El año más importante de Enric Mas

A Enric Mas el golpe de efecto de López le puede sentar bien

Hace dos años por estas fechas, todos hablaban de Enric Mas como el siguiente español en la línea de sucesión de los grandes vueltómanos.

Ciclista fino, cincelado lejos de España, pero con gustos muy de aquí, gran fondo, tres semanas, buen escalador y rodador, ser segundo en la Vuelta con 23 años, ganando la etapa final en Andorra, el día que su ahora compañero, Miguel Ángel López asaltaba el podio… Enric Mas ya era carnaza para quienes impacientes buscaban ponerle nombre y apellidos al eterno poder español en las grandes vueltas.

Pero las cosas no son tan sencillas, no tan rápidas como algunos piensan, o quieren pensar.

Más en estos tiempos en los que, como nos dijo Borja Cuadrado el otro día…

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Las prisas, la necesidad perenne de tener alguien para llenar cabeceras, vender producto y hacer «afición», todo eso es lo que rodea Enric Mas, viendo que a Mikel Landa se le pasan los años con el lamento del que pudo haber sido.

El año pasado sendos quintos puestos en Tour y Vuelta marcan el rendimiento de Enric Mas.

Dos plazas que son iguales en la estadística, pero diferentes en la forma de conseguirlas.

Si en el Tour fue de menos a más, trasladando la sensación de que, cuando otros flaquean, Enric Mas crece.

Su problema, si eso se puede considerar un problema, es que lo hace de forma natural y progresiva, pero fría para el espectador, sabiendo que la procesión va por dentro, sin grandes ataques ni movimientos espectaculares, siempre con el resultado como seña.

En la Vuelta, sin embargo, la sensación fue diferente, arrancó frío, fue perdiendo cada día un poco hasta que se percató que estaba fuera de la carrera.

Su movimiento en el Angliru fue un destello, no sabemos si fruto de la necesidad de mostrarse, pero destello que acabó pagando en la crono, dos días después.

Llegados a este punto y con la capitanía compartida con un ciclista tan explosivo como Miguel Ángel López a su lado, aquel mismo al que ganó en Andorra, el año que nos queda por delante es clave para saber en qué liga jugará Enric Mas.

Hace unos años, decir que un corredor tenía que explotar a los 26 años, hablamos de explotar hasta lo más alto, sería una barbaridad, salvo en alguna excepción.

Hoy parece que el arroz se está pasando a los 26, si no vuelas entre los mejores.

Queremos creer que Enric Mas tiene recorrido en este ciclismo de jóvenes prodigios, pero nos cuesta verle mucho más arriba, primero por que ya está muy adelante y segundo por que convivimos con la sensación que las plazas de privilegio están más concurridas que nunca y más que lo estarán con la continua lluvia de talento que riega la elite de este deporte.

¿Cómo le sentará a Enric Mas la llegada de un ciclista volcánico como López?

Creemos que mal no le va a venir, pero una cosa está clara, al margen de la externa, la competencia interna también te hace mejorar…

Gore 400×100 MArzo2020

 

¿Será 2021 el año de Enric Mas? ¿Y el de Mikel Landa?

Algunas reflexiones sobre lo que 2021 puede deparar para Enric Mas y Mikel Landa

Ahora que 2020 llega a su epílogo y ya ha terminado la temporada ciclista, es el momento de hacer balance y mirar al futuro. Y los aficionados españoles necesitan un clavo ardiendo al que agarrarse, un corredor con el que esperanzarse. ¿Será 2021 el año en el que Enric Mas ‘explote’ de verdad en una gran ronda? ¿Será capaz Mikel Landa de ilusionar de nuevo a todos los seguidores, más allá de los ‘landistas’? Hagamos un breve repaso a ello, mezclando reflexiones y números.

Enric Mas, la gran esperanza blanca

A Enric Mas bien se le puede considerar la gran esperanza blanca. Y ese apodo no tiene nada que ver con temas raciales. ‘Esperanza’, por ser el ciclista que más ilusiona actualmente entre los aficionados españoles. Y ‘blanca’ porque no deja de ser un chaval de 25 años, que no se nos olvide: con ese maillot, el blanco, terminó la Vuelta a España, que le distinguía como el mejor joven.

