«La gente me recuerda el duelo con Philippe Gilbert» Fernando Barceló

Fernando Barcelo JoanSeguidor

La historia del año que cambió la vida ciclista de Fernando Barceló

Cualquiera que aprecie el buen ciclismo, saborea lo que ofrece Fernando Barceló como una pieza trufada de esfuerzo y aliñada de calidad.

Un corredor joven, ese bien tan escaso en el ciclismo español, que crece sin pausa, al son de ese gesto torcido que luce cuando está dándolo todo, cada vez más arriba, cada vez entre más buenos.

Tours, esa carrera que es un tesorete, fue la última estación.

Vaya, Fernando, ¿podrías prever algo como lo que sucedió en la París-Tours?

«Lo que pasó exactamente igual no, pero lo cierto es que llegué a esa carrera muy bien. La París-Tours posiblemente no sea la carrera que mejor se adapta, per es que me encontré muy bien y había que aprovechar»

¿Cómo fue la cosa?

«Antes de conectar la televisión ya hubo una primera selección, fruto de unos abanicos brutales»

Y ahí empezó todo…

«Es que me sentía de maravilla, iba bien, disfrutando»

¿Qué se siente entre Naesen, Terpstra y esa gente?

«Es un orgullo estar hay, correr sin complejos, pero respetando, que son los mejores del mundo»

 

¿Qué te parece que la tierra entre de esa manera en una carrera más que centenaria?

«Tampoco era para tanto, tenemos que pensar que los tramos de tierra tenían máximo kilómetro y medio de largo, es decir que en un par de minutos estábamos ya fuera»

En definitiva un «experiención»…

«Sinceramente, no me sorprendió verme tan adelante aunque no fuera tan esperado»

Viendo lo de Tours, viendo lo de la Vuelta, viendo lo de tantas otras carreras ¿qué tipo de corredor eres?

«No quiero definirme, me veo bien en muchos terrenos, tanto que nunca dejo escapar el momento. En este ciclismo son pocas la veces que disfrutas, que cuando estás ahí, hay que estrujar el instante»

Cruzas la meta de Tours y piensas «es la última con Murias, se acabó»

«Sí, lo piensas, claro, pero el mal rato no viene ahí, porque ya hace días que eres consciente que el final está cerca, es más como un proceso de asumir la pérdida de un equipo que creo que ha sido ejemplar en todo»

 

El anuncio, ese momento…

«Es un shock, piensas cómo es posible que suceda esto, que desaparezca un equipo que con los mínimos medios saque los mejores resultados»

El Murias ha sido ejemplo de muchas cosas…

«De muchas, desde luego. Aquí por ejemplo no había lucha de egos, hemos sido y corrido como equipo siempre. Aquí había una máxima: El que está bien marcha para adelante y el equipo con él»

En la Vuelta lo vimos

«Fue como un carrusel de nuestros ciclistas por cabeza de carrera, cada día uno o dos, dando lo mejor»

DT-Swiss Junio-Agosto

 

 

¿Os han explicado el motivo de su desaparición?

«Sencillamente que no había dinero para seguir. Más de eso es complicado saber, lo cierto es que el ciclismo cada vez es más caro, los presupuestos se disparan, hay cada vez gastos, corremos, por ejemplo más días fuera de Europa»

¿Tu mejor momento con Murias fue?

«¿A nivel deportivo te refieres?»

Sí, a ese nivel

«Sin duda la etapa de la Vuelta que acaba en Bilbao, corriendo contra Philippe Gilbert. Es increíble lo que marcó ese momento, la gente me para por la calle y me lo recuerda. Hoy mismo me ha pasado, me lo ha recordado un amigo por la calle. El mejor halago que pueden hacerme es que les evito dormir la siesta durante la etapa»

Es bonito, incluso glamouroso, lo que sucede con Gilbert, pero lo que hay detrás es complicado de explicar

«Contar lo que nos sacrificamos no es sencillo de imaginar, la gente no se lo cree, cuatro o cinco horas de entreno nieve, truene o caiga un sol de 40 grados, hay que hacer grandes sacrificios durante gran parte del año. Hay que ser ciclista el 100% de tu tiempo, y eso implica también a la familia y amigos»

¿Qué es lo que llevas peor?

