«Lo mejor es que Pogacar tiene margen» Matxin

Pogacar Matxin JoanSeguidor
Kalas 1024×140

 

El relato de Matxin de cómo Pogacar ganó el Tour de Francia 2020

En las imágenes posteriores a la crono de La Planche des Belles Filles, las imágenes de Matxin zarandeando, casi acosando, a Tadej Pogacar ponían brillo a un triunfo que no es cualquier cosa, acababa de sentenciar un Tour de Francia.

Así las cosas tenemos a Matxin al otro lado de la línea…

Muy buenas Josean, ¿qué tal se duerme en días como estos?

«Con este cansancio, muy bien, tampoco soy de darle muchas vueltas a las cosas en la cama»

¿Qué tal es Pogacar para Matxin en lo personal?

«Un tipo muy normal, educado, que sabe escuchar y entender lo que necesita el equipo«

¿Y en lo profesional?

«Excelente, aunque tiene cosas de la edad. A veces no es tan estricto con la comida como lo son otros, y nos choca. Entiéndeme, come sus hidratos y todo lo necesario, pero a partir de ahí, igual caen unos Doritos o unas chips, cosas que son un capricho pero para nada un desmán en la preparación»

Una de las cosas que nos llamó la atención es cuando ganó Algarve el año pasado con esos mofletes…

«Es que tiene margen, también en este sentido. En esa carrera que dices no estaba definido y mira lo que hizo. Yo le conozco desde febrero de 2017 y entonces era una persona de constitución normal. Sus piernas eran normales, de hecho en un masaje de este Tour, le vi por primera vez una vena aflorar»

Etape 400×400

 

DT-Swiss Junio-Agosto

¿Puede Matxin decir que Pogacar vino con idea de ganar el Tour desde el principio?

«Eso nadie lo puede decir, al menos de inicio, a sabiendas que no eres el único que compite y que hay rivales muy duros. Hay que ser realista, progresar siempre recordando quién es tu rival»

Visto ahora, la etapa en la que perdió tiempo Pogacar hasta os benefició viendo lo mermado que estuvo el UAE

«No hay que olvidar que perder tiempo nunca es bueno, pero fue un incentivo. Tadej es muy de mi estilo, le gusta atacar y dejarse ver. Sabíamos que podía remontar, mira la Vuelta que hizo el año pasado en la que nunca dejó de explorar sus límites»

¿Por qué se cortó ese día?

«Pinchó un par de kilómetros antes, cuando la caída de Mohoric y Bilbao. Llegó al grupo cuando el corte ya estaba hecho, a partir de ahí ya sabes que corres para perder tiempo, con cuatro o cinco equipos por delante a tope contra ti»

Pirineos, cuando ataca en Peyresourde ¿es con idea de meterse en el podio?

«Desde luego que sí, pero la estrategia no nos salió bien del todo, pues Formolo debía pillar escapada, esperarle y tirar con él hasta meta. Se llevó cuarenta segundos, pero podían haber sido más, aunque también al revés, si los demás ven que Formolo está ahí, quizá no le habrían dejado. No es sencillo»

Roglic ahí pareció correr con el freno de mano o es que no tenía más

«Eso deberías preguntárselo a él»

Ya, pero ¿qué percepción merodeaba vuestro coche?

«Que Roglic intentaba controlarlo todo y mucho, minimizando cualquier riesgo de ceder tiempo. Hemos de pensar que con la crono al final, él también estaba confiado, es un especialista, de haber sabido que se iba a hundir de esa manera, habría sido más agresivo» 

Nos dice Manolo Saiz que «no puedes defender nada sin atacar antes» ¿qué impresión te causa el Tour de Jumbo?

«Han ejercido un control excepcional y lo han logrado. Han sido el mejor equipo del Tour, hay que felicitarles»

Pero no han ganado…

«Ya, visto ahora quizá habría cambiado algunas cosas de la estrategia, pensaron que era suficiente superar al Ineos y luego mimetizar su patrón, se fijaron mucho en ellos. Es que han ganado siete Tours en ocho años. Eso les dio para dominar el Tour de l´ Ain, el Dauphiné… pero el Tour es otra cosa»

Algunos pensamos que tras el Col de la Loze Pogacar no podía optar al Tour…

«Puede ser, pero hay que tener en cuenta que esa etapa para Tadej es la primera de su carrera de esas características, con puertos de 2000 metros y varias horas de ascensión. Roglic fue quince segundos mejor, pero salió vivo»

¿Cómo preparasteis la crono final?

