Elia Viviani en la multinacional del triunfo

Elia Viviani TourJoanSeguidor

La suerte de Elia Viviani parece haber cambiado

Ayer hablábamos del ciclismo italiano y su curiosa, también desapercibida, realidad. Hablamos entre otras escuadras del gran Mapei, de donde bebe el presente del Quick Step. Elia Viviani viene a cerrar ese círculo.

Elia Viviani es el nuevo ganador del Dubai Tour, carrera que nos quita el sueño por lo abultado de la apuesta de emirato en ciclismo.


En El Velódromo…


Aunque la carrera entre rascacielos y desiertos infinitos, parezca un bolo de pretemporada, ganar aquí, siendo Elia Viviani, no es baladí.

Porque en medio de este cotarro de febrero, estaba lo más granado, salvo contadas excepciones, de la velocidad mundial.

Y Elia Viviani se ha llevado el gato al agua.

No sólo eso, ha ganado dos etapas, sumadle la del Down Under, y la general Dubai.

Merece la pena alegrarse por el inicio de temporada de Elia Viviani

Elia Viviani pertenece a esa línea de velocistas de segunda línea, que son buenos, que tienen cada año un buen puñado de triunfos, pero que cuando corren con los grandes no acostumbran a ganar.

Algunos como Arnaud Démare consiguieron dar un día el paso adelante nada menos que en el Tour. Otros como Fernando Gaviria lo hicieron siendo intratables en el Giro.

A Elia Viviani se le espera en las grandes citas, tiene una etapa en el Giro, pero quedó ahí, en esa tarde dominical de Génova. Hace tres años.

Por eso el valor que le atribuimos al éxito de Elia Viviani en el emirato, porque lo ha hecho ante grandes nombres, siendo regular, pero también certero –nada menos que dos etapas-.

Mirad el plantel de Dubai, salvo Marcel Kittel, que parece un punto por debajo de su forma todos han entrado al trapo.

También Nacer Bouhanni, el velocista rojo de Vittel, que está en ese estadio en el que situamos a Viviani.

En la llegada final de Dubai, Bouhanni se vio ahí pero se cortó en la caída que también perjudicó a Mark Cavendish.

Cofidis Bouhanni JoanSeguidor

Nacer Bouhanni busca denodamente el día de dar el paso al frente. Entretanto, su Cofidis saca buenas conclusiones de su trabajo, aunque busca segundas y terceras opciones para no dejar todo el peso en su velocista. De ahí el inicio de campaña de Herrada y Laporte.

El Quick Step no acusa las bajas

Al inicio de campaña, incluso en las postrimerías de la pasada, acusábamos la merma de potencial de Quick Step.

Pues bien, los azules siguen siendo la multinacional del triunfo. Lo de Elia Viviani se une a lo de Garviria y Alaphilippe en Colombia. Están on fire.

Las bajas no les pasan factura y la primavera está a la vuelta de la esquina. Todos hablamos de Van Avermaet, de Sagan y los azules vienen fuertes.

Imagen tomada del FB del Dubai Tour

INFO

Hemos probado el programa de velódromos de Bkool

Mark Cavendish en el año par

Mark Cavendish JoanSeguidor

Un año después Mark Cavendish volvió a ganar

En la Wikipedia pone, no lo sabía, que se llama Mark Simon Canvendish, aunque para nosotros es Mark Cavendish, el tipo de ese desapacible sitio que debe ser la Isla de Man, desapacible pero agreste y salvaje, casi como lo es su personaje más ilustre.

Habla David Millar en su libro de un crío con ojos inquisidores, no muy alto y sonrosadas y carnosas mejillas, que le pidió un autógrafo.

Ese crío era Mark Cavendish, un ciclista que desde siempre dio qué hablar.

Mark Cavendish nunca ha estado ajeno a los titulares

Para bien, muchas, veces, para mal, otras tantas, pero el ciclismo moderno no lo entenderíamos sin él, porque con Mark Cavendish se trenzan gran parte de la historias que hoy tienen vigencia en la vanguardia del ciclismo.

Por ejemplo él es un exponente claro y puntero del éxito británico en el ciclismo, él fue uno de los primeros en tomar un micro y abanderar un ciclismo limpio, hace más de diez años, cuando se debía, asómbrense, al T Mobile.

