Gianni Moscon: El ciclismo no necesita gente así

Gianni Moscon JoanSeguidor

Gianni Moscon pillado en otra trifulca en la Kuurne-Bruselas-Kuurne

Gianni Moscon fue un corredor que nos encandiló hace unos años.

Aquella Roubaix del 2017, tirando y tirando a por Boonen, el marciano rendimiento para Chris Froome en la Vuelta de aquel año.

Gianni Moscon fue el ciclista que muchos señalamos, con Alaphilippe, para discutirle el maillot arcoíris a Valverde en Innsbruck.

Pero igual que el murciano pasó por su trance de sanción, sin admitir nunca culpa, haciendo amigos por donde pasó, la Kuurne-Bruselas-Kuurne volvió a destapar el tipo de corredor que es el italiano.

Cuando echaron a Gianni Moscon que llegó a ganar Geraint Thomas dijimos que…

Gianni Moscon, por su calidad sobre la bicicleta, le llegaron a llamar “Gianni Bugno”, pero no todo es clase o calidad sobre la máquina.

Sin calidad humana progresar es imposible, y a Moscon esas carencias le matan.

Bugno fue apreciado y vivió una rivalidad máxima con Miguel Indurain sin decir una palabra más alta que la otra.

No sé si el Team Sky tomará medidas, pero no sería de extrañar.

Con Moscon tenemos el día de la marmota.

Y así en la Kuurne, Gianni Moscon suma otra capítulo a su historial de marrullerías y malos modos.

Si en el Team Ineos imponen realmente la tolerancia cero, las acciones de italiano deberían tener consecuencias tangibles.

Ya está bien de ejercer de macarra en el pelotón, de agredir a compañeros, a sembrar de mal rollo y tensión escenas que son tan habituales como una montonera en el norte.

Siempre valoramos su talento, una clase imperial sobre la bicicleta, una calidad fuera de toda duda, pero si en ciclismo ser un capo te permite hacer lo que te sale de las «pilotes», casi mejor que pasamos.

Strade Bianche: cinco historias que queremos leer

Strade Bianche Tiesj Benoot JoanSeguidor

Cinco apuestas rápidas para el sterrato: Wellens, Moscon, Andersen, Fuglsang y Schachmann

Gravel Ride SQR – 300×250

Sea el sexto monumento o no, la Strade Bianche es una carrera que no pasa desapercibida.

Tierra, mal tiempo, pendientes, Siena, ese casco viejo qué,… todos los alicientes de la Strade Bianche conjugan en el plato perfecto que muchos nos ponemos un sábado de marzo.

En ese recorrido lleno de trampas, y socavones, giros vengativos y caminos secundados por cipreses tiene a bien cumplir la expectativas no siguiendo cualquier pronóstico previo.

Nosotros, norma de la casa, no sé si tenemos al ganador de la Strade Bianche 2019 entre nuestros cinco, pero tened por seguro que son cinco de cuya suerte querremos saber cuando lleguen a Siena.

Uno de ellos hasta quizá suceda a Tiesj Benoot.

LDB_Berria 1024×140

Tim Wellens es uno de esos corredores que sólo puedes querer

Irreverente, con un motor de cilindrada, con recorrido es el segundo espada del Lotto que sale a defender el dorsal uno de Benoot, pero como demostró en la Het Nieuwsblad, los que le vaticinábamos un éxito en las Ardenas, quizá nos equivocamos.

Se le vio bien y delante en los adoquines, y por ende debería estar delante en la tierra.

Es la baza escondida.

Pirinexus 300×250

Jakob Fuglsang viene de ganar Andalucía.

Está en forma en Astana en febrero-marzo no es noticia, pero sí síntoma de correr mucho para emerger en la cuadra celeste.

Fuglsang tiene la forma pero también mimbres en la tierra y además cierta proyección en esos días que se siente torero.

Le veo en el top ten.

Maximilian Schachmann tiene que desperezarse.

Su estado de forma no es de dominio público, pero sí su calidad.

Sin Peter Sagan, cada vez más ausente en la primera que acostumbraba a copar no hace tanto, Schachmann es uno de los ciclistas más polivalentes del pelotón.

No le vemos ganando, quizá ni siquiera en vanguardia, pero como el anterior danés, si tiene el día tonto…

Y será interesante verle para las carreras que han de venir.

