Los mimbres de una escuela de ciclismo

Escuela de ciclismo - joanSeguidor

Sabemos sobre los orígenes de la Escuela de Ciclismo de Bicicletes Sanchis

Son ya cuatro años, aunque de escuela de ciclismo tres.

Entonces empezamos con cuatro niños y ahora somos una treintena.

Es un trabajo importante.

De esos niños el cincuenta por ciento son del pueblo, de Xàtiva, el resto vienen de alrededores, e incluso tenemos uno que se desplaza unos cien kilómetros.

Escuela de Ciclismo  - JoanSeguidor

¿Por qué se animan a ir a una escuela de ciclismo?

Los chavales que se inscriben parecen herencia: o bien porque el padre competía o porque salía en bici.

También hay algún caso que es por elección propia

Es importante vivir el presente en una escuela de ciclismo, por eso en ningún momento les hacemos pensar a los chavales en el ciclismo como su futuro, es más como una extraescolar.

A medida que pasan de categorías y se enganchan más, se les inculca la verdadera esencia del ciclismo y eso no es otra cosa que sacrificio, compañerismo, vida sana…

Por que el ciclismo es una forma de vida vamos…

Como no podría ser de otra manera les inculcamos la competición, pues eso es lo que les gusta de verdad.

Al principio no, al principio, les decíamos que sólo lo pasarán bien.

Que lo importante es participar.

Pero «pa tu tía!!» ellos quieren que les hagas una táctica, que les trates como profesionales, después de todo cogen el bocadillo y juegan todos con todos, de diferentes equipos incluso.

Les motiva por igual la competición como el juego de antes y después

Hui tocaba el torn a una modalitat obligada com es la Gimkana cregem que es part fonamental per als chiquets en la etapa d'escoles.

Publicada por Escuela de Ciclismo Bicicletas Sanchis en Jueves, 7 de junio de 2018

En una escuela de ciclismo los críos tienen ya sus ídolos y hablan de ellos, que si Sagan, que si Contador, que si Froome.

No os extrañe que alguno de nuestros críos compita contra Valverde, a este paso.

Incluso hay alguno que confunde un poco la categoría máster con la élite y sub 23.

Pienso que es bueno, es el ciclismo que les gusta, el de la Copa del Mundo de ciclocross con los mejores, el del Tour, el de el Mundial.

Pasa en todos los deportes.

Los padres en la escuela de ciclismo

Siempre habíamos tenido miedo al tema «padres«, pero estamos encantados, hay de todo, pero nosotros tenemos un grupo muy bueno, aparte de la escuela, organizamos carreras y tenemos el apoyo de todos los padres y madres

Y la filosofía es igual para hijos y padres. Y lo tienen muy asumido, esa mala fama que a veces leo creo que es un poco leyenda urbana.

Las carreteras y los niños

El ciclismo está ligado a las carreteras, es así y así será.

Un chaval que en élite y su 23 hace 500 o 600 kilómetros semanales que no puede hacer siempre por un circuito cerrado.

Nosotros ya salimos por carretera abierta, sobre todo con los infantiles, pero también con todos, porque tienen que perder el miedo a la carretera, a respetar la señales, a ir en paralelo, todo eso claro con la ayuda de los padres.

El día que salen todos los críos, también salen muchos padres.

Para niños ciclistas lo principal es el manejo de la bici, quitarse el miedo, saber hasta dónde pueden llegar, son verdaderas esponjas, y a base de juegos mejoran muchísimo, después ya viene todo lo otro.

Los más pequeños piden juegos, carrera tortuga, el cerco, en verano juegos con agua…

Pero los mayores ya quieren entrenar fuerte, se les tiene que obligar un poco más.

Lo importante es no perder de vista que el ciclismo es sacrificio, humildad, perseverancia, competitividad y ellos quieren eso…

Aunque se crea que no es bueno para esas edades, pero ellos te lo piden, pero en estas categorías también es compañerismo, juego, diversión, vida sana, amistad…

Y es lo bonito de este deporte, que no hay una insana rivalidad.

Por Jordi Berenguer con la inestimable ayuda de Miguel Ángel Ortega, el 80% de esta escuela: el corazón, el que lleva todo al día y el que más se preocupa.

