Eduard Prades es como el cuento de la hormiguita

Eduard Prades JoanSeguidor

Mov_Gore

Para Eduard Prades cada año es mejor que el anterior y eso obliga a seguir creciendo

Los últimos kilómetros de la Vuelta a Turquía, arriba y abajo por Estambul, fueron también los últimos kilómetros de competición para el Euskadi-Murias y Eduard Prades.

Esos kilómetros merece la pena verlos, como oro en paño.

Sin Jon Odriozola dice que los suyos merecen mucho más, quizá sólo con mostrar esos kilómetros se cargue de razones.

Son los kilómetros previos a una llegada complicada, muy complicada.

Con loseta, revirada: ahí hay siempre un fosforito luchando por la posición, protegiendo a Eduard Prades.

Tras mil virajes, tras caídas, tras historias varias, Eduard Prades pudo con Jempy Drucker para saltar a primer puesto de la general por la pertinente bonificación.

DT-Swiss Junio-Agosto

Era la culminación de un triunfo World Tour por parte de un equipo profesional.

Hete aquí el tamaño de la hazaña…

? El periódico Deia dedica su portada a #GureTaldea➡ "Victoria WorldTour para Murias"✍ Eduard Prades pone brocche de oro a una temporada de kilates para el Euskadi-Murias con un título de primer nivel

Publicada por Euskadi – Murias en Lunes, 15 de octubre de 2018

Eduard Prades, siempre sumando

Cualquiera que haya seguido este mal anillado cuaderno sabe que Eduard Prades ha tenido espacio más de una vez.

Desde aquel corredor que hace unos años nos hablaba de lo duro que es un otoño para un ciclista que no tiene claro qué será de él, a éste que ahora está en titulares gruesos.

Eduard Prades es como ese ciclista que sufre, trepa y lucha en el último kilómetro de Estambul.

Un ciclista que es una hormiguita, que no hace caso a una realidad complicada, a los miles de males que atenazan este deporte para seguir adelante.

Y consigue sacar la cabeza.

Eduard Prades ha ganado dos vueltas por etapas, Noruega y Turquía, que ponen valor a sus logros, como la segunda plaza en el multitudinario Yorkshire que sólo le arrebata Greg Van Avermaet.

Eduard Prades cree que ha llegado el momento del salto a un World Tour.

Siempre sumando, siempre progresando, sacando la cabeza.

En invierno prueba Endura

Quiere un sitio entre esos a los que hostiga y gana de vez en cuando en las mejores carreras.

Si un World Tour ficha a Eduard Prades ficha un ciclista que es una hormiguita, que conoce el oficio desde la entraña y ha llegado a más alto a base de sumar, siempre sumar.

Sé que en Euskadi-Murias tiene su casa, pero es legítimo aspirar a más.

Si no fuera norma de la casa, no estaría donde está.

Imagen tomada de FB de Euskadi-Murias

El golpe en la mesa del Euskadi-Murias

Euskadi-Murias JoanSeguidor

Mov_Gore

Eduard Prades le da al Euskadi-Murias la primera vuelta World Tour en Turquía

Eran unos doce ciclistas en un pañuelo para la jornada de Estambul.

Una jornada de donde debía salir el ganador de la Vuelta a Turquía.

Y el Euskadi-Murias hizo su trabajo, como desde el principio, laborioso, casi orfebrería ciclista.

Este proyecto da un golpe encima de la mesa.

 

DT-Swiss Junio-Agosto

Y no son mimbres ni palabras ilusionantes en la boca de Jon Odriozola cuando divagaba hace años sobre el equipo que quería.

Hablaba de ese pequeño ciclismo que tanto nos gusta. 

Este domingo Jon Odriozola ha sido explícito

Con nuestra humildad, hemos sido capaces de conseguir en un año lo que Euskaltel-Euskadi en diez, con muchísimo trabajo y muchos menos recursos.

Hemos ganado a lo grande en la Vuelta España.

Hemos ganado una vuelta Hors Catégorie.

Hemos ganado una vuelta WorldTour.

Llevamos el nombre de Euskadi y representamos a toda Euskal Herria.

