¿Qué tal le irá a Dave Brailsford sin «su» cheque en blanco?

Dave Brailsford- Team Sky JoanSeguidor

Mov_Gore

Un año después del «resultado adverso» de Froome, se anuncia la desaparición del Team Sky

Cuentan en Velonews que ahora Dave Brailsford tiene por delante el reto más gigantesco de su carrera.

Más gigantesco que montar de cero el éxito británico de pista o sacar adelante la estructura del Team Sky.

El arquitecto Dave, el mismo que entró en el circo hablando del cielo como el límite de los sueños, y que impuso los excels en su rutina, tiene ahora que sacar adelante el presupuesto de un equipo que multiplica por varios el precio medio del ciclismo.

Y es que la trampa es de doble filo.

Porque el Team Sky ha sacado adelante todo lo que ha sacado, entre otras cosas, por la tranquilidad que daba una estabilidad financiera que no ponía fecha en el horizonte.

Una estabilidad que se plasmó en medios y avances, pero también en fichar «casi a capricho» lo que se necesitaba en cada momento.

Y así Dave Brailsford tuvo su tren, el mismo que apabullaba rivales y arruinaba los anhelos de ver buen ciclismo por parte del aficionado.

Cabrá ver cómo se maneja el Sir y sus ayudantes sin ese alivio que te permite centrarte en lo tuyo.

Cabrá verles en el filo, en el mal trago que casi todos los directores del World Tour ha pasado alguna vez.

Mientras el CCC toma parte del BCM y el Quick Step va a menos, el Team Sky parece que tendrá un recorrido con curvas.

Como ocurrió con BMC, y el patrón Rihs, fallecido este año,  cuando un equipo es una especie de «mascota» de alguien en una gran corporación, y ese alguien se va, el equipo está en entredicho.

Y eso ha pasado con los mecenas de Dave Brailsford, los Murdoch, que han perdido el mando de Sky.

¿Será capaz de Dave Brailsford de deslumbrar sin un cheque en blanco?

El concepto de ligereza en una bicicleta se llama Emonda by Trek 

Pues esa es la pregunta cuya respuesta entra en el tiempo de descuento hasta junio, el tiempo que se ha dado Brailsford para encontrar un nuevo apoyo.

Una prueba importante que no sólo pone a prueba al técnico, también a la robustez de esa fiebre británica por el ciclismo y todo lo que le rodea.

Imagen tomada de FB de Team Sky 

 

Edward Dunbar: Así trata el Team Sky a los talentos

Edward Dunbar JoanSeguidor

Mov_Gore

El fichaje de Edward Dunbar por el Team Sky demuestra como trabajan la cantera en el equipo inglés

En el Team Sky le tenían puesto el ojo a Edwuard Dunwar desde hacia tiempo.

A Dave Brailsford le impresionó tanto en el Tour de Yorkshire como en el Avenir.

Además Dunbar tiene en su palmarés el Tour de Flandes sub 23 del año pasado.

Con 22 años, este irlandés pasa a formar parte de la cada vez más amplia corte de jóvenes talentos del Team Sky.

 

Su incorporación tuvo cierta miga, por eso.

Edward Dunbar formaba parte del Aqua Blue, el mismo equipo que de un día para otro dijo que cerraba la persiana porque su mentor no entendía el ciclismo ni sus resortes.

De un día para otro, toda la plantilla, entre ellos el ganador el año pasado en Los Machucos, se vio en la calle.

Dave Brailsford, quien tenía a Dunbar entre ceja y ceja para el año que viene, lo ha incorporado com efecto inmediato al equipo.

Edward Dunbar es ciclista del Team Sky para lo que queda de año más el siguiente.

Le veremos en las clásicas italianas previas al mundial de Innsbruck con el blanco Sky.

 

Que en una estructura que entendemos grande y densa de llevar, Brailsford haya dado este golpe de timón sacando la billetera para traerse al irlandés demuestra que Dunbar no es un cualquiera.

