Dale una oportunidad a la pista

No puedo más que decir que la pista está de moda en Reino Unido,  sólo hay que ver las medallas que sacan de mundiales y Juegos Olímpicos. Pero es que además vemos que en los últimos años, las carreras que llaman “Revolution”, que hacen cada mes, están cogiendo mucho peso y mejor cartel de ciclistas.

He tenido la oportunidad de participar por primera vez justo después del mundial del 2014 y recuerdo que el velódromo estaba lleno de público, similar a una Copa del Mundo o un Mundial. Es una sensación alucinante ver el velódromo lleno de gente para ver carreras, incluso familias que aprovechan para ir con sus hijos pequeños.

Hace unos días conocí los Seis Días de Londres. Tenía muchas ganas de participar en ellos por cómo se vive allí la pista: les apasiona, el velódromo se llena. También me apetecía porque coincidir con Sir Bradley Wiggins y  Mark Cavendish. Poder correr junto a ellos, corredores que admiras e idolatras, eso no me lo podía perder.

Para ser la primera edición tenía un gran cartel con ciclistas de seis días, campeones del mundo y olímpicos, ciclistas del World Tour…  No obstante, el programa de carreras era más ‘’light’’ respecto a otras competiciones similares, porque aparte de nosotros también participaban velocistas y féminas. Con todo el ritmo de carrera fue duro, además venía del Campeonato de Europa y los últimos dos días ya se notaba ya la fatiga.  Al margen de las carreras, también había tiempo para show con un DJ pinchando música, y eso a la gente le gusta.

Estos eventos son rentables sí o sí, mira la cantidad de años que llevan celebrándose en muchos países. En España es otra historia, lo veo difícil en estos momentos. Hay que buscar una forma de mezclar deporte con espectáculo para atraer a público de ambas partes pero no será sencillo.

Estos años he tenido la oportunidad de estar en Grenoble, Gante, Zúrich, Rotterdam, Bremen, Berlín y Copenhague. Me impactó Gante jugándonos todo en un velódromo de 166 metros pero muy rápido y con tan poco desarrollo. Impresiona tambiénla cantidad de gente bebiendo cerveza y coreando “Iljo, Iljo…”. Era  gente con bufandas de Iljo Keisse . Parecido al futbol pero a menor escala. En Berlín fue increíble la cantidad de gente. Unos 12.000 cada día, para flipar. En Bremen la carrera esta rodeada de continuos espectáculos y conciertos.

En estas carreras te das cuenta de que se puede compaginar perfectamente carretera y pista. Mira ciclistas como Iljo Keisse, Niki Tepstra o Mark Cavendish. Participan en algunos seis días de final de año y después empiezan la temporada de ruta con todas garantías. Supongo que influye la predisposición del equipo.

¿Por qué en España no se estila alternar pista y carretera?, por cultura… los países anglosajones son minas de pistards que se pasan a la ruta y se convierten en  estrellas: Wiggins, Geraint Thomas, Rohan Dennis…  Analiza la temporada de Elia Viviani, ha sido espectacular. Rindiendo en ambas disciplinas, planificando bien los objetivos de ruta y pista con los descansos oportunos.

Yo entré en el circuito de los seis días a raíz de la medalla de plata en Minsk 2013. Obviamente tu caché va en función de los resultados en mundiales o europeos. El año que gané el mundial con David Muntaner, el caché subió pero lo realmente bonito fue poder llevar el maillot arcoíris en los diferentes seis días en que participamos.

Ahora mismo no tengo decidido en qué pruebas estaré. Lo ideal sería hacer dos con Mora si queremos compenetrarnos mejor como hicimos en su momento con Muntaner de cara al mundial. No obstante mi prioridad para el 2016 es apostar 100% para la temporada de ruta corriendo sólo la madison del mundial.

Por Albert Torres

INFO

Selección de cascos para no perder la cabeza encima de la bicicleta

El círculo vicioso de la pista española

Hace diez años el ciclismo en pista en España vivía los mejores momentos de su historia. Recién finalizados los juegos de Atenas –donde se lograron cuatro medallas- vino un jarro de agua fría que enturbió tan dulce instante y supuso una predicción de lo que con el tiempo acabaría pasando. Un error burocrático dejó buena parte de la selección en España sin opciones de correr los mundiales, que en aquel entonces recuerdo se celebraron en Los Ángeles. El trabajo de técnicos, corredores, auxiliares,… todo mancillado por gestores ineptos.

