Se acabó el brillo de Daniele Bennati

Daniele Bennati JoanSeguidor

Daniele Bennati demuestra que en la reinvención e

Cualquier conversación con un ciclista, sea de su equipo, sean rivales, tiene un denominador común: la elegancia de Daniele Bennati.

Me contaron que fue un ciclista que prendaba con su estilo sobre la bicicleta, su aspecto, la buena plata, el conocimiento del oficio, un saber qué hacer en cada momento.

La carrera deportiva de Daniele Bennati han sido dos en una, dos roles que ha llevado a cabo con éxito y en ambos se le recordará.

Él es un caso de éxito tangible y evidente de caso de éxito, en la reinvención está la clave para muchas cosas.

Como Fran Ventoso, por ejemplo, Daniele Bennati podría escribir chorros de tinta sobre el oficio, el pelotón, los compañeros, los látigos, las carreras…

 

Deja atrás una carrera deportiva que tiene dos fases muy marcadas, la primera de velocista de éxito, que manejó con maestría todas y cada una de las oportunidades.

Ojo que se va con 54 victorias en el palmarés, casi todas en ese primer periodo, donde siempre le teníamos presente en cada llegada por donde asomaba.

En ese ciclo cayeron etapas en las tres grandes, y entre éstas la llegada a París en el Tour de 2007, aquel que coronó a Alberto Contador días después de la descalificación de Rasmussen.

 

Casualidad o no, Contador y Bennati se cruzaron ese día en el podio más cotizado del mundo años antes que el italiano fuera jefe de ruta del Tinkoff capitaneado por Contador.

El mejor Tinkoff del madrileño tenía en Bennati el vértice sobre el que reposaba gran parte del trabajo.

Disponible la Cold Season de Gobik 

Su nuevo rol le dio lustre y presencia entre los grandes nombres, un corredor que venía de disputarle un mundial a Cavendish, que había ganado lo que había ganado, se había reinventado con éxito visible.

A los pocos años recaló en Movistar, asumiendo el mismo compromiso que en el Tinkoff.

SQR – GORE

 

Nairo Quintana tuvo un tipo con visión y estrategia, lo mismo que Mikel Landa.

De velocista laureado a hombre de equipo, el papel de Daniele Bennati, quien lo deja abrumado por los dolores de espalda, es un caso de éxito en ciclismo y el saber moverse por el gremio y encontrar su sitio.

Ahora fuera del ciclismo, quizá pueda devolverle parte de lo que éste le dio, muchos lo podrán agradecer.