Pero también evidencia que en el Team Sky saben muy bien lo que quieren y lo que vemos en las carreras no es más que la prolongación de lo que hacen en la trastienda.

Imagen tomada de Aqua Blue Sport

¿Dopaje en Team Sky? La gota malaya de Dave Brailsford

Team Sky Dave Brailsford JoanSeguidor

Se cierra mucho el círculo sobre Dave Brailsford

Como si de los frentes hibernizos que barren la Península Ibérica de forma repetida, uno tras de otro, uno con más agua, otro con frío, el asunto de dopaje en Team Sky no deja más que episodios que estrechan y estrechan el cerco sobre el equipo que vino a hacer un ciclismo nuevo.

Hace unos días años, más o menos, curiosos técnicos británicos rondaban el Tour, veían, miraban y escrutaban el panorama. Todo desde fuera, con paciencia y sigilo.

Entre esos curiosos estaba Dave Brailsford, quien ya barruntaba el desembarco del Team Sky.

Entre otras imágenes les quedó grabada la salida de Bradley Wiggins, de rojo Cofidis, desde la cima del Aubisque porque a Christian Moreni le habían pillado con el carrito de los helados.

Días de exorcismo en el Tour, en el ciclismo.

Dias en los que los que el Team Sky hunde sus raíces.

Hace diez años Dave Brailsford barruntaba el Team Sky

Por que los británicos surgieron como el nuevo ciclismo, el limpio, el ajeno a todo aquello que fuera tradición y países de siempre.

Bélgica, Francia, Italia y España eran como el espejo en el que no mirarse.

Aunque ello no significar que Brailsford y los suyos se tuvieran que jugar el pan en las carreteras del viejo continente.

Con esa superioridad moral, el Team Sky construyó un relato que ahora puede volverse en contra.

En los informes que manejan las autoridades británicas señalan a Dave Brailsford como el culpable del rebose de esta situación.

Y no sólo las autoridades, o tabloides, tan ávidos de carnaza, también medios anglosajones de referencia que han crecido al amparo del Team Sky y todo lo que el ciciso británico ha ido logrando desde que alguien, hace veinte años, diseñara una estructura que pusiera a UK en el top de unos Juegos Olímpicos, apoyándose en el cilcismo en pista, el germen de todo esto.

The Sun Wiggins Dave Brailsford
Portada de The Sun del 5 de marzo de 2018

Ojo a lo que escriben en una editorial de Cyclingnews sobre este tema. Ahí van unos puntos básicos:

  • Dave Brailsford es el arquitecto de la mayor revolución del deporte inglés
  • A Dave Brailsford corresponden las decisiones de la dirección del Team Sky respecto a la preparación de sus corredores llegando a métodos increíbles e incoherentes con su deseo de “ganar limpio”
  • Dave Brailsford debería asumir la responsabilidad de estos hechos
  • Contrariamente a lo que Brailsford dijo, creemos que estas sustancias fueron usadas por el Team Sky dentro de las normas de la WADA para mejorar el rendimiento y no como un tratamiento médico
  • Se habla ya del ocaso de la estrella de Dave Brailsford
  • El Team Sky debe plantearse si con este responsable le interesa seguir patrocinando el equipo y si éste es sostenible
  • La épica y el romanticismo de las carreras europeas auparon a Brailsdford y el Team Sky en la era “post Armstrong”, cuando se creyó que era posible un ciclismo limpio. Así se vendió

Son retazos de una editorial demoledora, una golpe a la línea de flotación de un medio que es influyente, una reacción muy diferente a cuando algo así ocurre en España.

Ahora bien, queda por ver qué dice Bradley Wiggins de todo esto, ¿se soluciona el problema prescindiendo de Dave Brailsford?

Me cuesta créelo, sinceramente.

