No le llames contrarreloj por equipos, dile agonía

Contrarreloj por equipos JoanSeguidor

En la contrarreloj por equipos el sufrimiento individual suma para el bien colectivo, todos lo pasan mal

Yo no le llamaría contrarreloj por equipos.

Le llamaría agonía.

Contrarreloj por equipos: Nadie escapa a la tortura

SQR – Cerdanya Cycle

 

Los especialistas contra el crono la sufren porque suelen llevar gran parte del peso del equipo, y el resto se deja la vida en aguantar el ritmo infernal que imprimen y además intentan aportar todo lo que pueden.

Si eres de los primeros, por muy duro que sea están en su medio natural.

Todo sobre el Tour de Francia, sus orígenes, héroes, puertos… 

Ahora bien, si eres de los segundos…

Cualquier tontería puede eliminarte.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Cuando se plantea una crono por equipos hay que tener en cuenta muchos factores.

Desde el tipo de recorrido, el aire, si se quiere proteger al líder del equipo, si se va a intentar llegar con todo el bloque, si se van a sacrificar piezas durante la crono y en que momento.

Al final cuanto más corredores entren al relevo, más descanso tiene el resto, pero llevar a un corredor que no pasa no sirve de nada.

A no ser que sea el jefe de filas.

 

 

Lo divertido de esto, es cuando eres de los que en crono andas menos que un carrito de polos.

Has visto el recorrido y te lo han explicado al dedillo.

Haces un buen calentamiento, y sales seguro a hacerlo bien y a aportar.

SQR – GORE

 

Rampa de salida.

Respiras y te concentras, buscas relajarte.

Notas el corazón bombeando con fuerza.

Salida.

Cada uno busca su sitio y ya ves que el que marca los primeros metros ha salido muy rápido.

Todos intentando cerrar su hueco y formar la fila lo antes posible.

Ahí es cuando piensas “madre mía que sofocón me acaban de meter”.

Ya empiezas a contrapié.

No has recupero de la salida, que llega la primera curva.

La confianza en los compañeros es máxima.

Frenas donde ha frenado el de delante y trazas igual.

No se pueden perder metros en la salida de la curva o tocará volver a apretar dientes, y eso es otra bala que gastas.

Sales de la zona de curvas y empiezas a relevar.

Todos van pasando y se vuela.

Hay que intentar mantener el ritmo.

Los tirones no son buenos.

Te llega el relevo, el compañero se aparta y el aire te toca en el morro.

Vuelta de tuerca al sufrimiento.

Te cuesta no perder  un kilómetro a la hora, y aún te queda un trozo.

El pulso sube, las piernas duelen más aun, si es posible, y te apartas.

La colección de Gobik… 

No está la batalla ganada.

Levantas mínimamente el pie y ves cómo pasan los compañeros.

Calculas el momento justo para acelerar un poquito y volver a la fila.

Es vital entrar clavado, de no ser así te puede tocar perseguir unos metros, y sumar otro esfuerzo.

Sí, otro.

Cuando crees que ya no llevas nada más.

Y vuelves a la rueda.

Entrar en la fila tampoco te da un gran respiro, el ritmo sigue siendo el máximo que puede llevar el grupo.

Cualquier bandazo, cualquier rotonda mal trazada, cualquier duda es otro gran esfuerzo.

Así, agonizando, puedes pasarte toda la crono.

Pensando que no hay más, y siempre sacas algo extra.

Quizás te saltes un par de relevos para intentar aportar algo más adelante, o sabiendo que no te queda nada intentarás morir en un último relevo más largo.

Sea como sea te tocará sacar hasta el higadillo, y es que la crono por equipos no perdona a nadie.

Por Eric Monasterio, desde Fisioterapia Monasterio

La contrarreloj por equipos es el escaparate perfecto

Contrarreloj por equipos JoanSeguidor

El Dauphiné disfruta de una contrarreloj por equipos como preliminar del Tour

No es habitual ver al Team Sky ganar una contrarreloj por equipos.

Pero en la del Dauphiné han conseguido engordar un pingüe palmarés en el que hay una del Giro y poco más.

Resultado: vuelven a tomar el liderato con todo lo gordo a la vista.

Ver al Team Sky, como el Mitchelton o el BMC, en este ejercicio es un ejercicio de equilibro, precisión y cálculo.