«Las privaciones en la mesa, la alimentación. Cada uno tiene sus debilidades. Pasar hambre cuando quemas 5000 calorías no es plato de gusto»

Enero 2019 contra octubre de 2019 ¿en qué ha cambiado Fernando Barceló?

«Esta temporada la habría firmado de inicio, ya lo creo. Ahora soy mas regular, pero tengo mis espinitas clavadas»

¿Cuáles?

«Si hubiera corrido con más inteligencia París-Tours me veía en el top cinco y eso son palabras muy mayores, aunque cierto es que si no hubiera corrido así quizá no hubiera estado tan adelante. Amorebieta e Indurain son dos carreras de las que salí con la sensación que tendrían que haber ido mejor»

 

SQR – GORE

 

Una lección que te lleves de este año

«Con constancia vas a todos los lados, pero también saber relativizar las cosas, cada día superas todo tipo de circunstancias. Luego te vienen personas que te dicen qué bueno eres, y al día siguiente las cosas no salen. Hay que convivir con ello, me gusta que me alaguen, como a todo el mundo, pero a veces se endiosa demasiado al ciclista y luego viene la decepción»

Tú ya habías tenido contacto con Cofidis

«Sí, de la prueba que hice hace un par de años con ellos, entonces vieron que me faltaba un poco»

¿Cómo surgió tu fichaje con ellos?

«Siempre estuvimos en contacto  pero respetaron mi papel en Murias, Cuando las noticias aquí empezaron a ser las que son, volvimos a hablar y la oferta era buena. Es el equipo ideal»

¿Por qué ideal?

«Por que su forma de correr y afrontar las carreras me gusta, es un estilo a Murias, todos tienen su protagonismo»

¿Ya conoces la estructura?

«Estuve tres días con ellos en Lille, fue un primer contacto, tres días de locura, sin tiempo para montar en bicicleta»

¿Y ahora?

«Tiempo libre hasta el uno de noviembre, estos días salgo en bici pero de forma irregular, sin plan establecido. También camino y he hecho una vía ferrata. Un poco de natación»

El 2020 ya está aquí ¿qué le pides?

«Levantar los brazos porque haya ganado algo»

Un sitio para estrenarte…

«La Vuelta España, en una etapa»

Pero para eso habría que esperar mucho

«Si logro una etapa en la Vuelta, lo doy por bueno»

¿Dónde te vestirás de Cofidis por primera vez?

«En San Luis, Argentina»

El ciclismo español ¿está tan mal como se dice?

«Si miramos hace unos pocos años atrás, vemos que tenemos más carreras, más equipos, claro que si lo comparas con veinticinco años atrás, no hay color. Estamos a un tercio de entonces, pero es que las cosas han cambiado mucho. Sólo digo una cosa: tenemos que valorar lo que tenemos»

¿Y qué pasa con los jóvenes?

«A ver, si se ven con capacidad ¿por qué no van a triunfar? ojalá tuviera yo ese problema. Como digo las cosas han cambiado mucho, por ejemplo en esto, antes quizá había un respeto que ahora no existe»

La última, si no hubieras sido ciclista…

«Pues no sé qué habría sido, hice ciencia de la actividad física, seguro que estaría metido en algo de deporte, seguro»

Imagen: FB Euskadi Murias

¿Hay vida más allá para un gregario del Euskadi-Murias?

Euskadi-Murias JoanSeguidor

Sergio Rodríguez pone el valor el papel del gregario en el seno de un equipo que desparece como es el Euskadi-Murias

Soy Sergio Rodríguez, corredor del Euskadi-Murias durante las últimas dos temporadas.

Como ya muchos sabréis, a final de 2019 el equipo echa la persiana. Una verdadera lástima para el ciclismo, para los aficionados y, por supuesto, para todos los que hemos sido parte de este precioso proyecto.

El adiós del Euskadi Murias, sumado a la desaparición de varios equipos esta temporada, deja a muchos ciclistas con la incertidumbre del futuro pese a conseguir victorias y estar en podios.

Pero en el ciclismo no solo trabajan los que ganan.

Para que los corredores que todos conocemos estén en la lucha por la gloria, detrás los gregarios trabajan.

