El veredicto de los adoquines, Juan antonio Flecha

Al habla Juan Antonio Flecha, el hombre de ciclismo de Eurosport, que nos da algunas de las claves de la campaña de adoquines

Juan Antonio ¿Quién se lo habría dicho a Mathew Hayman?

Desde luego, quién lo hubiera dicho más saliendo de una lesión de brazo y habiendo corrido tan sólo Miguel Indurain y La Rioja. Tuvo una fractura en la Het Nieuwsblad y ha sabido mantener un estado de forma que entonces ya sería buenísimo. Lo que ha hecho no es algo tan raro, el año que yo fui cuarto en Roubaix me rompí la mano y necesité cirugía para fijarlo, incluso una semana después que él, pero mantuve el ritmo y pude llegar a Flandes en buenas condiciones

Tú coincidiste con él…

En Roubaix era la persona que debía estar cerca mío los años de Rabobank. Estaba siempre detrás por si tenía algún problema, o algún cambio de rueda. Recuerdo la Roubaix que perdí por un pinchazo en la zona anterior a Arenberg. Aquello le enfadó mucho porque él había cumplido su misión y otros no. No es usual ver gente tan desinteresada. Cuando salió la opción de irnos al Team Sky le animé a que me acompañara. Me ayudó mucho en la Het Nieuwsblad que gané, me dio la rueda de atrás, sin él no habría ganado

Por cierto qué Roubaix la de este año

Ha sido una carrera muy bonita, quizá la mejor de los últimos tiempos, con un grupo de hombres importantes que anticipa el ataque y lleva los favoritos a la contra toda la carrera. Cuando atacas como lo hizo Etixx el otro día, tienes que estar muy seguro de tus fuerzas porque no siempre sale bien. Sea como fuere creo que a un corredor que ha ganado cuatro veces Roubaix como Boonen no se le puede dejar ir aunque quede mucho para meta. Cuando un favorito ataca debe responder otro favorito

Parece que Boonen se nos va

No acabo de ver claro que deje el ciclismo. Ha estado ahí, muy cerca, y él ya ha declarado que una quinta Roubaix es su sueño

Cancellara también lo puede dejar ¿no te apena que se planteen dejarlo estando tan bien?

El año de tu retirada no tiene porque se un mal año. No obstante todos tienen su motivo y Cancellara tendrá el suyo, quizá no le llene como antes, o no quiera más sacrificios,… es muy subjetivo. Yo por ejemplo dejé el ciclismo porque me apetecía probar otras cosas en la vida, y varios años después puedo decir que lo estoy consiguiendo. A ello se unía, tengo que ser sincero, que mis objetivos en estas carreras cada vez estaban más lejanos

Eurosport-ParisRoubaix

Y Sagan ¿qué te ha parecido su primavera?

Excelente, ha ganado un monumento y le ha sumado la Gante-Wevelgem. Sagan fue un valiente en Flandes y nos ha dado una de las mejores ediciones de los tiempos recientes, y eso que no siempre es sencillo con ese circuito

¿Qué te parece el circuito de Flandes?

Que pierde la esencia de lo que es la carrera. Un monumento dando vueltas a un circuito, no lo acabo de ver, llámame clásico, pero así yo no recuerdo Flandes. Yo recuerdo el final del Muur y Bosberg… la generación que está ahora dentro de diez años podrá decir que para ellos Flandes es este recorrido porque es lo que han visto siempre, pero no es mi caso. No obstante el circuito es el que es, y lor organizadores que son los que tienen que rentabilidad la carrera saben qué tienen que hacer”

Volviendo de Sagan, es increíble el manejo que tiene de la bicicleta

Viene de BTT y eso es juega a su favor. Siempre ha tenido una gran destreza sobre la bici, otro en su lugar se hubiera caído con Cancellara en Roubaix, él pudo salvarlo de un salto. Pero en su caso no todo es técnica, hay que sumarle un estado de forma excepcional. En el pelotón hay gente con una técnica increíble, mira por ejemplo las cromos de Fabian, su forma de trazar, de entrar y salir en las curvas. Todo eso viene de base, desde pequeños, en mi caso lo logré en el velódromo, rodando mucho, cogiendo cadencia en el pedaleo y acostumbrándome a no usar los frenos cuando las cosas se ponen feas

Además Sagan tiene la enorme presión de ser el objetivo de muchos

No creo que sea diferente a la presión de otros grandes campeones, por ejemplo todo el mundo espera que Contador siempre esté delante o gane, como el gran campeón que es

Otro que sale reforzado de la primavera es Michal Kwiatkowski

Es que es campeón del mundo, es un todo terreno que es capaz de muchas cosas. Quizá su hándicap sea la escalada, pero todo se andará

Ahora vienen las Árdenas

Son cosas que no se pueden comparar. Carreras como Amstel o Lieja son excelentes y tienen mucho prestigio, pero como ellas ves muchas todo el año. En la Vuelta al País Vasco puedes ver una Lieja cada día. La gente aprecia Flandes y Roubaix porque no hay nada que se les parezca, son únicas

Por último ¿qué te ha parecido lo de Erviti?

