Una novela que es un baño de realidad

No es frecuente en el mundo del deporte poder sacar adelante una novela, con toda la carga de ficción que conlleva este nombre. En los últimos años, no han sido pocos los libros relacionados que han salido a flote. Una oferta que crece curiosamente a un ritmo inesperado, por cuanto España nunca fue un vergel de lectores, y mucho menos entre los aficionados al deporte. Sin embargo surgen más y más títulos.

Un servidor sacó un libro, hace medio año ya, que narra y cuenta aventuras y desventuras de uno de los pioneros del ciclismo español. Documentando la acción, buscando los hechos y relatándolos se pudo sacar adelante la obra con la que tantas veces os he mareado. Sin embargo explorar la ficción en torno al deporte es otro cantar y mira que puede dar de sí. Es algo que yo por ejemplo no me atrevería hacer y que sí ha hecho mi “exjefe” y amigo Jorge Quintana, con quien tuve ocasión de compartir la recta final de ese magnífico lugar que fue mi casa, llamado Meta 2Mil.

1.Hace un tiempo, Quintana me habló de un boceto de novela relacionada con el intríngulis del deporte y hoy cierro la última página del libro con la sensación de que ha sabido montárselo muy bien. En “Cuervos y palomas”, con todo lo que implican estos dos pájaros en la rutina deportiva, Quintana quiere dar un baño de realidad al lector que creo logra, dejando en suspenso muchas de las apreciaciones que tenemos por certezas y que arrojamos cada vez que vemos una carrera, leemos unas declaraciones o nos disponemos a admirar a alguien por lograr no sé qué.

El deporte es complicado, mucho, es símbolo de su tiempo y se debe entender como tal. Quintana retrata una ficción que se parece mucho a la realidad que la inspira, pero le mete tintes tan variados -viajes, amoríos, política, economía, sentimientos,…- que compacta una obra con final ambiguo y necesidad de seguir leyendo sobre las andanzas de un inspector y subinspectora de policía. Lo que son las cosas, este libro lo acabo justo antes de conocerse que Jesús Manzano se volvió a colgar un dorsal, aunque fuera como master.

Buen trabajo Jorge, desde este mal anillado cuaderno no podemos menos que invitar a que se te lea, pero no te olvides: “Good is not enough”.

Imagen tomada aldiaargentina.microjuris.com

INFO

2

En estos días de frío profundo, hemos sacado esta chaqueta Gore-Tex. Sinceramente, no notas que la llevas puesta, es ligera, recia y solvente. Te deja ajeno a la intemperie y no pierdes nada de movilidad. Al llegar a casa, mientras ves como los copos de nieve y el agua resbala por su superficie, te la quitas metes la mano por dentro y “tachán” seca totalmente. Muy recomendable. Mirad más aquí.