#ChampsElysées El hostión del califa

1991, 24 años ya. El Tour de Francia entraba sin saberlo en un ciclo: la era de Miguel Indurain. Tras una carrera de tiempos muy marcados, decidida en dos pasajes muy concretos y principalmente en Val Louron, el navarro pasaba por primera vez por el podio de los Campos Elíseos. Cabrían otras cuatro.

#DiaD 28 de julio de 1991

Djamolidine Abdoujaparov había sido uno de los hombres del Tour. Sus ojos vivarachos, cara afilada y morenísima tez le definieron como un ciclista irrepetible, de esos que marcaron a fuego las llegadas de la primera mitad de los noventa. En esa edición llevaba dos etapas ganadas y el maillot verde, pero quería la bendición en la avenida más famosa de París.

El uzbeco lanzó el sprint y su rueda delantera dio contra la pata de una valla dándose uno de los costalazos más tristemente célebres de la historia reciente del ciclismo. Al poco rato, con la clavícula destrizada cruzó la meta a pie y la bicicleta en la mano para mantener el maillot de los puntos. Al menos le cabría el honor de ganar dos veces en tan preciado lugar.

Los “caballos verdes” del Tour

El imaginario deportivo tiene mucho de marcas. Emblemas que grabados en el pecho del campeón pasan de generación en generacion, como un tesoro legado, invisible, pero perenne, bien marcado en la percepción del incondicional. El ciclismo tiene sus grandes marcas históricas, hoy en la moda retro lo vemos con camisolas que figuran ser maillots de Molteni, Peugeot o Bic. Incluso ciertas obras literarias, cumbres como El Alpe d´ Huez, una novela basada en la imaginación del autor, pues Jabato surgió de sus pensamientos e insomnio, que no para cifrar los patrocinadores que dan vida y aliento económico al Tour que recorre Jabato a sus treinta y pico años de edad.

En estos últimos días ha tenido lugar una notica que ha pasado desapercibida entre tanta actualidad: el maillot verde pierde el que ha sido su patrocinador desde hace 23 años. Sí, hablo de PMU, una empresa de apuestas de caballos que como nos cuenta la Wikipedia se sitúa como el primer operador europeo y segundo mundial en su género. Los gestores de la marca orientan sus miras al fútbol. La apuesta, nunca mejor dicho, por el ciclismo ha sido larga y fructífera, y seguramente hayan probado como nadie lo mucho y bien que ubica este deporte la imagen y valores de un sponsor entre los aficionados.

PMU recogió el relevo de Panasonic, que en 1990 patrocinó de forma efímera esta prenda, cayendo en manos del alemán del este Olaf Ludwig. Antes hubieron mecenas como Castelli, BP o Michelin. El maillot verde fue posesión de ciclistas como Sean Kelly, dominador tradicional hasta Zabel, Jans Janssen, Eddy Meckx y Stan Ockers.

PMU aterrizó en 1991 y lo hizo de forma literal, pues esa edición su portador en los Campos Elíseos, el uzbeko Djamolidine Abdoujaparov, se estrelló a escasos metros del final teniendo que cruzar a pie la meta arrastrando su bicicleta. Abdou ganaría tres veces este entorchado y fue el primer “caballo verde” de este singular listado.

Por medio de las ediciones de Abdoujaparov, se intercaló Laurent Jalabert, dos veces ganador. En 1992 el Jaja que ganó el verde era ingenuo, poco escalador y excelente velocista. A los tres años puso en jaque el reinado de Miguel Indurain. Sigue el camino Erik Zabel, el coco de la lista pues lo ganó seis veces antes de admitir que no todo era trigo limpio en su mundo.

Si Adboujaparov fue recordado por sus artes en ciertas llegadas, no menos famoso fue Robbie Mc Ewen, el ciclista que la emprendió a cabezazos en algunas llegadas. Otro australiano de verde fue Baden Cooke, primero en la edición del centenario. Tom Boonen, Alessandro Petacchi, Thor Hushovd y Mark Cavendish fueron reyes puntuales, como Oscar Freire, único español en toda la historia en ganar esta prenda. Peter Sagan puso punto y final al patrocinio con tres victorias que se fraguaron por regularidad, sobretodo la última. Ya ven, regularidad, una palabra que odiará el eslovaco, pues implica no ganar todo lo que se quisiera.

Imagen tomada de edition.cnn.com

INFO

Lleva tu smartphone bien fijo al manillar de tu bicicleta

2

El nuevo pack de Tigra de Ksix es un excelente elemento para llevar fijadísimo tu Smartphone al manillar de tu bicicleta. Con un recubrimiento fuerte y robusto te evitas que un golpe perjudique tu móvil y con una fina capa puedes interactuar con el mismo sin problema. Este pack existe también para correr a pie. Te ajustas el brazalete –tema que no resulta conflictivo ni siquiera en invierno cuando salimos con más capas- a través de un sistema de rosca que te permite desenganchar tu móvil sin problema y comprobar el ritmo y los kilómetros al momento. Incluso para los que más en forma estén, responder al teléfono si se diera el caso.

