El universo del tándem (vol II)

El ciclismo es un deporte individual, sin embargo, lo más gratificante del tándem es compartir experiencias con un compañero o compañera, y la enorme satisfacción personal de hacer posible que personas con deficiencia visual puedan practicar este deporte.

El piloto son los ojos del dúo y hay que pensar en voz alta para comunicarse continuamente con el compañero. Avisarlo con mensajes claros de las incidencias del terreno, los baches, las rotondas, los semáforos, los repechos…, pero también para describir un paisaje o una anécdota. Vamos “atados” por los pies con los pedales automáticos coordinando el pedaleo y otros movimientos: al arrancar o parar, al ponerse de pie, al beber agua o comer una barrita… Con el tiempo y la experiencia, todo resulta de lo más natural.

El ciclismo en tándem es un ejercicio muy sensitivo. Las personas con deficiencia visual desarrollan los otros sentidos de una forma excepcional. A mí no dejan de sorprenderme en casi cada salida. Estando a 30 ó 40 kilómetros de casa, muchas veces pueden decirte con bastante exactitud dónde estamos, con sólo recordar los accidentes orográficos, los sonidos u olores del recorrido. “vamos, vamos, que solo quedan dos kilómetros de puerto” me comentó una vez un compañero ciego. Tenía razón y yo le pregunté: «¿Cómo lo sabes?…“ por el chirrido de los grillos, que siempre se escucha en este punto. Hacia bastante calor y subíamos el puerto de Parpers, una carretera habitual en nuestras salidas.

Salir en tándem o en bici individual no tiene mayor diferencia que la evidente de ser dos personas en una misma bici. Más metidos en tecnicismos, el tandem es un vehículo mucho más lento en cualquier tipo de circunstancias. Hay que anticipar las trazadas, las frenadas o los cambios de plato y piñones. En general, la reacción de marcha es más “diesel” que una bicicleta individual.

Es algo similar a conducir un camión en lugar de un coche. Cuesta más maniobrar con él y en las subidas no se puede dejar de pedalear porque, por el mayor peso, se pierde pronto la inercia, sobre todo cuanto más porcentaje tengan las subidas. También es más lento al arrancar y en las aceleraciones, y se hecha en falta ese repris extra cuando te cortas un poco y hay que cerrar un hueco para volver a entrar a rueda, pero una vez lanzado… en llano se mantienen facilmente velocidades de crucero de 40 ó 45 por hora, si además la carretera pica para abajo (aunque solo sea un 2%), resulta complicado seguirnos el ritmo. Eso hablando de una salida cicloturista, si hablamos de tandems de competición… ni te cuento.

El nivel del ciclismo de competición en tandem en España es altísimo, sobre todo en carretera. Tenemos dos parajas masculinas y otra femenina de primer nivel mundial: Ignasi Ávila – Joan Font, Carlos González – Noel Martín y Pepi Benítez – Bea Gómez. Los tres son tandems de referencia internacional y habituales en los podios de Copa del Mundo, Mundial o Juegos Paralímpicos este mismo año. O el formado por Quike Porto – José Antonio Escuredo, que sólo hacen velocidad en pista. Además, este mismo año hemos sufrido la ausencia del mejor tandem español de la historia: Christian Venge – David Llauradó. Sin embargo, nos debe de preocupar mucho el relevo generacional, porque fíjate la edad que ya van teniendo todos ellos, sobre todo los deficientes visuales que, de hecho, son los insustituibles en esta especialidad del ciclismo.

Por lo que a mi respecta, aquí en Catalunya, no nos llega muy poco gente joven con la que trabajar de cara al futuro. Yo lo entiendo como una de las consecuencias negativas de la integración del ciclismo adaptado en las federaciones de ciclismo. Antes, esa captación la realizaba la Federación de Deportes para Ciegos, pero ahora que el ciclismo ya no depende de ellos, desvían a la gente joven hacia otros deportes donde tiene más interés y siguen manteniendo el control, como és lógico. ONCE sigue haciendo el esfuerzo de invertir en esta actividad de ocio que mantenemos en Catalunya, pero a nivel competitivo, me preocupa mucho la falta recursos y la captación de nuevos talentos. En el resto de España, la situación aun es más preocupante.