La mayoría de veces todavía sin cámaras, sin gloria.

Una labor fundamental para que sus líderes consigan sus objetivos.

 

Esta tarea hace que el palmarés que el gregario presenta para buscar nuevo equipo no muestre el sacrificio que se ha hecho durante toda la temporada.

Muchos de los compañeros ya tienen equipo para la próxima temporada, pero algunos aún estamos en la pelea para encontrar un hueco, tras este triste adiós.

Para los que no me conozcáis, en 2017 fui Campeón de España Élite.

Aquel año pude competir el Campeonato Nacional gracias a la Fundación Euskadi que me permitió despertar del mal sueño del Equipo Bolivia.

Esta victoria me permitió pasar a profesionales, sueño que había perseguido desde pequeño.

Una vez dado el salto de categoría, tenía claro que debía adoptar un rol dentro del ciclismo profesional.

Siempre he sido un amante del trabajo en equipo, y mis cualidades físicas para este deporte me han llevado durante estos dos años a ser uno de los gregarios del Euskadi-Murias.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Muchas han sido las ocasiones en las que he tenido que trabajar al frente del pelotón o filtrarme en escapadas, como en el GP Indurain o en Tro Bro León, labor que siempre me ha sido agradecida dentro del equipo y que he realizado con muchísimo gusto.

Pero el lado “oscuro” del gregario, es la falta de resultados.

La casa del ciclista en Calpe… 

Con tu labor ves hipotecados tus resultados personales por el bien del equipo, y eso, a la hora de buscar un equipo, lo complica todo.

Pero más allá de esto, ha sido un año duro, muy duro.

A principios de junio, en el Tour de Luxemburgo, tras hacer varias etapas en buena forma, sufrí una caída que me provocó un fuerte golpe en la rodilla.

 

 

Lo que no parecía nada serio derivó en un mes de reposo sin bicicleta… con lo que ello conlleva.

Tras superar este bache, volví a los entrenamientos con la ilusión de un juvenil, pero una anemia ferropénica se cruzó en mi camino en el mes de agosto, y claro, vuelta a empezar…

Sí, todo lo que podía salir mal este año me ha pasado. Prácticamente desde el mes de junio hasta septiembre me lo he pasado en blanco, sin poder apenas competir ni entrenar.

Y llegó septiembre y, ahora octubre, por suerte sin demasiados percances.

Me he centrado en disfrutar estas últimas carreras ya que pueden ser las últimas de mi carrera deportiva.

Mis ganas están intactas y mi ilusión es la de seguir siendo ciclista, un buen gregario, como creo que lo he sido hasta ahora.

Siento que aún tengo ciclismo en las piernas, fuerza de sobra para aportar por y para el equipo en una buena escuadra.

SQR – GORE

 

Pero para ello, confío en que esa oportunidad va a llegar, ya que los gregarios son el pegamento de los equipos, la pieza clave que ayuda a que otros ganen, a que el equipo gane.

En estos últimos coletazos solo me centro en disfrutar de esta última semana de competición, con la mítica París – Tours y París – Bourges, y disfrutar, disfrutar de cada kilómetro de cada carrera como si fuese el último.

Por Sergio Rodriguez

Euskadi Murias: sólo con corazón no se salvará

Euskadi Murias JoanSeguidor

Las noticias que surgen con el Euskadi Murias no suelen acabar en nada bueno

Hace menos de un año el ideólogo del Euskadi Murias, Jon Odrizola escribía una pieza en este mal anillado cuaderno que empezaba así…

«El año del Euskadi Murias ha sido de matrícula de honor,  y no lo digo sólo por los resultados deportivos, también por la actitud y como el equipo ha llegado a la gente.

Hemos demostrado que somos el equipo de la gente» 

En ese mismo texto, se hablaba de la posibilidad de ir al Tour de Francia, toma ya.

¿Qué ha pasado en este tiempo para que Euskadi Murias esté al límite de todo?

Leemos este artículo de Deia y se nos cae el alma al suelo.

Hace dos semanas brindaban en Madrid por la continuidad del equipo fosforito y ahora se dibuja el peor escenario con la salida de corredores clave a otros equipos, en especial la Fundación Euskadi que da el salto de categoría.

