La Vuelta: Chema no merecía un final así

La Vuelta Geniez y Van Baarle La Vuelta

El colaborador de la Vuelta  atropellado por Van Baarle es una de las personas que más sabe de ciclismo en este lado de los Pirineos

Recuerdo una vez que llamé a Chema, a Chema Rodríguez. Estaba en su fecunda etapa de director en el Meta 2Mil.

Era mediodía, empezaba en el Telediario, días de Operación Puerto, zozofra e inquietud.

«Espera a ver qué dicen» me comentó para escuchar la última hora de la OP en los titulares.

El ciclismo en portada del TD.

Yo creo que Chema nunca imaginó ser él «carne de telediario».

Pero lo fue, y en la presentación de la Vuelta, Sergio Sauca habló de él.

Y anoche lo fue por el accidente en meta, cuando Alexander Geniez y Dylan Van Baarle se lo llevaron por delante en la meta de la Vuelta en Estaca de Bares.

Chema corría en su dirección, se movió hacia el centro, pensando que estaban más lejos y fue arrollado.

En ese momento maldecimos, por redes inclusive, al causante de aquel incidente.

Cuando nos dijeron que era Chema, nos quedamos helados, sin palabras.

Ayer cometí un error en el desempeño de mi trabajo en la Vuelta. Consecuente con ello y lamentando el accidente…

Publicada por Chema Rodríguez en Jueves, 6 de septiembre de 2018

La imagen de la Vuelta

La consecuencia de todo ello es la dimisión directa de Chema en sus funciones de la Vuelta.

No da opción: asume su error, los daños causados y el perjuicio a la carrera.

Le honra ese gesto.

Toda la gamma de maillots del Team Sky

Y describe quién es Chema Rodríguez, un tío serio, riguroso, exigente… en el plano personal, el director de Meta 2Mil que me abrió las puertas de su casa y trabajar en ese maravilloso diario de ciclismo.

No podéis entender la dimensión de la injusticia y mala suerte.

Si alguien sabe de ciclismo, si alguien escribe como los ángeles, si alguien no merecía este final… ése es Chema.

Dice que se va, tras casi cuarenta ediciones.

Un carpetazo que no se merecía, sin duda.

Que te vaya bonito en lo sucesivo, maestro.

Imagen tomada de FB de AG2R

 

Los fichajes del Team Sky

David de la Cruz JoanSeguidor

Otro otoño más, el Team Sky ha hecho los deberes

Cuando llegue el Tour de Francia y veamos el tren, en esta ocasión blanco, con o sin Chris Froome, volveremos a asombrarnos del nivel de bloqueo y control sobre la carretera que alcanza el Team Sky.

Veremos gregarios que tiran durante un puerto, dos y tres. Veremos compañeros que suben y bajan por el pelotón. Veremos segundos espadas que andan como los rivales de su jefe de filas.

Pero hay una versión menos divulgada del Team Sky y las causas que conducen a ese escenario.

Cada año el Team Sky peina con acierto el mercado

Esa versión esconde hechos que acontecen durante el año anterior. Mientras vemos al Team Sky dominar el Tour, controlar la Vuelta, asaltar las clásicas… no nos acordamos que los británicos empiezan a competir con una política de fichajes que, salvadas excepciones, no hacen más que mejorar el grupo a corto y largo plazo. Tienen dinero, sí, pero lo invierten muy bien.

Team Sky JoanSeguidor

Y para muestra un botón de lo que se ha subido este año al tren del Team Sky

David de la Cruz recién llegado de su mejor campaña en el Quick Step, con un par de victorias de prestigio y ambiciones personales que van hasta el rojo de la Vuelta, prenda que ya vistió.

El de Sabadell sabe que está en el sitio para dar el salto de calidad que posiblemente en la escuadra belga no tendría, aunque esa autoridad se la tendrá que ganar en un corral lleno de figuras.


En El Velódromo…


Jonathan Castroviejo es la incondicionalidad hecha ciclista y mucho me temo que el relevo de Vasil Kiryienka, cuando el bielorruso lo haya dado todo.

Trotón per se, tiene la facultad de dar un poco más de lo que se le pide y en las cronos por equipos puede ser un excelente aporte.

Y un tema que no cabe olvidar, Castroviejo era uno de los grandes apoyos de Nairo en Movistar, y ahora se deberá, a ver cómo acaba el culebrón, a Chris Froome.

Entre las bazas menos comentadas del Team Sky está Van Baarle

Dylan Van Baarle fue el año pasado una de las sensaciones en las clásicas, de hecho acabó cuarto en Flandes, tras ver en primera persona la caída de Sagan, Van Avermaet y Naessen en su persecución de Gilbert.