Sin embargo, como digo, aquella situación, que dejó sin ir más lejos al equipo de persecución en casa, y eso que venían de ser terceros en unos juegos, abrió el camino hacia un lento declive de resultados, malamente disimulados en Pekin por la magia de Joan Llaneras hasta romper en el vacío que vimos en el velódromo de Londres 2012.

Para que os hagáis una idea de cómo ha evolucionado la pista estos años sólo decir que España fue medalla de bronce en unos juegos marcando un registro superior a los cuatro minutos. Once años después, en el mundial de París que acabó este domingo, la séptima plaza estaba por debajo de los cuatro minutos. España fue décima plaza y su presencia en Río de Janeiro se complica, aunque no está imposible.

Veamos. Tras el retoque a la baja de disciplinas olímpicas en Londres 2012, España ha quedado muy tocada en sus planes con la pista. En dicho retoque se premiaron dos aspectos en los que España nunca ha reparado en demasía: la velocidad y las carreras femeninas. Con una larga tradición de fondistas, desde aquellos que tras moto ganaron tantos mundiales, el cambio perpetrado hace ya seis años no ha sentado, y sigue sin sentar, bien a nuestros pistards.

Porque los Juegos Olímpicos son al final quienes marcan la ayuda o no en deportes que no están profesionalizados, como es el caso de la pista. Para que nos hagamos una idea, las dos medallas de plata que se han colgado Albert Torres y Eloy Teruel no les va a significar nada en términos de beca pues ésta se da a los ocho mejores de disciplinas que figuren en el calendario olímpico y ni el scratch ni la puntuación –allí donde menorquín y murciano probaron la plata- están entre las elegidas por el COI. Es decir, vago negocio al final, que además pone la espada de Damocles sobre nuestros persecucionistas que al no estar en el top 8 no tienen beca de aquí a Río. En fin, un sin vivir.

La gran tragedia de Teruel y Torres, como también la de David Muntaner, quien debió pagarse unos mundiales de su bolsillo, es que enfrente sí tienen a profesionales auténticos. Por ejemplo en la americana, carrera no olímpica pero que abre las puertas a las giras de seis días, Torres y Muntaner se jugaron los cuartos con Bryan Coquard y Elia Viviani, pros de Europcar y Team Sky. En España pistards en ese estatus no los hay. Eloy Teruel estuvo un año en Movistar, pero duró eso, un año.

Si miramos las disciplinas olímpicas y la situación de los diferentes españoles en cada una, el panorama no es halagüeño. Miren este informe, disciplina por disciplina, ahora mismo sólo hay tres clasificados, las dos velocistas Tania Calvo y Helena Casas van haciendo camino, aunque no lo tienen sencillo, mientras que la persecución masculina se enfrente a la obligación de sacar billete a Río sin beca de por medio, y el onmium con Leire Olaberria está en el alero.

En fin que la pista, por lo que fuere, nunca ha tenido en este país lo que se merece: cuando las cosas iban bien porque iban bien, cuando van mal porque van mal. Qué bonitas quedaron aquellas fotos en Atenas, en Pequin,… qué bonitas y qué lejanas.

Fotografía tomada de RFEC

INFO

Esta primavera estad atentos a los nuevos maillots de  Q36.5 

3

Nuevos colores como hawai, azulpink, el estampado en 3d, y el voccaboia, expresión italiana que empleamos cuando tenemos un compañero que se pone a tirar del grupo tan fuerte que rompe la hegemonía de la grupeta.  Hablamos de un diseño vanguardista desde la licra muy ajustada y  flexible con mucha transpiración.

La diferencia más notable de Q36.5 es que su diseño es exclusivo para entrenar en bicicleta los bolsillos traseros no cuelgan y no se ven siendo maillot muy ligeros y aerodinamicos. Aquí Mikel os explica más detalle.