Gianni Moscon es la baza del Team Sky.

El ciclista que no esquiva el conflicto, ni la rivalidad.

En la Strade Bianche tiene un recorrido perfecto para meter metros si está en forma.

Y tiene su mano defender el pabellón local, porque aunque la Strade sea una carrea 110% italiana, no son muchos los italianos que se la han llevado a casa.

De hecho la lista empieza y acaba en Moreno Moser.

SQR – GORE

 

Cambrils Square Agosto

Soren Kragh Andersen es un ciclista en el que pensamos para la Strade Bianche desde hace días.

Su última etapa en Algarve, exigiendo lo mejor de Tadeg Pogacar, es el testimonio de un estado de forma importante.

Él ganó la Paris-Tours que se metió también por tierra, por entre viñedos del centro del hexágono.

Andersen tiene argumentos para ser una de las ruedas más temidas en la salida y llegada de Siena, si vemos a Fuglsang en el top ten no os extrañe que el otro danés acabe próximo al podio.

Es por lo demás un ciclista que nos encanta… para qué negarlo.

Gianni Moscon, como si nada hubiera pasado

Gianni Moscon- Team Sky JoanSeguidor

Moscon admite que no ha habido sanción de su equipo

En breve Gianni Moscon podrá volver a competir.

Y lo hará, al parecer, como si no hubiera pasado nada, desde aquella etapa del Tour en la que, una vez más, sacó sus malos modales a pasear.

En esa ocasión, el Team Sky sacó al corredor de la carrera, en la última semana, un daño importante, y luego se acató la sanción de cinco semanas de la UCI.

Gianni Moscon salió en el bus pidiendo disculpas, que se había pasado, que él así no era y esas cosas.

 

 

Las prestaciones de las DT ERC para gravel

Lo hacía sobre un suelo en el que llovía sobre mojado. 

Los antecedentes en el pelotón acompañarán por siempre a Gianni Moscon, cuyos compañeros de profesión saben que es de mecha corta.

Este problema lo puede tener otra vez en cualquier momento, en cualquier carrera. 

La nueva versión de Gianni Moscon

A puertas de volver a la competición, o al menos de estar disponible, Gianni Moscon hace un «donde dije digo…» y afirma que no hizo nada.

Toma ya. 

Es decir que aquel vídeo era impostado, o quizá impuesto. 

Me recuerda al episodio de la cadena de Andy Schleck, el ataque te Contador… 

De cualquiera de las maneras, Moscon añade que no ha habido sanción por parte de su equipo. 

Entiendo que para el Team Sky la tolerancia cero tiene cotos y límites, no se aplica a todo, porque no es lo mismo tener un broncas en el equipo que un dopado.

No al menos de cara a la opinión pública. 

Y en el Sky, expertos en comunicación deben tenerlo claro. 

 

 

Gianni Moscon, a la nevera del Team Sky

Gianni Moscon- Team Sky JoanSeguidor

Para Gianni Moscon se abre un periodo en el rincón de pensar

 

Una de las acciones más tristes del pasado del Tour de Francia la volvió a protagonizar Gianni Moscon.

Talentoso, ciclista de mucho motor, pero de evidente incontinencia verbal, Gianni Moscon fue expulsado del Tour por golpear al ciclista del Fortuneo, Elie Gesbert.

Fue en la jornada de Carcasonne, y a diferencia de otras veces las cámaras le pillaron.

Pasada la resaca del Tour y su celebración, el Team Sky al fin toma nota y pone en cuarentena al ciclista.

Hasta nueva orden, que será la resolución del comité de disciplina de a UCI, Moscon no volverá a competir.

Y eso que podría, pero finalmente el Team Sky, a quien le hacen falta pocos motivos para estar en el ojo del huracán, no le alienará hasta que se falle la suerte del corredor.

Gianni Moscon es famoso por sus reyertas en el pelotón. Kevin Reza fue el primero en probar su mal genio en Romandía, luego vino la denuncia de Sebastian Reichenbach.

En ambos casos salió de rositas, pero en el Tour fue cazado.

Dave Brailsford quiere aplicar el «wait and see» y saber si Moscon fue provocado, cosa que incluso corroboraría que este magnífico ciclista puede tener nuevos problemas en el futuro.

