Un respeto para los deportistas populares

Hola amig@s! Soy María José Martínez Maroto, conocida como MJ Maroto, directora general en BeOptimus, compañía que presta servicios de optimización a empresas, y soy deportista amateur, triatleta de larga distancia. Empecé en 2014 a hacer deporte, a hacer triatlones.

En estos tres años he hecho cuatro Full Ironman y nueve Half Ironman. Este año en el Ironman 70.3 de Puerto Rico clasifiqué para el Mundial Ironman 70.3 en el que competí en Australia en septiembre.Soy en definitiva una persona que me gusta mucho disfrutar de la vida, apasionada por todo cuanto hago, y decidida en todo lo que me propongo.

Como sabéis hace pocos días fue el maratón de Valencia. Ese día fui a entrenar en bicicleta a primera hora y al concluir, me fui a ver la carrera. Estuve en diversos puntos, viendo a los miles de corredores, les estuve animando hasta que pude llegar a la meta, donde disfruté esos últimos metros de cada corredor, sus caras de felicidad y felicidad. Un momento impresionante. Si hubiese estado al otro lado de la meta, hubiese felicitado a todos y cada uno de los participantes.

Es muy emocionante por esa cara de felicidad, máxima felicidad, diría, en un momento de sufrimiento máximo. Es que son muchos kilómetros y a mi parecer, todos sufren, los primeros porque van a velocidades inimaginables, los que entran a media tabla, porque van a ritmos fuertes, y los que llegan los últimos, porque van a todo lo que sus cuerpos pueden dar y sufren mucho.

Todos sufren en un maratón. En la entrada a meta puedes ver en sus caras, ese contraste de sufrimiento y felicidad a la vez. Se te ponen los pelos de punta y te motivan. Te dan ganas de entrenar fuerte y apuntarte a una competición ya.

Como deportista amateur, me gustaría decir que todo está en la actitud de las personas, en dibujar un reto y desearlo de corazón. No hace falta que el reto sea hacer directamente un maratón o un Ironman. El reto es hacer algo que no hayas hecho antes.

Lo importante es decidir qué reto hacer, planificarte muy bien, empezar a entrenar para lograrlo, tener mucha disciplina, dedicarle el tiempo que sacas a base de dejar de hacer otras muchas cosas, combinar mucho sacrificio y esfuerzo y ponerle lo mas importante: mucha ilusión. Eso te da la motivación para lograr todo reto que te propongas.

Muchas personas me preguntan cómo puedo combinar mi trabajo con los entrenamientos, como resumen: de lunes a viernes voy con los tiempos muy medidos y no me puedo despistar ni quince minutos. Entreno de ocho a nueve y media. Empiezo a trabajar a las diez y sigo hasta las las dos, comiendo deprisa una hora antes mientras trabajo, pues tengo la comida hecha y no he de cocinar. Vuelvo a entrenar de dos y media a cuatro y de vuelta sigo en el trabajo hasta las ocho y media.

Algunos días entreno más pronto, a las siete de la mañana. Depende si puedo entrenar en mi casa rodillo o correr en el río. Porque si he de nadar, nado en el Gimnasio y éste abre a las ocho.

En Miami, Australia, Puerto Rico,… hay mucha cultura al deporte, las personas empiezan a entrenar a las cinco de la mañana y después van a trabajar. De esta forma no tienen que hacer dos entrenamientos al día y partidos. Me encantaría que aquí, en España, pudiésemos entrenar en estos horarios. Para ello, necesitaríamos que abriesen las instalaciones deportivas muy pronto.

Con todo, me encanta que cada año hayan más populares, que cada año hayan más personas que encuentran en el deporte un estilo de vida, saludable y que tanto te enriquece. 

Aquí encontramos una forma de entender que con esfuerzo y sacrificio se consiguen los retos que te propongas. Al hacer deporte liberas endorfinas y serotonina, la hormona de la felicidad: el deporte hace personas más felices y cuando estás con personas felices las relaciones interpersonales son mejores. Lo que hace más sencillo todo.

El deporte es saludable, ayuda a la mejora de la salud, a la circulación, a la musculatura,… hace que te sientas bien, que pierdas esos kilos de más y que te veas mejor y eso lo que refuerza tu autoestima. Además ayuda a liberar estrés, en un siglo en el que la enfermedad más común es el estrés y la depresión. El popular es un deporte social, que une a personas. Potencia la solidaridad entre los deportistas.

Ahora bien, el deporte de momento es mi hobby, no es mi trabajo. Por mi esencia como persona y por mi estilo de vida deportivo, tengo muchísimas personas que me aprecian, me valoran mucho y les gusta seguir mis experiencias deportivas.

Mi ilusión y mi esperanza es que sepamos mantener una gran participación en eventos deportivos de todo tipo, maratones y triatlones, pero también en marchas. Que haya una fuerte cultura al deporte en España, que se inculque en los niños, para que desde pequeños practiquen deporte y que quienes estamos practicando deporte, sigamos practicándolo en un futuro y evitemos que esto quede en una simple “moda”.  