Más info en wwwmikelkolino.com

#RadioVuelta-Semana 2

#Trend  Los equilibrios de la pista española

No pudo tener mejor colofón el Mundial de Cali. Aunque con zozobra, la pareja de americana David Muntaner y Albert Torres dio la clave para llegar al oro ocho años después de que Llaneras-Gálvez lograra idéntica hazaña. Se unió este arco iris al bronce de Eloy Teruel. Peor supo el anónimo trato que la prensa le dio a tan singular hecho. Ediciones digitales se dieron prisa, algunos no tanta, para sacar detalle del logro de la pareja balear. Sin embargo la información lució por su ausencia. En este país que se ha puesto de moda hablar de emprendedores y de historias de superación sepan los medios que con Torres y Muntaner se han perdido una historia con mayúsculas. Posiblemente en Bélgica y otros lugares les den el cariño y dinero que merece un dúo de oro.

 

#Click Ian Stannard nos deja con ganas de más

Se abrió el melón de la primavera y el bocado nos supo dulce. Una regla no escrita hace que la Het Nieuwsblad sea la carrera más gélida y húmeda del periodo y esta vez no fue una excepción. Quizá por llamar muchas veces a la puerta sin fortuna el Team Sky encontró la llave para entrar al olimpo del éxito. Corrieron como un equipo y el resultado con sus mimbres no se hizo esperar. El anchísimo Stannard demostró que en cada pedalada no sólo iba corazón y fuerza, también una confianza en sí mismo fuera de lo normal, una confianza que volvió a dejar a Greg Van Avermaet, bueno en todo, el mejor en nada, con la miel en los labios.

 

#Profile François Pervis

El hombre de Cali fue un francés, tan cuadrado, angulado, ancho y poderoso que su testa parece pequeña sobre los hombros en los que reposa. François Pervis es el velocista de los registros imposibles, al menos inéditos. En Colombia hizo el mundo redondo con tres títulos sobre tres posibles. Como rezaba L´Equipe, “tres de tres”: kilómetro, keirin y velocidad. Un portento de metro ochenta y 81 kilos de peso que hace menos de tres meses firmó los récords mundiales de kilómetro y 200 metros.

 

#Clipping

¿Era Cali la sede ideal para un mundial? El Campeonato del Mundo de pista tuvo muchos alicientes pero un contexto complicado. Colombia, se demostró, es tierra de buenos pistards y gusto por la disciplina pero las imágenes del velódromo perjudicado por las lluvias y sus laterales no cubiertos no fueron las mejores. Selecciones como la británica mostraron su disconformidad, si bien cabría preguntarse porque este combinado rara vez da la medida de su infinito potencial cuando los Juegos Olímpicos no están en el horizonte.

Los sprints de Movistar. Las dos clásicas españolas de fin de semana dejaron sabor desigual en casa de los azules, si en Murcia Alejandro Valverde siguió engrosando su palmarés en este tipo de pruebas, en Almería Sam Bennet demostró que no por tener más velocistas puedes asegurar el triunfo. El joven irlandés sonrojó al equipo telefónico que eso sí situó a Lobato, Ventoso y Rojas en plazas de honor. Quizá podrían ver como el Omega montó la llegada a Boonen en la Kuurne.

ASO podría cuadrar el círculo. La opción de que ASO se haga con el control de RCS fue una de las noticias de la semana. Desapercibida porque no se plasmó en ninguna clasificación, esta hipótesis puede ser realmente tremenda de plasmarse pues hablaríamos que el control total y absoluto del calendario correspondería a esta organización, un poder que pasaría de la sombra a colisionar contra la propia UCI. El ciclismo en manos privadas.

 

#hashtags

#Samyn, #GPCamaiore, #ddv, #stradebianche, #zwolle, #ParisNice, #RomaMaxima, #VueltaMexico 

Imagen tomada de Team Sky

INFO

Llega la París-Niza, se abre el juego.

Qué grande David, qué grande Albert

Si la madison fuera un idioma, sería el mallorquín. Anoche, hasta tarde, nos quedamos de pie, medio en vela, para ver un milagro. Un milagro que como muchos que ocurren se hacen a través de la fe, de la perseverancia, del corazón, del TRA BA JO. David Muntaner y Albert Torres fueron Isaac Gálvez, Miquel Alzamora,… Joan Llaneras. Lograron el cuarto, sí cuatro ya, oro de la pista española en la americana, esa carrera caótica de treinta ciclistas, o más, dando vueltas diferentes velocidades por la madera del velódromo a golpe de relevos invisibles, pues no hay testigo, midiendo donde darlo para sacar la velocidad en los sprints puntuales y el fondo en los ataques de gran radio.