Si eso no lo ha entendido la gente que tiene que entenderlo, es hora de exigirles un reconocimiento y un apoyo a este proyecto.

Gracias a los cientos de mensajes de agradecimiento y a las marcas que nos apoyan.

Seguiremos llevando este proyecto a lo más alto pero, como siempre, necesitamos el apoyo de todos.

Eskerrik asko Euskadi-Murias talde osoari!”

Hay que estar muy convencido para hablar así.

Jon Odriozola supo de lo que hubo en Euskaltel, y también de lo que le ha costado llegar hasta aquí.

Porque el ciclismo en Euskadi, aunque parezca la panacea, encierra  no pocas rivalidades, egos e hijos de su madre y su padre.

Quizá fruto de ese caldo sentenciara la suerte del Euskaltel.

¿Quién debe ayudar al Euskadi-Murias?

En sus palabras Jon Odriozola, quiero entender que habla de las administraciones.

Espero, deseo, que no caigan en el error de siempre, porque fiarlo a lo púbico ya vemos como funciona.

¿Por qué administraciones vacas deben ayudar al ciclismo y no a otros deportes?

¿Por qué lo hicieron en su día con el Euskaltel?

Cambrils, en el mapa del ciclismo y los ciclistas

Por medio creo que hay muchas puertas que picar, dinero privado que sondear.

Sé que no es sencillo, pero tampoco lo es ganar una etapa en la Vuelta a España o la Vuelta a Turquía en la bellísima y revirada Estambul.

Una victoria, otra de nuestro apreciado Edu Prades, que habla de la tenacidad de este equipo que ha surgido con poco, pero crece y crece como si no tuviera techo.

La Vuelta: Una carrera para Eduard Prades

Edu Prades JoanSeguidor

Eduard Prades tiene en la Vuelta un recorrido perfecto para sus opciones

Mov_Gore

Entre los corredores que repasamos en esta previa de la Vuelta, Eduard Prades tiene un especial atractivo.

Su camino, mucho más complicado que el de cualquier otro, o como el de otros muchos, ha tenido curvas, baches y subidas muy duras, pero el presente es el resultado de ese itinerario que hace sufrir pero que también endurece.

Eduard Prades es parte importante de la excelente imagen que el Murias ha dado este año.

Cambrils Movil 300×100

La victoria en Noruega, el podio en Yorshire, solo superado por Greg Van Avermaet, son la punta de lanza de un ciclista que no es un cualquiera en el peloton español.

Hablamos de un tío con pegada, con chispa en los finales, recuperando ese espíritu de los Pepe Recio e Iñaki Gastón, allá por los ochenta, cuando romper un sprint tenía más recorrido.

Hoy esa opción es más complicada, qué duda cabe, porque los equipos están más organizados, y las cazas se miden al detalle.

Pero ello no es óbice para que se intente, y es más, se logre.

Más en la Vuelta de este año que ha rebajado, en apariencia, la dureza de muchas de sus etapas, para darle la vuelta de tuerca a ese ciclismo que no es el de muros ni de alta montaña, pero que supone un punto y aparte en el concepto de espectáculo.

El ciclismo de Eduard Prades

El de Edu, es un tipo de ciclismo que te levanta del asiento porque se decide en detalles, en una curva bien trazada, en una colocación correcta.

Un ciclismo que entiende de estado de forma, por supuesto, pero que premia el talento, las ganas de hacerlo bien, de ser certero en el movimiento.

Eduard Prades se siente bien en ese papel, y la Vuelta le ofrece varias etapas de este perfil.

No será sencillo, porque sólo mirar los ganadores de etapa de las últimas Vueltas pone los pelos como escarpias, pero si un corredor de un equipo pro no necesita meterse en la rutinaria escapada de primera hora, ese es Eduard Prades.

Ganar una etapa, cosa que no consideramos descabellada, sería un doble éxito: el de Eduard Prades como la guinda a ese camino revirado que sólo superó apostando al 110% por lo que creía y el de su equipo, en un sueño como la Vuelta que un día Jon Odriozola soñó tocar con los dedos.

