Los frenos de disco van a dejar de ser una opción

Frenos de disco Alaphilippe JoanSeguidor

Poco a poco las grandes marcas imponen los frenos de disco en sus montajes

En el eterno debate entre frenos de disco o de zapata, la realidad va por un camino muy marcado, y es el que fijan las grandes marcas.

Nacho nos ha pasado un vídeo hablando de la realidad del mercado, de los gustos generales y de los suyos en particular, como buen amante de lo clásico, sus gustos van por aquellas Colnago de Mapei de hace 25 años, se decanta por el freno de zapata.

Y no es sólo un tema de sentimentalismo y haber crecido con los ídolos llevando zapata. 

Ellos tenía en cambio en la palanquita en la barra diagonal y aquello pasó a la historia, igual que las calas, igual que el uso esporádico del casco… eso fue entonces.

En una comparativa que busca rendimiento, montaje, mantenimiento y peso, las zapatas aguantan la comparación con los frenos de disco.

Son un gran invento y aguantan el paso de los años.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Pero su suerte parece sentenciada por lo que nos viene, las grandes marcas, Trek y Orbea en especial, cargan su suerte sobre frenos de disco, y eso es una influencia imposible de burlar.

La zapata no quedará sólo en las fotos, siempre habrá quien la use, pero si los catálogos se basan en el disco, su crecimiento será hegemónico, ya no será una opción, será una imposición de las marcas.

No habrá alternativa, al menos de forma mayoritaria, siempre quedará quien busque su zapata.

Entre tanto permitidnos romper una ultima lanza por ella, su estética y sus virtudes eternas…

Gore 400×100 MArzo2020

 

Los frenos de disco ya ganan monumentos

Frenos de disco Alaphilippe JoanSeguidor

El freno de disco crece y se impone sin el ruido que muchos preveíamos

Hace tres años por estas fechas todo eran dimes y diretes sobre los frenos de disco y su entrada en el pelotón internacional.

Una suerte de demonio que las marcas, empeñadas en seguir girando la rueda, iban a ir imponiéndonos como otras cosas en la historia.

LDB_Berria 1024×140

 

Este post es un pequeño relato de cómo las tornas han ido cambiando alrededor del disco como sistema de frenos y cómo éstos han calado como esa mancha de aceite que imperceptiblemente se hace grande y a veces hasta incontrolable.

Cuando el pobre Fran Ventoso se llevó un horrendo corte en la ruta hacia Roubaix comentamos que…

El tema de los frenos de disco ha sido uno de los temas estrellas en lo que llevamos de temporada ciclista. Su entrada en el pelotón profesional causó recelos, luego vino el espantoso accidente de Fran Ventoso en Roubaix, en caliente se quitaron del peloton profesional hasta que se dé con el genio que los proteja convenientemente y luego se extendió la prohibición a todo y ahora se abre la mano al ocio.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Esto era mayo del 2016.

Poco antes nuestro amigo, Jordi Berenguer había realizado su alegato por los frenos de disco y sus virtudes.

Pero concluyó que…

Al final todo se acaba aceptando mira los pedales automáticos, el cambio electrónico, el cuadro de carbono, el freno de disco en BTT,… cuando llegaron la mayoría de la gente estaba en contra, y al final, todos encantados.

 gran fondo cambrils park

 

Con el tiempo los ánimos se fueron calmando, incluso tras accidentes como el de Orwain Doull.

El director de Bicisport, Sergio Palomar, no obstante zanjó que el tema de los frenos de disco…

Es un debate que acabará en cuanto los profesionales empiecen a usarlos con asiduidad. De momento Boonen y Kittel ya han abierto el camino, mientras otros, como Nibali han manifestado su firme intención de emplear este sistema. Veréis como el año que viene por estas fechas ya no existe polémica que por otra parte, es un debate que ya se vivió de igual manera en su día en el mundo de la bici de montaña y en menor medida en el ciclocross.

 

No se oyó hablar mucho del tema, y a finales del año pasado nuestro especialista en técnica, Dani Luque, dejaba claro que esto no iba de modas aunque…

Al menos esta moda tiene sentido.

Ahora, cuando el mercado está estancado en lo que a bicis convencionales se refiere, el disco marca un cambio de paso.

