su país.

Atosigan también a Rigo Uran, cuya sonrisa es perenne. Fernando Gaviria celebra en olor de multitudes.

Es un arma de doble filo, es un cariño, como era de prever, desmesurado, pero también es el peso de la responsabilidad que desde luego reposa en las espaldas de estos ciclistas.

Tanta presión sobre sus estrellas, no sé cómo debe sentar

En el caso de los mentados, los tres estarán en el Tour de Francia con opciones y muy marcadas. El peso del éxito que a veces puede ser un plomo.

Incluso un canal deportivo, Señal Colombia, está al 100% con la carrera.

Me dicen desde Colombia que quieren que gane uno de los suyos, que ya está bien de ver ganar al eterno Oscar Sevilla.

No lo tendrán sencillo, en la primera opción Julian Alaphilippe les ha ganado. El gen francés en el ciclismo colombiano, tomando el relevo de Hinault, Mottet, Gayant, Beyaert, Simon…

Julian Alaphilippe JoanSeguidor

El francés está en un momento clave, en los prolegómenos de una primavera en la que sencillamente tiene que dar el paso adelante. Valverde ya le ha ocasionado bastantes cabreros.

Por el momento ha dado cuenta de los colombianos en su terreno, pero le prometen venganza. Quieren que el Oro y la Paz se queden en Colombia.

Imagen tomada de FB de Colombia Oro

INFO

El Hotel Ifach, en Calpe, es la casa de los ciclistas

 

Colombia Oro y Paz: El cambio de paso del ciclismo colombiano

Colombia Oro y Paz JoanSeguidor

A las estrellas anfitrionas se le añade Colombia Oro y Paz

Colombia, tierra fecunda de ciclismo, de ciclistas. Podemos irnos mucho tiempo atrás, buscar y rebuscar en los no pocos recodos de su historia y sus altibajos. Tuvieron la época dorada, les vino el bajón y ahora, en plena escalada, llega Colombia Oro y Paz.

Leo el motivo del nombre de Colombia Oro y Paz.

Oro por la gente, por el paisaje, por el contenido y continente.

Paz por la lucha que emerge de generaciones marcadas por la violencia. No es sencillo el camino, pero sigue el progreso y así quieren proclamarlo.


Más sobre ciclismo colombiano…


Tanto es su empeño en hacerlo público y universal que le ponen un nombre Colombia Oro y Paz, que me parece una pasada, tanto como aquella carrera que se llamó Roma Máxima, pero que duró tan poco.

Pero eso es el continente, ¿qué hay dentro?

Pues una carrera necesaria, que bebe de esos recuerdos de los clásicos, el RCN y el anterior, el POC.

Colombia Oro y Paz recupera aquellos clásicos de RCN y POC

Esos clásicos tuvieron a Bernard Hinault, Greg Lemond, Laurent Fignon y Felice Gimondi, y sirvieron para foguear un país trillado en el talento de diamantes sin pulir.

Aquel ciclismo colombiano del siglo pasado era la simiente de una querencia por el ciclismo que pasó por tiempos bajos.

Su renacimiento, los hijos de Uran, necesitaba una guinda, la carrera que vistiera de puertas hacia adentro la grandeza que destilaban fuera.

Colombia Oro y Paz JoanSeguidor

Y ha surgido el “Oro y Paz”, una prueba que por lo que leo tiene las complicidades de todos los que deben entrar al trapo, espero que les resulte. De la Federación no siempre me han hablado bien.

El cartel es muy bueno, extraordinario diría.

Tienen cuatro World Tour capitaneados por otras tantas figuras del lugar: Rigo Uran al frente del Education First, a cuyo maillot no me acostumbro, Nairo con Movistar, Gaviria en el Quick Step y el joven Bernal al frente del Team Sky, donde también va Sergio Henao.

Uran, Gaviria, Nairo y Bernal, la punta de lanza del Colombia Oro y Paz

El póker viene alineado de estrellas europeas, los dos equipos españoles recién ascendidos, Burgos y Euskadi, alguna escuadra italiana, recordad que Italia no tiene equipos del máximo nivel, y muchos equipos colombianos, que puedo prever harán de la competición un infierno.

No está Chaves, quien por cierto, nos alegramos, ha ganado el Herald Sun Tour.

Colombia Oro y Paz JoanSeguidor

Me llama la atención de la dureza del Colombia Oro y Paz, etapas para velocistas y tres llegadas en alto, la última a más de 2000 metros y doscientos kilómetros. Poco usual a estas alturas del año.

La aventura tiene cifras que llaman la atención. Un presupuesto muy alto, comodidades y casi lujos para los ciclistas y 5000 policías en la ruta.

Creo que desde que Miguel Indurain y Abraham Olano fueron campeones mundiales en Duitama, no se veía este nivel en Colombia.

Espero que salga bien, es la pieza que falta en el puzle. A sus estrellas, a su fecunda cantera, al crecimiento del Postobón, la carrera es la guinda, y lo que necesita el ciclismo colombiano para olvidar una pesadilla, la de los positivos de la Vuelta a Colombia.

Ahora tienen todo para hacerlo funcionar. Que el Colombia Oro y Paz haga honor a su pomposo nombre.

Imágenes de Colombia Oro y Paz, y prensa de EF y Mitchelton