INFO

Así se vivieron las 24 horas en Cheste bicicleta non stop

«Mi Tour de Yorkshire» por Eduard Prades

Tour de Yorkshire JoanSeguidor

El Tour de Yorkshire es la carrera que cambia el paso de Eduard Prades

Fui al Tour de Yorkshire con toda la intención de conseguir una etapa, pero es que viendo el recorrido pensaba que podría estar muy adelante en la general, con el miedo de la última etapa que se veía que iba a ser muy dura.

Las piernas habían funcionado muy bien en las últimas carreras y llegaba con la confianza necesaria y apoyo del equipo.

Tras la segunda etapa vi que podría hacer algo importante.

Creo que además tuve la victoria en mis piernas, pero me obsesioné en querer meter plato, porque según el perfil que vimos los últimos metros eran bastante favorables, pero no me entró y perdí unos metros justo cuando lanzó Magnus Cort.

Metros que fueron decisivos.

Porque además perdí el momento de arrancar el primero, sabiendo que es muy difícil remontar en esas llegadas.

Pero la capacidad que tuve de remontar durante toda la subida, hizo darme cuenta que si aguantaba ese nivel, en la última etapa podría volver a estar disputando y jugándome la general.

Tour de Yorkshire - Eduard Prades JoanSeguidor

Van Avermaet en el Tour de Yorkshire

Por suerte tenemos un gran calendario y competimos a menudo con estrellas de ese calibre, pero luchar de tú a tú es otra cosa.

Como anécdota nada en particular, el último día me pareció que los repechos se le hacían un poco largos, pero quizás solo regulaba para cerrar el hueco en un segundo, cuando bajaba la dureza, lo que vi es que tenía mucho gas.

El Tour de Yorkshire es una carrera muy bonita, podríamos decir que combina días llanos y propicios para sprint con jornadas de ambiente de auténtica clásica, con unos muros de los más duros que he subido.

En cuánto a la organización, espectacular, al fin y al cabo es una prueba ASO y eso se nota.

Como otro punto favorable también remarcar que los dos primeros días la féminas corrían antes que nosotros, por tanto, otra carrera que también apuesta por el ciclismo femenino.

La fiesta del Tour de Yorkshire

Nos llamó mucho la atención cómo estaban engalanados todos los pueblos a nuestro paso, todas las carpas con sponsors, comida, actividades para niños y familias… y presentación de equipos digna de Tour en todas la etapas.

Por otro lado nos chocó que nadie pedía, en muchos sitios, más que pedir, te lo exigen, ni bidones ni gorras, como mucho alguna foto o una firma, se limitan a llenar las cunetas, animar y grabar.

No sé de dónde viene esta fiebre inglesa por el ciclismo, supongo que es como un acontecimiento social, un día de fiesta para pasar en familia en la naturaleza… se veían muchísima autocaravanas, muchas familias con la nevera, sillas…todo listo para un buen picnic!

Desde luego, la zona puede seguir acogiendo ciclismo: ya lo demostró cuando pasó el Tour y lo sigue demostrando año a año en el Tour of Yorkshire.

Por lo que sé es una zona dónde mucha gente anda en bici.

Una gran temporada personal y del equipo

A falta de la guinda, creo que la temporada está siendo muy buena, la mejor desde que estoy en profesionales, tanto por la regularidad en cualquier tipo de carrera como por la calidad de los resultados.

Y para el Euskadi-Murias está siendo una temporada soñada, lo malo es que está siendo tan buena, que aún da más rabia no haber conseguido más de una victoria, con varios corredores que hemos estado muy cerca.

Es un proyecto muy serio y que tiene pinta de ir para largo.

Mantiene los pies en la tierra, con humildad pero con mucha fuerza y ambición. Han sabido rodearse de grandes profesionales a nivel técnico y organización y esto se nota en el buen hacer de todo el grupo.

Por Eduard Prades

INFO

Hombre, mujer y ediciones especiales… las colecciones de Gobik

El camino de Edu Prades siempre tuvo curvas

Edu Prades JoanSeguidor

Edu Prades nos emociona entre los grandes de Yorkshire

La gente se asombra por lo que ve en el Tour de Yorkshire. Hace un par de años, nuestro amigo Peter Cossins ya nos explicó cómo en este lugar, de preciosa geografía y ruda cimatología, el ciclismo se había convertido en algo realmente apreciado y valioso.

