Campeonato de España de Ciclocross 2019

Ciclocross 2019

El Campeonato de ciclocross celebrado en Galicias, ha tenido sabor gallego, que se ha celebrado en Pontevedra.

En nuestro especial que celebramos el año pasado, podemos saber todo lo que esta disciplina. Podéis ver todo lo que es el ciclocrós en este enlace, Clica aquí.

Carlos Canal de Orense, categoría SUB-23 ha sido el proclamado campeón. Toda una lección de ciclocross, en esta mañana de Enero. Un campeonato que se consagra como una modalidad creciente y que demuestra que es un deporte este en alza.

En un circuito técnico, pero con buen tiempo para la práctica del ciclocross,
Mientras las categorías inferiores, competirán a primeras horas a partir del mediodía, entraran a competir los corredores Elite.

 

Link a enlace para ver el campeonato online, clica aquí.

Lo más coherente es no ir al Mundial de ciclocross

Obviamente la noticia ha causado revuelo, y no es para menos. El primer Campeonato del Mundo del año, el de ciclocross, no tendrá delegación española. Lo cuenta el diario As. Se trata al parecer de una decisión “heredada” de la anterior junta directiva. A la vista de los resultados de otros años, donde España como país y sus integrantes a título individual ruedan muy lejos de los mejores, se ha optado por omitir la presencia. A ello además se añade el coste de un viaje enorme a Estados Unidos para que el primer mundial de ultramar sea ajeno a la selección española. El Hirumet costea el viaje de Egoitz Murgoitio y Jonathan Lastra. Entiendo que ambos deberán correr con los colores de española, aunque no sé si de buen grado pues ésta nada tiene que ver con su costeo del trayecto.

Sea como fuere, la noticia es digno espejo de los muy jodidos tiempos que nos toca vivir. Aquí la anterior junta, tan vilipendiada, también en estas líneas, creo que ha acertado. Durante años, los de la burbuja dirían algunos, hemos asistido a la sistemática participación de algunos ciclistas en eventos internacionales con cargo al erario público por el mero hecho de “adquirir experiencia” sin más límite que el que los criterios de clasificación impusieron aunque sus opciones y proyecciones fueran nulas. Claro, pasaron los años y la experiencia no se plasmó en resultados, ni si quiera en progresos, pero ello no fue óbice para que el círculo se alimentara con resultados que, sinceramente, no merecían el coste que representaban.

De esta manera, y llegados a un momento donde la situación es dantesca en lo económico, no estar en una cita como el Mundial de ciclocross donde las esperanzas pasan por un top 20 en elite, no es para rasgarse las vestiduras ni siquiera para mentar la terrible gestión de nuestros políticos y dirigentes. Sencillamente es lo que hay, nos toca torear tiempos difíciles y como me decían esta mañana “los pepinazos caen cada vez más cerca”.

Tomada esta decisión, la compleja maniobrabilidad que se encuentra el nuevo equipo de la Federación Española apunta ahora hacia la que será siguiente cita mundialista: el ciclismo en pista. Con aún escaso tiempo al mando de la nave federativa, López Cerrón y los suyos no han dado pistas sobre quién llevará los destinos de la selección de pista. Cabe recordar que ésta ha sido en el conjunto de las tres últimas olimpiadas la que más medallas ha dado. Valga el apunte para dimensionar, aunque someramente, su importancia. Eso sí el nombre de quien lleve el combinado de ruta surgió en el primer minuto después del nombramiento del nuevo presidente.

Llegados a este punto, la elección de un seleccionador para la pista no creo que deba dilatar más. Claro que los motivos técnicos que meridianamente aconsejan tirar por un camino u otro no sabemos si serán los que primen a la hora de dotar de tal cargo a la persona adecuada. O dicho de otra manera, las injerencias que aquí mismo comentamos a raíz del fiasco de Londres 2012 pueden volver a aparecer y entorpecer la labor de los gestores del ente federativo. Y con todo, entiéndanme que en esto el tema económico no parece decisivo, no al menos como sí lo es el sentido común.

Sven Nys y el compromiso por lo que amas

Qué bonito es el otoño. Sobre un ondulado prado se suceden los surcos de barro y hojas muertas tamizan caprichosamente una irregular alfombra. El día de Todos los Santos en Flandes es el del Koppenbergcross. Tramos pesados, material seco pero volátil. Algún que otro charco. Bajo los tubulares se esconden sorpresas. Rara vez son agradables. Un giro a la izquierda abre el muro de Flandes. Luego la lluvia lo complicó todo…

Cada giro son casi ocho minutos. Pasada la meta se surcan pesadas estepas de barro. Un grosor de varios centímetros te obligan a apearte de la máquina si no quieres acabar sellado en el lodo. Subes una vez, otra, y una más el Koppenberg que clava a los pros cada abril en la Ronde. A mitad de adoquinado, viras a la derecha y te insertas en la campiña. Qué bello es el ciclocross. Qué bien sabe en ese ombligo llamado Oudenaarde.

En medio de ese arsenal de huesos y carne embarrada, sudada, circulaba un hombre en tricolor. El campeón belga vigente, el más legendario de cuantos pululan por el circuito invernal. Sven Nys es el hombre del Koppenberg. Su elegancia se moldea en curva y contracurva. Ya no gana el 90% de lo compite, pero es grande. Su vida ascética, entendida como consagrada a lo que le ha dado dinero y fama, le elevan al estatus de mejor especialista de la historia.

A pesar de turnarse en el BTT y algo de carretera durante el resto del año, a pesar de sus concursos en Juegos Olímpicos, Nys es grande no sólo por su palmarés sino por la enorme fidelidad que le confiere a la modalidad invernal. Sabedor de su importancia retrasó su fecha de retirada a la campaña que muere en 2014. Para entonces habrá podido ser embajador del ciclocross en el primer mundial de ultramar de Louisville. Posiblemente no sea el mejor posicionado para ganarlo, sabiendo de su peculiar relación del mundial, pero no habrá mejor Cicerone. No os quepa duda.