La dimisión de Dave Brailsford no creo que solucione el problema

Son días convulsos, los más, para el mejor equipo del mundo, que ve como su tinglado chirría mientras acontece una guerra por la propiedad de su accionariado, tema que se está comentando poco y que aquí en España sabemos el daño que puede hacer.

Cuando Euskaltel cambió de manos, el equipo despareció.

Veremos qué ocurre, porque aunque hagan como si nada pasara, nada puede seguir siendo como antes en el Team Sky.

Imagen tomada de FB de Strade Bianche

El Team Sky nunca mareó a Mikel Landa

Landa con Froome en el podio del Tour

Y Landa se fue a Sevilla

«Tengo esa sensación, sí, de no haber podido jugar mis bazas, de no haber… de haberlo dado todo, sí, pero de no haber llegado a dónde debería haber llegado»

«Me da pena porque en ningún momento se ha visto peligrar el Tour de Froome, pero yo no he tenido esa recompensa o ese premio…»

«Desde el primer momento, Brailsford, el jefe del Sky,  manejó muy bien la situación, nos obligó a comunicarnos mucho, a no guardarnos nada, y por mi parte, y supongo que por la suya también»

«Aquel día me dio mucha rabia porque se me sacrificó sin sacar un beneficio par el equipo. En ningún momento peligraba el Tour de Froome y no haberle sacado beneficio a romperme, a sacrificar mi aspiración… me duele, sí, me da pena»

Así ha hablado Mikel Landa, en El País. Así se ha despachado el ciclista más revalorizado de la carrera, un tío que, como ya hemos dicho otras veces, es todo clase y temperamento sobre la bici.

Creo no obstante que las palabras de Landa no son acertadas, a mí me suenan a ambición mal entendida y pataleta frente a un micro. Durante el Tour, en la retransmisión de Eurosport, Josu Garai repitió varias veces que el Team Sky debía, estaba en la obligación de ganar, al menos una vez, la general por equipos del Tour, que no era lógico que un equipo que manejase su presupuesto, no figurara aún en el palmarés colectivo de la mejor carrera, y eso que venían de ganar cuatro veces la carrera, e iban a por la quinta.

El Team Sky no había ganado la general de equipos porque nunca se puso a tiro ni fue necesaria para hacerlo individualmente, que es lo que interesa y queda en los libros. Sky quería el Tour para Wiggins, Sky quería el Tour para Froome. Los equipos era algo accesorio. Otros bloques, dígase Movistar, prefirieron hacer segundo y tercero, más la general por equipos, a intentar ganar el Tour. Son gustos, son opciones, yo me quedo con la de los ingleses.

Sky partió de Dusseldorf con las cartas bien marcadas, e igual que hemos dicho lo del triunfo de los equipos, estaba también muy claro que todo era a Froome. Ni siquiera cuando Geraint ganó el primer amarillo hubo duda, todo a Froome. Por eso Landa no puede sentirse decepcionado, porque su baza en el fondo nunca existió, como el equipo ha demostrado una y otra vez. ¿Para qué entró Kwiatkwoski en el corte de Nairo en Foix? para esperar a Froome, porque una vez que tenían a Landa-Contador cerca, se descolgó sin disimulo…

Landa fue progresando en la general por su calidad y gran estado de forma, pero también por la progresiva caída de grandes nombres, a priori con opciones de hacer algo importante: desde Porte, pasando por Dan Martin, Contador, Nairo hasta Aru en el rush final. La opción Landa era para Sky una carta a jugar contra los rivales de Froome, no un más a más del inglés.

La sensación que queda de todo es similar a la de Astana, cuando fue frenado en el Giro para Fabio Aru, teniendo a Contador muy tocado camino de Sestriere, cuando se le encomendó que Dumolin no volviera a entrar en la sierra madrileña, en la Vuelta que gana Aru, días después de irse a por su etapa a Andorra.

En el Team Sky Landa ha sido líder en dos Giros, uno lo dejó cuando venía de fraguar un gran reusultado contra el crono, en el otro le pusieron de colíder a Geraint, el sabrá los motivos de tal decisión, si era para contentar al galés o porque existían dudas de su rendimiento.