La zona quedó prendada por el paso del Tour de hace cuatro años, pero antes ya había poso.

Sea como fuere la edición de 2018, que es la cuarta, si no me equivoco, está dando imágenes realmente preciosas y desenlaces alucinantes como el triunfo del joven Tanfield., con acné aún en el rostro, en la primera etapa. Pero si sprintó sentado.

Edu Prades y el sueño del Euskadi

La segunda jornada fue otra cosa, los WT no dejaron que se fuera la liebre y llegaron con todo bajo control al final.

Un final accidentado, en el que Cort Nielsen exhibió un punch que dejó segundo a todo un Greg Van Avermaet, con las manos vacías, y tercero a Edu Prades.

El año no está siendo sencillo, en cuanto a resultados, para el Euskadi-Murias, pero yo creo que eso estaba descontado.

Cuando Jon Odriozola dibujó hace unos 3-4 años el camino del equipo verde, sabía que no iba a ser sencillo, que el camino tendría curvas, tantas como las rutas de Yorkshire, por paisajes verdes y accidentados donde los suyos se encuentran como en casa.

Como Mikel Aristi en el Tro Bro Leon.

Bizi Bizikleta: Eduard Prades (Euskadi-Murias)

Edu Prades: "Para mí la bicicleta es un modo de vida"El corredor del Euskadi-Murias se suma al movimiento "Ni ere Bizikletan, Bizi Bizikleta".? www.murias-taldea.com/bizibizikletaItzulia Basque Country Donostiako Klasikoa Euskadi – Murias#GureTaldea #GureItzulia #GureKlasikoa

Publicada por Euskadi – Murias en Jueves, 26 de abril de 2018

Un recorrido virado como el de Edu Prades, ese ciclista que, hace diez años más o menos, gente de la catalana nos aseguraba que era la perla que habría de venir.

En un ciclismo, el catalán, que vive en gran medida de la ilusión que genera Marc Soler y la progresión de David de la Cruz, hay otros ciclistas como Edu Prades que ejemplifican como ninguno lo que es este deporte.

Edu Prades escribió en este mismo mal anillado cuaderno, lo que es el otoño de un ciclista sin objetivos, porque la terrible crisis que azotaba nuestro ciclismo, le pilló a él en el ojo del huracán.

Sin embargo, aquellas palabras de zozobra e incertidumbre, Edu Prades las convirtió en carne de ciclista, ciclista con mayúsculas, apreciado por su forma de hacer equipo y dar resultados.

Y escribió sobre el otoño de un ciclista con objetivos.

Ver a Edu Prades en la punta de lanza de una carrera como Yorkshire, añadido a su constante goteo de buenas actuaciones en todo tipo de carreras, aduciendo una punta de velocidad envidiable, e inédita en este lado de los Pirineos, es el premio a una trayectoria que nunca fue fácil, ni ahora, que todo parece sonreírle ni hace unos años, cuando, como su hermano Benjamó, tuvo que irse a Japón a por la oportunidad que sin duda merecía en Europa.

Que Edu Prades crezca en una estructura como el Euskadi es también cuadrar el círculo, y hacer buena la filosofía de Odriozola.

Aunque sea catalán, Prades dio, como otros muchos los pasos decisivos de su carrera en el calendario euskaldun y esto es como volver al origen.

En el ciclismo no todo es ganar, aunque obviamente cuenta, y Edu Prades da la medida de lo que es un ciclista apreciado en todas y cada una de las aristas de un profesional.

Imagen tomada de FB de Euskadi Murias

INFO

Si vas de viaje, prueba a enviar tu bicicleta con Nacex

Una historia de ciclista y ciclismo: Cristina Aznar

Ciclismo femenino JoanSeguidor

El «pequeño ciclismo» siempre guarda historias que merecen contarse

Quince años llevando los menesteres de prensa de una federación tan grande como la catalana dan para conocer mucha gente y más historias.

