Elivia Viviani: siete motivos para quererlo

Elia Viviani cofidis Featured

En el fondo Elia Viviani es un ciclista imprescindible

Es curioso, cuando leemos críticas o comentarios despectivos sobre Elia Viviani.

No lo acabamos de entender.

Recordamos aquella tarde que Wout Van Aert le ganó la etapa en el Tour: la cara que puso al verse derrotado le dio un buen número de memes, comentarios, chanzas y otras lindezas que nos parecieron excesivas.

Pero en esa cara se escondía la ambición hecha ciclista y la pasión con que se ejerce, dándolo todo y un poco más, cada vez que se le requiere.

Elia Viviani es un ciclista por el que, en este mal anillado cuaderno, siempre hemos sentido una especial predilección,

 

Y por ello, nos hemos armado de razones, unas siete para dar los motivos por los querer un ciclista como Elia Viviani…

La primera tiene que ver con esa polivalencia que lleva con éxito, no siempre sencillo, y que le pone en el mapa de todos los sprints que disputa y la posibilidad de repetir el triunfo en el omnium olímpico, un éxito.

Seguimos con esa entrega y pasión que demuestra por el ciclismo.

Es italiano en todo, competitivo hasta el final, brazos caídos nunca y rara vez no saca tajada.

En el último Tour añadió una etapa en la más grande a un colección nada desdeñable de victorias en otras muchas.

Ahí va el tercero: se entrega de tal manera que no esconde nada, ni su ambición ni ganas, pero tampoco los sentimientos, es un libro abierto, un premio para este ciclismo donde la derecha a veces no sabe que hace la izquierda.

Otro motivo, el cuarto, ese palmarés, no es pequeño ni sencillo de conseguir.

Su 2018 queda entre los mejores que alguien haya firmado en los tiempos modernos.

SQR – GORE

 

Se ganó un hueco en grandes equipos y en todos ha dado el callo.

El ejemplo del Deceuninck, liderando en muchos momentos el mejor bloque del mundo, demuestra que no hablamos del tuerce botas que muchos dibujan por ahí.

Sexto motivo: los rivales.

No compite contra cojos, es más, cuando hacemos una lista de velocistas top Elia Viviani nos saldría el cuarto o el quinto, corredores como Ackermann, Ewan o Bennet parecen un escalón por encima, pero el veronés siempre tiene algo preparado.

Y el séptimo, el frío que hace fuera del Deceuninck: este año le toca demostrar que en Cofidis también es capaz de sacar resultados y no seguir el camino de otros que, fuera de los azules, no han vuelto a brillar igual.

Ahí queda eso, cuando veáis a Viviani ganar, pensad que detrás hay incondicionalidad por este ciclismo que decimos querer tanto.

¿Quién es el mejor sprinter del mundo?

sprinter Caleb Ewan JoanSeguidor

Si nos pedís por el sprinter del 2019 nos quedamos con el pequeño pero eficaz Caleb Ewan

Caleb Ewan, Sam Bennett, Dylan Groenewegen, Elia Viviani, Pascal Ackermannn… no se sencillo decir quién es el mejor velocista del año

En el Jumbo-Visma lo tienen claro…

 

Ojo, poca broma, que el equipo amarillo acaba el año con los dos corredores más laureados, además de Groenwegen, segundo ha sido Primoz Roglic, quien ha ganado durante ocho meses casi todo lo que ha competido.

Las cifras ponen a Groenewegen como el sprinter más laureado de la campaña. 

Sus triunfos llegaron a rozar la tiranía, encadenando éxitos, siendo el azote mental de sus rivales, que cuando veían a Groenewege, seguro que ponían las barbas de remojar.

Pero a nadie se le escapa que el palmarés de este fornido velocista neerlandés incorpora piezas de esas que aunque dan caché no son top.

Y no es sencillo romper ese círculo, cuando el Giro tiene opciones para los sprinters, pero no tantas, la Vuelta casi las ha quitado y el Tour va a menos.

DT-Swiss 2019

 

Se un buen sprinter es convivir con el estigma de que la etapa que debes ganar seguro que va a ser un bodrio. 

Y eso las grandes vueltas, el semillero y hábitat natural para marcar el mejor sprinter del momento.

La primera semana del Tour es la guinda, sin duda, de lo que decimos, el mundial oficioso y a los puntos de los mejores sprinters del mundo que, con esmero, podrían alargar sus opciones hasta la mismísima llegada de París.

