La dirección del Etixx

Este año el Etixx no viste el negro que llenaba hace 365 días su maillot, pero su dirección y resultados siguen siendo igual de oscuros. Entenderme, el equipo belga es una multinacional del triunfo, un equipo al que se le suponen el 99% de las muchas victorias que le caen en el saco. Ganan y mucho, eso es obvio, pero es que no puede ser de otra manera, tienen casi tantos corredores como capos y la propia inercia les lleva a ganar.

Sin embargo, hay victorias y victorias porque carreras no dejan de haber todos los fines de semana como una vez me dijo un proveedor de un equipo profesional. Puedes ganar el Qatar, el Haut Var o una etapa de París-Niza, que contará lo mismo que una clásica de pavé tipo a Gante.Wevelgem que acabamos de vivir, pero sentimentalmente las cosas no son iguales, no pueden serlo, sobre todo cuando los mentores del equipo azul admiten debilidad por las clásicas flamencas y éstas han constituido la base de su palmarés histórico.

Lefevere ha tenido ganadores de Roubaix, de Flandes, de Gante, de E3, si hasta ha copado podios, y no una vez. No puede serle indiferente porque además monta en cólora cuando las cosas no le salen bien. Así lo hizo entender en Harelbeke llamando varias cosas, y ninguna bonita a sus rivales.

Pero, Patrick ¿cómo quieres que te ayuden teniendo tres o cuatro bazas de primer orden? lo que no es normal es ver siempre un Etixx conducir las persecuciones, por detrás, eso es lo que no es normal, ni tampoco cuajar campañas como la anterior y persistir en los mismos errores. Hay ceguera con Tom Boonen y todo se le supedita y sólo la irrupción de Gaviria parece hacerle sombra.

Ver un caballo ganador como Niki Terpstra tirando de carro para otros duele a los ojos, como ver a Trentin, Stybar o Tony Martin. Pero ¿cómo es posible que Sagan pille todas las escapadas y un Etixx ninguna?.

Tienen en definitiva lo que se merecen, un casillero a cero, que duele más cuando incluso ciclistas como Michal Kwiatkowski empiezan a ganar en carreras de adoquines como lo había logrado con ellos.

Quedan Flandes y Roubaix, los premios gordos, pero si algo queda claro de lo visto es que más allá de las conjuras astrales y conjuro mundiales, al Etixx le sigue pesando una estrategia muga alejada de la grandeza que se le presupone.

Imagen tomada de Etixx-Quick Step

El “tramo Fabian Cancellara”

Dijeron antes de que la Strade Bianche de este año arrancara, yo no lo había oído antes, que el primer corredor que ganara tres veces la carrera de las carreteras blancas por la Toscana se llevaría el premio de ver su nombre en uno de los tramos de tierra de la carrera. Cancellara optaba a ese premio y lo tiene ya. “Yo ya soy feliz” le decía al periodista a la sombra de la preciosa torre en la plaza de Siena pongan o no su nombre a uno de los tramos terrosos. Cancellara está en la pole para inminente primavera. Cojonudo.

Sea como fuere Cancellara se ha ganado ese premio a la eternidad, como Agostinho, Etxabe o Rooks en los virajes de Alpe d´ Huez. La última vez que Cancellara ganó aquí lo hizo a la bruto, como mejor sabe, o mejor dicho, sabía. Arrancando solo a unos diez de meta y llegando, así, solo también. Cancellara no sabía ganar de otra manera.

Pero los años, el desgaste, el inevitable lastre del tiempo mella en las piernas y por ende en su brío. Cancellara rompe, sí, pero no se va solo -hoy le siguieron Stybar y Sagan más Bambrilla, sublime, de la fuga-. Y cuando no te quedas solo entra en juego la gestión de las fuerzas y de los tiempos. No puedes jugarlo todo en la fuerza brutra, hay matices, debes ser sutil y este Cancellara sabe ser todo eso, como en Roubaix o Flandes, en sus ultimas victorias.

