El legado de Egoitz Murgoitio

Me perdonaréis, el ciclocross siempre ha sido apreciado en este mal anillado cuaderno, pero hasta hoy no me he podido poner con el adiós del que considero mejor especialista de la modalidad a este lado de los Pirineos. Sí hablo de Egoitz Murgoitio, el mismo que desmotivado dejó la práctica del máximo nivel y el mismo que varios años después de estar picando a la puerta no pudo ser campeón de España. Con todo perdemos un grande.

Porque con Murgoitio se muere una parte notable de esta modalidad de invierno y frío en España. Se pierde primero un excelente competidor, el más genuino fuera de nuestras fronteras. Un corredor que no escatimaba en las curvas y en más de una se acabó por descalabrar, como ese día en Namur. Sin embargo con Murgoitio fuera, y la elección de Jonathan Lastrs por centrarse en la carretera, el ciclocross español pierde su “Fidea”.

Sin ambos Hirumet pone fin a esa trayectoria iniciada hace unos años con el objetivo de llevar a especialistas hispanos a las carreras en las que sólo podía mejorar por mucho que los primeros circularan a distancia.

Hemos hablado con el joven Lastra y esto es lo que nos ha dicho:

Sin Egoitz el vacío será muy grande. Él era el ciclista más fuerte y sin ninguna duda el mejor ciclocrossista nacional en muchos tiempo. Todavía tenía mucho margen por delante y con su salida se va el referente. Con él aprendí muchas cosas: a preparar mejor las cosas, a medir mejor presiones que hay que llevar, cómo enfrentarte a las pruebas importantes,… pero sobre todo aprendí la forma de ver a los rivales. Ellos no tienen por qué ser más que tú. Eso siempre me lo inculcó

Egoitz fue un corredor elegante encima de la bicicleta y sabía sufrir en carrera. Nos volvió a poner en el mapa del ciclocross. Además, gracias a su nivel también consiguió que el nivel nacional aumentara

Ahora el ciclocross español tiene dos representantes genuinos, los dos últimos campeones, Aitor Hernández y multilaureado Javier Ruiz de Larrinaga, ellos son el faro y creo que sería justo decir que son un poco mejores gracias a a competencia directa y sin rodeos que Egoitz un día les planteó.

Sin barro al ciclocross le falta su perejil

Un día leí en un foro que todos los Campeonatos de España de ciclocross debían desarrollarse en el norte, entendiendo por norte la franja más septentrional de nuestra geografía, es decir el tramo bañado por Atlántico y Cantábrico que va desde Tui a Irún comprendiendo las regiones de Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco. Obviamente. La afirmación tenía su fundamento en el calor del público, su forma especial de vivirlo y como no en el medio húmedo y barroso que rodea la competición.

Menudo festival

Omitía aquel aficionado que regiones como Valencia o Catalunya habían dado excelentes especialistas, e incluso campeones que pasaron generaciones y siguiendo siendo recordados. Resulta claro que los Paco Pla, Paco Sala, Ramón Medina e incluso más recientemente José Antonio Hermida no salieron de las campas verdes y bucólicas de la cordillera Cantábrica, aunque por ellas tuvieron que pasar para hacerse grandes en la modalidad.

Estos días el ciclocross patrio anda en efervescencia por la celebración de los Campeonatos de España. Son en Segorbe, provincia de Castellón, y el diseño del recorrido ha generado debate. El principal argumento que se ha replicado ha sido el del técnico valenciano, y actual seleccionador nacional, Pascual Monparler que ha venido a decir que el barro no es ingrediente exclusivo para el éxito del ciclocross.

Aunque puedo estar en parte de acuerdo con él, discrepo porque la tierra mojada es la ciclocross lo que el adoquín a Roubaix. Es decir, el barro es santo y seña de la modalidad, y en ocasiones medimos la belleza que ha alcanzado la carrera por la cantidad de suciedad que acumulan los competidores en el momento de cruzar la meta. Otra cosa es que en el justo reparto geográfico de un evento de carácter nacional,  Segorbe, Castellón y la Comunidad Valenciana no ofrezcan el barro en la cantidad deseada por muchos “puristas” de la modalidad.

Luego está el diseño del recorrido que tampoco ha dejado indiferente. Sinceramente, en los tiempos que corren tener clubes y entidades que quieran entrar a organizar ya me parece suficiente mérito para descargarles de otras cuestiones. Que el circuito es mejorable, seguro que es posible. Yo no lo conozco, pero todo en esta vida es mejorable. Cuestión distinta es que el circuito es para todos el mismo y eso pone en la balanza los méritos que cada aspirante sepa poner en juego.

Porque en ocasiones nos empecinamos en el recorrido y no valoramos que el deporte, como tal, no responde a una fórmula matemática ni a los pronósticos mejor argumentados. Mirad a Isaac Suárez, media vida corriendo y triunfado por el norte, siendo nuestro mejor ciclocrossman en el extranjero y gana el Campeonato de España más seco y menos adecuado a sus características. Lo hizo hace dos años en Gandía, si no me equivoco, tras media vida intentándolo entre fangos y pastos de la turísticamente llamada “España verde”.

Si miramos el perfil de los mejores especialistas españoles de la modalidad apreciaremos su pasado más o menos común en la carretera para saber que, matices aparte, pueden tener similares opciones. Sí, Egoitz Murgoitio preferirá barro, también Suárez lo hubiera preferido, pero Aitor Hernández y Javier Ruiz de Larrinaga tienen un currículo similar al vizcaíno. De hecho si miramos el palmarés de los nacionales, sólo David Seco y el mentado Suárez son auténticos especialistas, el resto procede de BTT, caso de José Antonio Hermida, o carretera (Unai Yus, Ruiz de Larrinaga y Aitor Hernández). Hablamos de un ADN similar sobre un mismo circuito. Hablamos de deporte, dejemos pues que los protagonistas hablen.