Y es ahí, en el irregular firme de los Campos Elíseos, cuando enfilan esa subida hacia el Arco del Triunfo, donde generalmente se juega la corona más pesada.

Y no es casualidad que Caleb Ewan fuera el ganador.

El velocista de las antípodas que sprinta plano, con el mentón coqueteando con el SRM y estos días se bate en el velódromo de Londres es para nosotros el mejor sprinter del año.

No lo es en términos absolutos, Groenewegen se hizo con una corona muy meritoria, pero sí en calidad de victorias.

 

 

Con diez triunfos, se ha quedado a cinco del neerlandés, pero es que la mitad de las mismas se firman entre Giro y Tour.

En el segundo Ewan se cepillo tres etapas, cargándose de razones por su cabreo, hace un año, cuando el Mitchelton no le llevó a la mejor carrera.

El Cruz Pivot 2 es un portabicicletas para bola de remolque con diseño moderno y características exclusivas.

Bien rodeado, cargado de confianza, Caleb Ewan ha dado su mejor medida en las grandes carreras, y en un contexto nada sencillo, porque las opciones escasean y la presión sobre los hombres rápidos es importante.

Ojo que Ewan explotó tan joven que aún tiene 25 años…

SQR – GORE

 

Por medio se colaron las bazas del Bora, un equipo que acusó la irregular temporada de Peter Sagan, hecho que ha arremangado a Pascal Ackermann y Sam Bennett, trece triunfos por barba.

Ambos son segundo y tercero en esa lista hecha muy a conveniencia.

Cada uno tendrá sus gustos, el alemán es un portento, físico corpulento, con pegada, fuerte, tipo Marcel Kittel, en el año de su precipitada retirada, y si nos apuráis perfil André Greipel, pero el irlandés es canea fina, con una efectividad que es un premio para los estadísticos.

Pascal Ackermann Giro JoanSeguidor

Elia Viviani sigue ahí, con sus lógicas carencias, que las tiene, pero una profesionalidad que nadie podrá discutirle.

Numéricamente su 2019 no ha sido su 2018, pero le queda el consuelo de haber estrenado la cuenta en el Tour.

Si creemos que Bennett va a ir a más, Fabio Jakobsen es quien parece mejor posicionado para lo que viene, como su compañero Alvaro Hodeg, que reposa las heridas provocadas por esas vallas criminales.

La campaña saca de la foto a Fernando Gaviria, quien espera a Richeze como parte de la solución y porfía Alexander Kristoff, sobre el papel el segundo velocista del Emirates, pero en la estadística el mejor.

Si no son buenos tiempos para el arte de la lucha contra el reloj, tampoco lo son para la velocidad, esos adalides del final eléctrico que, tras hacernos esperar largas horas, nos dan la esencia del ciclismo en 200 metros.

Campeonato de Europa: Elia Viviani nunca descarta nada

Elia Viviani JoanSeguidor

Para Elia Viviani todo suma, incluso un europeo al que acudían nombres que parecían un peldaño por encima

Cuando a final de año pasemos revista a lo sucedido, posiblemente no nos acordemos del europeo neerlandés, aunque Elia Viviani sí lo haga.

Pero como el año pasado en Glasgow, la carrera que pone la corona continental vuelve a dejar un sabor de boca excelente, una competición, para muchos, metida con calzador, que al final te deja en bandeja una buena tarde un duel¡o al sol y un campeón que, a pesar de no significarse en el aprecio del muchos aficionados, es adorable.

Porque Elia Viviani es eso, un ciclista que no corre para agradar, ni caer bien, es una culebra, un tipo que se reinventa a cada momento, que es buen velocista, pero no el mejor, que es buen rodador, pero no el mejor, pero que hace crecer su palmarés, que no será el mejor, pero que tiene muchos quilates.

DT-Swiss 2019

 

Como el año pasado, como en los buenos tiempos, la Italia del Campeonato de Europa es la gran Italia, la que lleva el compás en las grandes carreras, con corredores que desprenden carácter, ambición y especialmente certeza.

Matteo Trentin fue el baluarte para sacarle punta a un recorrido mini, llano, y carente de dificultad y atractivo para muchos.

Berria Junio

Para personalizar la Belador Aero Hybrid… 

Para la selección española, por ejemplo.

Pero a esta Italia, a la gran Italia no se le pone nada por delante, por nada le cuesta darlo todo, en un sentido colectivo que saca petróleo de cualquier situación que les pueda apuntalar en vanguardia.

