Los imprescindibles de 2014

La rueda no para y el límite anual no hace más que arrancar una etapa que no es nueva, sólo continuación del inconcluso capítulo titulado 2013. Estas son, como hace un año y a mi juicio, las coordenadas de nuevo año ciclista.

  1. Sven Nys también tiene el maleficio del arco iris, en una temporada rara para el astro belga en la que quizá acabe realizando una campaña inversa a la de otras ocasiones, discreta presencia durante la temporada y explosión final en el Mundial donde defiende laureles frente a una concurrencia que ha dejado de ser exclusivamente belga.
  2. Pendientes de Fernando Alonso. En una temporada de mínimos para el pelotón español, al margen de la actualidad que rodee al único equipo WT, el Movistar, y al Caja Rural, el diseño del FACT, las siglas del equipo auspiciado por el piloto asturiano, será objeto de conjeturas y rumores. Suenan nombres rimbombantes sin los  que el proyecto carecería de recorrido una vez se sabe que el máximo nivel le cierra las puertas.
  3. El punto de inflexión del ciclismo español. Un día se vio que el número de carreras empezó a decrecer. Luego el contagio pasó a los equipos. Ahora llegan síntomas de que el buen momento de los ciclistas españoles toca a su fin por la lógica de la edad. Queda por ver si las mejoras en algunas carreras, la creación del equipo de Alonso y algún posible proyecto más acaben por revivir un pelotón ciertamente envejecido en el que miradas no faltarán sobre Contador y Purito, quien por tercer año defiende un número uno en la UCI.
  4. Y hablando de ciclismo español, la pista volverá a estar bajo la lupa por como con tan pingües medios se pueden coronar tan excelsos resultados. Esperemos que la labor de corredores como David Muntaner, Albert Torres, Eloy Teruel, Leire Olaberria, las velocistas Tania Calvo y Helena Casas tenga un poco más de respaldo en el año que marca el ecuador de la olimpiada de Río.
  5. El duelo de la primavera se llama Sagan vs Cancellara. El primero pica a la puerta de los dominios del segundo. Con la expectativa de la suerte que corra Tom Boonen, el periodo primaveral se postula apasionante. Arrancará con la Eroica y tendrá varias estaciones con San Remo y Flandes como grandes atractivos.
  6. El Giro de Italia tiene muchos y comprometidos  pretendientes. Aunque el vigente ganador, Vincenzo Nibali beba los vientos por el Tour, el cartel de la carrera rosa es impresionante y además poblado por ciclistas que no acostumbran ir a rodar o preparar otras citas. Porte, Nairo Quintana, Purito, Evans,…
  7. La excelencia del Team Sky está por ver. El éxito del equipo de cabecera no pasa por el Tour, a donde acuden con las certezas que te dan ganar las dos últimas ediciones. Su perfección pasa por el Giro, por la Vuelta, y sobre todo por las clásicas donde su maillot ha estado ajeno  a los grandes podios.
  8. El Tour está en las piernas y la cabeza de Chris Froome. Una cosa es obvia, si el inglés rueda como en 2013 poco habrá que hacer, sin embargo caben los matices, las complicaciones propias del oficio y los calientes de un ciclista que no siempre corre como debiera.
  9. Mark Cavendish en cuestión. El velocista más laureado no ha tenido trago sencillo en el Tour de Francia, esa carrera en la que si no gana cinco etapas no acaba satisfecho. Marcel Kittel le rompió la racha y abrió de forma clara el abanico de la velocidad. Cavendish se mostró abordable y eso da alas a muchos.
  10. Grandes contra pequeños. Seguirá el ciclismo de dos velocidades como es lógico aunque por fortuna la cantidad de dinero en la cuenta no es la clave, miren los resultados de Argos contrastados con los de BMC para creer en el trabajo bien hecho.
  11. Las incertidumbres de un Mundial en Ponferrada. Pocas veces una cita del tamaño de un Campeonato del Mundo ha tenido tantos interrogantes sobre su viabilidad y celebración. Aunque todo sigue su curso, las sorpresas no se descartan y esperemos que la cita que bautizaron los tres campeones del mundo españoles –Freire, Astarloa y Olano- cumpla el guión.