No hay mercado para dos equipos, está claro, pero perder algo así por el camino no creo que sea la mejor forma de progresar, por mucho que los naranjas den el paso…

Recuperamos aquella pieza al calor de la euforia de la victoria de Mikel Iturria en la Vuelta, la carrera donde los vascos estuvieron en casi todos los lados…

 

La jornada de Urdax en la Vuelta a España ha adquirido con sólo dos ediciones un carácter simbólico de lo que muchas veces pasa en la Vuelta, pero también en otras grandes.

Mientras por delante se desarrolla una guerra sin cuartel por el triunfo de etapa, en unos parajes que sólo con decir que son en el límite entre Navarra y Francia huelga cualquier comentario, en el grupo se conforman con el ritmo del equipo del líder y «se fuma», interesante esta expresión, una etapa que algunos dicen que tendría que tener más movimiento.

Sea como fuere la etapa de Urdax, entrando y saliendo del país vecino, este año adquiere una relevancia especial para el Euskadi Murias.

Primero porque es el segundo triunfo de etapa del equipo fosorito en dos Vueltas corridas.

Si lo de Oscar Rodríguez el año pasado fue un sueño, lo de Mikel Iturria roza lo irreal, porque no somos conscientes de la complejidad que entraña que equipos como el Euskadi Murias, o el Burgos BH ganen en medio de trasatlánticos del World Tour.

Cualquier diferencia que queramos imaginar entre unos y otros, creo que distaría mucho de la realidad.

Sólo hay que ver el papel de comparsas que en ocasiones tienen los equipos profesionales en el Tour, donde la calidad que concurre es mucho mejor que la de la Vuelta, de ahí quizá tantas e inesperadas victorias españolas, frente a los monstruos del World Tour.

Jon Odriozola siempre ha sido muy poético. 

Desde su tiempo de pro a cada vez que ha pasado a encabezar un proyecto como manager.

En Urdax, en medio de la emoción y asistentes a la agonía de Mikel Iturria, Jon Otriozola describió la victoria del Euskadi Murias desde «el corazón», porque todo en ese equipo tiene corazón.

Y no le niego la mayor, pero las noticias que surgen alrededor del Euskadi Murias son como e día de marmota, algo que ya hemos visto, algo que muchas veces ya sabemos cómo acaba.

El Euskadi Murias le ha dado libertad a sus corredores para negociar su futuro, sin condiciones, sin reproches.

No esperábamos este tétrico escenario en un día de celebración.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Y sin embargo, como decimos, el panorama no es alentador.

En esta entrevista, a partir del primer minuto, cuando le preguntan a Jon Odriozola por la situación del equipo su rostro se oscurece asegurando que está harto de hablar y de perder el tiempo.

 

 

Es la eterna cantinela del ciclismo vasco, como cuando Miguel Madariaga hablaba de palos en las ruedas sin citar ni concretar.

En el ciclismo vasco hay enemigos invisibles, vaporosos, todos hablan de ellos, nadie concreta.

Y así pasan los años, los tiempos, los proyectos, los chavales.

Aquí no sólo vale el corazón.

Es interesante recuperar este artículo de hace menos de un año sobre este tema…

 

SQR – GORE

 

Y es así, dos estructuras en una comunidad donde todos se conocen.

¿Tan complicado sería una colaboración entre la Fundación y lo que quede del Euskadi Murias, en caso de que no siga?

¿Qué lo impide?

¿Quién lo impide?

¿Dónde ha perdido tanto tiempo Jon Odriozola?

Alberto Contador presentó la nueva colección de invierno de Gobik 

En la Vuelta, las cuentas de Euskadi rebosan afición, se dicen la mejor del mundo, llenan y colapsan las subidas, a años luz de Andorra, por ejemplo, pero nadie capitaliza esa pasión, esa querencia por el ciclismo.

No pinta bien el futuro del Euskadi Murias y eso es lo que más entristece.

El ciclismo español que resultó de la anterior y brutal crisis económica tenía aquí un actor de los buenos.

Perderlo, es un paso atrás… lamentable. 

