¿Por qué la clasificación por equipos está tan infravalorada?

La clasificación por equipos reconoce el valor colectivo del ciclismo

A falta de directos, vamos con un debate, ahora sobre la clasificación por equipos.

Es una pregunta que no es nueva para mí.

No es que me la plantee ahora como excusa para sacar un nuevo tema de debate.

Pero es cierto, hace ya mucho tiempo que me pregunto por qué no se le da la suficiente importancia que se merece la clasificación por equipos, sobre todo en las grandes (o pequeñas) vueltas por etapas.

Y saco el tema en este momento porque el otro día, viendo el excelente documental sobre el equipo Movistar “El día menos pensado”, pude comprobar hasta qué punto esta clasificación por escuadras está bastante minimizada.

No es que esté desestimada por completo, porque al menos los integrantes del grupo ciclista ganador tienen su minuto de gloria en los pódiums de las diferentes y prestigiosas rondas por etapas, como pueden ser en el caso del Tour, el cajón de mayor reputación: el de París.

Como os comento, observando cómo “celebró” el conjunto Movistar su victoria por equipos en la pasada gran ronda gala, me hizo pensar que aquella situación para ellos más bien parecía un absurdo trámite, un mal trago que pasar enseguida, viendo las caritas de los Unzué, Valverde, Landa o Quintana, si bien, todo hay que decirlo, fue el bueno de Eusebio el que con una media sonrisa, algo forzada, se encargó algo de animar el mal ambiente cuando exclamó: “¡Eh, chicos, venga! ¡Que hemos ganado la clasificación por equipos del Tour!”.

La verdad es que, en el exterior de aquel autocar, ni había alegría, ni euforia, ni satisfacción por el resultado obtenido y más después de lo ocurrido a nivel doméstico en aquel Tour, con sus pequeñas y grandes batallas intestinas entre los capos del grupo telefónico.

La victoria por equipos no fue consuelo para ningún componente del Movistar.

Porque el objetivo era ganar el Tour con alguno de sus tres líderes y no la general por escuadras.

Porque el equipo navarro, con la plantilla de la que disponía, tenía que ser el mejor en cualquier competición ciclista sin bajarse del autocar.

De hecho, siempre ha sido una clasificación que para ellos ha sido “muy fácil” de ganar, dada la nómina de ilustres corredores que han formado parte de su plantel cada nueva temporada.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Y yo me sigo preguntando… ¿por qué no “vale” ganar por equipos?

Tendríamos que empezar analizando los premios en metálico.

El que se reparte entre los integrantes de la escuadra ganadora es muy inferior al que se llevan, ya no sólo el ciclista vencedor de la carrera, sino incluso el segundo o tercer corredor en el pódium, una cifra que, como mucho, puede ser un 10% de lo que se lleva el ganador absoluto, aproximadamente.

Y ya no sólo a nivel económico, a nivel mediático, tanto aficionados como prensa especializada, le dan muy poco eco a una victoria que habría de tener más prestigio, que fuera más celebrada y anhelada por los miembros del ProTour.

Si extrapolamos una victoria por equipos en el Tour, en el Giro o en la Vuelta, a su homóloga en el fútbol, podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que estas escuadras han ganado la “Champions” del ciclismo, ¿o no es así?

Lo mismo podríamos decir de la NBA o la ACB en el baloncesto, o la Copa Davis en el tenis.

Y esto por poner unos pocos ejemplos, porque podríamos seguir con otros deportes.

Quien toca el cielo, quien inscribe con letras de oro su título en el palmarés de estas prestigiosas competiciones, lo hace con el nombre de EL CLUB ganador.

¿Seguimos estando todos de acuerdo?

Gore 400×100 MArzo2020

 

Pero esto en el ciclismo no pasa.

Ni siquiera en el Mundial.

Si recordamos cuando Abraham Olano ganó en Duitama en 1995: ¿quién ganó? ¿Fue el ciclista de Anoeta o fue el combinado español el que se proclamó campeón del Mundo?

Si aceptamos que ambas respuestas son válidas podemos decir sin tapujos que Miguel Induráin también fue campeón del Mundo.

Igual que también los Escartín y Chaba Jiménez, entre otros.

Sin embargo, para la repercusión de este deporte, esto no es así y la gloria sólo se la puede llevar uno en forma de arco iris, maillot amarillo, maglia rosa o túnica roja y, es más, hasta en estos ejemplos, como en tantos otros, la polémica siempre anda servida entre los líderes de un mismo equipo: quién o por qué debió ganar uno u otro.

La verdad es que si nos fijamos de nuevo en el fútbol, todos los equipos tienen su Messi o Cristiano Ronaldo de referencia, jugadores que desequilibran la balanza, que son determinantes en momentos culminantes, como pueden ser encima de la bicicleta los Valverde, Quintana, Roglic, Froome y compañía, que rematan la labor de sus domésticos, pero a diferencia de los futbolistas, que evidentemente también tienen sus premios individuales, los que ganan son los nombres de los corredores y no el de sus equipos.

Estaba reflexionando que igual el debate no es si está menospreciada o no la clasificación por equipos y lo mejor sería centrar la discusión en discernir si el ciclismo es un deporte de equipo o individual.