«Dos meses y medio antes fue un grupo del equipo con masajistas, técnicos y mecánicos. No hicimos nada estratosféricamente diferente al resto, pero lo controlamos absolutamente todo»

¿Como qué?

«Desde los vatios a mover, a la actitud, cada curva y los desarrollos. Ensayamos el cambio de bicicleta, la primera llevaba un 58 y las bielas más aerodinámicas del mercado, la segunda las más ligeras y un plato único…»

Eso es ir muy convencido para el amarillo…

«No podemos ocultar que era un objetivo que veíamos realizable, esa era la idea ganar: pero no dependía sólo de nosotros, había otras cuestiones, Pogacar debía tener una superprestación y Roglic no estar en su mejor día«

Se dio todo…

«Ya lo viste»

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Ahora viene lo difícil… mantenerse

«Los ciclos no son eternos, eso está claro. Tenemos el ejemplo de Bernal, el año pasado todos hablaban de su época y su dominio y mira cómo le ha ido este Tour»

A parte de Pogacar, quiero leer un par de comentarios de Matxin sobre dos nombres, el primero es Fabio Aru

«Sabíamos que no estaba en los parámetros de ganador del Tour, pero sí en los mejores números de los últimos tres años. No fue grato verle retirarse, lo tengo que decir así pues debo defender al grupo y no permitir que la individualidad pase por encima del resto. Necesitábamos a Fabio Aru en el equipo, es sencillo, y lo que habíamos apreciado de él no era malo, al contrario, mira lo competitivo que estuvo en Ventoux y Ain»

El otro es David de la Cruz

«Chapeau, olé sus huevos. Es su mejor versión de siempre, y mira que hace tiempo que lo conozco. Aguantó los peores días en el grupo de velocistas con su fisura de sacro, y estuvo hasta el final con nosotros, haciendo una gran carrera junto a Pogacar. Llegó a aguantar en el top 6 del Col de la Loze»

Ahora que Matxin gana el Tour con Pogacar, vuelven a aflorar los recuerdos a tu pasado con Riccó, Cobo y cia…

«Es mi historia, es lo que he pasado, no puedo obviarlo , pero ahora me debo a UAE. Al final son opiniones y las respeto y cada uno cree tener la razón, en cada opinión. Prefiero dedicar esas energías a gente que me felicita y se alegra, sinceramente»

Imagen: FB UAE Team Emirates

Gore 400×100 MArzo2020

 

 

 

 

Llegó el momento de Rui Costa


Rui Costa es nada menos que portada en la biblia anglosajona, el Procycling. Ese cotizado espacio no se abre a cualquiera. Su galería de personajes es top y suele centrar la entrevista importante de cada número. Si este próximo Tour nos abre expectativas sobre muchos ciclistas, Rui Costa quizá sea uno de los principales algoritmos a resolver. Por de pronto el titula promete: “Siempre que me propongo algo, lo consigo”. Le toca hablar en la carretera.

Rui rueda estos días por Suiza, un paraje que se le da especialmente bien habida cuenta de sus dos victorias en la Vuelta a Suiza y sendos podios en Romandía. Del portugués hemos hablado varias veces, existen pocos como él, tiene un olfato sensacional pero sobretodo una ambición y confianza en sí mismo “hors categorie. Estamos ante un corredor que en su primera etapa de pro mandó a uno de los veteranos del Caisse d´ Epargne a por agua al coche, ante un ciclista que le dijo que no a Eusebio Unzúe el año pasado cuando éste miraba más por la general por equipos que una segunda etapa del luso en el Tour. Un ciclista fuera norma, “self made”.

Las cosas convienen demostrarse en la carretera y Rui hasta la fecha lo ha hecho. Hastiado de haber encontrado el techo en Movistar, si con Valverde ya tenía un escollo, imagínense con Nairo, se decidió por un equipo de clase media en apariencia, pero muy sólido en esencia, el Lampre, apoyado por una marca de bicicletas líder como Merida. Su calidad es tal que su actual mentor, Matxin, le compara a Oscar Freire, en la consecución de objetivos.

