Tour: El arte de putear al Quick Step

Quick Step - JoanSeguidor

El dominio de Quick Step despierta los más bajos instintos de los rivales.

A saber, si hacéis cuentas rápidas, sale claro.

Ahora mismo si Fernando Gaviria no se cae el domingo y si Quick Step no le espera en la crono por equipos, el equipo azul podría llevar el 100% de etapas ganadas en este arranque de Tour de Francia.

Como casi siempre, estas proyecciones son arriesgadas, pero no dejan de ser el reflejo del dominio de la escena del equipo de Patrick Lefevere.

Quick Step firma récords que difícilmente podrá repetir

Tim De Clerq llevó el peso.

Cuando parecía que los escapados llegaba, cuando Bora, Katusha, Lotto y Dimension Data merodeaban la cabeza, pero sin tomarla Niki Terpstra recriminó la falta de ayuda.

Hubo una imagen de todos a la expectativa con un azul al comando que fue impagable.

Luego Max Richeze lanzó a Gaviria, cuya rueda siguió sin fortuna Sagan.

Ya sabéis Sagan se reconoce en Gaviria.

Y ganó el colombiano, un colombiano que es agua, que llenará los huecos a los que su fecundo ciclismo, el de históricos escarabajos, no pudo llegar.

«No recibimos ayuda de ningún equipo para evitar la escapada, pero tenemos ganas de ganar»

Dijo Gaviria, dos de tres posibles

«Decir que no veníamos preparados para esto, sería mentir»

Acabó por añadir.

Mov_Gore

El tridente de Quick Step para las encerronas bretonas

Y mientras Gaviria y su entorno van amasando, el Quick Step tiene en recámara un trío que para trago bretón suena a gloria: Jungels, Alaphilippe y Gilbert.

Esta es la realidad de los azules, y en el Tour también se impone.

Esta es la realidad que impone «putear» al Quick Step, a quien prestarles ayuda sería ponérselo excesivamente fácil.

Además no han sido pocas las veces que Quick Step ha cedido los galones y aparecido para recoger los frutos.

Viviani en el Giro, por ejemplo.

Una pena que la fuga de Claeys, Pérez, Coussin y Van Keirsbulck, pero es por detrás hay calidad y exceso de responsabilidad.

Y es que el Tour que acaba de empezar dentro de poco será el Tour de las urgencias para muchos nombres ilustres.

Como decimos ya no es no disputar, que André Greipel estuvo en la pomada, el problema de los mentados es que no se les ve ni de lejos.

No olvidemos que estamos en la primera semana del Tour, que esto es el mundial oficioso de velocidad y que cualquier muesca vale por etapas de Niza, Tirreno y Romandía, todas juntas.

Porque Fernando Gaviria les ha tomado la matrícula, y Quick Step lleva el volante.

Imagen tomada de FB de Quick Step 

INFO

Cruz Race Dark

Nuevo portabicicletas de techo, que tiene como principal diferencia respecto a Cruz Race el acabado en negro texturado.

Destaca por su diseño funcional y una excelente combinación de materiales de calidad.

Cruz Race Dark es un producto de fácil montaje tanto alrededor de la barra como directamente sobre el carril en T de las barras de aluminio.

Las abrazaderas para el cuadro y piezas en posible contacto con él están fabricadas en goma suave para una protección garantizada.

Sus brazos reforzados garantizan el transporte seguro de bicicletas de hasta 18 kg.

El carril de aluminio del portabicicletas es de mayor longitud, lo que lo hace compatible con bicicletas de hasta 1350 mm de distancia entre ejes.

Incluye correas con cierre rápido y fijación al carril de aluminio para una mayor comodidad y sistema antirrobo de alta seguridad, tanto para el portabicicletas como para la bicicleta.

 

Tour: Sagan se reconoce en Gaviria

Tour - Sagan y Gaviria JoanSeguidor

El Tour de Francia reabre la puerta a Peter Sagan que se lleva etapa y amarillo

Es curioso este arranque de Tour de Francia. Con dos jornadas disputadas a Peter Sagan y Fernando Gaviria les salen las cuentas.

Pero no así a la larga e interesante lista de velocistas que siempre concita ese mundial oficioso de velocidad que es la primera semana del Tour de Francia.

Mov_Gore

Porque donde muchos ven coñazo y tedio, otros apreciamos una carrera que se convierte en nido de multitudes apostadas en 200 kilómetros de carretera mientras descubrimos las bondades del terruño.