Ha sido excepcional, pero en honor a a verdad yo nunca he oído a Erviti que quiera ganar Flandes o Roubaix, ni siquiera ahora que ha hecho top ten en ellas. Primero deberíamos preguntarle si quiere ganarlas. Está en un equipo con una cultura muy marcada. Yo recuerdo una presentación en Banesto que presentaba Perico. Me preguntó cuál era mi sueño ciclista y le respondí que Flandes y Roubaix. Se oyeron risas y me miraron extrañados. Erviti ha dicho que ya sabe que puede estar hasta el final en estas carreras

Imagen tomada de FB de París-Roubaix

Una crono que es una obra de arte

París-Roubaix de 1997

Cuando describo la tensión y calambres que recorre un ciclista en los momentos de frenesí deportivo, siempre recuerdo una imagen de la París-Roubaix de 1997. Llegaban los mejores al velódromo, era un grupo numeroso. En un momento Andrei Tchimil lo prueba.

El buen velocista francés Frédéric Moncassin salió a por él.  Estuvieron un trecho, no recuerdo cuánto, quizá algún kilómetro, separados por escasos metros en una invisible tela, un punto de no retorno que finalmente no se rompió

Las imágenes hablaban por sí solas, las caras deformadas, el torso inclinado, los gemelos rehundidos,… todo indicaba eso, que se estaban dejando la vida.

Una crono ciclista diferente

Hoy hemos visto una de esas cronos que marcan una época. Rara vez, por no decir nunca tuvimos la sensación que un mundial contrarreloj llegaba con dos o tres aspirantes del calibre de Fabian Cancellara, Tony Martin y Bradley Wiggins en buena forma.

Todos por separado habían dado muestras de la virtud que alcanzan sobre una cabra, sin embargo, juntos y revueltos no los habíamos visto muchas veces, pues por lo que fuere uno de los tres acababa por descorchar la crono desde los primeros instantes.

Pero en el trayecto de casi sesenta kilómetros entre Montecatini y Florencia apreciamos lo que puede ser calificado de crono perfecta, engrandecida incluso por la sutil remontada  de Brad Wiggins.

Está claro que, aunque no sea el año del inglés, la competición es un plus, y la Vuelta a España lo da, pero al parecer Gran Bretaña también, sin embargo un tipo como Wiggins, con todas las objeciones que le pongamos, hay que tenerlo muy en cuenta.

Pero de salida, materializando el duelo, estuvieron Zipi y Zape, dos corredores que se buscan, se tantean y se encuentran con una cabra entre las piernas. En la Vuelta a España Cancellara le arruinó una etapa y le ganó una crono a Martin.

El alemán, callado, tímido, cual silbido calló.

Martin es un superclase

un ciclista de una categoría atemporal, no bate la bicicleta, la acopla a su ser, redondea su perfil y talla una figura que, puesto que estamos en Florencia, inspiraría al propio Benvenuto Cellini, el hombre que dijo haber logrado la escultura perfecta (justo la de aquí abajo).

El Mundial contra el reloj cumple 19 años.

Recuerdo la primera edición, en la italiana isla de Sicilia, donde ganó un prohombre llamado Chris Boardman y asomó por el podio un pecoso  y juvenil Jan Ullrich.

Al año Miguel Indurain lograba nuestro triunfo más sentimental y a los cuatro Abraham Olano superaba a Melchor Mauri en Valkenburg. Desde entonces hemos visto ganar cuatro veces  a Cancellara y tres a Michael Rogers, las mismas que a Martin.

Buenos triunfos, qué duda cabe, pero alejados de la intensidad que visitió la performance de esta tarde. Cancellara y Martin, Martin y Cancellara, gracias por el momento, por la hora larga, de esfuerzo, entrega e incondicionalidad.

Sois grandes, y Wiggins, también, “of course”.

Mientras España vivía en la ignominia de culebrones y putiferios televisivos, habéis dado un espectáculo maestro, ni más ni menos que al nivel de los grandísimos nombres que soñaron Florencia y dieron la ciudad que hoy me perturba.

Paris-Roubaix pave, Cosas que hacen que sea tan deseada

Paris- roubaix

Paris-Roubaix pavé nadie puede dudar, que sea de todas a todas la prueba de una jornada del calendario más cotizada y anhelada por cualquier corredor ciclista que sienta en su fuero interno deseos de ser algo en el mundo de la bicicleta.

Donde Acaba la Paris-Roubaix

Su final tiene lugar no lejos de la frontera belga y cercana al conocido Paso de Calais. Cabe consignar que fue a partir del año 1968, cuando la mencionada competición cambió su itinerario en contraste de lo que fueron sus anteriores ediciones.