Mark Cavendish es también autor de alguna de las llegadas más espeluznantes que hemos visto retorcidos en el sofá. Recuerdo aquel año, Suiza, con Hausler y Boonen rotos por la inconsciencia de este ciclista que sin embargo ha tenido siempre un ángel de la guarda para salir indemne de situaciones en las que otros han pagado caro.

Su salida del último Tour de Francia, empujado o no por Peter Sagan, yo he llegado a la conclusión de que nunca sabremos qué pasó realmente, fue la gota que colmó el vaso a un año en el que solo ganó una carrera.

Un año, el 2017, que Mark Cavendish arrancó de su almanaque pero que no debe servir para enterrar a un ciclista que si una cosa ha demostrado, es que sabe rehacerse y buscar de sus cenizas el camino que marque el siguiente éxito.

El año anterior es el ejemplo de ese Mark Cavendish que emula con suerte el Ave Fénix.

Si hay una leyenda aún en activo es Mark Cavendish

Hace dos años por estas fechas hablábamos del colapso de retos que se había puesto. Pues salió con nota de casi todos: etapas en el Tour y sendas medallas de plata en Juegos y Mundial.

Un respeto, en ese sentido, porque hablamos de una leyenda en el ejercicio activo de su profesión, y eso no es usual verlo en el pelotón, no en éste presente que ha perdido muchos de sus faros en tiempos recientes.

Páginas: 1 2

Dubai Tour: ¿Qué le ve Dubai al ciclismo?

Dubai Tour JoanSeguidor

Encefalograma plano: así es la historia del Dubai Tour

Miro estos días por la mañana las retransmisiones del Dubai Tour y menos mal que Antonio Alix tiene labia y tablas, porque rellenar tales kilometradas sin que no pase nada o sin que no haya nada que reseñar que ciclistas rodando, es tarea ardua.

Miro la retransmisión del Dubai Tour y me pregunto qué diantres ven en el ciclismo y por qué les interesa de esta manera.

Es obvio el valor paisajístico del ciclismo. Aquí RCS, el mentor del Giro que exporta know how al emirato, ha vendido muy bien producto.

Dubai Tour sprinters JoanSeguidor

La presentación entre los rascacielos más altos del planeta, la presencia de los corredores en grupo en el control de firmas, la cartelería, el vallado y los montajes que rodean el evento, la retransmisión televisiva…

Todo invita a conocer Dubai, todo invita a saber más. El Dubai Tour es un perfecto cicerón.

Pero la paradoja es obvia cuando se mira un poco más allá y se descubre que muchas veces el público son los propios operarios de las mil obras que concurren en el lugar o que las vías de seis carriles, sólo de ida, resaltan la pequeñez de un pelotón ciclista en medio de la nada. Eso en recorridos planos, sin mayor tradición que la del dinero.

El Dubai Tour es un perfecto cicerón del lugar

Y sin embargo la apuesta se mantiene y no sé si hasta se redobla porque si no me equivoco han incrementado la cantidad de días de competición e incluso el radio de influencia porque en la etapa del martes llevaron al pelotón a otra especie de resort encajado entre el desierto y el mar. Ya son varias ediciones.

Así las cosas, y viendo el cariz que toman las inversiones árabes en los gustos occidentales, podemos ver que el ciclismo es otro eslabón de la cadena de esa escalada de capital venido de aquellas tierras hacia occidente.

Igual que es el fútbol, las marcas de lujo o los centros comerciales, para hacernos una idea.

Al final nos quedamos con que el ciclismo también atrae inversión árabe

Un eslabón, el ciclista, que necesita de todo lo que le entre, pero que a veces se ve en unos berenjenales complicados de justificar más allá de  lo crematístico. Como aquel mundial de Qatar.

 

Elia Viviani Dubai Tour JoanSeguidor
Foto: © Tim De Waele / Getty Images

Con dos etapas celebradas el Dubai Tour es un show de velocistas, faltan pocos de hecho, Gaviria y poco más, y eso porque el colombiano está en la Oro y Paz.

Una victoria para Groenewegen y otra para Viviani. El Dubai Tour no es el Giro, el Tour o Tirreno, pero ojo que esta gente está ganando ante la flor y nata y pueden crecer.

https://www.facebook.com/dubaitourofficial/videos/1582785805107941/

Tanto holandés como italiano presentan un palmarés admirable, el primero es el ultimo ganador en París, el otro campeón olímpico, pero no son la vanguardia de la velocidad, no hasta ahora, al menos el paso por Dubai les pone en vías de ser una amenaza.