Sin embargo, Enric Mas parece tener ya hechuras de corredor ya curtido, capaz de asaltar el podio de una gran vuelta. O más bien, volverlo a asaltar, pues ya en 2018 sorprendió con su increíble clasificación en la Vuelta de aquel año: 2ª posición. Esta temporada se ha tenido que conformar con un doble 5º puesto en Tour y Vuelta que a algunos ha sabido a poco pero que, visto con perspectiva, confirman al corredor de Artá como alguien a quien tener en cuenta en los próximos años.

Landa Tour

Mikel Landa, ¿mantendrá su cartel de favorito?

Aunque si hablamos de esperanzas, muchas eran las que había depositadas en Mikel Landa durante la temporada pasada, sobre todo de cara al Tour, pues por fin la afrontaba como jefe de filas (Team Bahrain McLaren). Y terminó 4º, a un escalón de subir al podio, aunque no podemos decir que lo rozara, precisamente. Le separaron 2 minutos y 28 segundos del 3º clasificado, Richie Porte, y las sensaciones no fueron del todo buenas cuando el alavés tuvo que dar un paso al frente.

Por ello, 2021 será quizá uno de los últimos trenes que pasen para Landa, habida cuenta de que afrontará la próxima temporada con 31 años a las espaldas. En cualquier caso, se ha ganado el mérito de estar ahí, en el grupo de cabeza. Y quién sabe lo que depararán las carreteras de otra temporada ‘pandémica’…

¿Qué dicen los números? ¿Y los seguidores?

Pero para esperanzarse con fundamento o sin él, es necesario prestar atención a algunos números. Por ejemplo, al ránking del UCI World Tour. Un vistazo al listado, copado por los eslovenos Roglic y Pogacar, podría suponer un jarro de agua fría, pues Mikel Landa es el primer español en aparecer con una discreta 39º posición. Mas le sigue, en el 40º puesto, aunque con él sí hay razones para ser optimista, pues en 2020 ha escalado 32 puestos.

Más optimistas podemos ser si nos fiamos de las sensaciones de los aficionados. Para conocerlas, no hay mejor ‘estudio de campo’ que lo que dicen las apuestas. Y si nos fijamos en las apuestas deportivas en Betsson, donde ya hay pronósticos para el Tour 2021, los números dejan lugar a la esperanza: Mas aparece como el 14ª favorito, peor que su 5º puesto real pero mucho mejor que su clasificación en el UCI World Tour. Y lo mismo ocurre con Landa, que aparece el 19º favorito.

¿Quién es el mejor vueltomano español?

Ciclismo español

Entre Landa, Bilbao y Mas nos quedaríamos con el primero

En España el ciclismo de grandes vueltas sigue pensando, y mucho.

La historia de la que bebemos la tenemos ahí, los grandes nombres se hicieron de este tamaño en competiciones de tres semanas entre Francia y España, con algún paréntesis en Italia.

Desde que Mariano Cañardo pisara el podio de la primera Vuelta a España, en un milagro de carrera, los nombres se agolpan en la memoria y los recuerdos, al punto que, en este lado de los Pirineos, la campaña ciclista se resumía, y para muchos se sigue resumiendo entre la Vuelta y el Tour, con alguna mirada al Giro .

El año que concluye lo hace sin ciclistas españoles en el podio de una gran vuelta, una ausencia que llama la atención y describe el paisaje de escasez en el que el ciclismo español se ha adentrado desde hace algún tiempo.

Cambrils 400×400 OCT20

 

Es curioso, por eso, pues si contamos los top 5 de las tres grandes veremos que el ciclismo español sale bien parado con cuatro de las quince plazas en concurso.

Ponedle los dos quintos puestos de Enric Mas, sumarle el de Pello Bilbao en Giro y el cuarto de Mikel Landa en el Tour.

La estadística es curiosa, pues numéricamente se supera a Eslovenia, con tres top 5 y a Australia y UK, con dos, aunque no esconde que el centro de gravedad de las grandes vueltas ya no es cosa del ciclismo español, tan acostumbrado a ir copando las tres semanas, en especial en años no tan lejanos.

¿Quién es el mejor vueltómano español?

Si hace unos años la cosa andaba entre los tres de arriba Contador-Purito-Valverde, para mí el primero de los citados era el mejor dotado para las grandes vueltas, y los números lo corroboran, ahora el paisaje aparece más igualado.

Si hablamos de un vueltónamo español por excelencia, ahora mismo lo vemos entre Mikel Landa y Enric Mas, y posiblemente Pello Bilbao, con una salvedad, la edad que indica que si el alavés está tocando techo, el mallorquín debería seguir creciendo.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Y es en estos dos extremos donde encontramos los dos mejores exponentes.

