#Top2020 Filippo Ganna puede torcer las cosas

Filippo Ganna Giro

Filippo Ganna ha recuperado el gusto por las contrarrelojes

Hablar de Filippo Ganna es hacerlo de una debilidad.

Si una cosa ha tenido siempre este mal anillado cuaderno es que la subjetividad es la grapa que sujeta las hojas en blanco.

En el ocho de 2020 que empezamos el otro día con Arnaud Démare, no hemos vacilado en poner el italiano cuya clase y calidad han venido para cambiar las cosas, recuperar cierta esencia de ciclismo, del de antes, del de siempre, de aquel que no caduca por que, lo veas cuando lo veas, te va a gustar seguro.

Filipp Ganna, italiano, y Arnaud Démare, francés, el cogollo de la Europa ciclista, la resistencia de las naciones de siempre en un deporte más mundializado que nunca.

Cambrils 400×400 OCT20

 

Sería injusto ceñirnos por eso sólo al 2020.

La temporada mágica de Filippo Ganna arranca hace un año, más o menos por estas fechas. 

A esa planta indecente sobre la bicicleta le colgó un hito, el récord del mundo de persecución, cuatro kilómetros, dieciséis vueltas al velódromo a full, coqueteando con la barrera de los cuatro minutos, eso es ir a 60 de media a salida parada, una brutalidad.

Filippo Ganna no sólo arrastraba con fortuna esa paella, si no que la lanzaba a la eternidad con un registro clavado en cuatro minutos y dos segundos, un registro de otro tiempo, posiblemente futuro que pone en órbita a la selección italiana de pista de cada a Tokio, y no queráis saber lo carísimas que están las medallas en la cuartera de persecución, esa prueba en la que salen a flote los trabajos de país en un velódromo.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Llevar ese poder a la ruta era el reto, un desafío que la realidad ha premiado con una generosidad inversamente proporcional al poco tiempo que tenía para brillar.

Se alzó con el campeonato italiano y rompió todos los registros en la famosa crono final de Tirreno, una prueba del algodón que le puso muy por encima de los tiempos que marcaron cocos del tipo Rohan Dennis y Fabian Cancellara.

Fue campeón del mundo parando el tren embalado que era Wout Van Aert, lo fue sobre la distancia programada ese día, la misma para todos, poner en duda si hubiera ganado de ser más larga es no saber cómo trabaja esta gente que anota una cifra en la pizarra y la entrena hasta morirse sobre la bicicleta.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Y luego vino el Giro, «che spettacolo», cuatro etapas, obviamente las tres cronos y una exhibición de nadar y guardar la ropa en el sur, lejos de su querido Piemonte.

Tao ganó el Giro y figurará en el trofeo sin final, Ganna ganó los corazones de la gente con buen gusto, que aprecia el esfuerzo individual y la calidad sobre la máquina, que reparte placer sólo con verle y felicidad por ver que algo casi perfecto tiene recorrido.

Por que cuando aparece un monstruo como Ganna, y se rodea de rivales como Van Aert, Evenepoel, Dennis, Roglic o Dumoulin, está claro que hay que volver a las esencias, a la crono, el esfuerzo individual, uno a uno, sin distorsiones, sin necesidad de las kilometradas de antaño, pero sí dando sorbos sobre una modalidad que nuca debió desaparecer del mapa.

Ganna ha contribuido a torcer esa percepción, ahora le viene lo más grande, Tokio…

Gore 400×100 MArzo2020

 

Giro: Filippo Ganna puede y podrá ganar lo que se proponga

Filippo Ganna Giro

La calidad de Ganna le da para mucho más que cronos cortas

Ya lo habéis visto, tanto en la apertura de Palermo como en la primera etapa en Calabria, Filippo Ganna es una de las estrellas del Giro.

Y no es tema baladí: Que en un ciclismo con Rohan Dennis, Primoz Roglic, Tom Dumoulin, Wout Van Aert, Victor Campenaerts, Remco Evenepoel y Filippo Ganna las contrarrelojes sean carreras casi proscritas es una vergüenza.

La contrarreloj individual es el ciclista contra sus límites, los elementos y la ruta, pero también la presión de imaginar o saber cómo está tu rival, la gestión del esfuerzo, la cadencia… todo en medio de una gran vuelta, una competición que te exprime y saca lo mejor y peor de ti, poniendo a todos al límite.

Este noble ejercicio va a menos, esperamos fruto de las modas, por que nos cuesta creer que las audiencias se resientan viendo a estos tipos desplegar la perfección técnica y estética por la carretera.

Sea como fuere, lo vimos en el mundial, incluso en el Giro, si hay cronos, éstas cada vez resultan más cortas y efímeras.

Hoy un test cronometrado de más de treinta kilómetros ya se considera una distancia larga dentro del cómputo de una prueba de tres semanas, cuando si más en una de siete días.