Verle rodar es uno de los grandes placeres que te puede regalar el ciclismo a la vista y mucho me temo que será punta de lanza en el Team Sky de esta primavera.

Kristoffer Halvorsen es el campeón del mundo sub 23 que salió del Mundial de Qatar, hace un par de años, además tiene una etapa en el Porvenir, donde como en el emirato, mostró que va muy fuerte en el sprint e incluso en las clásicas.

Chris Lawless es un británico de 22 años que también ha ganado etapas en el Tour del Porvenir, y probará que no sólo sprinta bien en pequeños grupos porque ya tiene una general como el ZLM Tour, una vuelta neerlandesa que tiene entre otros bestias como Cancellara y Rowe en el palmarés.

Pavel Sivakov es un ruso de 20 primaveras que escala como los ángeles, de hecho se ha llevado el GiroBio, la versión sub 23 del Giro, más la etapa final del Tour del Povernir. Vive al pie de los Pirineos, viene de familia ciclista et voilà, en el Team Sky le tienen como uno de los grandes diamantes para arriba.

Precisamente Sivakov ganó la última del Porvenir con Egan Bernal cerca y de amarillo, y es que el colombiano que ya ha estado delante en el Tour Down Under cierra este listado de caras nuevas en un Team Sky, que ficha mucho y ficha muy bien, calidad y juventud, un binomio que rara vez sale mal.

Nos quedaba Leonardo Basso, 23 años, italiano, y una de las piezas fijas en este inicio de campaña austral.

Sí ya sabemos, que los ingleses no están en su mejor momento.

Hasta el nuevo presidente de la UCI se permite darles consejos sobre si deben llevar a Froome a la nevera o no. Sea como fuere en el Team Sky hacen como si nada hubiera pasado y ruedan sin más.

Veremos porque lo de su principal figura no puede caer en saco roto como si nada.

Imágenes tomadas de FB y prensa de Team Sky

INFO

Rueda con un pro como Abraham Olano en el Campus de Melcior Mauri

¿En qué piensa Froome?

Estaba claro que no iba a llegar, pero en el poso de nuestro ser, esperábamos, deseábamos ese milagro, el de un ciclista solo a plomo con todo el grupo persiguiendo denodadadmente por detrás. No lo logró, pero Dylan Van Baarle nos ofreció una exhibición que se diluirá como azucarillo en café pero quedará en la retina de quienes amen de verdad este deporte.

Porque la Dauphiné, como Niza, como el Tour, es una carrera que sin saberlo, sin percatarse, te pasa el rodillo el día menos pensado. Ocurre, claro está, muchas veces a lo largo del año, pero en Francia, en las “majors” estas cosas son más tangibles que el espeso aire caliente que anuncia otro tórrido verano.

En la jornada previa a la gran montaña lo hemos visto. Hemos visto como cualquier repecho se convertía en un Tourmalet para los escapados, y para mucho miembros del pelotón que, llegados a un punto, hicieron huelga de piernas caídas dejándose llevar a la parte más trasera de la carrera. Se quedaban corredores a modo de rosario, uno, tres, cinco, cuatro, dos,… así hasta dibujar esa flor sin pétalos.

Era cada repecho, no sé si el calor, dudo que en Francia el calor sea el de julio ya, y era Dylan Van Baarle, que no corría, se deslizaba por la ruta con la calidad que sugiere ser un grande en una grande como Flandes. Qué forma de rodar, esa en la que se aprecia el poder de cada pedalada y el golpe de cada latido. No hay muchos así en el pelotón. Iljo Keisse, Pin Ligthart,… todos ellos por cierto pistards, auténticas apisonadoras en el arte del rodar que te vacían y te vacían hasta dejarse seco.

El Dauphiné consume un ciclo, un ciclo que evidencia un bajísimo tono de Alexander Kristoff en lo que va de campaña, ahora viene la gran montaña y una incógnita que llevo días manoseando: ¿Cuál es el verdadero estado de Chris Froome?. Si atenemos a la crono, le queda un hervor, cosa rara porque él aquí nunca hacía prisioneros, si vemos el resto de la campaña, como que se lo ha tomado con calma ¿excesiva? no lo sé, pero si el año pasado ya retraso un poco su “punto” para encarar mejor a Nairo en el final del Tour, esta vez parece incluso más retardado ese pico de forma.

¿Pensará en clave doblete Tour-Vuelta?

Imagen tomada del FB de Criterium du Dauphiné

INFO

Hemos probado un casco de Uvex y en breve os lo contaremos…