Foto: ©PHOTOGOMEZSPORT2019

Jon Odriozola: «Euskadi Murias es el equipo de la gente»

Euskadi-Murias JoanSeguidor

Mov_Gore

El Euskadi Murias ya es parte de la afición, nos cuenta Jon Odriozola

El año del Euskadi Murias ha sido de matrícula de honor,  y no lo digo sólo por los resultados deportivos, también por la actitud y como el equipo ha llegado a la gente.

Hemos demostrado que somos el equipo de la gente. 

Si miramos atrás y buscamos un momento clave lo encontramos en la Vuelta a Aragón.

En esa carrera nos quitamos el estigma de segundones.

Creo que ahí estuvo el punto de inflexión.

El gran salto del Eusdaki Murias: La Camperona, Oscar….

Aragón fue importante en el cambio de rumbo, pero nunca olvidaremos la victoria de Oscar en La Camperona.

Es que fue en la Vuelta a España.

Aquello fue ilusionante, emocionante e impactante

Un recuerdo para toda la vida.

Turquía -triunfo final de Edu Prades- fue el reflejo de cómo funciona este equipo y el colofón a la temporada.

Es una forma de trabajar con una palabra clave: equipo. 

Todos para uno y uno para todos.

Euskadi Murias en los corazones

Ya hemos conseguido este año entrar en el corazón del aficionado como en su día lo hizo Euskaltel.

Pero ahora necesitamos el apoyo de todos: administraciones y empresa privada.

Lo necesitamos pero es que además el Euskadi Murias es un proyecto se vende por sí solo: rendimiento deportivo, retorno de marca y el espíritu de hacer las cosas diferentes.

Hemos demostrado que David puede con Goliat.

Y el año que viene queremos seguir en la misma línea.

¿El Tour?

Claro que queremos ir al Tour, apostamos en hacerlo el año que viene, pero con los pies en el suelo nos damos tres años.

Así rinde la celeste de Movistar

Antes tendremos los cambios en normativa para 2020, pero sinceramente prefiero no pensar en eso.

Debemos centrarnos en este 2019 y a ver qué pasa entonces.

Por Jon Odriozola

En el ciclismo vasco, cada uno con su guerra

Ciclismo vasco JoanSeguidor

Mov_Gore

El ciclismo vasco está entre el verde del Murias y el naranja de la Fundación

A pocas fechas de que Jon Odriozola pidiera ayuda económica para consolidar su proyecto de equipo Euskadi-Murias y llegar a la división de honor del ciclismo, hemos conocido la noticia de que la entidad bancaria Laboral-Kutxa está interesada en patrocinar al equipo continental de la Fundación Euskadi.

Después de las profundas transformaciones que está sufriendo el ciclismo profesional, en un país pequeño, con una cantera cada día más escasa, hay gente empeñada en recorrer un camino imposible.

Mientras observamos con resignación que los mejores ciclistas del País Vasco defienden otros colores ante la impotencia de poder retenerles en un equipo de la casa.

Bkool Black Friday JoanSeguidor

Lo mejor del ciclismo vasco corre fuera de Euskadi

Da la impresión de que estamos asistiendo al eterno conflicto latente.

Un conflicto, deportivo decimos, que cada día asemeja más a la rivalidad en el fútbol, Athletic versus Real Sociedad, para llegar a la conclusión de estar sumidos en la mediocridad.

Dios me libre de hacer comparaciones, pero no me quiero imaginar dentro de un par de años en las faldas del Tourmalet a dos aficiones jaleando: la una a la Euskadi verde y la otra a la Euskadi naranja.

Menudo lío.

Laboral-Kutxa anuncia su interés por apoyar al proyecto de la Fundación Euskadi.Así veo yo el ciclismo vasco. Más o menos como otras muchas cosas en Euskadi.

Publicada por Agustín Ruiz Larringan en Miércoles, 21 de noviembre de 2018

Menos mal que los aficionados somos al ciclismo lo que los ciudadanos a la política y caminamos siempre por delante, mostrando mucha mayor sensatez.

Tanto es así, que veremos y animaremos a los corredores independientemente del color de su maillot y del idioma que hablen.

Es triste que se utilice nuestro deporte como un espectáculo donde se valora más la propaganda (política, comercial, etc.) que la competición ciclista en sí misma.