En esta caso, la Vendée.

Y mientras esperamos a que la carrera nombre un efímero ganador a la espera de que 24 horas después sea otro, porque a la velocidad que va esto, el Tour no da gloria seguida a nadie.

Así Fernando Gaviria ha probado el sabor del asfalto francés, vestido de amarillo en una de esas curvas que carga el diablo para dejar camino libre a Peter Sagan.

Sagan, ante el vacío de poder

Peter Sagan vuelve al podio del Tour, la carrera que le expulsó el año pasado, sin la certeza de saber si realmente había, o no, sacado a Cavendish de la ruta.

Aunque este año se saborea tiempo nuevo en el sprint.

Sagan y Gaviria se igualan al frente de un marcador del que parecen lejos de entrar Kittel, Greipel y Cavendish.

Incomparecencia de grandes nombres, mientras Démare y Groenewegen tienen que afinar y a Matthews no se le ve tan rápido.

Gaviria, la obsesión de Sagan

La caída a 1500 metros de meta que descolgó, aunque no hirió a Gavira, limpió el camino a Peter Sagan.

No sé qué pensará el triple campeón del mundo viendo al colombiano, pero desde luego bien podría decir: «Me recuerdas mucho a mí, cuando era joven».

Podemos decir, sin temor a equivocarnos, que Peter Sagan ha encontrado en Fernando Gaviria la horma de su zapato.

Si hasta para caer, se levanta, mira la bici y prosigue, como si tal cosa, mientras rivales dolientes lamentan la mala fortuna sobre el asfalto.

Me llamó mucho la atención la forma de ganar de Gaviria sobre Sagan el primer día, y me llamó la atención porque era la forma de ganar de Sagan seis años antes, ante el desespero de rivales del calibre de Cancellara.

Gaviria tiene mucho camino que recorrer para llegar al nivel de Sagan, pero lo ha iniciado, que lo logre o no, se verá, pero estamos ante uno de los duelos del Tour.

Porque el verde les sienta bien, y ambos lo quieren llevar para casa.

Uno para seguir con un récord que empequeñece leyendas como Kelly y Zabel.

Otro porque quiere emprender el camino de los récords, y esos caminos sabes cómo empiezan, no cómo acaban.

Las caídas en el Tour

Y mientras Sagan y Gaviria dirimen lo suyo, que alguien en la UCI, en ASO o en donde competa piense en las caídas en el Tour de Francia.

Estuvieron, están y estarán presentes, haya 175 o 190 ciclistas, porque sin parte intrínseca de la primera semana y por ende del peligro que conlleva el ciclismo.

Quizá haya llegado el momento de ponerse menos exquisitos y aprovechar para que esa reducción de ciclistas por equipo redunde en la inclusión de un par de conjuntos más, dieciséis ciclistas que seguramente poco o nada influyan en que hayan más o menos caídas.

Imagen tomada de @LeTour

 

 

Gaviria: Colombia explica el inicio del Tour

Fernando Gaviria - Tour de Francia - JoanSeguidor

Fernando Gaviria gana la etapa en la que debuta en el Tour de Francia, una etapa que penaliza a Froome y Nairo

Dice Gaviria, recién amarillo del Tour, de su equipo  que «somos una familia».

No sé si llegará a ese extremo pero lo parece.

Quick Step, el rodillo azul, suma otra más, una muesca más en un revólver que rebosa pólvora y puntería.

Fernando Gavia, un alegrón verle ahí

Fernando Gaviria debutaba en el Tour y como esos jugadores tocados por la Diosa Fortuna ganó en la primera que tomaba parte.

Fernando Gaviria es un tío de esos que mira alto, que no mira a cualquiera, que mira a Peter Sagan.

En el inicio del Tour, Gaviria ha repasado a Sagan, y de paso a la plana mayor de la velocidad del Tour.

Fernando Gaviria tuvo íntegro a su equipo, Sagan tampoco iba mal acompañado, lanzó el sprint y se acabó.

Como siempre decimos en estos casos, nos encanta que triunfe gente de otras disciplinas, y Gaviria es carne de pista.

De Gaviria a Nairo Quintana

Fernando Gaviria, repetimos, dice que su equipo es «una familia».

Mov_Gore

¿Podrá decir lo mismo Nairo del suyo?

Durante largo tiempo, desde conocimos el recorrido del Tour, desde que supimos que Movistar iba con el tridente, nos preguntamos

En esa primera semana ¿a quién reportarán los currantes del equipo celeste?