Gianni Moscon: sólo le faltaba esto al Team Sky

Gianni Moscon- Team Sky JoanSeguidor

 

 

Talentoso, fuerte, potente, corredorazo, pero problemático, muy problemático, Gianni Moscon deja con siete al Team Sky en la semana final del Tour

 

 

 

Otras veces la carencia de imágenes salvaron a Gianni Moscon, pero esta vez se le ve bien.

Cualquiera que guste del buen ciclismo y de un ciclista dotado, tiene que admirar a Ginani Moscon sobre la bicicleta.

Es fuerza bruta, talento precoz y carrera sin techo aparente.

Ha tardado en llegar al Tour de Francia.

Justo cuando el Tour reduce el número de corredores por equipo, Moscon logra entrar en el ocho del Team Sky.

El nivel queda patente.

 

La enésima pelea de Moscon

Pero Gianni Moscon es un broncas. Y el Tour no ha andado con subterfugios.

Moscon fuera de carrera en la semana decisiva para definir el Tour de Francia, con Geraint y Froome al comando y una ingente cantidad de trabajo en los Pirineos.

Gianni Moscon: no es la primera vez, es reincidente.

Le ha salvado que otras veces no ha habido imágenes.

 

Gianni Moscon, por su calidad sobre la bicicleta, le llegaron a llamar “Gianni Bugno”, pero no todo es clase o calidad sobre la máquina.

Sin calidad humana progresar es imposible, y a Moscon esas carencias le matan.

Bugno fue apreciado y vivió una rivalidad máxima con Miguel Indurain sin decir una palabra más alta que la otra.

No sé si el Team Sky tomará medidas, pero no sería de extrañar.

Con Moscon tenemos el día de la marmota.

Si el Tour pasó de puntillas sobre Alpe d´ Huez, Team Sky omitió el problema de Moscon.

 

Y ahora estalla en las manos.

No nos alegra especialmente, Moscon es un ciclista que nos gusta en el estricto ejercicio de su profesión, en lo otro, lo vemos, deja mucho que desear.

En el Team Sky hay un par capos y muchos jefecillos, que se creen con derecho a pernada en el pelotón. Recuerdo algún otro gesto que les describe.

Rowe y Rosa han sacado la mano o la lengua a pasear, pero Moscon cruza todas las líneas.

  

 

El Team Sky en los Pirineos sin Moscon

¿Qué pierde el Team Sky sin Gianni Moscon?

Pierde pulmón, poder, más kilómetros para los compañeros.

Ahora Rowe, Castroviejo, Kiato tocarán a más trozo por barba.

Maldita la gracia.

No creo que el Sky se derrumbe sin Moscon, pero les va tocar pencar más y mejor.

A ello se le añaden los “problemas” que el equipo ya arrastra en términos de imagen.

 

 

  

 

Los anteriores problemas de Moscon fueron con ciclistas del entorno del Groupama, el equipo de Marc Madiot, un pirómano al cuidado de un incendio.

Ahora vuelve a tener problemas con un ciclista y equipo francés.

Es como cerrar el círculo.

A todo lo que el público francés lleva leyendo del Team Sky, se le añade ahora que un matón corre en su seno.

No sé si es la mejor manera de calmar los ánimos de cara a unos Pirineos que prevemos atestados de gente.

Mov_Gore

 

Cambrils Movil 300×100
 

 

Si en el equipo Moscon sale de esta como si tal cosa, entonces habremos de pensar, como ya hemos hecho otras veces, que el Team Sky gusta de hacer exactamente todo aquello que critica de otros.

Imagen tomada del FB del Team Sky

INFO

Las costuras del celeste del Movistar

Gianni Moscon no conoce su techo

Gianni Moscon JoanSeguidor

23 años, pero Gianni Moscon ya impresiona

El mundial de crono en Bergen hay que admitir que dejó varias imágenes y alguna impresión sobre el que ha sido el título con más cracks en concurso que recordamos. Antes de entrar en acción los que al final pisaron el podio, nos llamó la atención la concurrencia de tres corredores Moscon-Kiryienka-Oliveira que se quedaron en el pañuelo, el suspiro de un segundo.

De los tres nos llamó la atención Gianni Moscon, no es la primera vez que lo consigue, como en casi todo lo que hace. Subió acoplado una revirada ascensión final a su cabra, como quien surca rectas. Moscon apareció en el empedrado anterior a esa cota final dándole unos pistonazos a los pedales, que nos hizo padecer por la salud de la máquina y sus piezas.