Otro que habla mucho de Rui, en la mentada entrevista de Procycling, es el médico de Movistar, Jesús Hoyos, quien un día se quedara prendado de su clase: “Sabe qué fuerzas tiene, cuáles puede gastar y qué táctica seguir en cada momento”. Como tocado por un halo invisible, Rui lee e interpreta como nadie. Es todo lo contrario a Valverde” dijo Hoyos, no cabe duda, lo vimos muy claro una tarde en Florencia. Se ve que Hoyos le tuvo vigilado desde hace tiempo, lo conoce tan bien que “fue hasta normal que dejara Movistar”.

El palmarés de Rui es pequeño pero muy selecto, dos Suizas, tres etapas en el Tour, un mundial,… pequeño en cantidad, enorme en calidad. Un ciclista de objetivos, pocos y precisos, con las cosas tan claras que su opinión debe ser tenida en cuenta. Ahora llega a este Tour, con el caché que reclamaba para sí. Han sido años de conocer la carrera, de moldearla en su mente, se saber qué hacer en cada momento. Sinceramente a mí Rui me parece un ciclista más válido para otros objetivos, pero será interesante medirse con los mejores en este terreno.

Una cosa sí que tengo clara, lo hará este año, le irá bien o mal, pero si es lo segundo, y las conclusiones que saca son las adecuadas, creo que no reincidirá, este corredor no se obceca, corre lo que ve en su mano y echa el resto. Al menos así ha logrado ser el ciclistazo que es.

Foto tomada de aqbike.blogspot.com

INFO

Concurso internacional de “selfies” ciclistas de Inverse

El selfie está de moda en el ciclismo en las redes sociales como Instagram. Y desde Inverse queremos premiar vuestras fotografías que os hacéis con nuestra ropa. Etiqueta tu selfie con #inverseteams en Instagram y gana una equipación completa “STAR”, formada por un maillot, culotte, guantes y calcetines.

¿Quién se alegra del fichaje de Chris Horner?

Insondables los caminos del señor, los mismos que han conducido a Chris Horner al seno del Lampre. En el fondo tiene su lógica, la escuadra italiana, si no me equivoco, la segunda más antigua del pelotón actual, sólo superada por Lotto, se lleva todos los valores y activos que el calvo norteamericano atesoraba. Superado el estigma de ser quién es y ganar lo que ganó a la edad que lo ganó, Horner suponía una perita en dulce, pues su adquisición iba con ruido mediático, como así ha sido, y con una merma obvia de su ficha, por estar en el mes que estamos.

La entrada de Horner en Lampre ha sido de todo menos improvisada. Adivinamos un camino largo y matizado. No cabe duda de que el risueño ciclista siempre supo que tarde o temprano alguien claudicaría a las reticencias de ficharlo. Horner entra con el calendario bien marcado, Giro y Vuelta en la agenda y muchas reválidas en el camino. En el fondo Horner vuelve a casa, a la de Matxin, con quien un día regresó en Europa. Sólo le faltó al de Basauri incorporar a Juanjo Cobo para completar el dúo de calvos más famoso del pelotón, incluso más que del gordo de Navidad.

Pero ¿quién se alegra realmente con este fichaje? Yo creo que todo el mundo. Primero los escépticos con el ciclismo y este ciclista en particular, pues en el fondo le han visto purgar largamente hasta ver anunciado su fichaje. Es como si ganar la Vuelta a España a la antinatural edad de 42 años mereciera este via crucis. Premio para ellos.

Luego los que siguen siendo benévolos en su juicio con el ciclismo y este ciclista porque ven que al final “se hizo justicia”. Horner encuentra acomodo el World Tour y esta liga que más que una liga parece un clan ha tenido que acoger al ganador de la última grande del año pasado.

También está la Vuelta a España que ve que el cilicio en la pierna que implica ganarla no es óbice para dejar al ciclista fuera del mercado así haciendo “chas” con los dedos y si te he visto no me acuerdo. Lo que estaba ocurriendo pasaba ya de castaño oscuro y no era más que una daga a la credibilidad de la carrera. Que su ganador fuera puesto en cuestión hasta el punto de que nadie lo quisiera no hablaba nada bien de la carrera y su veredicto.