Suunto 5 – Summer img1

 

La situación que se desprendió del ataque de Matteo Trentin fue una persecución loca, que derivó en ver un goteo, un incesante aparecer de ciclistas destruidos por el ritmo y el viento, un castigo que, incluso en una distancia que no es la habitual en estas carreras, fue brutal.

El duelo que se estableció tuvo vida porque por detrás los neerlandeses tenían una baza de la potencia de Groenewegen y se veían con la obligación de defender su papel anfitrión.

El final fue sencillamente sublime, Ackermann y Viviani, dos velocistas, y un trotón, un ciclista que vale para todo llamado Yves Lampaert, que tendría que estar sencillamente alucinando con sus dos clientes.

La desgracia del excelente ciclista del Deceuninck, auténtico ganador de los europeos, vino cuando Ackermann se desfondó.

Así, literalmente, porque la carrera dejó una cantidad de cadáveres importante.

Y eso que no era muy larga.

Cruz SQR
SQR-Gore2

El año de Viviani no es estadísticamente como el pasado, pero se llena de piezas puntuales que le da consistencia.

Este ciclista será de la terna que esté en un año en Tokio dándose palos en el velódromo olímpico.

Viviani e Italia no desperdician nada, van a todo, lo juegan todo y eso que que el azzurra no gana mundiales desde hace un tiempo…

Sin embargo no desisten y siguen en ello, eso admirable y no puede tener otra lectura que la admiración.

Por eso no entendemos que la selección española no estuviera en la salida, un combinado que seguro no hubiera tenido sus vacas sagradas, pero que seguro hubiera estado ahí y como vimos prever que algo va a acabar sí o sí en sprint es arriesgado.

Imagen: © Deceuninck – Quick-Step – ©Bas Czerwinski / Getty Images

La cara de Elia Viviani

Elia Viviani TourJoanSeguidor

Pocos corredores tienen la expresividad de Elia Viviani

La presión en los sprints del Tour de Francia es notoria.

Pocas ocasiones, en medio de etapas locas, corridas a cuchillo, ritmo total y la montaña asomando por el horizonte.

Una cuenta atrás que pone en cada volata la sensación de una espada de Damocles sobre la cabeza de cada ciclista.

[pro_ad_display_adzone id=»28414″]

 

Esta jornada de Albi, rota en mil pedazos, con líderes quedados por el camino, diferencias que seguramente ni Alpes ni Pirineos garanticen, nos ha dejado un sprint de un nivel sublime, casi agónico como colofón.

De Wout Van Aert lo hemos dicho todo, o casi todo, su triunfo es merecido para quien apuesta a todo. 

Se ha merendado en un sprint a Ewan, Matthews, un corredor que nos encanta pero pólvora mojada, Sagan y Viviani, Elia Viviani.

DT-Swiss 2019

 

Lo comentamos el otro día cuando Elia Viviani ganó su primera etapa en el Tour, una etapa que cuelga de la misma pared que sus etapas en Vuelta y Giro.

Un corredor que, por lo que sea, no atrae como los velocistas que tenemos de cabecera.

Echa un vistazo a las rebajas de Santa Fixie 

Esos Kittel, Greipel y Cav, un día sí, tres no, que llenaban de lustre y admiración las cabeceras y los timeline.

Viviano ha roto mil moldes, barreras, pero no acaba de dar en la clave.

 

Y es un ciclista que no esconde, que no deja nada en las piernas, que corre como siente, y siente como sufre.

En la llegada de Albi, la ciudad rosada vio una de las caras de decepción más notables de los últimos tiempos.

Nos percatamos al cruzar los corredores la meta, en la repetición.

Viviani mira desolado Van Art: «No puede ser». 

Esto es así en ciclistas que acostumbran a no dejar nada en el plato por acabar la jornada vacíos de mente y cuerpo.

Como aquella Wevelgem que vio suya y se la rebañó Sagan, subió al podio lloroso.

Su cara paga, se suele decir, y este corredor es un tipo cuya entrega es un cheque en blanco en cada sprint, incluso en aquellos en los que se ve inferior y acaba segundo.

 

 

Tour: Elia Viviani tiene lo que se merece

Elia Viviani Tour de Francia JOanSeguidor

Elia Viviani tiene el pócker que quería

Dicen que está siendo el Tour de los ciclocrossmen.

Y nosotros que lo celebramos.