Pues ya lo hemos visto, en las primeras de cambio, Nairo Quintana iba solo, más solo que la una, desasistido y con un minuto largo cedido, de la forma más absurda, cuando esto no ha hecho más que comenzar.

Sabemos que el Tour es largo, que hay opciones de virar la situación y esas cosas.

Pero también sabemos que empezar con un minuto perdido es empezar a contrapié.

Que recuerde Nairo los diques neerlandeses hace tres años, era la primera etapa en línea y Froome ya le había tomado distancia.

En definitiva, Nairo iba solo por el desconcierto del momento, pero también porque, sin líder marcado, estaba escrito que estaría solo.

Es que no había otra.

Y, amigos colombianos, no os llevéis mala sangre, le tocó a Nairo, pero si le tocara a otro era complicado acompañarle.

En un equipo de ocho, con tres líderes, con Marc Soler por detrás, no tocaban ni a ciclista y medio por líder.

Hay cosas que sólo entenderán quienes tratan de imponerlas como verdades, y quizá dentro de tres semanas nos tapen la boca, pero esto del tridente es complicado de asimilar de inicio.

Otro grano en el culo de Froome

Y si a Nairo le tocó bailar con la más fea, Chris Froome tuvo su ración.

Empezó el Giro por suelos, el Tour también.

Ya sabemos cómo acabó el Giro, pero es que este Tour le parece adverso, esquivo y deprimente. Veremos.

No podía ser de otra manera, Richie Porte también llegó cortado, lo mismo que Adam Yates.

Egan Bernal también acabó por detrás, después de una remontada filmada perfectamente, y en directo, por la televisión francesa.

Es el Tour que explica Colombia, que narran los colombianos, como era de esperar.

De Gaviria a Bernal, pasando por Nairo.

Víctor Hugo Peña, el gregario de Amstrong, el que hacía la goma por detrás de Indurain y Rominger, ya tiene sucesor: Fernando Gaviria.

Imagen tomada de FB de Le Tour de France

INFO

Así sabe una travesía en bicicleta por los puertos de Somiedo 

 

Sonny Colbrelli y los sprints largos

Colbrelli - Vuelta a Suiza JoanSeguidor

Colbrelli firma una llegada «de las de antes»

Qué bonito el final de la tercera etapa de la Vuelta a Suiza. Lo ganó Sonny Colbrelli, pero dio mucho más de sí.

Escenario de primavera, verde que envuelve a los ciclistas, densos bosques que impiden ver el cielo, lluvia, frío, peligro

Y Peter Sagan, el  corredor que selecciona mucho mejor todo lo que corre y disputa, en plan estelar.

Con estos mimbres tuvimos el cesto, con este aliño esta ensalada.

El final fue antológico..

Entre la confusión, Peter Sagan demostró que esta mejor rodeado que otras veces.

Cuando Bora le confió a Daniel Oss el cuidado de su perla, supo lo que hacía.

Pero lo que ha ocurrido otras veces, con Sagan pescando en río revuelto, esta vez ha sido al revés.

A Peter Sagan le levantaron la camisa desde lejos. Curioso, con su potencia y ataque de largo radio.

Colbrelli-Sagan-Gaviria Suiza JoanSeguidor

Los 300 metros de Sonny Colbrelli

A medio kilómetro de meta, Sagan que quedó solo, ante el desconcierto, 200 metros después Colbrelli armó el ataque.

Un ataque que sembró el pánico: Albasini, Gaviria y Sagan.

La reacción fue tarde, Colbrelli lazó el órdago y entró primero con Sagan y Gaviria golpeándose como bolas de billar.

Una llegada eléctrica, como la San Remo que ganó Kiato al propio Sagan.

Y es que no es usual ver una llegada así, lanzando el sprint a una eternidad de meta y mantener el órdago hasta el final.

Os recomendamos ver los sprints de Miquel Poblet con sus rivales belgas.

Aquello se hacía interminable, sprints de garganta seca y público rozando el infarto.

Tiempos que honraban esta bella disciplina que muchos atribuyen a jornadas prescindibles e intrascendentes.

Pero es que no hay nada como un sprint de la intensidad y voltios de Suiza esta tarde de lunes, con Colbrelli batiéndose co Gaviria y Sagan.

El de Bahrain podría anotarse un triunfo que vale doble.

Como el de Gaviria en la jornada final de California.