En el caso de los pilotos, tanto chicos como chicas, no considero muy compllicado encontrar ciclistas experimentados que quieran probar esta especialidad, y no sólo con ambición competitiva, ya que suele llegar gente con diferentes intereses: tanto buscando un nuevo proyecto personal con un compañero o compañera competitivos, pensando en la alta competición y/o en la posibilidad de acceder a una beca, o, por el contrario, sencillamente para seguir disfrutando del ciclismo a la vez que realizan una labor social.

Por Carmelo Esteban

Mira si quieres la primera parte de este excelente serial

Foto tomada de www.juanfranandreu.com

¿A qué sabe una medalla paralímpica?

Es genial, no puedo definirlo de otra manera, ganar una plata en unos paralímpicos colma nuestras aspiraciones, y después de pasados unos días, es mucho mejor, cada vez le das más importancia a lo que conseguimos. Hicimos historia.

La carrera tenía unos primeros 60 kilómetros llanos. Sabíamos que íbamos a ir a a palos y así fue. A los 10 km ya se había roto la carrera y todo eran grupitos persiguiendo. Llegados los otros 60 kilómetros, afrontamos duros repechos al 20%, nos vimos delante con todos los favoritos. Quedaban unos 30 kilómetros, con el último puerto a menos de quince para meta y la cosa se puso seria. Sabíamos que lo que pasara iba a ser el decisivo. Al coronar el puerto nos quedamos con el tándem holandés y de ahí hasta meta.

Al sprint nos ganaron, pero qué queréis que os diga, la alegría ya era inmensa por estar ahí. Nos hubiera gustado el oro, por supuesto, pero como digo llevarnos medalla era el gran objetivo.

En mi caso además esta medalla viene a demostrar que con dedicación y trabajo se pueden conseguir los sueños. No es nada corriente que hace cuatro años estuviera corriendo los 1500 metros en los Juegos de Londres y ahora consiga una medalla de plata en la prueba de ciclismo de fondo en carretera. Tenemos una gran satisfacción por el trabajo bien hecho. Es algo soñado, así que era lo que queríamos y lo hemos logrado con esfuerzo, así que no me ha costado asimilar el éxito.

La vuelta a casa ha sido genial. Sobre todo la familia, patrocinadores, colaboradores, comité, CSD, ayuntamientos y muchos más. Ha sido y sigue siendo genial. En Madrid tuvimos visita a las sedes de los Patrocinadores del Comité Paralímpico (Liberty Seguros, el Corte Inglés…), también una recepción con SS.MM los Reyes, vistamos el Ayuntamiento de Manresa y atendimos a medios de comunicación. También fuimos al Ayuntamiento de Esplugues, mi casa, a la Generalitat con el M.H President, al Palco del Camp nou y vamos más cosas que van surgiendo. Ah y la biblioteca Amadeu Cardona de Vilanova con Xisco para contar nuestra experiencia.

Ahora mismo sólo pensamos en una cosa, Tokio, desde el mismo momento que se apagó el pebetero. Sólo preveo seguir dando pedales junto a Joan Font.

Por Ignacio Avila

INFO

Mira el nuevo simulador de Bkool
2

¿A qué sabe una medalla paralímpica?

¿Una medalla de plata? Sabe a trabajo bien hecho. Una felicidad enorme. Hemos acabado nuestro primer ciclo paralímpico, consiguiendo todos y cada uno de los retos que nos proponemos. Y esto no acaba aquí. 

Cómo olvidar la carrera. Eran cuatro vueltas completamente llanas para completar los primeros 60km y otras dos a un circuito bastante exigente para llegar a los 120km de la prueba.

Tras una salida con bastantes nervios, con algún que otro problema mecánico, ya en el quinto kilómetro nos metemos en una fuga con todos los favoritos y los que más van en llano. Empezamos a coger diferencias y paran la carrera. Si, sí, la paran, se acerca una moto y dice que volvamos para meta, no hay ambulancia y no se puede continuar. Al finalizar la prueba nos enteramos que fue por la muerte de un corredor iraní.

La carrera vuelve a empezar pero han recortado una vuelta llana, sólo son tres. Son 45 kilómetros de nervios, con arrancadas por el llano que te ponían el corazón al máximo, sin dejar de vigilar a los rivales directos y sin darles un metro de margen. 