Desde aquí, me gustaría animar a aquellos que todavía no se han animado a hacer deporte, a que se lancen a por su primer reto, una carrerita, hay muchas o que se apunten al gimnasio y mantengan la disciplina y la constancia y creen hábitos de práctica de deporte. Se sentirán tan bien , que su cuerpo y su mente les pedirán hacer deporte. Así que ¡ánimo y a por ello!

Y permitidme acordarme de mis compañeros de aventura las gracias: 2XU, Scicon, Disseny Sport, Nutriexper, Skechers, NorthWave, Florida Universitaria y Master Coaching deportivo, Sesderma, Gaes Valencia, Conde De Mirasol, Clinica Holos y Grupo Hospitales NISA.

El futbolista que se hizo ciclista

Mi carrera futbolística la desarrollé principalmente en el Atlético de Madrid, donde estuve desde los infantiles. Debuté con 18 años en el primer equipo y estuve nueve temporadas en las que logre tres Copas del Rey y una Liga. Luego continué tres años en el Betis, donde me retiré con treinta primaveras, una edad atípica para un futbolista, si bien siempre tuve claro que quería retirarme joven, quizás porque tanto los años del Atlético como los del Betis fueron muy intensos en muchos aspectos.

Ya en ese momento seguía el ciclismo, no en especial, como cualquier otro deporte. Siempre me ha gustado ver deporte en la tele y si podía practicarlo también. Debido a nuestra preparación, el ciclismo se podía decir que era incompatible con el fútbol.

Del ciclismo me llamaban la atención la grandes vueltas, aunque entonces se retransmitían muchas menos horas de carrera. Las clásicas no entraban generalmente en la televisión. Nunca he tenido ídolos en ningún deporte, pero seguía a los más nombrados de cada época, hace poco he tenido el placer de conocer a Alvaro Pino y Marino Lejarreta que eran dos de los corredores que entraban en ese grupo.

Una de las primeras cosas que hice nada más dejar el fútbol fue comprarme una bici de MTB, incluso tuve una época en la que practiqué montañismo en todas sus modalidades, pero sin grandes pretensiones, además de correr, que es una cosa que nunca he dejado de lado.

Sinceramente no me costó adaptarme a lo que muchos llamáis una “vida normal”, porque siempre he llevado una vida “supernormal”, pues mi única excentricidad había sido ser futbolista. Se puede decir que siempre tuve los pies en el suelo, entonces no me costó nada el cambio.

Volviendo a lo que dije, me compre una bici nada más retirarme y he estado años montando sin mayor objetivo, hasta hace tres años, cuando me surgió la posibilidad de correr un Ironman en Lanzarote. Allí conocí al que hoy sigue siendo mi entrenador «Pablo Cabeza”. Dediqué tres meses a prepararlo con un resultado digno para lo que había entrenado.

3

Poco antes me había seducido la bici de carretera y fue gracias al triatlón cuando empecé a entrenar más en serio. Descubrí también la natación y aunque ahora enfoco mi preparación a la bici, nunca dejo de nadar y correr. Desde ese ironman empecé a tomarme todo esto más en serio y decidí correr otro Ironman, pero tenía que ser más “estético”.

Por ejemplo en el ironman de Lanzarote, la maratón no destaca por su belleza, pero sí la bicicleta, cuyo tramo me pareció precioso. Esa “estética” la encontré en Escocia, en el Celtman, una carrera distancia ironman en los Highlands, donde el maratón es de montaña. Estéticamente si no llueve o se cierra por la niebla, yo tuve suerte, es una maravilla de carrera.

La bicicleta me ha dado tres grandes momentos: en mi primera Titan Desert me demostré que podía montar varias horas a un ritmo altísimo seis días sucesivos, eso me hizo enfocar todo de otra manera.

En la Klasica Marino Lejarreta de hace unas semanas, disfrute y sufrí como un enano por el formato de contrarreloj de cinco corredores juntos y por los compañeros que me tocaron. Hace unos días corrí en Brunete mi primera carrera de ciclocross, una cosa que venía dándole vuelta años.

En este tiempo he hecho BTT, carretera y ciclocross. Aunque me gustan todas, si tuviera que elegir, sería la BTT por los lugares por donde discurren las carreras.

1

Las diferencias entre fútbol y ciclismo son evidentes y creo que cualquier preparador físico lo pudiera explicar mejor que yo. Lo que está claro es que para el fútbol hacen falta unas características especiales, dependiendo del puesto que juegues. En el ciclismo está claro que importante la capacidad de sufrimiento de los corredores, algo que no es necesario en el futbolista, y eso no quiere decir que los futbolistas no la tengan, pues hay muchos que tienen esa virtud. Creo que no es tan determinante, cosa lógica pues en el fútbol influyen habilidades técnicas en un grado superior que en el ciclismo.

Una cosa es obvia, el ciclismo como deporte cada vez tiene más seguidores pues cada vez somos más los practicantes de todas las modalidades. En el medio urbano y como elemento de transporte, soy ciclista habitual en la ciudad, creo que deberíamos ser más respetuosos con las normas de tráfico, si queremos que nos respeten los demás. En ese sentido admito que tendríamos que empezar nosotros dando ejemplo.

Por Roberto Solozábal