PD Nuestros amigos de La Biciteca nos sugieren un título en boga, el de Ocaña, obra de Carlos Arribas y editado por Cultura Ciclista. Es la historia, la montaña  rusa de uno de los ciclistas más atormentados de la historia.

Foto tomada de cyclingtips.com.au

Ahora mismo el proyecto de Fernando Alonso no es nada

Cuando se barruntó un principio de acuerdo entre Fernando Alonso y los gestores del Euskaltel, el cava poco menos que corrió por los pasillos del ciclismo español. La complejidad de operación, las diferencias de pareceres, los problemas que podrían surgir,… nada parecía importar. Se hablaba de principio de acuerdo no de adquisición. Unos entendían lo primero, la inmensa mayoría dio por hecho lo segundo.

Pero pasaron los días y aquellos problemillas fueron obstáculos insalvables, tanto que ninguna de las partes en la mesa admitió abiertamente cuáles eran los verdaderos motivos. Se dijo que Fernando Alonso se había desilusionado de lo que vio en las tripas del ciclismo. Esa desazón le invadió a las tres semanas de haberse interesado por el mismo, qué no le invadirá en las más de 52 que le faltan para plasmar su proyecto.

Aunque en el entorno de Fernando Alonso ya trabajan a satisfacción, así consta con el nombre del proyecto, Fernando Alonso Cycling Team o FACT, e incluso se hablan de patrocinios cerrados y corredores sondeados, lo dicho “se habla”, las trabas que en su día arruinaron su pacto con Euskaltel aparecen en el horizonte.

No son las mismas trabas, son nuevas con diferente forma y ropaje disimulado. La UCI anda envuelta en un cambio gradual que debe culminar en un calendario y sistema de equipos diferentes en 2020, estos cambios obedecen a una racionalización del deporte ciclista que se veía con excesivas carreras y frentes para plantillas no siempre ajustadas a la exigencia. Gustará o no, es más, nos gustará más o menos al ciclismo español esa propuesta de cambios, pero es lo que hay.

A Fernando Alonso le harían pasar por la segunda división del ciclismo si quiere optar a la primera. Lo que en otros deportes se consideraría un mero formulismo, pues la entrada de una persona del tamaño mediático del asturiano significaría ponerle la alfombra, en ciclismo es una inseguridad total, pues en esa segunda división no tienes acceso seguro a las grandes citas.

La situación se complica un poco más cuando Oleg Tinkov también anuncia equipo ciclista para 2015, que debe ser el año que los mayas marcaron para el renacer del ciclismo profesional sin reparar que en la campaña próxima muchos ciclistas están cerca de dejar la bicicleta, cuando no lo han hecho ya. Es por ello muy curioso que al vilipendiado Tinkov se le tome la palabra como cierta ahora, justo después de sus coqueteos de nuevo rico con este deporte y los numerosos escepticismos que despierta. En todo caso si es verdad que Tinkov tiene un pastizal para el ciclismo que lo traiga y genere titulares. Otra cosa es la seriedad que inspira.

Con todo, el primaveral y fecundo 2015 nos queda lejos muy lejos y aunque en el equipo de Alonso digan que en el próximo Tour de Francia aprovecharán para dar detalles del equipo, es plausible que los problemas acaben arruinado el sueño de tener un segundo equipo español en la elite. Porque esa es otra, se supone que será español porque su mecenas es español, pero Italia es semillero de nuevas y noticias relacionadas con el equipo como no ocurre con la prensa española.

Veremos. Ésta y otras muchas cosas que aparecen por el camino suponen un terco y duro camino para quienes tiene la ilusión de ver al piloto totalmente involucrado en el ciclismo.

Foto tomada de www.motor.es