Mundial de ciclocross: «Se adapta a mis características»

Jofre Cullell ciclocross JoanSeguidor

Jofre Cullell sigue creciendo en el universo del ciclocross

Estoy bastante satisfecho de mi temporada de ciclocross.

He sido campeón de España de ciclocross, sumado a una manga de la Copa de España. He estado en tres Copas del Mundo, consiguiendo incluso un top 20.

Creo que es un buen balance, porque no preparo específicamente la modalidad, pues la utilizo de pretemporada de BTT.

Si debo quedarme con una carrera, sería sin duda el Campeonato de España de ciclocross,

Fue la carrera perfecta. El día de antes, corriendo el team relay con la selección pude realizar la vuelta más rápida de todos los participantes y con muy buenas sensaciones.

El sábado corrí el campeonato a mi manera: desde la primera vuelta marcando el ritmo y abriendo distancia entre los rivales.

En el plano internacional no me he sentido nunca al 100 %, aunque puedo contento porque he aprendido mucho en los circuitos y sobretodo el ritmo que se lleva.

El Campeonato de España de ciclocross fue la carrera perfecta

Correr entre los mejores del mundo de ciclocross es algo que de momento no me lo he planteado, porque todavía tengo mucho que aprender y mejorar respecto los mejores.

Jofre Cullell ciclocross JoanSeguidor
Ahora tenemos el mundial de ciclocross, otro mundial, el primero de sub 23.

Por lo que sé del recorrido de Valkenburg se trata de un circuito técnico y muy duro, con dos subidas largas a pie.


En El Velódromo… 


Es un circuito que me gusta mucho y se adapta bien a mis características.

No obstante soy realista. El mundial de ciclocross es una carrera más de la temporada y la voy a correr sin ninguna presión ni objetivo concretos.

El circuito del mundial de ciclocross se adapta a mis características

La temporada de ciclocross está planteada como previa para la campaña de BTT, que es lo que estoy preparando de verdad con mucho sacrificio e ilusión. Estoy a punto para mi primera temporada de sub 23.

El mundial de ciclocross lo planteo para salir a mi ritmo e ir viendo cómo se desarrolla la carrera.

Jofre Cullell ciclocross JoanSeguidor
Imagen de Miguel Rodríguez

¿Van Aert o Van der Poel?

Creo que en Valkenburg va a ganar Van Aert, es cierto que Van der Poel ha sido bastante superior en la campaña pero creo que Van Aert puede estar con él.

En España, hemos visto que ha llegado una generación nueva de corredores y que el nivel ha subido mucho en poco tiempo.

Lo vemos porque hay más apoyo en las carreras, dando puntos UCI, y reuniendo más corredores en cada prueba.

En esta temporada de ciclocross, he mejorado sobretodo en mi ritmo de carrera y he aprendido a sufrir más. El año que viene volveremos.

Por Jofre Cullell

Imágenes tomadas de FB de Miguel Rodriguez  y Rueda Lenticular

El espejismo del ciclocross español

El palpito nos decía que estos Mundiales de ciclocross en Luxemburgo no iban a ser igual que otros para la delegación española. Ese pálpito hablaba de nombres concretos y gente desacomplejada que no sabía del tremendo vacío hispano en la cita con el barro. Años y años de presencia testimonial, en los que si uno de los nuestros asomaba cerca del top ten ya había motivos de celebración y descorche de cava, años en los que íbamos sin alma, a ver qué pasaba, a coger y coger experiencia, islas en medio del océano, que no sabían muy bien para dónde tirar. Incluso, en lo peor de la crisis, aquí llegamos a cuestionarnos si merecería la pena el desembolso para una cita en la que no había mucho en juego.

Pero como digo había pálpito. Los juveniles se dejaron sus opciones en la lotería del hielo pero no así Felipe Orts que hizo la carrera perfecta para colgarse una plata a todas luces histórica. La de Felipe es para mí la respuesta a las muchas preguntas que siempre nos hemos hecho por aquí respecto al ciclocross hispano y qué debería hacer para llegar al nivel de las potencias. Está claro que queda mucho para ello, pero ojo, que la cantidad de carreras que ha florecido en el territorio, las participaciones masivas en muchas de ellas, algunas con listados de veteranos y masters realmente abultados, no podía traer otra cosa que no fuera un salto en la calidad de los nuestros más allá.

