Un respeto para los deportistas populares

Hola amig@s! Soy María José Martínez Maroto, conocida como MJ Maroto, directora general en BeOptimus, compañía que presta servicios de optimización a empresas, y soy deportista amateur, triatleta de larga distancia. Empecé en 2014 a hacer deporte, a hacer triatlones.

En estos tres años he hecho cuatro Full Ironman y nueve Half Ironman. Este año en el Ironman 70.3 de Puerto Rico clasifiqué para el Mundial Ironman 70.3 en el que competí en Australia en septiembre.Soy en definitiva una persona que me gusta mucho disfrutar de la vida, apasionada por todo cuanto hago, y decidida en todo lo que me propongo.

Como sabéis hace pocos días fue el maratón de Valencia. Ese día fui a entrenar en bicicleta a primera hora y al concluir, me fui a ver la carrera. Estuve en diversos puntos, viendo a los miles de corredores, les estuve animando hasta que pude llegar a la meta, donde disfruté esos últimos metros de cada corredor, sus caras de felicidad y felicidad. Un momento impresionante. Si hubiese estado al otro lado de la meta, hubiese felicitado a todos y cada uno de los participantes.

Es muy emocionante por esa cara de felicidad, máxima felicidad, diría, en un momento de sufrimiento máximo. Es que son muchos kilómetros y a mi parecer, todos sufren, los primeros porque van a velocidades inimaginables, los que entran a media tabla, porque van a ritmos fuertes, y los que llegan los últimos, porque van a todo lo que sus cuerpos pueden dar y sufren mucho.

Todos sufren en un maratón. En la entrada a meta puedes ver en sus caras, ese contraste de sufrimiento y felicidad a la vez. Se te ponen los pelos de punta y te motivan. Te dan ganas de entrenar fuerte y apuntarte a una competición ya.

Como deportista amateur, me gustaría decir que todo está en la actitud de las personas, en dibujar un reto y desearlo de corazón. No hace falta que el reto sea hacer directamente un maratón o un Ironman. El reto es hacer algo que no hayas hecho antes.

Lo importante es decidir qué reto hacer, planificarte muy bien, empezar a entrenar para lograrlo, tener mucha disciplina, dedicarle el tiempo que sacas a base de dejar de hacer otras muchas cosas, combinar mucho sacrificio y esfuerzo y ponerle lo mas importante: mucha ilusión. Eso te da la motivación para lograr todo reto que te propongas.

Muchas personas me preguntan cómo puedo combinar mi trabajo con los entrenamientos, como resumen: de lunes a viernes voy con los tiempos muy medidos y no me puedo despistar ni quince minutos. Entreno de ocho a nueve y media. Empiezo a trabajar a las diez y sigo hasta las las dos, comiendo deprisa una hora antes mientras trabajo, pues tengo la comida hecha y no he de cocinar. Vuelvo a entrenar de dos y media a cuatro y de vuelta sigo en el trabajo hasta las ocho y media.

Algunos días entreno más pronto, a las siete de la mañana. Depende si puedo entrenar en mi casa rodillo o correr en el río. Porque si he de nadar, nado en el Gimnasio y éste abre a las ocho.

En Miami, Australia, Puerto Rico,… hay mucha cultura al deporte, las personas empiezan a entrenar a las cinco de la mañana y después van a trabajar. De esta forma no tienen que hacer dos entrenamientos al día y partidos. Me encantaría que aquí, en España, pudiésemos entrenar en estos horarios. Para ello, necesitaríamos que abriesen las instalaciones deportivas muy pronto.

Con todo, me encanta que cada año hayan más populares, que cada año hayan más personas que encuentran en el deporte un estilo de vida, saludable y que tanto te enriquece. 

Aquí encontramos una forma de entender que con esfuerzo y sacrificio se consiguen los retos que te propongas. Al hacer deporte liberas endorfinas y serotonina, la hormona de la felicidad: el deporte hace personas más felices y cuando estás con personas felices las relaciones interpersonales son mejores. Lo que hace más sencillo todo.