Admite, por eso, el alavés haber aprendido mucho para el futuro, ha visto en primera línea y desde dentro cómo se prepara y se gana un Tour, el equipo inglés le ha dado el punto de presión y exigencia que se necesita para brillar en una gran vuelta, donde días malos, los menos. Todo eso Landa se lo lleva.

Ahora mira a otro equipo, y dice que «hay objetivos para repartir», sabedor que muchos bloques ya tienen un líder. Es cierto que hay muchos objetivos, pero Tour sólo hay uno y dos gallos en el mismo corral no es sencillo. Si esto fuera un juego de sillas, diría que ahora mismo «Landa se fue a Sevilla»…

Imagen tomada del FB del Team Sky

INFO

Prueba a enviar tu #bicicleta con Nacex

Y si Froome dejará el Team Sky…

La semana pasada, en pleno Dauphiné, L´ Equipe publicó una noticia que no tuvo mayor recorrido porque el interesando fue además uno de los que lo desmintió y con rotundidad. Según la biblia del Tour, Chris Froome dejaría el Team Sky una oferta multimillonaria del BMC, indicando además su posible sueldo, que no recuerdo exactamente, pero que pequeño no era.

Froome, como digo, quitó hierro al asunto, aunque a mi entender no sería descabellado un cambio de aires, sobre todo cuando de la gestión del tema de Wiggins y el paquete que recibió hablamos. El pulido Dave Brailsford nunca ha sido agua clara en este tema y no es la primera vez que leemos que Froome se habría distanciado del mandamás del ciclismo británico, más cuando para Froome el crédito que le queda es capital para seguir vivo en este circo.

Pero, pensad por un momento qué consecuencias tendría un paso de Froome del Team Sky a BMC, o a cualquier otro equipo, si bien BMC no sería tan descabellado porque, aunque hablemos de una marca de bicism este equipo está creciendo en base a la relojera Tag Heurer, para quienes invertir en este deporte debe ser una propina, a la vista de lo que les costaría cualquier incursión en F1.

Si Froome dejara Sky, en su día se dijo de Wiggo, y nada de nada, se produciría un corrimiento de placas en la tectónica ciclista, primero empezando por quienes le rodean hoy, el equipazo que se llama Sky que reúne corredores que suben como los rivales de su líder.

Por ejemplo Wouter Poels y su suerte en las grandes, algo que hasta la fecha no hemos podido saber o Geraint Thomas de cara al Tour, en un estadio que desconocemos y eso que creemos que el galés lo haría mejor en Francia que en Italia, pues el ciclismo francés resulta más cabal y predecible que el que vemos en la bota. También estaríamos sobre Mikel Landa, y sobre Sergio Henao, y sobre…

Pero es más, nos serviría para elucubrar sobre la suerte del inglés con un equipo que fuera tan potente como el de negro, que en este Tour irá de blanco, incluso también para saber, si fuera el BMC su destino, qué pensaría Richie Porte para merecer esto. Y si vamos más allá, podríamos pensar en los hermanos Yates volviendo a casa pues se les negaba en Sky la opción de brillar que sí tienen en Orica.

Cuando el Team Sky echó a rodar, una de las primeras promesas de Brailsford fue ganar el Tour con un inglés. Lo ha hecho por partida cuádruple, aunque curiosamente, sus bazas han sido un tipo distante y despreocupado nacido en Gante, y un alambre de origen keniata. Con el tiempo el alopécido mánager británico, se apuntó ganar el Tour con un francés, quizá sin Froome podría ser un buen momento para intentarlo, aunque solo fuera para suavizar el Brexit y la manía que le han cogido a todo lo británico en el hexágono.