Etixx está vez lo hizo bien, nada que reprocharles. A no sé cuánto de meta, Stybar le hizo un comentario a Bambrilla que al poco rato sacó el genio y atosigó a Sagan y Cancellara. Lo hicieron bien los azules, pero no fue suficiente.

2

Por primera vez llegaron varios juntos a la coronilla de Siena y Cancellara sabía que en esta llegada, cuesta abajo y algo insegura, el que entra primero en la curva de derechas, gana. Así lo hizo. Así ganó.

Y ahora el eterno debate. Cada año por estas fechas, el primer fin de semana de marzo una clásica de nuevo cuño, sólo tiene diez años, se metió sola, en medio de la nada, en la antesala de la primavera, acuñando una paisaje y peculiaridades que la hacen singular: verdísimas y suaves colinas verdes, salpicadas de lujosas villas y algún viñedo.

La Strade Bianche es una carrera bella por definición pero tiene un larguísimo recorrido para ser monumento o gran clásica. Lo siento, porque cada año oímos lo mismo, pero para ser lo máximo necesitas una historia, que la carrera toscana no tiene, y un fondo, que a día de hoy tampoco atesora.

Es como scratch de pista, bella, bonita, pero eso. Que da espectáculo, es cierto, pero no olvidéis, la tremenda masa de estrellas que puebla su palmarés es consecuencia precisamente de que vienen aquí a correr sin la presión de las grandes citas. En éstas, ya se guardan mucho de mostrarse como en las lomas que conducen a Siena.

Imagen tomada de FB de Strade Bianche & dibujo de@Zapa9MFS

INFO

Mira los remolques para tu bici que tiene Cruz

Daniel Martin deja el nido

Hay ciclistas dotados de un extraño talento, de una curiosa  manera de fijar las miradas sobre ellos aunque sus formas no sean las más elegantes y su figura la más apolínea. Daniel Martin, ciclista irlandés, de estirpe de ciclistas, de los pocos que hay por aquellas latitudes, es uno de esos ciclistas. No es el más elegante, ni el más sutil, hace bien muchas cosas, pero no es el mejor en nada, al menos en apariencia, y sin embargo encandila, cae bien y la gente le aprecia.

Este corredor, de corto pero exquisito palmarés, protagoniza unos de los traspasos del año, aunque eclipsado por otros. En su proceso de renovación el Garmin de Jonathan Vaughters pierde algún estandarte. Al margen de Ryder Hesjedal, Martin se une a la normal renovación de las plantillas. Ambos han sido santo y seña en su casa, auténticos faros para este equipo que ha hecho de “Girona i  rodalies” su centro de operaciones.

El destino de Daniel Martin será el Etixx, donde se le exigirá ser dos en uno. Por un lado Martin espera ser el nuevo Michal Kwiatkowski, estar delante en las Ardenas -en comunión con Alaphilipe- y cazar etapas al vuelo. Sin tener como objetivo la omnipresencia del polaco, Martin tiene el listón alto. Kwiatko pasa a engrosar la tremenda nómina del Team Sky.

Paralelamente querrá ocupar el hueco de Rigoberto Uran, con quien cruza camino, pues el colombiano se va a la que ha sido casa del irlandés. El objetivo de sustituir a Uran es quizá más asumible, por cuanto las grandes vueltas nunca han sido una prioridad en la bitácora de Lefevere, obsesionado con las carreras del adoquin, primero, y luego las Adernas.

El irlandés es el típico corredor del que nos preguntamos cuál habría sido su suerte si las caídas, enfermedades y cosas varias no le hubieran afectado como le han afectado. Su trompazo, un año después de ganarla, en la recta final de la Lieja-Bastogne-Lieja del año pasado, es perfecto ejemplo de la mala suerte que ha perseguido a este corredor de agradecida sonrisa.

Desde entonces han sido varios los momentos en que Martin ha besado el suelo, algunas veces dejando carreras que tenía bien encaradas, como esta ultima Vuelta a España o esa Lieja que tenía a tiro.