Se respiraba ambiente raro en la elipse de Cali. La carrera se corrió a cuchillo y arrojó el resultado de los belgas primero y luego, la pareja española. Impás, momento de tensión, expectantes, los jueces revisaban vídeos, anotaban, hablaban. El técnico belga explicaba y explica, gesticulaba, su cara denotaba en curso de los acontecimientos. En los hot seats Muntaner y Torres comentaban la jugada, parecían ajenos, como ausentes. De repente, la pareja belga es invitada a salir del cuadro, los españoles pasan a los asientos centrales. Se había estimado que Bélgica había perdido vuelta. España pasaba a ser campeona.

A pesar de que en el podio hubo reacciones diversas y que en el canal de Youtube los comentarios respecto a España fueron bárbaros, no les resten ni una pizca de mérito a estos chavales. Ahora mismo en España conseguir algo de este tamaño es doblemente grande, porque al sorteo propio de la competición le añades historias personales y profesionales trufadas de dificultades mil. Sé que la pareja belga estará en las catacumbas del dolor, pero ellos volverán a su casa y serán héroes, el dúo español incluso ganando tendrá problemas para ser tratado como lo que es: campeón del mundo.

Miren los tres medallistas españoles en Cali. Eloy Teruel, un ciclista que lleva mucho tiempo demostrando cosas, entre otras cosas, dos podios mundialistas y consecutivos. Se tuvo que ir a Estados Unidos a correr, porque tras un año con Movistar no hubo continuidad. Albert Torres es un ciclista que desde muy temprana, tempranísima, edad se mide con ciclistas mucho más hechos y los bate. Ahora que entra en plenitud pisa los terrenos que su clase le permite. Si Albert corre para el Team Ecuador, David Muntaner lo hace para el Active Jet polaco.

Sepan que Albert comentó aquí mismo que el material de la selección española se mueve con unos cuantos años de retraso respecto a sus rivales. Que David logró un hilo de esperanza para su carrera hace un año cuando convenció a un patrocinador privado para que le sacara pasaje a Bielorrusia a colgarse la plata de americana.

Desconozco cuál será la beca por ganar un mundial de  una modalidad que no es olímpica, hasta en eso se les complica. Sea como fuere que les quiten los bailado, el próximo ciclo de seis días irán como la pareja campeona del mundo y nos desquitarán del enorme mazazo que fue perder a Isaac Gálvez vestido con ese bellísimo maillot en Gante, Berlín, Amsterdam,…

Entendemos la situación, no es sencilla y obviamente hay que invertir en sanidad antes que en ciclismo en pista, pero al calor de estos triunfos –contados desde Madrid por jefe de prensa de la española y no in situ- habrán fotos y palmaditas. Hace diez años España tuvo una generación de pistards que caminó en la cresta de la ola durante varias temporadas, que lograron medallas olímpicas y campeonatos del mundo. En esos momentos “España iba bien” y qué se hizo…

Imagen tomada de www.elperiodico.com

 

 

El abismo que separa a David Muntaner de Bradley Wiggins

Cuelga orgulloso esta foto David Muntaner en su muro de Facebook. El subcampeón del mundo de americana, este año en el Active Jet polaco, rueda a la estela de Bradley Wiggins en el tercer trofeo de la Challenge de Mallorca.

Comentarios a tope, felicitaciones. El púbico le quiere. Rueda David con el ganador de un Tour de Francia, con un multilaureado pistard, y no sólo en mundiales, también en Juegos Olímpicos. Bradley Wiggins, sobre quien departiendo en una comida con un londinense le sorprendí con sus raíces flamencas, es Sir en el Reino Unido. Esa distinción que, desde la ignorancia, es lo máximo en las tierras de su Majestad. Aquí tenemos al Marqués de Del Bosque y no sé si algo más.

Decía Kevin Costner en su magnífica interpretación de Robin Hood que “la nobleza te la otorgan tus actos y no se hereda”. Aquí en España aupar a un tipo como Wiggins hasta los altares que lo han hecho en un país que tenemos por espejo es imposible. Ahí tenemos David, quien en carrera circula tras Wiggins, pero que en la vida real está a un abismo de él, en cuanto a fama, reconocimiento y ayuda.