Evidentemente tanto la constructora Murias como la entidad Laboral-Kutxa como empresas privadas son muy libres de decidir el destino de sus inversiones en publicidad, sin embargo, a nadie se le escapa que detrás existen connotaciones políticas y rencillas provincianas.

Hace ya más de veinte años un amigo me hizo un acertado comentario: “En Euskadi siempre hemos preferido las cosas así. En lugar de ponernos de acuerdo en tener un aeropuerto bueno preferimos tener tres, aunque sean los tres malos”.

Todo esto llevado al ámbito político se traduce en una sonrisa socarrona cuando alguien me insinúa la viabilidad de un País Vasco independiente.

Me lo tomo a guasa.

Por Agustín Ruiz Larringan

 

 

 

Eduard Prades es como el cuento de la hormiguita

Eduard Prades JoanSeguidor

Mov_Gore

Para Eduard Prades cada año es mejor que el anterior y eso obliga a seguir creciendo

Los últimos kilómetros de la Vuelta a Turquía, arriba y abajo por Estambul, fueron también los últimos kilómetros de competición para el Euskadi-Murias y Eduard Prades.

Esos kilómetros merece la pena verlos, como oro en paño.

Sin Jon Odriozola dice que los suyos merecen mucho más, quizá sólo con mostrar esos kilómetros se cargue de razones.

Son los kilómetros previos a una llegada complicada, muy complicada.

Con loseta, revirada: ahí hay siempre un fosforito luchando por la posición, protegiendo a Eduard Prades.

Tras mil virajes, tras caídas, tras historias varias, Eduard Prades pudo con Jempy Drucker para saltar a primer puesto de la general por la pertinente bonificación.

DT-Swiss Junio-Agosto

Era la culminación de un triunfo World Tour por parte de un equipo profesional.

Hete aquí el tamaño de la hazaña…

? El periódico Deia dedica su portada a #GureTaldea➡ "Victoria WorldTour para Murias"✍ Eduard Prades pone brocche de oro a una temporada de kilates para el Euskadi-Murias con un título de primer nivel

Publicada por Euskadi – Murias en Lunes, 15 de octubre de 2018

Eduard Prades, siempre sumando

Cualquiera que haya seguido este mal anillado cuaderno sabe que Eduard Prades ha tenido espacio más de una vez.

Desde aquel corredor que hace unos años nos hablaba de lo duro que es un otoño para un ciclista que no tiene claro qué será de él, a éste que ahora está en titulares gruesos.

Eduard Prades es como ese ciclista que sufre, trepa y lucha en el último kilómetro de Estambul.

Un ciclista que es una hormiguita, que no hace caso a una realidad complicada, a los miles de males que atenazan este deporte para seguir adelante.

Y consigue sacar la cabeza.

Eduard Prades ha ganado dos vueltas por etapas, Noruega y Turquía, que ponen valor a sus logros, como la segunda plaza en el multitudinario Yorkshire que sólo le arrebata Greg Van Avermaet.

Eduard Prades cree que ha llegado el momento del salto a un World Tour.

Siempre sumando, siempre progresando, sacando la cabeza.

En invierno prueba Endura

Quiere un sitio entre esos a los que hostiga y gana de vez en cuando en las mejores carreras.

Si un World Tour ficha a Eduard Prades ficha un ciclista que es una hormiguita, que conoce el oficio desde la entraña y ha llegado a más alto a base de sumar, siempre sumar.

Sé que en Euskadi-Murias tiene su casa, pero es legítimo aspirar a más.

Si no fuera norma de la casa, no estaría donde está.

Imagen tomada de FB de Euskadi-Murias

El golpe en la mesa del Euskadi-Murias

Euskadi-Murias JoanSeguidor

Mov_Gore

Eduard Prades le da al Euskadi-Murias la primera vuelta World Tour en Turquía

Eran unos doce ciclistas en un pañuelo para la jornada de Estambul.

Una jornada de donde debía salir el ganador de la Vuelta a Turquía.

Y el Euskadi-Murias hizo su trabajo, como desde el principio, laborioso, casi orfebrería ciclista.

Este proyecto da un golpe encima de la mesa.

 

DT-Swiss Junio-Agosto

Y no son mimbres ni palabras ilusionantes en la boca de Jon Odriozola cuando divagaba hace años sobre el equipo que quería.