El ciclocross vive una edad dorada en España. Esa proliferación de carreras ha traído consigo que nos preguntáramos por lo que al final ha pasado. Incluso creo que, si no me equivoco, que hay quien ha metido en su escuela el arte de trazar en el prado y los barrizales entre sus lecciones. Eso significa mucho, a mi entender todo.

Orts ha torcido la vara, pero ahora viene la segunda parte de esta historia ¿nos quedamos aquí o miraremos con ambición lo que ha de venir? Sinceramente esto es ahora una pelota en el tejado de federaciones y entes públicos. Si a la experiencia me he de remitir, no podemos ser optimistas. Hay un precedente clarísimo de modalidad ciclista que triunfó y fue dejada de la mano de Dios: el ciclismo en pista que cosechó cuatro medallas en Atenas 2004. Pero si al año siguiente no se pudo ir al mundial de Los Angeles porque hubo flagrantes errores en la inscripción por parte de la española. Jaume Mas, el seleccionador entonces, siempre dice que tendría para escribir un libro.

Cuando ves este antecedente no puedes ser optimista y menos en un sistema de becas y ayudas que se vuelca en el deporte olímpico como ocurre en España. A ello se le añade la nula cobertura mediática, algo que por esperado no significa que no duela y que complique, un poco más, la situación. Por todo ello celebramos el éxito de Orts y el talento de Feijoo y Jofre, que seguro que inspirarán a más de uno, pero con todas las reservas lo que les hace falta para crecer –lo que hacen los ingleses– no sé yo si lo tendrán y sin ello, creo que esto puede ser un espejismo, uno de esos sueños que fue bonito mientras duró.

Imagen tomada del FB de Felipe Orts

INFO

RH Hoteles sabe lo que quiere el ciclista…

Los indispensables para 2017 (I)

Descorchamos el año con ciclismo y ya pensamos en lo que ha de venir. Aunque parezca que muchas de las grandes citas de la campaña están lejos, algunas están ya aquí, a la vuelta de la esquina, y otras las estamos viviendo, son de ya, como veréis de hoy mismo.

Los retos del ciclocross: enero es el núcleo duro de la campaña de ciclocross, aunque ya hay mucho pescado vendido, aparece en el horizonte el mundial, no nos engañemos, la carrera que da y quita razones junto al seguro de tener un buen contrato para la siguiente campaña y en esa puja los de cabeza, los “van” Aert y der Poel, parecen en primera línea, eso sí habrá que ver cómo se recupera el neerlandés de su reciente caída. Ojo porque para el ciclocross español la cita del mundial no será una cualquiera. Sin ir más lejos Jofre Cullell se ha marcado una segunda plaza en este primero de enero en el feudo de la leyenda Nys con toda la creme de la creme. Iván Feijóo y como no Felipe Orts parecen en disposición de hacernos seguir la tremenda cita del ciclismo invierno con ojos muy diferentes a años atrás.

Las clásicas buscan patrón: pendientes, sin duda, de la suerte de Peter Sagan, otra primavera de arco iris, las cosas correrán según los designios del eslovaco y de la pléyade de especialistas que buscan el trono que Fabian Cancellara ya ha dejado y del que Tom Boonen se apeará en Roubaix en el que volverá a ser el gran día de la parte “más verde” del ejercicio. Finales de febrero empieza sin duda el ciclo más vibrante del año. Lo tenemos en menos de dos meses.

Chris Froome en el filo: el Tour, siempre el Tour, será la cita capital del año y aquí conviene valorar lo que Froome está cerca de conseguir porque atención ganar cuatro veces la grande francesa es algo que sólo otros tantos han conseguido en más de cien años de trayectoria. Froome en el top, con los rivales que todos le suponemos, hará falta algo más que intenciones para derrumbar el dique del Team Sky.

El Giro gana atractivo: la edición número 100 del Giro es el reclamo redondo para que muchos se atrevan a centrar sus miras en la bota itálica, en el caso de Vincenzo Nibali y Fabio Aru de forma exclusiva, y en otros como Nairo, compartiendo luces con el Tour. La gran carrera italiana ha dado un paso atrás en dureza y adelante en lógica, diseñando esos recorridos que un día se planteaban y que buscaban premiar al más completo.