La familia Aznar era una de las fijas en muchas de las carreras de pista que pude ver, incluso recuerdo algún Campeonato de España en Tafalla, tierra de excelentes vinos, y cerca de la preciosa vila de Olite.

Aitor, inteligente, era muy bueno en las carreras de fondo. Su hermana Cristina también fue ciclista, pero como muchos otros casos, tuvo que dejar la bici cuando llega el momento de pasar a responsabilidades mayores, ya sabéis, cuando es perentorio centrar los estudios y trazar un camino en la vida.

Cristina dejó la bicicleta, estudió, se instaló el Alemania y un día nos sorprendió con que volvía a competir en la próxima Setmana Ciclista Valenciana y quisimos saber más.

Hete aquí una historia con mil vericuetos con la bicicleta, y Edu Prades, siempre ahí…

Ciclismo femenino Cristina Aznar JoanSeguidor

 

 

Soy Cristina Aznar, tengo 27 años y vivo en un pequeño pueblecito de Alemania cerca de la “Schwarzwald” (Selva Negra).

Nací en Reus (Tarragona), más tarde me mudé con mi familia a Vila-seca, donde me inicié en el mundo de la bicicleta a los 7 años gracias a mi abuelo Alejandro, uno de los entrenadores del Club Ciclista Vila-seca, y mi hermano Aitor.

Compaginaba el ciclismo con otros deportes como el básquet o el atletismo, al igual que lo hacía él, ¡cosas de hermanos supongo!

En 2008 empecé a estudiar Arquitectura, en 2012 dejé de competir, en 2013 me mudé a Alemania, y desde entonces, ¡aquí sigo!

Hace unos cuatro años dejé de competir. Creo que mi paso por Lointek en 2009, mi segundo año como sub23, me dejó muy marcada… Mi primer año de sub23 fue bastante bueno, estaba muy ilusionada y las carreras me salían bien.

Me dieron la oportunidad de formar parte de un equipo UCI con compañeras como Debora, Silvia, Belén, Lucía González (con la que compartí equipo en juvenil)… A partir de este momento todo fue en declive.

Los estudios eran cada vez más exigentes (muchas horas, trabajos grupales hasta el amanecer, poco descanso) y como consecuencia, el ciclismo empezaba a ser una obligación impuesta por mí misma, en la que dejé de disfrutar.

Unos años más tarde, viendo mi situación y en la que se encontraba el ciclismo femenino en aquel entonces, decidí dejarlo y dedicarme a mis estudios de arquitectura, cosa de la que no me arrepiento.

La bici pasó a ser un hobby, una manera de desestresarme, de volver a coger ilusión y, sobretodo, de disfrutar.

Durante mi último año de competición, hice unas prácticas de verano en el ayuntamiento de Alcanar.

De ahí me surgió la idea de irme de Erasmus y Alemania era mi mejor opción. Así que pedí la beca en la universidad, empecé a estudiar alemán en la UOC (Universitat Oberta de Catalunya – una universidad online) y me puse a trabajar en El Corte Inglés para ahorrar, puesto que la beca no daba para mucho…

Llegué en agosto de 2013 después de buscar piso durante meses (es peor que encontrar trabajo), con un nivel alemán bajísimo pero con unas ganas de comerme el mundo enormes.

Tras el primer semestre decidí buscar un trabajo para poder seguir manteniéndome y no tener que depender de mis padres, por lo que empecé a trabajar en un despacho como estudiante (hay contratos remunerados que son de unas 20h semanales, perfecto para compaginarlo con los estudios).

Una vez acabada mi beca Erasmus, me planteé qué era lo mejor para mí.

Lo hablé con Edu (mi pareja) y mi familia, y al ver que me apoyaban en todo, decidí quedarme, seguir trabajando y hacer mi Proyecto Final de Carrera desde aquí.

Fueron dos años larguísimos, con constantes viajes a España para poder corregir con mi tutor, pero valió la pena.

Me licencié y encontré un trabajo en el que soy feliz, dónde se me valora como arquitecta y dónde no sólo tengo compañeros, sino que se han convertido en amigos.

Además, en 2015 Edu se mudó a vivir conmigo, por lo que todo empezó a ser un poquito más llevadero.