Mientras miramos a Nairo, Landa, Porte y compañía, nos quedamos con la llegada de esta tarde, una de esas que parece de videojuegos.

Imagen: © BORA – hansgrohe / Bettiniphoto

 

Egan Bernal en la tierra de las oportunidades

Egan Bernal - Tour de California JoanSeguidor

El fenómeno Bernal ya tiene su primera vuelta

California es territorio fértil en talento. California es la primera estación del palmarés de Egan Bernal.

Colombiano, con largas piernas, curioso estilo, que no digo que se afeo, ni mucho menos, pero sí singular.

Egan Bernal, jovencísimo, 21 años, ha ganado dos etapas, los jóvenes y la general de toda una Vuelta a California, eso que algunos llaman la cuarta grande.

El techo de Egan Bernal

La victoria de Bernal en California nos deja varias lecturas.

Primero el perfil de ciclista certero y efectivo, el corredor de un ataque, el definitivo, que no acusa la falta de tablas en el circuito, al contrario, pone a su equipo a ganar, como un capo de los de siempre y los alinea en el objetivo.

Tejay Van Garderen, un ciclista empequeñecido por la carencia de los éxitos que un día pensamos lograría, fue poco, muy poco, ante el potencial de la versión 3.0 del Team Sky, ganando en California, con ciclistas que hace un año competían en el Tour del Porvenir.

De Bernal hablamos mucho últimamente, mucho para nuestro gusto, pero el afilado colombiano se cuela y se postula cada vez que gana o hace algo reseñable.

Romandía hace tres semanas, ahora California, incluso cuando en la Volta probó el trago más amargo.

Egan Bernal tiene para escribir un libro de renglones seguidos en sus primeros cuatro meses en el máximo nivel.

Eso es de privilegiados, eso es de ciclistas únicos.

Se avisaba de su talento, hace un tiempo, pero es que no hay día que se fije un dorsal en la espalda que no sea noticia.

Ni la mejor versión de Alejandro Valverde, secundado por Nairo, le amilanó en la Volta, como para no ir «a saco» con sus rivales de California.

Ahora mismo Egan Bernal cierra el top ten del CQ Ranking.

Es con mucha diferencia el más joven.

Se le aproximan Ewan y Benoot, ambos por detrás en la clasificación y ambos tres años mayores.

El resto, es gente ducha y con años atrás.

Una irrupción así es histórica.

Con Bernal, Gaviria

Y si no habéis visto la llegada de Sacramento, no dejéis de verla.

Un sprint entre un millón que gana Fernando Gaviria, que empieza a tener áurea de Campeador, ganando carreras casi sin presentarse.

Como digo, la llegada de la capital de California es un prodigio de acierto en el Quick Step que sólo apareció para partir la cabeza en el último kilómetro, con un Hodeg excepcional, y darle a Gaviria los metros suficientes para mantener a raya a Ewan y batir por el tubular a un espectacular Maximilian Walscheid.

Sencillamente tremendo el último golpe de riñón y esos brazos estirados de buen pistard.

Un gesto que le ha valido a Gaviria un éxito que sobrepasa con holgura la treintena en el equipo azul.

Gaviria y Bernal, los dos jovencísimos y los dos con temporadas en las que han brillado, se han hecho mucho daño y han vuelto.

Son los extremos del poder colombiano que en el Giro no ha dado con la tecla, pero que por donde va, deja huella.

Imagen tomada del FB de Amgen Tour of California

INFO

En Calpe está la casa del ciclista 

Elia Viviani es capo en este Giro

Elia Viviani - Giro de Italia JoanSeguidor

Tres etapas ya para Viviani

El Giro de Italia cruza el Rubicón y entra en el corazón del Véneto. Está en los contrafuertes de los Dolomitas.

Elia Viviani, veronés, está en casa, no muy lejos, un poco al norte, cerca de Venecia y de Bassano, donde el Grappa, ese imbebible licor de no sé cuántos grados.

Elia Viviani llegó tocado  Imola y su circuito, pero se ha rehecho en tiempo récord para ganar en Nervesa della Battaglia, en una jornada que nació a la sombre del castillo Estense de Ferrara.

Elia Viviani es un ciclista nuevo

En el cambio de cromos que en ocasiones hacen los equipos, desde luego Quick Step sale ganador.

Elia Viviani dejó el Team Sky, sin velocista aparente, para entrar en el equipo azul y desplazar a Marcel Kittel, que corre desconocido en el Katusha.