Nada es porque sí.

Son equipos que beben de la cuarteta de pista y del mejor trabajo sobre la cabra en la carretera.

Miden, calculan y plasman cada relevo en medio de la agonía.

Porque una crono por equipos es eso, una agonía por encima de los 55 kilómetros por hora, donde no se permite desliz alguno.

En una individual, si no puedes, te dejas ir o levantas el pie, aquí el equipo depende del tu eslabón para que la cadena no se rompa.

El Team Sky en una contrarreloj por equipos

Pero es que además verles en conjunto es una delicia, es el escaparate perfecto, como decimos.

Porque salen a la carretera con todo, luciendo modernidad, estética y esa colección de maillots y bicicletas personalizadas para los campeones de España, Polonia e Italia que pone el acento en el detalle dentro del conjunto.

Team Sky contrarreloj por equipos JoanSeguidor

Si el ciclismo del siglo XXI quiere venderse moderno, la fotografía de una contrarreloj por equipos es la imagen.

Lamentablemente no hay muchas a lo largo del año.

Esta vez las hemos visto en Tirreno, cosa habitual, Semana Coppi-Bartali y el engendro de la Vuelta a Valencia, que se suspendió por las condiciones adversas de horas antes.

Son pocas las veces que las vemos y ahora, con la inclusión de la del Tour, 35 kilómetros en Cholet, el Dauphiné ha puesto una muy similar.

Creemos que pocas cosas ejemplifican el trabajo del equipo y su grupo humano como una contrarreloj por equipos.

Por eso creemos que hay pocas, demasiado pocas en este ciclismo que cree que innovar sólo pasa por la montaña y las cuestas.

Imagen tomada de FB de Critétium du Dauphiné

INFO

La Smart Bike de Bkool te pone el gym en casa

La causalidad no existe en una contrarreloj por equipos

Biomecánica ciclismo JoanSeguidor

La ciencia de la contrarreloj por equipos es un arte

Es curioso, o quizá no. La ciencia en la contrarreloj por equipos prende como la pólvora por el pelotón pero el detonante siempre está en el mismo lugar.

El ciclismo anglosajón ama la contrarreloj por equipos

Si veis estos últimos años, los nombres que sondean el podio y los pronósticos son siempre los mismos: Orica, hoy Mitchelton. Sunweb, BMC y Team Sky.

Curiosamente coincide con los países que mejor dominan las persecuciones, ahí están australianos, americanos y como no británicos.

Y como nos dijo Jaume Mas hace unos días, el éxito de la cuarteta se trabaja ocho horas al día, no hay casualidad, ni ciencia sujeta al azar.

Es un trabajo de relojería, si no suiza, casi. Un perfecto engranaje, donde cada uno tiene un rol, desde el líder, a los que le toman la aspiración, el tiempo que tira cada uno, las veces que lo hace, la arrancada, los sacrificados sin media avería, la distancia entre ellos, la formación, las subidas, las curvas, la entrada del viento…

Contrarreloj por equipos Dimension Data JoanSeguidor

Qué no nos contaría Manolo Saiz o los muchos que se enamoraron un día de la contrarreloj por equipos.

En la salida de la Tirreno, una crono que era un ida y vuelta, técnica la mínima, potencia a tope, coordinación a full, los mejores de la modalidad se vieron las caras, y BMC volvió al dorado, ojo por tercer año consecutivo.

Tirreno Adriatico 2018 – Highlights – Stage 1

Rivivi la 1a tappa della Tirreno Adriatico NAMEDSPORT> con la cronometro a squadre di Lido di Camaiore!

Publicada por Tirreno Adriatico en Miércoles, 7 de marzo de 2018

 

Hemos recogido estas palabras de Max Sciandri, quien fuera excelente ciclista angloitaliano en los noventa, en Lido di Camaiore, técnico al volante del equipo rojinegro:

La contrarreloj por equipos va sobre la perfección. Son muchos detalles y también el trabajo en equipo.

Todos cuentan, también cada parte de la mecánica. Es desde luego un trabajo en equipo y así se lo hacemos saber a los chicos en el briefing previo.

Hemos trabajado muy bien y todos han contribuido.