Nacex garantiza la calidad en la entrega

Podrá gustar más o menos la estética, es opinable, pero en el aspecto hay un cambio.

No negaremos que las marcas nos quieren vender la necesidad primorosa para cambiar de bici este año y los siguientes.

Sin embargo llega un momento que uno mismo se tiene que posicionar, como en otras muchas  cosas en la vida, y ver si realmente necesita cambiar.

 

El pasado sábado Julian Alaphilippe ganaba la Milán-San Remo con una bicicleta equipada con freno de disco.

En ese grupo, con Naesen. Kwiatkowski, Sagan, Van Aert, Nibali y Valverde, entre otros, nadie llevaba freno de disco.

SQR – GORE

 

Julian Alaphilippe, el corredor de moda, con frenos de disco y no es noticia

La normalización, en este caso, empieza por arriba y todo hace indicar que irá bajando.

Sin estruendo, sin interesados debates.

Cambrils Square Agosto

 

Como comenta Adrián Roca en Zikloland, el equipo de Lefevere se ha arrogado el mando de introductor del freno de disco desde tiempos de Tom Boonen y así sigue.

Como cuando Peter Sagan abrió la campaña con una máquina de aluminio, la industria de la bicicleta es tan poderosa y tiene tanto en juego que su carta no es una vaga amenaza, ni una declaración de intenciones, tiene la capacidad de abrir nuevos mercados y seguir girando la rueda.

El freno de disco ya no es novedad, prolifera y no se oyen los contrarios de hace un tiempo

Igual que ocurre en tantas cosas, los cambios que llegan para quedarse se hacen cuando ya no son noticia.

Freno de disco: ¿Tecnología o imposición de las marcas?

Frenos de disco JoanSeguidor

Mov_Gore

Al final una gran mayoría acabará usando  frenos de disco

No pasa un día que no leamos opiniones sobre los frenos de disco.

Si nos paramos a pensar en la evolución del ciclismo, en los últimos veinte años, con la aparición del carbono en las bicicletas, es cierto que las evoluciones en las materias primas no han sido tantas: aluminio, acero y titanio.

De esas materias, vienen las soldaduras, formas y medidas.

Podríamos decir entonces que el mercado se estancó en ese camino, aunque no así cuando hablamos geometrías, ángulos y estructuras.

El quid de la cuestión aquí es el siguiente, si en componentes cuesta más ver ese progreso, esperando que estos sean mejores, a veces ocurre que presenciamos un paso atrás.

Y hoy esto nos está pasando justamente con el freno de disco y todos sus posibles montajes.

Porque llevar este concepto de frenado a todas las bicicletas del mundo es el reto de muchos, ingenieros, fabricantes y marcas.

Por eso vayamos por partes….

Los frenos de disco y la tecnología

Analizando un freno de disco veremos que hay más «pros» que «contras».

La potencia, las horas de uso y su mecánica nos lo han puesto muy fácil, desde la versión mas simple hasta el freno mas evolucionado todos mejoran lo anterior.

¿No os acordáis del cantilever, el v-brake, los hidráulicos y los puentes de freno?

En su día eran «lo más», pero llegaron los frenos de disco y se los comió a todos.

Han cambiado las mountain bike, las de ciclocross y ahora es el turno de la carretera.

DT-Swiss Junio-Agosto

Éstas han sido las ultimas, por que en cuestión de frenar, no se demandaba tanta potencia y siempre se ha vinculado el freno de disco a pruebas más exigentes, como descenso mountain bike y vertientes donde el concepto de frenadas potentes era mas obvio.

Ahora bien ¿por qué no coger los beneficios del disco y ponerlos en la carretera?

Esta pregunta se la han hecho muchos y aunque algunos de buenas a primeras no lo hayan podido ver, señores el disco funciona.

¿Por qué funcionan los frenos de disco?

Tienen mejor ergonomía y procuran ahorro energético.

La frenada mejora en condiciones adversas, mejor equivalencia entre potencia y rigidez.

Con un mercado que tiene cada vez más ruedas de carbono, el disco dura más que los frenos convencionales de zapata y es lógico, porque ya que no deterioramos la banda de frenado.

Y puestos a pedir prefiero desgastar un disco de 20€, que no un aro de carbono de 2000€.