Gianni Moscon es desde luego uno de los nombres del epílogo de la campaña. Lo suele ser todo el año, pero creo que el gran público ha sabido de él estos días, en especial en ese de Andorra en el que emergió para ponerle orden en el grupo a Chris Froome.

Ojo porque hablamos de un corredor que nació en primavera de 1994 cuando el ciclismo italiano vivía, en parte, de la clase y categoría de Gianni Bugno, el ciclista al que muchos le comparan. Aunque las comparaciones son elogiosas, sinceramente, Moscon me parece un diamante en bruto, en todas sus acepciones. Incluso a veces hasta demasiado bruto, un saludo a Kevin Reza.

Sólo cabe mirarle pedalear por Bergen, disputando un mundial contra el crono a donde va como garante del título italiano como tirando de Froome en la Vuelta o disputando con los mejores Roubaix. Ojo, atención, porque esto no es común ni muy normal, en este ciclismo de bloques y super especialización.

No hay vuelta de hoja, estamos ante un super clase, un talento cuya dimensión nadie sabe marcar ahora mismo. Y atención con lo que pueda hacer en el Mundial de fondo, el domingo. No es un ganador nato, aún, tiene el Artic Race y poco más, pero hay hechuras, maneras de ciclista grande, importante, de enjundia.

¿El problema de Moscon? Que es bueno en todo, pero aún no es el mejor en nada y eso es un lastre. El ejemplo lo tiene en su propio equipo con Geraint Thomas, un ciclista de primer orden, sobresaliente, que juega en todos los terrenos pero no acaba de plasmar, ni siquiera en las grandes vueltas en las que cree que puede acabar triunfando.

Moscon está a tiempo, tiene toda la vida deportiva para elegir qué camino le conviene, él sabrá qué es lo mejor, pero un anhelo, verle en Roubaix, motiva.

Imagen tomada del Team Sky

 

Como Landa por su casa

Landa en la Vuelta a Burgos JoanSeguidor

Me ha encantado la etapa de Picón Blanco, por muchos motivos. Primero el paisaje, castellano al cien por cien, con un sol a plomo, un calor que parecía enganchar a los corredores al asfalto, un dibujo que me es familiar, incluso diría hasta tierno, como dije castellano, una tierra que amo como propia, de contrastes brutales, porque por aquí mismo en medio año no habrá quien pare de frío y esta tarde de agosto plomizo, la sensación térmica invitaba al ahogo.

Luego por el nudo y desenlace. De qué nivel podrá presumir hoy la Vuelta a Burgos. Ese grupo estirado por el ritmo del pequeño francés Kenny Elissonde, pequeño pero matón, dando el primer hervor a un pelotón que iba a congojado por dos motivos: la fama que precedía la cima final y el miedo escénico que imprime Mikel Landa.

Aunque no a todo el mundo coarta igual Landa. Enric Mas crece y lo hace en vanguardia del pelotón, entre los mejores, siguiendo con el camino que tomó un día y que apunta a algo importante. Mientras Gianni Moscon, otro que tal, daba sus últimas gotas, Mas aceleró una vez, y otra, le traía al pairo que fuera Landa el portador del maillot morado.

Segundo en la general Mas jugó a lo que daba el tiro y no le salió porque había gente mejor, pero que le quiten lo bailado, crece entre grandes nombres, y eso acelera el proceso. Mas quizá esté en el podio final de Burgos, la carrera que por cierto ya descubrió a Landa hace unos años.

Porque siempre he pensado que Alava es más Castilla que Euskadi, y antes que se me enfurisme alguno, lo razono: por paisje, morfología e incluso clima, Vitoria y su cuenta me recuerda mucho más a lo que veo por Burgos, que el paisaje verde y encajado de Vizcaya y Guipúzcoa.

Por eso para Landa, competir en Burgos, es como hacerlo en casa, en la puerta de la finca, en el campo de su infancia. Es un paisaje familiar e incluso agradable. Landa era el favorito para ganar la carrera y tiene todos los números para hacerlo. Le rodea un equipo, tiene un colchón de tiempo y el recorrido le favorece.