Hablaba de ese pequeño ciclismo que tanto nos gusta. 

Este domingo Jon Odriozola ha sido explícito

Con nuestra humildad, hemos sido capaces de conseguir en un año lo que Euskaltel-Euskadi en diez, con muchísimo trabajo y muchos menos recursos.

Hemos ganado a lo grande en la Vuelta España.

Hemos ganado una vuelta Hors Catégorie.

Hemos ganado una vuelta WorldTour.

Llevamos el nombre de Euskadi y representamos a toda Euskal Herria.

Si eso no lo ha entendido la gente que tiene que entenderlo, es hora de exigirles un reconocimiento y un apoyo a este proyecto.

Gracias a los cientos de mensajes de agradecimiento y a las marcas que nos apoyan.

Seguiremos llevando este proyecto a lo más alto pero, como siempre, necesitamos el apoyo de todos.

Eskerrik asko Euskadi-Murias talde osoari!”

Hay que estar muy convencido para hablar así.

Jon Odriozola supo de lo que hubo en Euskaltel, y también de lo que le ha costado llegar hasta aquí.

Porque el ciclismo en Euskadi, aunque parezca la panacea, encierra  no pocas rivalidades, egos e hijos de su madre y su padre.

Quizá fruto de ese caldo sentenciara la suerte del Euskaltel.

¿Quién debe ayudar al Euskadi-Murias?

En sus palabras Jon Odriozola, quiero entender que habla de las administraciones.

Espero, deseo, que no caigan en el error de siempre, porque fiarlo a lo púbico ya vemos como funciona.

¿Por qué administraciones vacas deben ayudar al ciclismo y no a otros deportes?

¿Por qué lo hicieron en su día con el Euskaltel?

Cambrils, en el mapa del ciclismo y los ciclistas

Por medio creo que hay muchas puertas que picar, dinero privado que sondear.

Sé que no es sencillo, pero tampoco lo es ganar una etapa en la Vuelta a España o la Vuelta a Turquía en la bellísima y revirada Estambul.

Una victoria, otra de nuestro apreciado Edu Prades, que habla de la tenacidad de este equipo que ha surgido con poco, pero crece y crece como si no tuviera techo.

Beñat Intxausti y Euskadi-Murias se necesitan mútuamente

Beñat Intxausti Murias JoanSeguidor

Mov_Gore

El fichaje de Beñat Intxausti por Euskadi- Murias es la lógica evolución de ambas partes

En la salida de Andorra, mientras felicitábamos a Jon Odriozola por la campaña que estaba realizando el equipo, Beñat Intxausti estaba «por ahí».

Lo cierto es que nos alegramos de la noticia que el equipo vasco acaba de hacer oficial: el fichaje de Beñat Intxausti por el Euskadi-Murias.

Para el corredor es una forma de poner fin a un periodo negro en el Team Sky, que empezó prometedor, dominando esa Vuelta a Valencia con Wouter Poels, aunque eclipsado por su mononucleosis.

Dos años en blanco es mucho, incluso para un equipo como el inglés que creo, desde fuera, se ha comportado de forma impecable con el corredor.

DT-Swiss Junio-Agosto

Beñat Intxausti vuelve a casa, muchos años después de dejar el Euskaltel como una estrella en ciernes.

Para el Euskadi-Murias tener a Beñat Intxausti es poner nombre y apellido a su salto de calidad.

Que el equipo de Jon Odriozola es otro respecto al de hace un año es un hecho.

Más allá incluso del triunfo de Oscar Rodríguez en La Camperona. 

Los verde fosforito ha realizando una completa campaña, muy seria, con los pies en el suelo, buenos resultados y nadando en clara desventaja frente a escuadras más potentes sobre el papel.

Que Beñat Intxausti apueste por ellos es un éxito de entrada.

El Euskadi-Murias se asegura un doble ganador de etapa en el Giro, entre otras muchas cosas.

No es cualquier cosa.

Esperemos que el nuevo ciclo siente bien a ambos.

Y que arroje titulares para Beñat lejanos a los últimos que nos dio, cuando con un tweet despachó tanta bilis.

Son cosas del directo.

Suerte para ambos.