David fue subcampeón del mundo el año pasado con un patrocinador privado, gestionado en primera persona por él. Se gana ahora la vida en un equipo estadounidense mientras afina para el Mundial de pista. Lo mismo que su compañero Albert Torres, estos días si no me equivoco con el Team Ecuador en el país de origen del equipo. Por no hablar de Eloy Teruel, medallista mundial también, ganándose los cuartos en una escuadra estadounidense.

Este es el panorama, éste es el abismo que existe entre Wiggins y Muntaner. Aunque no desesperen, que gente como estos tres pistards que hemos citado seguirá saliendo, con tesón, sin auxilio, pero con la certeza de que allí fuera, en algún sitio, el talento se premia.

INFO

Hoy quiero hablaros W2W WEAPON TO WIN, una nueva y revolucionaria marca de productos para la prevención, activación y recuperación muscular basada en aminoácidos. Seguiremos informando…

Mientras pasaros por su web

Ser pistard en España

Estos días Aguascalientes, en Méjico, acoge la segunda manga de la Copa del Mundo de pista, Sí, ciclismo en pista, esa modalidad recurrente cada cuatro años al amparo de los anillos olímpicos porque ha llenado con generosidad ímproba un medallero del que ya casi no cuelgan preseas de velódromo.

Albert Torres es un tipo excepcional en esto del ciclismo. Demuestra un talento innato en el velódromo de donde coge cadencia y técnica para hacerlo bien también en carretera. hablamos con él, del problema de ser pistard en España, pues lejos de virtud es un problema.

Recuerdo un día, cuando Albert, junto a David Muntaner se proclamaba subcampeón del mundo de americana me dijeron por twitter: Eusebio Unzué, director todopoderoso de Movistar, está viéndolo por la televisión. ¿Sirvió de algo? Juzguen ustedes mismos.

¿Resulta complicado ser pistard en España?

“Pienso que de cada vez es más complicado porque van desapareciendo carreras de pista a nivel nacional y eso dificulta que los más jóvenes se impliquen en esta disciplina tan bonita. Y aparte se valora muy poco en España con las alegrías que nos ha dado el ciclismo en pista”

 

¿Cuál es tu situación personal?

“Para mí la planificación pistard es sencilla pues la temporada de pista empieza en octubre y se alarga hasta febrero. Una vez finalizada recupero una semana y sigo con la temporada de carretera. Me gustaría seguir compaginando pista con carretera, es totalmente compatible”

 

¿De dónde proceden tus ingresos?

“Para un corredor de  pista los ingresos van en función de los resultados en los Campeonatos del Mundo. Tenemos la beca ADO, pero  sólo si quedas entre los 8 primeros en el Mundial y eso sí en prueba olímpica. En mi caso el Mundial de Minsk 2013 estuve de reserva en la prueba de persecución por equipos, debido a que me atropelló un coche dos semanas antes del Mundial y me quedé sin beca. El reserva no tiene derecho a beca. Además la medalla de plata el Mundial de Madison a nivel de beca ADO  cero. Esa medalla nos ha abierto las puertas al calendario de 6 días y podemos tener ingresos de por otra parte”

 

¿Qué diferencias encuentras con selecciones de primer nivel?

“Principalmente el tema económico. Nosotros tenemos un presupuesto muy inferior respecto a las grandes selecciones,  como Gran Bretaña, Australia, Francia o Alemania. El material que usan ellos está a la última miran todo los detalles, controlan la aerodinámica,… mientras que nosotros llevamos las mismas bicis que en 2007. También el tema de concentraciones influye. No solemos  hacer y eso dificulta el tema de acoplarnos bien en las pruebas de equipo. Pero para el mundial del 2014 en Cali haremos una concentración y eso nos servirá para mejorar técnicamente que es lo que nos hace falta. Sinceramente pienso que la selección española  en pista saca muy buenos resultados respecto a los medios que tiene”

 

Desde tu conocimiento, ¿qué soluciones aportarías para los pistards estuvieran mejor en España?

“Desgraciadamente la situación del país no ayuda, ni tampoco la cultura que hay en España con el ciclismo en pista. Hemos tenido muy buenos pistards a nivel mundial y no se les ha reconocido como es debido, bajo mi punto de vista. Yo pediría que desde pequeños se complemente la ruta con la pista pues  competir en los velódromos desde pequeños te da un aprendizaje óptimo para el futuro. Solo  hay que mirar los países anglosajones. Inglaterra y Australia  están sacando muy buenos corredores que vienen del mundo de la pista y son referentes en el ciclismo en ruta”

 

¿Por qué los fondistas no encuentran sitio en los equipos profesionales de carretera?