El trabajo ha sido bueno desde todos los lados, de hecho empezó hace dos semanas, cuando buscamos el mejor lugar para entrenar porque no es sencillo poner siete ciclistas a correr a 60 km/h.

Necesitas espacio para trabajar y mejorar y para allí que nos fuimos para mejorar nuestros márgenes.

A ello le añadimos un material perfectamente afinado y lel resultado ya lo hemos visto

Es muy complicado ganar una vez, hacerlo dos veces es muy duro pero tres es un desafío al alcance de muy pocos

Todo esto sucede en un contexto de agonía, de cuerda que se rompe en cualquier momento, como nos dijo Víctor Gonzalo, quien supo qué es hacer una contrarreloj por equipos con Indurain y Rominger…

El esfuerzo es agónico, en el llano siempre hay que ir por encima de los 50-55Km/h y eso no es nada fácil, aunque sea por equipos. Pensemos que una persona en una crono individual puede bajar el ritmo o subirlo a su antojo, por equipos no se puede, o estás en los relevos o te quedas. Sencillo, pero brutal.

Imágenes tomadas del FB de la Tirreno-Adriático

INFO

El Hotel RH Ifach es la casa del ciclista en Calpe

La agonía de una crono por equipos

No hice muchas cronos por equipos, no obstante me acuerdo de tres, una en la Vuelta a Burgos y otra en Castilla y León, con Banesto, y otra con el Clas, creo que en una Vuelta a Valencia. No fueron unas experiencias más, las del Banesto me tocaron com Miguel Induráin, que creo ganó ese año Burgos, y la del Clas con Rominger. Correr con ambos fue un honor, pero muy duro. Impresionan, vaya si impresionan, pues solos eran capaces de ir muy rápidos con lo que ir a rueda era una proeza… Detrás de ellos acostumbraban a ir ciclistas contrarrelojistas, porque les tocaban los relevos más duros.

Personalmente sólo estuve bien en una que hice con Banesto, creo ganamos o quedamos cerca de los primeros en una Vuelta a Burgos. Hablamos de una prueba colectiva que no trabajas como una etapa normal, pues el esfuerzo tiene su recompensa en forma de victoria que cuenta para todos en el palmarés.

Me acuerdo que en la del Clas, me dejaron en la primera cuesta nada más salir. Se te viene el mundo encima y te sientes mucho peor que cuando te quedas en una etapa corriente, porque no sólo te quedas tú, también sientes que le fallas al equipo. Es una prueba moral muy dura.

El esfuerzo es agónico, en el llano siempre hay que ir por encima de los 50-55Km/h y eso no es nada fácil, aunque sea por equipos. Pensemos que una persona en una crono individual puede bajar el ritmo o subirlo a su antojo, por equipos no se puede, o estás en los relevos o te quedas. Sencillo, pero brutal.

Es una prueba colectiva y por tanto el resultado del equipo será lo que finalmente decida. No vale con llegar todos y contentos con no haberte quedado, si te han metido 3 minutos. El hecho que los tiempos decidan la general hace que la presión sea doble. Si tiras como gregario un día normal llegas hasta un punto, pero si fallas y se pierde una carrera por la crono por equipos puede ser bastante duro para todos. 

Sobre el reparto de esfuerzos, hay que tener en cuenta que el único equipo que preparaba las cronos por equipos en los años 90 era la ONCE y así les iba. Imaginaros por tanto que de golpe te pones a bloque, a altas velocidades, en una prueba que exige mucha preparación y coordinación, sin haberla entrenado.

Pues casi siempre salía un desastre. Se improvisaba mucho. Ya según el viento se podía cambiar todo, aunque eso es normal, pero también decidíamos si hacerla en fila o en doble fila en la misma crono, lo cual era muy contraproducente.

Tampoco había pinganillos y se gritaba mucho, aunque entre el ruido de las lenticulares, el viento, el público, etc, se hacia difícil coordinar. A veces no decidíamos a priori ni en el orden en que ir y se improvisaba según la marcha. Todos esos detalles significan muchos segundos perdidos.

Ahora se pueden ver a equipos como Movistar o BMC rodar totalmente acoplados unos a otros y se nota que hay un gran trabajo detrás de esos equipos. Nada que ver con hace más de 20 años.

A mí, como dije, me tocó entrar en los equipos de Indurain y Rominger, que al partir como favoritos, nos caía una presión enorme. No os cuento los nervios que se pasaban.