Que el ciclismo es redondo, transversal, es algo que defendemos desde la primera página de este mal anillado cuaderno, cuando abrimos con una charla tremenda entre Teo Bos y Xavi Tondo, hace casi ocho años.

Qué pareja aquella, un velocista, pistard de nacimiento, con uno de los tipos más geniales que conocimos sobre una bicicleta.

SQR – Cerdanya Cycle

 

El ciclismo es transversal, el Tour de Van Aert y Teunissen.

El Tour también de Elia Viviani

El italiano no es un sprinter al uso, no es el más apreciado, causa recelo entre cierta hinchada.

Y no lo entiendo, pocos transmiten las ganas y la entrega de un corredor que no parece dotado del físico de Kittel, ni el talento de Cavendish, pero que es killer, un matador, un tipo que no conoce a nadie en una recta de llegada, que huele sangre y salta, zas, y gana, cada vez más.

DT-Swiss 2019

 

 

Porque Elia Viviani parecía el reverso oscuro de la moneda cuando Lefevere se lo llevó al Quick Step, dejando ir a Kittel.

El alemán, hoy en el dique seco emocional, hace dos años, tan sólo dos, causaba furor otro año en el Tour.

Elia Viviani no está en ese nivel, creíamos, nos decíamos, no sin pesar, porque el tío se hace querer.

 

SQR – GORE

 

Pero mira, dos años después Elia Viviani ya lo tiene, el tridente, etapas en Giro-Vuelta-Tour.

El Tour de los ciclocrossmen tiene apellido de campeón olímpico de pista, de omnium, un corredor que gana en el World Tour y a la semana siguiente acude a la llamada de su selección para un europeo de pista.

¿Cuántos hacen esto?

Lleva tu bici con Nacex donde necesites 

Elia Viviani sacó oro de la primera llegada de manual en el Deceunick en mucho tiempo, aunque claro con mimbres como Morkov y Richeze, hasta ganaría yo.

En el desorden ordenado de os azules, casi siempre, ante la duda, ganan.

Y lo hacen con un sentido de equipo tremendo.

Pasan los nombres, y siguen ahí.

Eso es atribuible a Lefevere y los suyos.

Que el maillot amarillo pase el arco de último kilómetro delante habla de ese sentido.

Como los abrazos en meta, que serán lo esceneficicados que queráis, pero son norma de la casa, y eso al patrocinador le pone, como no puede ser de otra manera.

Y Elia Viviani es el maestro de ceremonias de todo esto, como otras tantas veces

Dicen que se avecina desbandada en los azules, Elia Viviani se puede ir al Cofidis.

Sólo espero que esté bien rodeado.

Porque en Deceuninck, la segunda línea, los Jakobsen, Senechal y compañía lo seguirán celebrando como los que les precedieron.

Imágenes: ©Tim De Waele/ Getty Images

La UCI a veces parece el peor enemigo del ciclismo

UCI Van Garderen California JoanSeguidor

Que Van Garderen siga líder en California es una cacicada de la UCI

California es una de esas carreras que pillan a contrapelo, por que te asaltan en el momento de ir a la cama y convive con el Giro de Italia.

Es un ciclismo muy diferente al europeo, por paisaje, ruta y esencia.

Esas carreteras por las que mal bajó Remi Cavagna, dando miedo, esas urbanizaciones tan de USA, las rutas tan anchas otras veces, el sol que tuesta…

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Y unas etapas que dan que hablar, vaya si lo dan.

Porque visto el desenlace de la jornada que gana Fabio Jakobsen, visto lo que se dice y lo que se argumenta, es increíble que Tejay Van Garderen haya salido como si cualquier cosa.

En menos de 48 horas la UCI ha sacado el repertorio de incoherencias que retratan los motivos por que el ente que regula el ciclismo carece de crédito cada vez que se le necesita

SQR – Cerdanya Cycle

 

Tejay Van Garderen convivió con la desgracia en el tramo final de la jornada y al final parece que el jurado quiso compensarle por tanto sinsabor.

Una primera caída le descuelga a menos de diez para meta, se cambia la bicicleta con un compañero, una bicicleta que tiene problemas y hace un recto, vuelve a la ruta, recupera con sus compañeros y cuando tiene el pelotón a la vista, otra caída le cierra el paso y se acabó.

Esa segunda caída se produce a más de tres kilómetros de meta, pero el jurado decide darle a todos el mismo tiempo.

Toma ya.

Van Garderen sigue líder, Moscon, segundo

DT-Swiss 2019

 

La decisión es dantesca y se carga un reglamento que cada vez confunde más al personal.