Mikel Landa es electricidad en la carretera, un día, no hace mucho, dijimos que tal vez no le veamos ganar nunca una grande y seguimos pensando lo mismo, pero ello no le quita valor a una secuencia de resultados que damos por amortizada, pero que tiene mérito, pues tener un podio en el Giro más dos cuartos en el Tour habla de un outsider que a poco que las cosas se alineen puede dar un susto.

Sus problemas de primera semana le han lastrado y han propiciado completas remontadas, como si Mikel Landa nos dejara siempre con ganas de más.

Y no lo ha tenido mal estos años, pues el Tour, especialmente, ha diseñado recorridos que iban con su perfil, casi sin crono y con mucha montaña, pero algo debe pasar en esa cabecita o en esas piernas cuando todo se dispone para que vuele, y los plomos se funden, como sucedió en el Col de la Loze.

Aquel día lo salvó tras haber sido el único favorito en proponer algo diferente ante los Jumbo de Roglic, no salió, como tampoco salieron las remontadas de los Pirineos hace uno y dos años.

Y claro, con el paso de los años, el beneficio de la duda se disipa.

En este estadio estaría ahora Enric Mas, un corredor tan fiable, tanto, que consume los días como esa sombra que siempre aprecias entre los mejores sin que destaque ni por delante ni por detrás.

El mallorquín está en las antípodas de Landa, fija su posición y navega en ella presa de la grandísima igualdad que existe entre los mejores.

Su problema, y lo vimos en la Vuelta, es que en un ciclismo de bonificaciones en subida desde la primera etapa no tiene la explosividad que requiere la situación, perdiendo un tiempo que ya en la última semana es imposible abordar.

Mucho más completo que Landa, Mas sería la apuesta fija ante el doble o nada que muchas veces propone Landa.

Si miramos el ciclismo con emoción diríamos que el vasco es el mejor vueltómano, si lo miramos con un excel en la mano, iríamos al mallorquín.

Y si lo apreciamos con admiración, Pello Bilbao, que se cascó un Tour y tuvo arrestos para estar soñando con el podio del Giro hasta el final.

Gore 400×100 MArzo2020

Vuelta, no hay que volverse loco con Enric Mas

La quinta plaza de Enric Mas en la Vuelta es un resultado de doble filo

Cuando hablamos de Enric Mas en la Vuelta o en el Tour se nos olvida una cosa que resulta obvia a la vista, pero invisible en las interpretaciones: lleva el maillot blanco.

En España lo hizo de pleno derecho, en Francia por que el titular de esa prenda, Tadej Pogacar debía priorizar el amarillo, e incluso también tendría el «polka jersey».

El problema de Enric Mas, y en esta Vuelta muchos lo han comentado, es la vorágine de jóvenes que ha tomado el ciclismo de rehén, consiguiendo que un ciclista de 25 años parezca arroz pasado, una sensación que es tan tangible como injusta, pero que se ha impuesto en los últimos dos años.

Cambrils 400×400 OCT20

 

En el balance de Enric Mas cabe por eso ser cuidadoso, como se dice habitualmente somos muy dados a subir y bajar de pedestal corredores que son personas con una velocidad que coquetea con lo obsesivo.

Ni Enric era tan bueno hace dos años, cuando fue segundo en una Vuelta que supo gestionar a la perfección, ni va tan estancado hoy, siendo quinto.

 

En cualquier trayectoria deportiva, la línea recta es la excepción, en el trazo hay subidas y bajadas, distorsiones que merecen ser matizadas.

En caso del mallorquín, el quinto puesto de la Vuelta es un mal resultado aislado, pero no tanto si lo ponemos con el quinto del Tour.

Si en Francia la sensación fue la de un corredor que sabe sacar la cabeza en la tercera semana, que va a más, mientras otros acaban hincando la rodilla, en la Vuelta, Enric Mas pareció no progresar en la misma dirección olvidándonos que era la primera vez en su vida que corría dos grandes vueltas el mismo año.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Hablando de la Vuelta, lo cierto es que Mas nunca pareció una amenaza para los primeros.

Su proverbial motor diesel le juega malas pasadas en llegadas tipo Arrate o Laguna Negra frente a ciclistas de rush final tipo Roglic, Martin o Carapaz.