Posteriormente, al objeto de aligerar su excesivo kilometraje, la aludida competición tomó la decisión en el año 1977 de situar la línea de partida en la ciudad de Compiègne, situada a 65 kilómetros al norte de París, lugar de cierta fama por erigirse allí el fastuoso castillo de Luis XV, monumento nacional, así como lugar de residencia de los reyes de Francia y de los emperadores no menos conocidos, tales como Napoleón I y III.

Con el citado cambio de salida los organizadores lograron acortar el recorrido, que ha quedado en definitiva en los 253 kilómetros, la cifra oficial que nos marca la actualidad.

¿Quiénes fundaron la Paris-Roubaix?

Su creación nos hace retroceder al año 1896. Fue un tanto ingrata la labor emprendida por dos importantes empresarios pertenecientes al ramo textil, apelados Théo Vienne y Maurice Pérez. Éste último era originario de una familia española.

El Velódromo de la Paris-Roubaix

Se establecieron en las cercanías de la ciudad de Roubaix, que poseía un gran poder industrial y económico. Estos dos magnates influyeron decisivamente en la construcción e inauguración de un velódromo de 250 metros de cuerda, asentado en aquella población de identidad y tonalidades más bien grises, dominada por los casi constantes humos de las fábricas colindantes y sus neblinas que suelen ser acusadamente bien manifiestas, una característica puntual en aquella región norteña del país galo.

Le veló, el periódico influyente en la Paris-Roubaix

Aquellos dos aludidos entusiastas, impulsados a su vez por otro maestro en aquellas lides, un tal Paul Rousseau, quisieron a toda costa divulgar y enaltecer las excelencias del deporte ciclista, dándole incluso una necesaria difusión internacional para que llamara más la atención al gran público. Así se instauró esta prueba de tanto abolengo y prestigio mundial.

Les secundó en este gran proyecto el rotativo denominado “Le Vélo”, bajo el impulso del citado Paul Rousseau, otro apasionado de este deporte, que en cierta ocasión llegó a escribir un elogio a favor de la bicicleta de la que decía “que consideraba más que ser un elemento rodado al servicio del deporte, era un artilugio divulgador y benefactor social puesto a disposición de las gentes”. Esta era su imaginativa definición. La frase ha perdurado en todos los ámbitos como un símbolo a la esperanza. Eran unas épocas donde el Tour de Francia, aparecía entre los aficionados al ciclismo.

1

Es así como se puso en marcha la prueba en la fecha del 19 de abril de 1896, registrándose el triunfo de un tal Josef Fischer al cubrir la distancia de nada menos 300 kilómetros. El corredor germano tuvo una compensación económica que ascendió a 1.000 francos franceses. ¡Qué tiempos aquellos!. Pasaría toda la historia de Roubaix hasta volver a ver a un alemán ganar con Jonh Degenkolb.

Se comenzaba al Paris-Roubaix

Los organizadores divulgaron a los cuatro vientos que constituía la carrera ideal para afrontar con más garantías la clásica y ya asentada Burdeos-París. Inicialmente no pasó de ser un modesto reclamo para atraer a los ciclistas. Luego resultó que la fama y popularidad se la llevó de todas a todas la París-Roubaix, considerada como una carrera de visos difíciles y a la vez sumamente arriesgada, especialmente por tener que pisar los atletas del pedal los terribles adoquinados que se insertaban a trechos en su recorrido juzgado un tanto diabólico.

Los Adoquines de la Paris-Roubaix

Aparecían los célebres adoquinados que de manera intermitente atenazaban y atenazan a los valerosos y animosos concurrentes. Los tramos de este insólito obstáculo de piedras casi cuadráticas aparecen unas veinte y tantas veces -en la actualidad suman veintisiete-, un verdadero tormento, una verdadera pesadilla. Se puede afirmar hoy que aproximadamente una quinta parte del recorrido se sumerge en esta situación un tanto angustiosa. Ello supone, más o menos, el cubrir bajo esta pesadilla una longitud de aproximadamente 53 kilómetros que no apuntillan al descanso precisamente.

2

Promedios memorables de la Paris-roubaix

El primer vencedor, lo reiteramos, fue el alemán Jozef Fischer, en el año 1896, un ciclista bien conocido en aquellos tiempos. Registró un promedio casi inaudito de 30,162 kilómetros por hora. Su contrincante más directo fue el danés Charles Meyer, que llegaría a la meta con 25 minutos de retraso, mientras que el tercero, primer francés, fue Maurice Garin, otro ciclista de solera.

