El valor del buen gregario es incorruptible

gregario - Mikel Nieve JoanSeguidor

Nieve, Castroviejo y Ventoso son el monumento al gregario que nunca pasa de moda ni sale de escena

Las cosas en ciclismo no siempre responden a puntos UCI, puestos arriba o abajo, estar más o menos adelante, hay una estirpe de ciclistas que no responden al apellido de estrellas, pero son los «facilitadores» de las grandes gestas: el gregario.

El otro día, por ejemplo, supimos de la retirada de un corredor excelso, dotado de clase, excelente rodador y resorte en la gran jornada de Andy Schleck, hace ocho años en el Galibier.

Lo dejó Maxime Monfort, que pasa directo al staff del equipo más belga, el Lotto, porque en definitiva son corredores con una sapiencia que no tiene precio ni pasa de moda.

 

El ciclismo español que tanto miramos últimamente porque creemos que viene tiempos de vacas flacas -no porque no haya calidad y sí porque falta cantidad- tiene tres excelentes gregarios, corredores que podrían ser algo más, porque fueron tocados por una varita, que acaban de renovar con sus equipos.

El primero que miramos es Mikel Nieve, el «Mikel» que merece la pena, leo por ahí, que con 35 años renueva dos en el Mitchelton. 

Nieve fue la rueda amiga de Chris Froome y ahora los Yates no vacilan en quererle con ellos.

El navarro es el hombro donde apoyarse, siempre presto para tomar las riendas por si los capos fallan.

En su expediente se entremezclan pocas pero excelentes victorias con jornadas de excelso trabajo por sus líderes.

De techo o de bola de remolque: todos los portabicicletas de Cruz 

Pocos pueden atesorar algo así y nos ha ganado por que está pareciendo que no está.

Sacando siempre la cabeza, dando la cara por los suyos.

SQR – GORE

 

En el Ineos no han dudado en renovar uno de sus gregarios de cabecera, Jonathan Castroviejo. 

En la ida de ciclistas del Movistar a Ineos, sin duda el vizcaíno ha sido uno de los tiritos que más dolió.

Como Mikel Nieve renueva por dos años y como Mikel, Jonathan ha tenido la virtud de cincelar su pequeño palmarés -medalla en el mundial incluida- mientras se ha convertido en indispensable para Geraint Thomas y Egan Bernal, porque para Froome no ha tenido muchas opciones de trabajar.

Si hay ciclistas que demuestran incondicionalidad en el esfuerzo, ese es Jonathan Castroviejo con sus lumbres privilegiadas y ese torso doblado como una mesita de noche.

Un lujo que Ineos no quiere dejar escapar.

Igual que el CCC a Fran Ventoso a quien su equipo califica de «mentor».  

«Nos alegra la renovación de Francisco. Sus 16 años de carrera deportiva le convierten en uno de los corredores más valiosos del pelotón y es un excelente capitán de ruta y mentor para los jóvenes de nuestro equipo» afirmó el manager Jim Ochowicz.

El conocimiento de Fran Ventoso fue lo que Greg Van Avermaet reclamó personalmente.

Tiene que se un privilegio, una gozada, llegar a dominar así tu profesión, y Fran Ventoso será uno de los mejores gregarios del pelotón, pero su conocimiento excede ese papel…

La realidad que no premia gregarios: el problema no son los que ya están, es lo complicado que lo tienen los que vienen. 

¿Qué le han hecho a Jonathan Castroviejo en el Team Ineos?

Jonathan Castroviejo JoanSeguidor

El crecimiento de Jonathan Castroviejo en el Ineos sigue su curso pasados los 32 años

El ocho del Team Ineos, otrora Team Sky, es una suerte de lotería con requiebro donde entrar significa ser muy bueno no, ser lo siguiente.

Jonathan Castroviejo, desde tiempos inmemoriales, es un corredor que no cae en el olvido

Se ha visto en mil encrucijadas y en todas ha sido clave, decisivo.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Desde aquella olimpiada en Londres en la que remó y remó para que luego Vinokourov le comiera la tostada a todos, Luisle y Valverde incluidos, a las travesías con Nairo Quintana, siendo uno de los Movistar que le acompañó en la remontada de Formigal.

Rara ha sido la vez que Jonathan Castroviejo no ha sido noticia cuando se ha situado un dorsal en la parte baja de la espalda.