El problema es que con un sistema de bonificaciones como el actual eso abre una sangría en su contra de segundos y segundos que en el ciclismo actual suponen una losa, ya lo vemos, estamos en las diferencias más pequeñas de la historia, que parecen nimias pero son muros infranqueables, para sacarle medio minuto a tu rival hay que echar instancia, los puertos duros, tipo Angliru, no permiten abrir grandes distancias, las llegadas al sprint en subida, dígase Arrate, se llega en grupo, y en las etapas de dureza encadenada, los grandes equipos le pasan lija a los rivales.

Medio minuto hoy es un mundo.

 

Ese motor diésel que tanto le sirve en el gran fondo queda penalizado en esas etapas que si un día salva, podrá aspirar a más en la semana final.

Pero para ello hay que tener la frescura que Mas lució en Francia y no apareció en este lado de los Pirineos.

La crono de Ézaro y la Covatilla en tono menor demostraron que el balear iba pidiendo la hora, y no pudo disputarle la cuarta plaza a un ciclista veterano pero nuevo en estos niveles como Daniel Martin.

A todo ello se le añade la actitud y lo que transmite el corredor, Enric Mas será un ciclista que bien pulido podrá dar más de sí, pero su carisma está lejos de iluminar, cada uno es hijo de su padre y su madre y el carácter viene de serie, pero la gravedad que transmite en cada palabra que suelta frente a un micro no es el mejor aliado.

Al menos le honra pedir perdón y recular, cuando es necesario, como cuando dijo que una etapa de 230 kilómetros no era necesaria, y cuando no lo es tanto, como cuando se disculpó por no ganar en el Angliru.

Cuando sales a jugar la derrota entra perfectamente dentro de lo posible.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Enric Mas ¿cómo puede cuestionar una etapa de 230 kilómetros?

Que Enric Mas se queje de una etapa larguísima es algo que no podemos entender

Sobre Enric Mas en la Vuelta, el otro día, antes de la crono escribimos…

Enric Mas tiene muchas virtudes sobre la bicicleta, pero la expresividad no es su fuerte

A esa forma de correr de fuego lento y vísteme despacio, se le añaden declaraciones siempre tan comedidas que pensamos que este chico nunca ha roto un plato.

Pero está claro que si quieres dar algo más, hay que romper la zona de confort, cosa que Enric Mas ha hecho en la visita de la Vuelta al Angliru.

Su ataque desencadenó todo lo demás, que Roglic flojeara, que Carapaz se medio rehiciera y que Carthy sacara de donde no había en ese huesudo cuerpecito.

Enric Mas no pudo ganar en la cima más importante de la Vuelta y acabó pidiendo perdón a sus compañeros y seguidores, algo que, sinceramente nos parte el corazón.

Cambrils 400×400 OCT20

 

Enric Mas ahora mismo parece el mejor ciclista español para grandes vueltas, codo a codo con Mikel Landa. 

Habrá tiempo para pensar en uno u otro como el mejor en este apartado, pero lo cierto es que si la historia favorece al vasco, el futuro parece del balear.

Sea como fuere, detrás de Enric Mas no hay nadie, ninguno a la vista que podamos verle ahí delante en grandes vueltas, sí un ciclista como Pello Bilbao que en un momento determinado puede estar al frente de un Giro de Italia, en el que han fallado otros, pero poco más.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Que el mejor ciclista presente y futuro de grandes vueltas en España diga que no le encuentra sentido a una etapa de 230 kilómetros no me lo puedo explicar…

Precisamente él, que saca provecho al fondo que demuestra, que va a más según pasan los días, no entiendo que lo pueda decir.

Cabe apostillar que esta Vuelta es una excepción por que es la primera vez que corre dos grandes el mismo año y sin mucho tiempo entre ellas.

 

Recuerdo que en la primera semana del Tour ya se quejó del ritmo que los Jumbo marcaban en el pelotón, considerándolo él, y el propio Valverde, innecesario.

Puedo entender que lo consideren innecesario, desde su óptica, pero cada equipo tiene su librillo y es que además al propio Enric Mas, que la carrera vaya dura, le beneficia, como vimos en el rush final del Tour de Francia.

A veces pensamos que los ciclistas por el mero hecho de serlo no es que no puedan quejarse, que pueden, es que no pueden decir cosas así, van contra el core de su profesión que, mal que les pese, se basa en la agonía y sufrimiento y quién sepa gestionarlas mejor.