En este corrimiento de tierras, Elia Viviani en este Giro es un ciclista que no sólo destaca por su punta de velocidad.

Lo hace por su puesta en escena, dominando las llegadas, siendo además efectivo.

Cuando cruza la meta, como un obús, dejando a los demás a una distancia superior a una bicicleta, pide calma.

«Here I´m, again»

Parece decir.

Es un ciclista con una confianza supina, y eso que le está tocando perseguir y sufrir lo indecible para continuar en carrera.

A la mala jornada de Imola, se le añaden otras.

El grupo que ha sabido reunir el Quick Step no acusa ni el paso de los días, ni el cambio de escenario.

En una gran vuelta, como en las clásicas.

Y Gaviria a pares

Al tiempo que Elia Viviani va haciendo en Italia, Fernando Gaviria suma lo suyo en California.

En la multinacional del triunfo parece que no se pone el sol.

Dinero, sí, talento, también, pero la gestión de este equipo tiene que ver, tiene mucho que ver.

Han perdido estrellas rutilantes, y lejos de acusarlo han hecho emerger todo lo que tenían en retaguardia, que como se ve, no es poco.

El Quick Step es el equipo del año, imperecedero y a falta de que entren en escena, nuevos retos.

Con ellos se van ya más de treinta triunfos, mientras hay equipos en el pelotón, Emiratos, Dimension Data o Katusha, que no rascan.

Son las cosas del querer, y supongo que del poder, aunque de esto último Elia Viviani ha dado con la llave.

Imagen tomada del FB de Giro d´ Italia

 

Sprinters: El año del cambio

Sprinters Ewan JoanSeguidor

Nuevos nombres asoman la primera línea de sprinters

El Tour Down Under como ejemplo. El Tour Down Under como síntoma del debate de generaciones que domina entre los mejores sprinters del mundo.

Si miráis el cuadro veréis una igualdad sólo rota en la jornada final, en la meca ciclista de este temprano enero, Adelaida, donde André Greipel tomó diferencia respecto al resto de sprinters.

El otro día hablábamos del alemán del este como ese tipo de velocista que llegado a un extremo las cosas no salen como antaño. Greipel era un anotador certero. No sé cuántos años llevaba ganando en el Tour, incluso sumando más de una etapa en el Giro.

El año pasado no consiguió ninguna en Francia y sólo una en Italia.

El mundo de los sprinters se revoluciona

Con esa consigna Greipel sale reforzado del Tour Down Under, con dos etapas por una de Ewan, Viviani y Sagan, una curiosa amalgama que explica en parte el presente de este mundo tan veloz, pero tan marginado en ciertas carreras, cuando un buen sprint, con buenos sprinters es un espectáculo imagable.

Sprinters JoanSeguidor

Elia Viviani es, sobre el papel, el segundo nombre del Quick step, rápido y resistente, no es el más veloz en teoría, pero saca petróleo, un olfato afinado por la pista y sus servidumbres.

Peter Sagan no es velocista al uso, pero le da a todo, lo disputa todo, con igual fortuna muchas veces puede salir airoso en una clásica frente a Van Avermaet, como de una etapa en Suiza frente a Albasini y un sprint ante Greipel. El dibujo es gráfico.

Caleb Ewan, la nueva generación, pequeño, rocoso, a veces precipitado, como en Adelaida, pero un peligro, por el poco respeto que le tiene al riesgo, con ese mentón casi pegado en el manillar. Le falta  un poco, pero el Tour ya le espera.

En Australia se jugaron cinco de seis etapas al sprint, pero no estaban todos, qué va.

Fernando Gaviria, esperamos verle en el Tour, como Ewan. Yo creo que por calidad, proyección y hambre es el abanderado de los nuevos nombres entre los sprinters. Que sea un colombiano que triunfe en un equipo belga de raíz clásica y amor por la velocidad habla del paradigma

De entre los nuevos sprinters, vemos a Gaviria delante

Gaviria y Ewan son las atracciones en el paraíso de la velocidad, la primera semana del Tour, pero les tocará jugársela con la vieja guardia y ahí, si todo sale como está previsto, si el tren funciona y la llegada es pura, sigo viendo que Marcel Kittel es el rey de los sprinters, hasta que uno lo desplace.

Como desplazó en su día el alemán a Mark Cavendish, el velocista de leyenda, aún en activo y operativo, que alterna años malos con buenos. No le enterréis, mirad qué 2016 firmó y qué cotas alcanzó en el Tour, donde se debate entre Merkcx, Hinault y esa gente.