Un corredor que no conoce la palabra condición cuando se le encomienda una tarea.

Que es fiable, discreto, trabajador y croner, un excelente croner.

SQR – Cerdanya Cycle

 

El domingo el Tour de Francia vivirá una de esas jornadas que ponen en alerta pero que rara vez son decisivas, a no ser que te llames Pedro Delgado y compitas en Luxemburgo.

En la crono por equipos, Jonathan Castroviejo tendrá mucho qué decir, valorar y dar en favor de terceros.

Será la prolongación de un corredor que desde que pisó la casa inglesa pasó de ser muy bueno a rodar superlativo.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

El año pasado lo recordaréis consumir puertos en cabeza como quien apura un cigarro, impartiendo clase, dejando secos los intentos de los rivales.

Enric Mas lo pudo comprobar en la Vuelta a Suiza, en el adoquinado amable del Sant Gottardo, entre las primeras neveras, cuando arrancó fácil y se le mantuvo a raya hasta que Egan Bernal salió a por él.

Jonathan Castroviejo correrá a partir del sábado su segundo Tour con los ingleses, lleva año y medio con ellos y se ha mimetizado.

Mide los vatios, los interioriza, se pone en modo «robot» y tira millas.

¿Qué pensará Nairo viéndole en el equipo rival?

El vizcaíno, con Fran Ventoso, eran «ruedas amigas» en el Movistar.

 

 

Pero ya no es sólo eso, ya no es el tirar y tirar como si los kilómetros no pesaran, como si la fatiga no fuera con él.

Es también el físico.

Ver a Jonathan Castroviejo en «modo crono» es un espectáculo, no creo ser consciente del trabajo lumbar que gestiona en esa pose.

SQR – GORE

 

Lo mismo ocurre cuando persigue en el llano.

Un espectáculo que ahora se prorroga en las subidas, en cualquier cima que sus capos deban hoyar con éxito y el pelotón quieto.

Ahora que estamos tan atentos a la morfología, a los huesos que asoman, Jonathan Castroviejo ha desarrollado un físico que no le recuerdo en el Movistar.

Goza de una hombrera similar a la de Wout Poels, ancho y poderoso, afilado de brazos, pecho bien visible.

Es un corredor cincelado a imagen y semejanza de lo que buscan los del «marginal gains» y quizá por eso ya no le sirva su rush para batir a Campenaerts en mundiales y europeos, aunque siga dominando la escena nacional contra el reloj.

Cuando decíamos que Jonathan Castroviejo, como Mikel Nivel o Imanol Erviti, era oro en Movistar, ahora se nos agota la capacidad de describir su aportación a un Ineos que no tendrá a Froome pero que dispone de los dos principales favoritos para el Tour que empieza ya.

Imagen: FB de la RFEC

¿Qué límites tiene Jonathan Castroviejo?

Europeo ciclismo seleccion español JoanSeguidor

Mov_Gore

Nos apena ver que pasan los años y Jonathan Castroviejo sigue a la puerta de algo grande

No descubriremos ahora a Jonathan Castroviejo, ni seremos justos en la medida de la admiración que nos despierta este ciclista.

Uno de los especialistas puros de la bella, y marginada, disciplina de correr contra el reloj, y los rivales, que ve trenes pasar.

En la crono de Mundial de Innsbruck, Jonathan Castroviejo firmó sus mejores registros de siempre.

Me refiero a movimiento de vatios y rendimiento, a nivel personal.

Como dijo al final «poco más puedo hacer«. Y es cierto, no hubo mucho más que hacer.

Ese pico en el rendimiento personal le dejó sexto en la clasificación.

Una plaza que se suma a otros puestos de privilegio, e incluso el podio en Qatar hace un par de años.

Y es que siempre parece cruzársele algo a uno de los corredores que más da por otros y menos recibe para sí.

En Río recordamos el suspiro por el que Chris Froome le quitó el bronce.

En los mundiales anteriores intentó sacar la cabeza entre cilindradas del nivel de Fabian Cancellara, Bradley Wiggins o Tony Martin.

Vio el rodillo impertérrito que es Vasil Kiryienka en Richmond.

En Glasgow Victor Campenaers le quitó el europeo por muy poco.

La suerte de Jonathan Castroviejo

En el Mundial de Innsbruck, Jonathan Castroviejo tuvo que tragar el sapo de ser doblado por el campeón.