Etapas en Tour y Vuelta, Lieja, Lombardía y Volta a Catalunya, para desgracia de Purito. Calidad sobre cantidad, carreras viejísimas en su palmarés, a sus 29 años espera añadirle más chicha, no en vano va a un equipo anotador por excelencia…

Imagen tomada de www.revistagradas.es

INFO

Bicicletas de carbono por menos de 1.500€.

La primavera vacía de Patrick Lefevere

«Contando con corredores como Tom, Stybar, Trentin, Vandenbergh,… si no ganamos es un desastre. Especialmente en Bélgica» Niki Terpstra

Ahora sí, a 14 de abril de 2015, con 48 horas transcurridas desde la finalización de la París-Roubaix, podemos decir, y sin temor a equivocarnos, que el core de las clásicas de primavera -a falta de las Ardenas- ha sido un fracaso sonoro y obvio del Etixx-Quick Step, o lo que es lo mismo, las huestes de Patrick Lefevere, una leyenda en esto de ganar apabullando clásicas del adoquín que ha demostrado que incluso con todos los medios del mundo, y alguno más, hay cosas que el dinero no pueden sustituir, incluso cuando el talento de tus ciclistas es tal, que se escurre por entre los dedos de tus manos.

B-9lOGVWwAA2Khq

La primavera ya arrancó con una carrera que fue sintomática de lo que habría de venir. En efecto, hablamos de la Het Niuewsblad, esa prueba que ocurrió hace más de cinco semanas y que implicó el perfecto ejemplo de como no se debe manejar una competición si bien dices que la victoria se marca en tu ADN. Ganó Stannard por delante de tres del mismo equipo en el sumun del despropósito, y eso que ese día corrió el estilete que todos dicen marca la diferencia, Tom Boonen, un corredor tan ausente desde hace tanto tiempo, que su recuperación para grandes empresas resulta complicada de creer, aunque sólo sea por la mala suerte que le frecuenta.

A pesar de que al día siguiente Mark Cavendish palió en cierto grado la desazón, ya no habría más laureles para el Etixx, ahí se acabaron todos, porque meter la Strade en este paquete de clásicas adoquinadas no sería correcto, aunque sólo fuera porque hablamos de una carrera que, aunque prestigada, no se puede medir a las clásicas y se semiclásicas que desvelan a los belgas.

Pasando también página en San Remo, donde Katusha y Giant demostraron que con talento bien gestionado se sacan mejores resultados que con dinero a manos llenas, desde E3 a Roubaix, la primavera ha sido un quiero y no puedo para los belgas con actuaciones trufadas de errores garrafales como el cable de Niki Tersptra para que Kristoff ganara a placer Flandes o los erráticos movimientos de sus fichas, camino de Roubaix. Siempre en superioridad, nunca con la victoria bajo el brazo.

En E3 Geraint Thomas ganó con solvencia a Stybar y en Wevelgem, Paolini, un corredor que estaba castigadísimo, como todos pero quizá más que el resto, les birló la cartera siendo, una vez más, el equipo con más presencia, exactamente lo mismo que en La Samyn, donde Meersman, el hombre rápido del equipo B, no pudo si quiera sacar punta a otra superioridad numérica.

Sangrante, aunque quizá poco vista, fue la derrota de Michal Kwiatkowski en A Través de Flandes, en la que fue víctima de la racanería de Dylan Van Baarle y de la pizarra limpia y lúcida de los Topsport, equipo de segundo escalafón, con muchos menos posibles, pero con una ilusión que suplen otras ventajas.

Seguramente, cuando toque hacer balance, pese la caída y posterior baja de Tom Boonen, pero que quieren que les diga, Kristoff, Degenkolb, incluso Geraint, corren sin un coco que es guarde la espalda, lo hacen a pelo y ganan, y lo hacen porque dominan la escena como Etixx ha demostrado no saber hacerlo y cuando la evidencia del resultado es tan obvia huelgan matices y excusas. Ahora que descorchen la cerveza editada para la ocasión.