Quedan varias etapas, veremos…

Imagen tomada de FB de Dubai Tour

INFO

Conoce la nueva Émonda by Trek Bikes

#Profile2017 Qué bueno que volviste John Degenkolb

La vida del ganador no es sencilla. Es un tipo que camina en el filo, que generalmente nunca tiene suficiente y que vive en el permanente precipicio de la frustración. John Degenkolb, el ciclista con cara de policía de Alemania del Este, cumple ese perfil de deportista casado con el éxito, acostumbrado a anotar con asiduidad y recibir el beso de las guapas cada poco.

Sin embargo, las cosas en la vida a veces pegan un giro brusco y el año pasado por estas fechas Degenkolb no pensaba en ganar, posiblemente ni siquiera en volver a competir. Degenkolb estaba centrado en reunir la mayor cantidad de piezas de su maltrecho cuerpo y volver a ser una persona normal, tras el tremendo accidente que sufrió junto a varios compañeros en el Alpecin mientras entrenaba por Levante. Aquel día, como ningún otro, se vio con toda la crudeza la indefensión que el ciclista padece por las rutas de medio mundo ante todo tipo de agresiones y principalmente la de conductores incapaces de entender la responsabilidad que llevan sobre cuatro ruedas cuando salen a la ruta.

Degenkolb vio como toda su temporada se iba al garete. Era la temporada de su consagración ya no como velocista, y sí como clasicómano de primera línea. El vigente ganador de San Remo y Roubaix, fuera de concurso. Pasó la primavera, paso gran parte de la campaña y de John supimos cuando ganó en Noruega y se cabreó como una mona cuando vio que el corte bueno del Mundial se marchaba ante sus narices.

Fue una reacción de ganador, de ciclista que apuesta alto y ve como un corte le pilla en el sitio inadecuado en el peor momento. Era la guinda a un año nefasto en lo deportivo que seguro que no lo fue tanto en lo personal, porque en este competidor de alto copete, como diría nuestro querido Gerardo, reside una sonrisa casi imborrable que no le abandonó ni siquiera cuando temió perder un dedo.

Y son esas cosas las que te hacen fuerte y resistir mejor que otros cuando vuelves a la vanguardia. Porque Degenkolb ha vuelto a la vanguardia, a la primera línea. No sabéis la alegría que nos proporcionó su sprint en Dubai, sacudiendo con esa violencia la máquina, como si un día, el menos pensado, las calas se acabaran desencajando del eje por tal empuje.

Ganando en Dubai, feudo que se le suele dar bien, Degenkolb demuestra que ha hecho los deberes este invierno, porque el feudo árabe suele ser buen test para los hombres rápidos de cara a lo que ha de venir. Aunque tengamos todos a Alberto Contador como fichaje de campanillas en el Trek, no conviene olvidar a este alemán, que también esta en el equipo cafetero por excelencia, con una misión nada sencilla, seguir el camino que trazó Fabian Cancellara, quien ahora ve los toros desde la barrera.

Ver a Degenkolb ganar en Dubai puede significar que tenemos otro actor para la primavera, otro tipo a sumarse a la fiesta de Sagan, Boonen y Van Avermaet, con un inciso, este teutón de poderoso tren inferior reúne las virtudes de los anteriormente citados pero además es más rápido que todos ellos. Será un hueso duro de roer, tanto él, como ojo, su compañero Jasper Stuyven, para mí uno de los tapados de esta primavera que es ya inminente.

Imagen tomada del FB del Dubai Tour

INFO

El repertorio de Cruz para llevar la bici en tu coche…

A vueltas con el motorcillo

Nuestro amigo Nacho Labarga tiene el singular honor de haber estado en todas la ediciones, tres de tres, del Dubai Tour. Aquí el año pasado dio cuenta de la opulencia que ha rodeado esta carrera, hace dos habló del artificio que la rodea. Desde entonces el Dubai Tour pone ciclistas por una de las urbes más espectaculares del planeta. Ciclistas pequeños, como hormiguitas entre auténticas moles de hormigón que este año han coronado a Marcel Kittel, en lo que esperamos sea un regreso exitoso.

Pero más allá de Kittel, sus venturas y cómo le vaya, nos llamó la atención este artículo de Nacho en Marca sondeando varias voces de importancia sobre el motoricillo en la bicicleta, su uso y el precedente de la ciclista belga en el mundial de ciclocross.