No es habitual ver ciclistas doblados en cronos cada vez más cortas.

Aunque Rohan Dennis estuvo en otro estadio.

Así las cosas parece como que las mejores pedaladas de Jonathan Castroviejo siempre sean para terceros.

Y ese es posiblemente su límite.

Este año le hemos visto hacer cosas que no hubiéramos imaginado.

Como tirar del pelotón del Tour un puerto, y otro, y otro.

En el Team Sky sabían bien lo que fichaban.

Un corredor que quedará en la retina de los buenos aficionados, que aprecian el trabajo, sacrificio e incondicionalidad, señas de identidad de este deporte.

La pena es que el aficionado más generalista no sé si tendrá mucha noción de uno de los ciclistas más valiosos del gremio.

Y eso nos apena.

Campenaerts vs Castroviejo, el duelo más apretado

Europeo ciclismo seleccion español JoanSeguidor

Pocas veces tenemos la emoción de un pulso como el de Campenaerts vs Castroviejo

En la modalidad casi de culto que es la contrarreloj, Victor Campenaerts y Jonathan Castroviejo nos han dado motivos para creer que la lucha contra un cronómetro es una bellísima aunque injustamente marginada práctica.

La contrarreloj del Europeo no será, lo más seguro, uno de los momentos más recordados a final de año.

Pero no por ello no nos deja un buen sabor de boca.

Glasgow y sus alrededores, idílicos, le han puesto el escenario a uno de los pulsos más interesantes de los últimos años.

Victor Campenaerts y Jonathan Castroviejo eran los dos campeones salientes, y entre ambos ha estado un resultado que ha tenido mil matices.

Tantos como los virajes del tiempo y la lluvia, caprichosa, que remojando el firme no ha impedido que Campenaerts hiciera un rally de conducción perfecta por Glasgow.

Sabedor de que Castroviejo había marcado un tiempazo, dejando lejos a gente como Schachmann o Lampaert, Campenaerts no se amilanó.

Su final de contrarreloj es una de esas cosas que se recomienda no hacer en casa.

Menos de un segundo, se dice pronto, le ha quitado el segundo entorchado a Castroviejo, a quien imaginábamos con el bonito maillot de campeón continental.

Diferente un europeo en agosto por televisión a aquel de Plumelec, hace un par de años, que nadie pudo ver.

Lamentamos que Castroviejo no haya puesto otra muesca a su dominio de la disciplina.

Él que se ha medido a grandes nombres emerge con los años y demuestra que no sólo sabe trabajar para otros, si no que en su beneficio sabe sacar partido a su personalísima postura sobre la bicicleta.

Pero Campenaerts, a quien le sienta el casco como a Cristo dos pistolas, creyó hasta el final, ennobleciendo esta bella disciplina que es correr con la espada del reloj sobre la cabeza.

Menos de un segundo les ha separado, pero flamenco y vizcaíno han honrado con mucho la competición.

Imagen: UEC

Los fichajes del Team Sky

David de la Cruz JoanSeguidor

Otro otoño más, el Team Sky ha hecho los deberes

Cuando llegue el Tour de Francia y veamos el tren, en esta ocasión blanco, con o sin Chris Froome, volveremos a asombrarnos del nivel de bloqueo y control sobre la carretera que alcanza el Team Sky.

Veremos gregarios que tiran durante un puerto, dos y tres. Veremos compañeros que suben y bajan por el pelotón. Veremos segundos espadas que andan como los rivales de su jefe de filas.

Pero hay una versión menos divulgada del Team Sky y las causas que conducen a ese escenario.

Cada año el Team Sky peina con acierto el mercado

Esa versión esconde hechos que acontecen durante el año anterior. Mientras vemos al Team Sky dominar el Tour, controlar la Vuelta, asaltar las clásicas… no nos acordamos que los británicos empiezan a competir con una política de fichajes que, salvadas excepciones, no hacen más que mejorar el grupo a corto y largo plazo. Tienen dinero, sí, pero lo invierten muy bien.

Team Sky JoanSeguidor

Y para muestra un botón de lo que se ha subido este año al tren del Team Sky

David de la Cruz recién llegado de su mejor campaña en el Quick Step, con un par de victorias de prestigio y ambiciones personales que van hasta el rojo de la Vuelta, prenda que ya vistió.