Imagen tomada de FB de Le Tour de France

INFO

Entra en el mundo de los rodillos con el Bkool Go

El Team Sky y el nuevo ciclismo

La colección de personas que quiere ver caer al Team Sky crece al tiempo que sus mentores no encuentran una salida al embrollo del paquete que le dieron a Wiggins hace seis años en el Tour. Es curioso, dos tendencias tan al extremo que caminan de la mano, sincronizadas para estupefacción del personal. “Aquí corre el EPO” fue uno de los muchos comentarios que me dejaron tras la victoria de Kwiatkowski en la Strade Bianche. Eso ya es como Trump con su predecesor, del que dice cosas gruesísimas y no pasa nada.

A mí me apena todo lo que está ocurriendo con el Team Sky, porque en el ciclismo, como en la política, tenemos cada cierto tiempo personajes que dicen venir a cambiarlo todo, para en el fondo seguir igual o casi igual que antes. La irrupción del Team Sky en este deporte fue sonada: tecnología, ciencia, imagen, cochazos,… todo era pequeño ante la aureola del equipo de la corona británica, que ponía en cuestión el ciclismo en toda su amplitud, de arriba abajo, de izquierda a derecha.

Como no podía ser de otra manera, generaron envidias y malos rollos desde el momento que pusieron el pie en el ciclismo. Todos pusieron de su parte. Desde entonces no podemos decir que hayan pasado desapercibidos, porque a sus triunfos, en el Tour, principalmente, se suman muchos elementos de mejora e innovación que produjeron sonrojo al principio y ahora casi todos los grandes hacen: lo del lavado de lactado, los SRM que algunos prohibirían pero los usan…

Con este caldo de cultivo, y teniendo en cuenta que UK no es España, que allí si hay dudas sobre un Sir como Bradley Wiggins no lo van a arropar y sí le atosigarán hasta donde haga falta, seguimos perplejos con la lección de “viejo ciclismo” que nos está dando Dave Brailsford, tirando balones fuera y dudando en cada pesquisa que surge entorno al paquete de Wiggins.

La situación empieza a ser violenta, y en plena campaña de clásicas, con varios ciclistas centrados en la cuestión, algunos corredores podrían empezar a cuestionar la figura del alopécico técnico que hiciera de la pista el banco de pruebas para triunfar en el asfalto. Para que surja una noticia así, podemos imaginarnos lo irresperable que empezará a ser el ambiente en ciertas carreras y ambientes para los chicos de negro, más allá incluso que el tarro de orina que le arrojaron a Froome una vez en el Tour al grito de “dopado”.

Si Brailsford vino para poner transparencia y romper con la opcidad del ciclismo, y no nos engañemos del deporte profesional en general, tiene una forma curiosa de aplacar el fuego. Ni Froome parece en disposición de defender a su “achi” enemigo Wiggins, cosa que enreda un poco más un paisaje que también habla de TUE y mano anglosajona en la UCI.

En definitiva, mucho lío, mucha confusión y poco claro entre los adalides del nuevo ciclismo y la pulcritud. Estos acabarán haciendo bueno eso de “tocarlo todo, para que no cambie nada”.

Imagen tomada del FB del Team Sky

INFO

No cargues con tu bicicleta todo el viaje, sólo disfrútala

Oleg Tinkov tiene sus razones

La fecha de retirada anunciada por Alberto Contador tiene equivalencia a la de su jefe Oleg Tinkov. Chabacano, estrafalario y desafortunado muchas veces en sus declaraciones, Tinkov nunca ha hecho nada porque sí, todo respondía a un plan, a una intención que con el tiempo y paciencia ha ido tejiendo hasta convertir su equipo en uno de los mejores del mundo.

Tinkov será lo que sea, pero ha puesto mucho dinero en el ciclismo. Entró hace unos años con un discurso de que “para ganar todo vale”, se moderó, en lo que a este discurso se refiere, y ha ido amasando hasta lograr hacerse con el control total del equipo, dejando por el camino a quien fuera menester para este empeño.