El holandés Peter Post es el que por ahora mantiene la mejor marca desde 1964

bajo una media de 45,129 kilómetros a la hora, una cifra que parece casi inaccesible. Cabe afirmar que en aquella jornada sopló de espalda un fuerte viento que hizo volar a los corredores, algo así como una mano invisible que se asomó a la contienda ciclista en son de ayuda. Anotamos que en la temporada 2013, el suizo Fabian Cancellara registró también una segunda buena marca: 44,190 kilómetros a la hora. Con todo, tarde o temprano, los récords caen con el paso de los años.

Es anécdota el comentar que esta prueba, quizá no se sepa, empezó por disputarse detrás de bicicletas entrenadoras, salvo en los años 1898, 1899 y 1900, en que los corredores eran protegidos cara al viento por sendos automóviles. Esta novedad, sin embargo, no perduró con esa clase de ayuda que diluía el verdadero sentido de una carrera de cierta envergadura.

Los españoles, una ambición truncada

Los representantes españoles, hay que hacer siquiera una mención, han quedado un tanto al margen, salvo las prestaciones logradas por el catalán Miguel Poblet, segundo en el año 1958 y tercero en 1960.

Juan Antonio Flecha y sus intentos de ganar la Paris-Roubaix

En tanto que Juan Antonio Flecha, de origen argentino pero catalán de adopción, hizo el tercero en la edición del año 2005; el cuarto, en el 2006; el segundo, en la temporada siguiente, y volvió a ser tercero en el año 2010, un mérito continuado que le fue muy familiar aunque no culminara su obstinada acción con la conquista de una corona como ganador, una ambición truncada en su vida deportiva.

Ciclistas que están en el candelero

El belga Roger de Vlaeminck consiguió cruzar la meta de Roubaix como ganador en cuatro ocasiones (1972-1974-1975-1977), un dato nada despreciable que ensalza a este fornido corredor que destacaba entre otras cosas por su gran envergadura.

Figura en paridad con él, su compatriota y bravo luchador Tom Boonen (2005-2008-2009-2012). En un escalón inferior, con tres victorias, nombramos a los belgas Gaston Rebry, Henri Van Looy, Eddy Merckx y Johan Musseeuw; al francés Octave Lapize, al italiano Francesco Moser y al suizo Fabian Cancellara.

Que naciones han ganado más la Paris-Roubaix

Por naciones es Bélgica la que sigue capitalizando el dominio en esta prueba, con 56 victorias.

Le siguen algo más tarde:

  • Francia 28
  • Italia 13
  • Países Bajos  6

Estadísticamente hablando, hubo un belga, Raymond Impanis, que posee hasta la fecha otra buena marca.

Participó parís-roubaix en esta clásica que nos ocupa nada menos en dieciséis ocasiones. Hay un holandés, llamado Servais Knaven, que ha conseguido alinearse en la línea de salida quince veces. Lo curioso del caso es que tanto uno como otro, los dos mencionados, solamente han podido adornar su historial con una sola victoria en esta prueba de tan alto prestigio internacional. Son datos éstos, los escritos aquí, que perduran en nuestras memorias.

Por Gerardo Fuster

INFO

1

Hoy os hablamos de los patrocinios de Endura

Endura es el patrocinador de ropa del equipo # 1 del ranking en el World Tour, el Movistar Team. Endura provee la ropa de alto rendimiento a Movistar Team y es el proveedor oficial de ropa de Movistar Team para el consumidor final.

Está trabajando con Movistar Team en el desarrollo de la ropa de alto rendimiento utilizada por sus ciclistas siendo producida en la propia planta de producción de Endura en Livingston, Escocia. www.movistarteam.com

Patrocinador oficial de la ropa ciclista de equipo Betch.nl Superior MTB Racing. El equipo es dirigido por Bart Brentjens, el primer ganador de la medalla de oro olímpica en la historia del ciclismo de montaña XC como disciplina olímpica en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996.

El freerider británico y poseedor del récord mundial en dirt Chris Smith monta con Endura – echa un vistazo a sus últimos vídeos en la sección de blogs de Endura.

Patrocinados por ENDURA:

La expansión de Endura en el triatlón con los trajes velocidad y ropa de entrenamiento provee a triatletas con una larga trayectoria profesional como:

  • Rachel Joyce (tres veces 70,3 campeón Ironman, el tres veces campeón del Ironman
  • Desafío Roth ganador y múltiple top 5 finisher en el Campeonato del Mundo de Ironman)
  • Tim Don (múltiple Ironman 70.3 y campeón Ironman)
  • Luke McKenzie (Campeón Ironman seis veces y subcampeón en el 2013 del Ironman World Championship
  • Beth Gerdes (consagrada triatleta  y súper mamá)
  • Iván Raña (el tres veces olímpico, campeón del mundo de la UIT y el dos veces campeón del Ironman)
  • Nils Frommhold (Campeón Ironman dos veces y múltiple top 5 finisher Ironman)

Podéis ver más información en:

http://www.bartbrentjensofficial.com/

www.racheljoyce.org

www.timdon.com

 www.bethgerdes.com

 www.ivanraña.es

 http://nils-frommhold.de/

¿Quién tiene los huevos de Andrei Tchmil?