El de Sabadell sabe que está en el sitio para dar el salto de calidad que posiblemente en la escuadra belga no tendría, aunque esa autoridad se la tendrá que ganar en un corral lleno de figuras.


En El Velódromo…


Jonathan Castroviejo es la incondicionalidad hecha ciclista y mucho me temo que el relevo de Vasil Kiryienka, cuando el bielorruso lo haya dado todo.

Trotón per se, tiene la facultad de dar un poco más de lo que se le pide y en las cronos por equipos puede ser un excelente aporte.

Y un tema que no cabe olvidar, Castroviejo era uno de los grandes apoyos de Nairo en Movistar, y ahora se deberá, a ver cómo acaba el culebrón, a Chris Froome.

Entre las bazas menos comentadas del Team Sky está Van Baarle

Dylan Van Baarle fue el año pasado una de las sensaciones en las clásicas, de hecho acabó cuarto en Flandes, tras ver en primera persona la caída de Sagan, Van Avermaet y Naessen en su persecución de Gilbert.

Verle rodar es uno de los grandes placeres que te puede regalar el ciclismo a la vista y mucho me temo que será punta de lanza en el Team Sky de esta primavera.

Kristoffer Halvorsen es el campeón del mundo sub 23 que salió del Mundial de Qatar, hace un par de años, además tiene una etapa en el Porvenir, donde como en el emirato, mostró que va muy fuerte en el sprint e incluso en las clásicas.

Chris Lawless es un británico de 22 años que también ha ganado etapas en el Tour del Porvenir, y probará que no sólo sprinta bien en pequeños grupos porque ya tiene una general como el ZLM Tour, una vuelta neerlandesa que tiene entre otros bestias como Cancellara y Rowe en el palmarés.

Pavel Sivakov es un ruso de 20 primaveras que escala como los ángeles, de hecho se ha llevado el GiroBio, la versión sub 23 del Giro, más la etapa final del Tour del Povernir. Vive al pie de los Pirineos, viene de familia ciclista et voilà, en el Team Sky le tienen como uno de los grandes diamantes para arriba.

Precisamente Sivakov ganó la última del Porvenir con Egan Bernal cerca y de amarillo, y es que el colombiano que ya ha estado delante en el Tour Down Under cierra este listado de caras nuevas en un Team Sky, que ficha mucho y ficha muy bien, calidad y juventud, un binomio que rara vez sale mal.

Nos quedaba Leonardo Basso, 23 años, italiano, y una de las piezas fijas en este inicio de campaña austral.

Sí ya sabemos, que los ingleses no están en su mejor momento.

Hasta el nuevo presidente de la UCI se permite darles consejos sobre si deben llevar a Froome a la nevera o no. Sea como fuere en el Team Sky hacen como si nada hubiera pasado y ruedan sin más.

Veremos porque lo de su principal figura no puede caer en saco roto como si nada.

Imágenes tomadas de FB y prensa de Team Sky

INFO

Rueda con un pro como Abraham Olano en el Campus de Melcior Mauri

Jonathan Castroviejo y las políticas del Sky

Castroviejo correrá en el Sky el año 2018

Jonathan Castroviejo es otra de las perlas, de las muchas, que pasan al Team Sky…

Cuando el año que viene pongáis la televisión, posiblemente en julio, en una de esas tardes de julio, cuando el calor atonta, recordad que el equipo que veáis trabajar al frente, posiblemente el Sky, llevaba muchos meses antes corriendo el Tour.

Cada año, y así desde hace unos cuantos, los ingleses dan la medida del trabajo con perspectiva. Hace temporadas dijimos en septiembre que el Sky ya estaba corriendo el Tour, así era, tenían el foco puesto en Kwiatko, en Poels, en Intxausti,… sus éxitos nacen pronto, de las posibilidades que manejas, pero también de su acierto.

Fichan a placer, tienen medios, pero sobre todo nos gusta el perfil de corredores que buscan, ciclista dotado con la calidad y experiencia que marca el camino hacia un éxito casi cantado. El abanico es amplio, y les da opción a brillar en diferentes instantes de la campaña, sacando y poniendo corredores en primera escena dependiendo el momento del año. Mirad por ejemplo a Danny Van Poppel en Polonia cuando los jefes afilaban armas para la Vuelta, en la que el «equipo B más Nieve» rodea con acierto a Froome.

