Iljo Keisse, más vale caer en gracia

Iljo Keisse JoanSeguidor

Iljo Keisse hace pasar vergüenza ajena en la Vuelta a San Juan

Podemos entender que el ciclista de un world Tour vive muy al margen del mundo.

Y del mundanal ruido.

Que su vida discurre por derroteros muy diferentes entre vuelos, viajes, concentraciones y demás

Pero ello no les desposee de su etiqueta de personas de tomo y lomo, con las mismas virtudes y carencias que cualquier hijo de vecino.

Iljo Keisse es uno de los puntales de la clase media de Deceuninck

No se prodiga mucho en los podios, ganó la última de etapa de un Giro de Italia, poca broma, y es usual verle el velódromos de seis días.

Verle rodar es una maravilla, uno de esos regalos a la vista de acople, técnica y perfecta cadencia.

Sin embargo en la Vuelta a San Juan a Ijko Keisse le han pillado haciéndose el gracioso con un tema que está en el filo.

Se hizo una foto con una chica acercando sus partes y haciendo mofa cuando la tenía delante.

Ilko Keisse JoanSeguidor

Así, sin más, la fotografía y el titular quedan claro.

Iljo Keisse queda retratado como un gañán, un tipo que hace una gracia que no es graciosa, un bufón que deja en mal lugar el nombre que lleva en el pecho y su deporte

El nombre de la marca que le paga.

No es de recibido tratar así a las personas cuando éstas te profesan simpatía e incluso admiración.

Esto no es lo que queremos para el ciclismo y no, no vale decir que los futbolistas hacen esto o aquello.

Como dirían las abuelas que cada palo aguante su vela.

Gobik y el culotte de menos de 150 gramos 

Porque si vemos natural la gracieta de Keisse somos igual de bobos que la recua de gente que le pedía un autógrafo a Cristiano Ronando cuando salía del juzgado tras admitir que había estafado a Hacienda.

El deporte no es esto, el deporte es por lo que conocemos a Ilko Keisse, una forma de rodar sin igual y un tipo apreciado por su trabajo en el equipo.

Lo otro, espero, le sirva de lección para no volver a repetirlo.

Nadie le paga para vejar a una admiradora de esa forma y hacer correr la imagen de machismo por medios que nunca hablan de ciclismo si no es para estas mierdas,

Aún recuerdo cuando Niki Terpstra se pasó de gracioso un día… 

Espero no se la norma en el mejor equipo del mundo… en la carretera.