Sinceramente creo que a estas alturas de la película, decir que el mundo se acaba en el ciclismo porque encuentren o no más motores no es ajustado a la realidad de un deporte que camina en el filo desde hace muchísimo tiempo. El ciclismo ha sobrevivido a temblores que habrían barrido barrido cualquier otro deporte, temblores como el caso Festina, las redadas del Giro, la leyenda negra de Lance Armstrong y el perenne estigma que siempre le acompañará con el tema del dopaje.

Pensar que los motores pueden ser una puñalada en la débil credibilidad de este deporte es normal, pero de ahí a decir que desaparecerá, hay un trecho. Entre los que opinan me quedo, como no podía ser de otra manera, con Brad Wiggns, que habla con una seguridad que asusta:

Ya tienen la sospecha desde hace cinco años, porque han estado controlando las bicis, pero creo que es la primera que han encontrado. Así que estoy seguro de que ha ocurrido en el pasado pero no lo han visto»

A mí me suena a mensaje envenenado a su enemigo-compañero Froome, uno de los más acosados en este tema. Wiggo nunca deja indiferente y al vigente ganador del Tour le tiene tan poco aprecio que ni lo disimula. Con compañeros así para que quieres rivales.

Kittel está de vuelta

Sabéis, quienes acostumbráis a dejados caer por este mal anillado cuaderno, que pocas veces nos hemos dejado llevar por banderas, colores y procedencias. Aquí aquejemos hablar de ciclismo y ciclistas y hoy toca hacerlo de un corredor que sencillamente nos encanta.

Ha vuelto Marcel Kittel y lo ha hecho con triunfo redondo: dos etapas y general final del Dubai Tour, que sí, será un bolo pagado por los jeques y carecerá de la importancia de otras citas, pero que no deja de ser la señal de quién va bien y quién va menos bien.

Kittel ha pasado un año muy complicado, el pasado, sin poder disputar casi nada más allá de alguna carrera a inicio de temporada y alguna jornada de la Vuelta a Polonia. El alemán creemos que es un velocista venido para marcar época, no sé si más que su antagonista Cavendish, pero su pinta es excepcional.

Os invito a ver sus dos triunfos en Dubai, en ambos no hay corredor que sea capaz de amenazar su triunfo, lanzado las llegadas desde lejos y dando el trabajo justo a su equipo, porque en la ultima etapa el peso lo llevaron los Trek de Nizzolo, un ciclista que lo siendo, acostumbra a fallar mucho. Estarán contentos en Etixx con el cambio de cromos Kittel por Cav.

Me alegra que Kittel vuelva por sus fueros, porque la vida del velocista no es sencilla en tiempos en los que los organizadores priman las subidas de porcentajes inabordables, espero que siga poniendo a Cavendish en su sitio, aunque para desgracia del inglés ya son varios los que le han tomado la matrícula.

Celebramos que Kittel esté de vuelta, esperamos volver a verle, eso será una buena noticia para el ciclismo.

Imagen tomada de FB de Dubai Tour

Las luces y sombras del Dubai Tour

Terminada la segunda edición del Dubai Tour, la prueba emiratí deja varias conclusiones en el tintero. Algunas positivas y otras no tan esperanzadoras. Entre las alegres, se puede destacar la notable mejoría sufrida por la exótica ronda en cuanto a organización se refiere. Mientras que en 2014 corredores y equipos se quejaron de los desplazamientos y los problemas de materiales respecto a la prueba contrarreloj, en este 2015 los dos hoteles (Western y Le Meridien) que acogían los esqueléticos cuerpos de los esforzados de la carretera estaban a tan sólo 200 metros (aprox) de la línea de salida.

Situada en un marco incomparable, en la zona de Dubái Marina donde amarran los barcos más lujosos de la ciudad, las cuatro etapas nacieron ante la atenta mirada de jeques e invitados que siguieron con mimo las evoluciones de los corredores. Como es lógico por su cultura, la mayoría de ellos hombres. La zona de ocio cercana a la línea de meta, llena de niños y jóvenes promesas que parecían acercarse con curiosidad al mundo del pedal, era tan completa que podías hacerte hasta un selfie (maldita moda) virtual con el circular trofeo conquistado el curso pasado por el Taylor Phinney. Los problemas en cuanto a las ‘cabras’ quedaron solucionados por el simple hecho de que esas máquinas tan costosas y poco pesadas no eran necesarias en un recorrido en el que se optó por una interesante etapa montañosa que concluía en la presa de Hatta en vez de una ideal para contrarrelojistas.