Frenos de disco: ¿una moda?

Podemos decir alto y claro que los frenos de disco son una moda, sí, cierto.

Pero al menos esta moda tiene sentido.

Ahora, cuando el mercado está estancado en lo que a bicis convencionales se refiere, el disco marca un cambio de paso.

Podrá gustar más o menos la estética, es opinable, pero en el aspecto hay un cambio.

No negaremos que las marcas nos quieren vender la necesidad primorosa para cambiar de bici este año y los siguientes.

Sin embargo llega un momento que uno mismo se tiene que posicionar, como en otras muchas  cosas en la vida, y ver si realmente necesita cambiar.

Así probamos nuestro primer Bkool

Hay muchos ciclistas «tranquilos» de domingo que no lo quieren cambios por que su freno actual les va «de muerte», y otros lo quieran por un tema de peso corporal, por ejemplo, y es que un ciclista de 100kg bajando se convierte en una bala humana.

A los sibaritas del «ultra light» no les gustará, por que la bici les pesa mas, y los «MacGyver» de la bici por que para ajustarlo es muy difícil.

En definitiva, que todo se basa en algo personal, pero que me temo que acabaremos pasando por el aro una gran mayoría y más cuando hay mucho culo inquieto que no se puede resistir a llevar «lo último».

Al final la bici aunque sea la misma, cada uno la vive a su manera, y como diría mi abuela: «Más vale que sobre que no que falte»

La industria de la bicicleta, con el Tour a favor

Bicicleta - Julian Alaphilippe JoanSeguidor

Gravel, disco, ¿monoplato? el ciclismo pro, el Tour, vuela a favor del gremio de la bicicleta

Mov_Gore

 

Dos charlas han tenido la culpa, dos momentos, con personas de índole muy diferente, que nos han dado la medida del poder que la industria de la bicicleta tiene en el ciclismo actual.

Y no hablamos de su presencia en equipos o su influencia, la de Specialized con Sagan, sin ir más lejos.

El primer síntoma: ese comunicado de la UCI del primero de julio que aceptaba el uso del freno de disco con efecto inmediato.

Eso implicaba que el Tour que hoy estamos disfrutando, abría las puertas a lo que viene y que el gremio de la bicicleta trata de instaurar.

 

 

El freno de disco para todos, incluidos los profesionales.

A los pocos días, tuvimos una breve pero interesante conversación con un player importante en el mercado de la bicicleta.

Le comenté lo del freno de disco y fue nítido:

 

 

Cambrils Movil 300×100

 

«Claro que nos interesa introducir el freno de disco, es lo que viene y le interesa al gremio, pero es que hablamos de una mejora buena para el usuario y para los fabricantes. No es algo que impongamos sin más, por capricho, el usuario es el principal beneficiado de unas prestaciones que ahí están«

  

 

Cierto, el freno de disco es un win- win.

Pero como lo de la mujer del César: no sólo hay que ser honrado…

Porque los usuarios perciben que a veces las novedades entran a la brava, sin vaselina.

Y desde un tiempo a esta parte si una cosa tienen las marcas de bicicletas es el apuntar todas en la misma dirección cuando se trata de introducir alguna novedad.

Con los frenos de disco tenemos esa sensación.

 

Y ahí estamos, escrutando las bicicletas del Tour de Francia, un escaparate que tiene mucha influencia, sobre todo en España, que gustamos de emular a los pros.

Y miramos si Alaphilippe lleva disco, si lo lleva Sagan, si lo calza Barguil..

Si sólo usan disco en el llano, si vuelven al cantilever de toda la vida en montaña.

El ciclismo, tan innovador, tan conservador, todo a la vez.

 

 

Pero no sólo eso, en el repertorio de las estridencias, vemos que el Tour incluye un tramo de tierra en el alto de de los Alpes.

Plateau de Glières parecía la Strade Bianche.

Tierra en el Tour, es gravel en el escaparate.

La modalidad que tiene on fire las marcas, que les ha abierto el cielo de otro mercado, un nicho que ya da réditos, y que seguirá dando.

Y no es cualquier cosa en un mercado raro, como admiten todos los actores que están en liza.