Imagen tomada de http://www.etixx-quickstep.com

INFO

1

Prueba estos días Nacex y su servicio para llevar tu bicicleta everywhere… ni colas, ni cargados con equipajes…

La semana santa de Alexander Kristoff

Me permitirá Antonio Alix, desde su atril de Eurosport, que le tome el titular, pero es la mejor manera de describir la Ronde que acabamos de ver. La «semana santa de Alexander Kristoff«, noruego, siempre con el casco torcido, curioso, un portento físico, que imprime respeto, calidad. Impone. Llegó a Flandes como favorito cinco estrellas y sale con la victoria bajo el brazo. Y eso que todos le miraban, todos le esperaban.

Hoy Flandes fue una fiesta. Carpas VIP, sendas cercadas de paredes humanas, gritos y cerveza. Pero lo que podría haber corrido fue vodka, porque este noruego con cara de estibador y endurecido pescador de bacalao, ha vuelvo a dar una exhibición que incluye todas las aristas del ciclismo: potencia, velocidad, tenacidad y sobretodo una inteligencia que raya muy por encima de la media.

La semana que se cierra nos ha dado días de tranquilidad, horas de sosiego, pero también el frenesí flamenco a pequeñas píldoras con la Panne y el final en Oudenaarde, en la culminación de la Ronde. A todos esos momentos Kristoff le ha puesto nombre y apellido. Nombre de ganador nato, apellido de killer. Si San Remo, un año hace, pareció casualidad vean el desenlace de Flandes, es un portento, muy por encima de la media.

Kristoff se fue disimuladamente del grupo, como sin querer, con Niki Tersptra, un gran ciclista pésimamente dirigido que tuvo su mejor momento en Roubaix, el año pasado, cuando su equipo era mayoría entre los mejores. El holandés se llevó al noruego a rueda y ahí empezó todo, mejor dicho, ahí acabó todo.

No se puede llevar en carroza a un tipo como Kristoff hasta la recta final de Oudenaarde y pensar que le vas a ganar. Más cuando tu rival le gana sprints a Greipel y se bate con Wiggins contra el crono. Es una locura, un auténtico suicidio deportivo que se consumó al final. Terpstra no pudo ni tomarle la aspiración en el sprint final.

Me dicen que para Etixx era mejor una segunda plaza que un cuarta o quinta, puede ser, es la manera de ver el ciclismo de Patrick Lefevere, un dinosaurio que tras hacer dobletes y tripletes firma una plaza de plata. Siempre pensé que Tom Boonen era un lastre para este equipazo, pues lo condicionaba hasta hacerle caer en el absurdo –miren la Het Nieuwsblad– pues hoy lo han vuelto a hacer y no les ha hecho falta la excusa de Boonen.

Si Tersptra espera que les pille el agotador intento de Van Avermaet y Sagan, hubiera tenido opciones, al menos en la confusión si engancha desprovisto a Kristoff, le habría valido el factor sorpresa. En el mano a mano era imposible. Me alegro enormemente de la victoria del noruego porque es la del saber estar, la de correr impecable y con una pizarra grabada en la mente. Luca Paolini tiene aquí su gran pupilo. Felicidades al Katusha de Purito porque ve ganar a Vicioso, quien rozó el abandono del ciclismo tras el pasado Giro, y Kristoff el mismo fin de semana.

Por lo demás Flandes fue un más de lo mismo: Sagan corre bloqueado y solo, Van Avermaet a la contra y el Team Sky maniobra a lo grande para dejar solo a Geraint en el momento clave. Párrafo a parte merece Vanmarcke, ciclista que pasará a los anales como “míster pupas”, mucho poderío, mucho apuntar, pero nada, al margen de deberse a un equipo que corre fatal. En una semana, más en Roubaix.

El meollo de la primavera con Flecha

El otro día, en vísperas de la Milán-San Remo, Juan Antonio Flecha se puso al otro lado de línea para hablar de la primavera. Ahora, con emociones a flor de piel, hablamos de lo visto hasta la fecha y hasta nos arrancamos con un pronóstico para Flandes y Roubaix, casi nada. Por cierto, que a Flecha le tendremos estos días por Eurosport haciendo trío con Alix & Chozas para hablar del periodo más bonito del año.