Como decía Aritz Arberas, nuevo director español del cuadro local SkyDive, en Dubái «todo lo que se quiera hacer se puede hacer«. Siguiendo su propio pensamiento, en el maravilloso emirato puedes encontrarte desde un fastuoso y casi irrepetible circuito urbano hasta una etapa montañosa digna de los mejores escaladores. La ruta en sí tiene algo de ‘trampa’, puesto que recorrió cuatro emiratos (Dubái, Ras Al Khaimah, Sharjah y Fujairajh), pero logró sorprender de la misma manera por un trazado propio de una grande. De esos que tanto parecen gustarle a Javier Guillén en las últimas ediciones de la Vuelta a España.

También según el criterio del vasco, RCS (a quien parece que le gusta el aroma cálido del desierto) podría proponer cualquier recorrido que los responsables locales serán capaces de saciar gracias a los infinitos recursos que parecen esconder en sus bolsillos invisibles. Como ejemplo, en la propia ciudad hay una pista de esquí, mares o islas de pega y edificios en equilibrio imposible. Dubái es una ciudad de película. Una urbe del futuro que vive el presente y que ahuyenta a aquellos que dicen que todo se vendrá abajo cuando acabe el petróleo. Los taxistas, ese gremio que sabe más que la ya en desuso Encarta, exponen que eso es una falacia porque actualmente es el turismo quien sostiene al país trayendo más del 80% de los ingresos.

Además de la organización, el novedoso recorrido y el renovado catering (pese a la tradición imperante sigue siendo complicado no probar la carne y el alcohol en esta parte de Oriente), también se puede calificar como provechoso el nuevo aspecto del propio SkyDive, aquél equipo nacido hace 14 meses en el desierto que a punto estuvo de morir el pasado otoño pero que ha resucitado gracias a la fantástica labor en la sombra de Ricardo Mártins y, sobre todo, a los petrodólares de Mansour Juma Bousaiba, un apasionado del deporte en general y el ciclismo en particular que estuvo en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92. La estructura, pez todavía en muchas asignaturas ciclistas, parece más consolidada y con el deseo firme de lograr al menos uno de sus tres grandes objetivos: crecer, ser World Tour y aupar a un corredor patrio (los mismos que a día de hoy no saben bien cuándo hidratarse o cómo colocarse adecuadamente entre la serpiente multicolor -para eso está el veterano Mancebo-) a los bellos y mediáticos caminos de la ‘Grande Bouclé’.

Entre otros apuntes, queda destacar que algunos de los grandes ‘capos’ como Nibali, Valverde, Purito o Cavendish siguen apostando por rodar entre estos lujosos parajes que parecen dispuestos a comprar la tradición ciclista. Y, visto lo visto, parece que van por la buena senda para lograrlo. Por ilusión y dinero no quedará.

Una de las ideas que sobrevuelan la cabeza de los pensadores locales consiste en dotar de mayor valor a la ‘ruta del turbante’ (Dubái, Qatar y Omán), como así la denominó nuestro ‘chaval’ Lastras, juntándolas en una única gran vuelta de tres semanas. Algo que para los dirigentes de RCS parece aún complicado pero que quizá en el futuro, y como apuntaba off de record el experto e ilustrado compañero Fernando Llamas, podría encontrar su fórmula ideal basándose en una especie de copa valorada por puntos. Así conseguiría que algunas de las grandes estrellas no se borraran de una cita que no tendría sencillo encontrar un lugar ideal en el calendario.

Entre los aspectos negativos se podría apuntar la falta de público. Realmente la prueba no parece indicada para la llegada de aficionados (se corre por autovías anchísimas de hasta seis carriles en los que resulta imposible estar al pie del cañón), las pocas oportunidades para los escaladores (tan sólo en la tercera etapa había tramos que fueran favorables para los Purito y compañía que al final, se quiera o no, son los que dan repercusión a las competiciones) y los detalles de noveles que se pudieron apreciar en algunos tramos.