Pero conseguimos nuestro objetivo, salimos del circuito llano sin haber perdido la carrera, sin haber dejado una fuga grande que te pueda complicar las cosas y principalmente con todos los favoritos en nuestro grupo.

Al empezar los repechos ya se vio que los tándems holandés e inglés son los que más querían apretar. Pero en el repecho de Grumari, con rampas del 20% nadie nos podía seguir, las dos vueltas subimos escapados, solos. Así en el llano podíamos analizar la carrera y ver como venían.

En el último puerto y viendo que algunos rivales venían muy cerca, volvimos a apretar y nos fuimos con el tándem holandés.  La llegada con ellos al sprint siempre es complicada, si que es verdad que un año atrás, los ganamos y fuimos campeones del mundo, pero esta era una llegada muy recta, de potencia. Lo intentamos, le dábamos a los pedales tan fuerte como podíamos pero fue inútil, a falta de 150 metros nos remontaron y nos teníamos que conformar con ser segundos.

En un primer momento la sensación es extraña, al principio tienes un gusto amargo, porque se nos acaba de escapar un oro por muy poco, pero conforme van pasando los minutos te empieza a entrar mucha felicidad, más cuando ves a la familia que está muy emocionada por lo que hemos logrado, cuando ves al seleccionador que también te felicita… Minuto a minuto empiezas a asimilar lo logrado.

El podio es genial, qué felicidad y qué tranquilidad sientes cuando agachas la cabeza y sientes como la cinta de la medalla roza tu cuello, cuando empiezas a sentir el peso de la medalla, no son 500 gramos de peso, son años de duro trabajo, sacrificio, dedicación.

En esos momentos no imaginas hasta dónde llega lo que has hecho. Tú estas allí, corriendo, en tu mundo, con tu gente, con los mismos rivales que ves cada año en el mundial.

Cuando enciendes el móvil, empiezas a ver la repercusión. Gente felicitándote, gente que que celebra tu medalla que ni nos conocen personalmente. Y lo mismo cuando empiezan a llegar noticias de prensa.

Ya de vuelta, en Barcelona, tuvimos una recepción espectacular, con la familia que es lo más importante y lo que estás deseando ver después de tantos días. Esta vez tuvimos hasta batucada. Vamos, un show. Es fantástico sentirse tan importante por un momento.

Como acto principal hemos tenido una recepción con el Rey. Pero también entrevistas en los medios, radio, periódicos y TV. más alguna recepción en ayuntamientos como por el de Manresa, pues Ignacio nació allí, en poco vamos al de Esplugues. Yo aún espero que digan algo del ayuntamiento de Vilanova i la Geltrú, en fin, es una lastima pero con el ayuntamiento de mi pueblo siempre pasa igual. 

Para nosotros esto, no acaba aquí, esto sigue, nosotros seguimos, de hecho aún somos los actuales Campeones del Mundo y en Agosto del 2017 tenemos que revalidad nuestro titulo. 

Y sí ya pensamos en Tokyo 2020, ahora ya podemos decir que seguimos. Justo cuando se apagó el pebetero nos dijimos que en Tokyo queremos volver a sentir lo vivido en Río. Nos esperan cuatro años de duro trabajo, pero es lo que nos gusta, disfrutamos y encima se nos da bien.

Por Joan Font

INFO

Todos los miembros de la familia Movistar en Endura

#CountdowntoRio con Avila & Font (vol. VI)

Este post llega directo desde Río de Janeiro, la ciudad más importante del mundo estos meses. Tres semanas después de los Juegos Olímpicos llegan los Paralímpicos, cuyo camino nos han descrito durante estas semanas nuestros amigos Ignacio Avila y Joan Font. Un camino, una cuenta atrás, un #CountdowntoRio, plagado de experiencias, sufrimiento, sacrificio e ilusión, una ilusión a raudales, de esa que sobrepasa el propio físico.

Os recordamos el plan desde ya:

Día 8 Persecución Individual a las 12h y a las 17h finales (solo los 4 primeros).
Día 11 Kilometro
Día 14 Contrarreloj
Día 17 Carretera

Ignacio Avila

Venimos de días muy, muy intensos. Hemos quemado muchos kilómetros tras moto y sufriendo las series del velódromo con dobles sesiones se entreno. Todo nos parece poco, más cuando alrededor nuestro hemos ido sintiendo los nervios y la emoción cada vez que se iba acercando el día de debutar.