Y ese perfil de calidad y experiencia lo cumple Jonathan Castroviejo, otro español más, demostrando la querencia de los de ingleses por la calidad hispana. Castroviejo llega en el momento justo cuando Vasil Kiryienka posiblemente empiece a acusar el desgaste de tantos años delante, dando tanto y tan bueno.

De hecho, el vizcaíno llega siguiendo el mismo camino que el bielorruso, desde «chez Unzue» al equipo de negro.

Con Castroviejo el Sky tiene su “jugón”, el tipo que reparte ritmo durante kilómetros y kilómetros, que pone tempo y duende al pelotón, que compacta el grupo y permite alegrías contadas a los rivales, haciendo la aproximación a los grandes puertos con una entrega e incondicionalidad fuera de cuestión –ojo porque en esta marcha Nairo pierde un importante aliado en equipo, como en su día pasó con Ventoso-.

Pero al margen del trabajo que Castro pueda ofrecer, también abre la puerta a brillar en otras carreras que para muchos pueden estar un peldaño por debajo y que sin embargo en Sky importan mucho.

Hablamos por ejemplo de los mundiales contrarreloj que ganaron el mencionado Kiryienka o la medalla de oro de Viviani en los juegos de Rio.

En Sky esas cosas importan, dan calidad y fondo de armario, incluso en un equipo que acumula recursos para el Tour. Castro todo eso también lo puede dar.

Imagen tomada del FB de Movistar Team

Castroviejo llega en hora

Leo que Jonathan Castroviejo ha perdido el podio en la Vuelta al Algarve por una avería. Una pena, entiendo que como competidor, que como profesional, ese descuelgue de última hora le habrá sentado como una patada. Lo contrario no habría sido lo normal. Sin embargo la semana que el vizcaíno concluye en un confín de Portugal ha sido productiva, por cuanto ha torcido su suerte en la lucha contra el crono y ha brillado en un terreno que hace un año le hipotecó buena parte de la temporada.

La crono del viernes en el Algarve era digna de ver. En el mentón de la península ibérica, por carreteras dignas de Formentera, se debatieron parte de los mejores especialistas en la digna lucha contra el crono. La carrera fue apretada y Jonathan Castroviejo logró el triunfo, una victoria que consideramos simbólica, porque el segundo no era otro que el tetracampeón del mundo en crono, Tony Martin.

Pongo “head 2 head” en CQ Ranking y me relata todos los duelos entre Martin y Castroviejo. Hay cronos en el Tour, en Romandía, en el Mundial, en Dauphiné, en la Vuelta,… casi siempre con el mismo resultado, muchas victorias para el alemán, ninguna para el vasco y para cuando éste es mejor, no es para ganar, y sí para una plaza de honor. En el Algarve, esa tendencia establecida como norma, se ha roto, espero que en lo sucesivo siga así.

El salto de calidad de Jonathan Castroviejo es obvio. El año pasado fue campeón de Europa, bronce en el Mundial y se quedó a las puertas del podio olímpico. El problema del croner del Movistar es que se ha manejado entre leyendas de la modalidad, le tocó lidiar con Fabian Cancellara y Brad Wiggins, personajes más allá de su tiempo de la especialidad. Ahora está Tony Martin, cuatro veces campeón del mundo, un corredor que tiene por cierto allí donde apunta, Martin además no está de pretemporada, en Valencia dio un recital, ganando una etapa y ahora, fuera del Quick Step, creo que puede ser un buen puntal para las carreras del adoquín en el Katusha. La baza que utilicen donde Kristoff no llegue.

Con esas credenciales, y con otros buenos especialistas en liza, la alegría de Castroviejo es incluso mayor, y un toque de atención para la tradición de buenos contrarrelojistas en este lado de los Pirineos. Un día tuvimos a Abraham Olano, e incluso a Miguel Indurain, Melchor Mauri y Juan Carlos Domínguez, y de un tiempo a esta parte nos quedamos huérfanos en lacha individual. Castroviejo viene a recoger esa tradición, por cuanto se le conocen buenas cronos a Contador y Valverde, pero en ambos casos inscritas en la lucha de clasificaciones finales.