 

La bicicleta: Discos, gravel, y en el horizonte ¿el monoplato?

El Aqua Blue con 3T no estuvo en el Giro, no está en el Tour, ni estará en la Vuelta que abre el paso a los equipos españoles.

Si la reducción de ciclistas por equipo implicara más equipos en una grande, podrían haber tenido sitio.

De haberlo tenido ahí pondrían su monoplato, posiblemente la novedad que acabe por extenderse.

No cabe duda que la bicicleta tiene en el ciclismo su mejor escenario, pero las circunstancias han tardado en que se plasme como se está plasmado ahora.

Y ahora el gremio vive su mejor momento entre los pros.

INFO

Ya en marcha el Tour de Bkool

Los frenos de disco y Orwain Doull

En Abu Dhabi tiene lugar uno de esos bolos multimillonarios que los jeques sostienen para su mejor gloria y mayor reflejo en los gustos occidentales, gustos que ahora incluyen la bicicleta y su glamour centenario. Hace unos días fue Omán, antes Dubai. Abu Dhabi tiene la singularidad de reunir una pléyade ingente de estrellas: Nairo, Contador, trabajando para Mollema, Nibali y otros, entre ellos velocistas de todo tipo y tamaño, incluido el pequeñín Caleb Ewan, que necesita foguearse con los grandes nombres.

La carrera pasaría sin más historia, si no es por un nuevo episodio en este despropósito que es la introducción de los frenos de disco en el pelotón profesional, sobre lo que tanto se está escribiendo y opinando. El primer mantra habla de que el ciclismo es involución, que no quiere cambios, que le cuesta la novedad y aunque es cierto, a medias, no cabe duda que este freno implica muchas cosas, y a veces no es la reticencia ancestral a los cambios y sí la forma de introducirlos.

El freno de disco es el ariete del poder de las marcas de bicicletas en el ciclismo profesional. Están obsesionados con meterlo, como sea, pagando, me consta, ingentes sumas y sin procurar guardar las formas. El Quick Step es el banco de pruebas, Tom Boonen se retrató sonriente con esos frenos, Marcel Kittel salió en el emirato con él en la primera etapa y tras el accidente de Orwain Doull lo retiró en la segunda, “por respeto a mis compañeros” dijo.

Lo siento pero como diría el portugués “eso es teatro del bueno”. La imparable presión de las marcas parece inalterable. Porque no es sólo el proveedor de el Quick Step, Specialized, también son otras, que juegan, que mueven sus hilos en la UCI. Orbea también habló no hace mucho de su conveniencia. Nuestro amigo Sergio Palomar los defendió aquí mismo hace poco, Roski Bike, otrora Jordi Berenguer, también los aupó. Sin embargo no convencen, Contador, Froome y otros los denigran. ¿En qué quedamos? El año pasado entraron y salieron. Ahora vuelven a entrar…

Lo curioso del tema es que el accidente en cuestión y el corte de Orwain Doull no son achacables al 100% al disco. Ese corte alimenta las sospechas sobre los discos, pero también puede ser por el pie de la vallas, todo ocurre tan rápido que poner la mano en el fuego te acaba quemando. Es decir un sin Dios.

Y aprovechando eso que dicen del Pisuerga, ponemos sobre la mesa el nombre de Orwain Doull y quién es este ciclista que promete mucho no, muchísimo. Es el producto 100% Sky, fue campeón olimpico con la cuarteta británica que dobló el récord del mundo en Río y este es su primer año en el equipo que viste de negro, tras hacerse en los hornos del Team Wiggins. En el Tour Down Under se fue para casa para que le extirparan el apéndice y ha perdido siete kilos de peso, ahí va también masa muscular.

Los aires de Doull no son bajos y antes de que la música empezara a sonar ya dijo que quería ir al Tour de Flandes en un equipo donde la plaza en estas carreras esta carísima. Doull ha saltado a los titulares por un tema colateral, pero no creo que sea la última vez que oigamos sobre él. Anotad ese nombre y las miguitas que dejaron Geraint, Kennaugh y Wiggo.

