Adam Hansen en un Iron Man…

Adan Hansen Iron Man JoanSeguidor

El primer Iron Man de Adam Hansen nos deja el atractivo de ver un ciclista fuera de su zona de confort

 

Entre las otras noticias ciclistas que ocurren un primero de noviembre, el debut de un ciclista como Adam Hansen en un Iron Man ha pasado, creemos, inmerecidamente de puntillas.

Y ya no tanto por su rendimiento deportivo, que también, pues llama la atención ver cómo se desenvuelve un ciclista fuera de su «zona de confort», si no por el punto de reto, desafío, si queréis excentricidad que sugiere.

Adam Hansen ha debutado en un Iron Man tras encadenar hace unos pocos años veinte grandes vueltas seguidas, una tras de otra, en ciclos infernales de Giro-Tour-Vuelta por este orden, emulando aquellos Marinos y Chozas de hace treinta años.

 

Para valorar el reto de Adam Hansen en el Iron Man de Florida, Antonio Alix, mucho más entendido en transiciones, neoprenos, tramos de nado y esas cosas, nos ha dejado unas impresiones…

 

Creo que lo de Adam Hansen en este Iron Man hay que tomarlo como un reto, algo fuera de temporada, siendo un ciclista tan singular por muchas cosas.

Me ha sorprendido mucho la natación, la ha hecho en una hora, cuando los primeros dedicaron cuarenta y tantos minutos.

Este tío tiene que saber nadar de hace tiempo, debe entrenar natación con regularidad.

Luego en la bicicleta le salieron 4 horas 15 minutos, un tiempo normal, teniendo presente que el primero estuvo en poco más de cuatro horas.

Lo último, la maratón 3 horas 37 minutos, un tiempo muy flojo, a una hora del mejor.

Dice que hizo varios entrenamientos de diez y veinte kilómetros antes de la carrera, pero para ir a ese ritmo, ni le hubiera hecho falta hacerlos.

Se fue a las dos horas en la segunda mitad del maratón, es decir que acabó tocadito, del 31 al 41 fue bastante lento, quizá salió alegre y luego lo pago yéndose a seis el kilometro.

Me lo imagino caminando a lo «Robocop» al día siguiente. 

 

Sus transiciones fueron de ocho y cinco minutos, cuando los mejores las hicieron en tres y dos minutos, respectivamente.

Sin duda se las tomó con mucha calma.

De haberlas hecho más rápido podría haberse metido en el podio de su grupo de edad, de 35 a 39 años.

Podremos decir que para una deportista de elite este Iron Man está bien como reto, pero con su motor se podría esperar más, si bien no lo habrá preparado a tope.

No hizo el mejor tiempo en la bicicleta, corrió muy flojito aunque nadó excelente.

 

Florida no es Embrun, ni Lanzarote, es un Iron Man muy veloz.

Hansen quedó octavo en su grupo de edad, sin los pros en liza, y el 38º absoluto de 3000 que acabaron.

Ojo que es la franja de edad con más gente y más nivel, fueron unos 300 hombres.

Le salieron 9 horas 05 minutos.

Fue tercero nadando -siempre hablando de su grupo de edad-,  el mejor en bicicleta, claramente, remontando a un par de su grupo de edad, pero muy lejos de los maratonianos, hay que pensar que el mejor maratoniano estuvo en dos horas cincuenta y uno.

Es decir que si el año que viene quisiera ir a Hawai no habría pasado el corte de su grupo de edad.

SQR – GORE

 

Adam Hansen un tío genuino, especial, pero con su motor su rendimiento fue normal.

Si quisiera mejorar la carrera a pie no mantendría ese nivel en bicicleta, esta claro, habrá que ver qué quiere hacer a partir del 2020, hay que pensar que vive en una zona con una importante comunidad de triatletas, allí Gómez Noya debutó en un Iron Man en 2018.

Imagen: https://lorenzopiccoli.com