“Aquí en España no se valora un corredor de pista. Insisto, equipos como  Sky  u Orica tienen un buen número de corredores que vienen de la pista o incluso compaginan las dos especialidades. También casos como Viviani en el Cannondale, Ijlo Keisse en el Omega y una larga lista de corredores. Pero en España no acaban de apostar por los corredores de pista, supongo que por la mentalidad”

 

¿Recibiste feed back de equipos de carretera tras el subcampeonato del mundo?

“La verdad es que no. Es triste decirlo pero si fuera inglés o australiano estaría corriendo carretera en un equipo profesional”

El ciclismo español necesita una dosis de autoestima

No va a ser sencillo, va a doler y echaremos de menos el periodo que muchos atisban próximo a su fin. Desde hace muchos años, quizá desde que Ángel Arroyo abriera el ciclo en aquel mágico Tour de 1983, nada menos que hace tres décadas, el ciclismo español ha mejorado sus registros aupándose a primera potencia, como bien reza una clasificación de la UCI World Tour que no es más que la consecuencia de la excelente cosecha de triunfos que los nuestros han cuajado en este periodo. España volverá a ser el mejor país del mundo ciclista, otra vez. 

Hace cinco años por estas fechas Samuel Sánchez era el hombre del momento. Saboreaba y alargaba las mieles de su recién conseguida corona olímpica. En todo este maremágnum de grandes momentos que ha firmado el ciclismo español –que malos también ha protagonizado, incluso hasta muy malos- el oro olímpico del risueño asturiano parece la guinda, como aquel último reducto que le quedaba por derribar a la –vamos a ser efectistas- “armada española”.

Pero Samuel ahora está en una circunstancia muy diferente. Barrunta su retirada si el mercado no es capaz de asumir una ficha como la suya. Con la desaparición de Euskaltel, donde tenía contrato más allá de este año, sumada a la caída del mundial, le ha quedado la opción de la retirada como una plausible baza.

No sabemos qué pasará por la cabeza del ciclista ovetense, y cuán grande es esa alternativa de colgar su bicicleta. Pero si se retira estaríamos ante una muestra tangible de ese cambio de ciclo para el ciclismo español en un momento además no parece el más dulce para el mismo.

Y es que el deporte del pedal en suelo patrio está falto de autoestima y cariño. Miremos y veremos qué malandanzas le rodean. Por ejemplo la certeza de que Movistar y Caja Rural serán los únicos equipos españoles es un argumento que cae a plomo y sitúa muchos y buenos corredores, casi todos los que deberían prolongar los éxitos presentes, sin maillot para 2014.

Pero es que además está el Mundial de Ponferrada y las imperecederas dudas sobre su viabilidad y celebración. La capital berciana no sólo tiene encima de la mesa la necesidad de cubrir un presupuesto que parece de ciencia ficción sino convencer a la UCI sobre sus circuitos, en una reprobación de los trazados que nunca había conocido anteriormente.

Luego está la complicada situación económica de la RFEC que lleva un seleccionador a la carrera más importante del año sin nómina. No hablemos de la ausencia de seleccionados en muchas convocatorias y la inédita experiencia de David Muntaner, como paradigma, que sufragó un subcampeonato mundial por un patrocinador privado.

Recuerdo cuando hace veinte años todos miraban a España en materia de retransmisiones ciclistas. Incluso en los días que el mal tiempo condicionaba, TVE era capaz de mantener la señal ahí donde la RAI naufragaba. La Vuelta era santo y seña de retransmisiones, lo mismo que ahora, vamos.