Hemos dejado atrás una preparación larguísima y estamos en la antesala del gran objetivo. De este periodo hemos aprendido que sin sacrifico ni constancia no se consiguen las cosas. Y nuestro objetivo que nos marcamos hace tre años lo hemos conseguido!!!!

Llevamos ya unos días de aclimatación al nuevo horario, conociendo sedes de competición y comprobando que todo esté correcto. Ya el día ocho arrancamos con la persecución. Tenemos marcadas varias parejas: en pista Australia, Holanda Polonia y Gran Bretaña serán las principales rivales, mientras que en ruta nos preocupan Holanda, Italia y Polonia.

Joan Font

Llegamos a Río tras estar 13 días concentrados con la selección española en Mallorca, donde hemos realizado muy buenos entrenamientos, compaginando el velódromo con la carretera. El trabajo principal, no obstante, lo hemos realizado en la pista con muchas series para preparar nuestra principal prueba: la persecución.

En cuanto a sensaciones, algún día nos han entrado dudas, sobretodo en la pista donde lo último que habíamos hecho fue el mundial de Montichiari, rodando a unos pasos de vuelta espectaculares y en Mallorca nos era imposible rodar a ese ritmo. Pero cada velódromo es un mundo, algunos más rápidos que otros y no deberíamos compararlo, pero lo hacíamos.

De esta concentración nos llevamos que hemos realizado unas últimas dos semanas de mucha carga e intensidad. Tenemos que estar en muy buen momento de forma, pero ésta tiene que salir en unos días. Esperemos que para el día ocho ya este allí y podamos sacar a la luz todo ese trabajo.

En Rio apenas hemos tenido una semana para nuestro primer día de competición. Todos los días hemos tenido entrenamientos programados de dos horas en el velódromo complementadas con la carretera. Una vez que terminemos en la pista ya nos centraremos exclusivamente en la carretera.

Por supuesto que tenemos marcados nuestros rivales. En pista son Australia (con dos tandems), Holanda (con dos tandems), Inglaterra, Irlanda y Canada. Mientras que en carretera, nos fijamos en Italia, Holanda y Polonia, todos con dos tandems por selección.

INFO patrocinada por 226ers

226ERS añade BCAA’s a las Endurance Fuel Bar con sabor a Chocolate y sabor a Manzana y Canela

#CountdowntoRio con Avila & Font (vol. V)

En menos de un mes el tándem Avila-Font sabrá qué suerte habrá corrido en los Juegos Paralímicos en Rio de Janeiro, allí donde todo el mundo mira estos días. Este será su plan:

8 de Septiembre Persecución Individual 4Km, por la mañana clasificatorias y por la tarde finales (sólo los cuatro mejores tiempos).
14 de Septiembre Contrarreloj
17 de Septiembre Prueba en Ruta.

Con tal menú y ante su proximidad no cabe vacilar, y las cosas no tienen vuelta de hoja. No obstante por el camino hay sustos e imprevistos…

Ignacio Avila

Ver los Juegos Olímpicos por la televisión estos días es ilusionante, así definiría la sensación de estar viéndolos, sabiendo que en breve estarás allí compitiendo. Hay momentos que dejas fluir la imaginación delante de la televisión.

Hemos podido seguir las competiciones de ciclismo y han resultado carreras duras y exigentes en carretera. En la pista se ha demostrado que el velódromo no es tan lento, como se decía al principio. Destacaría las pruebas de ruta tanto masculina como femenina, interesantísimas hasta la ultima pedalada.  

En lo que se refiere a nosotros, estos días hemos tenido un buen susto: DHL no cumplido en los plazos de recogida y entrega de los tándems que tenían que estar en Madrid el viernes 12 a la tarde, con lo cual no ha llegado a tiempo para irse con la furgoneta de la Federación a Valencia y luego en barco hasta Mallorca, donde teníamos un concentración.

La solución fue ir más tarde a Mallorca, ya que aquí, en casa, al menos contamos con las bicis individuales para seguir entrenando. Nos perjudica en el tema de que perdemos dos días de concentración donde disponemos de fisioterapeuta médico y de buenas instalaciones y carreteras. Con todo estamos ya en la fase final de la preparación con series cortas intensidad y descansar.