Quizá no tanto el reglamento, y sí el uso que se hace de él.

Decir que se ha beneficiado a Van Garderen por ser americano y estar en USA es por otro lado no conocer que esto está en manos de jueces que vienen del sitio más insospechado a arbitrar una carrera en la que las banderas son indiferentes

 

El otro día en el Giro de Italia ya nos quedamos sorprendidos por la decisión sobre Elia Viviani en un sprint que ganó con solvencia pero que perdió por una decisión rígida, tanto, que sorprende no se aplique más a menudo en sprints muy similares.

El Cruz Criterium está diseñado para el transporte seguro de la mayoría de tipos de bicicletas. Es compatible tanto con ejes normales como con ejes pasantes, así como, con la mayoría de frenos de disco

Con Viviani se falló al revés que con Van Garderen, no le valió vestir la tricolor en la carrera de su país.

Sea como fuere la ley es de chicle, elástica y el aficionado sencillamente se pierde.

 

SQR – GORE

 

La UCI sentencia, dicta y no puede haber enmienda ni marcha atrás, no hay más opción que acatar.

En lo de la UCI, California y Van Garderen ¿quién juzga a los jueces?

Por que lo de California es un despropósito que deja antecedentes a los que todo el mundo puede agarrarse.

Las explicaciones del Education First son de ciclismo ficción, pues daban por descontado que Van Garderen iba a entrar cuando se produjo la caída.

También iba a entrar Marc Soler en la primera jornada de la París-Niza y se armó un abanico que lo sacó de la carrera.

Cambrils Square Agosto

 

Así las cosas, ¿qué valor tiene lo que diga el árbitro?

La UCI, el organismo que dice velar por el ciclismo, el mismo que disculpa a Samuel Sánchez por un suplemento en mal estado cuyo nombre no precisa, el mismo que mide la acción de Viviani de una forma y la de Van Garderen de otra, ha perdido el norte.

Imagen: FB EF Education First 

 

 

 

 

¿Por qué Elia Viviani es el mejor velocista de la actualidad?

Elia Viviani JoanSeguidor

Elia Viviani se precia de haber ganado a todos los velocistas

Las etapas llanas se  mal llaman muchas veces etapas aburridas, de transición cuando no de relleno.

Sin embargo, aunque la espera a veces se haga tediosa, el sprint final recompensa todos los minutos de vacío que lo preceden.

Así en el UAE Tour, las dos llegadas en grupo –sin contar la de Ewan en lo alto de presa– han sido sencillamente magníficas.

Y en especial la de la quinta etapa en la que nos reafirmamos en lo que pensamos de hace un tiempo…

Elia Viviani es el mejor velocista de la actualidad

Muy satisfechos tienen que estar en Polonia, en el mundial de pista, por ver dos pistards de tomo y lomo, Elia Viviani y Fernando Gaviria disputándose una llegada así.

Entre esa bruma del viento que sacude la arena del desierto Elia Viviani dio un excelente triunfo, el undécimo, al Deceuninck.

Pero no sólo fue el triunfo, es la fe del veronés por llevarse el gato al agua en cualquier momento.

Elia Viviani es el sprinter del que no te puedes fiar hasta cruzada la meta

Aún recordamos sus lágrimas en Wevelgem.

Alexander Kristoff le hizo un trabajo sencillo pero limpio a Gaviria, el colombiano lo tuvo a tocar, hasta que Viviani llegó por detrás.

En el UAE Tour Elia Viviani ha ganado por la mano a Gavira, Kittel y Bennet.

No es poca cosa, y lo ha hecho en una llegada limpia, a pelo, donde el italiano no ha tenido más ayuda que la de Morkov, pero lejos de poder ser decisivo.

Mov_Gore

El año pasado Elia Viviani fue el ciclista más laureado del pelotón.

Le dio 18 de las 72 victorias al Quick Step, eso es un 25% del mejor equipo del mundo.

Sus victorias no han sido en cualquier sitio, de febrero a septiembre, de Dubai a la Vuelta, pasando por el Giro y sucediendo a Fabio Aru en el Nazionale.

Ahora el tricolore descansa sobre su ciclista más veloz.

Siendo sprinter es el quinto mejor ciclista del mundo según las estadísticas del CQ Ranking y en 2019 sigue sumando, a las dos de Australia le une ésta de los Emiratos.