No olvidemos a los propios mentores de Lampre y diría incluso más, no quitemos la vista en la influencia que haya podido alcanzar Merida Bikes, una firma discreta, en un segundo escalón pero que me consta está muy bien gestionada y esto no es más que un pelotazo a su favor. En la cada vez más alumbrada influencia que tienen los fabricantes de bicicletas, Merida ha dado un golpe sobre la mesa, eso sí sin patrocinar ni correr con lo gordo de la operación. Esto queda para Lampre y esa familia enamorada del ciclismo.

Y por último tenemos a Rui Costa que se ve acompañado en la capitanía del barco sin que le surjan sombras en su obsesión llamada Tour de Francia, esa carrera que no ve a un portugués rayar altísimo desde el furibundo Agostinho.

Al final ya lo ven, Horner ya tiene maillot y todos contentos. Samuel Sánchez sigue a la espera. Esperemos que el ciclismo no le dé portazo.

 

INFO ¿Qué es Ziklo? Ziklo es un grupo especializado en la comunicación, imagen, publicidad, gestión y producción de eventos deportivos. Llevamos más de 20 años en el mundo editorial, de la imagen, publicidad y organización de viajes y eventos. Nuestro equipo cuenta con fotógrafos, redactores, diseñadores…Tenemos gran experiencia en la organización y difusión de eventos de ciclismo, tanto marchas cicloturistas, como carreras y viajes.

Imagen tomada de www.h3publications.com

Lo que a Matxin se le olvidó preguntar…

La secuela de vídeo de la Vuelta de la gente de Avazamos Ciclismo tiene a Matxin como prota central de un paseo, cámara en mano, por el corazón de la Vuelta, su village de salida y demás. El técnico vizcaíno describe de trazo grueso lo que va y viene por los pasillos de la carrera. Entre curiosos y otros, encuentra periodistas, directores, mecánicos, masajistas y claro ciclistas. Son por eso tres personajes los que llamaron mi atención, aquellos a los que me hubiera gustado tener delante para saber, más que nada, qué piensan de ciertas cosas que en este rápido pasacalles es imposible profundizar.

Esperada, por obvia, era la conversación de Juanjo Cobo con el técnico, metido a labores de comentarista en la Cope durante la Vuelta. “No funciono, no sé qué me pasa,…” todo eran excusas en quien portó el dorsal uno, como Matxin le dijo. No recuerdo peor defensa de un dorsal tan singular y sin embargo pocas o ningunas prerrogativas se han dedicado al pelado corredor. Matxin, echando mano de relativismo, le atosigaba “pero es que eres bueno, tío, que el trabajo siempre sale”. A la vista de lo acontecido bueno nos pareció, y trabajo más bien poco.

Antes intercambió impresiones con Carlos de Andrés. Cómo diría Monegal, ¡ah! qué no habríamos de decir. Carlos se evidencia sorprendido con los espectadores que le seguían cada tarde. Habla de cifras que creo la etapa de la Bola del Mundo superaron con mucho. Mi interpretación es sencilla, ante la cobertura de TVE en algunos pasajes de la carrera, donde se les fue la emisión por los horarios y los entresijos en canales, el narrador no hallaba explicación al éxito de audiencia. Que la busque en la entrega de los corredores.

Y estuvo también el director del Katusha, Valerio Piva. La grabación, si no me equivoco, se realizó en la población leonesa de La Robla, paraje minero ajeno a las mieles de su pasado. Es decir en la jornada que concluyó en los Lagos de Covadonga. Faltaban tres días para el desastre de Fuente Dé. Llegan noticias de que las relaciones entre director y ciclistas no fueron lo fluidas que la ocasión merecería. Ello añadido al absentismo de algunos compañeros que luego sí tuvieron arrestos para ganar en la cima más dura, posiblemente explique parte, sólo parte, de la derrota de Purito Rodríguez, pues una muy grande le corresponde a él por no creerse que puede ganar una grande.

Lo dicho qué pena no haber estado con Javier Flores ese día, y tener de paso un don de pitoniso.