En El Velódromo…


La velocidad francesa, la velocidad especialmente de Arnaud Démare, el ciclista que sprinta pero tiene tintes de clasicómano. El de la FDJ se ha impuesto a sus compañeros de selección y hornada, por un lado Nacer Bouhanni, ávido de un gran triunfo que no llega, y por el otro Bryan Coquard, dos años seguidos sin pisar el Tour.

Añadidle a lo citado Alexander Kristoff más los siempre veloces italianos de segunda fila que alguna liarán en Tirreno o Giro y tendréis el paisaje de los sprinters, ese nombre arte que muchos ven como síntoma de etapas aburridas.

Imágenes tomadas del FB de Santos Tour Down Under

INFO

Prueba a que Nacex te envíe la bicicleta…

No todo es dorado en el ciclismo colombiano

Miramos y ¿qué vemos? Nairo, Chavez, Gaviria, Uran, los Henao,… y otros tantos que llevan un tiempo o llegan. El ciclismo colombiano viste grandes galas, está de moda, se lleva en los mejores foros. Pero las cosas no son sencillas, ojo, ni aquí, ni en ningún lado, porque la rebotica del ciclismo en España…

En un deporte largamente dominado por los europeos, hoy triunfan ciclistas colombianos en las carreras más prestigiosas del mundo.

La principal estrella colombiana es Nairo Quintana, quien ganó la Vuelta el año pasado y el Giro hace tres y ha sido subcampeón dos veces en el Tour. Considerado el mejor escalador del mundo, este año caso gana un Giro que perdió el último día por 31 segundos.

En Colombia, Quintana ha cargado contra los responsables del ciclismo de su país. Les acusa de demostrar ineptitud burocrática, negligencia en la selección del talento y ser timoratos en la lucha contra el dopaje, dejando muchos ciclistas en la estacada…

Así empieza el artículo que The New York Times le dedica al ciclismo colombiano esta misma semana, tocando muchas y varias teclas, remarcando no es oro todo lo que reluce y la frustración que ese paisaje que es un vergel a nuestros ojos, está provocando en muchos miembros de ese ciclismo que ahora mismo es una potencia mundial.

El artículo formado por John Otis desde Bogotá da voz a muchos actores, no sólo a Nairo. Refleja por ejemplo el tweet de Winner Anacona el año pasado a raíz del Tour: “Lo hemos logrado por nosotros mismos, con muy poca ayuda” algo que desmiente el presidente de la colombiana, Jorge Ovidio González que recuerda que los corredores no surgen solos, que se les hace y se les acompaña en el salto hacia Europa.

Dicen que la sede de la federación colombiana tiene las paredes con fotos en blanco y negro de Lucho Herrera. González recuerda que gracias a ellos Nairo corrió con 21 años el Mundial de Copenhague hace seis años. Y es que según González a Nairo le mueven motivos políticos. Ya veis, en ciertos países las grandes estrellas del deporte pueden pensar más allá de cuando cuelguen los hábitos y la política es moneda común. Yo la verdad no lo veo así, todo se lleva al terreno que interesa según quién opine o respire.

Pero Nairo no es el único azote de la federación, otros ciclistas hablan en el mismo tono e incluso se señalan carreras suspendidas, la total discreción de la Vuelta a Colombia cuando se celebra -recuerdo que hubo un tiempo que el país atrajo grandes nombres del ciclismo mundial a competir en alturas que te dejan seco- y la gestión del doping: “Mientras en Europa durante los noventa y primera década del 2000 surgieron muchos escándalos de doping, en Colombia existió un código del silencio” dice un periodista del diario El Tiempo. Incluso se habla de un ciclista, Juan Pablo Villegas, que fue marginado cuando sugirió el tema.

En este mal anillado cuaderno, ya nos escribieron hace un tiempo desde Colombia, asegurando que detrás de tanto glamour y pompa se esconde muchas historias. Fue a raíz del Team Colombia y su desaparición porque unos depredadores entraron en su gestión. Entonces, como ahora, en este artículo del diario neoyorquino, se llegó a la conclusión de que, lo que vemos y apreciamos del ciclismo colombiano es sólo la punta del iceberg de todo lo que podría dar de sí si cayera en las manos adecuadas.

Imagen tomada de Entrecunetas

INFO

Las mejores ofertas en Rose Bikes