Un hecatombe o algo similar se necesitaría para quitarle de ahí. Landa no necesito arrancar, era una subida que marcaba los huecos a ritmo y eso hizo, eso y seguir a David de la Cruz que luce muy bien para la Vuelta. Es curioso, mientras Landa está en el añadido de su campaña, para De la Cruz llega ahora su gran momento.

El catalán creo por eso que se ha equivocado. Entró al relevo a Landa sin tener atada la victoria de etapa y encima alejó al líder de su compañero Mas. Al final ni lo uno, ni lo otro. Es posible que dos Quick Step acompañen a Landa en el podio final, pero lo harán, previsiblemente, sin la etapa que David podría haber ganado de haberle pasado la responsabilidad a Landa.

La jornada tiene otras dos buenas noticias: la celebración desde cabeza de Jaime Rosón de su fichaje por Movistar y la confirmación de que Miguel Angel López ha resurgido, por enésima vez, de sus cenizas y apunta estar fuerte en la Vuelta a España.

Imagen tomada del FB del Team Sky

INFO

La Cerdanya Cycle Tour es la única prueba en España del circuito internacional Gran Fondo WT…¿Te apuntas?

¿Quién es el dueño del pelotón?


La segunda jornada siciliana siguió el patrón de sus homólogas sardas y quedó en poco o nada noticiabe, más allá de que Vincenzo Nibail, pisó su ciudad en competición y que Gaviria se adjudicó la etapa, la segunda ya, en lo que es un prodigio de efectividad, porque el colombiano, ahora sí ganó con todos ases sobre la mesa y tras dejarse ver en favor de Jungels. Lo dicho el Quick Step del Giro es un equipo que goza de duende, tiene magia, talento y victorias. Y todo con el rosa de envoltorio. Gaviria tiene algo que no sé si alguien logró, ganar en las dos islas.

La etapa tuvo otra cuestión sobre la mesa que coleaba desde el Etna y que habla de lo que se cuece en la tripa del pelotón, ese ente que a vista de helicóptero parece un ser vivo, pero que es el resultado de miles de interacciones y gestos que lo definen y le mantienen en una milagrosa aureola, porque desde fuera, viendo esa masa informe, pensamos que los milagros se suceden en cascada.

El hecho en cuestión es el rifirafe de Javi Moreno con Diego Rosa que ha acacabo con el primero fuera de la carrera. Ojo porque no es un tema baladí. Moreno era uno de los hombres más fuertes que Nibali en el Bahrain y ahora está fuera, expulsado del Giro dejando cojo, casi de inicio, equipo del dorsal numero uno.

Al parecer en plena ascensión del Etna, Diego Rosa entró a saco hacia la cabeza del pelotón con Thomas con él sin respetar la plaza que Nibali y su mano derecha ya tenían cogida. Ofendido por el arreón, Moreno empujó a Rosa, desproporcionado, sí, pero también amparado en una primera provocación. Al final el andaluz fuera de la carrera y Rosa, el detonante, sigue.

Yo ¿qué queréis que os diga? lo veo desproporcionado. Hasta Rosa piensa que entró brusco y que la reacción de Moreno es la normal, aunque tampoco se moja mucho sobre si la expulsión podría haberse evitado. ¿En qué quedamos? yo creo que Moreno se calienta, a full de pulsaciones, pero de ahí a la expulsión…

A mí el paisaje que se dibuja me da que pensar. ¿Cómo es posible que se maniobre en el pelotón como el propio Rosa admite? ¿quién manda en el pelotón? porque tú puedes subir a tu líder, Geraint, en el momento que te plaza o te surja, y no situarlo desde antes. Las acciones que a veces se insinúan y las decisiones que se generan dan mucho que pensar.

Se aplica la disciplina a quien comete el acto pero no a quien lo provoca. Hay tenia para ciertos equipos??? yo creo que no, en estas decisiones lo que hoy te beneficia otras veces te lastra, mirad hace un par de años la rueda que aceptó Richie Porte y el sopapo que se llevó, no obstante, que haya ciclistas que se manejen como Diego Rosa en el pelotón no es la mejor carta de presentación, como las leyendas que corren de Gianni Moscon. Tanto talento, tanto poderío quizá confunda a alguna de las incipientes estrellas del equipo que vino a dar ejemplo.

Imagen tomada del FB del Giro de Italia

INFO

El Cruz Cyclone es un portabicicletas de bola de remolque para dos ó tres bicicletas abatible y con antirrobo