Tour y Vuelta plantean distancias de esa longitud incluyendo además muros al final, la Planche des Belles Filles y Ézaro

El Giro arrancó con una crono preciosa en lo cultural y paisajístico, que no para los corredores, excesivo peligro, hacia Palermo y luego programa otras dos, una de 34 kilómetros y la final de 15, más o menos.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Como se puede apreciar, aquellas kilometradas de Miguel Indurain quedaron allí, bien lejos, pero es que incluso recuerdo una cronometrada en el Giro que ganó Menchov, hace once años de sesenta kilómetros que puso al límite a rivales como Danilo Di Luca o Carlos Sastre.

Y eso es lo que provoca el elegante ejercicio de la contrarreloj, que como no te manejes te puede sacar del mapa, como hizo un poco Geraint Thomas en la de Palermo, con minuto largo sobre casi todos sus rivales.

Luego la caída y abandono del galés dejó en nada todo aquello. 

En el Etna el propio Filippo Ganna, maglia rosa al aire volcánico, esperó al galés, un ciclista que sin duda es un espejo para este imponente rodador italiano de Verbania, allí donde Philippe Gilbert firmó cátedra hace unos años en el Giro.

Y es que Filippo Ganna es uno de los corredores que más comentarios despierta entre una afición que se cuestiona qué pasaría si una crono, en lugar de treinta kilómetros, tuviera cincuenta.

Para ello lo que me dice mi amigo Jaume Mas, parafraseando a Patrick Sercu, «el que hace bien un kilómetro, puede hacer mil».

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Si en la crono inicial del Giro estaba claro que el italiano era favorito absoluto, lo que sucedió en el Mundial de Imola levantó otros comentarios, y lo cierto es que Ganna se impuso a Van Aert por que preparó todo para ganar sobre treinta kilómetros, si ésta se hubiera ido más allá, Ganna lo más seguro es que habría estado en la pomada, sin asegurar, ni poner la mano en el fuego, su seguro triunfo, pues el belga caminó mucho.

Sea como fuere hablamos de un tipo que posiblemente baje un día de los cuatro minutos en los cuatro kilómetros, la prueba de persecución en pista, saliendo parado.

Eso implica mover mínimo 600 vatios en ese lapso de tiempo, una animalada al alcance de unos pocos que, bien trabajada, se podría extender a más kilómetros.

Ganna tiene ejemplos muy tangibles en el propio Geraint y Bradley Wiggins que con ese motor puedes aspirar a lo que quieras, haciendo posible esa transformación de pistard, no olvidemos que fondista, en excelente corredor de carreras, y no sólo el Tour, también cualquier otra prueba, pues Ganna ya ganó la Roubaix sub 23.

Él mismo ha añadido leña con una victoria antológica de etapa, en la más larga del Giro, con De Gendt, Carretero y Rubio en concurso más los capos apretando por detrás.

El problema es que en este lado de los Pirineos la cultura de pista brilla por su ausencia, creyendo imposible lo que con buen trabajo y apoyo se puede lograr.

Filippo Ganna apunta a Tokio 2021, con la remozada cuarteta italiana y la crono individual.

Pinarello e Ineos lo están poniendo todo de su parte y cuando la cita olímpica pase quizá tengamos que ver a este tipo de imponente planta y aerodinámica espectacular en esas carreras en las que muchos no apostarían ver.

Imagen: FB de Giro d´Italia

Gore 400×100 MArzo2020

El récord mundial de Filippo Ganna también es Team Ineos

Filippo Ganna JoanSeguidor

Cuatro minutos y poco para vestir los dos récord del mundo de persecución de Filippo Ganna

 

En el arte de rodar no hay manuales escritos, es un tema que conjura talento, clase, motor y horas de trabajo excelso, lo vemos por ejemplo en Filippo Ganna.

El rodador italiano, alto como una mala cosa, metro noventa y pico es una de esas cosas por las que merece la pena ver ciclismo, una prueba inequívoca de que la naturaleza privilegia a algunos con una pose y una potencia fuera de lo común, una bendición que que es azarosa, pero como te toque, vas listo.

Así funciona el Suunto 5, el hermano pequeño 

Dijimos en su día…

Si nos deleitamos con el efecto resultadista de Miguel Indurain, si nos impresionó la elegante efectividad Brad Wiggins, si nos apasiona la silueta de Tom Dumoulin ¿qué diremos de Filippo Ganna?

y añadimos…

Anotad el nombre, Filippo Ganna, porque nació esos días que Riis y Ullrich le quitaban el sexto Tour a Miguel Indurain. Es un “baby”, uno de esos que da gusto ver sobre la máquina.

 

Hoy Filippo Ganna es el nuevo poseedor del récord del mundo de persecución.