¿Y vosotros qué pensáis?

Seguro que vuestra opinión nos ayudará a dar a luz otra próxima entrada en este mal anillado Cuaderno.

La triste economía del ciclismo

Nibali San Remo JoanSeguidor

Cada poco surgen evidencias de que la economía del ciclismo está enferma

Leemos que el Bahrain-Merida anda con ciertos retrasos en las nóminas.

Incluso que Vincenzo Nibali, un año antes de que su contrato expire, escucha ofertas.

Que el italiano ha admitido una congelación de su sueldo.

Leemos también que Mc Laren aumenta su presencia en el equipo, que el fondo Mc Laren es también de propiedad del emirato.

Todo queda en casa.

Como en el Mitchelton con Bike Exchange, como Astana con todas su rúbricas por el maillot celeste.

Que Mc Laren quiera entrar en ciclismo debe ser porque ve terreno virgen para innovar y esas cosas que visten bien y venden mejor.

Pero que Mc Laren entre en el equipo de forma tan obvia ha disparado los rumores en el equipo rojo.

El Bahrain-Merida no es más que la forma tangible de los esfuerzos que hace un régimen en el mundo occidental.

Una forma de blanquear lo que se debe blanquear en una sociedad que vive de presupuestos enormes, desorbitados.

El ciclismo, el fútbol, todo el deporte profesional, que de deporte tiene poco, y de espectáculo y negocio muchísimo, se ha vuelto tan caro que tienen que socorrerlo desde fuera de occidente.

Pero volviendo a Vincenzo Nibali y al Bahrain y a esos supuestos «problemas técnicos» en los pagos, que serán técnicos pero que pesan en el bolsillo del profesional, el ciclismo es un deporte que repetidamente vuelve sobre sus endémicos problemas económicos.

El año que BMC se volvió CCC, el año que el Quick Step ha tenido que vender para seguir, el año que Team Sky dice que se va, la economía del ciclismo, la del máximo ciclismo, se resiente y nadie hace nada.

O al menos nadie cambia nada.

Con Nacex la bicicleta al final del mundo 

Se le tachó de loco, quizá lo fuera, pero algo de razón tuvo.

Oleg Tinkov lo marcó en sus cartas y cada poco resurge el problema.

El ciclismo sigue en la trampa de una economía enferma.

Menos ciclistas por equipo: ¿Es la medida que necesitaba el ciclismo?

Al final del camino vemos un pelotón reducido. Un ciclista menos por equipo, para dar un máximo de ciento setenta y seis. Cifra redonda, que en caso de seleccionar 22 equipos no dará más que para ocho ciclistas por escuadra. Lo dicho, uno menos. Las grandes vueltas con ocho, el resto, ojo, con siete, en una decisión que aunque no satisfaga a muchos evitará el bochorno de ver alineaciones incompletas en bloques de todo un World Tour porque sencillamente las plantillas no les da.

La UCI, como siempre reunida entre carrera y carrera de su mundial, le ha metido un tijeretazo al pelotón.

Pros y contras.

En la primera línea, entre las ventajas, que sobre el papel se abre la carrera. Menos ciclistas por equipo significa menos control por ende mejor espectáculo, menos es más se puede entender. Sinceramente, es complicado imaginar este escenario, porque no hay varita mágica. Eso sí, la medida complica en cierto modo que equipos como el Quick Step o el Sky bloqueen Flandes o el Tour de Francia. Eso es sobre el papel, otra cosa será verlo.

En todo caso aumenta la competitividad en los equipos, menos plazas a repartir, y sabemos cómo se vende el dorsal en una grande dentro de un equipo importante: van los mejores y a full. Esa competitividad interna se puede trasladar a la carrera.

Aunque los “currantes” tendrán que dosificar y muy bien, porque es un chico menos en la oficina para carreras que en lo normal mantendrán el kilometraje, y eso que Guillén ya ha dicho que querría una Vuelta más corta.

Otra ventaja es la seguridad y eso también es discutible porque podemos entender que a menos corredores menos peligro de caídas, aunque el grupo esté lleno de ciclistas que, admitido por el resto, toman más riesgos de los recomendables o las organizaciones hagan a veces auténticas gincanas en llegadas de las que salir ileso es realmente imposible.

Menos corredores más seguridad es como decir que menos corredores más espectáculo, no hay una ciencia exacta, aunque el movimiento se demuestra andando. La última Vuelta es ejemplo de muchas cosas.

Yo sin embargo veo que la solución está en un sistema, no sé, algo que iguale las cosas, porque está claro que este ciclismo moderno es preñado de días infumables, en los que la gente disfruta de generosas siestas mientras el runrún del pelotón se oye de fondo.

El sistema, además de quitar un peón a equipos como el Sky, debería limitar lo económico hasta igualar un poco más las cosas. La camarilla que tenía Froome con él en Vuelta y Tour es tan complicada de reunir como costosa de construir y eso es una desigualdad que, aunque histórica, sí que lastra el espectáculo y lo reduce a lo que los hombres de negro quieran ofrecer.