Los 230 kilómetros hacia Puebla de Sanabria no depararon los movimientos que algunos imaginamos en nuestros sueños más lúbricos, pero pueden pesar como una losa en unas fuerzas que son las que son en la traca final de la Vuelta.

Como cuando Enric Mas mandó tirar y tirar al Movistar camino del Angliru para tentar la suerte…

Gore 400×100 MArzo2020

 

Vuelta: Enric Mas no debe pedir perdón

No creo que la suerte de Enric Mas en la Vuelta esté sentenciada

Con la entrada en la semana final de la Vuelta a España, creo que podemos esperar lo mejor de Enric Mas.

La suya es una carrera silenciosa, un progreso invisible a los ojos del espectador durante etapas y etapas, llegando a pensar si hace todo lo que está en su mano o simplemente está carburando para acabar emergiendo cuando las fuerzas flaqueen.

Siempre ha sido así, y siempre se nos olvida.

Cuando hace dos años fue segundo en la Vuelta, Enric Mas acabó fortísimo, escapado en Andorra con Miguel Ángel López y subiendo al podio a 24 horas del final.

En Tour, más de lo mismo, llegó bien pero su estado fue mejorando con el paso de los días, su figura descolgada en ciertos pasajes de los Pirineos, acabó anclándose entre los mejores en los Alpes e incluso se tomó la carta del ataque en la jornada final de montaña.

Cambrils 400×400 OCT20

 

Luego en la famosa crono que volteó la carrera a favor de Pogacar mantuvo la ganancia, demostrando que si hay un fondista por excelencia ahora mismo en el pelotón, es el mallorquín.

Siempre hemos pensado que Enric Mas nació adulto, esa mirada adusta, entradas incipientes, rostro sufrido, es un corredor de los de antes en tiempos en los que las cosas van más rápido, son más sonoras pero al tiempo efímeras y emocionales.

Enric Mas tiene muchas virtudes sobre la bicicleta, pero la expresividad no es su fuerte

A esa forma de correr de fuego lento y vísteme despacio, se le añaden declaraciones siempre tan comedidas que pensamos que este chico nunca ha roto un plato.

Pero está claro que si quieres dar algo más, hay que romper la zona de confort, cosa que Enric Mas ha hecho en la visita de la Vuelta al Angliru.

Su ataque desencadenó todo lo demás, que Roglic flojeara, que Carapaz se medio rehiciera y que Carthy sacara de donde no había en ese huesudo cuerpecito.

Enric Mas no pudo ganar en la cima más importante de la Vuelta y acabó pidiendo perdón a sus compañeros y seguidores, algo que, sinceramente nos parte el corazón.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Su actitud en el Angliru fue valiente y por momentos pensamos que abría hueco, que hacía daño, no pudo, por que a esas alturas no es un tema de fortaleza y sí de fuerzas y de rascar lo poco que te queda.

El suyo fue el ataque más importante a una de las subidas más vilipendiadas de la historia del Angliru, decepcionante para una mayoría, y entendemos que dio todo lo que había y que tenía, es un instante sin ambages, por que todos son conscientes que tras esto no hay partido de vuelta.

Mas y Movistar hicieron el trabajo, pero se quedaron en la orilla, aunque la experiencia nos dice que el vapuleo a las fuerzas que esta gente se está dando día sí día también puede tener efectos en la tercera semana, que muchos ven descafeinada pero que, como el año pasado, puede acabar siendo lo mejor de la carrera.

 

Con Ézaro en el horizonte, y una general nada sencilla, me cuesta creer que Enric Mas y Movistar se queden quietos a cinco días del final o que quieran esperar a La Covatilla.

Otra cosa es que tengan fortuna con el plan que seguramente Arrieta ya haya tramado a la vista de cómo se explicó en el documental de Movistar y el conocimiento que dice tener  de los sitios por donde pasa la carrera.

Pero volviendo a la Vuelta de Enric Mas, sinceramente, no creemos que deba pedir perdón tras hacerlo lo mejor que fue capaz, de hecho creo que aún tiene terreno para ir un poco más allá, al fin y al cabo los que tiene por delante también sufren como él y el abismo de la tercera semana es para todos.

Imagen: FB de La Vuelta

Gore 400×100 MArzo2020

El drama de Movistar: Nadie sigue los pasos de Valverde

La sucesión «mágica» de Valverde es lo único que puede salvar el Tour para Movistar

La bola de nieve sobre el Movistar para este Tour sigue y sigue creciendo al ritmo de las avalanchas de esos Alpes que estos días frecuentan para ponerse a punto.