Imagen tomada de @SophieSmith86

INFO

Mira los descuentos de Canyon en el Tour de Francia

¿Frenos de disco? Sí, por favor

El aterrizaje de los frenos de disco en el ciclismo de carretera, como cabía esperar, no está siendo lo placentero que las marcas desearían. Nada raro por otra parte, en un mundo tradicionalmente inmovilista y receloso ante las innovaciones técnicas.

No olvidemos lo que tardaron en implantarse los pedales automáticos o que los ciclistas comenzaran a utilizar el casco de forma habitual. Hasta que la situación se normalice, algo a lo que los fabricantes están decididos, tenemos abierto un debate recurrente. Que si son peligrosos, mira lo que le pasó a Ventoso. Que añaden peso a las bicis. Que en ciclismo de carretera y menos en competición no hace falta tanta frenada. Incluso he llegado a escuchar que si las bicis son feas.

Sin embargo, a pocos escucho hablar del aumento de seguridad que suponen o de las caídas que se pueden evitar con ellos. Estos días de borrascas continuas que están azotando nuestro país, me han permitido recordar los argumentos a favor. No hay más que disfrutar de unas llantas de carbono en una jornada lluviosa, como me ha ocurrido con la bici de prueba que en estos momentos tengo para la revista para echar de menos esa sensación de poder detener la bici donde queramos que he podido disfrutar con otras máquinas que he podido usar en terreno mojado.

Nos guste o no los frenos de disco han llegado para quedarse. Las ventajas sobre los sistemas de zapata en cuanto a funcionamiento son innegables. Partimos de que contamos con una superficie específicamente dedicada a la función de frenar, al contrario de lo que ocurría con la llanta que ha de contener la presión del neumático, disipar el calor producido al reducir la velocidad y soportar la tensión que ejercen los radios. Una multitarea que evidentemente reduce su efectividad bruta.

Al contrario de lo que muchas personas piensan, un freno de disco no frena más, es decir, no ofrece más potencia. La fuerza máxima que podemos aplicar a la frenada depende del agarre de la cubierta en la carretera -un aspecto en el que por otra parte se ha mejorado gracias a la normalización de las cubiertas de 25 mm-. Un freno de disco frena mejor, entendiéndose como tal que nos permite ser conscientes en todo momento de la fuerza que estamos ejerciendo, manteniendo el mismo comportamiento en todas las situaciones y, gracias al accionamiento hidráulico, poderlo hacer casi sin esfuerzo. Suficientes ventajas que por sí solas justificarían la implantación de este sistema a cambio de unos gramos más en unas bicis que, al menos en competición, han de ser lastradas en muchas ocasiones para alcanzar el peso mínimo.

El problema de la seguridad que tanto dio que hablar, en mi experiencia no lo es. En CX y BTT vemos constantes caídas y en alguna que otra ocasión montoneras, y son disciplinas donde en carrera se rueda realmente deprisa. Nadie está exento de sufrir un percance, pero el peligro no es mucho mayor que sufrir un corte con un plato o con alguna otra parte prominente de la bici. Con todo, los fabricantes han atendido las peticiones de los corredores biselando los bordes de los discos para minimizar los riesgos.

Como sucede en la mayoría de las ocasiones, éste es un debate que acabará en cuanto los profesionales empiecen a usarlos con asiduidad. De momento Boonen y Kittel ya han abierto el camino, mientras otros, como Nibali han manifestado su firme intención de emplear este sistema. Veréis como el año que viene por estas fechas ya no existe polémica que por otra parte, es un debate que ya se vivió de igual manera en su día en el mundo de la bici de montaña y en menor medida en el ciclocross.

Por Sergio Palomar, desde Bicisport

Imagen tomada de Ideal Deportivo

La marcha atrás de los frenos de disco

Las aguas vuelven a su cauce, el sentido común se ha impuesto, y la restricción de los frenos de disco se ha dejado atrás en el ciclismo de ocio. Es curioso este tsunami, que forma una ola en alta mar, aborda la costa y a su retiro deja un panorama lleno de confusión. Al final, las cosas quedan como estaban, que en definitiva es como debían estar.

El tema de los frenos de disco ha sido uno de los temas estrellas en lo que llevamos de temporada ciclista. Su entrada en el pelotón profesional causó recelos, luego vino el espantoso accidente de Fran Ventoso en Roubaix, en caliente se quitaron del peloton profesional hasta que se dé con el genio que los proteja convenientemente y luego se extendió la prohibición a todo y ahora se abre la mano al ocio.