El deporte es saludable, ayuda a la mejora de la salud, a la circulación, a la musculatura,… hace que te sientas bien, que pierdas esos kilos de más y que te veas mejor y eso lo que refuerza tu autoestima. Además ayuda a liberar estrés, en un siglo en el que la enfermedad más común es el estrés y la depresión. El popular es un deporte social, que une a personas. Potencia la solidaridad entre los deportistas.

Ahora bien, el deporte de momento es mi hobby, no es mi trabajo. Por mi esencia como persona y por mi estilo de vida deportivo, tengo muchísimas personas que me aprecian, me valoran mucho y les gusta seguir mis experiencias deportivas.

Mi ilusión y mi esperanza es que sepamos mantener una gran participación en eventos deportivos de todo tipo, maratones y triatlones, pero también en marchas. Que haya una fuerte cultura al deporte en España, que se inculque en los niños, para que desde pequeños practiquen deporte y que quienes estamos practicando deporte, sigamos practicándolo en un futuro y evitemos que esto quede en una simple “moda”.  

Desde aquí, me gustaría animar a aquellos que todavía no se han animado a hacer deporte, a que se lancen a por su primer reto, una carrerita, hay muchas o que se apunten al gimnasio y mantengan la disciplina y la constancia y creen hábitos de práctica de deporte. Se sentirán tan bien , que su cuerpo y su mente les pedirán hacer deporte. Así que ¡ánimo y a por ello!

Y permitidme acordarme de mis compañeros de aventura las gracias: 2XU, Scicon, Disseny Sport, Nutriexper, Skechers, NorthWave, Florida Universitaria y Master Coaching deportivo, Sesderma, Gaes Valencia, Conde De Mirasol, Clinica Holos y Grupo Hospitales NISA.

Cuando la bicicleta pasa a ser una obsesión

Leo en El Periódico de Catalunya que un triatleta llega con una bicicleta de gama alta a casa, sin contar nada a su esposa, y ésta acaba pidiéndole el divorcio cuando comprueba lo que le ha costado, unos 11.000 euros, en el extracto bancario. Ojo que hablamos de una noticia TOP4 entre las más leídas.

La historia, aunque extrema, es yo creo que es el paradigma de muchas casas en las que uno de los dos decide un día volcar su tiempo libre a algo tan absorbente como un deporte, escalando en retos y dificultad hasta que llega un día que tu media naranja te pone a los pies de los caballos.

Y es que no deja de ser la continuación de lo que otras veces hemos opinado en este mal anillado cuaderno, que el deporte popular deja de ser deporte cuando se convierte en una obsesión. Un día es la bicicleta, otro el textil y el tercero echar mano de las muchas porquerías que en encuestas en grandes marchas se admiten normales en la “vida” del deportista popular.

No obstante sí que he visto la cara de muchos amigos que sé que tienen que hacer auténticos encajes para salir a rodar o a trotar, aunque sea un rato. A la vida ya llena de obligaciones, se le suman las caras de tu pareja cuando te ve salir por la puerta. Recuerdo ese post de Guillem Muñoz hablando de ciclista poligonero que es él ,porque el único momento que tiene para exprimirse sobre una bicicleta es la noche a la luz de los polígonos industriales.

Y ojo, no digo que comprar una bici tope de gama sea malo, todo lo contrario, hay una industria detrás que vive y pervive por gente como el protagonista del artículo, y eso es bueno, sin embargo, cuando priorizas una máquina de recreo, por encima de necesidades perentorias, no creo que sea muy normal, como no lo es cuando intentas que tu hijo recién iniciado en ciclismo vaya con último de lo último.

Yo no sé cuánta será la mejora del protagonista del artículo con el pepino se compró, sin embargo, mucho me temo que muchas veces pensamos que el hábito hace al monje, y llevar la mejor flaca no te hará escalar muchísimos puestos si la constancia, dedicación y sacrificio, que sí son los valores del deporte, no forman parte de tu día a día.

Imagen tomada de http://www.a300w.com/

INFO

Mira porqué el Bayren de Gandía es un Bikefriendly