Andrei Tchmil JoanSeguidor

Hace veinte años los cocos de las grandes turbas de primavera respondían a los apellidos de Bugno, Museeuw, Baldato, Ballerini, Furlan, Capiot, Van Hooydonck, Ludwig, Duclos Lasalle, Yates, Willems,… y Tchimil, Andrei Tchimil, el ciclista con más nacionales del que nunca hemos sabido pues nació ruso, vivió en Moldavia, fue ciudadano ucranio e incluso juró los colores de Bélgica.

En 1994 Tchmil protagonizó el ataque más espectacular de cuantos se vieron en Roubaix, incluso hasta hoy.

Gravel Ride SQR – 300×250

A más de sesenta kilómetros, sesenta, un enlodado ciclista de rojo y negro, confundido por la vorágine de porquería que surcaba su estela surgió de en medio del pelotón cual alma que lleva el diablo.

Pirinexus 300×250

De esa empresa loca pudo dar fe Johan Museeuw, el mejor especialista de ese tiempo, que se fue tras el alocado ciclista, entonces  moldavo, para mantenerlo cien metros durante un tramo, el suficiente para meterse en un nuevo tramo de pavé y reventar al león flamenco.

Tchimil, endiablado, tercero pocos días antes frente al majestuoso sprint de Bugno, subió y rebasó bordillos con la justificada fe de que en ello le iban segundos a la postre decisivos. Sesenta kilómetros después de tamaña apuesta, Tchimil sacudía el rostro, pecho y brazos sabiéndose ganador tras mantener una distancia bulímica de un minuto durante tan penoso tránsito ante el azote de Baldato y Ballerini.

Hace dos años Tom Boonen protagonizó su mejor Roubaix, asaltando el poder de su cuarto éxito a menos de sesenta para meta, pero con una generalizada sensación de incomparecencia por parte de los rivales que poco o nada pudieron hacer para enjuagar el poder del ciclista nato en las pedanías de Amberes.

De los grandes pasos a Roubaix sólo el Carrefour de l´ Arbre es realmente decisivo. En 2005 Juan Antonio Flecha reventó el grupo para irse con Boonen, ganador a la postre, y George Hincapie. Al año Fabian Cancellara cuajó aquí el triunfo y en 2011 lo cimentó Johan Van Summeren.

Ataques de largo radio son muy complicados en estos parajes de sabor napoleónico. A la confianza en uno mismo se le debe sumar un conocimiento casi introspectivo de los rivales y una capacidad para sufrir el dolor de piernas y el colapso de los pulmones fuera de norma.

18 de mayo, tienes un desafío por Guadarrama

Por eso Franco Ballerini (1998), Cancellara (2010) y Museeuw (2002) son los únicos de tiempos cercanos que rompieron el grupo más allá de los cuarenta kilómetros.

Sin embargo, y a pesar de lo apuntado, sacar fuerzas cerca de Roubaix es sumamente complicado como lo demuestra el hecho de que sólo un super Peter Van Petegem en 2003 y Servais Knaven en 2001 hayan burlado el control cerca del velódromo.

Con Knaven se da la circunstancia de que la suya fue la victoria más legendaria de todas las que hemos contado, pues sólo un hilo de la gorra permitió leer el emblema de su equipo para reconocerle en medio de una mascarilla de barro que le impedía ser reconocido.

SQR – GORE

Veinte años pasaron de Tchmil. Veinte años de aventuras y peores desenlaces en el infierno. Veremos si alguien quieren emular a este ciclista único, garante de tres monumentos y que plasma a la perfección ese temple ruso, hecho de una pasta y resistencia que no acercamos a dimensionar.

Foto tomada de www.capovelo.com

LDB_Berria 1024×140

¿Se puede sobrevivir a Fabian Cancellara?

Trek Roubaix Fabian Cancellara JoanSeguidor

Estructura, calidad y talento en el Trek para el difícil relevo de Fabian Cancellara

Gravel Ride SQR – 300×250

No hace tanto cuando llegaba la primavera nos hacíamos la pregunta de ¿Papá o mamá? que en ciclismo era como preguntarse

¿Tom Boonen o Fabian Cancellara?

De esta guisa, con ellos dos como epicentro de todo, buscándose como el gato y ratón, transcurrieron primaveras memorables que vistas hoy no nos dieron tantos duelos directos entre los dos astros.

Cuando no era uno, era el otro, Boonen y Cancellara hicieron un palmarés monumental coincidiendo en el ciclo, en la época, pero no siempre en el lugar y el día.

