Controles ciclistas: ¿cuándo se perdió la batalla?

Controles ciclistas Pieter Serry JoanSeguidor

Mov_Gore

Controles como el de Pieter Serry muestran la fragilidad del colectivo ciclista

El otro día nombraron a Yves Lampaert «flandrien» del año en la tradicional gala de ciclismo flamenco que acontece por estas fechas.

En la misma el compañero del campeón belga Pieter Serry era solicitado para un control antidopaje.

Fue así, tal cual, en medio de la misma.

No pudieron esperar una hora a que acabara el acto.

Los controles ciclistas no miran ni lugar ni momento

El propio corredor habla de dos controles en sendas semanas, ambos fuera de competición, cosa que en muchos círculos se tiene como clave para pillar a quienes se mueven por valores anormales.

Así las cosas Serry tiene el dudoso honor de entrar en medio de la lista de bochornos protagonizados por unos controles que vuelven a ser noticia, mucho tiempo después.

DT-Swiss Junio-Agosto

Porque los primeros «whereabouts» sí que estaban cargados de polémica y poco sentido del decoro.

Llegaron al ciclismo como el elefante que entraba en una cacharrería y dejaron huella profunda en algunos protagonistas.

Aún se recuerda como Kevin Van Impe fue sorprendido en un crematorio, nada menos, para pasar la prueba.

De aquel celo inicial, se pasó a un sistema más racional, menos escandaloso sobre el papel, que de una manera u otra los pros han ido gestionando.

Pero lo de Pieter Serry huele a la paranoia de los primeros tiempos.

Dice Gianni Bugno, desde la ACP, que se han solicitado controles llevando al niño a la escuela o durante una boda.

Esto en cualquier otro deporte es titular, denuncia y escarnio para los responsables de la lucha antidopaje.

Sin embargo, en ciclismo la moneda de vilipendiar al ciclista, incluso en un acto festivo, está permitido, sale barato.

Controles ciclistas: Cabría preguntarse el porqué

Quizá porque como colectivo lo único que han tenido en común es que se ganan la vida sobre una bicicleta y no se ha mirado más allá.

Cuando ves a gente como Novak Djokovic lloriquear por mucho menos y la gente atendiéndole, te das cuenta de lo mucho que se perdió entre los ciclistas y su posible defensa.

Gravity by Gobik: El culotte definitivo con menos de 145 gramos de peso

Siendo el deporte más controlado, arrojando unos índices de positivos muy modestos, es increíble que el ciclismo se haya dejando ganar la partida de esta manera.

La desventaja es tal que resulta casi imposible pensar en que un día hechos como el que le pasó a Serry pasen de un simple pataleo en la redes.

Imagen: Quick Step Floors