Y es que el ocio es la madre del cordero del ciclismo, al margen de ser un importantísimo surtidor de ingresos en las federaciones, mantiene un gremio, el de la bicicleta, que creo que es al final el que está en todo esto. No olvidéis el tamaño de algunas de las marcas, tan grande que a veces hasta se sufrgan equipo profesionales de forma íntegra.

Creímos que fue un error tanto devaneo sobre los frenos de disco: admitirlos, quitarlos,… hablamos de dos errores, como los árbitros malos en el fútbol, pero ahora creo que hay un importante número de personas que respiran tranquilos toda vez que ya estaban, inscritos a marchas cicloturistas a meses vista y con fines de semana programados con familia y amiguetes.

Creo que el freno de disco se impondrá, tarde o temprano, pero con calma y pasos firmes, las calas no se fueron de un día para otro, ni tampoco la palanca de cambio del tubo diagonal. Sé de la urgencia de muchas marcas por remover el avispero del mercado, sé de marcas que no llevan las ventas que desearían, pero el espectáculo dado con los frenos de disco no ha beneficiado a nadie, ni en el corto ni el largo plazo, porque al final ha dado la sensación de que la seguridad de pro ha sido lo ultimo que se ha tenido en cuenta.

INFO

Los últimos remolques para llevar tu bici en el coche

El doble error de los frenos de disco

Frenos de disco sí, frenos de disco no, frenos de disco, quizá. Otra vez, el ciclismo vuelve a ser objeto de chanzas y comentarios porque la casa no se sabe limpiar desde dentro. Es increíble, sencillamente irritante, y lo que es un sector pujante, un gremio que crece, incluso en los perores años de la crisis, se ve ahora abocado a la incertidumbre de qué hacer si tú has invertido un pastón en tu bicicleta.

Hace un tiempo comentamos lo que sería el ciclismo con los frenos de disco. Tuve en dos días dos puntos de vista tan extremos que intenté plasmarlos no sé si con buena suerte o no. Lo que sé es que aquel post, sin haber pasado lo de Ventoso en Roubaix, ya había generado debate e interés.

Ahora nos encontramos con la imagen de Ventoso, achantado y asurado en una cuneta por el norte de Francia con una de esas heridas que mucha gente ya vaticinó que podrían verse si los frenos de disco poblaban el pelotón. La opción de la UCI de poner el sistema en cuarentena nos pareció acertada, y paliaba el primer error de permitirlos sin las pruebas y protecciones necesarias.

Sin embargo, en ciclismo las cosas ocurren a ritmo de vértigo, como si el deporte y sus mentores estuvieran en un continuo y virado descenso del Stelvio. Si fue un error meter los frenos de disco en un pelotón así a la brava, no menos erróneo es deshacer el entuerto prohibiéndolo por doquier, o al menos eso se entiende de la nota de la RFEC, que además deja más dudas que certezas.

El ciclismo en el siglo XXI es un deporte que tiene dos vertientes muy marcadas, competición y ocio si la primera llena nuestras pantallas muchas sobremesas, la segunda mueve una cantidad ingente de personas por toda la geografía participando en marchas y otros eventos que no son competitivos, aunque eso no siempre sea así.

Decir ahora que los frenos de disco están prohibidos en todo evento ciclista es un locura que quita el sueño a organizadores y usuarios que con bicicletas megacaras en su garaje no saben su van a poder tomar parte en las marchas a las que se habían inscrito. Un freno de disco en el cicloturismo bien entendido no puede ser peligroso, no en la medida que lo es en un pelotón del WT a 70 km/h.

Es decir que al final para solucionar un error, se incurre en otro error. Es el doble error, lo que en fútbol se dice de los árbitros malos cuando buscan compensar. Deshacer el camino no será sencillo y en el trasfondo aparece un sector, el de la bicicleta, en el que conviven muchas marcas, quizá demasiadas y no hay sitio para todos. “Trabajamos para que nuestra marca no sea la próxima en desaparecer” me han dicho alguna vez. Ahora el que saque el mejor proyector de freno de disco tendrá el hito…

INFO

Peñíscola sobre ruedas…