La medida, aunque anunciada en Bergen, estaba ya cantada, y por eso quizá Movistar y Quick Step estuvieran soltando talento a espuertas, porque posiblemente ya no necesiten tanta línea de fuego si con un poco menos ya haces.

Junto al obvio reajuste laboral en las estructuras, la medida tiene otro efecto que quizá pocos valoren y ese se ciñe a los jóvenes y la puerta que se les cierra en el nueve de una gran vuelta, que ya no será nueve, porque serán ocho y eso, espero que no sea así, puede acabar por desilusionar a más de uno, pues el joven era normalmente el “noveno pasajero”.

Imagen tomada del FB del Giro d´ Italia

INFO

El Cruz Pivot 2 es un portabicicletas bola de remolque moderno y características exclusivas

¿Cómo vestir tu equipo ciclista?

Emil, de la revista Velonode, nos preguntaba hace unas semanas por algunos consejos para crear un equipo amateur. Aquí está su post. En nuestra opinión, es uno de los temas más interesantes para los ciclistas amateurs y grupetas.

Emil nos preguntaba consejos tras la experiencia de equipo que gestionábamos, el WO con COMM Fixed Team, durante dos temporadas con algunos sponsors importantes, pero desde nuestra perspectiva, decidimos enfocar estos consejos totalmente al proceso de creación de la ropa. La más visible identidad del equipo.

Como directriz, nuestra recomendación es hacerse algunas preguntas básicas que deben estar muy claras antes de crear un diseño custom para el equipo. Los puntos clave serían:

1. Cuantos riders van a estar realmente implicados en el equipo?
2. Qué mensaje queréis lanzar como equipo?
3. En qué contexto y qué carreras vais a correr?
4. El «eterno problema» de los logos y los sponsors.

Desarrollamos los 4 puntos:

1. Unión hace la fuerza. No se trata de cuantos más mejor. Siempre hay un número ideal para un equipo operativo. Normalmente dependerá del tipo de organización que monte el equipo, pero a la hora de competir de verdad a nivel master, lo ideal podrían ser no menos de 3 corredores y no mas de 5 o 6 corredores.
* Para cualquier sponsor es más viable patrocinar o colaborar con 3 corredores que con 8.
* Debéis confiar todas las decisiones de diseño a uno o dos riders. Si es la marca quien crea el diseño, solo estos dos responsables estarán en contacto con ella. Demasiadas personas en ese proceso siempre retrasa el proyecto. Además el proceso de creación de un equipo debe ser rápido, estirarlo en cualquier cosa hace perder la emoción del «momentum».
* Permanecer juntos. Antes durante y después de las carreras. Mientras se compite, la imagen de un grupo compacto de corredores vestidos igual, hace muy visible al equipo y llama la atención.

2. ¿Cuál es vuestra verdadera identidad? ¿Qué idea queréis transmitir?
Detrás de cualquier buen proyecto, hay una valor de fondo. El mensaje que vuestro equipo tenga que transmitir al resto debe ser claro. Esto es el origen y la clave para un buen diseño que transmita y hable por el equipo.
En Weoutdoor hemos creado también la imagen del equipo no solo el diseño del conjunto. El escudo, un nombre, un lettering, etc… todo suma. Todos esos elementos deben trabajar en la misma dirección. Con el mismo objetivo.
TOPANA Team, por ejemplo (hicimos el año pasado). Topana es el acrónimo de la frase: To’ pa’ na’ (todo -mucho entrenamiento- para nada).
«La grupetta de Córdoba confió en nosotros para el completo desarrollo de la imagen de su equipo amateur de carretera: La imagen fue creada desde un sentimiento que ellos querían transmitir».

3. Ten muy en cuenta el contexto de vuestras carreras. «La disciplina en la que corres, determina el tipo de producto: conjunto standard, traje de velocidad, skinsuit con o sin bolsillos, etc. Pero ve más lejos, piensa en este contexto en términos paisajísticos. Intenta imaginarte en una de vuestras carreras; ¿vais en pelotón o rodáis en linea? ¿Queréis que se os vea?, ¿vais solos o en grupo? ¿se os ve en curvas o más en rectas? ¿Qué clima y que luminosidad suele haber en carrera? Todos son parámetros a tener en cuenta en el diseño. Si vas a correr en climas fríos y oscuros, lloviendo o incluso de noche, el conjunto debe ser completamente diferente a si corres por las mañanas con luces más suaves y blancas o al medio día, con luces mas amarillas y fuertes».
“Piensa en una carrera de noche, por ejemplo Criteriums de piñon fijo: carreras urbanas con poca luminosidad, los riders van en linea y hay mogollón de información de fondo (vallas, sponsors, espectadores, flashes de cámaras, …).

4. Logos y sponsors. “Por último, y aunque pueda parecer una tontería… no carguéis el diseño de logos! Tu equipo está por encima de ellos. Normalmente los sponsors te necesitan, no al revés. Determina varias posiciones y tamaños antes de hacer las negociaciones, ofrece solo un par de opciones antes de escuchar donde quieren estar. No tengas miedo a decir que no.

Desde Weoutdoor