Joan Font

Qué emoción ver los juegos. La principal sensación al verlos es la de tener muchas ganas de estar allí. Quizás con el paso de los días, con la cuenta atrás, las ganas se van multiplicado y aunque los nervios aún no aparecen aún, durante el día todo es ver y pensar en Río. La gente no me habla de otra cosa que no sea Río. Yo aún estoy aquí, pero mi cabeza ya esta allí.

De ciclismo he visto todas las carreras, desde el primer al último minuto. La carrera en ruta y la contrarreloj me han parecido durísimas. En nuestra prueba de fondo también subimos alguno de los puertos subidos por los profesionales. En cambio nuestra contrarreloj es totalmente llana pero si que pasamos por la misma zona adoquinada.

En cuanto a la pista, ha sido espectacular, lastima que TVE no haya dado nada y lo teníamos que ver por la App RTVE RIO sin comentarios ni nada. Tendrías que verme viendo la persecución individual con el cronometro en mano analizando los tiempos vuelta a vuelta. Parece un velódromo rápido. Creo que para ganar medalla hay que tocar o superar el Record del Mundo, hablamos de bajar del 4’12». Veremos si podemos estar en ese nivel.

El miércoles de la semana pasada, DHL tenia que venir a recoger los tres tandems, y con un envío de 24h entregarlos en la nave de la RFEC en Madrid para que salieran con la furgoneta de la federación española para Mallorca. Pero no pasaron a recogerlos, según dijeron «porque al repartidor no le venia de paso». Los pasaron a buscar el jueves por la tarde y todo se retrasó con la concertación pre Juegos ya en marcha.

Ha sido una opción fatal para nosotros ya que después de meses de duro trabajo, pero trabajo de base, estábamos esperando esta concentración con muchas ganas ya que todo el trabajo de intensidad debe a ser allí. Si la concentración tiene 14 días y ya nos parecía corta, ahora se nos va a quedar en 10. En fin…

La parte buena es que a falta del trabajo de más intensidad, la concentración que hicimos en Andorra, durmiendo a más de 2100 metros, nos ha dado un punto de forma muy bueno. Siendo más técnicos y hablado de vatios (Watts), estamos batiendo día a día todos los registros de esta temporada.

Prueba de ello es que este pasado domingo corrí en la Cursa del Pla de Santa Maria y conseguí la victoria en solitario y doblando a todos los participantes. Al menos me sirve para coger algo más de confianza en que estamos haciendo muy bien las cosas.

#CountdowntoRio con Avila & Font (vol. IV)

Con los sonidos de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro ya resonando, nuestros dos protagonistas empiezan a sentir el cosquilleo de la gran cita. Aunque los olímpicos no sean sus juegos, son los “teloneros” de los suyos, que vendrán a las pocas semanas. Los ruidos de Río se suman a la intensidad de los entrenamientos, la cuenta atrás empieza ya.

Ignacio Avila

Ya estamos en la antesala de los Juegos Olímpicos, y aunque no sean los nuestros, crece en nosotros una indescriptible sensación de cosquilleo en la barriga, cada vez que hablan de ellos en los medios de comunicación. Yo por eso no lo llamaría presión y sí ilusión cada vez que alguien me saca el tema de los Paralímpicos.  

Esta semana tuvimos una buena competición en la Copa del Mundo de Bilbao. En la crono aún nos falta mejorar, parecemos un motor diesel, pero ha sido un buen test para saber dónde estamos. Y en la ruta fue bastante bien, aunque quedan algunos flecos que retocar. 

En Bilbao hemos coincidido con un par de parejas polacas muy fuertes, a parte de alguna sorpresa con la finlandesa, pero faltaban grandes rivales que no han estado en esta manga. Nos preocupan especialmente el tándem polaco de Marcin Polak y el holandes de Timo Fransen. 

Ahora mismo estamos en esa fase de empezar con la intensidad en los entrenamientos. En breve tenemos una crono el 30 y una cronoescalada en Andorra el 31. Para mí serán las últimas competiciones antes de los Juegos. Del 25 al 5 estaremos en Andorra de concentración a para nosotros y del 16 al 31 de agosto en Palma, en una concentración de la RFEC antes de Juegos. 