A todo esto le añadimos dos últimas perlas: el desenlace del Mundial , donde España siendo mejor numéricamente no sacó las dos mejores medallas, y la no culminación del equipo de Fernando Alonso al menos en el corto plazo, que es cuando más se le necesita. Todo contribuye y empuja a afirmar que el ciclismo español necesita un chute de autoestima y cariño que permita ver que el futuro aunque complejo existe y no tiene por qué ser tan negro. Y es que como bien relatan en Zona Matxin hay un buen puñado de razones por los que seguir creyendo. Esas razones se llaman David De La Cruz, Ion Izaguirre, Jesús Herrada, Angel Madrazo, Juan José Lobato, Mikel Landa, Enrique Sanz, Carlos Barbero, Lluis Mas, Garikoitz Bravo, Peio Bilbao, Omar Fraile, Jesús Ezquerra, Haritz Orbe, Mikel Iturria, Carlos Verona, Jon Aberasturi, Rubén Martínez, Jordi Simón, Mario González, Fernando Grijalba, Miguel Angel Benito, Ibai Salas, Antonio Angulo, Pablo Lechuga, Airán Fernández, Ivan García Cortina, Alex Aramburu, Enric Mas, Cristian Rodriguez, Cristian Torres, Juan Camacho, Xavier Pastalle y Iosu Angoitia. Y no se ofendan, no los hemos dicho todos porque seguro que hay más.

Foto tomada de planetaciclista.blogspot.com

Señores, esto es el deporte español

“El conflicto viene cuando la Federación nos comenta que en las carreras, pagadas íntegramente por el deportista, deberían aparecer 3 patrocinadores de la Federación en los espacios más valiosos del mono de competición. Este argumento carece totalmente de lógica e imposibilita al corredor competir en dichas carreras”

 

España, el país cuya capital opta a organizar unos Juegos Olímpicos, el país que vive la “edad de oro” de su deporte, es también sede de desastres monumentales relacionados con la política deportiva, su gestión y proyección de la misma.

El entrecomillado inicial corresponde a la carta que la versión digital del diario Marca publica en relación al caso del triatleta Fernando Alarza en su litigio con la Federación Española de su competencia. La carta, del puño y letra del deportista, pinta con fidelidad máxima el cuadro que envuelve ahora mismo al deporte español.

Para hacerlo corto y no alargarnos, el máximo ente nacional de triatlón comenta a sus deportistas que no hay dinero para pagarles los desplazamientos y manutención de la mayoría de pruebas  de la Copa del Mundo de la disciplina. Asumido esto, el deportista y su representante atan varios patrocinadores –cosa que ya tiene mérito- con el objetivo de hacer de todo esto algo rentable y sostenible para el principal interesado. Fernando Alarza admite que la Federación le imponga sus patrocinadores en aquellas pruebas que corren a cargo de la tesorería del ente, pero cuál es su sorpresa cuando se le exhorta imprimir esos patrocinios en el buzo que use más allá de las carreras a cargo de la Federación. Me permito preguntar qué narices pagan esos patrocinadores que no dan para viajes de los que sí quieren sacar provecho.

Esto que en un país que sufre una merma bestial de su calidad de vida por una gestión terrible debería ser un tema menor no lo es por que sucede en este país que aspira a unos juegos y se vanagloria de las medallas y triunfos de sus deportistas. Y todo esto sucede cuando el fisco español admite una deuda de 752 millones de euros por parte de los equipos de fútbol patrios y uno de sus jugadores mejor pagados se ve que hizo no sé qué para evadir impuestos. ¿Este es el modelo de gestión deportiva que quieren que el COI premie con la concesión de unos Juegos? Sinceramente si se los otorgaran es que habrían perdido el juicio al margen de la memoria por todo lo que coleó con la Operación Puerto.

El doloroso tema, a quienes nos gusta el deporte activo y pasivo nos duele ver estas cosas, nos recuerda los apaños que David Muntaner tuvo que realizar en el último Campeonato del Mundo de ciclismo en pista para estar presente. Recordemos que el balear se sacó un sponsor privado que tuvo retornos con creces a raíz del subcampeonato mundial que Muntaner firmó en la americana.

En el otro diario “deportivo” madrileño, el As, habla José Luis López Cerrón a los seis meses de su acceso a la presidencia de la Real Federacion Española de Ciclismo. Al margen de admitir lo ingrato de este periodo en el que no ha parado de recortar, comenta algo que puede ser aún más terrible, la presencia de gente del Consejo Superior de Deportes en el día a día de la RFEC. Cuando el CDS decidió sobre temas de ciclismo tuvimos los resultados de Londres 2012, por ejemplo.

Al margen de asumir que la institución está intervenida, se felicita por la gratuidad en los servicios de Javier Mínguez como seleccionador de carretera. Créanme, yo de lo gratuito en estos niveles desconfío y no sé si López Cerrón debería hacer lo mismo, más que nada por el bien del ciclismo. Al menos, eso sí, a Muntaner no se le impusieron los patrocinadores.