Mira más detalle aquí.

La dura vida de un velocista en la Vuelta

Yo crecí, recuerdo, con Alfonso Gutiérrez, Manuel Jorge Domínguez, Antonio Esparza, Jaume Vilamajó –si no me equivoco el último español que ganó en la meta de Madrid-,… vi grandes de la velocidad ganar en la Vuelta una, dos o tres etapas en la misma de edición, cuando no de una tacada: Eddy Planckaert, Guido Van Calster, Stefano Allocchio, Jean-Pierre  Heynderickx, Uwe Raaab, Silvio Martinello… Vimos el gran duelo de los albores de los noventa en terreno Vuelta, el de Jean Paul Van Poppel, el limpio, el veloz, el elegante, frente a Djamolidine Abdoujaparov, el tosco, el sucio. Incluso dos equipos patrios tuvieron a proa dos velocistas de postín: el holandés Mathieu Hermans en el Caja Rural y Malcom Elliot en el Teka.

Esos nombres son también Vuelta, fueron su historia, construyeron etapas, culminaron emociones. Con ellos se abrió el periodo de los Nicola Minali, Jan Svorada, Robbie Mc Ewen, Adriano Baffi, Mario Cipollini, Erik Zabel,… y así hasta los hombres rápidos más recientes.

Este veloz paseo por algunos de los velocistas que pisaron con fortuna la Vuelta a España responde a la total ausencia de estos en la edición que toca a su fin. En esta carrera sólo el bello paraje de Sanabria ha tenido volatta como tal y la ganó un buen ciclista, como Michael Matthews, tras el único trabajo ordenado y exitoso de un equipo en pos de un sprint, el Orica. El resto de llegadas que se presumían en embalaje masivo ha  sido arruinado por la mera inexistencia de una apuesta por el triunfo parcial y el control que supusiera un sprint al final.

Es obvio que siempre hemos considerado las jornadas con final al sprint como meros hilos conductores entre etapas de perfil montañoso. Se trataba de un tedioso transitar hacia la meta de turno mientras la gente de la general guardaba armas de cara a Cerler, Lagos o Naranco, como cimas de referencia en la época. Eran etapas consideradas “minutos de la basura” pero redondeaban las tres semanas de competición, las completaban y daban un sentido circular y equitativo.

Ahora nada de eso ocurre. La presencia de velocistas en la carretera de la Vuelta ha sido nula, se aportado todo a finales complicados, no todos igual de justificados, y se marginado esa especie de ciclista que siempre ha dado espectáculo y servido buenos duelos. Una pena por que una carrera moderna tiene que apostar por escenarios nuevos –la Vuelta lo hace- y finales que escruten el espectáculo pero también por un grado de equilibrio que al menos dé la sensación de que los casi doscientos tíos que toman la salida han tenido cada uno su momento para brillar.

Foto tomada de Forocoches 

Serie mitos: Abdou, ciudadano global & pionero asiático

Hubo unos años que en el pelotón circuló un ciclista austero, de perfil afilado, atronadora cabellera morena, negra, y mirada de profundidad infinita. Era uzbeko, cuando de kazajos el pelotón aún no sabía, y abrió el camino. Desde su Tashken llegó encuadrado en la misión soviética del Alfa Lum. Se desmembraba entonces el gigante comunista que nació setenta años en los empeños de Lenin y el brazo ejecutor de Stalin.

Djamolidine Abdoujaparov era su nombre. En 1991 se enroló en el Carrera del flamante Claudio Chiappucci. A pesar del normal peso del italiano, del diablo, se hizo un hueco. Abrió su cuenta en el Tour. Un idilio de gloria, pues ganó nueve etapas, más por ejemplo de Van Looy y Populidor, y tres maillots verdes, pero también de sangre.

2


Tres caídas marcaron el camino del “califa” por Francia. Tres muy relevantes y significativas
. La primera eterna, retratada por eso de que “hasta París y su última línea, hay carrera, siempre”. Brutalmente arrojado sobre el adoquinado de los Campos Elíseos, ataviado del primer verde de su trayectoria, se lo dejaron claro: “si quieres ganar, aprieta los dientes, no laves aún las heridas y cruza la meta, aunque sea andando”. Así lo hizo, máquina en mano con una cara de perros. A los tres años pasó la caída de Armentiéres, aquella que le destrozó la cara a Laurent Jalabert por culpa de un gilipollas, creo que gendarme, que se asomó a hacer una foto. Abdou ganó aquel embalaje trágico. Esquivo el filo que siempre adulaba con su agresivo sprint.

Su último Tour fue en 1996, ganado una etapa de media montaña. Insólito. Luego le vendría un positivo por clembuterol, esa substancia que carga el diablo. Con el tiempo supimos de él por sus labores con Astana. Hoy que el ciclismo asiático, chino especialmente, está en boga, cabe recordar que uno de sus moradores fue éste, el califa, el uzbeko, Djamolidine.