Permitidmos ponernos nostálgicos

Nos cuenta Oscar Cudeiro, autor del libro sobre “El Tarangu”, que la Vuelta a Asturias de 1975 tuvo excelente participación con José Manuel Fuente, el mentado “Tarangu”, Luis Ocaña, González Linares y Miguel María Lasa como ciclistas más destacados. Había expectación por apreciar la recuperación del «Tarangu» de cara al Tour de Francia, sobre todo después de su mala actuación en la Vuelta a España.

Había dado muestras de mejoría en la subida ciclista a Enol, donde había ganado el sector en línea de la subida, pero debía ratificarse ante rivales de mayor entidad. La tercera etapa con final en Brañillin, la sexta con final en el Naranco y la séptima con sus dos sectores, el primero con el Fito y el segundo en modalidad contrarreloj debían ser los jueces de la carrera.

En Brañillín se vio una fantástica etapa, con ataques en la subida al Pajares que rompieron el pelotón. El “Tarangu” de sus mejores días reventó la carrera en sucesivos ataques. En el penúltimo kilómetro descolgó a Ocaña y en el último, a 200 metros de la cima de Pajares, se deshizo de su único acompañante, Lasa, quien le daría caza en la bajada que une el final de Pajares con el inicio del Brañillín y acabaría por llevarse la etapa con un segundo sobre el ídolo astur y 1:05 sobre Gandarias , tercero. Ocaña llegó quinto a 1:21 de Lasa. La general quedaba de igual manera.

Lasa dejaba casi sentenciada la vuelta en la etapa del Naranco. Ese día el que falló en la última ascensión fue el “Tarangu” que se dejó 1:28 en la meta, quedando muy lejos de los otros favoritos. Ocaña fue segundo a siete segundos de Lasa y en el mismo tiempo que Jesús Manzaneque. En la general Lasa era primero con Fuente segundo a 1:29 y Ocaña 3º a 1:30 Ocaña pasó al ataque camino de la meta de Cangas de Onís. Primero Balagué puso un ritmo muy duro en el Fito y sorpresa, se queda Fuente.

El «Tarangu» sufrió uno de sus típicos hundimientos y se dejó en meta más de siete minutos, perdía todas sus opciones de victoria y de podio. Ocaña atacó a Lasa, pero este respondió muy bien a todas las embestidas. En Cangas de Onis ganó Lasa con Ocaña en el mismo tiempo y Manzaneque, sensacional, a 21 segundos. El segundo sector de esta etapa fue una crono entre Covadonga y Arriondas en la que se impuso González Linares. Lasa, sexto, aventajó a Ocaña en 25 segundos. Ocaña perdió su segundo puesto en la general debido a su retraso sobre Linares de 1:44, seguramente acusó el esfuerzo de los ataques de la mañana.

En la general final primero Lasa, segundo Linares a 1:06 y tercero Ocaña a 1:55 Una gran vuelta.

Este breve relato de Oscar es de aquella Vuelta de hace 42 años por Asturias, una carrera que en el presente ha dado a conocer su perfil para el puente del primero de mayo y que espera tener una buena participación. Nos llamó mucho el cartel que Oscar colgó en el grupo de “Asturias en el ciclismo” porque daba la medida de lo que el ciclismo podía mover y generar, incluso en el calendario de pequeñas vueltas.

La sola caricatura de dos rivales enconados como Fuente y Ocaña, el Ocaña del Super Ser, que no era el del Bic, ya anunciaba el espectáculo que al final se vio, demostrando eso que muchas veces nos invade en este mal anillado cuaderno, la nostalgia y eso de los tiempos pasados. El cartel es una pasada. Qué diferente cuando una carrera como Asturias era una guerra sin cuartel de los grandes nombres y ahora parece que se haga por el empeño de unos cuantos que sencillamente dejan años de salud en su empresa.

¿Qué cabría hacer para que el ciclismo vuelva a ser lo que llegó a ser?

José Antonio González Linares y la bendita “casta de comentaristas”

José Antonio González Linares fue uno de los mejores ciclistas españoles de la década de los setenta. Si no me equivoco sigue siendo el corredor con más victorias en la Vuelta al País Vasco y tiene en su haber triunfos simbólicos en los que incluso batió a Eddy Merckx, nada menos. Con el tiempo fue alcalde de su pueblo, que supongo estará en Cantabria, la patria del incorruptible Miguel Angel Revilla “mírame a los ojos y dime que no te has dopado”. Pasó también por director de equipo y estos años pulula comentando, y desinformando, sobre ciclismo en los medios del Grupo Prisa.

“Habría sido vergonzoso si llega a ganar Cavendish” firma González Linares en la edición de este viernes 5 de julio en el Diario As. El exciclista, exalcalde y exdirector argumenta las reiteradas “ayudas” que siempre ha recibido el ciclista inglés para mantener su sitio en carreras y pelotón. Argumenta que fue ayudado por un coche, que le remolcaron y que ello le devolvió a posiciones de disputar la etapa.

Aunque lo que dice no deja de ser cierto, como la mayoría en la casta (*) de comentaristas de lo humano y divino que pueblan los medios, cuenta la verdad a medias pues diariamente asistimos a que la cámara de televisión que cierra la carrera recoge imágenes de los más variados ciclistas remolcándose de coche en coche hasta que alcanzan la cola del pelotón.

Pero es más, él, que ejerció de director deportivo, debería saber lo que se mueve entre los coches, lo que se comenta y lo que se acuerda, todo a espaldas, obviamente del gran público. Tendría que explicar porqué si lo de Cavendish es tan evidente y escandaloso llevamos años oyendo siempre la misma cantinela de una boca y otra pero nadie hace nada. Quizá por que conviene mirar a otro lado para cuando uno necesite el beneplácito de su colega al volante.

Esa realidad no la cuenta don Antonio, un ejemplo de esa mentada casta de comentaristas que emiten juicios erróneos e interesados. Claro que calzar la parte alta de una información dedicada al Tour despotricando del malísimo de Canvedish es muy goloso como para renunciar a ella. Lo trágico es que aquí hablamos de ciclismo, de deporte, es decir de algo intrascendente, peor es la pléyade de analistas que opinan de lo más variado con total impunidad de cosas que acucian a la gente sembrando más desazón que otra cosa.

Y por favor don Antonio, que Peter Sagan no gana por que le tienen tomada la matrícula y no por que “su” Cannondale se vaciara a favor de Vincenzo Nibali en el Giro de Italia.

 

(*) He de decir que fue un buen seguidor mío en twitter, Juanjo Barquedano, quien me dio en bandeja la palabra casta para referirme a los columnistas y opinadores que sostenemos. Gracias nen.