Tinkov ha dicho que se va, que echa el cierre en un año, como Contador, más o menos. No sé si las piezas empiezan a cuadrar o no, uno se va, el otro ha dicho que también, aunque de seguir podría ser con un equipo propio, conjeturas, lo único seguro es la marcha de Tinkov, un tipo que a pesar de todo, ha dejado 30 millones de euros en este deporte hace las maletas. Hay una estructura en el WT cuya licencia está en venta…

Sobre los motivos que esgrime Tinkov, creo que en el fondo tiene mucha razón. Tema de ingresos, de retornos, de entradas,… ha sido su caballo de batalla estos años pero su discurso ha caído en balde. Dice que sólo le ha apoyado Dave Brailsford, como buen inglés que sabe que esto necesita de algo más que ganar esta u otra carrera, que el ciclismo como esta concebido es complicado que perdure como pretende.

Porque en el horizonte vemos muy desiguales balances. Si por ejemplo ASO es una máquina de hacer dinero, supongo que con la problemática propia a cualquier empresa, no puede ser que los enanos que le llenan el circo estén subsistiendo al punto de ver que cada año la UCI tiene problemas para llenar el cupo del máximo circuito.

En la vida como en todo, cualquier mesa de negociación no es buena si de ella no se levantan todos los actores con la sensación de haber cedido y en ciclismo parece que siempre ganan los mismos.

El «upgrade» de Geraint Thomas

El periodo de hibernación ciclista trae noticias de toda índole. Entre otras, las postulaciones para el año nuevo son habituales prácticas. No es raro declarar intenciones, abiertamente y sin remilgos de lo que se espera de la campaña mientras, en capilla, se empieza a quitar la carbonilla que surge del periodo vacacional.

Estos días ha sido protagonista Geraint Thomas, un ciclista que nos tiene prendados por muchos motivos. La irrupción de su libro, os aseguro que cualquier estantería de una librería londinense es un espectáculo para los que amamos este deporte, ha sido el hilo para que el risueño ciclista de Cardiff exprese directamente que se ve legitimado a optar al Tour de Francia, ahí es nada.

Testigo directo de la progresión que llevó a Wiggins de ser un pistard de leyenda a ganador de la mejor carrera, Thomas cree que él puede imitar ese camino -lo más parecido a ser un monje- y con el éxito que acompañó a su compañero de equipo y cuarteta de persecución durante muchos años se ha convencido. Es más si Wiggo no lo hubiera hecho, Thomas ni se lo plantearía.

De esta guisa, y con la experiencia del último Tour, donde el galés sacó y remató los córners para su compañero Chris Froome hasta que reventó en los Alpes, previa caída hacia Gap, manifiesta que se ve listo para ser, ojo al dato, el tercer inglés en cuatro años que gana en Francia. 98 ediciones de vacío y estas ultimas llevan tres y quieren la cuarta.

El problema para Thomas es primero que su físico esté aún por rendir al 100% en las condiciones más extremas para un potencial ganador. De George Hincapie se dijeron cosas similares y la experiencia resultó magra en resultados. Luego también está su calendario y polivalencia. No olvidemos que es un outsider en las clásicas, y que si en el Tour dio un paso adelante, posiblemente fuera el corredor más sólido de todo el bloque de primavera, brillando desde San Remo a Roubaix y cruzando incluso el “Rubicón” de la victoria en Harelbeke.

Dicho esto queda el escollo más notable, la capitanía del equipo. Aunque te creas capaz, Froome es biganador del Tour y esa aureola es complicada de sortear. Froome parece un tipo razonable, pero hay cosas que a ciertos niveles son innegociables y Dave Brailsford deberá enjabonar muy bien al inglés de raíces keniatas para convencerse del “upgrade” de Thomas.

Porque en el fondo, es lo de siempre, presenciamos grandes equipos que aúnan ciclistas que por separado serían un espectáculo y juntos se tienen que someter a la jerarquía impuesta y eso, todo eso, va en detrimento del espectáculo que algunos dicen buscar.