 

 

Los valores de una escuela de ciclismo

Tenía unos 8 años cuando el carrer Nou de Santa Eulàlia de Riuprimer se empezó a llenar de bicicletas. Todos los amigos teníamos una, nos encontrábamos y hacíamos buenos paseos, descubriendo nuevos lugares y rincones de nuestro pequeño pueblo. Poco a poco nos fuimos animando y de la mano de nuestros padres comenzamos a hacer salidas por toda la comarca de Osona. Con sólo 10 años yo ya tenía mi primera bicicleta de carretera.

A partir de entonces me aficioné a este deporte, pues me permitía pasarlo bien con los hermanos y amigos. Al poco tiempo se creó el Club Ciclista Riuprimer, con el que hacíamos salidas para todo el territorio. Fueron unos años que recordaré siempre, porque hice buenos amigos con quienes compartí grandes momentos.

Esos años de niñez y de la adolescencia me sirvieron mucho para aprender ciertos valores intrínsecos al deporte. Valores como el esfuerzo que tenía que hacer si quería seguir con los de delante, el sacrificio que me tocó hacer el estar lejos de la familia, la constancia que veía que debía tener en este deporte porque sino perdía la forma , el respeto que enseguida vi que teníamos con los demás, ….. valores que sirven para siempre.

Tuve la suerte de ir subiendo de categoría hasta dar el salto al profesionalismo y poder estar durante 13 temporadas en ese nivel. Una vez retirado del campo profesional tenía muy claro y me apetecía mucho poder tener una escuela de ciclismo y dar la oportunidad que yo tuve a todos estos niños y niñas que les gusta la bici.

Tengo la gran suerte que en Vic el año 2008 se construyó una pista asfaltada en un recinto totalmente cerrado y seguro en una ubicación inmejorable para la práctica de este deporte. Tanto el ayuntamiento como la Unión Ciclista Vic, por parte de su presidente, el Sr. Joan Torras, me facilitaron toda gestión y me ayudaron a sacar adelante este proyecto.

Ya llevamos tres temporadas y estamos muy contentos al ver cómo niños y niñas vienen a disfrutar y a pasarlo bien con su bicicleta jugando y haciendo deporte. Cuando un niño es autónomo pedaleando se le abre un nuevo mundo por descubrir. Apreciar esa alegría y las ganas que tienen de pasarlo bien hacen que la escuela valga la pena .

En nuestra escuela siempre hemos priorizado estos valores por encima de la competición y creemos que el ciclismo de base debe ser así, aunque también he visto cómo determinados niños, más inquietos, necesitan algún estímulo más como es la competición.

Esto ha dificultado a veces la convivencia, pues no debemos olvidar que hablamos de una escuela que no deja de ser una actividad extra escolar, en la que desde el inicio se ha fomentado el trabajo en grupo y la diversión por encima de la competitividad. El motivo de la escuela reside en hacer una actividad extra escolar y así poder trabajar en grupos de niños de todos los niveles en el que cada uno de ellos encuentre su lugar.

El futuro de las escuelas de ciclismo creo que es bueno, principalmente porque hay más padres y madres practicantes. En general, la afición por las bicis ha crecido bastante a nivel popular y si sumamos nuevas escuelas de ciclismo que están empezando, y otros que ya hacían una tarea importante , creo que esto hará crecer un nuevo tejido y en el futuro inmediato podremos ver más participación en eventos de ciclismo.

También quiero creer que poco a poco la federación internacional de ciclismo tendrá nuevos mecanismos para potenciar mucho más toda esta base y así las federaciones autonómicas podrán tener más recursos para ayudar a estas escuelas y hacer de este deporte una buena opción para los niños y niñas .

Por Josep Jufré

INFO

Busca material ciclista de segunda mano y en perfecto estado… 

Lo que se llama escuela de ciclismo

Esta mañana al saltar a ese corral que es Facebook, he leído esta reflexión de Jesús Ruiz, el presi del CC Sant Boi, respecto a los parámetros en los que se mueve una escuela de ciclismo, un término muy usado y no siempre preciso, aunque el molde del Sant Boi no es el único que conozco. Hay, afortunadamente, alguna más que se precia de tal etiqueta.

Como siempre, no he podido hemos más que estar de acuerdo en lo que dice y, con su permiso, traigo aquí la integridad de su reflexión alrededor el apasionante mundo del ciclismo de los más enanos.