¿Tras ver Gante-Wevelgem sigues sosteniendo que la Het Nieuwsblad (OHN) fue la mejor carrera en mucho tiempo?

OHN y Gante-Wevelgem son diferentes sobre todo por el momento de la temporada. Las dos son importantes para preparar las grandes clásicas, igual que París-Niza y Tirreno. La primera está muy lejos de las grandes citas, mientras que la Wevelgem es el fin de semana anterior y la idea que da es mucho más aproximada. Fue una carrera muy disputada desde lejos, con viento, lluvia y gente muy buena

¿El instinto de Luca Paolini nace o se hace?

Se nace y se hace. Se nace con unas condiciones especiales y se hace con experiencia, los dos factores cuentan. Son cosas que te las dan ciertas aptitudes intrínsecas, como las suyas, y otras las adquiere con los años de la experiencia y vivencias de tener 38 años

¿Qué te pareció la Gante-Wevelgem?

Fue un grandísimo espectáculo. En esos primeros setenta kilómetros hubo la duda de aplicar el protocolo del mal tiempo. Se decidió lo que dijo la mayoría y se siguió. La verdad no sé hasta qué punto significa una evolución para este deporte hecho tan a la antigua el neutralizar carreras por malas condiciones. Lo que diga la mayoría está bien, pero se tiende a cancelar ciertas carreras, cuando igual no hace falta

Lo triste para el ciclista es que las carreras que se corren en circunstancias extremas son las que pasan a la retina del aficionado. Hablo por ejemplo de la etapa del Terminillo que ganó Nairo…

No se puede olvidar que situaciones así siempre han pasado en el ciclismo. Hay veces en que las circunstancias han sido extremas y quizá no era necesario seguir y al revés. Recuerdo que cuando era corredor, ante una jornada así, decía “es que hoy va a haber un ganador llueva o nieve”. Cuando entras en la dinámica de que si se disputa o no, el corredor no saca nada en claro. A final te das cuenta de que es muy difícil. A veces uno ve carreras que se neutralizan y no sabes si ha servido para algo. Creo que se desvirtúa la carrera. Yo he vivido carreras en las que han quitado puertos porque eran impracticables. La llegada al Terminillo fue al final y no hubo otra opción. Al final en esas condiciones compiten todos y el ciclista tiene que estar preparado. Existe la tendencia a neutralizar, pero creo que las circunstancias deben ser muy extremas y se debería saber claramente cuándo esas circunstancias son extremas. Quién dice qué es lo bueno o no. Para un corredor correr a cero grados es su límite y para otros es menos diez. Porque le vas a quitar la ventaja al segundo, no es justo

Quería preguntarte por un ciclista que me tiene loco como Geraint Thomas

Yo creo que el salto de calidad le llegó en el primer Tour que hizo con Sky en 2010 cuando lanzaba los sprints, coronaba puertos,… el cambio ha llegado con los resultados. Recuerdo que en San Remo Alix, en la retransmisión, decía que había sido el hombre más fuerte y yo asentía pero recordaba que le quedaba por ganar, que hasta la fecha había ganado cosas, como una vuelta a Baviera… Ahora ha logrado ganar Harelbeke, una carrera con cierto prestigio acompañada por otros resultados. Es un corredor que vuelva mucho en sus compañeros, lo que no deja de ser una virtud. Recuerdo el primer año que corrí con él, fue en Waregem donde estuvo tirando un montón para mí y cuando acabó la carrera le dije que “ eres el futuropara Flandes”. Fue algo que lo vi clarísimo. Tarde o temprano tenía que explotar

¿Lo del Etixx es sólo mala suerte o también influyen la dirección y alguna otra cosa?

Les falta la figura de Boonen como líder y excusa para sus movimientos. Tienen una gran cantidad de buenos corredores como Terpstra que ha ganado una Roubaix, pero no es ese líder que asume la gran responsabilidad. No hay un gran referente, es posible que en el discurso de la mañana salen con tres o cuatro líderes para poder ganar y eso no es bueno. Es un equipo acostumbrado a un gran líder y no lo tienen. El problema es ese y tienen que resolverlo para Flandes y Roubaix

¿Stybar o Terpstra?