LDB_Berria 1024×140

Y así vemos que mientras el maestro Lefevere sigue adelante sin Tom Boonen, ganado y amasando palmarés, ahora con el Deceunick, el Trek busca alguien que llene el hueco de Fabian Cancellara.

Y no es sencillo rellenar el sitio que dejó el tres veces ganador de Flandes y Roubaix, más un memorable, y poco recordado, porque queda lejísimos en el tiempo, triunfo en San Remo.

Pirinexus 300×250

En el Trek predomina la cultura de las dos estructuras, la de grandes vueltas conviviendo con la de clásicas y en esa convivencia el equipo tiene exigencia en toda carrera donde pone el pie.

El bloque de clásicas del Trek es, si se nos permite, y por nombre un top cinco perfectamente, y no sería descabellado pensar en el top tres.

Sólo le superan los azules, intratables en estos terrenos, y posiblemente Mitchelton y Sky.

 

En el Trek hay ciclistas que despiertan nuestra admiración, como John Degenkolb quien tres años después es un corredor top aunque arrastrando las secuelas de ese maldito atropello en Levante hace tres años.

Degenkolb no se estrenará hasta Harelbeke aunque antes ya han habido clásicas que no han dejado buen sabor de boca en el equipo.

SQR – GORE

 

Cambrils Square Agosto

Leemos que hasta los corredores han debido disculparse por los resultados.

Y no tienen malos caballos, con Jasper Stuyven en la eterna necesidad que puede dar algo más que esos triunfos preñados de clase en la Kuurne.

Stuyven tiene aún 26 años, aunque llevemos viéndole en cabeza desde hace varias temporadas y lo consideramos uno de los corredores más elegantes del pelotón.

Al nivel de pocos, muy pocos, Keisse, entre otros.

Pero en medio de Van Avermaet, Sagan o Terpstra parece un elemento del paisaje.

Si el espíritu de Fabian Cancellara ha anidado en Trek, Stuyven debería dar el paso adelante y actuar sin complejos.

Más joven es Mads Pedersen, de quien hablamos en la previa de la Het Niuewsblad.

Roberto Heras es el artista invitado en el Campus Melcior Mauri

Pedersen por edad no ha coincidido con Fabian Canellara, pero sabrá largamente del suizo.

Y sabrá también que esta jauría no se puede hacer nada sin riesgo ni guerra al miedo de fracaso.

Trek tiene corredores, medios y un plan a medio plazo para consolidar el equipo, pero es en ciclos como estos, la primavera, donde se mide la solidez de la apuesta y el fantasma de Fabian debe servir para crecer, en positivo.

Gore Wear & Zwift: Entrenar con Fabian Cancellara es posible

Ya está disponible el programa de entrenamiento virtual de Gore Wear con Zwift para tener el cuerpo a punto en las primeras jornadas de la inminente primavera.

Son series programadas por Fabian Cancellara y tienen una duración de unas cuatro semanas.

Cada martes a las siete y media de la tarde…

El objetivo no es sólo afinar el semblante, también se podrá interactuar con la leyenda suiza, campeón del mundo y olímpico, etapas en las grandes y Flandes & Roubaix colgando de su vitrina.

Incluso en el último de los entrenos se podrá competir con Fabian Cancellara.

En cada sesión del programa GORE® Wear ZWIFT Group Workout, se sortearán dos culotes entre los participantes.

Si queréis saber más… 

Gore C7 Vent Bib Shorts+6 JoanSeguidor

El culote de las sesiones indoor

«Según mi experiencia, el mejor culote es el que apenas notas que llevas puesto. Así es el culote con tirantes C7 Vent+. Su excelente ventilación lo convierte en la prenda ideal para llevar en los días húmedos y calurosos del verano

Relata Fabian Cancellara..

Así el nuevo culote con tirantes GORE® C7 presenta un nuevo concepto de diseño, ideal tanto para las salidas largas como para las duras sesiones de entrenamiento indoor.

Este concepto de diseño, denominado «arquitectura central del torso», mantiene la badana en su sitio para asegurar un máximo confort.

Cuando realizas una salida con los amigos o te preparas para un ataque en medio de una carrera, no hay nada peor a que la badana se mueva, puesto que se trata del punto de contacto entre el sillín y los isquiones.

Si te mantienes inmóvil sobre el sillín y siempre en la misma postura, la posición central del torso no varía, pero cambia en cuanto te incorporas para realizar un sprint, desplazas el cuerpo lateralmente para trazar una curva cerrada o pedaleas de forma irregular para aproximarte a la cabeza del pelotón. Si la badana se desplaza, pedalear puede resultar muy incómodo y puede acabar arruinando la salida o la carrera.

La “arquitectura central del torso” es un nuevo concepto de diseño para los culotes con tirantes que se centra en la badana. En el diseño de los culotes convencionales, primero se diseña la estructura del pantalón y, a continuación, se le cose la badana.