He podido ver hoy los mínimos que nuestra federación exige para ser una ESCUELA DE CICLISMO. Claro, aquí como en todo surgen discrepancias, pero una cosa es clara, nadie que lleve dos años haciendo esta labor puede querer estar al nivel de quienes llevan desde 1982 trabajando de lo lindo en ello. Es lógico, razonable, y se demuestra en el tiempo unas ganas de trabajar sin caer en la desidia a pesar de las muchas vicisitudes que hemos pasado, evidentemente el trabajo ha dado resultado.

Ahora que todo rueda se ve fácil, la dificultad fue echarlo a rodar.

El término ESCUELA DE CICLISMO estaba muy desgastado, muy usado sin propiedad, en cualquier coche de equipo o maillot figuraba esa coletilla, pero ser una escuela es mucha responsabilidad, es algo mas, es una programación y una regularidad. Es mantener los valores que lleva intrínseco la palabra » escuela » y llevarlos en el tiempo, porque sí, existe un perfil de escuela y un perfil de alumno de la misma, y eso creo que lo estamos mimando con esmero. No hay lugar para los súper campeones de escasa edad en esta casa (a pesar de que se gane, y lo celebremos, como no, pero no es ahora el objetivo). Con el tiempo si , nos gustará verles alzar los brazos, y el hecho de que ahora no les dejen elevarlos solo servirá para que tengan mas ganas de disfrutar para un día hacerlo.

Nada de lo que se solicita para la homologación como escuela a los clubes es fácil ni sencillo de conseguir.

* Se habla de una cantidad mínima de técnicos, en esta casa 9 titulados

* Se habla de una cantidad de alumnos (entiéndase por el que asiste a sesiones guiadas formativas y de entreno, no solo se trata de «hacer millas» indiscriminadas para luego ganar carreras). Pues eso de alumnos también vamos bien servidos. 

* Se habla de que los clubes para homologarse deberán disponer de un lugar seguro para la práctica del ciclismo infantil, aquí disponemos de él, y aunque hay quien piensa que somos gente con suerte, puedo dar fe en primera persona que hubo que trabajar y pelear para acreditarlo y ganarse un hueco (años, demasiados de reuniones y proyectos, de mil horas….). Pena que cuando las cosas ya son realidad parece que se han hecho solas.

Y sobretodo, y una de las cosas mas importantes, habla de un requisito del que yo personalmente me he quejado siempre, los clubes con escuela deben organizar eventos de base: ya sean Ginkanas, carreras infantiles federadas, o lo mismo me da que populares abiertas.

El ciclismo sin promoción ni organizaciones pierde toda su esencia.

Vivimos en el mundo ciclista en el que casi nadie organiza, todos tienen un equipo y organizamos los de siempre. 

Las quejas a esa normativa exigida está claro que saldrán en nada, pero que a nadie se le olvide, los que están en algún sitio, han tenido que llegar hasta ahí andando, y no rápido, con paciencia, tesón y mil trabas, para que hoy nos llamen afortunados, que lo somos, pero a base de «feina, molta feina».

Muchos hemos paseado infantiles hace 17 años por sitios que ahora no pasaríamos ni locos. Hemos dado sesiones de habilidad en los rincones que buenamente nos habilitaban, pero sobre todo hemos trabajado infatigablemente para tener lo que hoy es una realidad, una de las escuelas con sus respectivos equipos, yo diría que de las mas grandes de España, por no decir la que más seguramente (90 licencias entre infantiles, cadetes y júniors en el mismo club). Y un circuito, una instalación digna que no ha sido más que el colofón a algo que ya existía, herramienta indispensable para el buen desarrollo de nuestra actividad con los mas pequeños.

Personalmente diré que por la parte que me toca o nos toca, no necesitamos estar en ningún club del Gourmet de las escuelas, todos podemos estar en un mismo nivel y todos homologados, pero eso sí, que a cada cual se le reconozca el trabajo que realmente hace. No es cuestión de estatus, sino del merecido reconocimiento a mucha gente.

A los Carrero, Moreno, Paniagua, Mañanes, y que narices también a un servidor y a otros que seguro olvido pero estuvieron. A los actuales y presentes por darle continuidad, faltaría más !!.

Imagen tomada de www.fccv.es