Edu Prades y Cristina Aznar JoanSeguidor

Páginas: 1 2

¿Por qué Froome no se mofó del ciclismo?

Más que creer que sea erróneo, es que no comparto el punto de vista que aquí se expresó sobre Chris Froome, el mío como es normal, es más solidario con el ciclista y su actitud en ese momento de competición. Sobre todo no comparto lo de la falta de profesionalidad y lo de la falta respeto a la carrera y aficionado.

Estos equipos corren muchas carreras y todas con las máximas aspiraciones, la forma de trabajar que tiene un equipo como Sky genera un stress enorme en cada uno de los corredores, a la mínima que se despistan ya se la han liado. Pero es que en realidad, casi nunca fallan y creo que por eso mismo llama más la atención que les haya pasado dos veces en poco tiempo.

La gente da por hecho que por ser Froome o Sky va todo sobre un guión y no es así, si no lo estás viviendo desde dentro es muy difícil de imaginar, hay muchas variables y factores que pueden influir en que se produzca una situación como la de la Volta. Entre tanto stress siempre habrá un fallo, muchas veces se podrá solucionar, pero otras no.

No he visto la carrera entera, solo alguna imagen. Pero bueno, por lo que me contó mi hermano (Eduard Prades) quién lo vivió desde dentro, entiendo que el Team Sky hizo todo lo posible por salvar una situación insalvable de manual. Lo extraño hubiese sido que lo arreglaran.

No me malinterpretéis, no digo que sea mejor llegar a 10′ que a 26′. Sinceramente creo que es exactamente lo mismo, pero hay unas reglas y entre ellas está el fuera de control, ¿por qué no aprovecharlo? Esta gente corre con el objetivo de disputar una carrera, una vez este objetivo es inalcanzable, creo que lo más profesional es hacer lo que hicieron.

En todas las carreras hay gente rozando el fuera de control, cada uno con sus razones: has ayudado a un compañero, al día siguiente tienes que ayudar a un líder, estás guardando energías para otra etapa que puedan disputar…y la más desagradable: te han reventado física o psicológicamente, da igual, la cuestión es que no puedes ir al ritmo que llevan otros y llega un momento en el que eres incapaz de seguir sufriendo.

Hay que saber que no es nada fácil, ni una decisión tomada a la ligera, para desentenderse como hicieron Froome y Sky, antes hay una lucha interna muy intensa. Vas viendo cómo se complica la cosa hasta que se convierte en insalvable, aun así lo sigues intentando, luchando, pero al final hay que ser realista, rendirse, simplemente la carrera se ha acabado para ti, te han ganado, te han dejado fuera de juego, solamente que antes de llegar a meta. En ese momento lo único que quieres es llegar y lo último que quieres estar donde estás -esto es una apreciación personal, pero creo que la compartirían la gran mayoría de profesionales-.

Entiendo perfectamente que el punto de vista de un ciclista, ya no digo profesional, solamente que compita, sea totalmente diferente al de un espectador. Incluso es curioso ver cómo cambia la mentalidad de alguien que ha competido toda la vida y deja de competir. Y es que hay cosas que si no se viven en primera persona son muy difíciles de entender.

Al espectador le recomendaría que intente acercarse a la mente de un ciclista, que disfrute de lo que pase en carrera, de la realidad. Que piensen que si por ejemplo Froome y Sky hubiesen seguido tirando para llegar a 6′, no sería real, a ellos eso les da igual, lo harían por obligación moral, por el que dirán y en contra de sus intereses reales y eso a mi entender sí que sería falta de profesionalidad.

¿No sería mejor para el espectador que disfrute de una manera sana de lo que pasó? El momento en el que Froome se queda, los nervios iniciales de si podrán llegar al primer grupo o no, que gracias a eso Movistar coloca a Marc en el podio. Si es que al final es lo más bonito, que pasen cosas que no deberían pasar.

Por Benjamí Prades

Imagen tomada del Team Sky

INFO

WD-40® Producto Multi-Uso lubrica cualquier mecanismo, asegurando así su correcto funcionamiento.