Todos los portabicicletas de Cruz 

Decir que es el mejor velocista del mundo es arriesgado, pero creo que ahora mismo justo.

Esperamos al Tour y que confirme lo que creemos que es capaz de hacer: ganarle a los mejores en la mejor carrera.

Hasta entonces, no hará más que engordar la cuenta….

Imagen: UAE Emirates Team

Los imprescindibles ciclistas de 2019 (vol V)

Mundiales Yorkshire joanSeguidor

Mov_Gore

La visita de los mundiales a Yorkshire seguramente se salde con llenazo en las cunetas

Yorkshire, el mundial de las multitudes

De Yorkshire teníamos un conocimiento muy limitado hasta hace unos cinco años, cuando entraron en la ruta del Tour de Francia.

Nos sonaba a Sherwood y esos parajes insultantemente verdes de Robin Hood…

Terreno inhóspito para los que vivimos en el Mediterráneo que sin embargo, y contra todo pronóstico, destila un amor incondicional por el ciclismo.

Y este año albergan el Mundial de ciclismo, el mismo que Innsbruck y Bergen, el mismo que cada año significa la mejor carrera del ejercicio, la más especial y la más singular.

Por esos terrenos quebrados, castigados por el viento y la orografía correrá el mejor pelotón del mundo un día de septiembre.

No hay que ser adivino para imaginar que no cabrá un alfiler en las cunetas.

Un mundial quebrado, duro que abre el abanico más allá de los clasicómanos de manual.

Es lo que dirían los franceses un terreno «wallonée».

Es el contexto donde Alejandro Valverde saldrá en primera línea, con la selección española, a defender el título.

El día es de los que se marcan en rojo.

It’s our time to shine.#Yorkshire2019

Publicada por Yorkshire 2019 en Martes, 1 de enero de 2019

¿Quién dominará los sprints?

En el denostado arte de la velocidad en ciclismo, la lista de aspirantes al trono es larga y densa.

Las llegadas al sprint, mil veces aborrecidas, identificadas con la primera semana del Tour, son también ciclismo y sus artistas, ciclistas de pleno derecho.

Se lleva el velocista joven, hay aires de cambio, y si nos apostamos algo sería en las piernas de la nueva generación, que ya no es tan nueva y que ha entrado a empujones.

Nos encanta Fernando Gaviria, por esa cantidad de registros que posee, y nos parece que Dylan Groenewegen es quien le va a la zaga.

Luego, sobre el papel y nuestro subjetivísimo criterio, vendrían los demás, encabezados por, oh sorpresa, Peter Sagan, el velocista que no es velocista pero que le come el pan a los velocistas.

Cabrá ver qué pasa por el auténtico yunke de los tiempos recientes, Marcel Kittel, y el tono de André Greipel.

La velocidad alemana, hegemónica muchas veces, está comprometida.

El año es un reto para Elia Viviani, ahora hombre rápido titular para Lefevere, ojo con la línea que le viene detrás, desde Hodeg a Jakobsen.

Viviani marca el Tour como ese punto de no retorno de que es capaz de ganarlo todo y a todos.

Y luego los multimodales, como Arnaud Démare, ciclistazo que poco a poco engorda un palmarés de lujo, tan  bueno que ni las excentricidades de  Nacer Bouhanni son noticia ya.

Dos preguntas para acabar…

¿Qué tal le irá a Caleb Ewan en el Tour, su primer Tour?

¿Ganará Cavendish alguna etapa en el Tour? ojo que tiene a Hinault a tiro en el ránking histórico.

Los dobletes de Dumoulin y Nibali

Sobre el papel los dos grandes nombres que aspiran a ganar Giro-Tour van a ser Dumoulin y Nibali.

Son dos casos que, aunque compartan cosas, están separados.

El de Tom Dumoulin tiene ciertas garantías, por haber sido segundo en ambas el año pasado, aunque con la salvedad que su principal rival, Chris Froome llegará limpio al Tour.

El de Vincenzo Nibali suena más a reto de una carrera longeva y llena de éxitos.

Nacex te lleva la bicicleta al fin del mundo 

Nibali ya ha ido al Tour, tras el Giro, quizá no con la mentalidad de este año y en Francia las cosas no le salieron por el simple hecho del enorme cansancio que supone el Giro antes que el Tour.

Sea como fuere, retos originales en el a veces mal ponderado doblete Giro-Tour, que llena titulares aunque se haya antojado imposible desde hace más de veinte años.

Imagen tomada de FB de Yorkshire 2019