Normalmente se prefería que hicieras un relevo a muerte antes de quedarte que intentar aguantar sin relevar porque entorpecías los relevos, a no ser que estuvieras disputando la general. 

En definitiva la crono por equipos para los que no éramos rodadores era una prueba exigente, que no te permite calentar, te sirve para ver cómo estás, y que puede pasarte como a Perico cuando se quedó de salida. Incluso aunque vayas bien, siempre se sufre porque, si eres de los que vas mejor tienes que dar más que el resto, con lo que al final es agónico para todos. 

Me parece correcto que se integre en la general individual, aunque favorezca a los equipos grandes. El resto pueden perder minutadas, pero es parte del ciclismo y una prueba más que demuestra la grandeza de este deporte.

Por Victor Gonzalo

Imagen tomada de www.arueda.com

INFO

Biciescapadas es un rinconcito de Hoteles RH creado para ofrecer servicio a los amantes del clicoturismo

Las fragilidades del «Imperio Sky»

 

Quienes naveguen por mi edad, tendrán fresca la trilogía de la Guerra de las Galaxias. Hablo de la original, de la de hace treinta años, no del sucedáneo tecnológico de quince atrás. En un pasaje de la primera entrega las tropas rebeldes valoran la posibilidad de atacar la temible Estrella de la Muerte, el arma más poderosa del Imperio, capaz de cepillarse un planeta en medio segundo. Durante la exposición del estratega de los rebeldes afirma que tan portentosa fortaleza no admite ataques frontales ni masivos, pero sí pequeños dardos, naves diminutas que surquen su campo de fuego y lleguen a su punto débil.

1

 

Algo así se postula en el Giro de Italia que rueda por tierras de Campania, tanto peninsulares como insulares, en estos días de despejar las primeras incógnitas de la carrera. La crono por equipos en la isla de Ischia sirvió para corroborar lo que se viene tiempo anunciando, estos tipos de negro vienen a por todas, tienen el Giro en mente y como la Estrella de la Muerte no admiten ataques frontales ni estrategias similares.

 

El Team Sky está pensado a lo grande. Sus victorias se basan en una superioridad casi por combustión. El Tour de Francia pasado es un vivo ejemplo de esta teoría. Consumen las piernas de los rivales, al tren que le interesa, hasta dejar seco cualquier intento de ataque y ofensa ajena. Así plantean la carrera por que para ello gozan de una excelente camarilla. Vean por ejemplo la guardia de Wiggins en este arranque de Giro. Quién le busque las cosquillas el vigente ganador del Tour tiene primero que derribar excelentes gregarios que perfectamente, por calidad digo, podrían liderar otras escuadras.

 

Sin embargo, Sky, como aquella Estrella de la Muerte, no está diseñado para ataques pequeños y terreno minado. Y no hablo de las leyendas que hablan de alianzas italianas frente al ganador foráneo. Recuerdo cuando ganaba Miguel Indurain que se trazaban posibles acuerdos entre Chiapucci, Chiccioli, GIovanetti y las vedettes locales de la época. Aquello fue una epopeya contada para quien la quisiera escuchar, pues la carrera fue por unos derroteros muy diferentes.

 

No obstante concurren en este Giro finales envenenados, complicados puertos, peores descensos y rivales que encajan con el perfil de guerrilla que se necesita para minar los sólidos argumentos de los ingleses. La etapa de Sant Elpidio de la Tirreno fue el ejemplo más claro. Justo dos días después de que Chris Froome atizara un golpe que pareció definitivo, Vincenzo Nibali sacó provecho a las posibilidades del recorrido para sorprender y alzarse con una victoria simbólica que en cierto punto puede alentar acciones similares en este Giro que camina por el sur.

 

Cierto es que sobre el papel hay que plasmar esas opciones que ahora nos parecen improbables, pero también resulta imprescindible agarrarse a esas teorías si se quiere ver algo de confrontación, pues ahora mismo, racionalmente y con los datos en la mano, Bradley Wiggins es mejor que todos y cada uno de sus rivales en el terreno que se les compare. Si empírica y racionalmente la situación es esa, sólo cabe apelar a la emoción para poner en titubeo al que es favorito unánime de este Giro.

Foto tomada de www.sport.es