El otoño de un ciclista con objetivos

Este relato de Eduard Prades enlaza directamente con éste y no es más que el retrato de la vida misma, aunque traqueteada por el trajín de una bicicleta machacada por los kilómetros.

Creo que el camino ha sido demasiado largo, hace años que demostré que éste era mi sitio, pero el deporte es así. Los tres años de amateur, con Azysa y Camp de Tarragona-Mopesa fueron muy buenos, consiguiendo victorias en las mejores carreras, sobretodo a las órdenes de Antonio Pineda, con el que me hice un corredor más regular y rematador.

Durante un año y otro, todo eran alegrías, siempre parecía que daríamos el salto, pero llegaba octubre, noviembre, diciembre… y las posibilidades se habían esfumado una vez más. En esos momentos sólo los ánimos de los míos me hacían seguir y, también es cierto, la poca perspectiva de trabajo que azotaba el país pues corriendo en amateur ganaba más que muchos continentales o trabajadores. Además esos años en invierno me sacaba dinero trabajando en el campo, recogiendo mandarinas y naranjas de nuestras fincas.

El paso a Caja Rural ha tenido un gran culpable, Antonio Pineda, quien siempre estuvo intentando colocarme allí, sin embargo, obviamente, al ser un equipo que también dispone de estructura élite-sub23, debía prevalecer el paso de sus corredores.

Cuando ya pasé a continentales en Portugal y conseguí la victoria de etapa y general en GP Joaquim Agostinho, Caja Rural se interesó por mi, estuve muy cerca, pero finalmente no llegó. La desaparición de Euskaltel creo que tuvo bastante que ver.

Aún así Juanma seguía interesado y pude volver a realizar una buena temporada que servía de aval para que mi representante pudiera conseguir un contrato y así fue: estando yo en Japón se cerró definitivamente. Siempre recordaré el momento en el que nada más finalizar la etapa en la cima del volcán Ijen en Indonesia: Airan -Fernández- de golpe me exclama dentro del coche “¡cabrón!”(de cachondeo y dándome la enhorabuena) por fin se había hecho oficial y se había enterado antes que yo.

Ahora ya he completado mi año en Caja Rural con un calendario muy bueno y bastante acertado. He corrido prácticamente todas las carreras nacionales que me gustan, empecé con Mallorca, Almería y Murcia, Andalucía, unas clásicas en Francia e Italia, Catalunya, las clásicas vascas, Castilla y León, Turquía, Madrid, Noruega, Philadelphia y Canadá, Campeonato Nacional, Ordizia, Volta a Portugal, Tour du Lomousin, cuatro clásicas en Italia, Tour de Gravaudan y para terminar con tres clásicas más en Italia.

2

El mejor momento de la temporada fue la segunda parte, aunque ya fui bien Fiordos o Canadá, donde se unieron las buenas sensaciones con los resultados, fue a partir de la Volta a Portugal cuando mejor me sentí llegando la victoria en Italia.

Creo que ahora puedo decir orgulloso: soy profesional, tengo una estabilidad que no tenía antes y eso te hacer trabajar con más tranquilidad y mejor, y al final se nota en todos los aspectos, tanto en los resultados deportivos como en lo personal. Antes era inviable irme a vivir con mi novia, y ahora aquí estoy, en Alemania, sin tener que depender a toda hora del teléfono y de las videollamadas para sentirnos más cerca.

Mi novia vino hace dos años por estudios y ya se quedó trabajando, así que como el despacho no lo puede cambiar pero carreteras hay en todos lados, al final decidí mudarme yo también.

Estamos en Gültstein (Herrenberg), un pueblecito 30km al sur-oeste de Stuttgart, por tanto tengo mucho más cerca el aeropuerto que en Alcanar -su pueblo de origen-. Así pues al equipo le es lo mismo, ya que incluso sale más barato enviarme a las carreras desde aquí que desde España, incluso a las carreras nacionales. No obstante, seguramente el inicio de temporada lo haré en España para poder entrenar bien, ya que aquí hace mucho frío y suelen estar las carreteras mojadas y heladas.

Entonces empezará esta aventura verde, color de la esperanza, color talismán para Edu Prades.