Joan Font

Voy siguiendo la cuenta atrás para los Paralímpicos, que aún va por los 50 días y también veo que la de los Olímpicos ya se acaba, unos 14 días y restando, y me digo: «A mí aún me queda, todavía tengo mucho entrenamiento que hacer. Pero 14 días ya es muy poco, y a mí, en nada y menos, también me quedará eso”.

Estoy deseando que empiecen los Paralimpicos, ver la inauguración y saber que en muy poquito también estaré ahí. Ese será nuestro momento.

La presión va en aumento y la gente también pone su parte en esa presión, muchos de ellos ya hace tiempo que se piensan que estoy en Rio, pero por suerte aún queda.

Este fin de semana estuvimos en Bilbao. Allí no estaban todos los rivales, por desgracia faltaron algunos de los favoritos, y me hubiera gustado ver su estado de forma. Eché de menos a los holandeses, ingleses e italianos, todos ellos duros rivales.

Nuestro balance es que en la crono aun estamos lejos, quizá porque aún no hemos entrenado la intensidad, y haber quedado a un minuto de los máximos favoritos nos hace soñar que una vez más podemos.

En cuanto a la ruta, vamos a mejor. Tuvimos una carrera parecida a la anterior Copa del Mundo en Bélgica pues fue bastante llana. Nos metimos en una escapada de seis que llega al sprint. En Bélgica llegábamos sin fuerzas para esprintar y en Bilbao no solo llegamos con fuerza, es que además conseguimos la victoria.

La próxima semana empezamos los entrenamientos específicos que ya nos darán ese punto de forma que andamos buscando. Primero nos vamos para Pas de la Casa (Andorra) a hacer una concentración en altura de casi dos semanas. Después, tras solo diez días en casa, nos vamos a otra concentración, esta vez con la Selección Española en Mallorca, dónde ya acabaremos de ultimar la forma de cara a los Juegos. De Mallorca volamos directos a Rio, y nos quedará una semana de aclimatación hasta tomar salida en los Juegos de Rio 2016.

INFO

El Suunto Ambit3 Vertical a prueba

#CountdowntoRio con Avila & Font (vol. III)

Han pasado casi cuatro semanas, y el tándem Avila-Font recoge los frutos de un estado de forma que empieza a ser acorde al calor que reina en el ambiente. Tras un mes de junio en el que han primado algunas competiciones individuales, en el caso de Joan, ahora toca volver a trabajar juntos con un primer hito en el País Vasco y la manga de la Copa del mundo que se correrá a mediados del próximo mes.

Ignacio Avila

No será la primera vez que esté por Río de Janeiro. Estuve por allí en 2010 cuando me invitaron a un meeting internacional de atletismo en el estadio anexo de Maracana. 

Creo que los Juegos serán bien recibidos. Aunque sea un país futbolero, para ellos la cita es una grandísima oportunidad de ver diferentes deportes y como cada uno de esos deportes está adaptado a las diferentes discapacidades.

Incluso verán deportes específicos para los paralímpicos, como el goalball, deporte exclusivo para ciegos, y la boccia, sólo para personas con parálisis cerebral. En ciclismo hay ciclistas brasileños, aunque o muchos, no obstante no los conozco personalmente.

Últimamente se habla mucho del Zika y sinceramente no es algo que me preocupe. Desde el CPE y CSD nos han ido dando recomendaciones para ese tema y no es tanto como lo pintan. La gente se entera en los medios de comunicación sobre el Zika y como saben que vamos a  Rio, es una de las preguntas más frecuentes que nos hacen. 

En nuestro plan seguimos adelante con la carga de kilómetros, introduciendo series largas y de fuerza. Cada vez nos vamos encontrando mejor individualmente, luego ya pasaremos este trabajo al tándem.

No volvemos a competir en un principio hasta la Copa del Mundo, que será del 15 al 17 de julio en el Pais Vasco. 

1

Joan Font

Yo nunca he estado en Río, tengo muchas ganas de conocerlo y más en un evento como unos Juegos Olímpicos y Paralímpicos. Aunque Brasil sea un país muy apasionado con el fútbol, unos Juegos son tan grandes que es difícil que no vuelquen en la cita.