Pero el valor de Castroviejo no acaba ahí. A su condición de ganador en carreras cronometradas, se le añade la importancia que tiene en el equipo, un equipo que tiene un fondo de armario más que interesante, como para no esperar mejores resultados si cabe. Es la mano derecha de Nairo Quintana, el hombre de confianza que se ha llevado a las concentraciones colombianas, que creo gana enteros, si cabe, con la salida de Fran Ventoso al BMC. Castroviejo está en los posibles para el Tour, podéis tener por supuesto que si acompaña al líder colombiano será complicado verle solo, como cuando Nairo nadó en medio de la marea el día de Montpellier, mientras Sagan y Froome volaban por delante.

Castro está entre los del Tour, y por medio tendrá ocasiones de brillar como merecen él y su buzo, precioso de campeón europeo, un punto y a parte en la tradición cicatera de los maillots de campeones en “chez Unzue”, ojalá lo suba a más de un podio de aquí al Tour porque uno de los ciclistas más incondicionales del pelotón merece la mejor de las suertes.

Imagen tomada de @VAlgarve2017

INFO

Conoce las marcas de bicis que enamoran

Los nombres salvan el Mundial

Qué espectáculo Tony martin, el ciclista de las fragancias, un corredor que no estaba ante su mejor campaña, que volvió a fallar en la crono de los Juegos, algo que como cuádruple campeón del mundo, no es baladí. Martin, en el año de su debut en el pavé, con su generoso trabajo de larga distancia para Boonen en Roubaix, ya tiene su igualada con Cancellara, a uno de ser como el Etixx con BMC.

Mirad a Martin cruzar la línea de meta, en la reta que conduce a ella. Espectacular. Qué físico, qué piernas. La recreación lejana de Robert Fosterman, el hombre que tiene cuádriceps que abultan más que la cintura de cualquier mortal. Martin ha ganado sin discusión, de principio a fin, lo ha hecho ante el campeón vigente, Vasil, el ciclista total, Kiryienka, y Castro, en lo que ha sido el gran momento, yo creo, para la selección española en este mundial: su medalla de bronce.

Seamos claros, Castroviejo es bronce en una carrera como ésta porque sencillamente no había líder para quien trabajar. Este vizcaíno cuya entrega es incondicional, y que para el año que viene queda como gran baluarte de Nairo en Movistar, toda vez Ventoso partió al BMC reclamado por los grandes líderes, digamos Van Avermaet, se cuelga el bronce porque en una crono individual su esfuerzo no podía beneficiar a un tercero, era imposible.

No sé si para Castro esta medalla le resarce de las veces que se ha quedado con la miel en los labios. Yo creo que debería, porque en liza había un plantel bueno, quizá no el mejor posible, quizá no el de Río, pero entonces, con todos como un tiro, ya estuvo en un tris de subirse al podio, en detrimento, nada menos, que Chris Froome.

La plaza de bronce de Castro viene a desvelar la paupérrima temporada de Rohan Dennis, un corredor que el año pasado descolgaba su rivales en el llano, tirando como quien no quería la cosa, que voló en el prólogo del Tour, pero que en 2016 ha sido una sombra, casi lo mismo que Tom Dumolin en las cromos disputadas a pelo, tipo JJOO y Mundial. El holandés se crece con una crono larga y buena en una gran vuelta, en las pruebas de un día, por lo que fuere, es pólvora mojada. Curioso. No desperdiciar la “performance” de Ryan Mullen, un talentoso irlandés que calentó la silla del mejor durante gran parte de la jornada, quinto, habiendo lo que había en juego no es moco de pavo.

La parte de las contrarrelojes ya se ha consumido y lo mejor de la cita han sido los nombres, personas, ciclistas, deportistas que han sido puestos ha prueba como Roxane Knetemann, que tomó una rotonda mareada por el plomo de calor que caía sobre ella, y acabó enrededada a su bicicleta porque creo no sabía ni dónde estaba.

Son los signos de la globalización, de lo que en su día en el ente internacional dijeron “ir a donde va el dinero” aunque los ciclistas acaben cocidos. Nos tememos lo peor para la ruta, porque este sol, que nadie predijo cuando se firmó el jugoso contrato, puede hacer de esto una “Titan Desert” sobe asfalto, sólo los nombres podrán salvar este Mundial.

Imagen tomada de FB de UCI Doha 2016

INFO

El kit de Movistar disponible en Endura