La Vuelta sigue a la suya: la ronda hispana aun no ha presentando el recorrido pero se conocen los suficientes elementos para saber que seguirá la tónica de cuestarrones y la profusión de nuevos sitios que siguen metiendo a chorro nuevos enclaves en la mente del aficionado sin premiar los lugares históricos que un día dieron la identidad a la carrera. A día de hoy poco o nada se puede saber de la participación, aunque si la opción del vigente ganador, Nairo, de correr el Giro toma forma, el dorsal número uno será complicado que sea de la partida.

¿Quién será el mejor país del año?: la inercia ganadora de algunas naciones, así como a edad de sus arietes, hace que sea casi seguro que España deje de liderar la clasificación por países tras varias temporadas al frente. En esa progresión, es posible que acabemos viendo a los colombianos en esa plaza, dada la variedad de nombres que muestran, los escenarios que dominan y la cantidad de barreras que siguen rompiendo.

El margen del ciclocross en España 

Yo dejé el ciclocross en el año 2013, mucho ha llovido desde entonces, En este tiempo las cosas han cambiado mucho, demasiado diría. Sigo la temporada tanto aquí como en el extranjero y aunque parezca que todo sigue igual, en el fondo hay cambios importantes.

Ha crecido el numero de pruebas y en consecuencia de participantes. Este año se han creado pruebas internacionales de C2, que para los corredores son puntos muy golosas, pues permiten ascender en el ranking UCI y mejorar en las parrillas de salida cuando correr vuestra. Sin embargo no se ha reparado en que una Copa De España no coincida con una Copa del Mundo o un Europeo, como esta pasando este año. Al final eso afecta a los organizadores y pone en un compromiso a los ciclistas.

Hay más pruebas pero la calidad creo que se ha estancado mucho. Tenemos que mejorar en muchos aspectos, porque por hacer más carreras no significa que sean mejores. El ciclocross actual está cambiando mucho y nos tenemos que adaptar a lo que hay fuera, en lugar de querer que se adapten ellos a nosotros. Eso es imposible.

Con todo el margen que tiene el ciclocross español es muy grande, por eso creo que se tiene que trabajar mejor con la base, calendario y circuitos. Ahí es donde nos jugamos el futuro y el seguir mejorando.

Porque la progresión de los nuestros es muy buena y lo que están haciendo ahora mismo a nivel internacional es de admirar. Que un grupo de jóvenes ciclistas apueste por esta disciplina es muy importante. Hasta la fecha ha faltado esto en España, no sé porqué motivo, quizá por por cultura.

Cicloross en España siempre ha habido, pero no se ha apostado por ello al 100%, quizá el dinero tenga la culpa y esa es la gran barrera que tenemos con respecto al centro Europa. Aquí casi todos los ciclistas se han dedicado a la carretera o el BTT, porque al final son una salida mas fácil. Siempre se les da como opción prioritaria a los chavales y casi nunca el ciclocross, por eso apreciamos tanto que Felipe Orts o Kevin Suárez se la jueguen por el ciclocross.

Porque yo sigo diciendo que el ciclocross es compatible con otras disciplinas, como estamos viendo en otros países, donde los equipos dejan a los corredores correr y alternar ambas cosas, cosa que no pasa en España.

Para ver lo que hacen Orts, Kevin o el propio Jofre Cullell, la clave está en que tienen cualidades para ello y la convicción que muestran por esta disciplina, sobre todo por correr en el extranjero, que es donde están las mejores carreras. Pelearse con los mejores es una de las formas de subir el nivel internacional en casa, pero en el fondo todos sabemos que son apuestas personales, sólo con apoyos de patrocinadores privados. A ese nivel, el entorno federativo no está haciendo nada de nada. Para correr las copas del mundo, los chavales se tienen que buscar la vida cada uno por su cuenta si quieren hacerlas.

¿A dónde pueden llegar? Aún no lo sabemos, no tienen limites y nos pueden dar una sorpresa, sin tardar mucho, a corto plazo. El año pinta bien.

Una cosa que le vendría al dedillo al ciclocross serían retransmisiones en directo, hecho que daría la medida del espectáculo al público. Eso propiciaría que se vendiera mejor a las marcas comerciales que patrocinen. Sin ciclismo en ruta el ciclocross tendría su hueco.

Por Isaac Suárez

Imagen tomada de PC Photography