Esto significa que, en la posición recta sobre el sillín, los tirantes ejercen una tensión multidireccional sobre la badana -que tiene una elasticidad limitada-, y sobre el tejido elástico del resto de la prenda. Sin embargo, el enfoque de la «arquitectura central del torso» es distinto, puesto que el diseño gira en torno a la badana y a su conexión con el cuerpo y el culote. Con este nuevo diseño, la badana permanece en la posición idónea para proporcionar una conexión estable entre el usuario y la bicicleta.

La colección consta de tres culotes con tirantes para usos específicos, con materiales, badanas y diseños adaptados a los diferentes niveles de uso.

Gore C7 Vent Bib Shorts+_6 JoanSeguidor

  • Culote con tirantes C7 Race+ para los ciclistas más competitivos.
  • Culote con tirantes C7 Long Distance+ para los ciclistas que pasan largas jornadas en bicicleta.
  • Culote con tirantes C7 Vent+ para resistir el calor y la humedad del verano. 

Ventilación perfecta: el culote con tirantes GORE® C7 Vent+ y el maillot GORE® C7 

Gracias a su excelente capacidad para evacuar el calor y la humedad, su fino tejido de secado rápido ofrece un tacto fresco sobre la piel.

Además, es un tejido opaco y no abrasivo.

Las ventilaciones en zonas estratégicas potencian la sensación de frescor, incluso cuando aumenta el ritmo de pedaleo.

Finalmente, la exclusiva badana Expert Vent aporta la mejor combinación de comodidad y ventilación en los días más calurosos gracias al uso de una espuma de celdas abiertas resistente a la presión que cubre toda la superficie.

Esta espuma apenas absorbe humedad y se seca en seguida.

Este culote combina a la perfección con el maillot C7 Race

El diseño moderno de este maillot es idóneo tanto para competir como para entrenamientos de alta intensidad o largas salidas en verano.

La mezcla de tejidos transpirables de este maillot ligero y aerodinámico favorece la evacuación del sudor.

Las mangas ligeramente más largas ofrecen un look muy actual y el ajuste se adapta a la perfección a la posición de sprint.

 

 

Tom Boonen “on ice”, La temporada ciclista

La temporada ciclista

Tom Boonen, la temporada ciclista 2014 ya es un hecho. En un ciclismo empobrecido por la obvia crisis, en un momento de ruptura, donde los ricos son más ricos y los pobres poco menos que vetados a competir en las mejores carreras,

las campañas arrancan ya en enero –no con la Marsellesa y Mallorca como hace cuatro días- desde lugares tan dispares en el globo como Australia y San Luis, en Argentina.

Enlace permanente de imagen incrustada

 

En esta última el Omega Pharma se ha traído a uno de los ciclistas más lagunares, aunque genial, de nuestros tiempos. Lejos del frío europeo, Tom Boonen pone los pinreles en hielo atosigado por el calor del corazón argentino.

La primera jornada del Tour de San Luis significó una nueva apertura de curso de este indescifrable ciclista que alterna temporadas históricas con periodos de completo anonimato.

Tom Boonen

El año pasado Tom Boonen fue un silbido, un soplo de aire, efímero y transparente. No se le vio, la foto que define su temporada es la de Flandes rebozado en el suelo sin opción a defender su corona.

Le recuerdo temporadas similares. Años en los que Fabian Cancellara le eclipsó hasta la desesperación de cometer errores bíblicos como aquel ataque, también Flandes, que arrastró al suizo hasta la vanguardia de carrera, que ocupaba su entonces compañero Sylvain Chavanel.

 

Boonen es uno de los mejores ciclistas de clásicas de la historia y por ende el mejor ahora mismo,

de entre los que están en activo.

Hijo de los tiempos de la súper especialización, el famoso ciclista rueda como los ángeles sobre los adoquines. Tal perfección le han valido siete monumentos entre Flandes y Roubaix más la amalgama de semiclásicas que completan el calendario adoquinado:

Harelbeke cinco veces, Wevelgem, tres, Kuurne, dos, A Través de Flandes, una,…

Ahora Boonen tiene mucho trabajo acumulado. No puede ser que la suerte le venga y le abandone de forma intermitente. A pesar de su ausencia el Omega Pharma fue el único equipo que se pudo medir con Team Sky el año pasado.

Alrededor suyo Boonen tiene excelentes piezas que le descargan de presión.

Rigoberto Uran

La llegada de Rigoberto Uran ha abierto las puertas de las grandes vueltas al equipo, aunque poco a poco, pues el colombiano se centra en el Giro –algo que podría haber tenido ya en Sky- porque el Tour, el Tour, es cosa de Mark Cavendish y su pandilla de intimidadores de la velocidad.

Pero el puzle necesita de la pieza de Tom Boonen. Una pieza informe y enigmática. Elegante y versátil, liviano sobre los pedruscos, necesita sentirse ciclista pronto, Boonen lo ha hecho bien esas temporadas en las que ya encontró fortuna en Qatar, sí en los albores de la temporada.