 “Tersptra es un corredor con más tiros pegados que ya ha estado ahí, pero Stybar tiene más potencial. Sin embargo Terpstra ya ha ganado un monumento y no es lo mismo aspirar a ganar que haberlo ganado y eso que Stybar ha demostrado muchas cosas, si bien la suerte no le ha acompañado, algo similar a Vanmarcke. Si hay que apostar por solidez apostaría por Stybar porque con menos años de competición está ahí, sin embargo no tiene la experiencia de Terpstra

¿Te gustaría estar en el pellejo de Sagan?

Por la situación de Sagan han pasado todos los grandes campeones. Es un ciclista que apuntaba muy alto y este año ha firmado un inicio de temporada que más de uno quisiera tener. Sin embargo como él tiene el listón tan alto, tiene un problema de confianza, añadido a lo que le exige Tinkov. Todo es una consecuencia de lo que es. Creo que está mejor de lo que él se cree. Necesita desbloquearse y relajarse. Quizá no esté como años atrás pero tiene más experiencia. Es tan capaz de ganar como el resto. Lo que le pasó en Harelbeke fue un tema más de bloqueo que otra cosa. Debe saber quién es. Él no ha dejado de ser Sagan. Si miras a sus rivales tampoco han ganado tanto más que él, salvo Thomas. Están todos a la par si lo miras detenidamente, él no ha ganado mucho pero el resto, tampoco

¿Qué le falta a Vanmarcke?

En este inicio de temporada principalmente le ha faltado suerte. Le ha pasado de todo en el peor momento. En la OHN tuvo el pinchazo, en Strade no subía como Valverde y compañía. Yo lo veo favorito tanto para Flandes y Roubaix. Posiblemente le falte algo de experiencia pero con su estado de forma y condiciones puede ganar perfectamente un monumento. No olvidemos que Geraint Thomas ha dado muchas veces al palo hasta ganar. No es nada fácil ganar

Para acabar que hay que cenar, un pronóstico rápido y express para Flandes y Roubaix

Para Flandes pongo a Sagan y Vanmarcke como principales favoritos a pesar de todo lo visto y para Roubaix un Stannard-Stybar

Imagen tomada de Facebook de París-Roubaix

INFO 

Cuál es tu primer recuerdo con Orbea??? 

1

#RadioVuelta – Semana 12

#Trend El deporte más bello del mundo 

Rara vez, ni siquiera en la considerada temporada alta, como el Tour de  Francia, el ciclismo arroja tantas noticias y tan trepidantes como las de la semana que dejamos atrás. En la Volta a Catalunya, la caótica jornada inicial electrizó la carrera de los favoritos que tuvieron que dar un poco cada día para remontar la situación. Richie Porte se refuerza para el Giro -ojo que una cosa son Niza y Volta y otra todo un Giro- y Alejandro Valverde parece que gana casi sin querer. En el tríptico flamenco vimos un in crescendo. En A Través de Flandes los Topsport sacaron petróleo frente a los World Tour con doblete encabezado por Jelle Wallays. A los dos días, Geraint Thomas ganó a dos cocos (Stybar & Sagan) en Harelbeke y otros dos después, la guerra total se instaló entre Gante y Wevelgem en una de las mejores clásicas de los últimos años. Llegaron poco más de treinta ciclistas, casi de uno en uno, dando imágenes que seguro se guardaran en los anales. En río obviamente no puede sorprender la victoria del maestro Luca Paolini. Mención especial para Jurgen Roelandts y su raro equilibro cuando el viento se obsesionaba en tirarle. Mientras en Francia, en el devaluado Criterium Internacional, el duelo Peraud vs Pinot fue para el primero, pero la emoción de la subida a L´ Ospedale no fue poca y eso que el listón vino alto de Flandes.

