Los minimundiales de Michael Matthews

Michael Matthwes - Quebec y Montreal Joanseguidor

Michael Matthews gana en carreras donde se concentran ciclistas que no corren para especular

Hay varias cosas que definen a uno de los ciclistas más singulares del pelotón: Michael Matthews.

Es rápido, pero no el que más, sube bien ciertas cotas, pero no el que más, contrarrelojea los prólogos, pero no el que más.

Sin embargo, y con todo ello, Michael Matthews engorda uno de mejores palmarés del momento a golpe de olfato en carreras que se significan por ser auténticas ruletas.

Porque las dos clásicas de Canadá que coinciden con la Vuelta a España acostumbran a ser un nido de buenos ciclistas regalando competiciones de mucho nivel.

Así ganar en Quebec y Montreal, aunque no tenga el nombre de otras pruebas, tiene su mérito.

Mov_Gore

Canadá, carreras corridas sin mirar al de al lado

Antesala del mundial, cada prueba se toma como una base sobre lo que idear el inminente mundial.

Y cada una tiene su nombres.

Peter Kennaugh estuvo cerca en Quebec. El persecucionista inglés, de la quinta de Geraint, es el fondo de armario del equipo de Peter Sagan.

Pero Matthews dejó en nada el intento.

Hablando de Mundial, en Bkool ya está el recorrido 

Como los no pocos que hubieron en Montreal, ciclismo en parques anglosajones y avenidas enormes.

Aquí tuvimos actuaciones corales, con dos nombres que son denominador común: Mateh Mojoric y Tim Wellens.

En especial, el primero, que primero buscas sus opciones, escapado veinte kilómetros con el grupo a unos veinte segundos, todo el rato, y luego si eso ayuda a Sonny Colbrelli.

No pudieron evitar la victoria de Matthews, pero como decíamos ayer, con los Lagos y los dos tipos de ciclistas que corren por los mundos de Dios: están los que las ven venir y sacan provecho del esfuerzo ajeno y los que toman el mando de su suerte, y en Canadá suele haber mucho de los segundos.

Imagen tomada de FB de Grands Prix Cyclistes

Sagan vs Van Avermaet, el otro duelo

Este año para quienes amamos profundamente el mundial de ruta, como una de las mejores carreras de la temporada que rebosa emoción e incertidumbre, tenemos por el camino varias citas que hacen las veces sucedáneo de la carrera irisada, ante la prueba recta y plana que, como no podía ser de otra manera, se ha planteado en Qatar.

En el camino hemos disfrutado con una prueba de fondo en los Juegos Olímpicos de auténtico lujo, un carrerón con mayúsculas que nos sacudió del tedio del Tour y coronó un ciclista que es muy grande, Greg Van Avermaet. Este fin de semana hemos podido disfrutar de sendas carreras en Canadá, ese terreno en el que Fede Etxabe ganó hace muchos años, siendo una de las pocas victorias españolas en la extinta Copa del Mundo.

Las dos pruebas del World Tour de Canadá han resultado sencillamente abrumadoras y muestra fehaciente de que en clásicas de un día, el duelo que emerge casi siempre es el de Sagan vs Van Avermaet, dos corredores que no entienden el ciclismo como algo de nadar y guardar la ropa.

En Quebec, se disputó entre la crono y la llegada a Aitana en la Vuelta la emoción fue máxima. Peter Sagan se bastó para, rodando por todos los lados, poder llegar con opciones y rematar en la llegada, pasando a Rigoberto Uran a menos de cien metros de meta, si, a sólo cien, demostrándose que, aunque Uran sea un buen vueltómano, sus registros en las carreras de un día no son nada desdeñables.

Ganó Sagan sobre Van Avermaet, Zipi & Zape, pero nos enamoró Gianni Moscon, un corredor que compite con una personalidad comparable a la que Tim Wellens nos ofreció desde bien pronto. El italiano del Team Sky asoma en la vanguardia del equipo inglés, lleva tiempo haciéndolo. Fue un puntal en Roubaix, hasta que se estrelló en una curva, y se ganó galones en el verano escandinavo, tiene sólo 22 años, trae background de categorías inferiores y no para de crecer en carreras que se suponen largas para ciclistas de su edad.

Moscon también estuvo delante, dando cera, en Montreal, minutos después de coronarse Nairo, aunque aquí el que acarició la victoria fue un inesperadamente valiente Rui Costa, quien desde que ganara el mundial no ha dado excesivas alegrías al Lampre. De hecho el equipo italiano que el año que viene será de factura árabe tuvo la carrera a su merced durante muchos momentos. Costa delante y Diego Ulissi detrás. Pero claro, corrían contra dos ciclistas que no miran si se les da relevo o no, corrieron contra dos profesionales que ejercen su oficio a cara descubrierta, corrieron contra Sagan y Van Avermaet, y uno por otro arruinaron la intentona de Costa a menos de un kilómetro de meta.

Van Avermaet, que viste el mismo maillot que Samuel en calidad de campeón olímpico, no perdonó en meta. Sí, sacó y remató el córner. Como dije sólo le faltó darse a sí mismo las flores, pero vestirse de azafata habría sido demasiado.

Imagen de Twitter

INFO

Suunto presenta el Suunto Spartan Ultra, un reloj GPS multideporte de alta gama para deportistas y aventureros. Además, Suunto está renovando Suunto Movescount, su servicio deportivo online, con nuevas funciones y mejoras