Conocemos algunos ciclistas brasileños con los que ya hemos coincidido en otros mundiales o copas del mundo, a día de hoy no son unos grandes rivales pero nunca te puedes fiar de un deportista que compite en casa.

Según se acerca la fecha, no paran de hablar del Zika y sus consecuencias, pero si os soy sincero, no me preocupa nada, estamos tan centrados en los entrenamientos y en llegar en nuestro mejor momento de forma, que el Zika es en lo último que pensamos.

Si hablamos de este tema es porque nos preguntan algunos familiares que quieren venir a vernos. También tengo que decir que a través del comité paralimpico estamos bastante informados del tema, y a día de hoy, con usar algún repelente e intentar ir con manga larga es más que suficiente.

En lo que a la preparación se refiere llevo unas semanas de bastante intensidad a nivel individual debido a las competiciones y la verdad es que salgo de este ciclo con muy buen sabor de boca. Hace dos semanas me proclamé campeón de Catalunya de Contrarreloj y este pasado fin de semana me adjudicaba la Volta Ciclista a Tarragona.

Aun así, y pese que el estado de forma empieza a llegar, queda un largo y duro trabajo por hacer. Mi principal preocupación es que hay que llegar al día D al 100%, no vale quedarse a medias y es casi tan fácil quedarse corto como pasarse de entreno.

Anteriores entradas

Parte I
Parte II

INFO patrocinada por 226ers

Isotónicos y sales, claves para el alto rendimiento en momentos de mucho calor

#CountdowntoRio con Avila & Font (vol. II)

En una semana la pareja que mira a Río de Janeiro se las ha visto con quienes pueden ser rivales en Brasil y se midieron a nivel nacional. De Ostende a Estepona, lugares tan distantes en la vieja geografía europea que implican el cambio de paso en la preparación. Ahora viene el momento de sumar y sumar…

Ignacio Avila

Yo como siempre soy positivo, el balance de la Copa del Mundo es bueno, por varios motivos, y sobre todo el volver a competir en una Copa del Mundo de Paraciclismo, que es al máximo nivel, aunque hay que admitir que las sensaciones no me han gustado nada pues parecía que estaba dejándome la vida y el tandem no se movía de sitio

Con todo este resultado influye de forma positiva, nos dice que hay de que hay que seguir trabajando, que no nos podemos dormir y que  vamos a sudar el maillot como nunca para estar en lo mas alto. 

Por eso estamos en plena acumulación de trabajo y kilómetros, sin dejar de afrontar las competiciones que tenemos programadas e ir asimilando la fatiga. 

Poco a poco, van pasando los días, y cada vez más personas nos vienen hablando de los juegos: que vaya suerte, que si nos pueden llevar las maletas, que demos lo mejor de nosotros, que nos quieren ver en la televisión ganando… es bonito y nos recuerda constantemente lo importante que es nuestro trabajo.  

Joan Font

Sabíamos que a la Copa del Mundo de Oostende no llegábamos en el mejor punto, debido al descanso tras el mundial de pista y la verdad es que los tiempos lo han demostrado. 

Aquí o llegas al 100% o no haces nada. Hay algunos tandems que volaban, pero no sabemos si han descansado o aún se estaban jugando la clasificación para Río.

Con todo, seguiremos la planificación de entrenamientos que teníamos, pero una vez más, hemos vuelto a ver que no vale hacer las cosas a medias, el nivel es altísimo, sabemos que podemos porque ya lo hemos echo en otras ocasiones. Será el todo o el nada.

Hemos acabado el primer bloque de carga, y tras unas semanas de asimilación vamos a por el segundo. Después ya empezaremos a meter mas intensidad con entrenamientos en la pista, tras moto y yo con carreras a nivel individual.

En los Campeonatos de España en Estepona, hemos aprovechado los días previos a la competición para realizar algo más de carga, quizás no llegamos al 100% debido a la acumulación de kilómetros pero es lo que nos toca. No obstante no escatimamos para repetir título.

Muchísima gente me pregunta por Río, cómo estamos, cómo nos vemos, también me preguntan por Ignacio y sobretodo la pregunta del millón: «¿Cuándo os vais?» .Esta pregunta me la hacen desde hace ya algunos meses y yo siempre digo «buuu aún queda, en septiembre». Pero la verdad es que cada día queda menos. Los días pasan muy rápido y el objetivo se acerca.