Mientras se entona en Argentina pensamos en qué quedó de este ciclista que llama a las puertas de los 34 años y que mucho tiene que ver con ese prodigio que irrumpió hace doce años sembrando la discordia entre el US Postal y el Quick Step, el equipo de su vida.

Las entrañas de París-Roubaix (y 2)

París-Roubaix

París-roubaix,  el primer vencedor en Roubaix, lo reiteramos, fue el alemán Jozef Fischer, un ciclista bien conocido en aquellos tiempos. Registró un promedio casi inaudito de 30,162 kilómetros por hora. El holandés Peter Post fue hasta fechas recientes el que poseía  la mejor marca desde 1964, bajo una media de 45,129 kilómetros a la hora, una cifra que parecía inaccesible.

Cabe afirmar que en aquella jornada sopló de espalda un fuerte viento que hizo volar a los corredores, algo así como una mano invisible que asomó durante la contienda. Con todo, tarde o temprano, los récords caen a pesar hay marcas que se resisten.

Los Inicios de la París-Roubaix

Al cabo de medio siglo, en el año 2014 y en su 112ª edición, una larga historia, el holandés Niki Terpstra cubrió los 256 kilómetros de recorrido bajo un promedio extraordinario que superó todas las expectativas. La marca quedó registrada al alcanzar un promedio de 45,490 kilómetros a la hora, una gesta a todas luces memorable, una gesta de oro que no podemos olvidar en esa edición de la París-Roubaix.

Esta competición de la Paris-Roubaix, quizá no se sepa, empezó por disputarse detrás de bicicletas entrenadoras, salvo en los años 1898, 1899 y 1900, en que los corredores eran protegidos cara al viento por sendos automóviles. A partir del 2010 se suprimió esa ayuda complementaria. Así se comenta en las crónicas de aquella época en que el ciclismo empezaba a ser un deporte rudo pero muy popular entre las gentes.

Los españoles, una ambición incompleta

Los representantes españoles en la París-Roubaix, hay que hacer mención, han quedado un tanto al margen, salvo las prestaciones logradas por el catalán Miguel Poblet, segundo en el año 1958 y tercero en 1960.

Mientras que Juan Antonio Flecha, de origen argentino pero catalán de adopción, hizo el tercero en la edición del año 2005; el cuarto, en el 2006, el segundo, en la temporada siguiente, y volvió a ser tercero en el año 2010, un podio que le fue muy familiar aunque no culminara su poderosa acción con la conquista siquiera de una la corona como vencedor, una ambición truncada.

Ciclistas que están en el candelero      

El belga Roger de Vlaeminck consiguió cruzar la meta de Roubaix como ganador en cuatro ocasiones (1972-1974-1975-1977), un dato nada despreciable que ensalza a este duro corredor que destacaba entre otras cosas por su gran envergadura. Figura en paridad con él, su compatriota y bravo luchador Tom Boonen (2005-2008-2009-2012).

En un escalón inferior, con tres victorias de la París-Roubaix, debemos nombrar con distinción a los belgas Gaston Rebry, Henri Van Looy, Eddy Merckx y Johan Musseeuw; al francés Octave Lapide, al italiano Francesco Moser y al suizo Fabian Cancellara. Por naciones es Bélgica la que sigue capitalizando el dominio en esta prueba, con 56 victorias. Le siguen tras la estela algo más tarde: Francia, con 28, e Italia, con 13.

Las Estadísticas de la París-Roubaix

Estadísticamente hablando, hubo un belga, Raymond Impanis, que posee hasta la fecha otra buena marca en la edicion de la París-Roubaix. Participó en esta clásica que nos ocupa nada menos en  dieciséis ocasiones. Hay un holandés, llamado Servais Knaeven, que acaba de concurrir  en esta última edición y que se hizo también notar en su primera parte. Tal corredor ha conseguido alinearse quince veces en la citada prueba. Lo curioso del caso es que tanto uno como otro, solamente han podido adornar su historial con una sola victoria en esta prueba de tan alto prestigio internacional. Son datos que perduran en nuestras memorias.

Por  Gerardo  Fuster

Imagen tomada de www.bikerumor.com

INFO

Y si para viajar quieres olvidarte de las maletas e indeseables bultos… 

1

Para poder transportar correctamente tu bicicleta con el embalaje NACEX BICIBOX, debemos tener en cuenta lo siguiente

– Girar y desmontar el manillar

– Desmontar los pedales y ruedas (una o las dos dependiendo del tamaño)

– Se deben proteger los elementos sensibles (cuadro, tijas) y aquellos que queden desmontados con papel burbuja o similar

– Introducir en la caja cuidadosamente evitando golpes y arañazos

– Transportar siempre en posición vertical