#Click La guerra flamenca

Cuando hablamos de Flandes obviamente se sugieren no pocos pasajes bélicos. Por suerte la guerra de este último domingo de marzo no contó las desgracias de antaño y se dirimió sobre bicicletas, cuando estar sobre ellas fue posible. A la alienación de los elementos se unió un grupo de valientes que nos dieron un espectáculo antológico donde el dolor de quien pedaleaba al otro lado de la pantalla era tan explícito, que incluso sentados al calor del hogar, el alma se arrugaba sólo con verles. 

#Profile Geraint Thomas encuentra el mapa del tesoro

Hacía tiempo que discurríamos por este mal anillado cuaderno con la sensación de que el ciclismo le debía una, bien gorda, a un ciclista galés, del Team Sky, resuelto y generoso, llamado Geraint Thomas. Tras varios tiros al palo, o rozando el poste, Thomas resolvió a lo grande en Harelbeke y estuvo cerca de repetir en Wevelgem, donde la torpeza de los Etixx jugó también en su contra. La semana de Thomas viene tras ser el mejor ciclista en el conjunto de San Remo y estar delante en París-Niza. Con todo, y ante la variedad de estrellas del equipo inglés, no es de extrañar que el futuro de Geraint parezca fuera del Team Sky si quiere asegurarse los galones que se ha ganado.

#Clipping

Semana negra en Tinkoff. La caída de Matti Breschel que ilustra este post, en medio de marabunta, es el vivo ejemplo de la malísima semana que se ha padecido en uno de los mejores equipos del pelotón. Alberto Contador salió magullado de la Volta y Peter Sagan parece lejos de su mejor momento, a pesar de que no se le puede negar que le ponga ganas. La salida de Bjarne Riis ha sido el colofón a una situación que habla de un equipo cuyo timón no se sabe bien qué rumbo toma.

El juicio al Etixx. Dice Patrick Lefevere, el mandamás del Etixx-Quick Step, que los juicios sobre las actuaciones del equipo deben hacerse el 13 de abril, es decir el día después de Roubaix, pero la primavera vivida hasta el momento habla de un equipo que con o sin Tom Boonen no resuelve como su ramillete de figuras presupone. Al final situaciones como las de Michal Kwaitkowski en A Través de Flandes no son más que el ejemplo de que a este equipo se le ha perdido totalmente el respeto.

Problemas familiares para Chris Froome. La Volta protagonizada por Chris Froome no ha sido la mejor. En otros tiempos se diría que queda mucho para el Tour, pero a nadie se le puede escapar que estos últimos años la suerte que ha marcado los grandes nombres durante la temporada es la misma que se han encontrado en el Tour, y en esta línea Froome no está en sintonía con lo esperado.

 #Hashtags by @LiveCiclismo

Imagen tomada de Facebook de Tinkoff-Saxo

¿La cerveza de Flandes?

Nos ha llamado la atención esta noticia de www.biciciclismo.com tratando sobre la nueva cerveza que uno de los equipos de referencia en las clásicas flamencas ha lanzado. Es la “De Bie Vélo” y no es más que la cerveza que el Etixx-Quick Step ha creado para sus no pocos fans estos días de espera y paciencia en las cuentas antes de la explosión que implica la llegada del pelotón.

Dicen que la cerveza, lo dice el experto en brebajes Robbie Defraete, “tiene un sabor especial”. La misma estará a disposición de los fans en la web del equipo y se dará a los VIP que supongo se invitarán a los palcos de estas carreras, auténticos festivales al aire libre de una tierra que late con el ciclismo.

De todos es bien conocida la afición de estos lares por la cerveza y los litros que corren de la misma tras las cunetas. Pocas bebidas se identifican tanto entre los aficionados flamencos, tanto que Cycle Sport, una de esas biblias anglosajonas, le dedica mensualmente su columna a la cerveza belga, las marcas y sus matices. Veremos si los ciclistas corresponde en la carretera, fácil no lo tendrán.

INFO

1

Prueba estos días Nacex y su servicio para llevar tu bicicleta everywhere… ni colas, ni cargados con equipajes…