Entre ellos el del comisario que no sabía realmente que se había formado la fuga del «Emir Mancebo», los episodios de los peatones cruzando de acera silbando metros antes de que pasaran los escapados o los problemas con la radio que hicieron imposible seguir la carrera casi desde el principio en los coches. Alguno de estos detalles, como recordaba Dani Sánchez en las redes, es motivo de retirada de la categoría UCI. Luces y sombras de una carrera que muestra a las claras hacia dónde va el ciclismo moderno.

Por Nacho Labarga desde Dubái

Foto tomada de www.dubaitour.com

INFO

Y si para viajar quieres olvidarte de las maletas e indeseables bultos… 

1

Para poder trasportar correctamente tu bicicleta con el embalaje NACEX BICIBOX, debemos tener en cuenta lo siguiente

– Se debe girar y desmontar el manillar

– Se deben desmontar los pedales y ruedas (una o las dos dependiendo del tamaño)

– Se deben proteger los elementos sensibles (cuadro, tijas) y aquellos que queden desmontados con papel burbuja o similar

– Introducir en la caja cuidadosamente evitando golpes y arañazos

– Transportar siempre en posición vertical

#RadioVuelta – Semana 5

#Trend Gallopin, Jungels, Degenkolb,… nombres a tener en cuenta

La campaña entra en pleno febrero desde escenarios dispares. Sigue la corriente de ciclismo árabe con doble ración encadenada. La segunda edición del Dubai Tour nos dio un espectáculo digno para la altura de campaña y el lugar de su desarrollo. Ganó Mark Cavendish ante un elenco que no le apretó al máximo. En la Estrella de Bessèges la crono final coronó al buen croner luxemburgués, un país sin faro por el ocaso de los hermanísimos, Bob Jungels ante un ciclista que de seguir en esta tónica puede ser una de las caras de la primavera, el certero Tony Gallopin y su compañero en el Lotto Kris Boeckmans y es que el cuadro rojo y belga ha tenido un buen arranque europeo.

#Click La agonía de Jonh Degenkolb

La jornada reina del Dubai Tour moría en el contorno de una presa. En total un kilómetro escaso de subida con picos finales realmente duros pero muy cortos, tanto que Mark Cavendish salió vivo para disputar el triunfo final. Allí, en los confines del desierto Jonh Degenkolb arrastró un desarrollo bestial para imponerse a Valverde y Lobato y protagonizar una de las imágenes de la carrera: tirado en el suelo, roto por el subidón de todo que acababa de experimentar. 

#Profile Las cartas de Mark Cavendish 

Decía Antonio Banderas en su discurso de los Goya que empezaba la segunda parte del partido de su vida, no sé si podría decir algo similar Mark Cavendish tras Dubai, pero lo cierto es que a nadie se le esconde que el inglés está en el punto de mira de muchos. El año pasado no fue el mejor para este velocista que necesita zampar triunfos para seguir “on fire”. Ahora le quedan muchas asignaturas que reaprobar porque en Dubai no tuvo la mejor concurrencia pero sí el equipo más certero con un Mark Renshaw que empiezo a pensar sólo rinde cuando está a las órdenes de su querido Cav. 

#Clipping

Dennis sí pone la hora. No se puede hablar de reto sencillo, Jack Bobridge puede dar fe, pero la lógica de Rohan Dennis se impuso y el australiano se hizo con el récord de la hora. No pasó casi una vuelta sin que el joven del BMC rodara en tiempos de récord y ha establecido un registro que parece ser muy serio, casi al nivel de Brad Wiggins y quizá algún otro, a la espera de que Dowsett diga la suya.

Rojas dice que recoge los frutos. La primera etapa del Tour de Qatar vio la primera victoria, una excelente victoria por cierto, de José Joaquin Rojas desde la Vuelta a Castilla y León, hace nueve meses. Dice el murciano -a quien confunden en la narración francesa con Alejandro Valverde- que esto es recoger, y yo diría que con él han tenido una paciencia impropia con otros siendo sólo noticia en los últimos meses con una vinculación con Ferrari y la expulsión del Tour de Francia.

Campeones colombianos. El fin de semana sirvió para proclamar a los campeones colombianos. Si Robinson Chalapud fue el mejor en la línea, Rigoberto Uran, un ciclista en comunión con el mundo, fue campeón contra el crono dejándonos una imagen para el recuerdo por la cantidad de gente que envolvió su éxito.

#Hashtags by @LiveCiclismo

#TourofQatar  

Imagen tomada del Facebook de Dubai Tour