Lo que en otras fechas se definiría de otra manera, un error, un mal momento, mala surte, y toda esa retórica, estos días empiezan a vincularse los términos «Movistar y ridículo».

Se hace hasta en titulares ya… y toda suerte de tweets.

 

El Dauphiné ha sido la gota que ha colmado el vaso, lo que comentamos el otro día no fue gratuito, el rendimiento que se prevé de Movistar en el Tour levanta mil dudas, al punto que, a fin de maquillar las evidentes carencias, un Alejandro Valverde en plan cazador, olvidándose de un puesto, yendo a por etapas -algo que por otro lado nunca ha hecho-, se necesita para que los azules salven un Tour muy complicado.

¿Cómo han cambiado las cosas cuando el foco y el morbo se situaban sobre ellos con ese tridente?

Hasta han realizado un documental de aquello.

Pero hoy las cosas son diferente, en el Movistar hay un vacío que no tiene visos de cubrirse

¿Quién sucede a Alejandro Valverde?

Aunque algunos le encolomaron ese título a García Cortina para el año que viene, las cosas son más urgentes, tanto como que sólo queda una semana para que empiece el Tour,

No es la primavera vez que oigo y leo, Alejandro Valverde debería dar un paso al lado, dejar que los jóvenes tomen el mando y esas cosas.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Sobre el papel queda guay, resultón, pero la realidad es otra, no hay nadie con calidad suficiente para sacar a Valverde ahí.

El Critérium du Dauphiné es una muestra, el Alejandro Valverde más gris de los tiempos recientes fue el mejor de su equipo.

No hay más preguntas.

Por eso cuando vemos que en Ineos buscan relevo a su dúo de ganadores Tour y nos preguntan si a Valverde le agradecen sus servicios llevándole otra vez al Tour, la respuesta sería sencilla: lo llevan porque no hay otro.

 

Es pronto, y quizá Enric Mas, no sé si Marc Soler, nos quite la razón, pero a día de hoy ambos parecen a distancia sideral del murciano.

Y eso es así, se ve a leguas y no implica ser irrespetuoso con nade.

La pésima planificación deportiva del Movistar ha dado con sus huesos en el asfalto, a los que se fueron no se le encontró sustituto y ahora esto.

Como el otro día nos dijeron ¿sólo lo deportivo ha influido en la marcha de Carapaz, Landa, Nairo y Amador?

Imagen: FB Movistar Team 

Gore 400×100 MArzo2020

 

 

Enric Mas: ¿Pero cómo se ha quemado así?

Enric Mas Tour JoanSeguidor

No nos podemos explicar la imagen de Enric Mas quemado

No sé si ha sido el tiempo de confinamiento, que nos ha querido recordar muchos de esos alemanes que frecuentan su tierra en verano, pero la imagen que Enric Mas nos ha dejado esta tarde de lunes en twitter es indescriptible…

Una cosa nos queda clara de este tweet y es que Enric Mas no tienen quién se los pique, porque colgar esta fotografía es de una ingenuidad supina.

 

En un momento en el que los profesionales son mirados con lupa, esta espontaneidad no es usual, todo medido, cuadrado y hasta impostado para presenciar una escena que es dantesca.

Dicen que los meses con «R» son los más peligrosos al sol, el mallorquín no sé si era consciente.

Lo que le ha sucedido es tremendo, que las sábanas le parezcan lija quizá sea lo mejor que le pueda suceder.

Entrenar con los tirantes, al sol de mediodía, desde el balcón, tiene su peligro, que te pueda suceder esto siendo un ciclista profesional es inexplicable.

Una portada muy adecuada

Que en la batería de patrocinadores de Movistar Team figure ISDIN, una marca que por cierto lleva años anunciando sus bondades entre los que hacen deporte al aire libre, es dantesco.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Pero que no cunda el pánico, esos maillots ultrafinos que a veces se estilan en el mercado pueden causar estragos similares.

Recordamos esto de Froome, y lo que le sucedió hace ya unos años cuando las transparencias de un maillot que parecía lencería le propinó un buen «colorado» al inglés de origen keniata.

Que no hay confinamiento para el sol lo teníamos claro, que Enric Mas lo ha demostrado en su propia carne, también.