Un prodigio de actuación que desarrolló en el velódromo de Minsk este fin de semana de los Santos en el que parecía que el ciclismo entraba en letargo.

Esos días de otoño, que no parecen para la bicicleta, han dado con dos récords del mundo sobre cuatro kilómetros.

Primero cuatro minutos cuatro segundos y pico, luego con un 4´02´´647, una bestialidad que implica rodar a 59 kilómetros por hora largos, acercándose peligrosamente al límite, esos sesenta por hora que sería la consecuencia de zampar kilómetros a sesenta segundos, algo así como esa raya invisible de las dos horas del maratón.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Dice Filippo Ganna que quiere el récord de la hora tras plantarse en los Juegos Olímpicos de Tokio con este golpe en la mesa.

Ojo que hablamos de una modalidad que ha tenido tremendos especialistas en los últimos veinte años, Brad Wiggins y Bradley Mc Gee, por ejemplo, aunque el hecho de sacarla del programa olímpico la ha penalizado.

La proeza de Filippo Ganna desmiente esa teoría que en Team Ineos sólo se maneja dinero, así de forma alegre, porque también hay trabajo, ciencia y método igual que certifica el ingente trabajo de la pista italiana en una entorno supercompetitivo.

Para quienes crean que la estabilidad de la carretera no beneficia a la pista ahí queda el golpe de teatro de Ganna, negro sobre blanco con la precariedad de Albert Torres, por ejemplo, que situado en la carrera por la gloria olímpica sigue sin equipo…

Imagen: UCITrack2019

La clase tiene un nombre: Filippo Ganna

Filippo Ganna es la perfección sobre la bicicleta

¿Ha Filippo Ganna a torcer la suerte? No es Italia una tierra prolífica en grandes contrarrelojistas, no al menos en los tiempos recientes. Su mejor hombre en la modalidad ha sido el recién retirado Adriano Malori, cuya suerte describe Luis Guinea en la segunda edición de El Afilador de nuestros amigos de Libros de Ruta.

En esa historia, la de Malori, se explica cómo hace dos años por estas fechas el fino rodador italiano casi se deja el alma en San Juan, la carrera argentina que alza el telón para parte del pelotón que no se estrenó en Australia.

Ya sabéis lo que le ocurrió a Malori, y la suerte que acabó corriendo en su vida profesional, porque por suerte ha podido salir adelante.

Filippo Ganna es el líder de Vuelta a San Juan, a falta de subir al Alto del Corolado, la tarde de este viernes.

Nos ha encantado ver rodar a Filippo Ganna

La mañana posterior al liderato de Filippo Ganna vimos este tweet de la gente de @Cronoescalada

Filippo Ganna tweet JoanSeguidor

 

Y es que no les falta razón.

Filippo Ganna es la clase sobre la bicicleta, la clave de bóveda que marca el paso de fuerza física, prestancia y resultado hacia la imagen, siempre atemporal, del hombre que ha nacido para ser ciclista.


En El Velódromo… 

  • Anquetil, otro que rebosó clase y tratos…

 

Si nos deleitamos con el efecto resultadista de Miguel Indurain, si nos impresionó la elegante efectividad Brad Wiggins, si nos apasiona la silueta de Tom Dumoulin ¿qué diremos de Filippo Ganna?

Pues que posiblemente no gane San Luis, por la dureza del trazado y porque aquí vienen ciclistas de la región que preparan esto como el todo o nada que les abra el camino a un grande, pero Filippo Ganna es un espectáculo sobre bici.

Indagad sobre su pasado y sólo con verle recordaréis a Joan Llaneras metiendo vueltas en las puntuaciones, alargado, con las manos reposando más allá de las manetas, conduciendo, suave y liso.

Persecución: especialidad en la que Filippo Ganna es medalla de oro en el mundial de Londres de hace un par de años, aquel que quedó marcado por el maracanzo de los australianos.

Filippo Ganna viene de la pista y se nota

Filippo Ganna es eso, esencia de ciclismo porque viene del velódromo, de las artes de rodar, y la sutileza de no transmitir esfuerzo ni velocidad.

Y no sólo eso, su apellido oriundo de Vervania, ahí donde Gilbert voló en un Giro, bebe de un grande, de Luigi Ganna, primer ganador de la historia de la corsa rosa. No tienen nada que ver, pero despierta conciencias.

Filippo Ganna JoanSeguidor

Anotad el nombre, Filippo Ganna, porque nació esos días que Riis y Ullrich le quitaban el sexto Tour a Miguel Indurain. Es un “baby”, uno de esos que da gusto ver sobre la máquina.

Imagen tomada de Bettini Photo- Team Emirates

INFO

Taymory, que otra edición más vuelve a ser partner técnico de la Titan Desert by Garmin, lanza el sorteo de un dorsal valorado en 2.395€ para asistir a la carrera.